¿Qué es el evangelio?

Blog27

No hay mayor mensaje que el evangelio. Pero a pesar de su importancia, muy a menudo es distorsionado masivamente o simplificado de más. La gente piensa que está predicando el evangelio cuando te dice: “Puedes tener un propósito en la vida”, o “puedes encontrar significado en tu vida”, o “puedes tener una relación personal con Jesús”. Todo eso es verdad y es importante, pero no llega al corazón de lo que es el evangelio.

Al evangelio se le llama “buenas nuevas” ya que habla sobre el problema más serio que tú y yo tenemos como seres humanos, y ese problema es simplemente esto: Dios es santo y Él es justo, y yo no lo soy. Y al final de mi vida estaré delante de un Dios justo y santo, y seré juzgado. Y seré juzgado ya sea en base a mi propia justicia, la falta de ella, o en base a la justicia de otro. Las buenas nuevas del evangelio son que Jesús vivió una vida de perfecta rectitud y perfecta obediencia a Dios, no a su propio favor, sino por su pueblo. Él ha hecho por mí lo que yo no podía hacer por mí mismo. Pero no solo vivió esa vida de perfecta obediencia, sino que se ofreció a sí mismo como un sacrificio perfecto para satisfacer la justicia de Dios.

El gran error en nuestros días es el siguiente: creer que Dios no se preocupa de proteger su propia integridad. Que es una deidad debilucha, que solo pasa su varita mágica de un lado a otro perdonando a todos. No. El que Dios te perdone es algo muy costoso. Le costó el sacrificio de su propio Hijo. Fue tan valioso el sacrificio que Dios lo pronunció valioso al levantarlo de los muertos. Así que Cristo murió por nosotros, y fue levantado para nuestra justificación. Por lo que el evangelio es algo objetivo. Es el mensaje de quién es y qué hizo Jesús. Y también tiene una dimensión subjetiva. ¿Cómo nos apropiamos subjetivamente de los beneficios de Jesús? ¿Cómo los consigo? La Biblia deja en claro que no somos justificados por nuestras obras, ni por nuestros esfuerzos, ni por nuestras acciones, sino por la fe —y solo mediante la fe. La única manera en que puedes recibir el beneficio de la vida y la muerte de Cristo es poniendo tu fe en Él y solo en Él. Si haces esto, eres declarado justo por Dios, adoptado en su familia, perdonado de todos tus pecados, y habrás comenzado tu peregrinación hacia la eternidad.

Robert Charles Sproul (nacido el 13 de febrero de 1939) es un teólogo calvinista estadounidense, autor y pastor.

http://www.ligonier.org

Cristo para siempre jamás

Blog26.jpg

Viene llegando el momento —¡ay, con qué velocidad!— que será el más solemne y severo, y no obstante la prueba más dulce y auténtica del poder sustentador y tranquilizador de lo preciado que es Cristo en la experiencia de sus santos: la última enfermedad y la escena final de la vida. Imagínese que ha llegado el momento. Desaparecen las atracciones del mundo y todo auxilio humano se acaba. Todo se está acabando. Se están acabando el corazón y las fuerzas, se está acabando la capacidad mental, se están acabando los afectos humanos. Los ojos están velados por la muerte, y las realidades invisibles del mundo del espíritu van apareciendo ante la vista. Inclinado sobre usted, su ser querido que lo ha acompañado a la ribera del río helado pide una señal. Usted está demasiado débil para formar un pensamiento, o decir una palabra, demasiado absorto para responder con una mirada. No puede declarar su fe recitando un credo detallado, y no tiene ninguna experiencia profunda, emoción estática ni visiones celestiales para describir. Una frase breve, pero firme y expresiva demuestra todo lo que usted sabe, cree y siente hasta ahora.

Es la profesión de su fe, la suma de su experiencia, la base de su esperanza: “¡Cristo lo es todo para mi alma!”. ¡Suficiente! El cristiano moribundo no puede dar más, ni el ser querido esperar más. Querido Salvador: ¡Está tú conmigo en ese momento solemne! Camina por el valle a mi lado, reposa mi cabeza [débil, cansada] en tu pecho, dile palabras alentadoras a mi alma atribulada: “No temas, porque yo estoy contigo” (Isa. 41:10). Entonces, será para mí una felicidad morir. La muerte perderá su ponzoña, el sepulcro su dolor, la eternidad su incertidumbre. Y, por la experiencia de tu cariño en la tierra, pasaré triunfante por el oscuro portal al sol radiante y la comprensión perfecta y el gozo eterno de todo lo que la fe ha creído, el amor anhelado y la esperanza esperada de la gloria absoluta y la felicidad en el cielo. “En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre” (Sal. 16:11).

Tomado de The Precious Things of God 

Octavio Winslow (1808-1878)

El Método de la Gracia

Blog25

Mis queridos amigos, debemos mantener un andar dócil, íntimo con el Señor Jesucristo.

Muchos de nosotros perdemos nuestra paz por nuestro andar indisciplinado; alguna cosa u otra se interpone entre Cristo y nosotros, y caemos en la oscuridad; una cosa u otra nos aparta de Dios y esto entristece al Espíritu Santo, y el Espíritu Santo nos deja librados a nuestros propios recursos. Permítanme, pues, exhortarles a ustedes que tienen paz con Dios, que se cuiden de no perder esta paz. Es cierto que una vez que están en Cristo, no pueden apartarse permanentemente de Dios: “Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”. Pero aunque no pueden apartarse permanentemente, si pueden apartarse desastrosamente, y pueden vivir el resto de sus días con huesos rotos.

Cuídense de retroceder en nombre de Jesucristo, no entristezcan al Espíritu Santo porque puede ser que nunca en su vida recobren su bienestar. Oh, cuídense de no andar rodando por este mundo de Dios después de haber acudido a Jesucristo. Mis queridos amigos, yo he pagado caro mi infidelidad.

Nuestros corazones son tan malditamente impíos, que si no nos cuidamos, si no nos mantenemos continuamente en guardia, nuestro impío corazón nos engañará y desviará. Será triste ser objeto del azote de un Padre que corrige; recuerde los azotes de Job, David y otros santos en las Escrituras. Por lo tanto, permítanme exhortarles a ustedes que tienen paz, que anden cerca de Jesucristo, se diferencian tan poco de los demás que casi ni se reconocen como verdaderos cristianos. Son cristianos que tienen miedo de hablar por Dios se dejan llevar por la corriente; hablan del mundo como si estuvieran en su elemento; esto no lo hacen cuando recién descubren el amor de Cristo; entonces pueden hablar sin parar de la luz del Señor que brilló en su corazón.

 

George Whitefield (16 de diciembre de 1714 – 30 de septiembre de 1770)

Cristo y su reino

Blog24

Es evidente que el oficio de Mediador entre Dios y el hombre pecador tiene que incluir la función de dominio y control del Rey. Las funciones de Cristo como Profeta y Sacerdote
hubieran sido inútiles sin él. Prácticamente cada página de la Biblia demuestra que el Mesías prometido del Antiguo Testamento sería Rey y que el Dios histórico encarnado del Nuevo Testamento es un Rey en el más elevado sentido de la palabra.

“Saldrá ESTRELLA de Jacob, y se levantará cetro de Israel” (Núm. 24:17). “Se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isa. 9:6). “Yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte. Pídeme, y te daré por herencia las  naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás” (Sal. 2:6, 8- 9). “He aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días… Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido” (Dan. 7:13-14). El ángel Gabriel, en la anunciación a la Virgen María, dijo: “Concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será
llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Luc. 1:31-33). Apocalipsis expresa la universalidad y la preeminencia y lo absoluto de su autoridad como Rey cuando declara que el Cordero es “Rey de reyes y Señor de señores” (Apoc. 17:14) …El
título que brota espontáneamente de los labios de todos los hombres, aun de los del extranjero indiferente, pero con infinitamente más sentido de los labios de todos los que han sido objetos de su amor es SEÑOR ––Jesús, Dueño, Maestro, Soberano. Es universal, dominando a los más encumbrados al igual que a los más humildes, comprendiendo y doblegando a todo poder y autoridad menor que él— Rey de reyes. Es absoluto en todo, sin límite en alma o cuerpo, tiempo o eternidad —poseyendo y disponiendo absolutamente para sus propios usos todo lo que somos y poseemos, cada cosa y todas las cosas en todos los sentidos.

1. Y todo esto se predica de él, no meramente como Dios, sino como Dios-hombre en su obra como Mediador entre Dios y el hombre. Como la segunda Persona de la Trinidad, igual al Padre eterno en poder y gloria, el Verbo de Dios posee un dominio absoluto inherente como Rey de todo el universo. Esta autoridad es intrínseca, que no se deriva de ninguna otra fuente, inalienable, y es igual ayer, hoy y para siempre (Heb. 13:8). Durante toda la vida terrenal del Dios-hombre, tanto siendo un infante en el pesebre como cuando colgaba moribundo en la cruz, el Hijo eterno de Dios estaba ejerciendo su dominio soberano sobre todo el universo. Pero en su oficio como Mediador, y en toda su persona después de su encarnación como Dios-hombre, fue constituido Rey por la
autoridad de toda la Deidad según se representa en el Padre. Su soberanía intercesora… le fue dada por el Padre como recompensa de su obediencia y sufrimiento. “Se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte,
y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Fil. 2:7-11). Esta autoridad que le fue dada por el Padre es especial en lo que toca particularmente a la salvación de su pueblo y, a ese fin, a la administración de todas las disposiciones del pacto de la gracia, del cual él es el ejecutivo benevolente. No se trata de su naturaleza divina exclusivamente, sino de la Persona integral como Dios-hombre. Sobre el trono de intercesión del universo se sienta un HOMBRE. Él, que fue víctima de insultos, desprecios y condenado por Pilato, ahora se encuentra sentado a la diestra de Dios y gobierna los mundos, tal como lo hará en lo sucesivo sentado en el gran trono blanco, desde donde juzgará a todos los hombres.

A.A.Hodge 1

Nuestro Hermano en la carne tiene todo poder en el cielo y en la tierra para hacer que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayuden a bien (Rom. 8:28). Tanto los atributos divinos como los humanos obran juntos en la administración de su reinado. Todos sus actos como Rey son infinitamente sabios, justos y poderosos porque es Dios. Pero a la
vez son los actos de un hombre. Poseen una cualidad auténticamente intrínseca – perteneciente a algo como una característica básica y esencial de lo que es.

2. Cristo ya es un Rey sobre su trono en pleno ejercicio de su administración real. Como el Verbo eterno, por supuesto, ha sido Mediador entre Dios y el hombre pecador desde la caída de Adán. Si no fuera así, la sentencia de la ley hubiera sido ejecutada incondicionalmente ante la primera apostasía. Desde entonces, hemos estado viviendo ––y la historia humana se ha ido desenvolviendo— bajo un sistema de paciencia que incluye al aplazamiento de la aplicación de la justicia. Esto fue, por supuesto, posible solo porque la raza humana ha existido bajo la protección de un Mediador divino y competente. Todas las funciones del oficio intercesor implican tanto una parte (Dios) como a la otra (el hombre). Si fue el “Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo” (Apoc. 13:8), tiene que haber sido un profeta antes que Moisés, un Sacerdote antes que Aarón, un Rey antes que David. Fue en estos sentidos el predecesor de estos y la fuente de donde surgieron, al igual que su sucesor. Una inspección cuidadosa muestra que el Jehová del Antiguo Testamento, llamado también Ángel de Jehová o el enviado por Jehová, es la segunda Persona de la Trinidad, tal como lo declara el autor de la Epístola a los Hebreos. (compárese con Sal. 45:6-7; Heb. 1:8-9; Gén. 31:11, 13; 48:15- 16 con Os. 12:2-5; Éxo. 3:1-14 con Hch. 7:30-35).

Reinó sobre todos los asuntos humanos, como lo relata la historia bíblica. Dio la Ley en el Sinaí, incluyendo todo el ritual ceremonial, al igual que los Diez Mandamientos. Sacó a Israel de Egipto, lo condujo a través del desierto y lo estableció en Tierra Santa “con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros” (Deut. 26:8). Libró las batallas contra los filisteos; estableció sus tipos y representantes: David y Salomón, sobre sus tronos temporarios y simbólicos, y dirigió todo el curso de la historia a la consumación del cumplimiento del tiempo en preparación a su venida en la carne. Pero por otro lado, en el sentido más estricto tenemos que fechar la toma de posesión del cargo de su oficio como Rey en el ejercicio pleno y visible desde el momento de su ascensión desde la tierra al cielo y su lugar a la diestra del Padre. No podía realmente comenzar a ejercer su oficio real como Dios-hombre antes de haberse convertido tanto en Dios como en hombre en una Persona a través de la encarnación. Su
función como Sacerdote precede, en un sentido, su función como Rey, al igual que los actos que le correspondían. Su expiación es el fundamento de su derecho real sobre su pueblo y su administración real al abogar a su favor. Cuando fue anunciado, Juan el Bautista declaró: “El reino de los cielos se ha acercado” (Mat. 3:2). Fue recibido por sus discípulos y rechazado por los judíos como alguien que pretendía ser un rey. Pilato hizo escribir el título de Rey en tres idiomas y los clavó en su cruz. “Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de
Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies” (Heb. 10:12-13). Su oficio real es básicamente una dispensación real de su gracia como Salvador. A fin de que esto pueda ser universal e infaliblemente eficaz y completo,
declara que ahora “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” y fundamenta en esto su gran comisión a la iglesia: “Id, y haced discípulos a todas las naciones” (Mat. 28:18-19). Y Pedro, en el gran Día de Pentecostés, declaró que cuando el profeta David registró la promesa de que Dios resucitaría a Cristo para sentarlo en el trono, habló de la resurrección de Cristo: “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le a hecho Señor y Cristo. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís…Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Hch. 2:32-33, 36).

Versiculo 114

3. El reino intercesor actual del Dios-hombre es universal, abarca todo el universo y a cada uno de sus sectores… No obstante, esta verdad es enseñada con tanta claridad y certidumbre en el Nuevo Testamento como lo es cualquier otro artículo de nuestra fe. En el Salmo 8, Dios declara su propósito de poner todas las cosas bajo el dominio del hombre. Pablo declara que este propósito se cumplió en Cristo, “resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Ef. 1:20-23). Declaró a sus discípulos como base de la comisión que les dio: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mat. 28:18). En Filipenses 2:9-10, Pablo dice: “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra”. Esto incluye absoluta y exhaustivamente todo el universo en todas sus categorías de cielo, tierra e infierno, tal como el pasaje en Efesios incluye toda la duración… la era actual del mundo y la venidera. Y esto se repite y enfatiza con un lenguaje firme en Hebreos 2:8: “Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él”, y en 1 Corintios 15:27: “Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies”,
o sea, absolutamente todas las cosas excepto Dios el Padre…

En acorde con esto, los teólogos han hecho una distinción destinada a clasificar los diferentes aspectos y métodos de esta vasta administración de poder real, entre los reinos de poder, de gracia y de gloria que son de Cristo. Estos, por supuesto, no son [enteramente] diferentes a los campos o esferas de gobierno, dado que el reino de
poder incluye el reino de gracia, y el reino de gracia precede y prepara el camino para el reino de gloria. Son diferentes métodos de trabajar y diferentes sistemas especiales de administrar, incluidos todos en su reinado universal como Rey.

I. EL REINO DE PODER QUE PERTENECE A CRISTO: Este es el reinado providencial del Dios-hombre sobre todo el universo en cumplimiento de su obra intercesora como Redentor de su pueblo. El universo en todos sus aspectos, tanto materiales como espirituales, constituye un sistema. El logro seguro de un fin, el control absoluto de
cada aspecto, involucra necesariamente el control y la administración coordinada de todas las partes.

1. Por lo tanto, el reino universal de poder que pertenece a Cristo tiene que incluir, en primer lugar, su control providencial de todo el universo físico. El universo físico es la base necesaria del mundo intelectual, moral y espiritual. Lo de mayor importancia no puede ser gobernado adecuadamente a menos que lo de menor importancia sea
controlado. Las leyes de la materia y el orden del mundo material siguen siendo igual que antes, y no ocurre ningún cambio que pueda ser descubierto por la ciencia. Sin embargo, el hecho glorioso es que el Dios-hombre, como Rey intermediario durante… la era actual, ha puesto todo el mecanismo del universo natural [bajo su mando] como
medio para asegurar el establecimiento de su reino de intercesión. Conduce a las huestes celestiales hacia ese resultado supremo. Las grandes corrientes de todas las potencias del mundo son guiadas a ese fin. Las dulces influencias de las Pléyades obedecen a su voz, y las ligaduras del Orión están en sus manos. No es el Dios absoluto, sino nuestro hermano Redentor, el hombre que también es Dios, que dispone el curso de las estrellas: “El es quien cubre de nubes los cielos, el que prepara la lluvia para la tierra, el que hace a los montes producir hierba. El da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los Cristo y su reino cuervos que claman” (Sal. 147:8-9), el que cuenta los cabellos de nuestra cabeza (Mat. 10:30) y no dejará que plaga alguna entre en nuestra morada (Sal. 91:10).

Versiculo 113

2. El reino intercesor de poder que pertenece a Cristo incluye el gobierno moral universal de Dios sobre sus criaturas inteligentes. El gobierno moral de Dios sobre la humanidad es solo una parte de su inmensurable imperio. Los ángeles, los demonios y sean las que sean las demás criaturas inteligentes que existen en otros mundos deben
formar una totalidad moral sistemática con la raza humana. El imperio moral de Dios en su totalidad tiene que ser regido por los mismos principios generales de justicia. La voluntad de Dios tiene que ser el común denominador de todo, su amor la motivación de todos, su gloria la meta que comparten. Cristo es en este sentido más amplio, Rey de reyes y Señor de señores. Dios ha nombrado a su Hijo “heredero de todas las cosas”. Lo ha colocado “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero” (Ef. 1:21).Todo en el
cielo y todo en la tierra que se inclinará ante el nombre de Jesús, incluye a todas las criaturas racionales. Todos los hombres y los ángeles se reunirán el Día del Juicio Final.

En cambio, a los demonios “los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día” (Jud. 6). Él ejerce este gobierno moral universal providencialmente de varias maneras, según las diversas características y condiciones de sus súbditos, pero siempre basado en los mismos principios de justicia. Emplea a los ángeles como espíritus que velan a su pueblo en la actualidad, y los empleará como sus agentes para ejecutar la
separación entre los justos y los condenados en el juicio del gran día. Restringe y controla las acciones del diablo y sus ángeles, los espíritus del poder del aire. Controla todos los eventos para bien de su pueblo. En especial dirige los eventos a fin de lograr la disciplina y educación completa de ellos, y la consecuente preparación para disfrutar de su gloria. El final es la redención completa de su pueblo. Pero a fin de hacerlo, todos los miembros de la familia humana de todas las generaciones y de las diversas familias y nacionalidades tienen que estar sujetos al mismo gobierno. Durante la época presente no es Dios absoluto, sino nuestro hermano Redentor, el Dios-hombre, quien es el Señor, el que gobierna a las naciones. Habla con autoridad a cada conciencia. Tiene el derecho supremo de controlar las obras de cada persona para lograr sus fines. Ordena cada acontecer político y social, y toda la evolución de la civilización y actividad humana relacionada con ella, para cumplir sus planes. Al final, cada tribu, pueblo, nación y
lengua comparecerá ante su trono para ser juzgado por él y determinar su destino según su sentencia.

II. EL REINO DE GRACIA QUE PERTENECE A CRISTO. El reino espiritual, que está al cuidado de Cristo, por el cual asume el gobierno del universo, respeta, primero, a su propio pueblo espiritual individualmente y, segundo, a su pueblo organizado colectivamente como la Iglesia visible.

1. Cristo reina sobre los suyos individualmente, tanto externa como internamente. Externamente, somete a los enemigos de él y de ellos, restringiendo a Satanás, sus ángeles y hombres impíos. Los fortalece en momentos de debilidad, los defiende ante los peligros, dirige y colabora con ellos en su accionar y les da la victoria definitiva en todas
sus pruebas, y causa que siempre perseveren hasta el final para poder recibir la corona de vida. Además, bajo la inspiración de su Espíritu, une unos a otros de su pueblo espiritual con lazos de amor y estimula y guía las grandes manifestaciones de amor… y todas las variadas maneras como se manifiesta la “comunión de los santos”. Internamente, el Dios-hombre reina supremo en el corazón de cada creyente. Es imposible [confiar] en Cristo como nuestro Sacrificio y Sacerdote sin confiar a la vez en él como nuestro Profeta, sometiendo totalmente nuestro entendimiento a sus enseñanzas y aceptándolo como nuestro Rey, sometiendo implícitamente nuestro corazón y voluntad y vida a su control soberano. A Pablo le encantaba llamarse el doulos, siervo adquirido, de Jesucristo. Los creyentes lo llamamos espontáneamente Señor Jesús. Su voluntad es nuestra ley, trabajar en su obra, combatir en sus combates, triunfar en sus victorias es el todo de nuestra vida y nuestro gozo.

2. El reino de gracia perteneciente a Cristo también incluye a su Iglesia visible. Aunque la verdadera iglesia está constituida sencillamente por aquellos en quienes mora el Espíritu Santo, y aunque no es esencial contar con una organización para que exista, la
voluntad de Cristo es que su verdadera iglesia, por importantes razones prácticas, se organice espontáneamente asumiendo distintas formas. Sus formas son muy diversas, según sus diferencias determinadas por la providencia, y son muy diferentes en cuanto a su excelencia; no obstante, son todas, tanto las mejores como las peores, formas de la Iglesia verdadera… Y solo Cristo es la Cabeza legítima de esta iglesia visible en cualquier forma que asuma. No ha nombrado ningún vicegerente. Ha prohibido que sus siervos sean llamados rabís o maestros (Mat. 23:9-10). Pronuncia una maldición sobre los que
Cristo y su reino dominan a su ascendencia, ya sean soberanos de naciones, patriarcas
universales o papas. Por medio de su Palabra inspirada y su Espíritu siempre presente
ha provisto lo necesario para el gobierno de su iglesia a través de los tiempos. Ha ordenado las condiciones para la membresía, las leyes, los oficiales… No estamos obligados a creer ninguna doctrina y cumplir ningún deber que no haya revelado claramente en su Palabra. Los discípulos de Cristo son siervos libres del Señor, dispensados de toda esclavitud humana porque le son totalmente obedientes a él y solo a
él…

Cristo declaró que su Reino “no es de este mundo”, o sea no un reino como algún otro reino, con sus organizaciones, leyes, métodos de administración y fines. En cambio, es un reino espiritual, que abarca y penetra todos los demás, con métodos y fines tan distintos de los demás que no puede, cuando es leal a su Cabeza, interferir ni aliarse con ninguno de los otros. Su Cabeza, sus miembros, leyes, oficiales, métodos, sentencias, recompensas y fines no son de este mundo, sino que son espirituales; es decir, son revelados y aplicados por el Espíritu Santo, y lleva al hombre a relacionarse con las realidades del gran mundo espiritual revelado en las Escrituras.

III. EL REINO DE GLORIA QUE PERTENECE A CRISTO. En la era actual, Cristo se presenta principalmente como un Capitán conquistador, reinando al frente de sus huestes, el Capitán de nuestra salvación (Heb. 2:10), el conquistador de sus enemigos y los nuestros, y el que pone al mundo bajo sus pies (Apoc. 19:11-16). Pero de allí en
adelante las Escrituras revelan una consumación final, cuando el reino de Cristo esté completo con todos sus miembros y se haya desarrollado hasta ser un estado perfecto: cuando todos los redimidos se hayan reunido, haya pasado la crisis del día del juicio, los cuerpos glorificados de los santos han vuelto a encontrarse con sus espíritus perfectos. Entonces “el Hijo del hombre se sentará en el trono de su gloria” y “no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes” (Apoc. 22:3-4).

Tomado de “Christ the King” (“Cristo el Rey”) en Evangelical Theology (Teología
evangélica)
_______________________
Archibald Alexander Hodge (1823-1886): Teólogo presbiteriano estadounidense,
nacido en Princeton, Marcer, Nueva Jersey.

Para Glorificar a Dios debemos renunciar a toda gloria personal

Blog23

Así es sin duda. Jamás nos gloriamos como se debe en Él, sino cuando totalmente nos despojamos de nuestra gloria. Por el contrario, debemos tener por regla general, que todos los que se glorían de sí mismos se glorían contra Dios. Porque san Pablo dice que los hombres se sujetan finalmente a Dios cuando toda materia de gloria les es quitada (Rom. 3,19).

Por eso Isaías al anunciar que Israel tendrá todo su justicia en Dios, añade juntamente que tendrá también su alabanza (Is. 4 5, 2 5); como si dijera: éste es el fin por el que los elegidos son justificados por el Señor, para que en Él. Y en ninguna otra cosa, se gloríen. En cuanto al modo de ser nosotros alabados en Dios, lo había enseñado en el versículo; a saber, que juremos que nuestra justicia y nuestra fuerza están en Él. Consideremos que no se pide una simple confesión cualquiera, sino que esté confirmada con juramento; para que no pensemos que podemos cumplir con no sé qué fingida humildad. Y que nadie replique que no se gloría  cuando, dejando a un lado toda arrogancia, reconoce su propia justicia; porque tal estimación de sí mismo no puede tener lugar sin que engendre confianza, ni la confianza sin que produzca gloria y alabanza.

Recordemos, pues, que en toda la discusión acerca de la justicia debemos siempre poner ante nuestros ojos como fin, dejar el honor de la misma entero y perfecto para Dios; pues para demostrar su justicia, como dice el Apóstol, derramó su gracia sobre nosotros, a fin de que Él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús (Rom.3, 2-6). Por eso en otro lugar, después de haber enseñado que el Señor nos adquirió la salvación para alabanza de la gloria de su gracia (Ef. 1:6), como repitiendo lo mismo dice: “Por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef. 2:8-9). Y san Pedro, al advertimos de que somos llamados a la esperanza de la salvación para anunciar las virtudes de Aquél que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable (1 Pedro 2:9), sin duda alguna quiere inducir a los fieles a que de tal manera canten las solas alabanzas de Dios, que pasen en silencio toda la arrogancia de la carne.

 

Extraído de Institución de la religión cristiana.

Juan Calvino (10 de Julio de 1509 – Ginebra, 27 de Mayo de 1564)

Cristo El Rey

Blog22

Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo     (2 Corintios 10:5).

Ahora llegamos al oficio real por medio del cual nuestro glorioso Mediador ejecuta y cumple el diseño establecido para nuestra redención. Si como nuestro Profeta no hubiera abierto el camino de la vida y salvación a los hijos de los hombres, nunca lo hubieran conocido. Si lo hubieran conocido bien, excepto como su Sacerdote y se hubiera ofrecido a sí mismo para darles salvación, no hubieran podido ser redimidos virtualmente por su sangre. Y de haber sido redimidos, si él no hubiera vivido en la capacidad de Rey para
aplicarles este sacrificio de su sangre, no hubieran tenido ningún beneficio verdadero y personal de su muerte. Porque lo que reveló como Profeta, lo compró como Sacerdote, y lo que así reveló y compró como Profeta y Sacerdote, lo aplica como Rey, primero sometiendo el alma de sus escogidos a su gobierno espiritual, luego gobernándolos
como sus súbditos y ordenando todas las cosas en el reino de Dios para bien de ellos…

DOCTRINA: Jesucristo ejerce su poder como Rey sobre el alma de todos aquellos a quienes el evangelio somete a su obediencia. Después de que los colosenses fueron liberados del poder de las tinieblas, fueron trasladados inmediatamente al reino de Cristo, el Hijo amado (Col. 1:13). El reino de Cristo, que es nuestro tema aquí, es el reino espiritual interior que la Biblia dice mora dentro de los santos. “El reino de Dios está entre vosotros” (Luc. 17:20-21). Cristo mora como un rey sobre su trono en el corazón, la conciencia y los sentimientos de su pueblo (Sal. 110:3). Y su reino consiste de “justicia,
paz y gozo en el Espíritu Santo” (Rom. 14:17)…

Versiculo 110
PRIMERO, COMENCEMOS CON LA MANERA COMO CRISTO OBTIENE EL TRONO EN EL CORAZÓN DE LOS HOMBRES, Y ESO ES CONQUISTÁNDOLO. Aunque las almas de los escogidos sonsuyas porque le fueron dadas por derecho de redención, [y aunque] el Padre se las dio y Jesús murió por ellas, Satanás las poseyó primero. Y así sucede con Cristo, igual que como con Abraham con quien Dios hizo un pacto prometiéndole la tierra. De hecho eran los cananeos, los ferezeos y los hijos de Anac quienes poseían la tierra, y la posteridad de Abraham tendría que luchar por ella y conquistarla centímetro por centímetro antes de poder disfrutarla. El palacio es legado a Cristo por aquel que lo construyó, pero el hombre armado tiene posesión de él hasta que otro más fuerte que él llega y se lo quita (Luc. 11:20-22). Cristo tiene que luchar para llegar a poseer el alma, aunque tiene derecho a ella, por ser su posesión por lo caro que le costó. Y lo hace, porque cuando llega el momento de recobrarla, envía a sus ejércitos para poseerla, tal como dice el Salmo 110:3, “Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder”, frase que en hebreo también puede significar “en el día de tus ejércitos”, cuando el Señor Jesús envió a sus ejércitos de profetas, apóstoles, evangelistas, pastores, maestros, bajo la dirección de su Espíritu y armados con una espada de dos filos, la Palabra de Dios, cortante y poderosa (Heb. 4:12). Pero eso no es todo:
Él causa que ejércitos de convicciones y tribulaciones los ataquen y los cerquen por todas direcciones, de modo que no sepan qué hacer. Estas convicciones, como una lluvia de saetas, pegan en el centro mismo de sus conciencias. “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?” (Hech. 2:37). Las saetas de Cristo son punzantes en el corazón de sus enemigos, de modo que los hombres caen bajo su ataque (Sal. 45:5-6). Por medio de estas convicciones, arrasa con todas sus esperanzas vanas.

Ahora todos sus débiles ruegos y argumentos en su defensa, por la misericordia general de Dios, el ejemplo de otros, etc., no les sirven para nada. Estas convicciones les sacuden profundamente el corazón y desbaratan cada pensamiento que se levanta contra Dios. Ese día en que Cristo se sienta ante el alma y la llama por medio de mensajeros como estos, es un día de sufrimiento interior. ¡Sí, es un día de tribulación como nunca se ha visto! ¡Pero aun así, Satanás se ha arraigado tan profundamente en la mente y la voluntad que el alma resiste el llamado, hasta que se queda sin recursos y que sus torres de orgullo y muros de vana confianza son derrumbados por el evangelio!
Es entonces que el alma anhela a Cristo y lo busca. Claro, ahora acepta los términos, los términos que sean, con tal de salvar su vida. Ahora envía muchos mensajeros como estos a Cristo, quien ha llegado ahora a los portales mismos del alma: “¡Ten misericordia, Señor! ¡Si solo tuviera la seguridad de que me recibirás y perdonarás, me entregaría a
ti en este mismo instante!” Así, el alma queda “encerrada para aquella fe” [en Cristo] (Gál. 3:23) y reducida a la mayor estrechez y pérdida imaginables.

C.H Spurgeon7

Y ahora el Rey misericordioso, cuyos designios son conquistar el corazón, extiende su bandera de misericordia al alma, dándole la esperanza de que tendrá misericordia de ella y que será perdonada, a pesar de su rebelión contra él por tantos años, con solo que se entregue a Cristo. Ahora afloran en el corazón del hombre muchas perplejidades, vacilaciones, dudas, temores, titubeos, irresoluciones y argumentos a favor y en contra de la invitación. A veces no hay esperanza: “Cristo me matará, si me acerco a él”, y entonces tiembla. Pero, ¿quién ha existido que le sucediera esto? Otras almas se han entregado y encontrado misericordia en una medida que no hubieran imaginado. “Ay, pero yo he sido un terrible enemigo suyo”. Lo admito, pero tenemos la promesa del Rey: “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”       (Isa. 55:7).

“Pero el tiempo de misericordia ha pasado; ¡he esperado demasiadotiempo! Pero si esto es así, ¿cómo es que Cristo no me ha descartado,no ha quemado mi alma en el fuego, el fuego del infierno?” Él sigueesperando para mostrar su gracia y compasión. Hay mil argumentoscomo este, hasta que, al fin, el alma se convence que si sigue rebelde,perecerá. Y sintiéndose algo animado por los mensajes de gracia enviados a su alma, tales como: “Puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios” (Heb. 7:25); y,” al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37), y “venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mat. 11:28), por fin se decide acudir a Cristo y dice: “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el rey de gloria” (Sal. 24:7). ¡Ahora la voluntad se da espontáneamente a Cristo! El baluarte se entrega y se rinde a Cristo. La voluntad cede a Cristo las llaves de todos los cuartos del alma. El corazón duro se parte en dos. Una pobre
alma recurre a la Palabra, llena de ignorancia, orgullo, amor por sí misma, con tal dureza que la deja sin esperanza y resoluciones firmes de seguir en su camino, y después de una hora de discurso, la marea baja… “¿Qué te aqueja, voluntad firme, que te entregas a Cristo, tú, corazón duro que te ablandas y entonces de ti corren las aguas?” Así, el alma es ganada para Cristo. Él anota sus términos y el alma voluntariamente los acepta. Viene a Cristo sometiéndose voluntariamente y con entusiasmo, no queriendo otra cosa que estar bajo su soberanía de ahora y para siempre.

SEGUNDO, CONSIDEREMOS CÓMO CRISTO GOBIERNA EL ALMA DE LOS QUE SE SOMETEN A ÉL. Ejerce su autoridad como Rey sobre ellos en cuatro aspectos:

1. Les impone una nueva ley y les manda que sean estrictos y puntuales en obedecerla. El alma había sido antes un instrumento de Belial y no podía tolerar ninguna restricción: se regía por sus concupiscencias. “Nosotros también éramos en otro tiempo insensatos,
rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos” (Tito 3:3). Fuera lo que fuera que la carne quería y el apetito sensual ansiaba, tenía que tenerlo, costara lo que costara. Si la condenación era su precio, no había problema siempre que no tuviera que pagarlo ya. Pero ahora ya no podía estar sin la ley de Dios, sin la ley de Cristo. El alma acepta de buena voluntad los artículos de paz el día que pasa a ser objeto de misericordia: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí” (Mat. 11:29). Esta “ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte” (Rom. 8:2). Aquí hay rigurosidad pero no esclavitud; porque la ley no solo está escrita en la Biblia, el libro de los estatutos de Cristo, sino escrita por su Espíritu en el corazón de sus súbditos. Esto hace de la obediencia un placer, y fácil el negarse a uno mismo. El yugo de Cristo está recubierto de amor, de modo que nunca irrita el cuello de su pueblo…

2. Reprende y disciplina a las almas por las violaciones y transgresiones contra su ley. Ese es otro acto de la autoridad de Cristo:
“El Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo (Heb. 12:6-7). Estas disciplinas de Cristo son aplicadas con la vara de providencia en sus cuerpos y consolaciones externas o en sus espíritus y consolaciones interiores. A veces sus reprensiones le duelen al hombre exterior: “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen” (1 Cor. 11:30). No tenían el respeto debido por su cuerpo [en la Cena del Señor] que [era apropiado para ellos], y hará que sus cuerpos sufran por ello. Y prefiere el Señor que su carne sufra, a que sus almas perezcan. A veces les ahorra los sufrimientos externos y se los produce al hombre interior, lo cual es una vara que causa mucho más dolor. Quita la paz y el gozo del espíritu de su pueblo. El hecho que esconda su rostro es una severa reprensión. Sin embargo, todo es para corregir, no para destruir. Y no es poco privilegio el que los súbditos de Cristo reciban una disciplina a tiempo y santificada para apartarlos de sus pecados. “Tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Sal. 23:3). A otros les deja seguir en la obstinación de sus propios corazones: Cristo no los disciplina para su bien, no los llama a cuenta por ninguna de sus transgresiones, sino que lidia con todas ellas en el infierno.

Versiculo 111
3. Otro acto de Cristo como Rey es el refrenar a sus siervos e impedirles que caigan en iniquidad y que tomen esos rumbos que sus propios corazones tienen una inclinación de tomar. Porque en ellos hay todavía un espíritu con inclinación de apartarse, pero el Señor en su ternura por ellos no deja que sus almas hagan iniquidad, y que cuando están a punto de pecar: Cuando “casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos” (Sal. 73:2). Es entonces que el Señor previene el pecar quitando providencialmente la ocasión o ayudándolos a resistir la tentación, en su gracia auxiliándoles el espíritu para protegerlos de la tentación que los acecha. Les da una salida para que puedan soportar (1 Cor. 10:13). Por esto su pueblo tiene frecuentes ocasiones de bendecir su nombre por su bondad cuando están expuesto a cualquier impiedad. Y esto, me parece ser el significado de Gálatas 5:16: “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”, o sea: “Puede que seas tentado por ellos, pero no cedas, no. Mi espíritu hará que la tentación desaparezca sin haberse manifestado del todo, de modo que muera antes de haberse desarrollado”.

4. Los protege y no deja que se aparten de él y caigan en un estado pecaminoso y de esclavitud a Satanás. Así es, Satanás no cesa en sus constantes intentos para hacer que vuelvan a obedecerle. Nunca deja de tentarlos para que regresen, y donde encuentra un creyente falso, prevalece; pero Cristo protege a los suyos para que no se aparten. “Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” (Juan 17:12).
Son “guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación” (1 Ped. 1:5). Guardados, como en un cuartel, de acuerdo con la importancia de esa palabra. ¡Ninguno es más solicitado, más seguro que el pueblo de Dios! Son “guardados en Jesucristo” (Jud. 1). No es la gracia de ellos lo que los mantiene a salvo, sino el cuidado y
continua vigilancia de Cristo… Este es su pacto con ellos: “Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí” (Jer. 32:40). Como Rey, los guarda. Como Rey, recompensa su obediencia y los anima a servirle sinceramente. Aunque todo lo que hacen para Cristo es por obligación, él ha unido su consolación con su deber: “Estas bendiciones tuve porque guardé tus mandamientos” (Salmo 119:56). Se comprometen a hacerlo en medio de cada deber: “El que se acerca a Dios… es galardonador de los que le buscan” (Heb. 11:6). ¡Oh a qué gran Señor sirven los santos!

Versiculo 112
6. Calma todas las dificultades y da paz cuando sus espíritus están alborotados. Le “paz de Dios” gobierna en sus corazones (Col. 3:15)… Cuando afloran las emociones tumultuosas, cuando la ira, el odio y el deseo de venganza comienzan a aparecer en el alma, esto soluciona todo. “Escucharé lo que hablará Jehová Dios; porque hablará paz a su pueblo y a sus santos” (Salmo 85:8). Es el que dice al mar embravecido: “Cálmate” y le obedece, él es el único que puede dar paz al espíritu inquieto… Estos son los actos de Cristo como Rey. Los realiza con poder, dulzura y poderosamente en el alma de su pueblo.

(1) Con poder: Ya sea que nos refrena de pecar o nos impulsa a cumplir nuestros deberes, lo hace eficazmente en el alma: “Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” (1 Cor. 4:20). Y aquellos a quienes el Espíritu guía, marchan adelante ligados en el
espíritu para cumplir sus deberes (Hech. 20:22). También:

(2) No gobierna por compulsión, sino con gran dulzura. Su ley es una ley de amor escrita en sus corazones. La Iglesia es la esposa del Cordero (Apoc. 19:7). “No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia” (Isa. 42:3). “Os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo”, dice el apóstol (2Cor. 10:1). Porque se complace en la obediencia voluntaria, no forzada. Gobierna a hijos, no a esclavos, de modo que su poder como Rey está mezclado con su amor paternal. Su yugo no está hecho de hierro, sino de oro.

(3) Gobierna de una manera racional, según el carácter de ellos. “Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor” (Os. 11:4), o sea de una manera adecuada para apelar a su razonamiento y obrar sobre [su capacidad intelectual]. Su reino eterno es administrado por su Espíritu, a quien le dio la misión de representarlo en nuestros
corazones.

John Flavel (c. 1630-1691)
Tomado de “The Fountains of Life” en The Works of John Flavel. Tomo 1

El Ejemplo Cristiano

Blog21

El argumento más efectivo a favor del Cristianismo es todavía las buenas vidas de aquellos que lo profesan. Una compañía de Cristianos felices de vida pura en la comunidad es una prueba más poderosa que Cristo ha resucitado que cualquier tratado erudito pudiera ser. Y otra ventaja adicional es que, mientras que la persona promedio, común y corriente, no leería una obra teológica ni que se le pagara, nadie puede evadir el argumento práctico presentado por la presencia de mujeres y hombres santos.

Para los hijos e hijas de esta era tensa y altamente mecanizada una vida santa pareciera indiscutiblemente aburrida y aburridora y totalmente sin brillo, carente de interés, pero entre todos los juguetes imaginativos de fantasía que captan el interés del mundo, una vida santa se alza aparte como la única cosa destinada a perdurar.

*Las estrellas no hacen ruido*, dice el proverbio italiano, sin embargo han perdurado a través de todas las civilizaciones y en su modesto silencio han seguido brillantes por los siglos, predicando su sencilla doctrina de Dios y las cosas que perduran. Francisco de Asís compuso unos himnos sublimes y predicó unos sermones hermosos y amenos, pero no se le recuerda ni conoce por ninguno de éstos, sino que ha captado la imaginación moral de la humanidad. La pureza prístina de su vida es la que le ganó un lugar perdurable en los corazones de todos los que buscan a Dios.

El Cristiano que sea celoso de promover la causa de Cristo puede comenzar viviendo en el poder del Espíritu y así reproducir la vida de Cristo a la vista de los hombres. En profunda humildad y sin ostentación, él puede permitir que su luz brille. Tal vez el mundo pretenda no ver, pero lo verá y notará, sin embargo, y es probable que le moleste su conciencia de manera seria por lo que haya visto.

 

Extraído de “Orientando las velas”.

Aiden Wilson Tozer (21 de abril de 1897- 12 de mayo de 1963) fue un reconocido pastor cristiano estadounidense, predicador, escritor,  y conferenciante bíblico.

 

CRISTO EL INTERCESOR

Blog20

La oración intercesora es el segundo elemento del oficio sacerdotal [de Cristo], de quien leemos “que también intercede por nosotros” (Rom. 8:34); está “viviendo siempre para interceder por ellos” (Heb. 7:25) “… para presentarse ahora por nosotros ante Dios” (Heb. 9:24); “abogado tenemos para con el Padre” (1 Juan 2:1).

En cuanto a su intercesión tenemos que considerar su necesidad, naturaleza y eficacia.

PRIMERO CONSIDERAREMOS LA NECESIDAD DE SU INTERCESIÓN. La intercesión es una tarea que corresponde al oficio de Cristo como Sumo Sacerdote: “Tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos” (Heb. 8:1).
Como Sumo Sacerdote, está en el cielo; como Sumo Sacerdote está sentado a la diestra de Dios. La tarea de que se ocupa como Sumo Sacerdotes es presentarse ante su Padre en nombre de sus escogidos, intercediendo por ellos. Así es que el oficio de Cristo como Sumo Sacerdote es interceder. Los asuntos por los cuales intercede son: (1) Todo lo que los escogidos necesitan en esta vida a fin de capacitarlos para ir rumbo al cielo —concretamente, el Espíritu Santo que los ilumina, consuela y santifica. Vemos esto en Juan 14:16-17: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con
vosotros para siempre: el Espíritu de verdad”. (2) Intercede para que puedan poseer perfectamente la salvación después de esta vida. “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo” (Juan 17:24). Hebreos 7:25 lo confirma: “Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos”.

Para que los hombres fueran salvos, no era suficiente que por su sufrimiento, muerte y santidad ameritaran salvación; sino que era necesario también que por medio de su intercesión aplicara él la salvación y los hiciera de hecho partícipes de ella. Representativo de esto en el Antiguo Testamento es el Sumo Sacerdote, quien habiendo
terminado la ofrenda de sacrificio, tenía que entrar en el Lugar Santísimo con sangre a fin de rociarla sobre el propiciatorio y quemar incienso. El Señor Jesús, siendo el antetipo, de igual manera tenía que entrar con su propia sangre (Lev. 16; Heb. 9:12). Este requisito previo era tan necesario que sin él no podía ser un sumo sacerdote. “Así que,
si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote” (Heb. 8:4). Si no hubiera sido sacerdote, no habría salvación para los escogidos, porque tienen que venir a Dios y ser salvos por medio de un sacerdote. Por esta razón, sacrificio y oración van juntos. “Cristo es el que murió… el que también intercede por nosotros” (Rom. 8:34). “Abogado tenemos
para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 2:1-2). Esta necesidad también es evidente por las siguientes razones:

Versiculo 106

Primero, le place a Dios que sea reconocido continuamente que fue despreciado por los hombres, que su justicia no permite que el hombre se acerque a él ni él al hombre, excepto por medio de un Garante o Garantía que está continuamente demostrando su expiación. Por lo tanto, está “viviendo siempre para interceder por ellos” (Heb. 7:25).

Segundo, dado que la majestad de Dios ha sido despreciada, no podía tolerar que pudiera acercarse al hombre o aun a la Garantía, sino más bien que la Garantía debiera acercarse a él, y que, por así decirlo, lo haría trayéndole y entregándole el rescate.

Tercero, en cuanto al hombre al igual que el pago del Garante, es también la voluntad de Dios que su gracia al salvar al pecador sea exhibida y siempre reconocida, “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Rom. 3:24). Por lo tanto, aunque el sacrificio de Cristo es perfecto y que su expiación es eternamente eficaz, tiene que ser aplicado por medio de una intercesión “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios…acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y
hallar gracia para el oportuno socorro” (Heb. 4:14, 16)…

Cuarto, fue también necesario en referencia al Señor Jesús mismo. Él era el Garante y no podía ser eximido de su función en tanto sus escogidos no hubieran sido salvos. A fin de preparar un lugar para los escogidos y de llevarlos a la salvación, tenía que necesariamente haber una intercesión (compárese con Juan 17:24; Heb. 7:25). Por lo tanto el Señor Jesús tiene que continuar con su intercesión hasta que todos sus
escogidos sean reunidos en el cielo.

Quinto, la voluntad del [Padre] es también que el Señor Jesús sea reconocido como todavía involucrado [para beneficio de los escogidos], a fin de que, por él, acudan al trono, y que al hacerlo, encuentren que Cristo es un Garante que lleva sus oraciones ante el Padre (Apoc. 8:3- 4)…Es necesario que el Garante presente continuamente la expiación
ante el trono. Pablo puntualizó esto en Romanos 5:10: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”. ¿Y por qué somos salvos por su vida? Porque está “viviendo siempre para interceder por ellos [nosotros]” (Heb. 7:25).

Versiculo 107

EL SEGUNDO FACTOR QUE DEBE SER CONSIDERADO EN RELACIÓN CON LA INTERCESIÓN ES EL MODO COMO SON SUS ORACIONES POR SUS ESCOGIDOS.

Primero, así como Cristo ejecutó el primer elemento de su oficio de Sumo Sacerdote como Garante, o sea, el sacrificio de su cuerpo, también administra el segundo elemento de su oficio, o sea, intercesión, como Garante. No se limita a comparecer ante el trono como un amigo que habla bien en defensa de su pueblo sino que, como Garante, se presenta para hacerse responsable de lograr cabalmente la salvación de los suyos. Esto se hace evidente en Hebreos 7:22-25. En el versículo 22, el apóstol lo llama expresamente “fiador” [garante]. Habla también de él en los versículos subsiguientes: “Mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable” y sigue “viviendo siempre para interceder por ellos” (Heb. 7:24-25). Además, dado que cumplió el primer aspecto de su oficio sacerdotal como Dios y hombre, la eficacia de su sacrificio que se deriva de su oficio sacerdotal como Dios y hombre, la eficacia de su sacrificio siendo derivada de su naturaleza divina —de la persona divina— Cristo tiene que ser considerado tanto Dios y como hombre en relación con el segundo elemento de su
ministerio sacerdotal. El que la eficacia de su intercesión se deriva también de su Persona, esto es, su naturaleza divina, es avalada por el apóstol en Hebreos 4:14: “[Tenemos] un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios”. Grande es él, pues, siendo el Hijo de Dios, es igual al Padre. Ese es el punto crítico, y es lo que brinda consuelo y valentía…

Segundo, no pensemos que Cristo cae allí de rodillas y ora con fuertes clamores y lágrimas (Heb. 5:7). No, eso fue lo que hizo antes, durante su humillación. No obstante, su intercesión consiste de su aparición con su sangre en el santuario ante el rostro de su Padre: “Que habla mejor que la de Abel” (Heb. 12:24). Consiste de la demostración de la eficacia de su sufrimiento y su muerte.

Tercero, consiste de su voluntad eficaz por la que, en base al pacto, demanda el cumplimiento de todas las promesas para sus escogidos tanto en esta vida (Juan 17:15-17) con en la vida venidera. “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo” (Juan 17:24). El Padre le da licencia para hacer tales
demandas, al decir: “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra”. Esto es lo que el Padre le promete. “Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada” (Isa. 53:10). Esto es lo que demanda el Hijo.

Cuarto, su intercesión consiste en abogar y defender a sus escogidos contra todas las acusaciones en su contra. Por eso, el apóstol Juan lo llama Abogado (1 Juan 2:1) y lo confirma el apóstol que dice: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también
resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Rom. 8:33-34). Dado que puede demostrar que ha pagado completamente por cada pecado y ha cumplido la Ley en su lugar poniéndose bajo la Ley y siendo obediente a ella, llega a la conclusión que no hay condenación para sus escogidos, sino que tienen
derecho a una felicidad eterna.

Quinto, consiste de presentar las oraciones de sus hijos que han ofrecido en su nombre a través del Espíritu de gracia y suplicación. Dado que han sido ofrecidas en su nombre, sus méritos tienen tanta eficacia que sus oraciones son escuchadas…

EL TERCER FACTOR QUE DEBE SER CONSIDERADO CON RELACIÓN A LA INTERECESIÓN ES SU EFICACIA.

Esto es evidente por tres razones: Primero está la justicia de la causa. Aquí no entran en juego el favoritismo, ni el pasar por alto, ni meramente hace Cristo un pedido. En cambio, el asunto por el cual ruega Cristo como Abogado es totalmente justo y está avalado por una documentación superlativa. Cristo aparece en nombre de sus escogidos con el rescate que él mismo pagó, tan perfecto que no le falta ni un centavo: “… habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo”(Heb. 1:3); “Por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención” (Heb. 9:12).

Versiculo 108

Cumplió la Ley tan perfectamente en nombre de los escogidos que son ellos “justicia de Dios en él”. La justicia de la Ley se cumple en nosotros (Rom. 8:4). Esto le demostró a su Padre, y por lo tanto esto es lo único que puede ser seguido para verdadera justificación y el otorgamiento del derecho de poseer felicidad eterna.

Segundo, la eficacia de su intercesión se hace evidente en su relación entre Dios y los escogidos, como lo es entre un padre y sus hijos. El Señor Jesús ora por aquellos a quienes ha amado el Padre con amor eterno, los ha aceptado como sus hijos, los ha designado para ser objetos de su gracia y bondad, y los ama tiernamente. Por esto, el
Padre anhela que alguien le hable en nombre de ellos. Entonces, ¿cómo podría ser que este Abogado fuera rechazado?

Tercero, esta eficacia se hace evidente también en la persona misma que es el Abogado. Él es el gran Sumo Sacerdote (compárese con Heb. 4:14; 10:21). Es grande en su persona, siendo de la misma naturaleza que su Padre, y grande es la amistad entre él y su Padre. “Porque el Padre ama al Hijo” (Juan 5:20). Con total aceptación, sometimiento y placer se ha convertido en Abogado. Por juramento, se ha consagrado a su oficio sacerdotal y ha obedecido a su Padre en todas las cosas, aun hasta la muerte en la cruz. El Padre mismo dice de él: “Pídeme, y te daré” (Sal. 2:8). ¿Cómo puede un Intercesor tal ser rechazado?

Ahora consideremos todas estas cosas juntas. Como semejante Sumo Sacerdote —el propio Hijo de Dios quien siendo una de las partes en el pacto de redención se ha sometido voluntaria y obedientemente a todo— representa la causa más justa, lo cual puede confirmar por medio de su pasión y muerte y probar con su obediencia a la Ley. Con todo esto, defiende la causa de sus escogidos, haciéndolo ante un Padre benevolente y generoso en nombre de sus hijos y herederos amados.

Por estas razones, su intercesión es eficaz en su máximo grado. Es por esto que es totalmente cierto que prevalecerá y que bendecirá a sus hijos. Sí, si Cristo, mientras estaba sobre la tierra, siempre era escuchado (Job 11:41-42), mucho más él, estando ahora en el cielo recibirá todo lo que pide.

Tomado de The Christian’s Reasonable Service 
_______________________
Wilhelmus à Brakel (1635-1711): Teólogo holandés representando la Segunda Reforma Holandesa; nació en Leeuwarden, Holanda.

 

Cristo ascendido y exaltado

Blog19

El primer paso en la exaltación de Cristo fue su resurrección; el segundo, su ascensión al cielo; el tercero, el estar sentado a la diestra de Dios. Habiendo considerado el primero, meditemos en los otros dos.
I. SU ASCENSIÓN:

1. Nuestro Señor, habiendo resucitado [de los muertos], no ascendió inmediatamente al cielo, sino que permaneció cuarenta días en la tierra (Hech. 1:3). Gracias a esta demora:

(1) Daría a sus seguidores pruebas indubitables de su humanidad: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies” (Luc. 24:39-40). Mucho tiempo después de su ascensión al  cielo, el último de sus discípulos que todavía vivía testifica: “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con
nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida… os anunciamos” (1 Juan 1:1-3). (2) Cristo dio pruebas satisfactorias concernientes a la realidad de su resurrección. Lo hizo de muchas maneras, instando al pobre discípulo
que dudada que pusiera su dedo y viera sus manos, y que extendiera su mano y la pusiera en su costado (Juan 20:27). Ciertamente se presentó vivo después de su pasión con muchas señales infalibles (Hech. 1:3). (3). Cristo permaneció sobre la tierra por un tiempo para ayudar a sus discípulos a recuperarse del terrible golpe que había sufrido su fe y para instruirles sobre la naturaleza y cosas concernientes a su reino. “Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.
Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Luc. 24:44-45).
2. Las profecías requerían la ascensión de nuestro Señor y las Escrituras no pueden ser quebrantadas. Así es que leemos: “Subió Dios con júbilo, Jehová con sonido de trompeta” (Sal. 47:5). “Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad, tomaste dones para los hombres, y
también para los rebeldes, para que habite entre ellos JAH Dios” (Sal. 68:18). De esta predicción, tenemos una interpretación inspirada y por lo tanto infalible dada por Pablo en Efesios 4:8-13. Daniel predijo lo mismo: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano
de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran” (Dan. 7:13-14). Nuestro mismo Señor predijo a menudo su propia ascensión: “Voy al Padre” (Juan 14:28). “Voy al que me envió” (Juan 16:5; ver Juan 1:51). Dijo muchas cosas más sobre lo mismo. Tanto que sin lugar a dudas, varias predicciones, que abarcaban al menos mil años, requerían que Cristo ascendiera a Dios.
3. El registro histórico coincide totalmente con las profecías. Ni Mateo ni Juan registran la ascensión de Cristo. No obstante, esta es declarada en cuatro libros del Nuevo Testamento. El testimonio de Marcos sobre el tema es: “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios” (Mar. 16:19). Lucas, en su Evangelio, dice: “Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo” (Luc. 24:50-51). En Hechos 1:9-11 leemos: “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos”. Estaban mirando fijamente al cielo mientras ascendía, cuando de pronto dos hombres vestidos de blanco aparecieron junto a ellos y les dijeron: “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. En 1 Timoteo 3:16, Pablo dice que fue “recibido arriba en gloria”. Entonces, el registro
coincide con la predicción y la explica…
4. Cristo ascendió al cielo desde el Monte de los Olivos. Las Escrituras dicen expresamente que su ida al cielo era necesaria: “a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hech. 3:21). El propósito de Dios, la verdad de las profecías y la idoneidad de las cosas requerían la
ascensión de Cristo al cielo. Marcos dice: “fue recibido arriba en el cielo”. Lucas dice: “fue llevado arriba al cielo”. Cristo mismo dice: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo” (Juan 3:13). En Hechos 1:11, tenemos las palabras de los ángeles: “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de
vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. Esteban vio “los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios” (Hech. 7:56). Pablo advierte a los patrones que sean buenos y benevolentes, y les da como una razón: “sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos” (Ef. 6:9). Además “nuestra ciudadanía está
en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Fil. 3:20). Y “Porque no entró Cristo en el santuario hecho  de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios” (Heb. 9:24). Pedro dice también “ha subido al cielo”. Pero Pablo dice que fue “hecho más sublime que los cielos” (Heb. 7:26). Esta manera de expresarse puede ser una referencia a la idea judía de tres cielos: primero los cielos aéreos y luego los cielos estrellados. Cristo fue hecho más sublime que estos cielos y entró al tercer cielo, llamado a menudo “el cielo de los cielos”.
5. Cuando decimos que Cristo ascendió, nos referimos a su cuerpo humano y su alma humana. Su naturaleza divina llena y siempre ha llenado el cielo y la tierra. De hecho, llena todo espacio, no está confinada a ningún espacio sino que abarca la inmensidad.

William S. Plumer 7

Cuando Cristo caminaba aquí en la tierra, habló del Hijo del Hombre diciendo que estaba en el cielo (Juan 3:13). Esto era cierto en todo momento en cuanto a su naturaleza divina, aunque solo a ella. El efecto de esta exaltación de la naturaleza humana de Cristo no era para aniquilarla, ni para [alterarla] de modo que dejara de ser una naturaleza humana,
sino para glorificarla, para coronarla de gloria y honor. Cuando lo vio Saulo de Tarso, al poco tiempo después de su ascensión, brillaba con un brillo más brillante que el sol. Verlo le produjo una ceguera que fue curada milagrosamente. Unos seis años después, Juan lo vio y cayó como muerto a sus pies. El modo común de explicar este cambio
maravilloso en la apariencia de Cristo es que mientras estaba aquí en la tierra su gloria estaba como cubierta con un velo. En su transfiguración, el velo fue quitado, y sus vestiduras se hicieron blancas y brillantes. En el cielo no hay velo, nada que lo tape. La gloria brilla con esplendor, y nada la oscurece.
6. El modo como Cristo ascendió merece nuestra atención. Cristo ascendió no figuradamente, sino literalmente; no espiritualmente sino [corporalmente]; no de modo invisible, sino visiblemente. Sus discípulos lo vieron subir al cielo tan claramente como lo vieron en la cruz, en el barco o en la orilla del mar. Ascendió en una nube. Nadie nos ha dicho lo brillante que era esa nube ni tampoco su apariencia, pero era como la nube en la cual vendrá para juzgarnos (Hech. 1:11). Ni fue llevado súbitamente. Fue visto dejando la tierra, y visto por un tiempo después que la dejó. Lo contemplaron mientras iba subiendo. ¡Su ascensión fue triunfal! Cuarenta y tres días antes había entrado a Jerusalén montado en una asna. Ahora asciende triunfante a la Jerusalén celestial. Dejó este mundo diciendo palabras de aliento y bendición a los humildes. Las primeras nueve oraciones de su sermón del monte empiezan con la palabra bienaventurados. Lo último que hizo sobre la tierra fue pronunciar una bendición sobre su pueblo. Su ascensión el cielo fue gloriosa en todo sentido. Es indudable que su apariencia lo era… La ascensión del Señor fue un evento jubiloso en todo sentido y así lo consideraron sus discípulos, como nos informa Lucas expresamente. Fue el fruto bendito de sus sufrimientos y obediencia. Y fue visto por un número suficiente de testigos competentes y verosímiles, no menos de quinientos (1 Cor. 15:6)…
II. ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS:

Esta es el tercer paso de la recompensa de nuestro Señor, el tercer paso de su exaltación. Esto lo requerían las profecías. David había dicho: “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Sal. 110:1; compárese Luc. 20:42; Heb. 1:13). Tanto Pedro como Pablo dan pruebas que esto se aplica a Cristo.
Cristo mismo predicó lo mismo cuando estaba en manos de sus asesinos: “Desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios” (Luc. 22:69). La Biblia habla mucho de esta posición a la diestra de Dios… Pablo dice que Dios lo sentó “a su diestra en lugares celestiales” (Ef. 1:20). Pedro dice que “está a la diestra de Dios” (1 Ped. 3:22)…Cristo no podía haber sido alzado a un grado más alto de descanso, soberanía, felicidad, poder y majestad. En este estado glorioso, Jesucristo lleva a cabo sus oficios de mediador.
Él es el gran Profeta de la Iglesia. En él está la plenitud del Espíritu. Por su Espíritu, convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio (Juan 16:8)…

William S. Plumer 8

No tiene ningún guía o consejero. El Espíritu es uno con el Padre y el Hijo. Es soberano en todos sus actos (1 Cor. 12:11). No puede ser comprado con dinero, lágrimas o sangre. Sino que hay una armonía gloriosa en los asuntos de la Trinidad. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. No hay ninguna diversidad de opiniones ni de voluntad en la Deidad. El día de Pentecostés, Pedro dijo: “[Jesús siendo] exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hech. 2:33). Entonces el Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo.
Ilumina nuestro entendimiento, obra la fe en nosotros y nos salva. Cristo también levanta, califica y envía a todo obrero del evangelio real y auténtico. Es Cabeza de todas las cosas relativas a la Iglesia. En su estado de exaltación, Cristo sigue siendo nuestro Sacerdote. Por cierto que ya no presenta ofrendas, pero intercede gloriosamente
por nosotros. La gloria de su intercesión puede comprobarse en estos hechos: (1) la Persona del Intercesor es [inexpresablemente] generosa. (2) Cuenta con el beneplácito de su Padre. (3) Su intercesión tiene plena autoridad. (4) Prevalece siempre. (5) Es única. (6) Continúa para siempre.
En su exaltación, Cristo también es Rey. En esto, la grandeza de su gloria es: (1) Su reino que es espiritual y por ende tiene su centro en el corazón de su pueblo. (2) Su orden es absoluto en lo que se refiere a la verdad, la equidad y la justicia. (3) Es tan estable como el trono de Dios. (4) Es para siempre jamás.
1. [Por lo tanto] tenemos derecho a esperar la conversión de todos los escogidos por Dios. La depravación natural y los hábitos que llevan a un continuo pecar por largo tiempo pueden dar la impresión de que una transformación es imposible. Pero porque Cristo está sentado a la diestra de Dios, su pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de su
poder (Sal. 110:1-3).
2. No habrá fracaso alguno en el cumplimiento de los planes y designios de Dios. “El Señor está a tu diestra; quebrantará a los reyes en el día de su ira. Juzgará entre las naciones” (Sal. 110:5-6).
3. La Iglesia está a salvo. Su Cabeza está exaltada, él la ama y compró con su sangre. La ha grabado en las palmas de sus manos. Su éxito depende de su brazo lleno de poder, de su gracia que es infinita, su intercesión que siempre prevalece. La confianza humilde y exclusiva en el Capitán de nuestra salvación nunca sufre una decepción.
4. Hacia el estado glorioso al que se dirigen sin pausa los creyentes en Cristo. El cielo, el cielo de los cielos, el tercer cielo, el paraíso, la nueva Jerusalén, la ciudad de Dios, son algunos de los nombres de la gloria que espera al espíritu de los justos que han sido perfeccionados. La gloria de aquel mundo bendito es que el Cordero es su luz. Seremos
como él, pues le veremos como él es (1 Juan 3:2). Nuestros cuerpos viles serán convertidos en cuerpos similares al de él (Fil. 3:21). Moraremos eternamente con el Señor (1 Tes. 4:17).
5. Un sometimiento y una obediencia de todo corazón y universal a Cristo son tanto apropiados como obligatorios. Tenemos que someternos, ya sea con gozo para salvación o con pesar para destrucción… No habrá gritos pidiendo misericordia más fuerte, ningún alarido de angustia más penetrante, ningún lamento de desesperación que destroce más el corazón que los que al final se escucharán de los hombres que no le dieron importancia a las cosas eternas. Si tú estás todavía en tus pecados, una de dos cosas es cierta: o tu conciencia está en una guerra perpetua y temible con tus prácticas, o has adoptado algún error que le quita a la vida dignidad y a la muerte esperanza.
Tomado de Rock of Our Salvation 

William S. Plumer (1802-1880)

 

Disparando contra Dios

 

Disparando-contra-Dios-John-Lennox
Los “nuevos ateos” afirman que la religión “es peligrosa”, que “mata” o que “lo envenena todo”.

Comencemos ubicando en una categoría a Disparando contra Dios. El libro se encontraría dentro de la apologética o apología cristiana. Para los menos doctos aclararemos que la apologética (en teología y literatura) consiste en la defensa de la fe conforme a una posición o punto de vista. La palabra apologética proviene del griego απολογία (apología), que designa la posición de defensa militar contra un ataque. La apología cristiana es el área de la teología que se especializa en usar argumentos racionales para defender y difundir el cristianismo.

Puedes leerlo completo en: http://www.esclavosdecristo.com/resena-disparando-contra-dios-por-que-los-nuevos-ateos-no-dan-en-el-blanco

 

Javier CG

http://www.solosanadoctrina.com

 

 

Cristo el Sacerdote

Blog18

Se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado (Hebreos 9:26).

PREGUNTA: ¿Cómo cumple Cristo el oficio de sacerdote?

RESPUESTA: En que se ofreció una vez y para siempre como sacrificio para satisfacer la justicia divina y reconciliarnos con Dios, y para interceder continuamente por nosotros.

¿Cuáles son los elementos del oficio sacerdotal de Cristo? El oficio sacerdotal de Cristo
consiste de dos elementos: Su satisfacción y su intercesión.
SU SATISFACCIÓN: Esta consta de dos partes: (1) Su obediencia activa: Cumplió toda justicia (Mat. 3:15). Cristo hizo todo lo que la Ley requería. Su vida santa es un comentario perfecto de la Ley de Dios; y es por nosotros que obedeció la Ley. (2) Su obediencia pasiva: Habiéndole sido transferida y cargada a él nuestra culpa, sufrió el castigo que nos correspondía a nosotros. [Vino al mundo] para quitar el pecado por
medio de ofrecerse como sacrificio. El cordero pascual sacrificado era un tipo de Cristo quien se ofreció como sacrificio por nosotros. El pecado no podía ser quitado sin derramamiento de sangre. Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecado (Heb. 9:22). Cristo no solo fue un cordero sin mancha, sino un cordero sacrificado.
¿Por qué era un requisito que hubiera un sacerdote? Tenía que haber un sacerdote que fuera un árbitro que mediara entre la criatura culpable y el Dios santo. ¿Cómo podía Cristo sufrir, siendo Dios? Cristo sufrió solo en su naturaleza humana. Pero si solo sufrió la naturaleza humana de Cristo, ¿cómo podía este sufrimiento ser una satisfacción por el
pecado? Estando la naturaleza humana unida a la divina, la naturaleza humana sufrió y la naturaleza divina fue satisfecha. La divinidad de Cristo sostuvo a la naturaleza humana de modo que no desmayó y le otorgó virtud a sus sufrimientos. El altar santifica lo que es ofrecido sobre él (Mat. 23:19). El altar de la naturaleza divina de Cristo santificó
el sacrificio de su muerte y le dio valor infinito.
¿Dónde se manifiesta la grandeza de los sufrimientos de Cristo?
(1) En los sufrimientos de su cuerpo. Sufrió de verdad, no solo en apariencia. El apóstol lo llama “muerte de cruz” (Fil. 2:8)… Pensar en esto hizo que Cristo sudara gotas de sangre en el huerto (Luc. 22:44). La suya fue una muerte ignominiosa, dolorosa y maldita. Cristo sufrió en todos sus sentidos. Sus ojos vieron dos escenas dolorosas: A sus
enemigos insultándole y a su madre llorando. Sus oídos se llenaron de los vilipendios del pueblo. “A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar” (Mat. 27:42).

Su olfato sintió el asco de las escupidas en su rostro. Su gusto sufrió cuando le dieron hiel y vinagre para beber. Su sentido del tacto fue lacerado por las espinas de la corona sobre su sien, y por los clavos en sus manos y sus pies. Su cuerpo entero fue una gran herida;
ahora este blanco lirio estaba teñido de púrpura, (2) En los sufrimientos de  su alma. Fue prensado como en una prensa de vino ––la prensa de la ira de su Padre. Esto causó el grito y el clamor desde la cruz: “Dios mío, Dios mío” (Mat. 27:46). Cristo sufrió un eclipse doble en la cruz ––un eclipse del sol y un eclipse de la luz del rostro de Dios. ¡Cuán amarga fue esta agonía!… Cristo sintió los dolores del infierno en su alma, aunque no en ese lugar precisamente, sino de forma parecida. ¿Por qué sufrió Cristo? No por nada que él mismo merecía. “Se quitará la vida al Mesías, mas no por sí” (Dan. 9:26; Isa. 53:6): fue por nosotros… Sufrió para poder satisfacer la justicia de Dios en nuestro lugar. Nosotros, por nuestros pecados, ofendimos infinitamente a Dios; y, ni con derramar ríos de lágrimas, ni con ofrecer millones de holocaustos y ofrendas quemadas, podríamos haber apaciguado a una Deidad airada. Por lo tanto, Cristo tenía que morir para que la justicia
de Dios fuera satisfecha. Los teólogos debaten acaloradamente si Dios podía haber perdonado el pecado libremente sin un sacrificio. Sin entrar a disputar lo que Dios
podría haber hecho, cuando resolvió que la Ley se satisficiera y que el hombre fuera salvo de un modo justo al igual que misericordioso, se hizo necesario que Cristo diera su vida como un sacrificio.
(1) Para cumplir las predicciones de las Escrituras: “Así fue necesario que el Cristo padeciese” (Luc. 24:46).
(2) Para reconciliarnos con Dios. Una cosa es que a un traidor se le perdone, y otra que llegue a ser un favorito. La Biblia no solo llama sacrificio a la sangre de Cristo, por la cual Dios es aplacado, sino también propiciación, por medio de la cual Dios pasa a ser benevolente y cariñoso con nosotros. Cristo es nuestro propiciatorio desde el cual
Dios nos da respuestas de paz.
(3) Cristo murió para avalar su última voluntad y testamento con su sangre. Cristo dejó muchos legados a los creyentes, que hubieran sido anulados y sin valor si no hubiera muerto y con su muerte confirmado su voluntad (Heb. 9:16).

Thomas Watson 6

Un testamento no es vigente hasta después de la muerte del que lo hizo: La misión del Espíritu, las promesas, esos legados, no entraron en vigor hasta la muerte de Cristo; Cristo con su muerte los selló, y los creyentes tienen derecho a ellos y pueden reclamarlos.
(4) Murió para poder adquirir para nosotros mansiones gloriosas. Por ello, el cielo es llamado no solo una posesión prometida sino una “posesión adquirida” (Ef. 1:14). Cristo murió para darnos una nueva posición, sufrió para que pudiéramos reinar, colgó de la cruz para que pudiéramos sentarnos en el trono. El cielo fue cerrado. La cruz de Cristo es la escalera por la cual ascendemos al cielo. Su crucifixión fue nuestra coronación.
Primer valor: En el sacrificio sangriento de Cristo, vemos la naturaleza horrorosa del pecado. El pecado, de hecho, es aborrecible pues por él Adán fue desterrado del paraíso y los ángeles fueron echados al infierno. Pero lo que lo hace más horroroso es esto: Hizo que Cristo cubriera su gloria y derramara su sangre… Ver el cuerpo sangriento de Cristo debiera indignarnos en contra del pecado… No dejemos que aquello que hizo de Cristo un hombre de dolores sea nuestro gozo.
Segundo valor: ¿Es Cristo nuestro Sacerdote sacrificado? Contemplemos una demostración de la misericordia y justicia de Dios. Podríamos decir como el apóstol: “Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios” (Rom. 11:22).

(1) La bondad de Dios en proveer un sacrificio. Si Cristo no hubiera sufrido en la cruz, habríamos caído en el infierno para siempre, satisfaciendo así la justicia de Dios. (2) La severidad de Dios. Aunque se trataba de su único Hijo, su Hijo amado, y aunque nuestros
pecados les fueron imputados a él, Dios no lo libró de nuestros pecados, sino que su ira se encendió contra él (Rom. 8:32). Si Dios fue así de severo con su propio Hijo, ¡qué terrible será un día con sus enemigos!
Los que mueren siendo impenitentes empedernidos tienen que sentir la misma ira que Cristo sintió, pero como no lo pueden soportar de una sola vez, tienen que soportarla para siempre.

Thomas Watson 7
Tercer valor: ¿Es Cristo nuestro Sacerdote, quien fue sacrificado por nosotros? Entonces veamos el tierno afecto de Cristo para con nosotros, pecadores. “La cruz fue un púlpito desde el cual Cristo predicó su amor al mundo”, dijo San Agustín10. El que Cristo muriera significaba más que si todos los ángeles se hubieran convertido en polvo, y especialmente que Cristo muriera como un malhechor, cargando con el peso de… los
pecados de los hombres, y que muriera por sus enemigos (Rom. 5:10). El árbol de bálsamo destila su preciosa savia para curar a los que lo cortan o queman; de la misma manera, Cristo derramó su sangre para curar a aquellos que lo habían crucificado. Murió por su propia voluntad. Es llamado la ofrenda del cuerpo de Jesús (Heb. 10:10). Aunque sus sufrimientos fueron tan intensos que le hicieron suspirar, llorar y sangrar; no pudieron hacer que se arrepintiera. “Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho” (Isa. 53:11). Cristo tuvo aflicciones duras en el Calvario, pero a pesar de ellas no se arrepiente de haber estado en la cruz, sino que comprende que su sudor y su sangre valieron la pena porque ve la redención que trajo al mundo. ¡Oh amor de Cristo infinito y maravilloso! ¡Un amor que sobrepasa todo entendimiento! Un amor que
no tiene paralelo ni en hombre ni en ángel alguno (Ef. 3:19). ¡Cuánto debiera afectarnos este amor!… Ante la muerte y pasión de Cristo, las rocas mismas se partieron (Mat. 27:5). No sentirse afectado por el amor de Cristo al morir es tener corazones más duros que las rocas.
Cuarto valor: ¿Es Cristo nuestro sacrificio? Siendo así veamos la excelencia de su sacrificio. (1) Es perfecto. “Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados” (Heb. 10:14). Por lo tanto, ¡cuán impíos son [los que agregan] sus méritos y las oraciones de los santos al sacrificio de Cristo! Lo ofrecen cotidianamente en la misa,
como si el sacrificio de Cristo en la cruz hubiera sido insuficiente. Esto es una blasfemia contra el oficio sacerdotal de Cristo. (2) El sacrificio de Cristo es meritorio. No solo murió para sernos ejemplo, sino para merecer la salvación. La persona que sufrió siendo Dios igual que hombre, le puso virtud a sus sufrimientos; y nuestros pecados fueron expiados y Dios fue aplacado… En cuanto Cristo murió, la ira de Dios se aplacó. (3) Este sacrificio es beneficioso… Procura nuestra justificación, la aceptación de nuestro servicio, acceso libre a Dios y entrada al Lugar Santísimo en el cielo (Heb. 10:19)… Israel pasó por el Mar Rojo a Canaán; de la misma manera por el mar rojo de la sangre de Cristo, entramos a la Canaán celestial.

Juan Calvino 1

Quinto valor: Apliquemos esta sangre de Cristo. Su aplicación tiene la virtud de un medicamento. Aunque este medicamento está compuesto por la sangre de Dios, no sana a menos que se aplique con fe… La fe hace que el sacrificio de Cristo sea nuestro. “Cristo Jesús, mi Señor” (Fil. 3:8). No es el oro de las minas que enriquece, sino el oro en la mano. La fe es la mano que recibe los méritos de oro de Cristo… La fe abre las heridas de Cristo y bebe el preciado [tónico] de su sangre… Sin fe, Cristo mismo no nos sirve.

Sexto valor: Este sacrificio de la sangre de Cristo puede consolarnos infinitamente. Esta es la sangre de la expiación. “La cruz de Cristo es la bisagra de nuestra liberación” (Juan Calvino), la bisagra y fuente de nuestra consolación. (1) ¡Esta sangre consuela en caso de culpabilidad! Mi alma dice: “Oh, mis pecados me intranquilizan, pero la sangre de Cristo
fue derramada para remisión de pecado (Mat. 26:28)”. Asegurémonos que nuestros pecados le sean cargados a Cristo, y entonces ya no serán nuestros sino de él. (2) En caso de contaminación. La sangre de Cristo es una sangre que cura y limpia. Cura. “Por su llaga fuimos nosotros curados” (Isa. 53:5)… Y aunque Cristo está en el cielo, podemos sentir la virtud de su sangre curando nuestras heridas. Y limpia. Por lo tanto la Biblia la compara con el agua de un manantial (Zac. 13:1). La palabra es un [espejo] para mostrarnos nuestras manchas, y la sangre de Cristo es un manantial para quitarlas; convierte la lepra en pureza. “La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7). Sin embargo, hay una mancha tan negra que la sangre de Cristo no quita, es el pecado contra el Espíritu Santo. No que le falta virtud a la sangre de Cristo para quitarla, pero el que ha cometido ese pecado no será limpiado; desprecia la sangre de Cristo y la pisotea (Heb. 10:29). Así es que vemos qué [tónico] potente es la sangre de Cristo: es el ancla de nuestra fe, el manantial de nuestro gozo, la corona de nuestros anhelos y el único sostén tanto en la vida como en la muerte. En medio de nuestros temores, consolémonos en el sacrificio propiciatorio de la sangre de Cristo. Cristo murió como un comprador al igual que un conquistador: como un comprador con respecto a Dios habiendo obtenido por su sangre nuestra salvación y como un conquistador con respecto a Satanás, habiendo la cruz sido una carroza triunfante con la que puso el infierno y la muerte en cautividad.
Séptimo valor: Bendito sea Dios por este precioso sacrificio de la muerte de Cristo: “Bendice, alma mía, a Jehová” (Sal. 103:1). ¿Y por qué lo bendice David? Porque es “el que rescata del hoyo tu vida”. Cristo se ofreció a sí mismo como una ofrenda de pecado por nosotros; ofrezcámonos nosotros como una ofrenda de gratitud a él. Si alguien  redime a otro de una deuda, ¿no estará acaso agradecido? Presentémosle a Cristo frutos de justicia, que son para la gloria y alabanza a Dios.
Tomado de A Body of Divinity.

Thomas Watson (c. 1620-1686): Predicador puritano no conformista y prolíficoautor; lugar y fecha de nacimiento desconocidos.

Huir del Pecado

Blog17

“Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”        Génesis 4:7 

Dios pronunciará una terrible sentencia contra Caín si se endurece en su maldad y se entrega a su delito. La advertencia es clara: Dios no solo desestima la queja injusta de Caín, sino que también le muestra que no hay mayor adversario para él que el pecado que él mismo desea. Dios, con estas concisas palabras, deja al impío sin escapatoria. Es como si le dijera: «Tu obstinación no te rendirá beneficio alguno, puesto que, aun cuando no quieras tener relación conmigo, tu pecado no te dará tregua, sino que te hostigará, te perseguirá, te apremiará y no te dejará salida». Caín está airado, pero no le sirve de nada. Es culpable de su propia condena interior aunque nadie le acuse. La expresión el pecado está a la puerta hace referencia al juicio interior de la conciencia que convence al ser humano de su pecado y le asedia por todos lados. Quizá el impío imagine que Dios dormita en el Cielo. Puede que intente ahuyentar el miedo al juicio. Sin embargo, el pecado arrastrará a estos fugitivos renuentes de vuelta al tribunal del que desean huir. La expresión de Moisés es especialmente contundente. El pecado está a la puerta, lo cual da a entender que el pecador no sufre el tormento inmediato del temor al juicio. En lugar de eso, rodeándose de todos los deleites posibles para engañarse a sí mismo, parece caminar libremente por el campo abierto y los prados. Sin embargo, al llegar a la puerta, se topa con el pecado, que hace guardia constantemente. Luego la conciencia, que anteriormente estaba libre, también queda arrestada, por lo que el retraso le cuesta un doble castigo.

Cuando pecamos y Dios nos convence de ese pecado, intentamos huir del juicio de muchas formas. Sin embargo, ¿por qué es imposible escapar de los efectos del pecado? ¿Qué clase de castigo podemos aguardar cuando por fin dejemos de correr?

 

LECTURA ADICIONAL RECOMENDADA: Eclesiastés 8:1-14

 

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)

Encontrar la paz en el sufrimiento

Blog16

“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” Génesis 3:19

Quienes se someten mansamente a sus sufrimientos presentan una obediencia aceptable a Dios si cargar con esta cruz junto con una mayor conciencia del pecado les infunde humildad. Ciertamente, solo podemos presentar tal sacrificio ante Dios por medio de la fe. Sin embargo, los fieles también se esfuerzan en ganarse la vida con la ventaja de tener un estímulo para el arrepentimiento y adaptarse a la mortificación de la carne. A menudo, Dios sustrae parcialmente la maldición a sus hijos para que no se desmoronen bajo su pesada carga. Dice el Salmo 127:2: «Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores; pues que a su amado dará Dios el sueño». Dado que las cosas contaminadas por Adán se restauran por medio de la gracia de Cristo, los piadosos sienten con mayor intensidad que Dios es bueno y disfrutan de la dulzura de su bondad paternal. Sin embargo, debido a que, aun en el mejor de los casos, la carne debe ser sojuzgada, no es raro que los piadosos se fatiguen con la dureza de su trabajo y pasen hambre. Es preferible, pues, que cuando se nos advierta de las desdichas de esta vida presente, derramemos lágrimas por nuestros pecados y busquemos consuelo en la gracia de Cristo, que no solo mitiga la amargura del dolor sino que la endulza.

Cuando nos sentimos abrumados por el trabajo, la enfermedad u otras dificultades, presentar esas cosas a Dios en oración nos sirve de ayuda. ¿Por qué es esto así? ¿Cómo nos enseña misericordiosamente Cristo nuestro Salvador a ser humildes además de disfrutar de la dulzura de su presencia?

 

LECTURA ADICIONAL RECOMENDADA: Filipenses 3

 

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)

CRISTO EL PROFETA

Blog15
Aunque hay muchos nombres y títulos dados a Cristo, todos se pueden reducir a los oficios de Profeta, Sacerdote y Rey. Estos son ejecutados por Cristo en el orden que los he enunciado:
Primero ejerció el oficio profético, desde su bautismo hasta el final de su vida terrenal. Al morir como Sacerdote, se ofreció como sacrificio a Dios por los pecados de su pueblo y ahora vive para siempre intercediendo por ellos. Al ascender al cielo, fue hecho y declarado Señor y Cristo. Sentado como un Rey en su trono desde entonces ha ejercido su oficio real. Lo hará aún más aparente en el más allá.
Comenzaré con su oficio profético…
PRIMERO: FUE PREDICHO QUE CRISTO APARECERÍA COMO UN PROFETA.

Por lo tanto, los judíos lo esperaban como tal. Es por eso que cuando vieron los milagros que hizo, dijeron: “Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo” (Juan 6:14), significando lo que Moisés había profetizado, habiéndole dicho el Señor: “Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú” (Deut. 18:15, 18). Esto no puede comprenderse como una sucesión de profetas, como afirman los judíos; porque aquí habla de una sola persona… no Josué, ni David ni Jeremías, sino solo Jesús de Nazaret, a quien se refieren [los escritos de Moisés y los profetas] (Hech. 3:22; 7:37)… Fue “levantado” por Dios como profeta. De estos tenían conciencia los judíos; y por lo tanto glorificaron a Dios considerándolo como una visitación suya bondadosa y llena de gracia (Luc. 7:16). Fue levantado “en medio de sus hermanos”, siendo el Hijo de Abraham,
Hijo de David, de la tribu de Judá, nacido en Belén; de hecho era israelita según la carne.
Era “como Moisés”, un profeta, como él y más grande que él. Así como la Ley vino por Moisés, la gracia y verdad vinieron por Cristo. Así como Moisés fue levantado y enviado a ser redentor de Israel, sacándolo de la esclavitud en Egipto, Cristo fue levantado y enviado a ser Salvador y Redentor de su pueblo de una esclavitud peor que la egipcia. Así como Moisés fue fiel en la casa de Dios, lo fue también Jesús: En Hebreos 3:2-6 encontramos una comparación entre ambos en la cual Cristo tiene la preferencia. Las palabras de Dios fueron “puestas en la boca” de Cristo. La doctrina que predicaba no era suya propia, sino de su Padre. No hablaba por sí mismo, sino lo que el Padre le decía, eso hablaba; y hablaba “todo” lo que recibía de este y lo que este le mandaba. Así es que Cristo fue fiel a Aquel que lo había ungido (Juan 7:16; 8:29; 12:49-50; 15:15; 17:6, 8). Por lo tanto, Cristo fue escuchado, tal como su Padre les indicó a sus apóstoles que lo hicieran: “Este es mi Hijo amado…a él oíd” (Mat. 17:5), refiriéndose claramente a la profecía ya enunciada.

Versiculo 88
Las cualidades de Cristo para este oficio profético también fueron predichas, estas se encuentran en los dones y las gracias del Espíritu, los cuales recibió sin medida: “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos” (Isa. 61:1). Cristo predicó su primer sermón en
Nazaret tomando este pasaje de las Escrituras, y habiendo leído el texto, dijo: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros” (Luc. 4:16-21; ver Isa. 11:1-2).
También hay en el Antiguo Testamento varios nombres dados a Cristo que se refieren a su oficio profético: “Mensajero”, el mensajero del pacto, cuya tarea era explicar y declarar su significado. Igualmente como el apóstol de nuestra profesión: “elocuente mediador muy escogido, que anuncie al hombre su deber” (Job 33:23) —un intérprete de la mente y la voluntad de Dios a quien llevaba dentro y se las revelaba, siendo su misión predicar justicia y rectitud, aun la suya, en la gran congregación. Y lo hizo (Sal. 40:9)… Es llamado “Consejero”, no solo porque estaba ocupado en el consejo de la paz, sino también porque da orientación y consejos sobre el evangelio, tanto a santos como a
pecadores (Isa. 9:6; Apoc. 3:18). Es presentado como un “Maestro” de los caminos de Dios y de las verdades del evangelio, llamados Ley o doctrina (Isa. 2:2-3; 42:4; Joel 2:23)… Además, es llamado “Luz” para alumbrar a los gentiles al igual que a los judíos y para impartir un conocimiento claro de la verdad tal como está en él mismo (Isa. 9:2; 42:6). De la misma manera, [es llamado] “testigo a los pueblos” (Isa. 55:4, y para ser testigo de la verdad es que vino al mundo. ¡Y un testigo fiel es él (Juan 18:37; Apoc. 3:14)! Todo lo que le pertenecía y que señalaba al oficio profético de Cristo apareció y se cumplió en nuestro Jesús. Sí, el mismísimo lugar y los sectores más específicos de Judea, donde principalmente iba a ejercer su función de profeta fueron predichos (ver Isa. 9:1; cf Mat. 4:12-15).

John Gill 2
SEGUNDO, LA EVIDENCIA Y PRUEBA DE QUE CRISTO ERA ESE PROFETA QUE VENDRÍA SON LOS MILAGROS QUE FUERON REALIZADOS POR ÉL.

Cuando Cristo hizo el milagro de alimentar a cinco mil personas con cinco panes y dos pececillos, algunos de los judíos que vieron el milagro se convencieron y dijeron:
Cristo el profeta  “Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo”
(Juan 6:14). Y cuando resucitó al hijo de la viuda de Naín a quien llevaban para sepultar, dijeron: “Un gran profeta se ha levantado entre nosotros” (Luc. 7:16). Del mismo modo, por sus milagros, Nicodemo estaba convencido que había “venido de Dios como maestro” (Juan 3:2). Los judíos esperaban que cuando viniera el Mesías, haría muchos y grandes milagros. Tenían buena razón para ello: había sido predicho que así sería (Isa. 35:4-6). Por eso, cuando vieron qué clase de milagros y cuán numerosos eran los que hacía Cristo, algunos de los judíos creyeron que era el Cristo (Juan 7:31). Cuando Juan [el bautista] envió a dos de sus discípulos para que le preguntaran a Cristo si era “el que
había de venir” ––el profeta que había de venir— o si debían esperar a otro, les pide que vayan y le cuenten a Juan lo que habían visto y oído, refiriéndose a los milagros que había realizado. Los menciona específicamente y termina diciendo: “a los pobres es anunciado el evangelio” y con estas palabras finaliza su respuesta (Mat. 11:2-5).
Apelaba frecuentemente a sus milagros, no solo como pruebas de su deidad sino de que era el Mesías (Juan 5:36; 10:37-38). Estos milagros eran reales e indubitables: eran tales que superaban las leyes y el poder de la naturaleza, ¡lo cual una mera criatura nunca hubiera podido hacer!…Lo siguiente a considerar es:
TERCERO, LAS PARTES DEL OFICIO PROFÉTICO CUMPLIDO POR CRISTO, que son:
3.1 Primero, predecir eventos futuros: Por ser Dios omnisciente sabía todas las cosas del futuro… y las anunciaba, [como por ejemplo] un asna atada en cierto lugar a donde mandó a sus discípulos para que la soltaran. Les comunicó lo que los dueños les dirían sobre eso y lo que debían responder. [Predijo] a un hombre llevando una vasija de
agua, a quien sus discípulos debían seguir, lo cual los llevaría al dueño de una casa donde se prepararía la Pascua para él y para ellos (Mar. 11:2-6; 14:13, 16).
Pero más específica y especialmente, Cristo predijo sus sufrimientos y su muerte, cómo habría de morir crucificado (Mat. 16:21; 20:18-19; Juan 12:31-32), y la manera como habría de suceder su muerte ––por la traición de uno de sus discípulos a manos de sus enemigos. Sabía desde el principio quién lo entregaría y les declaró a sus discípulos en
general que sería uno de ellos; y se dirigió a Judas en particular pidiéndole que lo hiciera pronto. Y cuando llegaba el momento para que se cumpliese el ardid de Judas, Cristo le dijo a sus discípulos: “Se acerca el que me entrega”, y enseguida apareció Judas con una gran multitud y una banda de soldados para prenderlo a una señal de Judas  (Juan 6:64; 13:18, 21; Mat. 26:46-47). Cristo predijo la conducta de sus discípulos hacia él una vez preso: se escandalizarían de él lo abandonarían; y que Pedro, específicamente, lo negaría tres veces antes que cantara el gallo, todo lo cual sucedió exactamente como lo anunció (Mat. 26:31, 34, 56, 74-75).
También predijo su resurrección de los muertos el tercer día, lo cual hizo en un lenguaje más oscuro y figurativo, pero con una señal más clara y fácil, [al destacar] la señal del profeta Jonás. Y a pesar de todas las precauciones que tomaron los judíos quienes sabían que lo había predicho, así se cumplió. (Juan. 2:19; 12:39-40; Mat. 16:21; 27:63-66). Habló de cómo sus discípulos serían tratados después de su partida: que serían entregados a los concilios, y azotados en las sinagogas; y delante de gobernadores y reyes serían llevados por causa de él; serían ajusticiados y aquellos que los mataran pensarían que le habían hecho un favor a Dios. Todos esto sucedió y se cumplió en todos sus discípulos (Mat. 10:17-18; Juan 16:2). Predijo la destrucción de Jerusalén, las señales previas, sus sufrimientos y lo que luego seguiría (Mat. 24:1-51)… El libro de Apocalipsis es una profecía dada por Cristo a Juan, concerniente a todo los que sucedería a la iglesia y al mundo, en el primer caso, desde la resurrección de Cristo hasta su Segunda Venida. La mayor parte [de esto] se ha cumplido de un modo asombroso, y hay buena razón para
creer que el resto a su tiempo también se cumplirá.
3.2. Segundo, otra parte del oficio profético de Cristo es la de la predicación de la Palabra. En las Escrituras, esto a veces es llamado profecía (1 Cor. 14:3). Esto realizó Cristo al interpretar la Ley, dándole el verdadero sentido, destacando su espiritualidad y extensión, y vindicándola de los falsos comentarios de los fariseos (Mat. 5:1-48),
pero principalmente predicando el evangelio. Estaba altamente calificado para hacer esto. Lo hacía persistentemente, predicándolo en una ciudad y luego en otra, donde fuera que era enviado, y luego por toda Galilea y otras regiones (Luc. 4:43; Mat. 4:23). Lo hacía con una autoridad que los escribas y fariseos no tenían (Mat. 7:29), declarando
que lo que predicaba lo había recibido del Padre, quien le había dado a conocer su mente y voluntad sellando así las profecías. Por eso, no tenemos que hacer caso a ningunas supuestas profecías y revelaciones de hombre, que no coinciden con la Palabra de Dios (Juan 1:17; 15:15; Heb. 1:1-2; Dan. 9:24), y que Cristo enseñó libremente, con valentía y sin temor ni haciendo acepción de personas, tal como lo admitieron los
judíos mismos (Mat. 22:16). Hablaba con una sabiduría, prudencia y elocuencia, jamás vista hasta entonces (Juan 7:46) y con tal dignidad y Cristo el profeta  con palabras tan llenas de gracia ––la gracia destilaba de sus labios— que los que lo escuchaban no salían de su asombro (Sal. 45:2; Luc. 4:22). Esta parte de su oficio profético no se expresaba únicamente en el ministerio externo de la Palabra, sino también en la iluminación
poderosa e interior de la mente: en abrir el corazón, como sucedió con Lidia (Hech. 16:14) para que prestara atención a lo que se decía, y en abrirle el entendimiento para comprender las Escrituras, para recibir y hacer suyas las verdades divinas: la palabra viniendo no solo como palabra, sino con poder del Espíritu Santo y mucha seguridad.
CUARTO, EL TIEMPO CUANDO CRISTO CUMPLIÓ ESTE OFICIO:

Podemos considerar este oficio como cumplido “inmediatamente” o “mediatamente”.

4.1 Inmediatamente, por Cristo, solo por su persona misma. Esto fue aquí en la tierra en su estado de humillación. Porque vino de Dios como un Maestro, siendo enviado y ungido por él para predicar el evangelio, inició rápidamente este oficio después de su bautismo y siguió ejerciéndolo hasta su muerte, pero solo a las ovejas perdidas de
Israel a las cuales había sido enviado. Les dio a sus discípulos la comisión de predicar el evangelio a ellas solamente en ese tiempo porque era “siervo de la circuncisión”, o sea, un siervo de los judíos circuncidados y a ellos solamente (Rom. 15:8).

4.2 Mediatamente, por su Espíritu, por los profetas del Antiguo Testamento y por los apóstoles y siervos del Nuevo. En este sentido, ejerció el oficio de Profeta tanto antes como después de su estado de humillación.
4.2.1. Antes de su encarnación: De hecho, a veces sí se apareció personalmente en forma humana y predicó el evangelio a los hombres, como a nuestros primeros padres en el huerto del Edén, inmediatamente después de la Caída. Declaró que “la simiente de la
mujer”, dando por entender él mismo, “heriría [a la serpiente] en el calcañar”. Esta buena nueva, estrictamente hablando: fue “anunciada primeramente por el Señor” (Gén. 3:15; Heb. 2:3). Es así que, con el nombre de Ángel del Señor, y muy probablemente en forma humana, se apareció a Abraham y le predicó el evangelio, diciendo: “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gén. 22:15-18; Gál. 3:8). Estuvo con miles de ángeles en el Monte Sinaí… Estuvo con Moisés en el desierto, le habló en el Sinaí y le dio las palabras divinas de vida (Sal. 68:17-18; Hech, 7:38)…Y así como los santos profetas 5 inmediatamente –directamente, sin nadie ni nada entre medio.
mediatamente – indirectamente, actuando a través de alguien o algo. Él mismo – algunos creen que la “semilla” incluía también a los escogidos de Dios.  desde el principio del mundo hablaron de Cristo, él, por su Espíritu, hablaba en ellos y testificaba de sus sufrimientos y de la gloria que luego vendría (1 Ped. 3:18-20; 1:11).

4.2.2. Cristo siguió ejerciendo su oficio profético después de haberse terminado su estado de humillación, y fue resucitado de entre los muertos y fue glorificado. Después de eso, se apareció a sus discípulos y les habló sobre lo que las Escrituras decían de él. Les abrió el entendimiento para que pudieran comprenderlas y les habló de las cosas concernientes al reino de Dios. Los instruyó [en esas cosas] y les renovó la comisión de que predicaran y bautizaran, y la amplió. Cristo les prometió estar con ellos y con sus sucesores hasta el fin del mundo.
Para entonces, no en su propia persona, sino después de su ascensión al cielo, Cristo en y a través de sus siervos, fue y les predicó paz a los que estaban cerca y a los que estaban lejos, tanto judíos como gentiles. Aquellos que los oyen, lo oyen a él. Aquellos que los desprecian, lo desprecian a él. Así continúa y continuará ejerciendo su oficio profético en y a través de sus siervos y a través de su Espíritu, cuidándolos a través de las edades hasta el final de los tiempos, hasta haber recogido a todos sus escogidos.
Tomado de A Complete Body of Doctrinal Divinity Deduced from the Scriptures
_______________________
John Gill (1697-1771): Pastor bautista, teólogo y erudito bíblico; nacido en
Kettering, Northamptonshire, Inglaterra.

 

John Flavel 2
Aquellos que enseñan a los hombres deben primeramente ser enseñados por
Cristo. Todos los profetas del Antiguo Testamento y todos los profetas, pastores y
maestros del Nuevo Testamento han recurrido a su antorcha para prender sus
velas… Lo que Pablo recibió del Señor, él entregó a la iglesia. Jesucristo es el
Pastor principal, y todos los pastores que son sus siervos, de él reciben sus dones y
sus comisiones. Estas cosas se dan a entender claramente en el oficio profético de
Cristo. —John Flavel

365 días con Juan Calvino

365 Días con Juan Calvino

365 días con Juan Calvino

Juan Calvino

Con ocasión del quinto centenario de la Reforma, se presenta en español esta colección única de 365 lecturas extraídas de los escritos de Juan Calvino, seleccionadas y editadas por Joel R. Beeke.

Calvino tuvo un ministerio de profundo calado en Europa, y sigue siendo uno de los pensadores más influyentes de la historia. Fue un pastor, teólogo y predicador piadoso que guio con su ejemplo a su rebaño y trabajó con ahínco para establecer una piedad consecuente en la ciudad de Ginebra. Fue un escritor prolífico, y sus sermones, sus cartas y, por supuesto, su Institución de la religión cristiana se han publicado una y otra vez. Su prosa fluida se caracteriza por ser clara, sencilla y, sin embargo, también profunda. En estos conmovedores fragmentos, extraídos de sus comentarios y sermones, Calvino nos lleva a Cristo, el glorioso Salvador de su pueblo.

Rústica

Ref. 1032 – 19,00 €

Comentario Matthew Henry Habacuc, Sofonías y Hageo

Matthew Henry Habacuc, Sononías y Hageo

Habacuc, Sofonías y Hageo

Matthew Henry

Por ser el primero entre los mejores en cuanto a utilidad, estamos obligados a mencionar a aquel cuyo nombre es ya una palabra cotidiana: MATTHEW HENRY. Es sumamente piadoso y conciso, sólido y sensato, sugerente y sobrio, sucinto y de confianza. Encontraréis que resplandece con metáforas, es rico en analogías, rebosa de ilustraciones y abunda en reflexiones. Se deleita en las aposiciones y las aliteraciones, pero su estilo es, por lo general, sencillo, evocador y lleno de contenido. Ve el sentido del texto directamente y ofrece el resultado de un minucioso conocimiento crítico de los originales a la altura de los mejores críticos de su época. Es profundamente espiritual, celestial y beneficioso, encuentra el contenido de cada texto y de todos ellos extrae lecciones enormemente prácticas y acertadas. El suyo es un tipo de comentario que debe colocarse donde lo vi en la antigua casa de reunión en Chester: encadenado en el vestíbulo para que cualquier persona pudiera leerlo. Es el comentario del hombre de a pie, el viejo compañero del cristiano, adecuado para cualquiera, instructivo para todos.

Todo pastor debería leer a Matthew Henry de forma completa y cuidadosa al menos una vez. Recomiendo que lo hagas en los doce meses posteriores a terminar el seminario. Comienza por el principio, y proponte atravesar la tierra desde Dan hasta Beerseba. Adquirirás una enorme provisión para tus sermones si lo lees con un cuaderno a mano; los pensamientos revolotearán a tu alrededor como golondrinas que trinan alrededor de un tejado a la llegada del otoño. Si expones públicamente el capítulo que has estado leyendo, tu congregación se asombrará por la novedad de tus observaciones y la profundidad de tus pensamientos, y entonces podrás decirles qué gran tesoro es Henry.

C.H. Spurgeon

Se nos presenta esta nueva y fiel traducción, en varios tomos, con el deseo de que una nueva generación de pastores y creyentes descubra al «príncipe de los comentaristas» que es Matthew Henry.

 

173 pp. Rústica

Ref. 1515 – 10,00 €

El más inspirado cántico de amor

El-mas-inspirado-cantico-de-amor.jpg

El más inspirado cántico de amor

José Grau

Obviamente, el amor conyugal no es el único objetivo de la vida, pero sí uno de sus componentes principales para la inmensa mayoría de seres humanos. Para el Cantar de los Cantares es su tema único, hasta tal punto que ciertas cuestiones que podríamos considerar afines, como la procreación y la paternidad, hay que buscarlas en otros libros de la Escritura.

El amor de la pareja humana es suficientemente importante para que la Biblia le dedique de manera exclusiva uno de sus libros.

304.pp Rústica

Ref. 1496 – 7,99 €

Eclesiastés

Eclesiastes

Eclesiastés

José Grau

Eclesiastés es el libro menos eclesiástico de los libros de la Biblia.

En medio de un mundo secularizado, hedonista y escéptico, donde el “ego”, el “eros”, el “poder” y la “riqueza” son sacralizados, ¿cómo podemos comunicar la Palabra de Dios? Eclesiastés nos marca la pauta.

“¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra?” Eclesiastés 3:21

“¿Quién sabe cuál es el bien del hombre en la vida todos los días de la vida de su vanidad?” Eclesiastés 6:12

¿Quién lo sabe? Eclesiastés nos brinda la respuesta.

218.pp Rústica

Ref. 1496 – 7,99 €

¿Por qué, Señor, por qué…?

Porque

¿Por qué, Señor, por qué…?

José Grau

Las dudas y las perplejidades de la fe.
Un comentario de la profecía de Habacuc.

¿Hasta cuándo, oh Señor, clamaré y no oirás?
¿Por qué callas cuando destruye el impío al más justo que él?
¿Qué significa la respuesta divina: “El justo por su fe vivirá”?

¿Qué relación existe entre la idolatría y la alienación?
¿Cuáles son las características -según la Biblia- del verdadero avivamiento?

168.pp Rústica

Ref. 1495 – 6,99 €

La Epístola de Santiago (La fe que actúa)

SANTIAGO

La Epístola de Santiago (La fe que actúa)

C.P.Plooy

La práctica de la vida diaria, muchas veces en la más profunda miseria, exige a los creyentes elecciones difíciles como: obedecer a las autoridades, sufrir la opresión del poder, unirse a los rebeldes u obedecer a Dios antes que a los hombres. Este libro apela a la responsabilidad de los ricos en la iglesia y también muestra a toda la congregación el camino cristiano.

126 pp. Rústica

Ref. 1465 – 6 €

La Búsqueda de Dios

tozer-la-busqueda-de-Dios.jpg

La Búsqueda de Dios

A.W.Tozer

A.W. Tozer empezó a escribir La Búsqueda De Dios. Escribió durante toda la noche, las palabras surgiendo a su mente al ritmo que las podía apuntar. Cuando el tren llegó a McAllen, el borrador estaba terminado.

A pesar de haber sido escrito en tan poco tiempo, la profundidad, claridad e integridad del mensaje de A.W. Tozer han hecho que La Búsqueda De Dios sea un libro favorito hasta presente. Más de 1.5 millones de ejemplares han sido impresos en 20 idiomas.

Prepárese para una experiencia de profundo significado y deleite.

130 p.p Rustica

5,99€

La verdadera espiritualidad

1-528cef2301cec.jpg

La verdadera espiritualidad

Jonathan Edwards

 

Durante el Gran Despertamiento de Nueva Inglaterra, Jonathan Edwards fue testigo tanto de las verdaderas y falsas señales del avivamiento, como así también las conversiones falsas y las genuinas; esto lo llevó a escribir sobre estas diferencias. En esta adaptación del libro original, Religious Affections, vemos claramente un llamado a través de los siglos a un verdadero avivamiento y a tener emociones puras y equilibradas en la vida cristiana.

245 pp.

Ref. 1023 –  16,00 €

Pies de Ciervas en los lugares altos

9780789918994_b

Pies de Ciervas en los lugares altos

Hannah Hurnard

Con más de 2.000.000 de ejemplares vendidos es una de las obras alegóricas mas leídas y más conocidas de la literatura cristiana.

Dramatiza el anhelo del creyente de elevarse y ser conducido por Cristo a las cumbres del amor, el gozo y la victoria:

Cuenta las aventuras de «Miedosa». De como escapó de la vigilancia de sus parientes, los «Temerosos», y se fue en compañía del« Rey-Pastor» a los Lugares Altos, en cuyas cumbres halló el “perfecto amor echa fuera el temor”. Allí se gana un nombre nuevo y unos “pies de ciervas” que la capacitan para saltar de una cumbre a otra.

Con todo ello personifica las actitudes de la mente, del corazón y del carácter, factores que hacen tambalear al cristiano en su viaje hacia «los lugares altos» más cercanos a Dios.

240 pp. Rústica

Ref. 1479 – 6 €

El enfriamiento espiritual

El Enfriamiento Espiritual

El enfriamiento espiritual

Octavius Winslow

 

Muchas de las personas conscientes del triste debilitamiento de su experiencia y vitalidad espirituales no tienen más que una idea vaga de la naturaleza y las causas de su estado. Los púlpitos contemporáneos y la literatura cristiana moderna carecen en gran medida de la clase de análisis profundo que contribuiría a aclararles las ideas y agudizar su sentimiento de convicción.

Pero tal ayuda existe, y está presente en obras como El enfriamiento espiritual de Octavius Winslow. Este libro trata las áreas de la vida en que se produce el enfriamiento, examina sus consecuencias y, en los últimos capítulos, nos dirige al Señor como restaurador y guardador de su pueblo.

Pasado más de un siglo de su publicación original (con el título Personal Declension and Revival of Religion in the Soul), esta obra no ha perdido la menor vigencia y el mismísimo hecho de que se siga reeditando es el testimonio más elocuente de su perdurable utilidad espiritual.

Octavius Winslow (1808-78), que ejerció el pastorado en Leamington Spa, Bath y Brighton (Inglaterra), fue uno de los ministros independientes más reputados del siglo XIX. Spurgeon contó con él como uno de los predicadores presentes en la inauguración del Tabernáculo Metropolitano, y entre sus muchos escritos destacan The Work of the Holy Spirit (La obra del Espíritu Santo), Help Heavenward (Ayuda en el camino al Cielo) y No Condemnation (Ninguna condenación).

256 pp. Rústica

Ref. 1401 – 15,00 €

El tesoro de David

El Tesoro de David

El  tesoro de David

Charles Haddon Spurgeon

 

Comentar exhaustivamente los Salmos es comentar el mensaje completo de toda la Biblia. La colocación del Libro de los Salmos en la mitad exacta de la Biblia es estratégica, responde a un propósito concreto: Los Salmos son un resumen poético de todo el mensaje de la Escritura. Desde los hechos de la creación narrados en Génesis, pasando por la historia de Israel y los profetas, hasta la encarnación, vida y muerte expiatoria de Jesús el Mesías, su resurrección, ascensión a los cielos y segunda venida: todo ello está en los Salmos.

La singular virtud del Libro de los Salmos, como señalaba ya en el Siglo IV Atanasio de Alejandría, es que “al venir expresados poéticamente y con armoniosas melodías, estos acontecimientos dejan de ser algo distante. En los Salmos; el escritor y el lector, el cantor y el oyente, entran en un estado de compenetración a tal nivel que el oyente se apropia de cada una de las palabras como si fueran suyas y se identifica con cada acorde del canto como si saliera de su misma boca”, pues “los Salmos son un tesoro de naturaleza muy especial, que enriquece en gran manera a todos aquellos que profundizan en ellos”.

Charles Haddon Spurgeon, el príncipe de los predicadores, dedicó 20 años de su vida a profundizar en ese “Tesoro” y no sólo con sus propias exposiciones sino recopilando los mejores comentarios de otros grandes autores cristianos desde el Siglo II hasta su época. El resultado fue “El Tesoro de David”, una obra monumental de 7 gruesos volúmenes que ha sido altamente valorada por los pastores de habla inglesa hasta el día de hoy. El texto íntegro de estos 7 volúmenes, hábilmente traducido al español, enriquecido y actualizado con notas exegéticas y explicativas, opiniones de grandes comentaristas del Siglo XX, y referencias bíblicas.

En la amplia Introducción a la Versión Española hallarán información sobre las características técnicas de esta obra singular y acertados consejos sobre cómo utilizarla y sacar el mejor partido de la misma.

Charles Haddon Spurgeon nació en Kelvedon, (Essex, Reino Unido) el 19 de junio de 1834. Se convirtió al cristianismo a los 15 años y predicó su primer sermón a los pocos meses. Su ministerio de predicación tuvo un ascenso imparable hasta culminar en el “Metropolitan Tabernacle” y valerle el apodo de El príncipe de los predicadores. Desarrolló también un extenso ministerio como escritor, del cual, “El Tesoro de David” es su opus magna.

Eliseo Vila Vila nació en Terrassa, (Barcelona, España) el 3 de julio de 1944, fruto del matrimonio del pastor Samuel Vila Ventura con Lidia Vila Campderrós, fundadores de la Editorial CLIE. Cursó estudios de teología y economía y trabajó en CLIE donde pasó a ocupar el cargo de Presidente tras la muerte de su padre en 1992. Ha dictado conferencias y seminarios en numerosos países y escrito varios libros. Su dedicación es alcanzar a completar su versión española de la opus magna de Spurgeon.

2480 pp. Tapa dura

Ref. 1042 – 70,00€

La oración

La Oración.jpg

La oración

John Bunyan y Thomas Goodwin

Los autores del presente volumen, John Bunyan y Thomas Goodwin, vivieron hace tres siglos, lo que explicará al lector lo curioso de una parte del lenguaje y de la lógica empleados en sus respectivos trabajos: La oración y La respuesta a la oración.
Este estilo, sin embargo, no socava en absoluto la autoridad con que ambos escribieron. El hecho de que sus libros se lean aún después de trescientos años es prueba suficiente de su calidad única y duradera. Leamos estas páginas con atención y frecuencia.
Al final del libro, el lector hallará un apéndice con datos biográficos de los autores.

El presente volumen contiene dos trabajos sobre el tema de la oración: la naturaleza de la verdadera oración, por John Bunyan, y la respuesta a la oración, por Thomas Goodwin. Debido a que estas dos obras se complementan la una a la otra a la perfección, se han publicado en un mismo volumen en su versión inglesa (por The Sovereign Grace Publishers, de Wilmington, EEUU), y en lengua española (por El Estandarte de la Verdad).

Nueva edición completamente revisada y con nueva portada.

142 pp. Rústica

Ref. 1369 – 6,00 €

El Libro De Los Mártires

el_libro_de_los_martires

El Libro De Los Mártires

John Foxe

John Foxe (1516-1587) es reconocido como uno de los más importantes historiadores cristianos. Exilado por las persecuciones habidas en Inglaterra durante el reinado de María la Sanguinaria, a su regreso, después de la muerte de la reina, publico su famoso Libro de los mártires, una obra que causo tal impacto en la sociedad inglesa de la época, que, hasta la aparición de El peregrino de Bunyan en 1678, los puritanos no tenían otra lectura que la Biblia y el Libro de los mártires. Muchos autores, como Douglas Campbell y Henry Morley, creen que sirvió para moldear el carácter nacional y el espíritu de libertad en América, calificándolo como un monumento que marca el creciente poder de un deseo de libertad espiritual, de desafío a todas aquellas formas que apagan la conciencia y que encadenan el pensamiento. El libro -ampliado después de la muerte de Foxe- es un testimonio histórico de las persecuciones desencadenadas contra los verdaderos cristianos. La edición española presenta una recopilación completa de la vida y testimonio de los más insignes mártires primitivos y de los mártires protestantes, desde los tiempos de los apóstoles hasta las misiones de finales del siglo XIX.

428 Páginas Rústica

Los Manuscritos del Mar Muerto: Qumrán en el siglo XXI

51GytsNIkCL._SX331_BO1,204,203,200_

Los Manuscritos del Mar Muerto: Qumrán en el siglo XXI

F.F.Bruce

Muchas incógnitas son las que tratan de aclarar  F.F. Bruce y Florentino García en este libro reflexivo, divulgativo y actual, sobre los Manuscritos del Mar Muerto y  Qumrán, estructurado en once capítulos y un apéndice de actualización.

Los tres primeros capítulos los dedica Bruce a informar al lector y situarle. Explica qué son los “Manuscritos del Mar Muerto”, los progresivos hallazgos, su autentificación, sus contenidos, tarea de fechar cada uno de ellos, su traducción e interpretación. En el cuarto y quinto nos habla de Qumran en general, de la comunidad esenia y de las excavaciones realizadas en los yacimientos de sus antiguas sedes de Khirbet Qumran y Wadi Murabba’at. De los objetos encontrados y la valiosa información que aportan. También de Khirbet Mird y los manuscritos de origen cristiano allí descubiertos, entre ellos. fragmentos de Lucas, Juan, Hechos y Colosenses.

En el capítulo sexto entra de lleno en el análisis del material bíblico encontrado, comparándolo con el texto Masorético, el texto hebreo subyacente a la Septuaginta  el texto hebreo del Pentateuco preservado por los samaritanos, y el de nuestras Biblias. Estudia los problemas planteados por la crítica textual y literaria y responde a preguntas tales como: ¿Aclaran esos manuscritos el problema de las supuestas dos versiones distintas de Isaías? La conclusión a la que llega Bruce, es que salvo pequeñas variantes, que en su mayor parte han sido incorporadas ya a las modernas versiones de la Biblia, los manuscritos descubiertos son una prueba más de la inspiración de la Escritura.

Los capítulos siete al nueve se ocupan de dilucidar, en base a los comentarios y otro material encontrado, cómo interpretaba la comunidad de Qumran los textos del A.T., en especial en lo referente a la profecía, donde Bruce señala importantes paralelismos con algunas de las formas de interpretación que siguen aún vigentes en la actualidad. Examina también su concepto de  esperanza mesiánica, la persona y características del “Maestro de Justicia”, del  “El Sacerdote Impío”  y su posible identificación con Cristo o con el Anticristo.

Finalmente el en los capítulos diez y once nos habla de los esenios, de sus costumbres y de los posibles puntos de contacto de Qumran con el cristianismo, analizando en que manera los hallazgos de Qumrán nos ofrecen ayuda en la comprensión del Nuevo Testamento.

El broche de oro a este excelente trabajo lo pone Florentino García Martínez, con su extenso apéndice, en el que actualiza la investigación realizada desde la época de F.F. Bruce hasta el día de hoy. Explica, como persona clave en la misma, la nueva manera de entender los textos de Qumrán, y comparte su  visión de como la búsqueda en los manuscritos de elementos que nos ayuden a comprender mejor el Cristianismo y a explicar cómo se enraíza en el Judaísmo multiforme y plural, no dejará de crecer y aumentar en el futuro.

192 Páginas  Rústica

Quinientos años después

500-anos-despues-el-cristianismo-historico-lo-que-es-y-lo-que-implica

Quinientos años después

Luis Cano, Andrés Birch, José Grau, Demetrio Cánovas, José Moreno Berrocal y José de Segovia

“Para mí es un privilegio y un honor animar al lector a hacer de este libro el comienzo de una investigación de aquellas doctrinas que hacían nuestra fe, la fe de los reformadores, la fe del apóstol Pablo, grande en sus momentos. En el año 500 de la Reforma tenía que salir una nueva edición de este libro que sin lugar a duda figura entre mis libros favoritos en lengua castellana”.

José Hutter

“En el fondo de la cuestión se halla el asunto de nuestra identidad protestante o evangélica […]. Esto es, precisamente, lo que se propone este libro: rescatar las enseñanzas características del protestantismo y proyectarlas a nuestras iglesias y a la sociedad entera sin afán inmovilista, sino genuinamente renovador.

[…] No obstante su acento en las doctrinas básicas de la Reforma -pues no puede ser de otro modo, a menos que renunciemos a nuestras raíces-, [este libro] se abre ampliamente a la vida de piedad auténtica y adoración genuina, a la ética cristiana y al mundo que nos rodea con los grandes aspectos de la realidad que nos toca vivir, y todo ello construido sobre unos sólidos fundamentos bíblicos alejados del emocionalismo en boga”

Pedro Puigvert

168 pp. Rústica

Ref. 1514 – 14 €

Los Padres de la Iglesia

Los-padres-de-la-Iglesia-b.jpg

Los Padres de la Iglesia

Wenceslao Calvo

Si hubiera que efectuar una evaluación general a grandes rasgos de los Padres de la Iglesia, podríamos dividir su obra en dos categorías: aciertos y errores. Entre los aciertos, estaría su lucha contra las herejías. En esa batalla, acuñaron una serie de conceptos de gran valor teológico que han superado la prueba del tiempo y han llegado hasta nuestros días, siendo todavía de gran utilidad.

Lo visto en este trabajo no es más que un mojar los pies en la orilla del océano inmenso que son los Padres de la Iglesia. En cualquier caso, conocerlos es imprescindible para comprender el pasado, teniendo en cuenta que el conocimiento del pasado, con sus luces y sombras, nos proporciona la clave para entender el presente.

ÍNDICE
Introducción
Padres apostólicos
Padres apologistas
Padres dogmáticos
Conclusión

64 pp. Rústica

Ref. 1511 – 6,99 €

Historia, influencia y legado de Juan Calvino

Basico 2010 Calvino traz

Historia, influencia y legado de Juan Calvino

Matt Leighton, José Moreno Berrocal, Bernard Coster, José de Segovia, Pedro Puigvert, Krisztina Paksy, David Estrada

01 Juan Calvino: Una aproximación biográfica. Matt Leighton.
02 El conocimiento de Dios en la teología de Juan Calvino. José Moreno Berrocal.
03 La predestinación en la teología de Juan Calvino. Bernard Coster.
04 La predicación en la vida de Juan Calvino. José de Segovia.
05 Calvino/Servet: Una relación tempestuosa. Pedro Puigvert.
06 Libertad y derechos fundamentales en Juan Calvino. Krisztina Paksy.
07 El calvinismo de los reformados españoles del siglo XVI. David Estrada.

234 pp. Rústica

Ref. 1509 – 11,99 €

La Reforma ayer y hoy

Portada_Basico 2012_2Reforma Ok

La Reforma ayer y hoy

José Moreno Berrocal. José de Segovia. Bernard Coster

El material de este Básico está extraído de las conferencias impartidas con motivo de la XXIV Conferencia Cipriano de Valera. En ella José Moreno, José de Segovia y Bernard Coster, analizan la Reforma desde cuatro puntos de vista.

El libro trata de la importancia de la primera y segunda Reforma en España, así como sus distintas fases y características. La influencia de la Reforma y el protestantismo, relacionando la ética protestante con el capitalismo. Por último, la teología de la Reforma desde sus orígenes hasta hoy.

ÍNDICE

01 La primera Reforma en España, José Moreno Berrocal
02 La segunda Reforma en España, José Moreno Berrocal
03 La fe reformada hoy, Bernard Coster
04 La tesis de Weber ¿tesis o mito?, Bernard Coster
05 Cuestión de identidad, José de Segovia

190 pp. Rústica

Ref. 1508 – 9,99 €

José Moreno Berrocal. José de Segovia. Bernard Coster

El material de este Básico está extraído de las conferencias impartidas con motivo de la XXIV Conferencia Cipriano de Valera. En ella José Moreno, José de Segovia y Bernard Coster, analizan la Reforma desde cuatro puntos de vista.

El libro trata de la importancia de la primera y segunda Reforma en España, así como sus distintas fases y características. La influencia de la Reforma y el protestantismo, relacionando la ética protestante con el capitalismo. Por último, la teología de la Reforma desde sus orígenes hasta hoy.

ÍNDICE

01 La primera Reforma en España, José Moreno Berrocal
02 La segunda Reforma en España, José Moreno Berrocal
03 La fe reformada hoy, Bernard Coster
04 La tesis de Weber ¿tesis o mito?, Bernard Coster
05 Cuestión de identidad, José de Segovia

190 pp. Rústica

Ref. 1508 – 9,99 €

Matar a Lutero

libro_1303815910

Matar a Lutero

Mario Escobar

En la novela Matar a Lutero, Mario Escobar combina rigor histórico y creatividad literaria a partes iguales para dar vida a una página apasionante de la historia, la de los meses que transcurren desde la salida de Lutero de Worms en 1521 hasta su regreso a Wittenberg en 1522. A través de capítulos cortos de lectura emocionante recorre acontecimientos que decidirían el curso de la historia y cambiarían el mundo para siempre, pero desde el punto de vista de sus protagonistas, de modo que la acción, la aventura, y las intrigas políticas se entretejen con pensamientos íntimos, dudas, temores y grandes convicciones. Así, se nos muestra el lado más humano de figuras como el Papa León X, el emperador Carlos I de España y V de Alemania, los príncipes alemanes, los profesores y estudiantes de la Universidad de Wittenberg, sin olvidar campesinos y siervos, soldados y mercenarios, personajes que han permanecido anónimas en la historia pero que también tienen voz en esta novela. Y, como no, el del propio monje agustino cuya búsqueda de la verdad y lucha por la libertad de conciencia y le llevarían a enfrentarse a grandes peligros y a desafiar, muchas veces en contra de su propia voluntad, el orden establecido.

256 pp. Tapa dura

Ref. 1498 – 5,00 €

Disparando contra Dios

ARTEFINAL_RZ_Lennox_raster copia

Disparando contra Dios
Por qué los nuevos ateos no dan en el blanco
John C. Lennox

El ateísmo está en auge en el mundo occidental y su enemigo es Dios. Los “nuevos ateos” afirman que la religión “es peligrosa”, que “mata” o que “lo envenena todo”. Y si la religión es el problema del mundo, la respuesta es simple: deshagámonos de ella.

¿Pero las cosas realmente son así de simples? John Lennox se enfrenta a autores como Richard Dawkins, Stephen Hawking, Christopher Hitchens y Daniel Dennett, y resalta las falacias de sus planteamientos, argumentando que su metodología irracional y poco científica los hace culpables de la misma necedad obstinada de la que ellos acusan a los religiosos dogmáticos.

Disparando contra Dios, un libro académico y que abarca aspectos muy diversos, contiene golpes certeros que debilitan al rival. También expone nuevas ideas sobre la naturaleza de Dios y el cristianismo que harán reflexionar tanto a los mejores amigos como a los peores enemigos de los nuevos ateos.

ÍNDICE

Capítulo 1 ¿Son Dios y la fe enemigos de la razón y la ciencia?
Capítulo 2 ¿Es venenosa la religión?
Capítulo 3 ¿Es venenoso el ateísmo?
Capítulo 4 ¿Podemos ser buenos sin Dios?
Capítulo 5 ¿Es el Dios de la Biblia un déspota?
Capítulo 6 ¿Es la expiación moralmente repulsiva?
Capítulo 7 ¿Son los milagros pura fantasía?
Capítulo 8 ¿Resucitó Jesús de los muertos?
Capítulo 9 Reflexiones finales

Páginas 396 Rústica
17,00 €

Cristo el mediador

Blog14
Nadie puede leer las Escrituras sin ver la gran importancia que estas le dan a Cristo Jesús en el plan de salvación.

(1) Dice allí que es el Primero y el Último, el Alfa y el Omega, el Autor y Consumador de nuestra fe. Es el Obispo de las almas, la Fuente de agua viva, la Cabeza de la Iglesia, la brillante Estrella de la mañana, la Rosa de Sarón, el principal entre diez mil y codiciable. Pablo sentía tal pasión por él que afirmó: “Me propuse no saber entre vosotros [los corintios] cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (1 Cor. 2:2).

(2) En la iglesia del Antiguo Testamento era conocido con nombres y títulos [como estos]: el Ángel del pacto, el Ángel del Señor, Admirable, Consejero, el Renuevo, el Mesías o Ungido. También lo llama allí Dios Fuerte y Jehová de los Ejércitos (Isa. 6:3; 9:6). En el Nuevo Testamento su nombre personal es Jesús, o Salvador (Mat. 1:21; Luc. 2:21). Su nombre oficial es Cristo o “Ungido”. También es llamado Emanuel, o “Dios con nosotros”. A menudo se lo llama Dios y Señor.

(3) Un mediador es alguien que se pone entre dos partes que están enemistadas a fin de reconciliarlas. Cuando no están enemistadas, no puede haber mediación. “Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno” (Gál. 3:20). Si no hay partes, no puede haber un mediador. Un mediador difiere de un defensor porque este último cuida los intereses de una de las partes, mientras que el primero considera ambas. Cristo es llamado el Mediador del Nuevo Pacto, el Mediador de un pacto mejor y el Mediador del Nuevo Testamento (Heb. 8:6; 9:15; 12:24). En el Antiguo Testamento a un mediador se le llama árbitro (Job 9:33).

(4) Es correcto y apropiado, y quizá necesario, que un mediador sea un igual de ambas partes. Jesucristo llena estos requisitos para hacer su obra. Puede poner su mano sobre Dios al igual que sobre pecadores. Conoce la voluntad de Dios y los derechos de Dios. Conoce los pecados del hombre y las necesidades del hombre. No traicionará a ninguna de las partes. Ser igual a Dios no fue cosa a la cual aferrarse (Fil. 2:6).

(5) Los conflictos y controversias son de tres clases: 1. Los que surgen meramente por errores, 2. Los que resultan por faltas de ambas partes, 3. Los que resultan por faltas de solo una parte. La controversia del hombre con Dios es de esta última clase. Solo el hombre tiene culpa. Solo el hombre ha cometido faltas. Los caminos del Señor son rectos. Los caminos del hombre no son rectos. (cf. Eze. 18:25, 29; 33:17, 20).

(6) Jesucristo es el único Mediador del nuevo pacto. Así lo dice Pablo: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1 Tim. 2:5-6). Si es malo creer en dos o más dioses, lo es también creer en dos o más mediadores. Moisés es llamado mediador una vez (Gál. 3:19). Los antecedentes del evento al cual se refiere son sencillamente estos: Moisés era un mensajero encargado de comunicar a Israel la voluntad de Dios y comunicar a Dios los anhelos del pueblo de Dios. El pasaje
se refiere a la ocasión cuando este dio la Ley, cuando la manifestación de la majestad divina fue tan terrible que Israel le pidió a Moisés: “Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos” (Éxo. 20:19). En la mediación entre Dios y los pecadores para asegurarles la salvación, no hay otro
mediador sino Cristo (Hech. 4:12; 1 Cor. 3:11).

(7) La gran finalidad de la mediación de Cristo es la salvación de su pueblo. Así lo dijo el ángel que anunció su nacimiento: “Y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mat. 1:21). “Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador” (Ef. 5:23). Como mediador, no hace acepción de personas. Su cuna, raza, riquezas, honores, color y nacionalidad no son nada para él. Descarta totalmente todas las distinciones culturales o las inventadas por el hombre. “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gál. 3:28). Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor” (Gál. 5:6).

(8) La necesidad de un mediador se debe a la santidad y justicia de Dios y a los temores, la culpabilidad y los sufrimientos del hombre. Dios es tan santo que no puede tolerar la maldad (Hab. 1:13). ¿Y cómo puede el hombre, librado a su propio criterio, ser justo con Dios? (Job 9:2). No hay dos cosas más opuestas entre sí que la vileza del hombre y la pureza de Dios.

(9) Jesucristo fue escogido por su Padre para ser el Mediador (Isa. 42:1; 1 Ped. 2:4). Dios no eligió a ningún otro para la misma obra. No se otorgó él mismo su oficio. Su Padre declaró repetidamente que sentía complacencia en Cristo y con su actuar. Haberlo levantado de entre los muertos y exaltado a su diestra es la prueba más fehaciente de que se complacía en él. Dios honró grandemente a Moisés cuando lo enterró en un lugar secreto, pero nunca lo sentó a su diestra.

(10) Es grandioso vivir bajo la mediación de Cristo. Por medio de él, contamos con maravillosos descubrimientos del carácter y la gloria de  Dios. Por medio de él son enviadas  influencias celestiales para atraernos a Dios. Jamás se han hecho ofrecimientos más gloriosos a las criaturas que los ofrecimientos de vida y salvación. A los que aceptan
la mediación de Jesucristo le son dadas las bendiciones más ricas que existen. Esto dice Pablo a los creyentes: “Porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios” (1 Cor. 3:21-23). “Donde está el Espíritu del Señor,
allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Cor. 3:17-18). “Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos” (2 Cor. 5:1). “Y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Cor. 6:17-18). Todas estas innumerables bendiciones son seguras para el que cree en el Señor Jesucristo y deposita en él toda su esperanza y toda su salvación. La eternidad misma no agotará las riquezas indescriptibles que ha asegurado Cristo para los creyentes.
(11) Es cosa seria vivir en obediencia al evangelio. Nadie puede despreciar la mediación de Jesucristo sin incurrir en la peor de las culpas y exponerse a los más graves peligros. “Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y
desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su
voluntad” (Heb. 2:2-4). No hay nada más pecaminoso o peligroso que pisotear al Hijo de Dios, tratando su sangre como inmunda y afrentando al Espíritu de gracia (Heb. 10:28-29).
Tomado de “Theology for the People”.
_______________________
William S. Plumer (1802-1880): Pastor presbiteriano norteamericano, predicador
del evangelio y autor de numerosos libros; nacido en Greensburg, PA.

CRISTO Y EL PROPÓSITO ETERNO DE DIOS

Blog13
En cuanto al propósito de Dios con respecto a la salvación del hombre desde antes que existieran todos los mundos, leemos en las Escrituras: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son
llamados” (Rom. 8:28). Y dice de Jacob y Esaú que “no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese” (Rom. 9:11). Y según la Palabra, en Cristo obtenemos una herencia: “habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas
según el designio de su voluntad” (Ef. 1:11). En otros lugares, el apóstol habla de “la multiforme sabiduría de Dios… conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor” (Ef. 3:10-11). También “nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (1 Tim. 1:9).

Todos estos pasajes contienen esta verdad: Dios determinó desde toda la eternidad darles a ellos, a quienes conocía ya, vida y salvación…

Este propósito de Dios nos asegura nuestra estabilidad y certidumbre de salvación en Cristo. Una vez que Dios se propone algo, eso ya no cambia: “Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado” (Isa. 14:24)…
Creo que esto me habla a mí, como si estuviera oyendo a Dios decir desde toda la eternidad: “Mi propósito es salvar a un remanente de la humanidad. Aunque todos están perdidos en pecado, mi sabiduría ha encontrado una manera de escoger a algunos; y aunque… esos pocos que he propuesto salvar están sobre lugares muy resbalosos, yo he sido, soy y seré ‘el mismo ayer, y hoy, y por los siglos’ (Heb. 13:8)… ¡Estoy decidido a traer a este pequeño rebaño al cielo! ¡Mi propósito es en mí y de mí, y yo soy Dios, y no hombre; por lo tanto, no me puedo arrepentir ni rescindir del propósito que ahora tengo! ¿Acaso habiéndolo dicho no lo haré? ¿Habiéndolo prometido no lo cumpliré             (Núm. 23:19)? ¡Sí, sí, mis propósitos tienen que cumplirse! Y con este propósito pondré a mi Hijo entre mi pueblo y yo, de modo que si pecan, acudiré a él…”. Esto es lo que me imagino que el Señor dice, anuncia y se propone desde toda eternidad. Ciertamente sus
propósitos tienen que permanecer en vigor por esta razón: “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios” (Rom. 11:29).
EL DECRETO: El decreto de Dios concerniente a la salvación del hombre desde antes de la fundación del mundo aparece en estos textos: “Y publicaré el decreto”, dice el Señor (Sal. 2:7). ¿Qué decreto era ese? Pues, concerniente a Cristo y concerniente a la iglesia: “Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (Sal. 2:7-8). Fue el decreto de Dios darle a Cristo, de entre los judíos y gentiles, una iglesia… Este decreto tiene en las Escrituras varios títulos:
1. Es el mismo que usualmente llamamos predestinación. Porque, ¿qué es predestinación más que un decreto de Dios en relación con la diferente preparación de gracia, por la cual algunos son guiados infaliblemente a la salvación? La predestinación es un decreto tanto de un medio como de un fin, un decreto de gracia concedida, eficaz para algunas personas aquí y para llevar a esas mismas personas a la gloria en el más allá. Este decreto, esta predestinación, esta cadena de oro del medio como del fin, es enunciado por el apóstol: “Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Rom. 8:30). Así como Dios ha predestinado a algunos para vida y gloria, ha predestinado igualmente a algunos para ser llamados y justificados antes de ser glorificados. Todo aquel a quien el Señor ha decretado que sea salvo, ha decretado para santificarlo antes de disfrutar de esa salvación. Dios nos ha escogido en Cristo antes de la fundación del mundo para ser primero santos y después felices (Ef. 1:4). Notemos cómo el apóstol entrelaza esto repetidamente: “Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2 Tes. 2:13)…

Isaac Ambrose 4
2. Este decreto es igual a ese libro de la vida en el cual están escritos los nombres de los escogidos. Pablo nos cuenta de algunas mujeres junto con Clemente y otros colaboradores, “cuyos nombres están en el libro de la vida” (Fil. 4:3). Y Cristo insta a sus discípulos: “Regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos” (Luc. 10:20). Y Juan vio en su visión: “los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida” (Apoc. 20:12)…
3. Este decreto es también igual al sello de Dios. “El fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos” (2 Tim. 2:19). Un sello es usado en tres casos: (1) para hacer Cristo y el propósito eterno de Dios  distinción entre las cosas (2) para mantenerlas en secreto y (3) para mantenerlas seguras. Los decretos de Dios son sellos en todos estos sentidos, pero especialmente en el último. Las almas que están selladas por Dios están seguras en el amor y el favor de Dios… Dios sella a sus santos,  les asegura del amor eterno de Dios, de modo que nunca dejan de estar en su corazón. Todos estos títulos indican la inmutabilidad de los actos inmanentes eternos de Dios, es decir: “Yo decreto, yo predestino, yo lo pongo en un libro y lo sello, que tales y tales personas serán salvas eternamente… ¿Acaso hay algún poder, o podrá haberlo jamás que los arrebate de mis manos? ¿O sería posible que pudiera yo tener algún pensamiento que pusiera en duda la salvación de estas almas?… No, no, “Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos’ (Mal. 3:6)”.
EL PACTO: El pacto concerniente a la salvación del hombre es el definitivo y principal: No me atrevo a ser tan curioso como para insistir en el orden del mismo ni su razón, porque creo que el pacto entre Dios y Cristo desde la eternidad se encuentra entretejido con el decreto, el conocimiento previo y la elección que ya he explicado.
Entonces el apóstol nos dice: “Nos escogió en él [Cristo] antes de la fundación del mundo (Ef. 1:4). Recalquemos eso: en Cristo. Había un plan eterno entre el Padre y el Hijo; se hizo un acuerdo (lo digo con referencia) entre Dios y Cristo; hubo un pacto entre el Señor y su Hijo Jesucristo para la salvación de los escogidos. Y, acerca de esto, veamos especialmente los siguientes textos:
En Isaías 49:1-4, el profeta parece presentarlo como un diálogo: Primero, comienza Cristo y muestra su comisión diciéndole a Dios cómo él [el Padre] lo había llamado y capacitado para realizar la obra de redención. Quiere saber qué recompensa recibirá de él por una obra tan grande. “Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria. Y puso mi boca como espada aguda, me cubrió con la sombra de su mano; y me puso por saeta bruñida, me guardó en su aljaba” (Isa 49:1-2). Entonces, Dios le contesta y le dice qué recompensa merece por una obra tan grande… en mi imaginación me parece oír a Dios contestarle a Cristo desde la eternidad: “Verás, he amado a un remanente de la humanidad, tanto judíos como gentiles, con un amor eterno. Sé que pecarán, se corromperán y se enemistarán conmigo, mereciendo la muerte eterna.

Isaac Ambrose 3
Tú eres una persona poderosa, capaz de hacer por ellos lo que requiero de ti. Si tomas su naturaleza y pecados, te comprometes a satisfacer mi justicia y ley, quitar el odio que tienen por mi ley y por mí, y convertirlos en un pueblo creyente santo, entonces los perdonaré. Los adoptaré como mis hijos y mis hijas y los haré coherederos contigo de
una corona de vida incorruptible”. Entonces Cristo le contestó: “He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad” (Heb. 10:7-9). Cristo, por así decir, acordó con Dios, tomar la naturaleza y el pecado del hombre y de hacer y sufrir por él lo que fuera que Dios le exigiera… Así se arribó desde un principio al acuerdo de nuestra salvación entre Dios el Padre y Cristo, antes de que se nos fuera revelado. Desde entonces, fuimos dados a Cristo. “He manifestado tu nombre”, dice Cristo, “a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste” (Juan 17:6). Este dar implica precisamente que el Padre en su eternidad [debe] haberle dicho al Hijo: “Tomo a estos como objetos de misericordia, y a estos habrás de traerme; porque se destruirán a sí mismos [a menos que] tú lo salves de su estado de perdición”. Luego el Hijo los lleva a su Padre, consciente de la voluntad de su Padre: “Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada” (Juan 6:39). Desde allí cuida a cada uno, por nada del mundo dejaría que ninguno de ellos, de los que el Padre le dio… se perdiera. Los ama demasiado como para dejar que eso sucediera. En Isaías 53:10-11 y en el Salmo 40:6, Cristo es presentado como una garantía, ofreciéndose a sí mismo por nosotros y aceptando con gusto la voluntad de Dios en esto. Por eso es llamado el siervo de Dios y dice que sus oídos han sido abiertos.
Isaías 42:1-6 menciona expresamente este pacto. Dios habla así de Cristo: “He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento… te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones”. Sí, este pacto y acuerdo parece ser confirmado con un juramento en Hebreos 7:28. Y por este servicio, se requiere que Cristo
le pida a Dios, [quien] le dará a las naciones como su herencia (Sal. 2:8). Observe cómo la iglesia de Dios es dada a Cristo como una recompensa por la obediencia que demostró al aceptar ser una garantía para nosotros. Algunos afirman que esta estipulación es ese
consejo de paz al que se refiere el profeta: “y consejo de paz habrá entre ambos”, o sea entre el Señor y “el varón cuyo nombre es el Renuevo” (6:12). Por este acuerdo, Cristo es llamado el segundo Adán (1 Cor. 15:45, 47; Rom. 5:12-19). Porque así como con el primer Adán Dios [prometió solemnemente] un pacto sobre él y su posteridad, Cristo y el propósito eterno de Dios prometió también un [pacto] con Cristo y su posteridad en cuanto a la vida eterna que se obtiene a través de él. No niego que algunas promesas fueron solo para la persona de Cristo y que no descendería a sus hijos, como por ejemplo: “Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Heb. 1:13). “Verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada” (Isa. 53:10). “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (Sal. 2:8). Pero hay otras promesas hechas a él y a los suyos, como lo es la gran promesa: “Yo seré a él Padre, y él me será a mí hijo” (Heb. 1:5; Jer. 32:38)… y aquella promesa especial de gracia espiritual (Juan 1:16), de justificación (Isa. 50:8), de victoria y dominio (Sal. 110:2), del reino de la gloria (Luc. 24:26). Cada una fue hecha primero a Cristo, y luego a nosotros. La cuestión desde la eternidad ha sido: “Aquí está el hombre perdido”, le dijo Dios a su Hijo, “pero en el cumplimiento del tiempo ve y nace de carne y hueso, muere por ellos y satisface mi justicia. Ellos serán tu porción y serán llamados: ‘Pueblo Santo, Redimidos de Jehová’ (Isa. 62:12). Esto harás”, dijo el Padre, “y sobre estos términos los que creen vivirán”. Este era el pacto de Dios con su Hijo amado por nosotros, a quien el Hijo (por así decir) contestó una vez más:
“Padre, iré y cumpliré lo que deseas, y serán míos para siempre. Cuando se haya cumplido el tiempo moriré por ellos, y ellos vivirán en mí. Tú no requieres ofrendas quemadas ni ofrendas por el pecado (no, se ofrendó a sí mismo), ‘Entonces dije: He aquí, vengo; en el rollo del libro está escrito de mí; el hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado’ (Sal. 40:7-8). ¿En qué libro estaba escrito que Cristo vendría para hacer la voluntad de Dios? No solo en el libro de la Ley y los Profetas sino también en el libro de los decretos de Dios. En este sentido, [fue] ‘el Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo’ (Apoc. 13:8). Su Padre desde antes de todos los tiempos lo designó para ser nuestro Sumo Sacerdote, y él, desde toda eternidad estuvo de acuerdo en hacer lo que su Padre quería.
De Looking unto Jesus (Con los ojos puestos en Jesús). Isaac Ambrose (1604-1664): Anglicano, luego pastor presbiteriano, reconocido por su vida excepcionalmente santa, nacido en Ormskirk, Lancashire, Inglaterra.

La Sra. de C.H. Spurgeon

La Sra de C.H. Spurgeon

La Sra. de C.H. Spurgeon

Charles Ray

 

Se ha sentido que una breve biografía de la Sra. de C. H. Spurgeon sería apreciada y bien recibida y que sería un estímulo para muchos a realizar mayores esfuerzos en el servicio de Cristo por medio de su inspirador ejemplo.

La Sra. Spurgeon fue realmente una mujer maravillosa, y si este pequeño libro despierta interés en su trabajo que hasta ahora era desconocido, y alienta a los cristianos inválidos y a otros a ocuparse en realizar algún trabajo para su Maestro mostrándoles las tremendas posibilidades que reposan en la fuerza de los más débiles, entonces habrá cumplido con su propósito.

Charles Ray

 

128 pp. Rústica

1442 – 12,00 €

Mi huida del Auto de Fe de Valladolid

Mi huida del auto de fe de Valladolid

Mi huida del Auto de Fe de Valladolid

Anónimo (D. Fernando de la Mina)

 

En los durísimos días de la Reforma protestante, Don Fernando de la Mina, un noble terrateniente de Simancas, Valladolid, está detenido por el Santo Oficio de la Inquisición y sentenciado a morir en la hoguera por su “herejía”. Debido a sus convicciones reformadas no permitidas en aquellos tiempos de intolerante fanatismo religioso, encuentra una serie de circunstancias providenciales que le libran de la llamas, pero no de una odisea de épicas proporciones, hasta su consiguiente llegada al protestante reino de Navarra Baja en Francia.
Mi huida del Auto de Fe de Valladolid no solo relata el siniestro trato de todos los sospechosos de herejía luterana en España, culpables o no, sino que también cautiva al lector por su intrigante historia de suspense, esperanza y amor. El relato se cuenta con fascinante fervor, y sin duda hará a todos recordar el antiguo adagio: “Los que rehúsan aprender de los fracasos de la Historia, están destinados a repetirlos”.
En una nueva traducción, se ofrece al público este tomo para conmemorar el 450 aniversario de los autos de fe en Valladolid, el 21 de mayo y el 8 de octubre de 1559.
Tanto el prólogo como el epílogo han sido escritos por Alfredo Pérez Alencart, poeta y profesor de la Universidad de Salamanca.

 

153 pp. Rústica

Ref. 1364 – 10,00 €

¿Ha hablado Dios?

Ha-hablado-Dios

¿Ha hablado Dios?

José Grau – J. R, W. Stott

¿Existe Dios?

La Biblia, desde la primera hasta la última de sus páginas, habla de Dios. Pero no se preocupa de demostrar su existencia. ¿Por qué?

La Biblia nos plantea el problema de Dios de manera distinta. Nos hace saber que a Dios no se le descubre por ningún procedimiento filosófico, científico o esotérico; no, a Dios no se le descubre de ninguna manera porque es Él mismo quien se descubre en un proceso de autorrevelación, cuyo relato -y su interpretación- ha quedado registrado en las páginas del libro que llamamos la Biblia.

¿Ha hablado, pues, Dios? ¡Veamos qué ha dicho!

88.pp Rústica

Ref. 1494 – 5 €

El Ecumenismo y la Biblia

El-ecumenismo-y-la-Biblia

El Ecumenismo y la Biblia

José Grau

No podemos dejarnos desconcertar por la gran confusión que rodea la noción de democracia en nuestros días. Como cristianos, tenemos necesidad de abrirnos camino a través de las ideas y los conceptos, con la esperanza de contribuir positivamente a la reflexión y a la voluntad de vivir democráticamente.

¿Existe un concepto bíblico de la democracia?

Herederos de una de las dinámicas espirituales que más han contribuido al triunfo del pensamiento democrático en el mundo -con muchos años de antelación a la Revolución Francesa y al socaire de otras motivaciones-, aparece este libro que intenta ofrecer una concepción cristiana de la democracia a partir de los datos revelados de la Biblia.

84.pp Rústica

Ref. 1488 – 5 €

Los Cristianos y la Política

Los-cristianos-y-la-politica

Los Cristianos y la Política

K. Runia, P. Wells, E. L. Taylor, J. D. Dengerink

¿Qué actitud deben tomar los cristianos frente al complejo fenómeno político?
¿Qué relación existe entre fe cristiana y opciones políticas?

Una investigación cristiana del tema no puede hacerse más que a partir de los datos de la Revelación bíblica.

Los estudios que componen este libro se deben a la reflexión de diversos autores, de distintos países, de varias Iglesias Evangélicas, unidos todos ellos por el común denominador de una idéntica fidelidad al Señor, y de una escucha paciente y perseverante de su Palabra. La obra que el lector tiene en sus manos puede ser un valioso instrumento de estudio, de meditación y orientación en las responsabilidad cívicas que confrontan al creyente de manera creciente.

136 pp. Rústica

Ref. 1481 – 5 €

La tentación del Superhombre (Biología y fe cristiana)

La-tentacion-del-superhombre

La tentación del Superhombre (Biología y fe cristiana)

Charles Thaxton, Daniel Vernet, Jean Humbert, Ph. Gold-Aubert y Gary Hardaway

Algunas de las cuestiones que en el libro de Francis A. Schaeffer Retorno a la libertad y la dignidad, apenas sí estaban bosquejadas, reciben adecuada y cabal consideración en esta obra escrita por varios científicos y profesores.

Además de una lúcida crítica del pensamiento de Jacques Monod y de Skinner, desde el triple ángulo científico, filosófico y teológico, son abordadas cuestiones tan importantes como la búsqueda del hombre moderno tras algo que dé sentido a su existencia, el lugar del hombre en la creación, la tentación de resucitar al superhombre de Nietzsche, y las grandes responsabilidades que pesan sobre la Humanidad hoy, tocante a las enormes posibilidades científicas para la manipulación, el endiosamiento y las más horribles alienaciones.

81 pp. Rústica

Ref. 1480 – 3,99 €

Génesis en el tiempo y en el espacio

Genesis-en-el-tiempo-y-en-el-espacio

Génesis en el tiempo y en el espacio

Francis A. Schaeffer

Génesis es el libro de los orígenes: trata sobre el origen del universo, el origen de la vida y el origen del hombre. Sitúa al hombre en su entorno cósmico, muestra su singularidad sin paralelo, su grandeza y su miseria, y nos traza también el principio del curso de la historia humana primigenia a través del tiempo y del espacio.

Muchos hoy, sin embargo, consideran este libro como una colección de mitos, útiles para entender la mentalidad hebrea tal vez, pero no como relato fidedigno de lo que ocurrió realmente “en el principio”.

El Dr. Francis A. Schaeffer desafía este punto de vista. Schaeffer expone la relevancia de los primeros once capítulos de Génesis y muestra cómo en ellos se halla la única respuesta, anclada en el tiempo y en el espacio, capaz de satisfacer al hombre moderno y dar adecuada réplica a sus preguntas e inquietudes.

176 pp. Rústica

Ref. 1476 – 6 €

Los Caminos de la Juventud hoy

Los Caminos

Los Caminos de la Juventud hoy

Francis A. Schaeffer

Los tiempos cambian. En breves años hemos visto surgir, y decaer, la llamada “Nueva izquierda” y su optimismo político, la creciente inclinación estudiantil a las drogas, el nacimiento del denominado “Pueblo de Jesús” -o “Gente de Jesús”- y toda suerte de movimientos de los más variados matices y colores.

En este pequeño volumen, el Dr. Schaeffer analiza algunos de los más recientes cambios en el mundo de la cultura juvenil, con énfasis especial en el desarrollo gradual de lo que él llama “el nuevo burgués” y el retorno a una espiritualidad neo-pentecostal de claro signo platónico. Seguidamente, el autor sugiere cuál debiera ser la respuesta cristiana.

51 pp. Rústica

Ref. 1475 – 6 €

Huyendo de la Razón

Huyendo

Huyendo de la Razón

Francis A. Schaeffer

La vida no es más que existencia sin significado y el hombre la pieza de una maquinaria absurda. ¿Qué salida busca el hombre moderno? La huida hacia mundos irracionales, ilógicos, de fantasía, drogas, absurdo, pornografía, etc. La búsqueda de una “experiencia final”, aunque sea en la locura y en la total alienación racional y humana, parece ser la única salida…

Si esta es la mentalidad del siglo XX, ¿cómo se originó? ¿Qué significado puede tener la fe cristiana para el hombre moderno? En este libro profundo y original, Francis A. Schaeffer nos muestra el camino que han recorrido las artes y el pensamiento del hombre occidental para reflejar el dualismo que arranca de Tomás de Aquino y fue avasallador a partir del Renacimiento. Hoy, este dualismo se expresa mediante la desesperación de la racionalidad y la huida hacia un mundo no racional, con la esperanza de hallar algún sentido para la vida y el mundo.

Todo este panorama aparece con toda su fuerza en la literatura, el arte, la música, el teatro, el cine, la televisión, la cultura popular y los medios de comunicación social. Este libro ayuda a discernir con claridad la verdadera situación del hombre moderno para poder así presentarle el mensaje del Evangelio más eficazmente y dentro de sus propios condicionamientos sociológicos y culturales.

105 pp. Rústica

Ref. 1474 – 6 €

La Iglesia al final del siglo XX

La Iglesia

La Iglesia al final del siglo XX

Francis A. Schaeffer

La cultura occidental se está muriendo. ¿Se muere también la Iglesia en Occidente? ¿Es ya demasiado tarde para vencer las presiones que amenazan su misma existencia?

El Dr. Francis Schaeffer nos ofrece algunas respuestas, seriamente meditadas, mientras recorre con su mirada la verdadera situación de las iglesias cristianas al final del siglo XX.

Su análisis le lleva a considerar las últimas corrientes políticas, la actual crisis teológica, la amenaza biológica, el problema ecológico, la pérdida del concepto de verdad, la explosión demográfica y la manipulación del hombre común en manos de científicos, artistas y expertos en “mass-media”.

Cuando vuelve su mirada a la Iglesia institucional, el Dr. Schaffer presenta un análisis de la “Forma y Libertad” en la Iglesia y establece una sólida base para las comunidades cristianas genuinamente bíblicas.

Finalmente, sugiere un programa de reforma individual tanto como institucional; reforma que podría producir un cristianismo auténticamente revolucionario.

208 pp. Rústica

Ref. 1473 – 6 €

Muerte en la Ciudad

Muerte-en-la-ciudad (1)

Muerte en la Ciudad

Francis A. Schaeffer

En Muerte en la ciudad el Dr. Francis A. Schaffer, de “L´Abri Fellowship” (Suiza), presenta las bases bíblicas para una crítica de la cultura, como la que llevó a cabo en sus obras anteriores: Huyendo de la razón y Dios está ahí. Por medio de la exposición de un buen número de pasajes de Jeremías, Lamentaciones y los primeros capítulos de Romanos, el Dr. Schaeffer indaga acerca de la naturaleza de nuestro tiempo y nuestro mundo, y presenta el mensaje que la Iglesia debería dar para ofrecer respuestas reales al hombre de nuestros días.

160. Rústica

Ref. 1472 – 6 €

Cristianismo y Cultura

cristianismo-y-cultura

Cristianismo y Cultura

J. Gresham Machen

“El cristiano no puede sentirse satisfecho en tanto que alguna actividad humana se encuentre en oposición al cristianismo o desconectada totalmente del mismo.” Esta frase J. Gresham Machen refleja la visión cristiana con relación a la cultura. Machen se opone a las ideas de que los cristianos deban sumeter su pensamiento a la cultura o que deban destruir la cultura. Al contrario, el cristiano debe consagrar la cultura.

El cristiano debe hacer que el mundo se someta a Dios y para eso él tiene que demostrar que el cristianismo es verdadero y cualquier otra cosmovisión es falsa. El cristiano debe mostrar como el cristianismo puede y debe guiar todo el pensamiento humano.

32 pp. Rústica

Ref. 1470 – 3 €

La Teología de la liberación

la-teologia-de-la-liberacio

La Teología de la liberación

C. Van Dam

Este comentario, nos aclara excelentemente, el qué? el cuando?, el como? y el porqué? de este movimiento que tuvo mucha influencia en los 70.s y primeros de los 80´s.

Aunque dicho movimiento ya ha desaparecido, pervive en la visión del evangelio social, que tanto pulula por el contexto evangélico actual.

JPA

26 pp. Rústica

Ref. 1469 – 3 €

La Fe de los humanistas

Fe de los Humanistas

La Fe de los humanistas

Francis A. Schaeffer

Dos columnas distinguían a la Iglesia cristiana primitiva de cualquier otro sistema religioso. La primera concernía al fundamental problema de la autoridad. En dicha Iglesia sólo existía una autoridad final: la Biblia, la Sagrada Escritura.

La otra columna de la Iglesia primitiva que la diferenciaba de todos los demás sistemas religiosos era su respuesta a la pregunta: ¿Cómo allegarse a Dios? Si Dios existe y es santo, perfectamente santo, vivimos en un universo moral.

24 pp. Rústica

Ref. 1468 – 1,50 €