Antídoto contra el papado [11]

Todavía hay entre ellos otra imagen de un principio general, no menos horrenda que la
mencionada anteriormente, y esto con respecto a la obediencia religiosa. Es el gran fundamento de toda religión y, en especial, de la religión cristiana: Dios ha de ser obedecido, absoluta y universalmente, en todas las cosas.

Para toda nuestra obediencia, no hay otra razón excepto que es su voluntad y sabemos
que es así. Es lo que sigue, necesariamente, a las infinitas perfecciones de la naturaleza
divina. Como primera verdad esencial, debemos creer lo que revela sobre y en contra de
toda contradicción de pretendidos argumentos, o imaginaciones varias. Y, puesto que es
el único Ser independiente y absoluto, bondad esencial, y Señor Soberano de todas las cosas, debemos obedecer, sin más razones, motivos o argumentos, absolutamente todos sus mandatos. Un ejemplo de esto es el de Abraham ofreciendo a su único hijo sin disputa ni vacilación, conforme a la revelación y el mandato divino.

Parecerá muy difícil forjar una imagen de esto entre los hombres que no tengan el menor atisbo de estas perfecciones divinas, es decir, la verdad esencial y la soberanía absoluta en conjunción con la sabiduría y la bondad infinita, que son las únicas que hacen que esta obediencia sea legítima, útil o conveniente a los principios de nuestras naturalezas racionales. Pero aquellos de quienes hablamos no se han visto carentes de ellas, especialmente los principales artífices de esta industria de imágenes. La orden de los jesuitas ha hecho un notable esfuerzo para su forja. Su voto de obediencia ciega (como lo llaman) a sus superiores, por el cual someten toda conducción de sus almas, en todos los asuntos de la religión, en todos los deberes hacia Dios y el hombre, a su guía y disposición, es una imagen maldita de esta obediencia absoluta a los mandatos de Dios que él requiere de nosotros. En consecuencia, el fundador de su orden no se avergonzó, en su epístola ad Fratres Lusitanos, de instar y promover esta obediencia ciega tomada del ejemplo de Abraham, que rinde obediencia a Dios, sin discusión ni consideración, como si los superiores de la orden fueran hombres buenos y no malvados y pecadores. Mientras este honor se reservó a Dios, mientras se juzgó que era únicamente su prerrogativa —es decir, que sus mandatos han de obedecerse en todas las cosas, sin razonamientos ni escudriñamientos en cuanto a sustancia, justicia, y equidad, meramente porque son suyos, y esto hace que sean absoluta e infaliblemente buenos, santos, y justos—, se proporcionó seguridad al gobierno justo del mundo y a la preservación de los hombres en todos sus derechos. Él no quiere ni puede mandar sino lo santo, justo y bueno. Pero, desde la atribución de tal autoridad divina a los hombres, para asegurar la obediencia ciega a todos sus mandatos, se han originado innumerables males, en forma de asesinatos, sediciones y perjuras, de forma manifiesta y basadas en ella. Pero, además de aquellos males particulares que verdaderamente han procedido de esta fuente corrupta, esta persuasión arrebata enseguida a la humanidad toda base para la paz y la seguridad. ¿Quién sabe lo que un cuerpo, o una clase de hombres llamados los superiores de los jesuitas, solamente conocidos por su incesante ambición y sus prácticas
malvadas en el mundo, pueden mandar hacer a sus vasallos que han jurado ejecutar cualquier cosa que manden, sin considerar que sea correcta o incorrecta, buena o mala?

Gloriense los príncipes y otros grandes hombres mientras les plazca de que, bajo una
consideración u otra, serán objetos solo de su bondad. Si tales hombres, según su profesión, tienen sus conciencias sometidas a sus superiores para ejecutar cualquier cosa que les manden —no menos que Abraham la tenía para sacrificar a su hijo ante el mandato de Dios—, entregan sus vidas a la merced y buena naturaleza de estos superiores que siempre están a salvo, fuera del alcance de la venganza. Es sorprendente que la humanidad no se dedica a demoler esta imagen maldita, o la atribución de un poder divino a los hombres que requieren obediencia ciega a sus mandatos, especialmente considerando los efectos que han producido en el mundo. Todos los hom-
bres saben quien fue el artífice primero que la levantó y la erigió; por quién, por qué medios o con qué fin, se confirmó y se consagró. A día de hoy la mantiene una sociedad de hombres de estrato y origen inciertos, como el de los jenízaros en el imperio turco, que solían aparecer, generalmente, de la oscuridad y de entre los mas humildes y bajos del pueblo. Así son quienes, por las reglas de su educación, aprenden a renunciar a todo respeto a sus países de origen, y a aliarse con ellos solo para que los conviertan en el camino y la sustancia para el avance del interés de esta nueva sociedad. Y no es de extrañar que esta clase de hombres, nutridos desde su inicio mismo en la conducción de la sociedad, con esperanzas y expectativas de riqueza, honor, poder, interés en la disposición de todos los asuntos públicos de la humanidad, y la regulación de las con-
ciencias de los hombres, utilicen al máximo sus artes y diligencia y se esfuercen por levantar y preservar esta imagen que han erigido, de la cual esperan sacar todo el provecho que se proponen. Pero esto puedo tratarlo de forma más completa cuando hable de la imagen del celo en sí.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Antídoto contra el papado [10]

Un principio de la religión cristiana y una verdad reconocida es el siguiente: Es el deber de los discípulos de Cristo, sobre todo cuando están unidos en iglesias, propagar la fe del evangelio y dar a conocer su doctrina a todos cuantos tengan oportunidad.

En efecto; este es un fin principal para la constitución de las iglesias y de los ministros en ellas (cf. Mt. 5:13-1 6; 1 Ti. 3:15).

Esto fue algo que nuestro Señor Jesucristo encargó de manera especial a sus apóstoles
en el principio (cf. Mt. 28:19-20; Mr. 16:15-16). De este modo, se les encomendó la obra
de propagar la fe del evangelio y el conocimiento de Cristo en él en todo lugar y, al hacerlo, fueron justificados. Lo realizaron con tal eficacia y éxito que, en poco tiempo, fue como la luz del sol: “Por toda la tierra ha salido la voz de ellos, y hasta los fines de la tierra sus palabras” (Ro. 10:18). Se dijo que se predicara el evangelio “en toda la creación que está debajo del cielo” (cf. Col. 1:23). El medio por el que propagaron la fe fue, por tanto, la predicación diligente y laboriosa de la doctrina del evangelio a toda persona, en todo lugar, con paciencia y magnanimidad en el padecimiento de toda clase de sufrimientos en su nombre, y una declaración de todas aquellas virtudes y gracias útiles y ejemplares para la humanidad. Es cierto: su ministerio y el ejercicio de éste cesaron hace mucho tiempo. Sin embargo, no puede negarse que la propia obra no deja de ser competencia, en forma de deber, de todas las iglesias, a todos los creyentes, mientras tengan llamamientos providenciales y oportunidades para ello. Esta es la principal manera por la que pueden glorificar a Dios y beneficiar a los hombres de su mayor posesión; a esto, sin duda, estan obligados.

La Iglesia de Roma retiene esta noción de verdad y se apropian de la misma obra únicamente para sí. A ellos, y solo a ellos, como suponen, pertenece el cuidar de la propagación de la fe del evangelio, con la conversión de los infieles y herejes. Condenan y abominan cualquier cosa que otros hagan con este propósito. ¿Qué piensan de la manera primitiva de hacerlo, mediante la predicación, los sentimientos y la santidad personal? ¿Asumirán el papa, sus cardenales y sus obispos esta obra o esta manera de hacerlo? Cristo no ha indicado otra. Los apóstoles y sus sucesores no conocían otra;
ninguna otra pertenece al evangelio ni tuvo éxito jamás. No; ellos detestan y abominan esta manera. ¿Qué ha de hacerse, entonces? ¿Se negará la verdad? ¿Se desechará completa y reconocidamente la obra? Tampoco esto les complacerá, porque no es adecuado para su honra. Por tanto, han erigido una funesta imagen de esto, para horrible oprobio de la religión cristiana. De hecho, han provisto una doble pintura para la imagen que han levantado. La primera es la constante consulta de algunas personas en Roma, que ellos llaman Congregatio de Propagandá Fide, un consejo para la propagación de la fe, bajo el efecto de cuyas consultas la cristiandad ha gemido durante mucho tiempo. Y la otra es el envío de misioneros, como los llaman, o una sobrecarga de frailes de sus numerosísimas hermandades, enviados a remotas naciones.

Pero la verdadera imagen en sí consta de estas tres partes: 1. La espada; 2. La inquisición; 3. Complots y conspiraciones.

Por medio de ellas se proponen propagar la fe y promover la religión cristiana. Y, si el propio Infierno puede inventar una imagen y representación de la verdad y obra sagrada más deformada, de las cuales esto sea una falsificación, es que estoy muy equivocado.

1.Así, por medio de la primera manera, han llevado la religión cristiana a las Indias,
especialmente a las regiones occidentales del mundo así llamado. Primero el papa, de la plenitud de su poder, da a los españoles todos aquellos países y sus habitantes, para que se conviertan al cristianismo. Pero Cristo no actuó así con sus apóstoles, aunque era Señor de todo, cuando los envió a enseñar y bautizar a todas las naciones. El no desposeyó a ninguna de ellas de sus derechos o disfrutes temporales ni dio a sus apóstoles un solo pie de heredad entre ellas. Pero, en base a esta concesión, los católicos españoles propagaron la fe y llevaron la religión cristiana entre ellos. Y lo hicieron matando y asesinando a muchos millones de personas inocentes, como algunos
de ellos mismos dicen, más de las que han vivido en Europa en cualquier época. Y esta salvaje crueldad ha hecho que se deteste el nombre de los cristianos entre todos los que quedaron de ellos con uso de razón, traídos por la fuerza, [tan sólo] unos pocos esclavos embrutecidos, para someterse a este nuevo tipo de idolatría. Y debemos pensar que se hizo en obediencia a aquel mandato de Cristo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado”. Esta es la imagen deformada de obediencia a sus santos mandatos que han levantado, y a la que aplican la voz que Pedro oyó con respecto a comer todo tipo de criatura: “Levanta, Pedro; mata, y come”. Así han actuado con aquellas pobres naciones a quienes han devorado. Pero la sangre, el asesinato y la guerra injusta (como lo es toda guerra para la propagación de la religión), con persecución, comenzó en Caín, a quien le llegó por medio del diablo, aquel “asesino desde el diablo”. Porque “era del maligno y mató a su hermano” (cf. 1 Jn. 3:12). Jesucristo, el hijo de Dios, fue manifestado para “deshacer las obras del diablo” (cf. 1 Jn. 3:8). Y él lo hace, en este mundo, por su palabra y doctrina, juzgando y condenándolas. Y lo hace en sus discípulos por su Espíritu, extirpándolas de sus mentes, corazones y caminos. De manera que no hay condición más ciertamente derivada de un espíritu malvado que la fuerza y la sangre en la religión, para su propagación.

2.La siguiente parte de esta imagen —la siguiente manera utilizada por ellos para la
propagación de la fe y la conversión de los que llaman herejes— es la Inquisición. Tanto se ha declarado y se conoce de ella que es innecesario hacer ahora un retrato suyo. Nos basta con decir que hace mucho tiempo que se abrió, como el antro de Caco, y se descubrió que era el mayor arsenal de crueldad, el más terrible caos de sangre y matanza que jamás hubo en el mundo. Esta es la maquinaria que ha suministrado a la ramera escarlata la sangre de los santos y la de los mártires de Jesús, hasta que se embriagó de ella. Es la segunda manera o medio por el que propagan la fe del evangelio y se esfuerzan, como dicen, por la conversión de las almas de los hombres. Esta es la segunda parte de aquella imagen que han levantado en el lugar del santo llamamiento de Jesucristo.

3. La tercera manera en que insisten con este propósito —la tercera parte de esta imagen— consiste en complots y artimañas para asesinar a príncipes, inmiscuir a naciones en
sangre, levantar sedición para su ruina, persuadir y seducir a toda clase de personas viciosas, indigentes, y ambiciosas para asociarse con ellos, con el fin de introducir la religión católica en los lugares que se proponen subyugar. Esta maquinaria para la propagación de la fe se ha puesto en marcha, con diversos éxitos, en muchas naciones de Europa, y sigue funcionando con el mismo propósito. A ella pertenecen todas las artes usadas para encantar las mentes de los príncipes y grandes hombres, todos los cebos que colocan ante otros, de todas las clases, para ponerlos al servicio de sus designios.

De estas partes —digo—, esta formada y compuesta aquella terrible imagen que levantan, abrazan, y adoran en el lugar de la santa manera para la propagación del evangelio señalada por Jesucristo. En su manera no pueden ver belleza alguna —no pueden esperar ningún éxito—, no pueden creer que el mundo se convierta jamás por ella, o sea traído en sujeción al Papa. Y, por tanto, se entregan a la suya propia. La fe, la oración, la predicación, el sufrimiento, todo en expectación de la presencia y asistencia de Cristo prometidas, no son caminos para la eficacia, éxito y provecho que puedan compararse a la espada, la inquisición y los designios bajo cuerda. ¡Y esto, también, es lo que llaman celo de la gloria de Dios y la honra de Cristo; ¡otra imagen deformada que han traído a la religión! Mientras aquella gracia consiste principalmente en anteponer la gloria de Dios y los deberes especiales por los que esta pueda promoverse, a uno mismo y a todo interés propio, este designio impio de destruir a toda la humanidad por medio de toda forma de sutileza y crueldad, para su provecho propio, se levanta en su lugar. Pero la consideración de la naturaleza y del espíritu, del uso y del fin del evangelio —del designio de Cristo en él y por él— es suficiente para preservar a las almas de los hombres que no están completamente encantados, en un aborrecimiento de esta imagen de su propagación. En esto es en lo que “el dios de este mundo”, con ayuda de su ceguera y concupiscencias, ha engañado a la humanidad y ha prevalecido sobre ella, con la pretensión de dar honra a Cristo, presentando ante el mundo la representación más vil de él que se pueda concebir. Si él ha señalado esta manera para la propagación del
evangelio, no se puede distinguir bien de Mahoma. Pero no hay nada mas contrario a él,
nada que su alma santa aborrezca más. Y, si los hombres no hubieran perdido todo sentido espiritual de la naturaleza y de los fines del evangelio, no se habrían entregado nunca a estas abominaciones. Cualquiera que suponga que la fe del evangelio puede propagarse con semejante crueldad y sangre —con arte y sutileza—, con complots, conspiraciones y artimañaas—de cualquier manera excepto por la locura de la predicación que, con tal fin, es poder y sabiduría de Dios—, esta declarando su propia ignorancia de ella y su desinterés por ella. Si los hombres no hubieran concebido y abrazado otra religión distinta de la que aquí se enseña, o no hubieran abusado de una pretensión de ella con fines y provechos propios, esta imaginación de su propagación nunca se habría producido en sus mentes, por ser tan diametralmente opuesta a toda la naturaleza y a todos los fines de ella.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

 

Antídoto contra el papado [9]

A los detalles concretos anteriores con respecto a la iglesia, aún añadiré uno más general que es, en realidad, el que los abarca todos, o la raíz de donde brotan: una raíz portadora de hiel y ajenjo, que concierne a la Iglesia católica.

El apóstol declara lo que pertenece a esta Iglesia católica, lo que constituye su comunión [cf. He. 12:22-24). Es la recapitulación de todas las cosas en el Cielo y la tierra en Cristo Jesús (cf. Ef. 1:10): su cuerpo; su cónyuge o novia; la esposa del Cordero; el templo glorioso donde Dios mora por su Espíritu; una sociedad mística y santa, comprada y purificada por la sangre de Cristo y unida a él por su Espíritu; o la habitación del mismo Espíritu en él y en aquellos que la componen. Por consiguiente, a ellos con él como el cuerpo con su cabeza se les llama místicamente Cristo (cf. 1 Co. 12:12).

Y hay dos partes de él, una de las cuales ya es perfecta en el Cielo en cuanto a sus espíritus.Y la otra aún continúa en el camino de la fe y la obediencia en este mundo. Ambas constituyen “una familia en el cielo y la tierra” (cf.Ef. 3:15), en conjunción con los santos ángeles, un cuerpo místico, una iglesia católica. Y, aunque hay una gran diferencia en su estado y condición presentes entre estas dos ramas de la misma familia, ambas han sido, sin embargo, igualmente compradas por Cristo y unidas a él como su cuerpo. Ambas tienen eficazmente el mismo principio de la vida de Dios en ellas. De una tercera parte de esta iglesia que no está ni en el Cielo ni en la tierra, que se halla en un estado temporal, participando un poco del Cielo y otro poco del Infierno y se llama purgatorio, la Escritura no sabe nada en absoluto. Tampoco es coherente con la analogía de la fe ni de las promesas de Dios a los que creen, como veremos inmediatamente. Esta iglesia, incluso en su parte que esta en este mundo, al estar adornada con todas las gracias del Espíritu Santo, es el más bello y glorioso efecto —junto con la formación y la producción de su Cabeza, en la encarnación del Hijo de Dios— a que la sabiduría, el poder y la gracia divinos se encaminarán aquí abajo. Pero estas cosas —la gloria de este estado— solo son visibles al ojo de la fe. En efecto: solo Cristo mismo las ve y las conoce de una manera perfecta. Nosotros las vemos obscuramente, a la luz de la fe y la revelación, y las experimentamos según participamos de las gracias y de los privilegios de que constan.

Pero aquella luz espiritual necesaria para el discernimiento de esta gloria se perdió entre aquellos de quienes hablamos. No podían ver realidad ni belleza en estas cosas, ni nada que pudiera serles de provecho. De acuerdo con su principio de la absoluta incertidumbre del estado y la condición espiritual de los hombres en este mundo, es evidente que no podían tener ninguna convicción satisfactoria de algún interés en esto. Pero se habían asido de la noción de una iglesia católica, que, con artífices misteriosos, remodelaron para su propio e increíble provecho secular. Se glorían de ella, apropiándosela para sí mismos y convirtiéndola en un pretexto para destruir a otros; lo que reside en ellos de forma temporal y también eterna. Con este fin han elaborado la imagen más deformada y detestable de ella que el mundo contempló jamás. La Iglesia católica que ellos poseen, y de la que se glorían, no tiene nada que ver con la de Cristo. Es una compañía o sociedad de hombres a quienes, para constituir toda esta sociedad, no se les requiere ninguna gracia cristiana verdadera ni unión espiritual con Cristo, la cabeza. Solo tienen que hacer una profesión externa de estas cosas, como expresamente sostienen: es una sociedad unida al papa de Roma, como su cuerpo, mediante una sujeción a él y a su gobiemo según las leyes y cánones por los cuales los guiará. Esta
es la razón y la causa formal que constituye la Iglesia católica que es. Esta concertada en sí misma por horrendos lazos y ligamentos con los fines de la ambición, el dominio mundano y la avaricia. Es una Iglesia católica manifiestamente perversa en la generalidad de sus gobernantes y de los que son gobernados; es cruel en su condición, opresora y esta tenida con la sangre de innumerables santos y mártires. Esta —digo— es la imagen de la santa Iglesia católica, la esposa de Cristo, que han levantado. Y ha sido como la imagen de Moloc que devoró y consumió a los hijos de la Iglesia cuyos gemidos, cuando su cruel madrastra no los compadeció y sus pretendidos padres espirituales los echaron en el fuego, subieron hasta los oídos de Yahveh de los ejércitos. Su sangre aún clama venganza sobre esta generación idólatra. Sin embargo, esta pretensión de la Iglesia católica está impresa en la mente de muchos, con tantos artificios sofisticados, mediante las artimañas de los hombres y la astucia, por los cuales están al acecho para engañar. Se ofrece con el cebo de muchas ventajas seculares y, a menudo,se les impone a los cristianos con tanta fuerza y crueldad, que nada puede guardarnos de su admisión, para la absoluta derrota de la religión, excepto el medio sobre el cual antes hemos insistido.

Aquí se necesita una luz espiritual, para discernir la belleza, la gloria interna y la espiritual de la verdadera Iglesia católica de Cristo. Cuando esté en su poder, todas las pinturas y ropajes de su deformada imagen caerán de ella, y su abominable suciedad tendrá que aparecer. Esto irá acompañado de una experiencia efectiva de la gloria y la excelencia de la gracia en las almas de los que creen. Procederá de Cristo, la única cabeza de esta iglesia por la cual son transformados “de gloria en gloria, como por el Espíritu del Señor”. El poder, la vida y la dulzura de esto darán satisfacción a sus almas, para verguenza del pretendido orden o dependencia del papa como cabeza. Por estos medios, la verdadera Iglesia católica —que es el cuerpo de Cristo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo—, que crece en todas las cosas en aquel que es la cabeza, desprecia esta imagen, y Dagón caerá al suelo cuando este Arca sea traída; ¡sí!, aunque sea en su propio templo.

3. En la siguiente apertura de esta cámara pintada de imágenes todavía veremos, si es
posible, mayores abominaciones. Como mínimo, la que sigue a continuación es escasamente inferior a cualquiera de las que fueron antes.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

 

Antídoto contra el papado [8]

Añadiré un particular mas con referencia al estado de la iglesia, que se halla en su gobierno y disciplina.

Aquí, también ha habido un desacierto fatal como nunca antes se había visto en la religión cristiana. Habiéndose perdido la verdad en cuanto al sentido y la experiencia de su eficacia o poder, enseguida se levantó en su lugar una imagen sangrienta destructiva para las vidas y las almas de los hombres. También trataremos este tema brevemente. Todos reconocen ciertos principios de verdad con respecto a esto, como:

1. Que Cristo el Señor ha señalado un gobierno y disciplina en su iglesia para su bien y su protección. Ninguna sociedad puede subsistir sin el poder y el ejercicio de algún gobierno en sí misma, porque el gobierno no es otra cosa que el mantenimiento del orden, sin el cual no hay sino confusión. La iglesia es la sociedad más perfecta de la tierra, al estar unida y concertada por los mejores y más excelsos lazos de que es capaz nuestra naturaleza (cf. Ef. 4:16; Col. 2:1 9). Debe, por tanto, tener un gobierno y una disciplina en sí misma; teniendo en cuenta la sabiduría y la autoridad de aquel por quien fue instituida, debemos suponer que son los más perfectos.

2.Que esta disciplina es poderosa y efectiva para todos sus fines propios. Así debe estimarse, teniendo en cuenta la sabiduría de aquel que la seña. Y, desde luego, así es. Suponer que Cristo el Señor ordenase un gobierno y una disciplina en su iglesia que no alcanzasen sus fines en sí mismos, y por su sola administración, es proyectar la mayor deshonra sobre él. En efecto: si cualquier iglesia o sociedad de cristianos profesantes cae en este estado y condición, en el cual la disciplina señalada por Cristo no puede ser efectiva para sus fines propios, Cristo ha abandonado a esa iglesia o sociedad. Además, el Espíritu Santo afirma que el ministerio de la iglesia, en su administración, es “poderoso en Dios” para todos sus fines (cf. 2 Co. 10:4,5).

3.Los fines de esta disciplina son el orden, la paz, la pureza, y la santidad de la iglesia, con una representación del amor, el cuidado, y la atención de Cristo sobre ella, y un testimonio de su juicio futuro. La imaginación de otros fines cualesquiera ha sido su ruina.

Y, hasta aquí, todos los que se confiesan cristianos están de acuerdo, al menos de palabra. Ninguno se atreve a negar ninguno de estos principios. No, puesto que ello no aseguraría el abuso de ellos, que es el interés de muchos.

4.Pero a todos ellos debemos añadir también, y esto con la misma evidencia irresistible de verdad, que el poder y la eficacia de esta disciplina, que tiene de la institución de Cristo, son solamente espiritual, y tienen todos sus efectos en las almas y conciencias de aquellos que profesan sujeción a él, con respecto a los fines antes mencionados. Así lo describe, expresamente, el apóstol: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Co. 10:4, 5). Estos son los fines de la predicación del evangelio, así como también de la disciplina de la iglesia. Son las maneras y los medios de su eficacia: ella es espiritualmente poderosa en Dios para todos estos fines, y no tiene ningún otro. Pero, inmediatamente, veremos la total inversión de este orden en una imagen que se ha puesto en su lugar.

5.Al menos, los cristianos primitivos, experimentaron el poder y la eficacia de esta disciplina espiritual para su fin propio. Durante trescientos años, la iglesia no tuvo otra manera o medio para mantener su orden, su paz, su pureza, y su santidad, excepto la eficacia espiritual de esta disciplina en las almas y las conciencias de los cristianos profesantes. No fracasó en esto ni las iglesias conservaron mejor la paz y la pureza que cuando tuvieron esta única disciplina para su preservación, sin la menor contribución de la asistencia del poder secular ni nada que pudiera operar en los asuntos externos de la humanidad. No podemos dar otra razón de por qué no debería seguir teniendo la misma utilidad y eficacia en todas las iglesias”, sino tan solo la pérdida de todas aquellas gracias internas necesarias para hacer efectiva la institución del evangelio.

Por tanto, todo sentido y experiencia de esto —del poder y la eficacia espiritual de esta dísciplina— se perdieron por completo entre la mayoría de los que se llamaban cristianos. Ni los que habían asumido la pretensión de su administración ni aquellos hacia quienes se administraba, podían encontrar nada en ella que afectara a las conciencias de los hombres, con respecto a sus propios fines. Les parecía algo del todo inútil en la iglesia, por lo que ninguna clase de persona se interesaría. ¿Qué harán ahora? ¿Qué curso tomarán? ¿Renunciarán a todos aquellos principios de verdad que hemos expuestos con respecto a ella, y la excluirán a ella y hasta su nombre de la iglesia? Probablemente esto habría sido su fin, de no haber hallado una manera de arrebatarle su pretensión, para su indecible provecho. Por tanto, idearon y fabricaron una horrenda imagen del gobierno y la disciplina santos y espirituales del evangelio. Era una imagen coherente en fuerza y tiranía externas sobre las personas, las libertades y las vidas de los hombres, ejercitadas con armas poderosas por medio del diablo, para arrojar a los hombres a las prisiones y destruirlos. De este modo, habiéndose perdido aquello que fue señalado para la paz y la edificación de la iglesia, se constituyó una maquinaria, bajo su nombre y pretensión, para su ruina y destrucción. Y así sigue siendo hasta el dia de hoy.

En los corazones de los hombres nunca había entrado la disposición de establecer una disciplina en la Iglesia de Cristo con leyes, tribunales, multas, sanciones, encarcelamientos, y hogueras, excepto que hubiesen perdido por completo, y causado que otros implicados también lo hicieran, toda experiencia del poder y la eficacia de la disciplina de Cristo hacia las almas y las conciencias de los hombres. Pero aquí la dejaron a un lado, como una herramienta inútil que podía prestar algún servicio en las manos de los apóstoles y las iglesias primitivas, mientras quedara vida y sentido espiritual entre los cristianos. Pero, en cuanto a ellos y lo que ellos se proponían, no era de ninguna utilidad en absoluto. Sería muy largo de explicar la deformidad de esta imagen en sus varias partes; su disimilitud universal con respecto a aquello cuyo nombre lleva y que pretende ser; las distintas fases en las que fue forjada, formada y erigida, y las ocasiones y ventajas tomadas para su exaltación. Y es que fue sutilmente entretejida con otras abominaciones, en el completo Misterio de la Iniquidad, hasta que llegó a ser la misma vida, o principio animador, del anticristianismo. Porque, comoquiera que los hombres puedan proyectar luz mediante el gobierno y la disciplina de Cristo en su iglesia, así como su poder y su eficacia espiritual hacia las almas y las conciencias de los hombres, el rechazo de ella y el levantamiento de una horrenda imagen de poder, dominio y fuerza mundana en su lugar, y bajo su nombre, fue lo que comenzó, continuó y sigue manteniendo la fatal apostasia de la Iglesia de Roma.

llustraré tan solo un detalle. Sobre el cambio de este gobierno de Cristo y, al mismo tiempo, la colocación de Mauzzim, o una imagen, o “dios de las fortalezas” [Dn. 6:38], en su lugar, se vieron obligados a cambiar todos los fines de aquella disciplina, y a hacer una imagen de ellos también. La razón es que este nuevo instrumento de fuerza externa no tenía ninguna utilidad con respecto a ellos, que son la paz, la pureza, el amor, y la edificación espiritual de la iglesia, como ya hemos dicho. La fuerza externa no es, en modo alguno, adecuada para alcanzar ninguno de estos fines. Por tanto, deben hacer una imagen de ellos también, o poner alguna forma muerta en su lugar. Y fue la sujeción universal al papa, según todas las reglas, órdenes y cánones que debían inventar. Uniformidad, aquí, y obediencia canónica, es todo el fin que permitirán a la disciplina de su iglesia. Y estas cosas concuerdan porque nada, excepto la fuerza externa, por medio de leyes y sanciones, sirve para alcanzar este fin. Así que se fabricó y se erigió una imagen de la santa disciplina de Cristo y de sus benditos fines, que consistía en estas dos partes: la fuerza externa y la sujeción fingida. Difícilmente se podría dar en el mundo el ejemplo de un hombre que se inclinara alguna vez ante esta imagen, o se sometiera a alguna censura eclesiástica, por respeto personal a ella. La fuerza y el temor lo gobiernan todo.

Esta es la disciplina para cuya ejecución se ha derramado la sangre de una innumerable compañía de santos mártires, la que actúa en todos los espíritus vitales del papado y por la cual este subsiste. Aún siendo la imagen del celo, o de la primera bestia levantada por el dragón, no se puede negar que se ha acomodado muy sabiamente al estado presente de los que, entre ellos, se llaman cristianos. Siendo tan ciegos como carnales, y habiendo perdido de ese modo todo sentido y experiencia del poder espiritual del gobierno de Cristo en sus conciencias, se han convertido en un rebaño que no es adecuado para ser gobernado o dirigido de ninguna otra manera. Por tanto, deben morar bajo su servidumbre, hasta que se aparte el velo de ceguera, y vuelvan a Dios por su Palabra y su Espíritu. Porque, “donde está el Espíritu del Señor”, allí y únicamente allí, “hay libertad”.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Antídoto contra el papado [7]

al negarlo estamos renunciando al evangelio en general, sino porque habían hallado una manera de tornarlo en su provecho. Harían, por tanto, una imagen de Cristo como cabeza de la iglesia, para poseer el lugar y ejercer todos sus poderes. Dicen: La iglesia es visible y debe tener una cabeza visible (como si la iglesia católica, como tal, fuese visible de una manera distinta de como lo es en su cabeza, es decir, por fe). Debe haber una cabeza y un centro de unión en el que todos los miembros de la iglesia puedan estar de acuerdo y unidos, a pesar de sus distintas capacidades y circunstancias; sin embargo, desconocían la forma en que esta debería ser Cristo mismo. Sin un gobernador supremo presente en la iglesia, para resolver todas las diferencias y decidir sobre todas las controversias, incluso las referentes a sí mismo —cosa que pretenden en vano— y afirman expresamente que nunca hubo una sociedad tan neciamente ordenada como la de la iglesia. Y, por esta razón, deciden la insuficiencia de Cristo para ser esta cabeza única de la iglesia. Necesitan otra para estos menesteres. Y esta fue su papa: una imagen de tal clase que es uno de los peores ídolos que jamás hubo en el mundo. A él le dan todos los títulos de Cristo que se relacionan con la iglesia, y le atribuyen todos los poderes de Cristo en y sobre esta, en cuanto a su gobiemo. Pero, aquí, cayeron en un error: cuando creyeron darle el poder de Cristo, le dieron el poder del dragón para usarlo contra Cristo y los suyos. Y cuando creyeron hacer una imagen de Cristo, hicieron una imagen de la primera bestia, impuesta por el dragón, que tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón, cuyo carácter y acción se describen detalladamente en Apocalipsis 13:11-1 7.

Este es el resumen de lo que ofreceré bajo este apartado: los que se llamaban a sí mismos “la iglesia”, perdieron toda luz espiritual que les ayudaba a discernir la belleza y la gloria del gobierno de Cristo sobre la iglesia como cabeza suya. Y aquí, sus mentes acabaron por no poder experimentar el poder y la eficacia de su Espíritu y Palabra para ordenar continuamente sus asuntos, mediante los medios, los usos y las maneras que el mismo señaló. No sabían como consentir estas cosas ni de que forma podían estas proteger a la iglesia. Por tanto, en este caso, “cada cual ayudó a su vecino, y a su hermano dijo: Esfuérzate. El carpintero animó al platero, y el que alisaba con el martillo al que batía con el yunque”. Se pusieron, según sus diversas capacidades, a forjar este ídolo que levantaron en el lugar y en el puesto de Cristo, estableciéndolo así en el templo de Dios, de modo que pudiera mostrarse desde allí como Dios. Este ídolo tampoco se expulsará jamás de la iglesia hasta que todos los cristianos en general lleguen a experimentar, de una forma espiritual, la autoridad de Cristo ejercida en el gobiemo de la iglesia por su Espíritu y palabra, con todos los fines de unidad, orden, paz y edificación. Hasta que esto no ocurra, seguirán pensando que un papa, o algo parecido a él, son necesarios para estos fines. Jamás hubo una imagen más horrenda y deformada de una cabeza tan bella y gloriosa: toda la astucia de Satanás, todo el ingenio de los hombres no podrían inventar algo más distinto de Cristo, como cabeza de la iglesia, que este papa. No puede haber ni se podría hacer peor figura ni representación de él.

Es alguien de quien no se puede pensar o decir nada que no sea grande, poco común, que no exceda el estado normal de la humanidad, por un lado u otro. Unos dicen que es “la cabeza y el marido de la iglesia”; “el vicario de Cristo sobre todo el mundo”; “el representante de Dios”; “un vice-dios”; “el sucesor de Pedro”; “la cabeza y centro de unidad” de toda la iglesia católica, dotado de plenitud de poder, y con otras innumerables atribuciones de la misma naturaleza. Por todo esto, es necesario que toda el alma este sujeta a él, so pena de condenación. Otros afirman que es el “anticristo”; “el hombre de pecado”; “el hijo de perdición”; “la bestia que subía de la tierra con dos cuernos semejantes a los de un cordero pero que hablaba como dragón”; “el falso profeta”; “el pastor idolatra”; “el siervo malo que golpea a sus consiervos”; “el adúltero de una iglesia engañosa o falsa”. Y no hay término medio entre estos; sin duda es lo uno o lo otro. El Señor Jesucristo, que ya ha determinado esta controversia en su palabra, no tardará en darle el desenlace final en su gloriosa persona y por el resplandor de su venida. Y este es un ídolo eminente en la Cámara pintada de imágenes de la Iglesia de Roma. Pero, por ahora, es evidente donde reside la protección de los creyentes para que no sean inducidos a inclinarse ante esta imagen y adorarla. Un debido sentido de la única autoridad de Cristo en y sobre su iglesia, y experimentar el poder de su palabra y de su Espíritu para todos los fines de su gobiemo y orden, será lo que los guarde en la verdad. Ninguna otra cosa lo hará. Si alguna vez bajan de este nivel en algún caso en particular, por muy pequeño que parezca, y llegan a admitir alguna cosa en la iglesia o en su adoración que no proceda directamente de su autoridad, estarán preparados para admitir otro guía y cabeza en todas las demás cosas también.

Existen muchas profecías y predicciones en cuanto a esto, con respecto a que así debía ser, y a tal efecto se nos dan diversas descripciones. Su relacion con Cristo, con el amor y la valoración de él hacia ella, requerían que fuera muy gloriosa. En efecto; su gran propósito hacia ella era hacerla de este modo [cf. Ef. v. 25-27). Por tanto, todos los que profesan la religion cristiana están de acuerdo en esto. Pero no recuerdan cuál es esta gloria y en que consiste; de dónde viene y en qué es gloriosa. En realidad la Escritura declara de forma muy clara que esta gloria es espiritual e interna; que consiste en su unión con Cristo y en su presencia en ella; en la comunicación de su Espíritu vivifícador; en vestirla de su justicia, su santificación; y en purificarla de la contaminación del pecado; así como en sus frutos de obediencia para alabanza de Dios. Añadan a esto la celebración del culto divino en ella, con su gobierno y orden, según el mandamiento de Cristo, y tendremos la sustancia de esta gloria. Los creyentes la disciernen de tal manera que se sienten satisfechos con su excelencia. Saben que todas las glorias del mundo no pueden, en modo alguno, compararse a ella, porque consiste y se origina en cosas que valoran y prefieren, infinitamente, sobre todo lo que este mundo pueda proporcionar. Ellas son un reflejo de la gloria de Dios, o de Cristo mismo, sobre la iglesia; ¡sí!, una comunicación de él a ella. Es algo que valoran en el conjunto y en cada miembro de ella. Ni la naturaleza ni el uso, ni el fin de la iglesia admitirán que su gloria pueda consistir en cosas de cualquier otra naturaleza. Sin embargo, la humanidad en general perdió aquella luz espiritual que era la única que les permitía discernir esta gloria. No podían ver forma ni belleza en la esposa de Cristo, solamente adornada con sus gracias. Hablar de un estado glorioso de los hombres, cuando son pobres y están destituídos, quizá vestidos de harapos, y son arrastrados a las prisiones o a las hogueras, como ha sido la suerte de la iglesia en la mayoría de las épocas, era a su juicio absurdo y necio. Por tanto, viendo que es cierto que la iglesia de Cristo es muy gloriosa e ilustre a la vista de Dios, los santos ángeles y los buenos hombres, debía hallarse una manera de hacerla así para que el mundo también la viera así. Por consiguiente, acordaron una imagen mentirosa de esta gloria, es decir, la dignidad, la promoción, la riqueza, el dominio, el poder, y el esplendor de todos los que tenían el gobierno de la iglesia. Y, aunque para todos sea evidente que estas cosas pertenecen a las glorias de este mundo, de las que la gloria de la iglesia no solo se distingue, sino que es lo opuesto a todo esto, no tendrán más remedio que contemplarla [¿a ellas?] como aquello que representa su gloria. Y es así, aunque no tenga una gracia salvífica en sí, como expresamente afirman. Cuando se alcanzan estas cosas, todas las predicciones de su gloria se cumplen. A esta imagen corrupta de la verdadera gloria espiritual de la iglesia —originada en la ignorancia y la carencia de una auténtica experiencia del valor, y la excelencia de las cosas internas, espirituales y celestiales— se le ha prestado atención, con perniciosas consecuencias en el mundo. Muchos se han encaprichado y enamorado de ella, para su propia perdición. Porque, como maestra de mentiras, solo es adecuada para desviar las mentes de los hombres de una comprensión y valoración de la verdadera gloria; sin dejan de tener interés en ella, deben perecer para siempre.

Considerad las regiones extranjeras como Italia o Francia, donde estos hombres pretenden que su iglesia está en su mayor gloria: ¿Cuál es esta si no la riqueza, y la pompa, y el poder de los hombres, en su mayor parte manifiestamente ambiciosos, sensuales y mundanos? ¿Es esta la gloria de la Iglesia de Cristo? ¿Pertenecen estas cosas a su reino? [No], sino que por el levantamiento de esta imagen, por el avance de esta noción, toda la gloria de la iglesia se ha perdido y despreciado. Sin embargo, por mucho que estas cosas fueran adecuadas para los propósitos de las mentes carnales de los hombres, y satisfactorias para todas sus concupiscencias —con esta pintura y el falso brillo sobre ella para que la Iglesia de Cristo sea gloriosa—, han sido el medio para llenar este mundo de oscuridad, sangre y con fusión. Porque esta es la gloria de la iglesia por la que se contiende con ira y violencia. Y no pocos están aún encandilados por estas imágenes, y no son partícipes del provecho que traen a sus principales adoradores, cuyo encaprichamiento es de lamentar.

El medio que nos protege contra la adoración de estas imágenes es, también, evidente en los principios sobre los que seguimos adelante. No se hará sin luz para discernir la gloria de las cosas espirituales e invisibles, que son las únicas en las que la iglesia es gloriosa. A la luz de la fe, aparecen como lo que son realmente en sí mismas, de la misma naturaleza que la gloria que está arriba. Y yo digo que la gloria presente de la iglesia es su iniciación en la gloria del Cielo y, en general, es de la misma naturaleza que ella. Aquí está en sus amaneceres e inicios; allí en su plenitud y perfección. Buscar algo que sea afin, o estrechamente ligado a la gloria del Cielo, o que guarde algún cercano parecido con ella, en las glorias externas de este mundo, es una imaginación vana. Cuando la mente está capacitada para discernir la belleza y la gloria verdadera de las cosas espirituales, y su alianza con lo que está arriba, se verá protegida contra el deseo de buscar la gloria de la iglesia en las cosas de este mundo y de colocar algún valor sobre ellas con este fin.

La abnegación, indispensablemente prescrita en el evangelio a todos los discípulos de Cristo, es también un requisito aquí. Su poder y su práctica son completamente incoherentes con el entendimiento de que el poder, la riqueza y el dominio secular contribuyen en algo a la gloria de la iglesia. Si la mente está así crucificada a una valoración y estimación de estas cosas, nunca las entenderá como parte de aquellas vestiduras de la iglesia que la hacen gloriosa. Sin embargo, cuando la innata oscuridad discapacita las mentes de los hombres para discernir la gloria de las cosas espirituales y, mediante su afecto carnal e inmortificado, se aferran y sienten la más alta estima por la grandeza mundana, no resulta extraño que supongan que la belleza y gloria de la iglesia consistan en esto.

John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Antídoto contra el papado [6]

Aquí se empleó a fondo el ingenio de los hombres para hallar una imagen de esta comunión espiritual que no podían experimentar en sus mentes. A pesar de todo fueron haciendo una por etapas, y engrandecieron el misterio con palabras y expresiones (aunque no sabían nada de su poder) que respondieran a aquello que iban a levantar en su lugar; acabaron engendrando el horrendo monstruo de la transubstanciación y el sacrificio de la misa. Con esto estipularon que todas aquellas cosas que son espirituales en esta comunión, debían convertirse y actuar como cosas carnales: el pan será el cuerpo físico de Cristo, la boca será la fe, los dientes serán el ejercicio, el vientre será el corazón, y el sacerdote entregará a Cristo en ofrenda a Dios. Jamás se inventó una imagen más vil. En esto no se requiere nada de fe, porque no es más que reforzar la imaginación contra todo sentido y razón. Por este misterio singular de la unión sacramental entre los signos externos y las cosas que señalan —donde los unos se llaman por el nombre de las otras, así como el pan se define como cuerpo de Cristo—, y que la fe discierne en su manifestación y recepción, ellos han inventado para su representación, con una prodigiosa imaginación, la conversión real, o transubstanciación, de la sustancia del pan y del vino en la del cuerpo y la sangre de Cristo, de tal manera que se destruye toda fe, razón y también sentido. En el lugar de aquella reverencia santa de Cristo mismo cuando instituyó esta ordenanza; en la mística manifestación de sí mismo a las almas de los creyentes; en la demostración de su amor, gracia y sufrimientos por ellos, han levantado la espantosa imagen de una adoración y un culto idolatras a la “Hostia” —como la llaman—, para ruina de las almas de los hombres. El Señor Jesucristo, “con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”, y designó esta ordenanza en memoria de ello. Pero ellos habían perdido”la luz espiritual por la cual podían discernir la eficacia de aquella ofrenda única que se realizó mucho tiempo atrás. Por tanto, al aplicarla por medio de esta ordenanza para el verdadero perfeccionamiento de la iglesia, han erigido una nueva imagen de ella, en una pretendida repetición diaria del mismo sacrificio, en el cual profesan ofrecer a Cristo otra vez por los pecados de vivos y muertos, para destrucción del fundamento principal de la fe y de la religión. Todas estas abominaciones surgieron tras haber perdido la experiencia de aquella comunión espiritual con Cristo, y la participación de él por la fe, que hay en esta ordenanza de institución divina. Esto arrastró los pensamientos de los hombres a la invención de estas imágenes, para adecuar la noción de verdad a la superstición de sus mentes carnales. Tampoco resulta posible, por lo general, liberarlos de estos encaprichamientos, a menos que le plazca a Dios transmitirles la luz espiritual que les haga discernir la gloria de este misterio celestial, y experimentar la manifestación de Cristo a las almas de los creyentes en él, sin necesidad de aquellos. Con sus innumerables prejuicios y sus inflamados afectos por sus ídolos no solo morarán en su oscuridad contra todo medio de convicción, sino que se esforzarán en la destrucción temporal y eterna de todos los que piensen de otro modo.

Levantaron una vez esta imagen, como la de Nabucodonosor, en esta nación con una ley: que todo aquel que no se inclinare ante ella y la adorare, fuese arrojado en el homo de fuego. ¡Dios no lo permita nunca más! Pero, si así fuere, contra la influencia de la fuerza y el fuego no hay más que una cosa que nos pueda proteger: la verdadera experiencia de una comunicación eficaz de Cristo a nuestras almas en esta santa ordenanza, administrada segun el dispuso. Por tanto, en esto deberíamos esforzarnos con toda diligencia, y no solo como único medio y forma de edificación en esta ordenanza, por medio del ejercicio de la gracia, el fortalecimiento de nuestra fe y la consolación presente, sino como el medio efectivo de nuestra preservación en la profesión de la verdad, y nuestra liberación de los lazos de nuestros adversarios. Aún siendo innegable que esta singular institución, distinta de todas las demás, pretende ser y se ofrece como comunicación y manifestación distintas de Cristo, al insistir en que se deben hacer por la transubstanciación y masticación oral de él, y de ningún otro modo, lo único que podrá protegemos contra sus pretensiones es haber experimentado el poder y la eficacia de la comunión mística con Cristo en esta ordenanza, antes descrita. Por consiguiente, en todo lo que sabemos de la gracia y la verdad no hay nada que deba preocupar más a los creyentes que el debido ejercicio de la luz espiritual y de la fe que nos lleva a experimentar satisfactoriamente la participación singular de Cristo en esta institución santa.

Con la iglesia y todos sus asuntos principales ha ocurrido lo mismo entre ellos, por haber perdido lo que pertenecía a su constitución primitiva, o por haber renunciado a ello. En su lugar han erigido una imagen deformada, como mostrare en algunos ejemplos.

Es un principio de verdad incuestionable que la Iglesia de Cristo es, en sí misma, un cuerpo, que tiene una cabeza de la que depende, y sin la que se vería inmediatamente disuelto.

Un cuerpo sin cabeza no es sino un cadáver o parte de él. Esta cabeza debe estar siempre presente con él. Una cabeza distante del cuerpo —separada de él, que no este unida a él por los medios y maneras propias de su naturaleza— no tiene utilidad alguna. Véase Efesios 4:15, 16; Colosenses 2:19.

Pero existe una doble noción de cabeza, como también la hay de cuerpo, porque ambos son naturales o políticos. Hay un cuerpo natural y uno político. Y, en cada uno de estos sentidos, debe tener una cabeza del mismo tipo. Un cuerpo natural debe tener una cabeza de influencia vital, y un cuerpo político debe tener una cabeza de dominio y gobiemo. A la iglesia se le llama cuerpo y —comparándola con lo anterior— es un cuerpo en ambos sentidos, o en ambas partes de la comparación, y en ambas debe tener una cabeza. Puesto que es un cuerpo espiritualmente vivo, si lo comparamos con el natural, debe tener una cabeza de influencia vital, sin la cual no puede subsistir. Y, puesto que es una sociedad ordenada para los fines comunes de su institución, comparándola con el político, debe tener una cabeza de dominio y gobiemo, sin la cual no se pueden conservar ni su ser ni su uso. Pero estas no son sino distintas consideraciones de la iglesia, que, en cada sentido es una sola. No son dos cuerpos, por qué entonces debería tener dos cabezas. Es un cuerpo bajo dos perspectives distintas que no dividen su esencia, sino que declaran la relación distinta de cada una con su cabeza.

Hasta este punto, y de forma general, todos los que se llaman cristianos están de acuerdo: nada es de la iglesia, nada le pertenece que no dependa, o este unido a la cabeza. Lo que sostiene a la cabeza es la verdadera iglesia; aquella que no lo hace, no es una iglesia en absoluto. En esto estamos de acuerdo con nuestros adversarios, es decir, en que todos los privilegios de la iglesia, todo derecho y título de los hombres en ella dependen, totalmente, de la debida relación con su cabeza, según sus distintas consideraciones. Sea esa cabeza quien o lo que sea, lo que no este unido a la cabeza, no dependa de ella o este separado de ella, no pertenece a la iglesia. Solo Cristo Jesús es la cabeza de la iglesia. Porque la iglesia no es sino una aunque, en diversas consideraciones, se compare con dos tipos de cuerpo. La iglesia católica se considera como creyente, o como profesante. Pero la iglesia creyente no es una y la profesante otra. Si imagináis otra iglesia católica aparte de esta, quienquiera que fuere su cabeza, no nos interesa. Pero, de esta iglesia, la única cabeza es Cristo. Solo él responde a todas las propiedades y propósitos de una cabeza adecuada para la iglesia. La Escritura lo afirma de una forma tan positiva y frecuente, y sin la menor insinuación, directa o indirecta a otra cabeza, que es formidable ver que alguien lo pueda imaginar en su mente y desecharlo en la Biblia.

Pero, así como la cabeza debe estar presente con el cuerpo, o este no puede subsistir, la pregunta es: ¿En qué forma está presente el Señor Jesucristo con su iglesia? Y la Escritura no ha dejado posibilidad de duda en cuanto a esto. Lo está por su Espíritu y por su palabra, mediante los cuales comunica continuamente todos los poderes y las virtudes de una cabeza. Por este medio y de esta manera, multiplica las promesas de su presencia a la iglesia. De esto dependen su ser, su vida, su uso y su continuidad. Donde Cristo no está presente por su Espíritu y su palabra, no hay iglesia. Y aquellas que pretenden que sea así, son sinagogas de Satanás. Ellos son inseparables y forman un conjunto en su operación, puesto que él es la cabeza de influencia para la iglesia, así como también es cabeza de gobiemo. En el primer sentido, el Espíritu opera por la palabra y, en este último, la palabra se hace efectiva por el Espíritu. Pero, durante mucho tiempo, el sentido y la comprensión de esto se perdieron en el mundo, entre los que se llamaban a sí mismos “la iglesia”. La iglesia —reconocían— debe tener una cabeza, sin la cual no puede subsistir. Y confesaron que, en algún sentido, él era cabeza de influencia para esta. No sabían cómo tener una imagen suya, aunque con muchas otras perniciosas doctrinas destruyeron su eficacia y beneficio. Pero no podían entender de qué manera debía él ser la única cabeza de gobierno para la iglesia. No veían como podría ejercer la sabiduría y la autoridad de una cabeza semejante y, por otra parte, sin ella, la iglesia debía quedarse sin cabeza. Decían: “El está ausente y es invisible”. Debían tener a uno al que pudieran ver y al que poder acceder. El está en el Cielo y no saben como dirigirse a él cuando la ocasión lo requiere. Todas las cosas se desordenarían a pesar de tenerle por cabeza. Pensaban: La iglesia es visible y debe tener una cabeza visible. Asimismo, lo adecuado era que esa cabeza tuviera toda la grandeza y la pompa en el mundo que correspondía a la cabeza de una sociedad tan grande y tan gloriosa como la iglesia. No sabían como aplicar estas cosas a Cristo y a su presencia en la iglesia, por su palabra y por su Espíritu. ¿Renunciarán, entonces, al principio de que la iglesia ha de tener una cabeza y un gobernador supremo como el que ellos imaginaban? Esto es algo que no se debe hacer, sino que hay que retenerlo de una forma sagrada. Y no es solamente porque…

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

 

 

Antídoto contra el papado [5]

Todos los cristianos tienen la convicción universal e incuestionable de la existencia de una comunión estrecha e íntima con Cristo, y participacion de él, en la cena del Señor.

No es cristiano quien piense de otro modo. Por consiguiente, desde el principio se consideró, merecidamente, que este era el misterio principal en el programa de la iglesia, porque esta convicción se afirma sobre testimonios divinos infalibles. La comunicación de Cristo en ella y nuestra participación de él, se expresan de tal modo que resultan exclusivas hasta tal punto que no se pueden conseguir de ninguna otra manera ni ordenanza divina; ni en la oración, ni en la predicación, ni en ningún otro ejercicio de fe en la palabra o las promesas. En ella se come el cuerpo y se bebe la sangre de Cristo y esto entraña una incorporación espiritual que solo existe en esta ordenanza. Sin embargo, esta comunión especial y particular con Cristo, y la participación de él, son algo espiritual y místico, por fe; no es carnal ni corporal. Imaginar una participación de Cristo en esta vida, que no sea por fe, es echar por tierra el evangelio. Expresar la verdadera comunicación de sí mismo y los beneficios de su mediación a los que creen, y que esto llegue a ser la comida de sus almas que los nutra para vida eterna, es lo que el mismo define al principio de su ministerio como “comer su came” y “beber su sangre”. “Si no coméis la carne del Hijo del hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros” (Jn. 6:53). Sin embargo, muchos se ofendieron al suponer que se refería a comer su carne y beber su sangre de un modo literal, y que les estaba enseñando a ser caníbales. Por tanto, con el fin de instruir a sus discípulos de un modo correcto en cuanto a este misterio, da una regla eterna de la interpretación de dichas expresiones, v. 63: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espiritu y son vida”. Buscar cualquier otro tipo de comunicación con Cristo, o de su carne y sangre, que no sea espiritual es contradecirle en la interpretación que él da de sus propias palabras.

Por consiguiente, esta comunión especial con Cristo y la participación de él son por fe. Si no fuese así, todos los incrédulos deberían participar de Cristo del mismo modo que los creyentes. Esto sería una contradicción, porque creer en Cristo y ser hechos partícipes de él son una misma cosa. Debemos, por tanto, encontrar esta singular participación de Cristo en los actos especiales de la fe, en lo que se refiere a la manifestación especial y particular de Cristo a nosotros en esta ordenanza.

Y estos actos de la fe son muchos y diversos, pero se pueden presentar en cuatro apartados:

1.Actúa en sí misma en obediencia a la autoridad de Cristo en esta institución. Este es el fundamento de toda comunión con Cristo, o participación de él, en todas y cada una de las ordenanzas de adoración divina y, en particular, la de su propia designación soberana. Se debe hacer en aquellas circunstancias (en cuanto a tiempo, ocasión y manera) que requieren actos especiales de fe. La institución de esta ordenanza se produjo en el desenlace de su ministerio u oficio profético en la tierra, y cuando empezó a ejercer su oficio sacerdotal ofreciéndose a si mismo en sacrificio a Dios por los pecados de la iglesia. En ese intervalo y con el fin de que ambos fueran eficaces para nosotros, interpuso un decreto de su oficio real al instituir esta ordenanza. Y esto fue “la misma noche en que fue entregado”, cuando su corazón santo estaba en el más elevado ejercicio de celo por la gloria de Dios y compasión por las almas de los pecadores. La fe tiene, en esto, un respeto especial hacia todas estas cosas. No actua solamente por sujeción del alma y la conciencia a la autoridad de Cristo en la institución, sino que también respeta el ejercicio de su autoridad en el desenlace de su oficio profético y el inicio del ejercicio de su oficio sacerdotal en la tierra, con todas las demás circunstancias que la recomiendan a las almas y conciencias de los creyentes. Esto es característico de esta ordenanza y, por tanto, de la participación de Cristo. En ella la fe, ejercida como es debido, proporciona al alma una conversación intima con Cristo.

2.En esta ordenanza divina existe una representación particular del amor y la gracia de Cristo en su muerte y sufrimientos, en cuanto al medio y a la forma de nuestra reconciliación con Dios por su sangre. Sin embargo, la representación de ambos es tan eminente que no se puede hacer solo de palabra. Es una imagen espiritual de Cristo que se nos propone y que afecta, íntimamente, a toda nuestra alma. Estas cosas —es decir, el inefable amor y la gracia de Cristo; la amargura de sus sufrimientos y muerte en nuestro lugar; el sacrificio que ofreció a Dios por su sangre, con su efecto de expiación y reconciliación—, reunidas aquí en una propuesta completa para nuestras almas, hacen que la fe se ejercite de una manera especial como en ninguna [otra] ordenanza divina, o manera de proponérnoslas. En realidad, las Escrituras nos presentan todas estas cosas de forma distinta y por partes para nuestra instrucción y edificación. La luz se creó primero y se difundió por toda la creación, y bastó para iluminarla toda ella de forma general. Sin embargo, fue mucho mas útil, gloriosa y llamativa al ser reducida y contraída en el cuerpo del sol. Lo mismo ocurre con las verdades con respecto a Cristo: cuando se difunden a lo largo de la Escritura son suficientes para iluminar e instruir a la iglesia; pero cuando, por sabiduría e instrucción divina, son contraídas en esta ordenanza, su gustación y eficacia son más eminentes y comunicativas a los ojos de nuestro entendimiento —es decir, nuestra fe— que meras propuestas parciales en la Palabra. De este modo, la fe conduce al alma a una comunión particular con Cristo y, en ella, participa de él de una manera especial.

3.Aquí, la fe respeta la manera particular de la comunicación y de manifestarse Cristo a nosotros por símbolos o signos externos perceptibles que son el pan y el vino. En su elección encuentra la sabiduría divina y soberanía de Cristo, no teniendo otro fundamento en la razón o la luz de la naturaleza. Y la representación que aquí se hace de él junto con los beneficios de su muerte y oblación solo es adecuada para la fe, sin ayuda de los sentidos o la imaginación. Aunque los símbolos sean visibles, los sentidos y la razón no pueden discernir su relación con aquellas cosas que dan a entender. Si él hubiese escogido para este fin una imagen, un crucifijo, o acciones que, por un tipo de semejanza natural y significativa, manifestasen su pasión, lo que el hizo y sufrió, la fe no habría sido necesaria en este asunto. Por tanto, como veremos, son aquellos que, habiendo perdido el uso y el ejercicio de la fe en este menester, han descubierto estas cosas. Además, la fe es la única que abarca la unión sacramental existente entre los signos externos y las cosas que representan, en virtud de la institución divina. De este modo, lo uno [estas últimas] (es decir, el cuerpo y la sangre de Cristo) se manifiesta realmente y se comunica a las almas de los creyentes del mismo modo que los signos externos lo hacen con sus sentidos corporales. De este modo, por medio del sacramento, los signos llegan a ser para nosotros aquello que las cosas señaladas son en sí mismas, y, por tanto, se las llama por sus nombres. Esto conlleva un ejercicio exclusivo de fe y una participación propia de Cristo, que no se haya en ninguna otra ordenanza. En efecto; los actos de la fe con respecto a la unión y la relación sacramental entre los signos y las cosas que señalan, en virtud de la institución y la promesa divina, son aqui su uso y su ejercicio principal.

4.Existe un ejercicio de fe singular en la recepción de Cristo, puesto que su cuerpo y sangre se nos ofrecen y presentan en sus signos externos. Aunque no contienen fisicamente la carne y sangre de Cristo en ellos ni se transforman en ellas, al participar de ellos Cristo se está manifestando verdaderamente a los que creen. La fe es la gracia que hace que el alma reciba a Cristo y, el medio por el cual lo recibe realmente. “A todos los que le reciben, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Jn. 1:12). Y lo recibe según nos lo propone y manifiesta la declaración y la promesa del evangelio, que es donde se presenta. Lo recibe por el asentimiento de la mente a esta verdad, por medio de la gracia, eligiéndole a él, aferrándose y confiando en él con la voluntad, el corazón y el afecto, en todos los fines de su persona y sus decisiones como mediador entre Dios y el hombre. En su misterioso ofrecimiento sacramental, su cuerpo y su sangre —es decir, en la eficacia de su muerte y sacrificio— en esta ordenanza de adoración, al recibirlo la fe actúa en toda el alma, en todos los propósitos especiales para los cuales se manifiesta a nosotros por este medio y de esta forma. Este no es el lugar adecuado para declarar cuales son estos fines que dan fuerza y eficacia a los actos de la fe en este menester.

He mencionado estas cosas por ser la gran alegación de los papistas de hoy, en nombre de su transubstanciación: si rechazamos la masticación oral o material de la carne de Cristo y beber de su sangre, no existirá ninguna otra manera de participar de Cristo al recibirlo en este sacramento, aparte de la que se hace en la predicación de la palabra. Sin embargo, como veremos, con esto no hacen más que declarar que ignoran este misterio celestial. En la institución divina del culto, los creyentes experimentan esta bendita e íntima comunión con Cristo con gozo inefable y para su satisfacción. Descubren que es la comida espiritual de sus almas que los nutre para vida eterna, mediante la incorporación espiritual con él. Disciernen la verdad de este misterio y experimentan su poder. Aunque al ser cada vez más carnales y destituidos de la luz espiritual junto con la sabiduría de la fe, los hombres perdieron toda experiencia de comunión con Cristo y participación de él en este sacramento. Basándose en los principios de la verdad del evangelio no podían encontrar nada en esto: ningún poder, ninguna eficacia —nada que respondiese a las grandes y gloriosas cosas que se decían sobre ello—, y tampoco era posible que lo hicieran. Y es que ciertamente esto no contiene nada en sí mismo excepto para la fe, así como la luz del sol no significa nada para los que no tienen ojos. Un perro y un bastón son de más utilidad para un ciego que el sol. Tampoco la música más melodiosa representa nada para los sordos. Pero, a pesar de haber perdido esta experiencia espiritual, retuvieron la noción de la verdad: en este sacramento debe haber una participación particular de Cristo distinta de todos los demás medios y formas de la misma gracia.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Antídoto contra el papado [4]

pero que el evangelio trajo a la luz y la reveló. Así habla nuestro bendito Salvador mismo a sus discípulos: “Todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habeis pedido en mi nombre; pedid, y recibireis…” (Jn. 16:23-24). Pedir a Dios expresamente en el nombre del Hijo, como mediador, forma parte de la gloria de la adoración del evangelio.

Los ejemplos especiales de esta gloria son mas de los que se pueden enumerar. Podemos
reducirlos principales a estos tres apartados:

1. El hace que la persona de los adoradores y sus deberes, sean aceptos a Dios. Véase Hebreos 2:17-18; 4:16; 10:19.

2. El es el administrador de toda la adoración de la iglesia en el lugar santo en las
alturas, como su gran Sumo Sacerdote sobre la casa de Dios. Hebreos 8:2; Apocalipsis 8:3.

3. Su presencia, con y entre los adoradores del evangelio en la adoración, le da gloria. Esto es algo que el declara y promete:

“Si dos de vosotros se pusieran de acuerdo en la tierra de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt. 18:19-20). El éxito de las oraciones de la iglesia depende, y surge, de la presencia de Cristo en medio de ellos; el está presente para ayudarlos y consolarlos. Esta presencia de un Cristo vivo, y no la de un crucifijo muerto, da gloria a la adoración divina. Quien no vea la gloria de esta adoración, desde la relación con Cristo, no esta familiarizado con el evangelio ni con toda la luz, las gracias y privilegios que conlleva.

c) Cuando adoramos tenemos acceso a Dios en un solo Espíritu en cuya administración sitúa el apóstol la gloria de esta, en oposición a toda la gloria del Antiguo Testamento. Así es también como lo hace nuestro Señor Jesucristo en el lugar antes referido. Porque:

1. Según la mente de Dios, solo el tiene la capacidad de observarla y cumplirla. La iglesia da gloria a Dios en su servicio divino únicamente porque él le ha comunicado la gracia y los dones para ello. Si dejara de hacerlo, toda adoración aceptable cesaría en el mundo. Pensar en observar la adoración del evangelio sin la ayuda y la asistencia del Espíritu del evangelio es una imaginación lasciva. Pero donde él está, allí hay libertad y gloria (cf. 2 Co. 3; 17:18).

2. Por él, las mentes santificadas de los creyentes se convierten en templos de Dios y,
por tanto, en el sello principal de la adoración evangélica (cf. 1 Co. 3:16; 6:19). Al haber
sido constituido por Dios y, adomado por medio de su Espíritu, este templo esta hecho de
un material mucho mas glorioso que el que cualquier mano de hombre pudiera erigir.

3. Él es quien dirige a la iglesia en la comunión y la conversación interna con Dios en
Cristo, en luz, amor y deleite, con santo valor. El apóstol expresa esta gloria en Hebreos
10:19,21,22.

En estas cosas, pues, consiste la verdadera gloria de la adoración evangélica. De no ser así, carece de toda gloria en comparación con aquella que destacó en la antigua adoración legal.

Y es que el ingenio del hombre jamás fue capaz de realzarla con la mitad de la belleza y gloria externa de la adoración del templo. No obstante, no se trata solamente de que no permita gloria alguna que pueda compararse a la suya, sino que supera de forma indescriptible cualquier cosa que el ingenio y la riqueza de los hombres puedan lograr.

Sin embargo, se requiere una luz espiritual, para poder discemir la gloria de esta adoración y, por medio de ella, experimentar su poder y su eficacia con respecto a los fines de su designación. Esto es algo que tiene la iglesia de los creyentes. Ellos lo ven como un bendito medio de dar gloria a Dios, y de recibir comunicaciones de gracia de parte de él, que son los fines de todas las instituciones divinas de adoración. Y en ello han experimentado su eficacia hasta tal punto, que sus almas disfrutan del descanso, la paz, y la satisfacción. Sienten que, así como su adoración les dirige a una bendita visión, por fe, de Dios en su existencia inefable, con las gloriosas actuaciones de cada una de lastres personas en la dispensación de gracia que llenan sus corazones de una alegría indecible, también se van ejercitando, incrementando y fortaleciendo todas las gracias a medida que las observan con amor y deleite.

Pero toda luz, toda percepción de esta gloria, toda experiencia de su poder se perdieron en su mayoría en el mundo. En todos estos casos tengo en mente la apostasía papal. Los responsables de dirigir la religión, no podían discernir gloria alguna en estas cosas ni experimentar su poder.
Cualquiera que fuere la adoración, no podían ver gloria en ella, ni sus mentes quedaban satisfechas, porque, no teniendo luz para discenir su gloria, tampoco podían experimentar su poder ni su eficacia.

¿Qué hacer, entonces? Se debía retener la noción de que la adoración divina ha de ser bella y gloriosa, debe ser retenida, pero no conseguian ver nada de esto en la adoración espiritual del evangelio. Por tanto, creyeron necesario fabricar una gloria para ella, o eliminarla del mundo y erigir una imagen de ella que sus mentes carnales consideraran bella y les produjera satisfacción. Con este fin, pusieron en marcha su imaginación para inventar ceremonias, vestiduras, gestos, ornamentos, música, altares, imágenes, pinturas, con prescripciones de gran veneración corporal. A esta pompa la definen como la belleza, el orden y la gloria de la adoración divina. Esto es lo que ven y sienten y, en su opinión, dispone sus mentes a la devoción. Sin esto no saben como mostrar reverencia al propio Dios. Y, cuando esto falta, toda vida, poder, espiritualidad de la adoración en los adoradores —cualquiera que sea su eficacia con respecto a todos susfines propios—, independientemente del orden que sigan según la prescripción de la palabra, ellos la consideran vacía e indecente. No hallan belleza ni gloria en ella. Una vez perdidas esta luz y esta experiencia,se introdujeron elemenfos miserables y ceremonias carnales en la adoración de la iglesia con la intención de hacerla decorosa y bella, mediante ritos y observancias supersticiosas que la han contaminado y corrompido como ocurrió, y sigue sucediendo, en la Iglesia de Roma. Con esto no hicieron mas que sustituirla por una imagen deformada, pero esto les agrada. Pueden ver y sentir la belleza y la gloria que aportan al servicio divino tallas, pinturas, vestiduras bordadas, en salmos musicales, y posturas de veneración.

En su propia imaginación, todo esto incita sus sentidos a la devoción. Sin embargo, en vez de representar la verdadera gloria de la adoración del evangelio, que supera aun a la del Antiguo Testamento, lo único que han conseguido es que no tenga gloria alguna al compararse con ella. Todas las ceremonias y ornamentos inventados con este propósito se quedan indescriptiblemente cortos frente a la belleza, el orden y la gloria de lo que Dios mismo designó para el templo, y ni los paganos jamás consiguieron igualar.

Algunos dirán que las cosas a las que atribuimos la gloria de esta adoración son espirituales e invisibles. Pero esto no es lo que estamos buscando, sino aquello cuya belleza podemos contemplar, y sentirnos conmovidos. Y puede ser que se trate de aquello que estamos condenando abiertamente, al menos algunas de ellas —aunque debo decir que si hay gloria en alguna de ellas, cuanto mas se multipliquen mejor, si es necesario. Lo que nosotros alegamos es lo siguiente: que al no ser capaces los hombres, de discernir la gloria de las cosas espirituales e invisibles por la luz de la fe,se hacen imágenes de ellas, dioses que van delante de ellos. Y se motivan con ellas.
Pero la adoración de la iglesia es espiritual, y su gloria es invisible a los ojos de la came. Tanto nuestro Salvador como los apóstoles testifican así de su celebración: “Os habeis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalem la celestial, a la companía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espiritus de los justos hechos perfectos, a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel” (He. 12:22-24). La gloria de esta congregación, aunque ciertamente superior a la de órganos,
flautas, crucifijos, y vestiduras, no se manifiesta a los sentidos ni a la imaginación de los hombres.

Mi propósito es obviar los rimbombantes atractivos de la adoración de Roma, y las pretensiones de su eficacia para suscitar devoción y veneración por su belleza y decoro. Todo esto no es sino una imagen deformada de aquella gloria que no pueden contemplar. Experimentar y conservar en nuestros corazones el poder y la eficacia de esa adoración de Dios que es en espíritu y en verdad, así como los verdaderos fines de la adoración divina, es lo único que nos protegerá.

Mientras retengamos las nociones correctas en cuanto al objeto adecuado de la adoración del evangelio, y de nuestro acercamiento inmediato a él; del medio y de la forma en que nos aproximemos, a través de la mediación de Cristo y la asistencia del Espíritu; mientras conservemos la fe y el amor, y los ejercitemos como es debido (en la parte que nos corresponde), preservando la experiencia del beneficio y provecho espiritual que nos proporcionan, no resultara fácil persuadirnos a renunciar a todo ello para entregarnos a los brazos de esta imagen sin vida…

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Antídoto contra el papado [3]

Y es que, en lo que respecta a la representación de Cristo como objeto presente de la fe y del amor del hombre que opera con eficacia en sus afectos, en la Iglesia de Roma hay mil veces más adscritos a ellas que al evangelio en sí. El apóstol escribe sobre todo este asunto: “La justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Más ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos” (Ro. 1 0:6-8). La pregunta es: ¿Cómo podemos llegar a ser partícipes de Cristo y, por él, convertirnos en justicia? ¿O cómo podemos sentir interés por él, o tenerle presente con nosotros? El apóstol dice que esto es obra de la palabra del evangelio que se predica y está cerca de nosotros, en nuestra boca y en nuestros corazones. Y estos hombres dicen: “iNol, no podemos entender que esto tenga que ser así; no nos parece que sea así; que esta palabra acerque a Cristo hasta nosotros y haga que esté presente con nosotros. Por tanto, subiremos al Cielo para bajar a Cristo; haremos imágenes suyas en su glorioso estado en el Cielo y, así, estará presente con nosotros, o cerca de nosotros. Y descenderemos al abismo para hacer subir a Cristo de entre los muertos; y lo haremos fabricando primero crucifijos y, a continuación, imágenes de su gloriosa resurrección que le traigan de nuevo a nosotros de entre los muertos. Esto ocupará el lugar de la palabra del evangelio que según vosotros es la única útil y efectiva para estos fines”.

Por tanto, resulta evidente que la introducción de esta abominación, destructiva en la teoría y en la práctica para las almas de los hombres, surgió cuando se dejó de experimentar la representación de Cristo en el evangelio y el poder transformador en las mentes de los hombres que la acompaña en los que creen. “Haznos dioses [dicen los israelitas] que vayan delante de nosotros; porque a este Moises [que nos mostró a Dios] no sabemos que le haya acontecido”. ¿Qué queréis que hagan los hombres? ¿Acaso pretendéis que vivan sin sentido alguno de la presencia de Cristo, o de su cercanía, con ellos? ¿Deberán quedarse sin una representación de él?

No, no. Haznos dioses que vayan delante de nosotros —tengamos imágenes con ese propósito—, porque no entendemos de qué otro modo se puede hacer. Y esta es la razón de su obstinación en esta práctica, contra todo medio de convicción. iSi! Desde entonces viven en una perpetua contradicción consigo mismos. Sus templos están llenos de imágenes talladas, como la casa de Micaías “casa de dioses”— y, sin embargo, en ellos se encuentran las Escrituras (aunque en una lengua desconocida para el pueblo), en las que se condena totalmente esta práctica. Uno creería, pues, que están trastornados: escuchan lo que su libro dice y ven lo que hacen en el mismo lugar. Pero nada logrará convencerles hasta que se aparte el velo de la ceguera y de la ignorancia de sus mentes. Mientras no tengan luz espiritual que les capacite para discernir la gloria de Cristo tal como la representa el evangelio, y para experimentar el poder y la eficacia transformadora de dicha revelación en sus propias almas, nunca se desprenderán de ese medio que les parece útil para conseguir el mismo fin, y que se adecua a su inclinación. Pase lo que pase, aunque les cueste sus almas, jamás se desprenderán de algo que a su modo de ver resulta tan útil para su grandioso fin de acercar a Cristo hasta ellos, para cambiarlo por algo en lo que no encuentran nada de esto y cuyo poder no pueden experimentar en modo alguno.

Pero el propósito principal de este discurso es advertir a otros de estas abominaciones e indicarles el camino para evitarlas. Si se viesen externamente instigados a la práctica de esta idolatría, cualquier afecto carnal, ciega devoción o superstición que haya en ellos se aprovechará rápidamente para conspirar contra sus convicciones. Entonces, lo único que podrá protegerlos será haber experimentado la eficacia de la representación de Cristo que se hace en el evangelio. Por consiguiente, la sabiduría y el deber de todos los que deseen estabilidad en la profesión de la verdad están en esforzarse continuamente por obtener esta experiencia y seguir progresando en ella. Aquel que viva en el ejercicio de la fe en el Señor Jesucristo, y del amor a él, tal como revela el evangelio, claramente crucificado y exaltado, y compruebe el resultado de ello en su propia alma, será preservado en el tiempo de la prueba. Sin esto, los hombres acabarán pensando que más vale tener un Cristo falso que ninguno en absoluto. Al no ser capaces de encontrar nada en el evangelio, se figurarán que se debe encontrar algo en las imágenes.

Sección 2

Que la adoración de Dios debería ser bella y gloriosa es una noción predominante de verdad.

La misma luz de la naturaleza parece dirigirmos a este tipo de conceptos. Todo lo que no sea así se puede rechazar, en justicia, por ser impropio de la majestad divina. Por tanto, cuanto más santa y celestial pretenda ser una religión, más gloriosa es la adoración que en ella se prescribe, o así debería ser. En efecto, la verdadera adoración de Dios es el punto más alto y la excelencia de toda la gloria de este mundo. No es inferior a nada, excepto a lo que está en el Cielo, de lo cual es el comienzo, el camino y la mejor preparación. En consecuencia, hasta dicha adoración se declara gloriosa y, esto, de forma eminente sobre toda la adoración externa del Antiguo Testamento, en el tabernáculo y en el templo cuya gloria era enorme, y su pompa externa inimitable. Con este propósito, el apóstol debate extensamente en 2 Corintios 3:6-11. Se acuerda, por tanto, que debería haber belleza y gloria en la adoración divina, y de forma eminente en lo que ordena y requiere el evangelio. Pero, el apóstol declara además, en el mismo lugar, que esta gloria es espiritual y no carnal. Así predijo nuestro Señor Jesucristo que había de ser y que, a tal fin, cualquier distinción de lugares junto con sus ventajas y ornamentos extemos inherentes debían ser abolidos (cf. Jn. 4:20-24). Por tanto, forma parte de nuestro propósito presente dar una breve explicación de su gloria, y señalar en que supera a todas las demás maneras de adoración divina habidas en el mundo, incluida la del Antiguo Testamento que fue de institución divina, y en la que todas las cosas fueron ordenadas “para belleza y gloria”. Se pueden resumir en los puntos siguientes:

1. Dios es su objeto expreso no considerado de manera absoluta, sino como existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta es la glo ria principal de la religión cristiana y su adoración. Bajo el Antiguo Testamento, las concepciones de la iglesia sobre la existencia de la naturaleza divina en personas distintas eran muy oscuras y difusas. La revelación completa no se haría sino en las distintas actuaciones de cada una de esas personas en las obras de redención y salvación de la iglesia —es decir, en la encarnación del Hijo y la misión del Espíritu después de que el fuera glorificado— (cf. Jn. 7:39). Por tanto, en ninguna de las maneras de adoración natural hubo jamás el más mínimo atisbo de respeto hacia este concepto. Sin embargo, este es el fundamento de toda la gloria de la adoración evangélica. Su objeto, en la fe del adorador, es la sagrada Trinidad, y consiste en una atribución de gloria divina a cada una de las personas, en la misma naturaleza individual, por el mismo acto de la mente. Cuando esto falta, la adoración religiosa carece de toda gloria.

2. Su gloria consiste en el respeto constante hacia cada una de las personas divinas, por su obra y sus actuaciones particulares para la salvación de la iglesia. Se describe como sigue: “Por medio de él [es decir, el hijo como mediador] tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre” (Ef. 2:18). Esta es la gloria inmediata de la adoración evangélica que abarca todas las gracias y privilegios del evangelio. Suponer que su gloria consiste en cualquier cosa que no sea la luz, las gracias y los privilegios que ella misma exhibe, es una imaginación vana. No tomará prestada la gloria que proceda de la invención de los hombres. Por tanto, consideraremos brevemente como la presenta aquí el apóstol:

a)Bajo esta perspectiva, su objeto máximo es Dios como el Padre: “Tenemos acceso [en ella] al Padre”. Y, en nuestra adoración, considerar a Dios como Padre —por toda la dispensación de su amor y gracia a través de Jesucristo, al ser su Dios y nuestro Dios, su Padre y nuestro Padre— es característico de la adoración del evangelio, y contiene el indicio clave de su gloria. Nosotros no solo adoramos a Dios como Padre —hasta los paganos tenían la noción de que él era el Padre de todas las cosas—, sino que veneramos al que es el Padre, porque serlo en lo que respecta al engendramiento eterno del Hijo así como en la comunicación de la gracia, por medio de él, a nosotros como nuestro Padre. Así, “a Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, el le ha dado a conocer” (Jn. 1: 1 8). Este acceso que tenemos en la adoración a la persona del Padre, en el Cielo, lugar santo en las alturas, y en un trono de gracia, es la gloria del evangelio. Véase Mateo 4:9; Hebreos 4:16; 10:19-21.

b)El Hijo se considera aquí como Mediador: a través de él tenemos entrada al Padre. Esta es la gloria que se mantuvo oculta en épocas anteriores…

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Antídoto contra El Papado [2]

Como veremos, de este modo casi se perdió por completo la verdad de la religión en el mundo. Sin embargo, no llegará a perderse ni de otra manera ni por ningún otro medio. Cuando las iglesias o las naciones poseen la verdad y la profesan, no habrá leyes ni multas, ni encarcelamientos, ni horcas, ni hogueras que las desposean o priven de ella. Aunque se siguió experimentando el poder de la religión en los tiempos primitivos, toda la ira sangrienta y la crueldad del mundo, la astucia de Satanás y la sutileza de los seductores, que abundaban, fracasaron rotundamente en su intento de privar a los cristianos de la verdad y de su profesión. Sin embargo, cuando comenzó a decaer y a perderse entre ellos, fueron rápidamente engañados y apartados de la simplicidad del evangelio. En cuanto a la reforma de la religión en estas partes del mundo —cuando la verdad se recibía en su amor y poder, y las multitudes experimentaban el beneficio y el provecho espiritual que recibían por ella en libertad, santidad y paz—, todas las prisiones, torturas, espadas y hogueras empleadas para su extirpación no hicieron más que difundir su profesión y arraigarla con más firmeza en las mentes de los hombres. De esta forma no se pudo perder; tendría que ser de otra manera y por otros medios. Los jesuitas y sus asociados llevan cien años ideando métodos y artes para desposeer a naciones e iglesias de la verdad recibida, e introducir la superstición romana. Han escrito libros acerca de ello, y actuado según sus principios en cada reino y estado de Europa de religión protestante. Pero la necedad de la mayoría de sus pretendidas artimañas y maquinaciones para este fin, ha sido ridícula y sin éxito. Y lo que han añadido a esto de fuerza se ha derrotado por mediación divina. Solo existe una manera, un motor efectivo para privar a cualquier pueblo de profesar la verdad que un día recibió: conducirlo por una vida profana y de ignorancia que les impida experimentar su poder y eficacia en la comunicación de la gracia de Dios a sus almas y, con ello, les prive de todo sentido del provecho que podrían haber tenido por ella. Cuando esto ocurre, los hombres se deshacen de la profesión de la religión con la misma facilidad con la que dejan la ropa de abrigo en verano.

Se debate mucho sobre la existencia de un complot y una conspiración para destruir la religión protestante e introducir, de nuevo, el papado entre nosotros. Quiénes se ocupan de los asuntos públicos harían bien en tener cuidado con esto, pero, en lo referente a la acción, solo hay una conspiración que se deba temer: la que hay entre Satanás y las concupiscencias de los hombres. Si consiguen prevalecer y privar a los hombres, en términos generales, de experimentar en sus propias mentes el poder y eficacia de la verdad, con el provecho espiritual que de ella puedan obtener, los convertirá en presa fácil para los demás maquinadores. Con este propósito se utilizan dos motores: la ignorancia y la vida profana, o sensual. Siempre que uno de ellos prevalezca, se perderá y se excluirá de necesidad la experiencia procurada. Los medios para prevalecer son: la carencia de la instrucción debida por parte de los líderes del pueblo, y el fomento de la sensualidad a causa de la impunidad y de los grandes ejemplos. Esta es la única conspiración formidable contra la profesión de la verdad en esta nación, sin cuya ayuda todo poder y fuerza se verán finalmente frustrados. Y puesto que, según puede parecer, cuentan con el permiso divino para tal estado de cosas en la actualidad, entre nosotros, si además las dirige el consejo, y la ignorancia y la sensualidad se apoyan y promueven con este mismo fin, al haberse perdido el poder de la verdad, resultará fácil renunciar a su profesión: solo la gracia soberana puede detener este propósito. Y es que el principio que hemos declarado es irresistible en razón y experiencia, es decir, que al dejar de experimentar el poder de la religión, de una manera u otra, el resultado será la pérdida de la verdad de la religión y su profesión. ¿Qué ha causado que tantas opiniones corruptas hayan hecho tal incursión en la religión protestante y su profesión? ¿Acaso no será porque muchos han dejado de experimentar el poder y la eficacia de la verdad, apartándose así de ella? ¿Cómo es que la profanidad y la sensualidad de vida, con toda suerte de concupiscencias corruptas de la carne, han crecido, para verguenza de la profesión? ¿No será por la misma razón que el apóstol declara expresamente? (cf. 2 Timoteo 4:2-5). De una manera u otra, la pérdida de la experiencia del poder de la verdad desembocará en la pérdida de su profesión.

Pero procedo con el particular que me propongo en la Iglesia de Roma; a día de hoy, su religión no es sino una imagen muerta del evangelio erigida sobre la pérdida de la experiencia de su poder espiritual, deponiendo su uso, adecuándose al gusto de los hombres, carnales, ignorantes y supersticiosos. Demostraré esto con toda clase de ejemplos, en lo referente a: 1. La persona y los oficios de Cristo; 2. El estado, el orden y la adoración de la Iglesia; y 3. Las gracias y deberes de obediencia requeridos en el evangelio. Mi propósito principal es demostrar cuál es la única manera y el medio de guardar nuestras almas —ya sea una iglesia o una nación— para que no las atrape y las venza el papado.

Sección 1

En su persona y su gracia, se ha de proponer a Cristo el Señor a los hombres y representarlo ante ellos como el principal objeto de su fe y amor, esto es una noción general de verdad.

En su persona divina, es absolutamente invisible para nosotros y, en su naturaleza humana, está ausente, ya que el Cielo debe recibirle “hasta el tiempo de la restitución de todas las cosas”. Por tanto, debemos hacemos una imagen o representación de él en nuestras mentes o no podría ser el objeto adecuado de nuestra fe, confianza, amor y deleite. Esto es exactamente lo que se hace en el evangelio y en predicación del mismo, porque lo “presenta claramente” ante nuestros ojos como “crucificado” entre nosotros (cf. Gd. 3:1), y, del mismo modo, plantea todas las demás cuestiones sobre su persona y oficios con claridad. ¡Si! Este es el fin principal del evangelio: representar debidamente la persona, los oficios, la gracia y la gloria de Cristo a las almas de los hombres para que crean en él y, “creyendo, tengan vida eterna” (cf. Jn. 20:31). Sobre esta representación de Cristo y su gloria que hacen el evangelio y la predicación del mismo, los creyentes experimentan el poder y la eficacia de la verdad divina que contiene, en la manera antes mencionada, como declara el apóstol: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Co. 3:18). Con esa luz espiritual para discernir y contemplar la gloria de Cristo, representada en el espejo del evangelio, experimentan su poder transformador y su eficacia que los cambian a la semejanza de esa imagen que les ha sido presentada —es decir, de Cristo mismo— que es el efecto salvífico del poder del evangelio. Pero esta luz espiritual se perdió entre los hombres por la eficacia de su oscuridad e incredulidad. No conseguían descubrir la gloria de Cristo según la revela y la plantea el evangelio, con el fin de convertirlo a él en el objeto presente de su fe y su amor. Una vez perdida esta luz, ya no podían experimentar en modo alguno el poder de la verdad divina en cuanto a ser cambiados a su imagen. Ya no podían descubrir algo impresionante o conmovedor en cuanto a él en la Escritura. Todo su contenido les resultaba oscuro y confuso o, como poco, parecían ser un misterio inaccesible que no podían llevar a la práctica. Por consiguiente, los responsables de dirigir publicamente la religión, apartaron a la gente de la lectura de la Escritura, como si fuera algo inútil y más bien peligroso para ellos. ¿A qué se dirigirán, entonces, estos hombres? ¿Rechazarán la noción general de que es necesario hacer una representación de Cristo en las mentes de los hombres que encienda su devoción, suscite su fe y avive su amor por él? Es imposible hacerlo sin renunciar abiertamente a él y considerar que el evangelio es una fábula. Por tanto, descubrirán otra manera —otro medio para el mismo fin—: la fabricación de imágenes suyas de madera y piedra, u oro y plata, o pintura. Pensaron que, de esta forma, estaría presente para sus adoradores, que esto lo representaría de tal manera que se sentirían inmediatamente impulsados a abrazar la fe y el amor. Para su gran satisfacción, con esto si consiguieron efectos apreciables, porque siendo sus mentes oscuras, carnales y propensas a la superstición —como es la mente de todo hombre naturaleza—, no veían nada en la representación espiritual de él en el evangelio que tuviera poder alguno sobre ellos ni que les afectara en ninguna medida. Por medio de la vista y la imaginación, estas imágenes demostraron operar verdaderamente en sus afectos y, como ellos pensaban, les incitaba al amor de Cristo.

Y este fue el verdadero origen de toda la imaginería de la Iglesia de Roma, así como algo de esta misma naturaleza, en general, lo fue de todo el culto a las imágenes en el mundo. Lo mismo ocurrió con los israelitas en el desierto: cuando hicieron el becerro de oro buscaban tener la representación de una deidad cerca de ellos, de un modo visible que afectara sus almas. Asi lo expresaron ellos mismos en Éxodo 32:1. De este modo, Por encontrarse en este estado, habiendo perdido la luz y la experiencia espiritual, las mentes supersticiosas de los hombres hicieron que se enredaran. Sabían que era necesaria una representación de Cristo que lo convirtiera en el objeto presente de la fe y el amor que los emocionara inmediatamente. No sabían como se hacia esto en el evangelio, como tampoco lo podían entender u experimentar en modo alguno su poder y su eficacia para conseguirlo. Sin embargo, el principio mismo debe ser retenido como aquello sin lo cual no podía haber religión. No obstante, el principio en sí debe retenerse como algo sin lo cual no podría haber religión; por esta razón y para zafarse de esta dificultad, volvieron del revés los mandamientos de Dios, y se dedicaron a fabricar imágenes de Cristo, y a adorarlas. A medida que iban creciendo la oscuridad y la superstición en las mentes de los hombres, y a partir de aquellos pequeños comienzos, esta práctica fue progresando hasta que las imágenes arrebataron, por asi decirlo, la totalidad de la obra de representación de Cristo y de su gloria de manos del evangelio, y se adueñaron de ella. No me estoy refiriendo a ellas ahora como imágenes de Cristo, u objetos de adoración, sino como imágenes muertas del evangelio; es decir, que en cierto modo se han erguido en el lugar y con los fines del evangelio, como medio de enseñanza e instrucción. Ellas harán la obra que Dios había designado para el evangelio.

(Continuará)…

________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano.

Antídoto contra El Papado [1]

PREGUNTA: ¿Cómo es el amor práctico a la verdad la mejor protección contra el papado?

“Si es que habéis gustado la benignidad del Señor” (1 P. 2: 3).

Cuando la falsa adoración prevaleció en la iglesia de antaño, para ruina de esta, Dios la mostró y la representó a su profeta bajo el nombre y la apariencia de “una cámara pintada de imágenes” (Ez. 8:11-12), porque en ella se retrataban todas las abominaciones que contaminaron la adoración de Dios y corrompieron la religión. Todo lo relacionado con la verdad y la adoración divinas han vuelto a tomar el mismo curso en el mundo, especialmente en la Iglesia de Roma. Mi propósito, aquí, es contemplar sus cámaras pintadas de imágenes y mostrar cuáles fueron la ocasión y las circunstancias de su construcción. En ellas veremos toda la abominación que ha corrompido la adoración divina del evangelio y arruinado la religión cristiana. Para ello será necesario establecer algunos principios de verdad sagrada que demuestren, y manifiesten, los fundamentos y las causas de esa transformación de la sustancia y del poder de la religión en la imagen sin vida que, como demostraremos, ha surgido entre ellos. Y puesto que procuro el beneficio, principalmente, de quienes resuelven toda su convicción en la Palabra de Dios, deduciré estos principios del texto en 1 Pedro 2:1-3.

El primer versículo contiene una exhortación, o mandato de santidad universal, que aparta o desecha todo lo que sea contrario a ella: “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones”, cuyo dominio se extiende a todos los demás hábitos viciosos de la mente, cualesquiera que sean.

En el segundo hay una profesión del medio por el cual se puede alcanzar este fin, a saber: cómo puede fortalecer la gracia a una persona de manera que consiga desechar toda inclinación y práctica pecaminosa contrarias a la santidad, como se nos requiere (es decir, la palabra divina que se compara con la comida, medio preservador de la vida natural que aumenta su fuerza): “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis”.

Sobre esto, el apóstol procede a declarar en el versículo tres la condición de la que dependen nuestro beneficio, crecimiento y prosperidad por la palabra y que es haber experimentado su poder, puesto que es el instrumento por el cual Dios nos comunica su gracia: “Si es que habéis gustado la benignidad del Señor”. Véase 1 Tesalonicenses 1: 5. En esto reside el primer principio esencial de nuestra subsiguiente demostración:

Principio 1: Todo beneficio y provecho que cualquier hombre reciba, o pueda recibir, por la palabra o las verdades del evangelio dependen de experimentar su poder y eficacia en la comunicación de la gracia de Dios a sus almas.

Este principio es evidente en sí mismo y no puede ser cuestionado por nadie, excepto por quienes nunca tuvieron el menor sentido verdadero de religión en sus propias mentes. Además, está evidentemente contenido en el testimonio del apóstol antes declarado. Junto a este se dan por sentados otros tres principios de igual evidencia implicitamente contenidos en él.

Principio 2: Hay poder y eficacia en la Palabra y en su predicación. “No me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación” (Ro. 1:16).

Tiene un poder divino, el poder de Dios, que la acompaña y se manifiesta en ella para sus fines propios: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz” (He. 4: 12).

Principio 3: El poder de la Palabra de Dios consiste en su eficacia para comunicar la gracia de Dios a las almas de los hombres.

En y por Él, gustan la benignidad del Señor. Esa es su eficacia para alcanzar sus fines propios, es decir, la salvación con todo lo que ella requiere: la iluminación de nuestra mente, la renovación de nuestra naturaleza, la justificación de nuestras personas, la vida de Dios en adoración y obediencia santas que nos conduzcan al pleno disfrute eterno de Él. Estos son los fines para los cuales el evangelio está diseñado en la sabiduría de Dios y a los cuales se limita su eficacia.

Principio 4: Se puede experimentar el poder y la eficacia de la palabra.

En el pasaje del apóstol se define como “gustar”. Pero antes de la gustación, que es como se denominaba concretamente, existe algo que la causa y que es inseparable de ella; por tanto, se trata de algo que pertenece a la experiencia de la que hablamos:

1. Lo primero que aquí se requiere es luz, una luz espiritual y sobrenatural que nos capacite espiritualmente para discernir la sabiduría, la voluntad y la mente de Dios en la Palabra. Sin ella no podemos experimentar su poder en forma alguna. Por consiguiente, el evangelio está oculto a los que perecen, aunque se les declare externamente (cf. 2 Co. 4:3). Este es el único medio que introduce en la mente y la conciencia un sentido de esta eficacia. El apóstol ruega, en nombre de los creyentes, que puedan recibirla y que vaya en aumento para que tengan esta experiencia (cf. Ef. 1:16-19; 3:16-19), y declara su naturaleza (cf. 2 Co. 4:6).

2. La gustación que se procura viene después de esto. En ella consisten la vida y la sustancia de la experiencia suplicada. Y esta gustación consiste en un sentido espiritual de la bondad, del poder y de la eficacia de la palabra, y todo lo que ella contiene; en la transmisión de la gracia de Dios a nuestras almas; en los particulares mencionados y otros más de similar naturaleza. Y es que, en la gustación hay dulzura al paladar y satisfacción del apetito. La una refresca nuestras mentes en esta gustación y, la otra, nutre nuestras almas; los creyentes experimentan ambas cosas. La luz espiritual es la que introduce todo esto en la mente y, sin ella, nada de ello es alcanzable. “Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese luz [que resplandezca en vuestros corazones, para iluminación del conocimiento de su gloria] en la faz de Jesucristo” (cf. 2 Co. 4:6).

3. Para completar la experiencia procurada, debe seguirle una conformidad de toda el alma y de la manera de vivir a la verdad de la Palabra, o de la mente de Dios en ella, operada en nosotros por su poder y eficacia. Asi lo expresa el apóstol: “Si en verdad le habéis oído, y habéis sido por el enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef. 4:20-24). A esto le sigue nuestro último principio que es el fundamento inmediato del subsiguiente discurso, o aquello que ha de ser confirmado:

Principio 5: La verdad de la religión se ha perdido por haber dejado de experimentar el poder de la religión. Esto ha causado el rechazo de su sustancia y ha conducido a levantar una sombra, o imagen, en su lugar.

Esta transformación de todo lo que forma la religión comenzó, y procedió, desde esta base. Los responsables de conducirla siempre poseyeron las nociones generales de la verdad que no podían abandonar sin una renuncia total del evangelio mismo. Pero, habiendo perdido toda experiencia de este poder en sí mismos, las transformaron en cosas de una naturaleza muy distinta, destructivas para la verdad y desprovistas de su poder. Aconteció que se fabricó una imagen muerta de la religión y se levantó en todas sus partes. Recibió el nombre de aquello que era verdadero y vivo, pero que se había perdido irremediablemente. Sin experimentar ya el poder y la eficacia del misterio del evangelio y su verdad en la comunicación de la gracia de Dios a las almas de los hombres, se retuvo una noción general con la que idearon y forjaron una imagen externa, o representación de ella, adecuada a su ignorancia y su superstición…

(Continuará…)

________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Deberes Familiares 5

Blog122E.jpg

Objeción: Pero mi marido es inconverso, ¿qué puedo hacer?

Respuesta: En este caso, lo que he dicho antes se aplica con más razón.

Porque,
1. Debido a esta condición, su esposo estará atento para aprovechar sus deslices y debilidades con el fin de echárselo en cara a Dios y a su Salvador.

2. Es probable que interprete de la peor manera, cada una de sus palabras, acciones y gestos.

3. Y todo esto tiende a endurecer más su corazón, sus prejuicios y su oposición a su propia salvación; por lo tanto, como dice Pedro: “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa” (1 Pedro 3:1, 2). La salvación o la condenación de su marido depende mucho de su buena conducta delante de él; por lo tanto, si teme a Dios o si ama a su marido,
procure, por medio de su comportamiento lleno de mansedumbre, modestia, santidad y humildad delante de él, predisponerlo a querer su propia salvación y, haciendo esto, “porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido?” (1 Cor. 7:16).

Objeción: Pero mi marido, no sólo es inconverso, sino que es un contencioso, malhumorado y cascarrabias, sí, tan contencioso, que no sé cómo hablarle ni cómo comportarme en su presencia.

Respuesta: Es cierto que algunas esposas viven en una verdadera esclavitud en razón de sus esposos impíos y, como tales, deben inspirar lástima y oraciones a su favor, de manera que sean, tanto más cuidadosas y sobrias, en todo lo que hacen.

1. Por lo tanto, sea muy fiel a él en todas las cosas de esta vida.

2. Sea paciente con su conducta desenfrenada e inconversa. Usted está viva, él está muerto; usted está bajo la gracia, él bajo el pecado. Ahora, entonces, teniendo en cuenta que la gracia es más fuerte que el pecado y la virtud que lo vil, no se deje vencer por su vileza, en cambio, vénzala con sus virtudes (Rom. 12:12-21). Es una vergüenza que los que viven bajo la gracia, sean tan habladores, como los que no la tienen: “El que tarda en airarse es grande de entendimiento; Mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad” (Prov. 14:29).

3. Si en algún momento desea hablar a su esposo para convencerle acerca de algo, sea bueno o malo, sepa discernir el momento propicio: Hay “tiempo de callar, y tiempo de hablar” (Ecl. 3:7). Ahora bien, con respecto a encontrar el momento propicio:

1) Considere su estado de ánimo y acérquese a él en el momento que más lejos esté de esas sucias pasiones que la afligen. Abigail no quiso decirle ni una palabra a su esposo ebrio hasta que se le pasara el efecto del vino y estuviera sobrio (1 Sam. 25:36, 37). No hacer caso de esta observación es la razón por la que se habla mucho y se logra poco.

2) Háblele en esos momentos cuando el corazón de él se siente atraído a usted y cuando da muestras de su cariño y de lo complacido que se siente con usted. Esto es lo que hizo Ester con su marido el rey y prevaleció (Ester 5:3, 6; 7:1, 2).

3) Esté atenta para notar cuándo las convicciones despiertan su conciencia y sígalas con dichos profundos y certeros de las Escrituras. En forma parecida trató la esposa de Manoa a su esposo (Jue. 13:22, 23).

Aun entonces:

a. Sean pocas sus palabras.
b. Y ninguna de ellas disfrutando cuando puede echarle en cara algo. En cambio, diríjase aun a él como su cabeza y señor, con ruegos y súplicas.
c. Y todo en tal espíritu de comprensión y un corazón tan lleno de afecto por su bien, que su forma de hablar y su conducta al hablarle, le sea claro a él que habla por cariño, que es sensible a la desdicha de él y que su alma está inflamada del anhelo de que sea salvo.
d. Y apoye sus palabras y su conducta con oraciones a Dios, a favor de su alma.
e. Manteniendo usted una conducta santa, casta y modesta ante él.

Objeción: Pero mi esposo es estúpido, un necio que no tiene la inteligencia suficiente para desenvolverse en este mundo.

Respuesta:
1. Aunque todo esto sea cierto, tiene que saber que él es su cabeza, su señor y su esposo.

2. Por lo tanto, no quiera ejercer su autoridad sobre él. Él no fue hecho para usted, para que usted tenga dominio sobre él, sino para ser su esposo y ejercer su autoridad sobre usted (1 Tim. 2:12; 1 Cor. 11:3, 8).

3. Por lo tanto, aunque en realidad tenga usted más discernimiento que él, debe saber que usted y todo lo que es de usted, debe ser usado bajo su esposo; “en todo” (Ef. 5:24).

Cuídese, entonces, de que lo que usted hace no aparezca bajo su nombre, sino bajo el de él; no para su propia exaltación, sino para la de él; haciendo todo de modo que por su destreza y prudencia, nadie pueda ver ni una de las debilidades de su esposo: “La mujer virtuosa es corona de su marido; mas la mala, como carcoma en sus huesos” (Prov. 12:4) y así entonces, como dice el sabio: “Le da ella bien y no mal, todos los días de su vida” (Prov. 31:12).

4. Por lo tanto actúe como si estuviera, y de hecho esté, bajo el poder y la autoridad de su marido.

Ahora tocante a su conducta con sus hijos y sirvientes. Usted es una madre y la señora de su casa, y debe comportarse como tal. Y además, al considerar a la mujer creyente como una figura de la iglesia, debe, como la iglesia, nutrir y enseñar a sus hijos, sus sirvientes y, como la iglesia, también dar razón de sus acciones y, ciertamente, al estar la esposa siempre en casa, tiene una gran ventaja en ese sentido; por lo tanto, hágalo y el Señor prosperará su quehacer.

Continuará …

Tomado del folleto “Christian Behavior”
_______________________
John Bunyan (1628-1688): Pastor y predicador inglés, y uno de los escritores más
influyentes del siglo XVII. Autor preciado de El Progreso del Peregrino, La Guerra Santa, El Sacrificio Aceptable y muchas otras obras. Nacido en Elstow, cerca de Bedford, Inglaterra.

Testimonio de la buena profesión de Alexís Barón von Roenne 2

Blog124B.jpg

Continuación de …

Carta de despedida a su madre

Berlín, 11 de octubre de 1944. Al atardecer.

Así que no temas en modo alguno. Padre solía contarme que nuestro abuelo, en su lecho de muerte, rechazó una medicina sedante con las palabras: “Se tiene que soportar todo”. ¡Él permaneció tan soberano por encima de la muerte, fue magnífico!

Hace ya una semana que he estado esperando la muerte día a día; en este momento, por ejemplo, la espero mañana, y el Señor en su inmensa misericordia me ha librado de todo terror. Todo el día oro y pienso en perfecta calma y casi exclusivamente acerca de él y, al mismo tiempo, desde luego, sobre quienes son muy queridos para mí. Tengo buen apetito, me gozo en tomar el sol, y he tratado de librarme del mundo solo en la medida en que he dejado de leer y, tanto como me es posible, de mantener mis pensamientos fuera de todos los asuntos militares y políticos, y a disposición solo del Salvador. Voy a la cama temprano, en oración; duermo pacífica y profundamente, como un niño, toda la noche, e inmediatamente después de despertarme me vuelvo a él. Con todo esto, en lo espiritual me siento completamente libre y, aún más, aparte de mis pensamientos acerca de mi esposa y mis dos pequeños niños, soy un hombre completamente feliz, fenómeno que a menudo se considera asombroso aquí y que tiene su explicación en él.

Al principio me proponía encontrar modos que me dieran fuerza y una disposición gozosa para morir. Después, de pronto, Dios me mostró dos medios de ayuda. En primer lugar, tuve que imaginarme mi muerte en toda su realidad y después compararla con la suya. Eso me ha ayudado enormemente: por un lado, la víctima inocente que sufrió voluntariamente una muerte de martirio de muchas horas, a manos de aquellos que él había venido a salvar; por otro lado, un acontecimiento de un momento de duración con el que, en cualquier caso, estaba obligado a enfrentarme en algún momento, quizá de una forma mucho más dolorosa, o tras una larga enfermedad. Obtuve esta sugerencia de dos bellos versos: “Cuando las fuerzas me fallen un día,” y especialmente: “Y déjame ver tu figura coronada en Tu agonía”. Por consiguiente, me avergoncé de todas mis inhibiciones y me vi libre de temor. Y después, él me señaló que el momento de la muerte es, al mismo tiempo, por supuesto, el primer momento de la vida en su bendito descanso y en la paz de Dios. Al guardar estos pensamientos firmemente en mi mente, durante días he estado, cada hora, en completa calma y desapego, con pensamientos perfectamente pacíficos y pulso firme, deseando la llegada de mi partido o mi veloz viaje a casa, y estoy completamente confiado en que el breve acontecimiento final estará igualmente irradiado por su indescriptible gracia.

Te escribo esto con tanto detalle, mi querida mamá, porque quizá con ello pueda, actuando a su servicio, darte un poco de ayuda. Desde el comienzo mismo de este último excepcional periodo de gracia (dos meses y medio) no ha habido ninguna duda en mi mente en cuanto a que debo toda esta inmerecida gracia, en muy gran medida, a tus oraciones durante una década, y las palabras no son suficientes para expresar mi gratitud a ti. Considero esta intercesión tuya como el mayor regalo, con mucho, de tu amor sin fin por mí, y en la vida venidera hablaremos de ello con frecuencia. Pero te ruego con todo mi corazón que, por el resto de tu tiempo sobre la tierra, transfieras estas oraciones a Úrsula y a mis dos pequeños. Hazlo, te ruego fervientemente, con el mismo amor y lealtad. Es un indescriptible tesoro que tú estarás dando a mis queridos esposa e hijitos que lo necesitan tan desesperadamente. Estoy seguro de que cumplirás mi deseo.

Continuará …

_______________________________________________________________

Jonathan Watson (The Banner of Truth).

Los falsos maestros y la Gracia

Blog111

Para esa clase de milagros, como curar un cáncer terminal, un sida o un paralítico, como también para realizar un gran negocio, se necesita dar una “siembra” mayor (en dinero), porque de acuerdo a la cantidad de dinero, es el tamaño de la bendición que Dios te da”. Esto lo dijo textualmente el mismo locutor, autodenominado “apóstol cristiano”, que casi me hizo estrellar en una ocasión anterior, según narrábamos en un mensaje titulado “Siembras, Opus Dei y G-12”, de 23 de junio de 2006:

“Casi me estrello cuando conducía por la avenida de circunvalación de mi ciudad, pues sintonicé la radio en un momento cuando el locutor-predicador constreñía a su numerosa, cristiana y pobre audiencia a llevarle una “siembra” en dinero, para obtener a cambio un milagro físico o financiero y aun la salvación de sus familiares”.

Decía literalmente: “Dios te dice que aún tienes un dinero en tu bolsillo que no has entregado para la “siembra”; que lo entregues todo, que no temas, pues Él te lo va a multiplicar y te va a bendecir aunque te quedes sin nada ahora”.

Esta supuesta profecía, me dejó conmocionado de indignación y estupefacción, por eso casi me estrello.

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche” (Isaías 55:1). “Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida” (Apocalipsis 21:6). destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, Y POR AVARICIA HARÁN MERCADERÍA DE VOSOTROS con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2:1). 

Versiculo 303

El actual dueño de esa emisora radial es un antiguo locutor que hoy se hace llamar “apóstol”, quien adquirió en forma oscura y conflictiva esa emisora, arrebatándosela a la iglesia donde era miembro y a la cual dividió llevándose también a un grupo de her-manos, todo ello sumado a escandalosos conflictos personales de dos divorcios, el último con la hija de su antiguo pastor.

Además del desvergonzado comercio engañador de milagros, ofreciéndolos a cambio de la descarada recolección de dinero para el dueño, ese falso apóstol y sus ayudantes pagados (verdadero objeto de esa emisora), abusan con las siguientes prácticas:

—”Testimonios” que son morbosas narraciones detalladas de los pecados que cometían, como las horrendas prácticas homosexuales y travestis, los asaltos a bancos, la drogadicción, los adulterios, las borracheras, etc.

—A sus seguidores no les llaman cristianos sino “sembradores” y a los templos o iglesias, los llaman “punto de siembra”.

—Les dicen a los oyentes que no necesitan congregarse o acudir al templo, para recibir la bendición de Dios, sino que basta que llamen por teléfono dando su dirección y será recogida su “siembra” de dinero por un conductor de moto. También anuncian constantemente por esa radio, con voz y estilo de propagandista comercial, los números de las diferentes cuentas bancarias, para que sin necesidad de acudir al templo, depositen su dinero de “siembra” en el banco más cercano y así obtendrá la “bendición” de Dios, sea en algún milagro, curación, empleo o enriquecimiento súbito.

El nefasto canal Enlace TBN realiza sus telefónicas recolectas de dinero cada mes, pero esta emisora radial lo hace todos los días. “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; DE GRACIA RECIBISTEIS, DAD DE GRACIA” (Mateo 10:8).

—Todo este montaje de mercadería y recolección de dinero, lo sustenta el “apóstol” comercian-te con supuestas o falsas profecías, diciendo constantemente que “Dios le dice o le revela”, lo cual utiliza para manipular a los paupérrimos y desesperados habitan-tes de los tugurios y barrios de clase media baja de mi ciudad, generalmente recién convertidos que desconocen la Palabra de Dios, además de ser personas con escasa educación escolar que se engañan deslumbrados por la verborrea del hábil locutor.

—Permanentemente propagan la música de parranda, supuestamente “cristiana”, como ballenatos, merengues, salsa, rancheras y rap. Música que muy bien podría animar un baile del carnaval de mi dudad, con la seguridad de que los borrachos adúlteros y bailadores no notarían que esas canciones tienen una letra seudocristiana y que también la usan en esa emisora iglesia.

Esa emisora, que han convertido en templo, se llena diariamente con los desesperados que caen en la seducción de llevar algo de dinero, lo poco que les queda o han pedido prestado, con la esperanza de recibir a cambio un milagro, sea de salud, de restauración a relaciones familiares destruidas o de un empleo.

Como la gran mayoría no conocen el Evangelio ni a Cristo, reciben una torcida predicación y quedan cautivos de una nueva mentira: el dios dinero (el dios Mamón, en griego) como salvador y sanador de ellos.

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros” (Mateo 23:15).

Versiculo 304

¡Ya basta! Levantémonos en contra de los mercaderes religiosos.

Es indignante la continua falsa predicación y herejías de esa emisora radial de amplia sintonía en mi ciudad, lo cual me ha movido a escribir estas líneas, haciendo un llamado, con la esperanza de que todos los hermanos cristianos evangélicos, pastores y asociaciones de ministros, nos unamos en protesta y defensa de la sana doctrinadel nombre de Jesucristo y de nuestra Iglesia, para que esa y todas las emisoras radiales o televisivas de otras ciudades y países, dedicadas a recoger dinero para el enriquecimiento de sus dueños, usando como pretexto el Evangelio, se arrepientan, cambien o abandonen esa práctica de falsedad y perdición para miles de almas, además de las propias almas de esos falsos apóstoles recolectores y sirvientes del dios dinero o dios Mamón.

Cuando Cristo vino a mi vida, sin que yo lo buscara, estando perdido, muerto y destruido, no tuve que dar dinero de “siembra” o “pacto”, como tampoco mis familiares, aunque no lo merecía ni lo entendía Lo hizo Dios por pura gracia suya y hoy lo sigue haciendo todo por su gracia_ La gracia de dios es gratis. gratuita e inmerecida. Por esa gracia vivo y estoy delante de Él, para su gloria.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del Cielo” (Juan 3:27).

Porque POR GRACIA SOIS SALVOS por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; NO POR OBRAS, PARA QUE NADIE SE GLORÍE” (Efesios 2:8).

Me duele lo que hacen con nuestra Iglesia, con el nombre de Cristo y con su Evangelio, engañando y perdiendo con un falso evangelio a las almas perdidas que necesitan ser salvadas.

Por ello, lamento dedicar este mensaje a denunciar este abuso y mentira diabólica continuada. Cuánto desearía tratar temas más “agradables”, “positivos” o “edificantes”, como algunos me reclaman, como si denunciar y combatir la falsedad o el comercio del Evangelio no fuera algo positivo y edificante para salvar a los ignorantes e ingenuos cautivos de esos falsos apóstoles.

Por otro lado, amada Iglesia, he demorado en volver a escribir estas notas, porque he recibido múltiples ataques anormales, entre ellos un virus que inutilizó mi ordenador por una semana. Sabemos que “no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra huestes espirituales de maldad” (Efesios 6:12), pero el amor a Cristo y a ustedes, amados hermanos, me constriñe a continuar levantando en alto esta voz, confiando en la gracia y el poder de Dios en Cristo.

Dios les continúe bendiciendo.

VICENTE MERCADO SANTAMARÍA

Barranquilla, Colombia

Maridos amen a sus esposas 5

Blog95

Acerca de que los maridos amen a sus esposas como a sí mismos: Al ejemplo de Cristo, el apóstol agrega cómo los maridos deben imitarlo: “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos” (Ef. 5:28)… El ejemplo de Cristo es completo, perfecto y suficiente en todo sentido, mucho más excelente que el del hombre. No se agrega esto para añadirle algo más, sino solo hacer notar nuestra falta de comprensión y destacar su punto de un modo más claro. Porque con este agregado es más práctico y fácil de entender. Todos saben cómo aman a su propio cuerpo, pero ninguno o pocos saben cómo Cristo ama a su iglesia. Además, ese ejemplo de Cristo puede ser demasiado elevado y excelente como para que alguien pueda alcanzarlo. Por lo tanto, para hacer ver que no requiere más de lo que el hombre puede llevar a cabo, siempre que con cuidado y conciencia se decida cumplir su deber, [el apóstol] usa como ejemplo a uno mismo; lo que uno hace con su cuerpo, puede hacer con su esposa.Ningún hombre tratará con más cuidado la mano, el brazo, la pierna o alguna otra parte del cuerpo que él mismo, porque es muy sensible a sus propios dolores. Las metáforas que el apóstol usa en estas palabras: “sino que la sustenta y la cuida” muestran  claramente este cuidado (Ef. 5:29). Son tomadas del mundo de las aves quienes con [cuidado] y ternura rondan en medio de sus crías, cubriéndolas con sus alas y plumas, pero sin cargar sobre ellas el peso de su cuerpo… De esta manera, con suma ternura y cuidado deben tratar a sus esposas, como ya hemos mencionado varias veces. Me pareció bueno destacar a los esposos este ejemplo del hombre mismo, como algo para considerar como un precedente sin excepciones, por lo cual reciben una pauta para cumplir mejor todo lo antedicho.
Así es el afecto que los maridos deben tener para con sus esposas: deben más voluntaria y alegremente hacer cosas por sus esposas que por sus padres, hijos, amigos y otros. Aunque esta alegría es una actitud interior de su corazón, el hombre la demuestra con su presteza y buena disposición por hacerle un bien a su esposa. En cuanto su
esposa desea algún favor, él debe estar listo para hacerlo: como le dijo Boaz a Rut: “Yo haré contigo lo que tú digas” (Rut 3:11).Lo opuesto es el talante de esos maridos que hacen cosas por sus esposas de tan mala gana, quejándose y mostrando su descontento que ellas preferirían que ni las hicieran. Su manera de actuar causa más sufrimiento a las esposas de buen corazón, que hacer las cosas difíciles que se ven obligadas a hacer.
Acerca del ejemplo de Cristo, para motivar a los maridos a amar a sus esposas: No puede haber una motivación más fuerte para hacer algo que seguir el ejemplo de Cristo. Cualquier ejemplo vivo es en sí tan fuerte que nos puede motivar a hacer cualquier cosa: con más razón si es de una gran persona, un hombre de renombre. Pero, ¿quién más
grande que Cristo? ¿Qué ejemplo más digno de imitar? Si el ejemplo de la iglesia es poderoso para motivar a las esposas a estar sujetas a sus maridos, el ejemplo de Cristo tiene que ser mucho más poderoso para motivar a los maridos a amar a sus esposas. Qué gran honor es ser como Cristo: su ejemplo es un modelo perfecto.
Tomado de Domestical Duties
_______________________
William Gouge (1575-1653): Durante 46 años pastor en Blackfriars, Londres,
considerado como el centro de predicación más importante de aquella época.
Muchos creen que se convirtieron miles bajo la predicación expositiva y
penetrante de Gouge. Poderoso en las Escrituras y la oración, predicó durante 30
años sobre la epístola a los Hebreos, cuya sustancia se volcó en un comentario
famoso; nacido en Stratford-Bow, Middlesex County, Inglaterra.

C.H Spurgeon16

 

¿Un libro de regalo?

22384864_1463604903695368_763936412_n (1)

¿Un libro de REGALO?

Desde hoy y hasta el próximo 31 de Octubre día de la Reforma consigue este libro digital de REGALO “Las mujeres de la Reforma”.

Suscríbete a nuestro BLOG (www.solosanadoctrinablog.wordpress.com) y envíanos tus datos por email a la siguiente dirección:

info@solosanadoctrina.com

No dejes pasar esta oportunidad. Hasta el día 31 de Octubre.

Soli Deo Gloria.

Cristo y su reino

Blog24

Es evidente que el oficio de Mediador entre Dios y el hombre pecador tiene que incluir la función de dominio y control del Rey. Las funciones de Cristo como Profeta y Sacerdote
hubieran sido inútiles sin él. Prácticamente cada página de la Biblia demuestra que el Mesías prometido del Antiguo Testamento sería Rey y que el Dios histórico encarnado del Nuevo Testamento es un Rey en el más elevado sentido de la palabra.

“Saldrá ESTRELLA de Jacob, y se levantará cetro de Israel” (Núm. 24:17). “Se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isa. 9:6). “Yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte. Pídeme, y te daré por herencia las  naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás” (Sal. 2:6, 8- 9). “He aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días… Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido” (Dan. 7:13-14). El ángel Gabriel, en la anunciación a la Virgen María, dijo: “Concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será
llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Luc. 1:31-33). Apocalipsis expresa la universalidad y la preeminencia y lo absoluto de su autoridad como Rey cuando declara que el Cordero es “Rey de reyes y Señor de señores” (Apoc. 17:14) …El
título que brota espontáneamente de los labios de todos los hombres, aun de los del extranjero indiferente, pero con infinitamente más sentido de los labios de todos los que han sido objetos de su amor es SEÑOR ––Jesús, Dueño, Maestro, Soberano. Es universal, dominando a los más encumbrados al igual que a los más humildes, comprendiendo y doblegando a todo poder y autoridad menor que él— Rey de reyes. Es absoluto en todo, sin límite en alma o cuerpo, tiempo o eternidad —poseyendo y disponiendo absolutamente para sus propios usos todo lo que somos y poseemos, cada cosa y todas las cosas en todos los sentidos.

1. Y todo esto se predica de él, no meramente como Dios, sino como Dios-hombre en su obra como Mediador entre Dios y el hombre. Como la segunda Persona de la Trinidad, igual al Padre eterno en poder y gloria, el Verbo de Dios posee un dominio absoluto inherente como Rey de todo el universo. Esta autoridad es intrínseca, que no se deriva de ninguna otra fuente, inalienable, y es igual ayer, hoy y para siempre (Heb. 13:8). Durante toda la vida terrenal del Dios-hombre, tanto siendo un infante en el pesebre como cuando colgaba moribundo en la cruz, el Hijo eterno de Dios estaba ejerciendo su dominio soberano sobre todo el universo. Pero en su oficio como Mediador, y en toda su persona después de su encarnación como Dios-hombre, fue constituido Rey por la
autoridad de toda la Deidad según se representa en el Padre. Su soberanía intercesora… le fue dada por el Padre como recompensa de su obediencia y sufrimiento. “Se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte,
y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Fil. 2:7-11). Esta autoridad que le fue dada por el Padre es especial en lo que toca particularmente a la salvación de su pueblo y, a ese fin, a la administración de todas las disposiciones del pacto de la gracia, del cual él es el ejecutivo benevolente. No se trata de su naturaleza divina exclusivamente, sino de la Persona integral como Dios-hombre. Sobre el trono de intercesión del universo se sienta un HOMBRE. Él, que fue víctima de insultos, desprecios y condenado por Pilato, ahora se encuentra sentado a la diestra de Dios y gobierna los mundos, tal como lo hará en lo sucesivo sentado en el gran trono blanco, desde donde juzgará a todos los hombres.

A.A.Hodge 1

Nuestro Hermano en la carne tiene todo poder en el cielo y en la tierra para hacer que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayuden a bien (Rom. 8:28). Tanto los atributos divinos como los humanos obran juntos en la administración de su reinado. Todos sus actos como Rey son infinitamente sabios, justos y poderosos porque es Dios. Pero a la
vez son los actos de un hombre. Poseen una cualidad auténticamente intrínseca – perteneciente a algo como una característica básica y esencial de lo que es.

2. Cristo ya es un Rey sobre su trono en pleno ejercicio de su administración real. Como el Verbo eterno, por supuesto, ha sido Mediador entre Dios y el hombre pecador desde la caída de Adán. Si no fuera así, la sentencia de la ley hubiera sido ejecutada incondicionalmente ante la primera apostasía. Desde entonces, hemos estado viviendo ––y la historia humana se ha ido desenvolviendo— bajo un sistema de paciencia que incluye al aplazamiento de la aplicación de la justicia. Esto fue, por supuesto, posible solo porque la raza humana ha existido bajo la protección de un Mediador divino y competente. Todas las funciones del oficio intercesor implican tanto una parte (Dios) como a la otra (el hombre). Si fue el “Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo” (Apoc. 13:8), tiene que haber sido un profeta antes que Moisés, un Sacerdote antes que Aarón, un Rey antes que David. Fue en estos sentidos el predecesor de estos y la fuente de donde surgieron, al igual que su sucesor. Una inspección cuidadosa muestra que el Jehová del Antiguo Testamento, llamado también Ángel de Jehová o el enviado por Jehová, es la segunda Persona de la Trinidad, tal como lo declara el autor de la Epístola a los Hebreos. (compárese con Sal. 45:6-7; Heb. 1:8-9; Gén. 31:11, 13; 48:15- 16 con Os. 12:2-5; Éxo. 3:1-14 con Hch. 7:30-35).

Reinó sobre todos los asuntos humanos, como lo relata la historia bíblica. Dio la Ley en el Sinaí, incluyendo todo el ritual ceremonial, al igual que los Diez Mandamientos. Sacó a Israel de Egipto, lo condujo a través del desierto y lo estableció en Tierra Santa “con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros” (Deut. 26:8). Libró las batallas contra los filisteos; estableció sus tipos y representantes: David y Salomón, sobre sus tronos temporarios y simbólicos, y dirigió todo el curso de la historia a la consumación del cumplimiento del tiempo en preparación a su venida en la carne. Pero por otro lado, en el sentido más estricto tenemos que fechar la toma de posesión del cargo de su oficio como Rey en el ejercicio pleno y visible desde el momento de su ascensión desde la tierra al cielo y su lugar a la diestra del Padre. No podía realmente comenzar a ejercer su oficio real como Dios-hombre antes de haberse convertido tanto en Dios como en hombre en una Persona a través de la encarnación. Su
función como Sacerdote precede, en un sentido, su función como Rey, al igual que los actos que le correspondían. Su expiación es el fundamento de su derecho real sobre su pueblo y su administración real al abogar a su favor. Cuando fue anunciado, Juan el Bautista declaró: “El reino de los cielos se ha acercado” (Mat. 3:2). Fue recibido por sus discípulos y rechazado por los judíos como alguien que pretendía ser un rey. Pilato hizo escribir el título de Rey en tres idiomas y los clavó en su cruz. “Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de
Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies” (Heb. 10:12-13). Su oficio real es básicamente una dispensación real de su gracia como Salvador. A fin de que esto pueda ser universal e infaliblemente eficaz y completo,
declara que ahora “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” y fundamenta en esto su gran comisión a la iglesia: “Id, y haced discípulos a todas las naciones” (Mat. 28:18-19). Y Pedro, en el gran Día de Pentecostés, declaró que cuando el profeta David registró la promesa de que Dios resucitaría a Cristo para sentarlo en el trono, habló de la resurrección de Cristo: “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le a hecho Señor y Cristo. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís…Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Hch. 2:32-33, 36).

Versiculo 114

3. El reino intercesor actual del Dios-hombre es universal, abarca todo el universo y a cada uno de sus sectores… No obstante, esta verdad es enseñada con tanta claridad y certidumbre en el Nuevo Testamento como lo es cualquier otro artículo de nuestra fe. En el Salmo 8, Dios declara su propósito de poner todas las cosas bajo el dominio del hombre. Pablo declara que este propósito se cumplió en Cristo, “resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Ef. 1:20-23). Declaró a sus discípulos como base de la comisión que les dio: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mat. 28:18). En Filipenses 2:9-10, Pablo dice: “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra”. Esto incluye absoluta y exhaustivamente todo el universo en todas sus categorías de cielo, tierra e infierno, tal como el pasaje en Efesios incluye toda la duración… la era actual del mundo y la venidera. Y esto se repite y enfatiza con un lenguaje firme en Hebreos 2:8: “Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él”, y en 1 Corintios 15:27: “Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies”,
o sea, absolutamente todas las cosas excepto Dios el Padre…

En acorde con esto, los teólogos han hecho una distinción destinada a clasificar los diferentes aspectos y métodos de esta vasta administración de poder real, entre los reinos de poder, de gracia y de gloria que son de Cristo. Estos, por supuesto, no son [enteramente] diferentes a los campos o esferas de gobierno, dado que el reino de
poder incluye el reino de gracia, y el reino de gracia precede y prepara el camino para el reino de gloria. Son diferentes métodos de trabajar y diferentes sistemas especiales de administrar, incluidos todos en su reinado universal como Rey.

I. EL REINO DE PODER QUE PERTENECE A CRISTO: Este es el reinado providencial del Dios-hombre sobre todo el universo en cumplimiento de su obra intercesora como Redentor de su pueblo. El universo en todos sus aspectos, tanto materiales como espirituales, constituye un sistema. El logro seguro de un fin, el control absoluto de
cada aspecto, involucra necesariamente el control y la administración coordinada de todas las partes.

1. Por lo tanto, el reino universal de poder que pertenece a Cristo tiene que incluir, en primer lugar, su control providencial de todo el universo físico. El universo físico es la base necesaria del mundo intelectual, moral y espiritual. Lo de mayor importancia no puede ser gobernado adecuadamente a menos que lo de menor importancia sea
controlado. Las leyes de la materia y el orden del mundo material siguen siendo igual que antes, y no ocurre ningún cambio que pueda ser descubierto por la ciencia. Sin embargo, el hecho glorioso es que el Dios-hombre, como Rey intermediario durante… la era actual, ha puesto todo el mecanismo del universo natural [bajo su mando] como
medio para asegurar el establecimiento de su reino de intercesión. Conduce a las huestes celestiales hacia ese resultado supremo. Las grandes corrientes de todas las potencias del mundo son guiadas a ese fin. Las dulces influencias de las Pléyades obedecen a su voz, y las ligaduras del Orión están en sus manos. No es el Dios absoluto, sino nuestro hermano Redentor, el hombre que también es Dios, que dispone el curso de las estrellas: “El es quien cubre de nubes los cielos, el que prepara la lluvia para la tierra, el que hace a los montes producir hierba. El da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los Cristo y su reino cuervos que claman” (Sal. 147:8-9), el que cuenta los cabellos de nuestra cabeza (Mat. 10:30) y no dejará que plaga alguna entre en nuestra morada (Sal. 91:10).

Versiculo 113

2. El reino intercesor de poder que pertenece a Cristo incluye el gobierno moral universal de Dios sobre sus criaturas inteligentes. El gobierno moral de Dios sobre la humanidad es solo una parte de su inmensurable imperio. Los ángeles, los demonios y sean las que sean las demás criaturas inteligentes que existen en otros mundos deben
formar una totalidad moral sistemática con la raza humana. El imperio moral de Dios en su totalidad tiene que ser regido por los mismos principios generales de justicia. La voluntad de Dios tiene que ser el común denominador de todo, su amor la motivación de todos, su gloria la meta que comparten. Cristo es en este sentido más amplio, Rey de reyes y Señor de señores. Dios ha nombrado a su Hijo “heredero de todas las cosas”. Lo ha colocado “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero” (Ef. 1:21).Todo en el
cielo y todo en la tierra que se inclinará ante el nombre de Jesús, incluye a todas las criaturas racionales. Todos los hombres y los ángeles se reunirán el Día del Juicio Final.

En cambio, a los demonios “los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día” (Jud. 6). Él ejerce este gobierno moral universal providencialmente de varias maneras, según las diversas características y condiciones de sus súbditos, pero siempre basado en los mismos principios de justicia. Emplea a los ángeles como espíritus que velan a su pueblo en la actualidad, y los empleará como sus agentes para ejecutar la
separación entre los justos y los condenados en el juicio del gran día. Restringe y controla las acciones del diablo y sus ángeles, los espíritus del poder del aire. Controla todos los eventos para bien de su pueblo. En especial dirige los eventos a fin de lograr la disciplina y educación completa de ellos, y la consecuente preparación para disfrutar de su gloria. El final es la redención completa de su pueblo. Pero a fin de hacerlo, todos los miembros de la familia humana de todas las generaciones y de las diversas familias y nacionalidades tienen que estar sujetos al mismo gobierno. Durante la época presente no es Dios absoluto, sino nuestro hermano Redentor, el Dios-hombre, quien es el Señor, el que gobierna a las naciones. Habla con autoridad a cada conciencia. Tiene el derecho supremo de controlar las obras de cada persona para lograr sus fines. Ordena cada acontecer político y social, y toda la evolución de la civilización y actividad humana relacionada con ella, para cumplir sus planes. Al final, cada tribu, pueblo, nación y
lengua comparecerá ante su trono para ser juzgado por él y determinar su destino según su sentencia.

II. EL REINO DE GRACIA QUE PERTENECE A CRISTO. El reino espiritual, que está al cuidado de Cristo, por el cual asume el gobierno del universo, respeta, primero, a su propio pueblo espiritual individualmente y, segundo, a su pueblo organizado colectivamente como la Iglesia visible.

1. Cristo reina sobre los suyos individualmente, tanto externa como internamente. Externamente, somete a los enemigos de él y de ellos, restringiendo a Satanás, sus ángeles y hombres impíos. Los fortalece en momentos de debilidad, los defiende ante los peligros, dirige y colabora con ellos en su accionar y les da la victoria definitiva en todas
sus pruebas, y causa que siempre perseveren hasta el final para poder recibir la corona de vida. Además, bajo la inspiración de su Espíritu, une unos a otros de su pueblo espiritual con lazos de amor y estimula y guía las grandes manifestaciones de amor… y todas las variadas maneras como se manifiesta la “comunión de los santos”. Internamente, el Dios-hombre reina supremo en el corazón de cada creyente. Es imposible [confiar] en Cristo como nuestro Sacrificio y Sacerdote sin confiar a la vez en él como nuestro Profeta, sometiendo totalmente nuestro entendimiento a sus enseñanzas y aceptándolo como nuestro Rey, sometiendo implícitamente nuestro corazón y voluntad y vida a su control soberano. A Pablo le encantaba llamarse el doulos, siervo adquirido, de Jesucristo. Los creyentes lo llamamos espontáneamente Señor Jesús. Su voluntad es nuestra ley, trabajar en su obra, combatir en sus combates, triunfar en sus victorias es el todo de nuestra vida y nuestro gozo.

2. El reino de gracia perteneciente a Cristo también incluye a su Iglesia visible. Aunque la verdadera iglesia está constituida sencillamente por aquellos en quienes mora el Espíritu Santo, y aunque no es esencial contar con una organización para que exista, la
voluntad de Cristo es que su verdadera iglesia, por importantes razones prácticas, se organice espontáneamente asumiendo distintas formas. Sus formas son muy diversas, según sus diferencias determinadas por la providencia, y son muy diferentes en cuanto a su excelencia; no obstante, son todas, tanto las mejores como las peores, formas de la Iglesia verdadera… Y solo Cristo es la Cabeza legítima de esta iglesia visible en cualquier forma que asuma. No ha nombrado ningún vicegerente. Ha prohibido que sus siervos sean llamados rabís o maestros (Mat. 23:9-10). Pronuncia una maldición sobre los que
Cristo y su reino dominan a su ascendencia, ya sean soberanos de naciones, patriarcas
universales o papas. Por medio de su Palabra inspirada y su Espíritu siempre presente
ha provisto lo necesario para el gobierno de su iglesia a través de los tiempos. Ha ordenado las condiciones para la membresía, las leyes, los oficiales… No estamos obligados a creer ninguna doctrina y cumplir ningún deber que no haya revelado claramente en su Palabra. Los discípulos de Cristo son siervos libres del Señor, dispensados de toda esclavitud humana porque le son totalmente obedientes a él y solo a
él…

Cristo declaró que su Reino “no es de este mundo”, o sea no un reino como algún otro reino, con sus organizaciones, leyes, métodos de administración y fines. En cambio, es un reino espiritual, que abarca y penetra todos los demás, con métodos y fines tan distintos de los demás que no puede, cuando es leal a su Cabeza, interferir ni aliarse con ninguno de los otros. Su Cabeza, sus miembros, leyes, oficiales, métodos, sentencias, recompensas y fines no son de este mundo, sino que son espirituales; es decir, son revelados y aplicados por el Espíritu Santo, y lleva al hombre a relacionarse con las realidades del gran mundo espiritual revelado en las Escrituras.

III. EL REINO DE GLORIA QUE PERTENECE A CRISTO. En la era actual, Cristo se presenta principalmente como un Capitán conquistador, reinando al frente de sus huestes, el Capitán de nuestra salvación (Heb. 2:10), el conquistador de sus enemigos y los nuestros, y el que pone al mundo bajo sus pies (Apoc. 19:11-16). Pero de allí en
adelante las Escrituras revelan una consumación final, cuando el reino de Cristo esté completo con todos sus miembros y se haya desarrollado hasta ser un estado perfecto: cuando todos los redimidos se hayan reunido, haya pasado la crisis del día del juicio, los cuerpos glorificados de los santos han vuelto a encontrarse con sus espíritus perfectos. Entonces “el Hijo del hombre se sentará en el trono de su gloria” y “no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes” (Apoc. 22:3-4).

Tomado de “Christ the King” (“Cristo el Rey”) en Evangelical Theology (Teología
evangélica)
_______________________
Archibald Alexander Hodge (1823-1886): Teólogo presbiteriano estadounidense,
nacido en Princeton, Marcer, Nueva Jersey.

Cristo ascendido y exaltado

Blog19

El primer paso en la exaltación de Cristo fue su resurrección; el segundo, su ascensión al cielo; el tercero, el estar sentado a la diestra de Dios. Habiendo considerado el primero, meditemos en los otros dos.
I. SU ASCENSIÓN:

1. Nuestro Señor, habiendo resucitado [de los muertos], no ascendió inmediatamente al cielo, sino que permaneció cuarenta días en la tierra (Hech. 1:3). Gracias a esta demora:

(1) Daría a sus seguidores pruebas indubitables de su humanidad: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies” (Luc. 24:39-40). Mucho tiempo después de su ascensión al  cielo, el último de sus discípulos que todavía vivía testifica: “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con
nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida… os anunciamos” (1 Juan 1:1-3). (2) Cristo dio pruebas satisfactorias concernientes a la realidad de su resurrección. Lo hizo de muchas maneras, instando al pobre discípulo
que dudada que pusiera su dedo y viera sus manos, y que extendiera su mano y la pusiera en su costado (Juan 20:27). Ciertamente se presentó vivo después de su pasión con muchas señales infalibles (Hech. 1:3). (3). Cristo permaneció sobre la tierra por un tiempo para ayudar a sus discípulos a recuperarse del terrible golpe que había sufrido su fe y para instruirles sobre la naturaleza y cosas concernientes a su reino. “Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.
Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Luc. 24:44-45).
2. Las profecías requerían la ascensión de nuestro Señor y las Escrituras no pueden ser quebrantadas. Así es que leemos: “Subió Dios con júbilo, Jehová con sonido de trompeta” (Sal. 47:5). “Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad, tomaste dones para los hombres, y
también para los rebeldes, para que habite entre ellos JAH Dios” (Sal. 68:18). De esta predicción, tenemos una interpretación inspirada y por lo tanto infalible dada por Pablo en Efesios 4:8-13. Daniel predijo lo mismo: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano
de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran” (Dan. 7:13-14). Nuestro mismo Señor predijo a menudo su propia ascensión: “Voy al Padre” (Juan 14:28). “Voy al que me envió” (Juan 16:5; ver Juan 1:51). Dijo muchas cosas más sobre lo mismo. Tanto que sin lugar a dudas, varias predicciones, que abarcaban al menos mil años, requerían que Cristo ascendiera a Dios.
3. El registro histórico coincide totalmente con las profecías. Ni Mateo ni Juan registran la ascensión de Cristo. No obstante, esta es declarada en cuatro libros del Nuevo Testamento. El testimonio de Marcos sobre el tema es: “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios” (Mar. 16:19). Lucas, en su Evangelio, dice: “Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo” (Luc. 24:50-51). En Hechos 1:9-11 leemos: “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos”. Estaban mirando fijamente al cielo mientras ascendía, cuando de pronto dos hombres vestidos de blanco aparecieron junto a ellos y les dijeron: “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. En 1 Timoteo 3:16, Pablo dice que fue “recibido arriba en gloria”. Entonces, el registro
coincide con la predicción y la explica…
4. Cristo ascendió al cielo desde el Monte de los Olivos. Las Escrituras dicen expresamente que su ida al cielo era necesaria: “a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hech. 3:21). El propósito de Dios, la verdad de las profecías y la idoneidad de las cosas requerían la
ascensión de Cristo al cielo. Marcos dice: “fue recibido arriba en el cielo”. Lucas dice: “fue llevado arriba al cielo”. Cristo mismo dice: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo” (Juan 3:13). En Hechos 1:11, tenemos las palabras de los ángeles: “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de
vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. Esteban vio “los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios” (Hech. 7:56). Pablo advierte a los patrones que sean buenos y benevolentes, y les da como una razón: “sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos” (Ef. 6:9). Además “nuestra ciudadanía está
en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Fil. 3:20). Y “Porque no entró Cristo en el santuario hecho  de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios” (Heb. 9:24). Pedro dice también “ha subido al cielo”. Pero Pablo dice que fue “hecho más sublime que los cielos” (Heb. 7:26). Esta manera de expresarse puede ser una referencia a la idea judía de tres cielos: primero los cielos aéreos y luego los cielos estrellados. Cristo fue hecho más sublime que estos cielos y entró al tercer cielo, llamado a menudo “el cielo de los cielos”.
5. Cuando decimos que Cristo ascendió, nos referimos a su cuerpo humano y su alma humana. Su naturaleza divina llena y siempre ha llenado el cielo y la tierra. De hecho, llena todo espacio, no está confinada a ningún espacio sino que abarca la inmensidad.

William S. Plumer 7

Cuando Cristo caminaba aquí en la tierra, habló del Hijo del Hombre diciendo que estaba en el cielo (Juan 3:13). Esto era cierto en todo momento en cuanto a su naturaleza divina, aunque solo a ella. El efecto de esta exaltación de la naturaleza humana de Cristo no era para aniquilarla, ni para [alterarla] de modo que dejara de ser una naturaleza humana,
sino para glorificarla, para coronarla de gloria y honor. Cuando lo vio Saulo de Tarso, al poco tiempo después de su ascensión, brillaba con un brillo más brillante que el sol. Verlo le produjo una ceguera que fue curada milagrosamente. Unos seis años después, Juan lo vio y cayó como muerto a sus pies. El modo común de explicar este cambio
maravilloso en la apariencia de Cristo es que mientras estaba aquí en la tierra su gloria estaba como cubierta con un velo. En su transfiguración, el velo fue quitado, y sus vestiduras se hicieron blancas y brillantes. En el cielo no hay velo, nada que lo tape. La gloria brilla con esplendor, y nada la oscurece.
6. El modo como Cristo ascendió merece nuestra atención. Cristo ascendió no figuradamente, sino literalmente; no espiritualmente sino [corporalmente]; no de modo invisible, sino visiblemente. Sus discípulos lo vieron subir al cielo tan claramente como lo vieron en la cruz, en el barco o en la orilla del mar. Ascendió en una nube. Nadie nos ha dicho lo brillante que era esa nube ni tampoco su apariencia, pero era como la nube en la cual vendrá para juzgarnos (Hech. 1:11). Ni fue llevado súbitamente. Fue visto dejando la tierra, y visto por un tiempo después que la dejó. Lo contemplaron mientras iba subiendo. ¡Su ascensión fue triunfal! Cuarenta y tres días antes había entrado a Jerusalén montado en una asna. Ahora asciende triunfante a la Jerusalén celestial. Dejó este mundo diciendo palabras de aliento y bendición a los humildes. Las primeras nueve oraciones de su sermón del monte empiezan con la palabra bienaventurados. Lo último que hizo sobre la tierra fue pronunciar una bendición sobre su pueblo. Su ascensión el cielo fue gloriosa en todo sentido. Es indudable que su apariencia lo era… La ascensión del Señor fue un evento jubiloso en todo sentido y así lo consideraron sus discípulos, como nos informa Lucas expresamente. Fue el fruto bendito de sus sufrimientos y obediencia. Y fue visto por un número suficiente de testigos competentes y verosímiles, no menos de quinientos (1 Cor. 15:6)…
II. ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS:

Esta es el tercer paso de la recompensa de nuestro Señor, el tercer paso de su exaltación. Esto lo requerían las profecías. David había dicho: “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Sal. 110:1; compárese Luc. 20:42; Heb. 1:13). Tanto Pedro como Pablo dan pruebas que esto se aplica a Cristo.
Cristo mismo predicó lo mismo cuando estaba en manos de sus asesinos: “Desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios” (Luc. 22:69). La Biblia habla mucho de esta posición a la diestra de Dios… Pablo dice que Dios lo sentó “a su diestra en lugares celestiales” (Ef. 1:20). Pedro dice que “está a la diestra de Dios” (1 Ped. 3:22)…Cristo no podía haber sido alzado a un grado más alto de descanso, soberanía, felicidad, poder y majestad. En este estado glorioso, Jesucristo lleva a cabo sus oficios de mediador.
Él es el gran Profeta de la Iglesia. En él está la plenitud del Espíritu. Por su Espíritu, convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio (Juan 16:8)…

William S. Plumer 8

No tiene ningún guía o consejero. El Espíritu es uno con el Padre y el Hijo. Es soberano en todos sus actos (1 Cor. 12:11). No puede ser comprado con dinero, lágrimas o sangre. Sino que hay una armonía gloriosa en los asuntos de la Trinidad. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. No hay ninguna diversidad de opiniones ni de voluntad en la Deidad. El día de Pentecostés, Pedro dijo: “[Jesús siendo] exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hech. 2:33). Entonces el Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo.
Ilumina nuestro entendimiento, obra la fe en nosotros y nos salva. Cristo también levanta, califica y envía a todo obrero del evangelio real y auténtico. Es Cabeza de todas las cosas relativas a la Iglesia. En su estado de exaltación, Cristo sigue siendo nuestro Sacerdote. Por cierto que ya no presenta ofrendas, pero intercede gloriosamente
por nosotros. La gloria de su intercesión puede comprobarse en estos hechos: (1) la Persona del Intercesor es [inexpresablemente] generosa. (2) Cuenta con el beneplácito de su Padre. (3) Su intercesión tiene plena autoridad. (4) Prevalece siempre. (5) Es única. (6) Continúa para siempre.
En su exaltación, Cristo también es Rey. En esto, la grandeza de su gloria es: (1) Su reino que es espiritual y por ende tiene su centro en el corazón de su pueblo. (2) Su orden es absoluto en lo que se refiere a la verdad, la equidad y la justicia. (3) Es tan estable como el trono de Dios. (4) Es para siempre jamás.
1. [Por lo tanto] tenemos derecho a esperar la conversión de todos los escogidos por Dios. La depravación natural y los hábitos que llevan a un continuo pecar por largo tiempo pueden dar la impresión de que una transformación es imposible. Pero porque Cristo está sentado a la diestra de Dios, su pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de su
poder (Sal. 110:1-3).
2. No habrá fracaso alguno en el cumplimiento de los planes y designios de Dios. “El Señor está a tu diestra; quebrantará a los reyes en el día de su ira. Juzgará entre las naciones” (Sal. 110:5-6).
3. La Iglesia está a salvo. Su Cabeza está exaltada, él la ama y compró con su sangre. La ha grabado en las palmas de sus manos. Su éxito depende de su brazo lleno de poder, de su gracia que es infinita, su intercesión que siempre prevalece. La confianza humilde y exclusiva en el Capitán de nuestra salvación nunca sufre una decepción.
4. Hacia el estado glorioso al que se dirigen sin pausa los creyentes en Cristo. El cielo, el cielo de los cielos, el tercer cielo, el paraíso, la nueva Jerusalén, la ciudad de Dios, son algunos de los nombres de la gloria que espera al espíritu de los justos que han sido perfeccionados. La gloria de aquel mundo bendito es que el Cordero es su luz. Seremos
como él, pues le veremos como él es (1 Juan 3:2). Nuestros cuerpos viles serán convertidos en cuerpos similares al de él (Fil. 3:21). Moraremos eternamente con el Señor (1 Tes. 4:17).
5. Un sometimiento y una obediencia de todo corazón y universal a Cristo son tanto apropiados como obligatorios. Tenemos que someternos, ya sea con gozo para salvación o con pesar para destrucción… No habrá gritos pidiendo misericordia más fuerte, ningún alarido de angustia más penetrante, ningún lamento de desesperación que destroce más el corazón que los que al final se escucharán de los hombres que no le dieron importancia a las cosas eternas. Si tú estás todavía en tus pecados, una de dos cosas es cierta: o tu conciencia está en una guerra perpetua y temible con tus prácticas, o has adoptado algún error que le quita a la vida dignidad y a la muerte esperanza.
Tomado de Rock of Our Salvation 

William S. Plumer (1802-1880)

 

Los Caminos de la Juventud hoy

Los Caminos

Los Caminos de la Juventud hoy

Francis A. Schaeffer

Los tiempos cambian. En breves años hemos visto surgir, y decaer, la llamada “Nueva izquierda” y su optimismo político, la creciente inclinación estudiantil a las drogas, el nacimiento del denominado “Pueblo de Jesús” -o “Gente de Jesús”- y toda suerte de movimientos de los más variados matices y colores.

En este pequeño volumen, el Dr. Schaeffer analiza algunos de los más recientes cambios en el mundo de la cultura juvenil, con énfasis especial en el desarrollo gradual de lo que él llama “el nuevo burgués” y el retorno a una espiritualidad neo-pentecostal de claro signo platónico. Seguidamente, el autor sugiere cuál debiera ser la respuesta cristiana.

51 pp. Rústica

Ref. 1475 – 6 €

Huyendo de la Razón

Huyendo

Huyendo de la Razón

Francis A. Schaeffer

La vida no es más que existencia sin significado y el hombre la pieza de una maquinaria absurda. ¿Qué salida busca el hombre moderno? La huida hacia mundos irracionales, ilógicos, de fantasía, drogas, absurdo, pornografía, etc. La búsqueda de una “experiencia final”, aunque sea en la locura y en la total alienación racional y humana, parece ser la única salida…

Si esta es la mentalidad del siglo XX, ¿cómo se originó? ¿Qué significado puede tener la fe cristiana para el hombre moderno? En este libro profundo y original, Francis A. Schaeffer nos muestra el camino que han recorrido las artes y el pensamiento del hombre occidental para reflejar el dualismo que arranca de Tomás de Aquino y fue avasallador a partir del Renacimiento. Hoy, este dualismo se expresa mediante la desesperación de la racionalidad y la huida hacia un mundo no racional, con la esperanza de hallar algún sentido para la vida y el mundo.

Todo este panorama aparece con toda su fuerza en la literatura, el arte, la música, el teatro, el cine, la televisión, la cultura popular y los medios de comunicación social. Este libro ayuda a discernir con claridad la verdadera situación del hombre moderno para poder así presentarle el mensaje del Evangelio más eficazmente y dentro de sus propios condicionamientos sociológicos y culturales.

105 pp. Rústica

Ref. 1474 – 6 €

El ejemplo cristiano

17197953_1258484864207374_1023973098_n

El argumento más efectivo a favor del Cristianismo es todavía las buenas vidas de aquellos que lo profesan. Una compañía de Cristianos felices de vida pura en la comunidad es una prueba más poderosa que Cristo ha resucitado que cualquier tratado erudito pudiera ser. Y otra ventaja adicional es que, mientras que la persona promedio, común y corriente, no leería una obra teológica ni que se le pagara, nadie puede evadir el argumento práctico presentado por la presencia de mujeres y hombres santos.

Para los hijos e hijas de esta era tensa y altamente mecanizada una vida santa pareciera indiscutiblemente aburrida y aburridora y totalmente sin brillo, carente de interés, pero entre todos los juguetes imaginativos de fantasía que captan el interés del mundo, una vida santa se alza aparte como la única cosa destinada a perdurar.

“Las estrellas no hacen ruido”, dice el proverbio italiano, sin embargo han perdurado a través de todas las civilizaciones y en su modesto silencio han seguido brillantes por los siglos, predicando su sencilla doctrina de Dios y las cosas que perduran. Francisco de Asís compuso unos himnos sublimes y predicó unos sermones hermosos y amenos, pero no se le recuerda ni conoce por ninguno de éstos, sino que ha captado la imaginación moral de la humanidad. La pureza prístina de su vida es la que le ganó un lugar perdurable en los corazones de todos los que buscan a Dios.

17203563_1258499577539236_757398768_n

El Cristiano que sea celoso de promover la causa de Cristo puede comenzar viviendo en el poder del Espíritu y así reproducir la vida de Cristo a la vista de los hombres. En profunda humildad y sin ostentación, él puede permitir que su luz brille. Tal vez el mundo pretenda no ver, pero lo verá y notará, sin embargo, y es probable que le moleste su conciencia de manera seria por lo que haya visto

 

A.W.Tozer (21 de abril de 1897- 12 de mayo de 1963)

Extraído de Orientando las velas

 

 

 

 

Cristo es Dios

Blog2

El propósito de este capítulo es declarar y comprobar la doctrina de la divinidad suprema, verdadera y auténtica del Señor Jesucristo. Su divinidad es verdadera, no ficticia; es auténtica, no figurada; es suprema, no meramente superangelical. Nadie es divino en un sentido más elevado que lo es el Salvador de los hombres perdidos. Las pruebas
de esta verdad son variadas, multiformes y abundantes.

I. LAS ESCRITURAS ADJUDICAN A JESUCRISTO LOS NOMBRES DE DIOS. Un apóstol dice de él: “Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (1 Juan 5:20). Hablando de los israelitas, otro apóstol dice: “Según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas,
bendito por los siglos” (Rom. 9:5). En ambos Testamentos, es llamado Emmanuel, lo cual significa “Dios con nosotros” (Isa. 7:14; Mat. 1:23). Refiriéndose a , Pablo dice: “Dios fue manifestado en carne” (1 Ti. 3:16). El profeta evangélico lo llama: “Dios Fuerte, Padre Eterno” (Isa. 9:6). Pedro dice de él: “Es Señor de todos” (Hech. 10:36). Pablo afirma que:
“Es Señor de gloria” (1 Cor. 2:8). Isaías al igual que Joel le dan el imponente e indecible nombre de Jehová (Isa 6:5-10 cf. Juan 12:39-41; Joel 2:32 cf. Hech. 2:21; Rom. 10:13). La Biblia denomina a nuestro Salvador como Dios, el Dios verdadero, Dios bendito por los siglos, Señor de todos, Señor de gloria, Dios con nosotros, Jehová, Dios de los ejércitos. Este lenguaje es usado por profetas y apóstoles en épocas muy diferentes y en ocasiones muy diversas: unos antes de su nacimiento, otros en ocasión de su nacimiento y aún otros después de su ascensión. Es así que la Palabra de Dios nos enseña que es divino. Señor Jesús, tú que eres Dios sobre todos, tú, Jehová de los ejércitos, sé tú nuestro Amigo. Bendícenos y ayúdanos a cada uno. Sé la fuerza de nuestra salvación.

II. TAMBIÉN SE LE ADJUDICAN ATRIBUTOS DIVINOS. Eternidad3 es uno de sus atributos perfectos: “En el principio era el Verbo” (Juan 1:1). Juan el Bautista nació seis meses antes que nuestro Señor, a pesar de lo cual, él dice de Jesús: “Es antes de mí” (Juan 1:15)…
Cuando estaba sobre la tierra, confirmó su propia eternidad y propia existencia: “Antes que Abraham fuese, yo soy” (Juan 8:58). Más de sesenta años después de su ascensión4 desde el monte del Olivar y apenas nueve versículos antes del final del Nuevo Testamento, Jesús dice de sí mismo: “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el
último” (Apoc. 22:13). Este que es él mismo el Alfa, el primero, el principio, debe ser auto existente, independiente y eterno. De seguro que el que puede decir esto acerca de sí mismo es divino. Oh tú, Hijo eterno de Dios, tú, Padre de la eternidad, recuerda que nosotros somos de ayer y que seremos quebrantados por la polilla. Haz que, en la
plenitud de tu gracia, veamos tu gloria que compartes con tu Padre desde antes de la fundación del mundo.

Omnipresencia es otro atributo de Dios que Cristo afirma tener: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mat. 18:20). Cristo no podría estar en medio de todos los pequeños grupos de adoradores en todas partes del mundo a menos que fuera omnipresente. Afirma el mismo atributo perfecto cuando les
dice a sus discípulos: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:20). Si esta promesa tiene algún sentido natural y obvio es, sin ninguna duda, uno que implica la omnipresencia y, por lo tanto, la divinidad de Jesucristo.

Salvador bendito, que estás presente en todas partes, preside todas nuestras reuniones solemnes, sean grandes o pequeñas. Camina en medio de los candelabros de oro. Sé para nosotros un pequeño santuario.

Omnisciencia es otro atributo de Dios que Cristo tiene. Pedro dijo: “Señor, tú lo sabes todo” (Juan 21:17). Por su omnisciencia, Jesús declaró que Judas era un demonio, aun antes que lo sospechara ninguno de sus amigos cercanos. Por su omnisciencia, convenció a Natanael de que era el Mesías y que era divino. Hay dos cosas totalmente inescrutables
excepto para el omnisciente. Una es el corazón humano. Es así que leemos claramente que aun en su humillación, “Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre” (Juan 2:24-25). Y cuando el Hijo del hombre ya había estado en la gloria,
dijo: “Todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón” (Apoc. 2:23). La otra cosa inescrutable, excepto para Dios, es la naturaleza divina. Jesús declara que él conoce ese misterio [sobrecogedor]: “Así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre” (Juan 10:15). Sin lugar a dudas, el que así conoce al Dios inescrutable es
precisamente Dios mismo.

Señor Jesús, examínanos y conoce nuestros corazones, y ve si hay en nosotros camino de perversidad. Guíanos en el camino eterno y revélanos el misterio glorioso de Dios.

Inmutabilidad es otra perfección que es solo de Dios, quien inspiró a hombres para que se la atribuyeran a Jesucristo. Habiendo demostrado que esta tierra y que los cielos, con todo lo que es grandioso y sólido en ellos, pasarán; las Escrituras dicen de Cristo: “Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán” (Sal. 102:25-27; Heb. 1:10-12). El inspiradoautor de la Epístola a los Hebreos declara en términos explícitos que “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Heb. 13:8). No podemos atribuir inalterabilidad a nadie más que a Dios sin caer en blasfemia. Entonces, cuando Pablo dice que Jesús es eternamente el
mismo, ¿no está diciendo que es divino?

Bendito Salvador, nos regocijamos que tú eres hoy el mismo que lloró ante el sepulcro de Lázaro, como lo eras cuando diste salvación al ladrón moribundo, como cuando, ascendiendo a la gloria, bendijiste a tus seguidores. Nos regocijamos de que tu estado ha cambiado y que tu naturaleza es inmutable. Ten compasión de nosotros y bendícenos. Sé nuestro seguro fundamento, una fortaleza de rocas.

Sin duda alguna, omnipotencia es otro atributo que es solo de Dios. No vale la pena discutir con nadie que persiste en afirmar que algún hombre o ángel es todopoderoso. Pero la Palabra de Dios nos enseña en muchas ocasiones que Jesucristo es omnipotente. De seguro que es todopoderoso aquel que en su propio nombre levanta a los muertos y sujeta al universo bajo su poder. “Nuestra ciudadanía está en los cielos,de donde también  esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (Fil. 3:20-21). De seguro, tal
energía es omnipotente. En Apocalipsis 1:8, Cristo se revela así: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”. No es que Jesús adquiriera su omnipotencia por su ascensión a la gloria. De hecho, la omnipotencia no puede ser adquirida; si así fuera una criatura podría llegar a ser Dios.
Pero aun en su humillación, Jesús dijo: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso…Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida” (Juan 5:19, 21). Jesús no hubiera podido hacer nada de estas cosas si su poder hubiera sido limitado. Pero un poder ilimitado es un poder omnipotente, es un poder divino, y por tanto, Cristo es divino.

William S. Plumer 4

Oh tú que eres, que fuiste y que has de venir, el Todopoderoso, cobíjanos en la palma de tu mano. Si nuestro aferrarnos a ti es débil, sujétanos con la fuerza de tu omnipotencia. Marcha hacia delante conquistando y para conquistar hasta que la tierra se sujete completamente a ti, Señor de todas las cosas.

III. AQUELLAS COSAS QUE SOLO PUEDEN SER REALIZADAS POR DIOS, SON REALIZADAS TAMBIEN POR JESUCRISTO, Y POR LO TANTO, ÉL ES DIOS. Así fue la obra de creación: “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3). “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col. 1:16). Si la creación demuestra que el Padre es realmente Dios, también por la creación establecemos la divinidad del Hijo.

Glorioso Redentor, todos fuimos hechos por ti y para ti somos. Reconocemos tu derecho perfecto y soberano a nosotros y sobre nosotros. Todo lo que tenemos y todo lo que somos en alma o cuerpo te pertenece. Nada puede disolver los lazos que nos unen eternamente a ti.

Jesucristo también sostiene, preserva y gobierna los mundos que creó. Isaías dice que tendrá “el principado sobre su hombro” (Isa. 9:6). Pablo dice: “Mas del Hijo dice [el Padre]: Tu trono, oh Dios, [es] por el siglo del siglo” (Heb. 1:8) y dice también que “sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” (Heb. 1:3). En otra epístola dice: “Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten” (Col. 1:17). De hecho, su
cuidado y dirección son necesarias, pues dice Pablo: “Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies” (1 Cor. 15:25). Vemos pues, que toda criatura, desde el insecto más pequeño visto por medio de un microscopio hasta el arcángel que adora y sirve delante del trono eterno, todos los eventos desde la caída de un
cabello hasta la destrucción de las naciones por hambrunas, pestilencias y guerras; y todo gobierno y autoridad, desde el oficial de menor grado hasta los tronos y principados en el cielo; el universo material, desde la partícula más ínfima que flota en el aire hasta los sistemas más inmensos de los mundos que se desplazan en el universo: todos dependen de su poderosa providencia. Si uno de esos eslabones en la cadena que de él depende se
rompiera, todos se derrumbarían en un abrir y cerrar de ojos. Él siempre ha gobernado a este mundo, y lo seguirá haciendo hasta que su último enemigo haya sido conquistado y el último de los suyos sea victorioso.

Señor Jesús, que sostienes todas las cosas con el poder de tu palabra, sostennos, guíanos, llévanos a salvo dándonos la victoria sobre la muerte, el infierno y todos los poderes de las tinieblas.

Lo repito, la redención es más gloriosa que la creación o la providencia, y Jesucristo es el único autor de la redención. Nunca he sabido de nadie que creyera en la redención de Dios que no se la adjudicara al Hijo. Solo él es capaz de esta gran obra. “El hombre puede
sufrir, pero no puede satisfacer; Dios puede satisfacer, pero no puede sufrir; en cambio Cristo, siendo Dios y hombre, puede sufrir y también satisfacer, y es tan perfectamente apto tanto para sufrir por el hombre como lo es para obedecer a Dios. Y entonces por Cristo, quien tomó mi naturaleza en su persona, y satisfizo la justicia por mis pecados, soy
recibido a la gracia habiendo obtenido el favor del Dios altísimo. Las Escrituras dicen claramente dos cosas. Una es que Cristo nos ha redimido de la maldición de la Ley, que la salvación es por su sangre y justicia. La otra es que por esta redención Cristo se merece el amor más cálido y los honores más elevados, y que de hecho recibe ambos de parte
de todos los redimidos. El autor de nuestra salvación eterna no puede ser inferior al autor de nuestra existencia terrenal, y tiene que ser honrado y adorado porque es divino.

william-s-plumer-5

Señor Jesús, quien fuiste a la muerte en el pasado, el justo por los injustos, haznos objeto de tu amor, lava nuestros pecados con tu sangre preciosa, y haznos reyes y sacerdotes de Dios.

Además, cuando Cristo estuvo en la tierra, confirmó y usó el poder para perdonar las iniquidades del hombre. “Hombre, tus pecados te son perdonados” (Luc. 5:20) fueron sus breves y solemnes palabras de autoridad sobrehumana. Él mismo nos dice que habló así para que “sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar
pecados” (Mat. 9:6). De hecho Cristo es exaltado como Príncipe y Salvador con el propio fin de dar arrepentimiento y remisión de pecados a Israel. Ciertamente es Dios.

Señor Jesús, extiende tu manto ensangrentado sobre nuestras almas, danos arrepentimiento y remisión de pecados, y seremos salvos.

Y eso no es todo: Jesucristo resucitará a los muertos. En Deuteronomio 32:39, Dios dice: “Yo hago morir, y yo hago vivir”. En Apocalipsis 1:18, el Señor Jesús dice: “Tengo las llaves de la muerte y del Hades”. Levantar a los muertos es un acto de omnipotencia, por lo que ninguna criatura puede hacerlo. No obstante, Pablo dice: “En Cristo todos serán vivificados” (1 Cor. 15:22). Estando en la tierra, más de una vez Jesús dio vida a los muertos. Cuando hablaba era obedecido como Dios: “¡Lázaro, ven fuera!” (Juan 11:43). Dijo: “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:40). Hay más: resucitó a su propio cuerpo de entre los muertos: “Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar [la vida]… Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Juan 10:18; 2:19). Realmente este es el Hijo del Altísimo y ciertamente es igual a Dios.

Querido Redentor, contentos te seguimos a la tumba con la esperanza de una resurrección gloriosa. No queremos vivir aquí para siempre. En el Día Final, levántanos y transforma nuestro cuerpo corrupto en uno glorioso como el tuyo. Concédenos el ser parte de la primera resurrección.

Jesucristo juzgará a los vivos al igual que a los muertos cuando venga. Dice expresamente que el Padre ha dado al Hijo “autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre” (Juan 5:27). En el mismo capítulo, dice: “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22). El gran tribunal ante el cual tenemos que Cristo es Dios
comparecer es “el tribunal de Cristo” (Rom. 14:10). En Apocalipsis 1:7, Juan dice: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él”. Si se requieren perfecciones divinas para algo, es para decidir los destinos de los hombres y los ángeles, por lo que Dios quien nunca se me equivoca, ha puesto este juicio en las manos de Cristo. Por lo tanto, tiene que ser Dios.

Señor Jesús, cuando vengas en tu gloria con tus santos ángeles y los cielos huyan de tu presencia, por tu misericordia, te pedimos que nos des valentía en el Día del Juicio.

Y así como Jesús hizo, gobierna y juzgará al mundo, destruirá estos cielos y esta tierra. “Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces; y todos ellos se envejecerán como una vestidura, y como un vestido los envolverás, y serán mudados” (Heb. 1:10-12). ¿Quién sino Dios puede hacer esto, y hacerlo con la misma facilidad como el hombre dobla una prenda y la deja a un lado? Jesús hará justamente esto. De seguro que es divino.

william-s-plumer-6

Jesús, nuestro Señor y nuestro Dios, cuando disuelvas el entorno de todas las cosas terrenales, acuérdate de nosotros y líbranos según las riquezas de tu gracia en gloria.

IV. LA BIBLIA HA HECHO MÁS PARA QUITAR DE RAÍZ LA IDOLATRÍA QUE CUALQUIER OTRO LIBRO. Declara que los idólatras tendrán su parte en el lago de fuego. A la vez, este mismo libro sagrado autoriza que se ofrezcan los actos de adoración más elevados a Cristo. Se requiere tanta fe en él como en el Padre: “Creéis en Dios, creed también en mí” (Juan 14:1). Ambos Testamentos requieren que creamos en él y confiemos en él so pena de perdición. “Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.” (Sal. 2:12). “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36). Las Escrituras nunca nos requieren que confiemos en el hombre. Al contrario, dicen: “Maldito el varón que confía en el hombre” (Jer. 17:5). Pero también dicen: “Estará la raíz de Isaí, Y el que se levantará a regir los gentiles; Los gentiles esperarán en él” (Rom. 15:12). Sí, dicen además: “En el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra” (Fil. 2:10). Y todo esto es por mandato de Dios, porque “Cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios” (Heb. 1:6). Antes de nacer, Elizabeth, prima de su madre, guiada por el Espíritu Santo lo llamó: “Mi Señor” (Luc. 1:43). Después de su resurrección, Tomás, adorándolo dijo: “¡Señor mío, y Dios mío!” (Juan 20:28). El primer
mártir cristiano lo adoró clamando: “Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hech. 7:59). Las Escrituras aseguran claramente que Jesús es objeto de la máxima adoración ofrecida en el cielo: “Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero
que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos” (Apoc. 5:11-13). Ningún lugar de la Palabra de Dios habla de una
adoración solemne más universalmente completa que la que aquí declara que ha sido rendida al Hijo. En verdad, él es divino. Es Dios. Su divinidad es suprema. No hay idolatría en el cielo, y Jesús es adorado allí.

Oh, Cordero de Dios, concédenos este favor: que te adoremos con auténtica
devoción en esta vida, y en la venidera que nos unamos a las huestes celestiales
que te bendicen y honran por tu poder, gloria y salvación.

Lo anterior es meramente un bosquejo del argumento referente a este tema glorioso. La Biblia está lleno de él. A veces tenemos hasta casi un capítulo entero dedicado a este asunto tan importante… Muchas porciones de varios libros de la Biblia están dedicadas a establecer la misma verdad. Es evidente que el Evangelio de Juan fue escrito principalmente con el mismo propósito. El primer versículo puede considerarse como un resumen del contenido: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). El tiempo no nos alcanzaría para ahondar cada una de las pruebas de la
divinidad de nuestro Señor que encontramos en este Evangelio. Ciertamente, podemos decir con Melville: “Si nunca hubo una persona que fue humana al igual que divina, entonces no hay otro libro con tantas contradicciones como la Biblia. Nada fuera de tal
combinación da sentido a la Biblia, ni la rescata de tener una cantidad masiva de inconsistencias. Algunos pueden pensar que simplificaría la teología cristiana quitarle el misterio de dos naturalezas unidas en la sola persona de Cristo; pero así como la divinidad de nuestro Señor es el fundamento de nuestra esperanza, es también la clave de la Biblia.

Reconocemos reverentemente un gran misterio, pero ni la milésima parte de grande como lo sería la Biblia si se basara en que Cristo era solo un ser humano”.

1. Si Jesucristo es divino, podemos confiarle totalmente nuestro caso. No traicionará ningún interés que se le haya encomendado. Invita a todos a venir a él. Recibe a todos los que vienen. Es todo suficiente. Fue escogido, llamado y ordenado por Dios para esta obra de salvar a los perdidos que buscan su refugio en él. Un hombre de Dios dijo cierta vez:
“Si no supiera que mi Salvador es Dios, esta noche me acostaría desesperado: en este caso, las Escrituras no podrían brindarme consuelo alguno”. Pero es divino, y podemos confiadamente poner todo el peso de nuestra salvación en su brazo todopoderoso y confiarle nuestros más complicados asuntos que él los solucionará con su sabiduría infinita.

2.Tener fe en el Señor Jesucristo es un deber razonable. “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (1 Juan 5:12). Si fallamos aquí, fallamos del todo, porque en ningún otro hay salvación (Juan 14:6; Hech. 4:12). Él es la Roca. Toda esperanza que no es basada en él perecerá para siempre. Jesús es para salvación y para condenación de muchos. Será para nosotros una roca de salvación o una piedra de tropiezo, la sombra de un gran peñasco en tierra calurosa o una piedra de tropiezo para los que no creen. Ya hace tiempo que he dejado de admirarme de que Jehová haya puesto tanto énfasis en esta doctrina. En su medida, los piadosos hacen lo mismo. Todos se aferran a
ella como su última esperanza. ¡Oh, que cada hombre pidiera a Dios que le dé fe: fe salvadora! Porque nadie puede decir que Jesús es el Señor, sino por acción del Espíritu Santo (1 Cor. 12:3).

3. ¿Aceptas a este Señor Jesús como tu Salvador? ¿Quieres inclinar tu rostro y llevar sobre ti su yugo? (Mat. 11:29). Si confiesas tus pecados, él es fiel y justo para perdonarlos, y limpiarte de toda maldad (1 Juan 1:9). ¿Lo aceptas? Lo necesitas. Lo necesitas ahora. Lo necesitas con urgencia. Lo necesitas para que te ayude a vivir. Lo necesitarás para que te ayude a morir. Necesitarás su gracia y misericordia para siempre.

John Gill 1

Tomado de The Rock of our Salvation.

William Swan Plumer (26 de julio de 1802 – 22 de octubre de 1880) fue un clérigo, teólogo y autor estadounidense que fue reconocido como un líder intelectual de la Iglesia Presbiteriana en el siglo XIX.

El Gemido de la creación

Blog3

“Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida”. Génesis 3:17

Dios, en respuesta al pecado de Adán, anuncia que la tierra quedará maldita. Dado que la Escritura nos dice que la bendición de la tierra hace referencia a la fertilidad que Dios le infunde por medio de su poder oculto, la maldición es la privación de eso, lo que significa que Dios le retira su favor. De este modo, pues, el estado del mundo varía con respecto a los seres humanos dependiendo de si Dios está airado con ellos o bien les demuestra su favor. Cabe añadir que el castigo no se aplica a la tierra en sí misma, sino únicamente al hombre, puesto que la tierra no da fruto para sí misma, sino para proveernos de alimento. No obstante, el Señor determinó que su ira, cual diluvio, alcanzara todos los rincones de la tierra, de tal forma que el hombre viera la atrocidad de su pecado allá donde mirara. Antes de la Caída el mundo era un hermoso y límpido espejo de la bondad y el favor paternos de Dios para con el hombre. Ahora todos los elementos nos muestran que estamos malditos. Y, aunque –tal como dice David– la tierra sigue llena de la misericordia de Dios (Sal. 33:5), ahora vemos las señales de su terrible distanciamiento de nosotros. Si esas señales no nos perturban, estaremos traicionando nuestra ceguera y nuestra insensibilidad. Sin embargo, para que la tristeza y el horror no nos abrumen, el Señor también reparte muestras de su bondad por doquier. Y no solo eso, sino que, aun cuando la bendición de Dios nunca se ve de forma tan transparente y pura como en su primera manifestación en la época de la inocencia humana, sus vestigios, considerados por sí mismos, permiten que David exclame veraz y fidedignamente: «De la misericordia de Jehová está llena la tierra».

La perturbadora brutalidad del mundo natural que nos rodea es resultado de nuestro pecado. El sufrimiento y el dolor de los animales es a consecuencia de nuestra transgresión. ¿Acaso no debiera eso impulsarnos a lamentar el pecado y sus consecuencias para toda la creación?

Lectura recomendada Romanos 8:18-25

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)

La Soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre Theo Donner

la-soberania-de-dios-y-la-responsabilidad-del-hombre

La Soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre

Theo Donner

Si la salvación es de Dios y no por algo bueno en nosotros, ¿cómo podemos tener responsabilidad sobre nuestro destino? Este tema provoca discusiones fuertes entre los cristianos. Por desgracia, diferencias en la perspectiva teológica han llevado a divisiones y polémicas que no siempre reflejan el ideal cristiano del amor fraternal.

Este libro presenta esas perspectivas con amor y un deseo de reflejar sus legítimas preocupaciones.
El punto de partida de este estudio es lo que se llama la Teología Reformada. El propósito no es defender a teólogos como Agustín, Lutero o Calvino, sino analizar la base bíblica y teológica de su doctrina.

“Esta doctrina de la soberanía de Dios no debe disminuir el énfasis que hacemos en la responsabilidad del hombre; no debe distraernos de nuestra responsabilidad de predicar el evangelio, que es el medio por el cual el hombre se salva. Vivimos en este mundo como si todo dependiera de nosotros, sabiendo que todo depende de Él”.
– Theo Donner, profesor de Torá y Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento de la Fundación Universitaria Seminario Bíblico de Colombia y autor de El Texto que Interpreta al Lector y Posmodernidad y Fe

96 Páginas Rústica

Ref. 009026 – 9,00 €

Salmos de Guerra del Príncipe de Paz Jaime Adams

salmos-de-guerra-del-principe-de-paz

Salmos de Guerra del Príncipe de Paz

Jaime Adams

¿Entiendes la relación entre la ira de Dios y Su amor? Éste es el libro más recomendado sobre el tema difícil de los Salmos de maldición. A través de un estudio riguroso del Antiguo y Nuevo Testamento, muestra la riqueza de encontrar a nuestro Señor Jesucristo liderándonos en la guerra espiritual contra el reino de tinieblas.
“Salmos de Guerra del Príncipe de Paz figura entre los mejores estudios de la historia sobre los Salmos imprecatorios. Hoy en día este libro es importante no solo para entender esos Salmos, sino para aplicarlos en la guerra espiritual en la que nos encontramos… A todos nos haría bien pasar tiempo en este libro, con estos Salmos”.
– Michael A. Milton, rector y CEO de Reformed Theological Seminary

“Mi querido amigo y hermano Jaime Adams, con su profundo amor por la gente y la cultura hispano-americana, nos ha hecho un grandísimo favor al proveernos de lentes para ver a Jesucristo en los Salmos como nuestro maravilloso y victorioso ¡Príncipe de Paz!”.
– Diego Cardona, profesor de homilética de la Fundación Universitaria Seminario Bíblico de Colombia y autor de Refranes que Cambian Vidas

159 pp. Rústica

Ref. 009021 – 12,00 €

¡Ayuda! Soy madre soltera Carol Trahan

ayuda-soy-madre-soltera

¡Ayuda! Soy madre soltera

Carol Trahan

“¿Por qué tenía que pasar esto?”, te preguntas. “Cómo voy a lidiar con todo? ¿Cómo voy a pagar las cuentas y criar a mis hijos sola?”.

Este mini-libro, escrito por una madre soltera que lucha con los mismos desafíos, te animará a confiar en el plan soberano de Dios, sabiendo que Su sabiduría y amor son perfectos y que te dará todo lo que necesitas para que puedas depender de Él.

“Sí, soy madre soltera […] Sí, duele profundamente. Pero Dios tiene un propósito glorioso. Nosotros no somos víctimas de la suerte, sino los vasos escogidos de Dios que tienen la intención de manifestar Su poder, misericordia, suficiencia, gracia y amor en un mundo que está perdido y que sufre”.
– Carol Trahan, consejera bíblica y conferencista internacional

Rústica

Ref. 009011 – 4,00 €

1 Pedro para ti Juan Sánchez

1-pedro-para-ti

 1 Pedro para ti

Juan Sánchez

 
En este estudio del libro de 1 Pedro, Juan Sánchez te ayudará a entender el significado de este libro de la Biblia y te mostrará cómo hoy puede transformar corazones y cambiar vidas.

Escrito para personas de todas las edades y grados de conocimiento: para los que son buscadores, para nuevos creyentes y hasta para pastores y maestros. Este flexible recurso es para ti.

El Dr. Juan Sánchez es el pastor principal de La Iglesia Bautista High Pointe en Austin, Texas. También es miembro del consejo de la Coalición por el Evangelio. El Dr. Sánchez es un conferencista reconocido en Norte y Sur América. Él y su esposa Jeanine tienen cinco hijas.

192 Páginas  Tapa Dura

Ref. 009016 – 16,00 €

Jueces, los imperfectos y el Perfecto. Guía Timothy Keller

jueces-los-imperfectos-y-el-perfecto

Jueces, los imperfectos y el Perfecto. Guía

Timothy Keller

 

Esta guía es un recurso diseñado especialmente para usar con el libro Jueces para Ti. Contiene preguntas para explorar, analizar, compartir y aplicar, que harán más fácil y dinámico su estudio en grupo. Ideal para iglesias y ministerios.

¿Has leído el libro de Jueces alguna vez? ¿Te has sorprendido por todos los asesinatos, la sexualidad desenfrenada y la decadencia general del pueblo de Dios?

¡¿Qué hace este libro en la Biblia?!

Jueces nos muestra un Dios que es inexorablemente amoroso con un pueblo que no merece Su amor, un Dios que constantemente rescata a Su pueblo de las consecuencias de sus propios fracasos. A través de este rico estudio bíblico descubrirás que el propósito mayor de Jueces es señalar al Líder y Salvador que Dios mandaría siglos después.

¡Este estudio te ayudará a ver a Jesús en el libro de Jueces!

Para uso individual o en grupo.
Guía del líder incluido.

80 Páginas

Ref. 009018 – 6,00 €

Definición de Disciplina Eclesiástica

15240118_1153412228047972_1642832084_n

Disciplina incluye todos aquellos procesos por los cuales una iglesia, como encargada del cuidado de las almas, educa a sus miembros para el cielo, brinda instrucción pública y privada en el evangelio, el mantenimiento de reuniones sociales para su edificación y confort y, en general, el cultivo de un espíritu que aviva y atesora la vida cristiana. En esto radica el poder principal de la iglesia.

Pero disciplina, en un sentido más estrecho, denota la acción de la iglesia, ya sea como individuos o como un cuerpo, se refiere a ofensas cometidas contra las leyes de Cristo. En este sentido, incluye:

EL CUIDADO MUTUO DE LOS MIEMBROS POR MEDIO DE OFRECER ALIENTO, CONSEJOS, AMONESTACIONES Y REPRENSIONES.  Esto es individual, privado y una prevención contra ofensas. Si esto se hiciera, y se llevara a cabo con un espíritu religioso, tierno, cariñoso y serio, pocos serían los casos en que se requeriría una disciplina más a fondo. Un cuidado realmente cristiano de ayuda mutua entre los miembros indudablemente coadyuva al desarrollo máximo de la vida de iglesia. Dijo David: “Que el justo me castigue, será un favor, y que me reprenda será un excelente bálsamo que no me herirá la cabeza” (Sal. 141:5). Y el evangelio recomienda encarecidamente: “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado” (Gál. 6:1). “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” (Col. 3:12-14). Dondequiera que la vida de iglesia se aproxima a este gran ideal, el ambiente espiritual tiene tanta vitalidad que cada alma rebosa de poder espiritual y se siente inspirada a vivir una vida más elevada y más santa.

LA RESOLUCIÓN DE LAS DISCORDIAS PERSONALES PRIVADAS. Cristo da las siguientes indicaciones: “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano” (Mat. 18:15-17). Tome nota de que:

  1. El ofendido, si no lo hace el ofensor, debe tomar la iniciativa de tener una conversación con este. El tema y la conversación han de ser estrictamente privados. Su objeto es ganarse al ofensor como hermano.
  2. Si esto no da resultado, y existen pruebas de la ofensa, entonces uno o dos hermanos sabios, miembros de la iglesia, serán elegidos como testigos y mediadores, y el caso completo será considerado por ellos.
  3.  Si esto no da resultado luego de que las partes han sido notificadas, será presentado ante la iglesia para su consideración.

Notemos varios puntos más:

  1. La persona agraviada no tiene opción en cuanto a tomar este curso de acción o tolerar el agravio. Es obligatorio, y se convierte en el ofensor si no lo hace.
  2.  Si en la conversación privada la ofensa es negada, y no hay testigos de ella, no se puede tomar el segundo paso. Porque en ese caso, la parte que tienen la queja se convierte en un ofensor, habiendo hecho un cargo sin pruebas.
  3.  Si los “dos o tres” ante quienes, en el segundo paso, se ha presentado el caso consideran que la ofensa no es real o ha sido quitada satisfactoriamente, la parte ofendida, aunque insatisfecha, no puede tomar el tercer paso. Porque el ofensor los ha “oido”, y el acusador debiera estar satisfecho con la decisión de los hermanos que él mismo ha seleccionado.
  4.  Si esta gran ley de Cristo se cumpliera a la perfección, sería imposible que hubiera conflictos personales en la iglesia.

LA RESOLUCIÓN EN CASOS DE DIFERENCIAS RELACIONADAS CON CUESTIONES DEL MUNDO. La ley cristiana, tal como la enuncia 1 Corintios 6:1-11, exige que las diferencias entre miembros no se ventilen ante tribunales seculares, sino que sean referidas al juicio de miembros maduros de la iglesia.

  1. Los cristianos están mejor calificados para tomar decisiones oficiales sobre estas diferencias que los tribunales seculares.
  2.  La aparición de miembros de la iglesia como litigantes ante un tribunal secular es en sí impropio e inconsistente con sus relaciones y esperanzas profesadas como miembros del cuerpo de Cristo.

PROCEDIMIENTO EN CASO DE OFENSAS PÚBLICAS, INCLUYENDO TODAS LAS OFENSAS CONTRA LA FE Y LA VIDA REQUERIDA DEL MIEMBRO DE LA IGLESIA, tales como inmoralidades, herejía, codicia, el causar divisiones, negligencia habitual de deberes pactados y la persistente violación del orden eclesiástico. En las iglesias apostólicas los ancianos, como supervisores – gobernantes – del rebaño tenían la responsabilidad especial de mantener la disciplina de la iglesia.

  1. Los oficiales, habiéndose  enterado de los informes implicando a un miembro, procederán a investigarlo privadamente, y si los cargos resultan ser ciertos, tratarían de reivindicarlo. Este es el paso más importante dado que, si es realizado con cariño y privadamente, por lo general es eficaz.
  2. Si el primer intento fracasa, se haría otro aplicando adicionalmente toda la fidelidad y bondad cristiana que se podría sugerir.
  3. Si esto también fracasa, presentarían el caso ante la iglesia con todas las evidencias, y si su declaración del caso fuera disputado, el acusado tendría plena oportunidad de presentar su defensa. La iglesia luego tomaría su decisión, y, de ser adversa al acusado, requeriría una reparación del daño o procedería a excluirlo de su comunión.

La exclusión es el acto final del poder de la iglesia. Es la exclusión formal del ofensor de la comunión de la iglesia por la cual deja de ser miembro de la misma.

Una disciplina bíblica, administrada con ternura y fidelidad, es una de las acciones más trascendentales para el bienestar de la iglesia.  Una disciplina así es una necesidad urgente tanto para ayudar al alma individual como para la pureza, paz y autoridad moral del cuerpo.

 

Tomado de The Church: Its Polity and Ordinances.

Hezekiah Harvey (1821 – 1893)

Perdón para el más Grande Pecador

jonathan-edwards

“Por amor de tu nombre, oh Jehová, perdonarás también mi pecado, que es grande” (Salmo 25:11)

Doctrina: Si de verdad nos acercamos a Dios pidiendo misericordia, lo inmenso de nuestro pecado no será un impedimento para que nos perdone… Esto es lo que necesitamos a fin de poder acercarnos a Dios pidiendo misericordia:

Necesitamos ver nuestra desdicha a fin de ser sensibles a nuestra necesidad de misericordia. Los que no tienen conciencia de su desdicha no pueden acudir a Dios en busca de misericordia, porque es justamente la noción de la misericordia divina lo que constituye la bondad y gracia de Dios hacia el desdichado. Sin la desdicha en la ecuación, no se puede ejercer misericordia. Es una contradicción querer misericordia sin sentir desdicha, o comprensión sin tener una calamidad. Por lo tanto, los hombres no pueden considerarse objetos adecuados de misericordia, a menos que tengan primero conciencia de que son desdichados. Así que, a menos que éste sea el caso, es imposible que acudan a Dios en busca de misericordia.

Tienen que ser sensibles al hecho de que son hijos de ira, que la Ley está en su contra y que están expuestos a su maldición: que la ira de Dios mira en ellos y que él está disgustado con ellos cada día que están bajo la culpa del pecado. Tienen que ser sensibles al hecho de que es cosa terrible ser el objeto de la ira de Dios,  que es cosa terrible tenerlo como enemigo, y tienen que saber que no pueden sobrevivir su ira. Tienen que ser sensibles a que la culpa del pecado los convierte en criaturas desdichadas, arruinadas, en tanto Dios está disgustado con ellos; que no tienen fuerza y deben perecer, y esto, eternamente, a menos que Dios los ayude. Tienen que ver que su caso es totalmente desesperante, que no hay nada que nadie puede hacer por ellos; que están al borde del foso de la desdicha eterna; y que tendrán que caer en él, si Dios no tiene misericordia de ellos…

  1. La misericordia de Dios es suficiente para perdonar los pecados más grandes, así como lo es para perdonar los más pequeños, porque su misericordia es infinita. Lo que es infinito es tan superior a lo que es grande como lo es a lo que es pequeño. Entonces, siendo Dios infinitamente grande es superior a los reyes, así como lo es a los mendigos. Es superior al ángel principal, así como lo es al gusano más inferior. Una medida de lo infinito no depende de la distancia entre lo infinito y lo que no lo es. Por lo tanto, siendo la misericordia de Dios infinita, es tan suficiente para perdonar todo pecado, así como lo es para perdonar uno solo…
  2. Lo que Cristo pagó por el pecado es suficiente para quitar la culpabilidad más grande, así como lo es para quitar la más pequeña. “La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7). “De todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree” (Hech. 13:39) Todos los pecados de quienes verdaderamente se acercan a Dios para pedir misericordia, sean los que sean, han sido saldados si Dios, quien lo dice, no miente. Y si la pena de todos ha sido saldada, es fácil creer que Dios está listo para perdonarla. De modo que Cristo, habiendo satisfecho plenamente el castigo de todos los pecados, y habiendo hecho un pago que es apto para todos, no desmerece la gloria de los atributos divinos perdonar los pecados más grandes de aquellos que de una manera correcta acuden a él pidiendo perdón. Dios puede ahora perdonar a los pecadores más grandes sin menoscabar el honor de su santidad. La Santidad de Dios no lo deja pasar por alto el pecado, sino que lo lleva a dar testimonios claros de su aborrecimiento por él. Porque Cristo satisfizo el castigo por el pecado, Dios puede ahora amar al pecador y no tener en cuenta para nada su pecado, no importa lo grande que haya sido. El hecho que descargó su ira en su propio Hijo amado cuando éste tomó sobre si la culpa del pecado es testimonio suficiente de cuánto aborrece Dios al pecado. No hay nada mejor que esto para mostrar el odio que Dios siente por el pecado… Dios puede, por medio de Cristo, perdonar al más grande pecador sin menoscabar el honor de su majestad. El honor de la majestad divina ciertamente requiere ser satisfecho, pero los sufrimientos de Cristo reparan plenamente el agravio. Aunque la ofensa sea muy grande, si una persona tan honorable como Cristo asume la función de Mediador del que cometió la ofensa y sufre tanto por él, repara plenamente el agravio hecho a la Majestad del cielo y de la tierra. Los sufrimientos de Cristo satisfacen plenamente su justicia. La justicia de Dios, como Soberano y Juez de la tierra, requiere que el pecado sea castigado. El Juez supremo tiene que juzgar al mundo de acuerdo con la ley de la justicia… La Ley no es un impedimento para el perdón del pecado más grande, siempre y cuando el hombre realmente acuda a Dios pidiendo misericordia, porque Cristo, por medio de sus sufrimientos, ha cumplido la Ley, él cargó con la condena del pecado, “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en su madero)” (Gal 3:13).
  3. Cristo no se negará a salvar a los más grandes pecadores, quienes de la manera correcta acuden a Dios pidiendo misericordia, porque es es su obra. Es su deber ser el Salvador de los pecadores, pues es la obra por la que vino al mundo y, por lo tanto, no se opondrá a hacerlo. No vino a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento (Mat. 9:13). El pecado es justamente el mal que vino al mundo a remediar: por lo tanto, no tendrá objeciones contra nadie porque sea muy pecador. Más pecador es, más necesita a Cristo. La Pecaminosidad del hombre fue la razón por la que Cristo vino al mundo… El médico no se niega a sanar a alguien que acude a él porque tiene gran necesidad de su ayuda…
  4. En esto consiste la gloria de la gracia por la redención de Cristo: en que es suficiente para perdonar a los más grandes pecadores. Todo el plan del camino de salvación es hacia este fin: glorificar la gracia de Dios. Desde toda la eternidad fue la intención de Dios glorificar la gracia de Dios. Desde toda la eternidad fue la intención de Dios glorificar este atributo; y por lo tanto es así que concibió el recurso de salvar al pecador a través de Cristo. La grandeza de la gracia divina se muestra claramente en esto: que Dios por medio de Cristo salva a los más grandes ofensores. Más grande la culpa de cualquier pecador, más gloriosa y maravillosa es la gracia manifestada en su perdón: “Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Rom. 5:10)… El Redentor es glorificado, en el sentido que da prueba de ser suficiente para redimir a los que son excesivamente pecadores, en el sentido que su sangre prueba ser suficiente para limpiar la culpa más grande, es que puede salvar al máximo y en que redime hasta de la desdicha más grande. Es el honor de Cristo salvar a los más grandes pecadores cuando acuden a él, así como es un honor para el médico poder curar las enfermedades o heridas más desesperantes. Por lo tanto, no cabe duda de que Cristo estará dispuesto a salvar a los más grandes pecadores si acuden a él, porque no vacilará en glorificarse a sí mismo para redimir a los pecadores, no le faltará disposición para mostrar que es capaz de redimir al máximo… Si tú no aceptas la suficiencia de Cristo para perdonarte, sin ninguna rectitud y justicia propia que te recomiende, nunca llegarás al punto de ser aceptado por él. La manera de ser aceptado es acudir-no por ningún aliento que te da el saber que has podido mejorar, o que eres más digno, y no tan indigno sino-por el mero aliento de lo digno que es Cristo y lo misericordioso que es Dios.
De “Great Guilt No Obstacle to the Pardon of the Returning Sinner” en The Works of Jonathan Edwards, Tomo 2.

Jonathan Edwards: (1703-1758) Predicador congregacionalista norteamericano usado poderosamente por Dios durante el Gran Avivamiento. Nacido en East Windsor, Colonia de Connecticut.

John MacArthur

john-macarthur-2

El Pastor John MacArthur es ampliamente conocido por su enfoque detallado y transparente de enseñanza bíblica. Él es un pastor de quinta generación, un escritor y conferencista conocido, y ha servido como pastor-maestro desde 1969 en Grace Community Church en Sun Valley, California, E.U.A.

El ministerio de púlpito del Pastor MacArthur se ha extendido a nivel mundial mediante su ministerio de radio y publicaciones, Grace to You, contando con oficinas en Australia, Canadá, Europa, India, Nueva Zelanda, Singapur y Sudáfrica. Además de producir programas radiales que se transmiten diariamente para casi 2,000 estaciones de radio por todo el mundo en inglés y en español, Grace to You distribuye libros, software y audio en CDs y formato MP3 con la enseñanza del Pastor MacArthur. En sus cincuenta años de ministerio, Grace to You ha distribuido más de trece millones de CDs y cintas de audio.

 

Comentario Matthew Henry Oseas

matthew-henry-oseas

Oseas

Matthew Henry

Por ser el primero entre los mejores en cuanto a utilidad, estamos obligados a mencionar a aquel cuyo nombre es ya una palabra cotidiana: MATTHEW HENRY. Es sumamente piadoso y conciso, sólido y sensato, sugerente y sobrio, sucinto y de confianza. Encontraréis que resplandece con metáforas, es rico en analogías, rebosa de ilustraciones y abunda en reflexiones. Se deleita en las aposiciones y las aliteraciones, pero su estilo es, por lo general, sencillo, evocador y lleno de contenido. Ve el sentido del texto directamente y ofrece el resultado de un minucioso conocimiento crítico de los originales a la altura de los mejores críticos de su época. Es profundamente espiritual, celestial y beneficioso, encuentra el contenido de cada texto y de todos ellos extrae lecciones enormemente prácticas y acertadas. El suyo es un tipo de comentario que debe colocarse donde lo vi en la antigua casa de reunión en Chester: encadenado en el vestíbulo para que cualquier persona pudiera leerlo. Es el comentario del hombre de a pie, el viejo compañero del cristiano, adecuado para cualquiera, instructivo para todos.

Todo pastor debería leer a Matthew Henry de forma completa y cuidadosa al menos una vez. Recomiendo que lo hagas en los doce meses posteriores a terminar el seminario. Comienza por el principio, y proponte atravesar la tierra desde Dan hasta Beerseba. Adquirirás una enorme provisión para tus sermones si lo lees con un cuaderno a mano; los pensamientos revolotearán a tu alrededor como golondrinas que trinan alrededor de un tejado a la llegada del otoño. Si expones públicamente el capítulo que has estado leyendo, tu congregación se asombrará por la novedad de tus observaciones y la profundidad de tus pensamientos, y entonces podrás decirles qué gran tesoro es Henry.

C.H. Spurgeon

Editorial Peregrino presenta esta nueva y fiel traducción, en varios tomos, con el deseo de que una nueva generación de pastores y creyentes descubra al «príncipe de los comentaristas» que es Matthew Henry.

 

283 pp. Rústica (Editorial Peregrino, 2016)

Ref. 001253 – 12,00 €

Matt Chandler (Together for the Gospel 2016)

matt-chandler-2
Matt Chandler 

 

Matt Chandler (nacido el 20 de junio de 1974) es el pastor principal de enseñanza en The Village Church, una iglesia Bautista del Sur en Flower Mound, Texas, y presidente de Acts 29 Network. Desde octubre de 2012, Chandler ha estado entre los cinco primeros podcasts en iTunes. Sul primer libro, en coautoría con Jared Wilson, «El evangelio explícito», fue lanzado en 2012. En él se explica lo que es el evangelio y cuan incomprendido ha sido.

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Sugel Michelén (PxE)

Pasión por el evangelio (PxE) es un movimiento evangélico interdenominacional que nace del anhelo de un grupo de pastores de España comprometidos con lo principal: el evangelio de Jesucristo.

El evangelio es la buena noticia, ¡la asombrosa noticia!, acerca de Jesús, el Hijo de Dios y el Salvador del mundo, y sobre cómo nosotros, los pecadores, podemos ser salvados por él y cumplir nuestro fin principal: glorificar a Dios y gozar de él para siempre.

Cristo y su obra en la Cruz siempre han estado en el centro de la proclamación evangélica. Sin embargo, el evangelio ha sido tergiversado, malentendido e incluso marginado, dentro y fuera de las iglesias. Por ello, PxE busca promover un entendimiento bíblico del evangelio, recuperar una visión cristocéntrica, y entusiasmar a la iglesia con la misión de transmitir fielmente la buena noticia a este mundo perdido.

Con este fin, PxE celebrará su primera conferencia nacional, del 28 al 29 de octubre, en el Auditorio Betel de Madrid y contará con el pastor Sugel Michelén (República Dominicana) como expositor principal, junto con la participación de panelistas como Andrés Birch, David Barceló, José de Segovia, Will Graham y David Rivero, entre otros.

La conferencia está principalmente enfocada a líderes de la iglesia (presentes y futuros) en un sentido amplio. Pastores, ancianos, predicadores, misioneros, plantadores, estudiantes de seminario y creyentes en general (hombres y mujeres), de toda España, compartirán dos días intensos de compañerismo y enseñanza en torno a la Palabra de Dios.

Las inscripciones permanecerán abiertas hasta el 30 de septiembre.

Tenemos una pasión: el evangelio. ¡Únete!

Thabiti Anyabwile (Together for the Gospel 2016)

Thabiti Anyabwile 1
Thabiti Anyabwile

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Thabiti Anyabwile es uno de los pastores de ARC. Se ha desempeñado como anciano y pastor de iglesias en Carolina del Norte, DC y las Islas Caimán. Al cabo de unos años como un musulmán practicante, Thabiti fue convertido bajo la predicación del Evangelio en el área de Washington DC. Él y su esposa, Kristie, tienen tres hijos. Thabiti es el autor de varios libros, incluyendo la vida de Dios en el alma de la Iglesia, el Evangelio para los musulmanes; ¿Qué es un miembro de iglesia saludable?; El Predicador Fiel.

Kevin DeYoung (Together for the Gospel 2016)

Kevin DeYoung 1
Kevin DeYoung

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Kevin DeYoung ha sido el pastor principal de la Iglesia Reformada Universidad desde agosto de 2004. Sus tres principales responsabilidades incluyen la predicación, liderazgo y administración.

Kevin nació fuera de Chicago en South Holland, Illinois y de tercer grado en adelante, se crió en Jenison, Michigan. Asistió Hope College y el Seminario Teológico Gordon-Conwell. Antes de servir al URC, Kevin era el pastor asociado en la Primera Iglesia Reformada en Orange City, Iowa. Kevin y su encantadora esposa, Trisha, tienen seis hijos: Ian, Jacob, Elizabeth, Pablo, María y Benjamín.

“Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, ya nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.” (2 Corintios 4: 5)

 

Matt Chandler (Together for the Gospel 2016)

 

Matt Chandler
Matt Chandler

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Matt Chandler (nacido el 20 de junio de 1974) es el pastor principal de enseñanza en The Village Church, una iglesia Bautista del Sur en Flower Mound, Texas, y presidente de Acts 29 Network. Desde octubre de 2012, Chandler ha estado entre los cinco primeros podcasts en iTunes. Sul primer libro, en coautoría con Jared Wilson, «El evangelio explícito», fue lanzado en 2012. En él se explica lo que es el evangelio y cuan incomprendido ha sido.

Ligon Duncan (Together for the Gospel 2016)

Ligon Duncan 1
Ligon Duncan

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Duncan es originario de Greenville, Carolina del Sur . Su padre era anciano en Iglesia Presbiteriana. Duncan se graduó de Greenville Senior High School en 1979 y en la Universidad de Furman en 1983 (BA, Historia). Continuó sus estudios en el Seminario Teológico Pacto con un MDiv en 1986 y una maestría en teología histórica en 1987. Cursó estudios de doctorado en teología en la Universidad de Edimburgo , New college en 1995.

Sirvió en la Covenant Presbyterian Church, St. Louis, (1984-1987). Él tenía tenía permiso para predicar en 1985 por el Presbiterio del Calvario (PCA) en Carolina del Sur, y fue ordenado en 1990.

En el verano de 1990, Duncan se unió a la facultad del Seminario Teológico Reformado (RTS), Jackson, Mississippi, como el Presidente John R. Richardson de Teología Sistemática. Al mismo tiempo se desempeñó como pastor asistente del Trinity Presbyterian Church, Jackson, Mississippi (1990-1995), y pastor interino en la Primera Iglesia Presbiteriana, Yazoo City, Mississippi (1993).

A partir del 1 enero de 2014, Duncan renunció a su cargo como Ministro Sr. en la Primera Iglesia Presbiteriana, Jackson, MS, y asumió el papel de rector Seminario Teológico Reformado.

Libros Recomendados desde C222

Desde el Curso C222 Javier Pérez nos recomienda estos textos.

KIT LIBROS RECOMENDADOS
El fundamento apostólico  |  Los Tres son Uno | Responsables ante el Dios soberano

 

El fundamento apostólico
José Grau

¿Cómo podemos estar seguros de tener los libros correctos en el Nuevo Testamento? ¿Por qué hay solamente veintisiete? ¿Cuándo, cómo y por qué se reconocieron esos libros como inspirados, y no más ni menos? Estas son preguntas que todos nos hemos hecho en alguna ocasión y que José Grau responde magistralmente a la luz de las aportaciones de importantes maestros del pensamiento evangélico, a los que el autor manifiesta su deuda de gratitud.

Acerca de esta obra dice su autor: “Creemos no exagerar al decir que el presente estudio es de una apremiante necesidad en nuestra época cuando, en justificada oposición y reacción a toda suerte de totalitarismos ideológicos y de otra laya, se ha llegado casi al punto de poner en duda la legitimidad de toda autoridad, olvidando lo que dijo P. T. Forsyth: “Solo una cosa es mas grande que la libertad, la autoridad legítima, sobre todo en materia religiosa”.

El 5 de junio de 2010, tuvo lugar un emotivo acto de reconocimiento de José Grau como Doctor Honoris Causa por la Facultad de Teología de Aix-en-Provence (Francia). La publicación de este libro es, en parte, la particular aportación de Editorial Peregrino a dicho reconocimiento.

Los Tres son Uno
Stuart Olyott

¿Tienes problemas para entender lo que la Biblia enseña acerca de la Trinidad, o has tratado de responder a aquellos que no creen que Jesucristo es Dios y que niegan que el único Dios es tres, y que hay tres que son Dios? ¿Es posible que tengan razón? ¿Cómo podemos responderles?

En esta obra Stuart Olyott muestra que lo que llamamos “la doctrina de la Trinidad” se enseña claramente en la Biblia, y que es el fundamento para una verdadera comprensión del Evangelio. El libro está escrito en un lenguaje directo, fácil de entender para cualquier lector. Si bien demuestra el error de las sectas modernas, su principal propósito es conducirnos a una mejor comprensión de lo que Dios ha revelado de Sí Mismo.

Responsables ante el Dios soberano
Robert Sheehan

Este libro tiene dos méritos indudables, por un lado, está escrito con un estilo sencillo y claro. La sencillez y la claridad son las características más importantes del estilo de Robert Sheehan y este libro no es ninguna excepción. Estas dos cualidades –la sencillez y la claridad– son siempre importantes a la hora de tratar cualquier tema bíblico. Pero son aún, si cabe, más importantes al tratar un tema tan difícil como el de la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre. Además el autor consigue que su sencillez no esté reñida, como tantas veces ocurre, con la profundidad de su enseñanza.

El otro mérito indudable de este libro radica, precisamente, en su contenido. No se expone la doctrina de la soberanía de Dios o la doctrina de la responsabilidad del hombre sino que se exponen ambas a la vez, la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre. Tratar ambas enseñanzas a la vez tiene la virtud inestimable de evitar, en lo posible, el desequilibrio al abordar estas enseñanzas bíblicas, en el que se puede caer, y se cae frecuentemente, de recalcar la soberanía de Dios hasta el punto de negar la responsabilidad humana o de recalcar tanto la responsabilidad del hombre que relegamos la soberanía de Dios.

Oferta Recomendada

Como siempre puedes solicitarlos por los siguientes medios:

https://www.facebook.com/televentaep
https://www.facebook.com/televentaeditorialperegrino/
Whatsapp: +34606181856
Email: televenta@editorialperegrino.com

Después de las Tinieblas; La Luz

John Stephen Piper Nacido el 11 de enero de 1946, Tennessee, Estados Unidos es un predicador, evangelista, autor, escritor Calvinista y sirvió como pastor en la iglesia Bautista de Bethlehem en Minneapolis, Minnesota durante 33 años.

Post Tenebras lux es una frase latina traducida como la luz después de la oscuridad. Aparece como post tenebras spero lucem ( “Después de oscuridad, espero que para la luz”) en la Vulgata versión de Job17:12.

Post Tenebras Lux en el sello del cantón de Ginebra .
La frase llegó a ser adoptado como el lema calvinista, que posteriormente fue adoptado como lema de toda la reforma protestante . Es utilizado por Juan Calvino. Como muestra de su papel en el movimiento calvinista, el lema está grabado en el Muro de los Reformadores , en Ginebra.

Comentario Matthew Henry Joel, Amos y Abdías

matthew-henry-joel-amos-y-abdias

Joel, Amos y Abdías

Matthew Henry

Por ser el primero entre los mejores en cuanto a utilidad, estamos obligados a mencionar a aquel cuyo nombre es ya una palabra cotidiana: MATTHEW HENRY. Es sumamente piadoso y conciso, sólido y sensato, sugerente y sobrio, sucinto y de confianza. Encontraréis que resplandece con metáforas, es rico en analogías, rebosa de ilustraciones y abunda en reflexiones. Se deleita en las aposiciones y las aliteraciones, pero su estilo es, por lo general, sencillo, evocador y lleno de contenido. Ve el sentido del texto directamente y ofrece el resultado de un minucioso conocimiento crítico de los originales a la altura de los mejores críticos de su época. Es profundamente espiritual, celestial y beneficioso, encuentra el contenido de cada texto y de todos ellos extrae lecciones enormemente prácticas y acertadas. El suyo es un tipo de comentario que debe colocarse donde lo vi en la antigua casa de reunión en Chester: encadenado en el vestíbulo para que cualquier persona pudiera leerlo. Es el comentario del hombre de a pie, el viejo compañero del cristiano, adecuado para cualquiera, instructivo para todos.

Todo pastor debería leer a Matthew Henry de forma completa y cuidadosa al menos una vez. Recomiendo que lo hagas en los doce meses posteriores a terminar el seminario. Comienza por el principio, y proponte atravesar la tierra desde Dan hasta Beerseba. Adquirirás una enorme provisión para tus sermones si lo lees con un cuaderno a mano; los pensamientos revolotearán a tu alrededor como golondrinas que trinan alrededor de un tejado a la llegada del otoño. Si expones públicamente el capítulo que has estado leyendo, tu congregación se asombrará por la novedad de tus observaciones y la profundidad de tus pensamientos, y entonces podrás decirles qué gran tesoro es Henry.

C.H. Spurgeon

Editorial Peregrino presenta esta nueva y fiel traducción, en varios tomos, con el deseo de que una nueva generación de pastores y creyentes descubra al «príncipe de los comentaristas» que es Matthew Henry.

 

251 pp. Rústica (Peregrino, 2016)

Ref. 001258 – 11,00 €

 

Memoria de Cenizas La Herejía Protestante en la Sevilla del Quinientos

reforma-y-contrarreforma-en-andalucia

Memoria de Cenizas
La Herejía Protestante en la Sevilla del Quinientos
Eva Díaz Pérez

La historia aún guarda episodios poco conocidos como la trágica crónica de los erasmistas españoles, pero si hay un tema ignorado quizás de forma deliberada es el de la Andalucía de la Reforma , territorio novelesco casi virgen. Memoria de cenizas relata los sucesos ocurridos a mediados del siglo XVI en Sevilla cuando se descubre la existencia de un foco erasmista formado por nobles, doctos eclesiásticos y la comunidad de clérigos del Monasterio de San Isidoro del Campo, situado a las afueras de la ciudad, junto a las ruinas de Itálica. Tres terribles autos de fe crearon el terror en la ciudad mercenaria y opulenta, sagrada y sacrílega, dominada por tres procesiones: la de la plata de las Indias, la de la exuberancia de los ídolos del Corpus de la Contrarreforma y la de las comitivas de herejes al quemadero. A pesar de las persecuciones del Santo Oficio, varios monjes lograron huir a la Europa reformada, entre ellos los clérigos que luego traducirán la famosa Biblia del Oso, primera versión completa al castellano de los libros sagrados y obra condenada por la Inquisición. También entre los luteranos, anglicanos y calvinistas estos personajes olvidados por la historia oficial fueron perseguidos pos su humanismo heterodoxo, por pensar y atreverse a leer lo prohibido, por seguir el espíritu de su tiempo: el Renacimiento clásico en la época de las intolerancias religiosas.

312 pp. Rústica (2ª edición revisada)

Ref. 00 – 18,00 €

Pasión por el Evangelio

 

 

13510919_1240229036010637_2960534778641828646_n
http://www.pasionporelevangelio.org/

Pasión por el evangelio (PxE) es un movimiento evangélico interdenominacional que nace del anhelo de un grupo de pastores de España comprometidos con lo principal: el evangelio de Jesucristo.

El evangelio es la buena noticia, ¡la asombrosa noticia!, acerca de Jesús, el Hijo de Dios y el Salvador del mundo, y sobre cómo nosotros, los pecadores, podemos ser salvados por él y cumplir nuestro fin principal: glorificar a Dios y gozar de él para siempre.

Cristo y su obra en la Cruz siempre han estado en el centro de la proclamación evangélica. Sin embargo, el evangelio ha sido tergiversado, malentendido e incluso marginado, dentro y fuera de las iglesias. Por ello, PxE busca promover un entendimiento bíblico del evangelio, recuperar una visión cristocéntrica, y entusiasmar a la iglesia con la misión de transmitir fielmente la buena noticia a este mundo perdido.

Con este fin, PxE celebrará su primera conferencia nacional para líderes, del 28 al 29 de octubre, en el Auditorio Betel de Madrid y contará con el pastor Sugel Michelén (República Dominicana) como expositor principal, junto con la participación de panelistas como Andrés Birch, David Barceló, José de Segovia y Will Graham, entre otros.

La conferencia está enfocada a líderes de la iglesia (presentes y futuros) en un sentido amplio. Pastores, ancianos, predicadores, misioneros, plantadores, estudiantes de seminario y ministros en general, de toda España, junto a sus esposas, compartirán dos días intensos de compañerismo y enseñanza en torno a la Palabra de Dios.

Las inscripciones permanecerán abiertas hasta el 30 de septiembre.

Tenemos una pasión: el evangelio. ¡Únete al movimiento!

Las 5 Solas – Sola Gratía 2 – Miguel Núñez

Tenemos el placer de presentarles la segunda parte de este esencial mensaje. Este es el segundo de los videos que hemos editado sobre las 5 Solas. Visiten nuestro canal para poder ver el primero de los videos editados sobre Sola Scriptura o bien disfruten con este que le presentamos como segunda parte de SOLA GRATIA.

 

El Dr. Miguel Núñez (MD, Th. M., D.Min.), sirve como el pastor titular de la Iglesia Bautista Internacional (IBI) en Santo Domingo, República Dominicana, y es el presidente y fundador del Ministerio Integridad & Sabiduría, que busca como visión despertar a Latinoamérica a la Verdad de Dios.

Es autor de dos libros: “Jesús, el hombre que desafió al mundo y confronta tu vida” y “Una Iglesia Conforme al Corazón de Dios”. También es el co-autor de un libro sobre liderazgo con el nombre de “Seguirazgo”.

Es el co-conductor del programa de televisión “Respuestas: Verdades Absolutas para un Mundo Relativo”, el cual es transmitido a través de toda Latino América y extendido a otros países, presentando una cosmovisión bíblica a una variedad de problemas.

El Pastor Núñez y su equipo ministerial son responsables por la conferencia anual “Por Su Causa”, la cual reúne miles de latinoamericanos en República Dominicana animándolos a regresar a un cristianismo bíblico histórico. A demás, el Dr. Núñez es miembro del Concilio de la Coalición por el Evangelio.

Como médico, el Dr. Núñez, practicó la medicina en los EE.UU. durante 15 años (1982-1997) en el área de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas, y fue profesor clínico del Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York.

Él vive en Santo Domingo, donde sirve como pastor, maestro, apologista y es un orador e invitado frecuente en toda América Latina y Estados Unidos. Él ha estado casado por más de 30 años con la Dra. Catherine Scheraldi, quien todavía está en la práctica de la medicina.

Las 5 Solas – Sola Gratía 1 – Miguel Núñez

Tenemos el placer de presentarles este esencial mensaje en 2 partes para su mejor asimilación y visionado. Este es el segundo de los videos que hemos editado sobre las 5 Solas. Visiten nuestro canal para poder ver el primero de los videos editados sobre Sola Scriptura o bien disfruten con este que le presentamos como primera parte de SOLA GRATIA.

 

El Dr. Miguel Núñez (MD, Th. M., D.Min.), sirve como el pastor titular de la Iglesia Bautista Internacional (IBI) en Santo Domingo, República Dominicana, y es el presidente y fundador del Ministerio Integridad & Sabiduría, que busca como visión despertar a Latinoamérica a la Verdad de Dios.

Es autor de dos libros: “Jesús, el hombre que desafió al mundo y confronta tu vida” y “Una Iglesia Conforme al Corazón de Dios”. También es el co-autor de un libro sobre liderazgo con el nombre de “Seguirazgo”.

Es el co-conductor del programa de televisión “Respuestas: Verdades Absolutas para un Mundo Relativo”, el cual es transmitido a través de toda Latino América y extendido a otros países, presentando una cosmovisión bíblica a una variedad de problemas.

El Pastor Núñez y su equipo ministerial son responsables por la conferencia anual “Por Su Causa”, la cual reúne miles de latinoamericanos en República Dominicana animándolos a regresar a un cristianismo bíblico histórico. A demás, el Dr. Núñez es miembro del Concilio de la Coalición por el Evangelio.

Como médico, el Dr. Núñez, practicó la medicina en los EE.UU. durante 15 años (1982-1997) en el área de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas, y fue profesor clínico del Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York.

Él vive en Santo Domingo, donde sirve como pastor, maestro, apologista y es un orador e invitado frecuente en toda América Latina y Estados Unidos. Él ha estado casado por más de 30 años con la Dra. Catherine Scheraldi, quien todavía está en la práctica de la medicina.

 

Matthew Henry. Comentario Expositivo y Práctico de Toda La Biblia”

Matthew Henry 2

Matthew Henry (octubre 18, 1662 hasta junio 22, 1714 ) fue un inconformista ministro y autor, nacido en Gales , Reino Unido, aunque pasó gran parte de su vida en Inglaterra .
Henry nació en Broad Oak, Iscoyd, una casa de campo en las fronteras de Flint y Shropshire , Gales , Reino Unido . Su padre, Philip Henry , era clérigo en una Iglesia de Inglaterra y acababa de ser expulsado en virtud de la Ley de la uniformidad 1662 . A diferencia de la mayoría de sus compañeros de fatigas, Philip poseían algunos medios privados, y por lo tanto era capaz de dar a su hijo una buena educación. Mateo fue primero a una escuela en Islington , en ese momento un pueblo a las afueras de Londres, y luego al corazón de la capital. Pronto abandonó sus estudios de derecho para la teología , y en 1687 se convirtió en ministro de una congregación presbiteriana en Chester. Si bien en Chester, Henry fundó la capilla presbiteriana en la calle Trinidad. Se trasladó de nuevo en 1712 a la calle Mare , Hackney. Dos años más tarde (22 de junio 1714), murió repentinamente de apoplejía.
Los comentarios bíblicos escritos por Matthew Henry “Exposición de seis volúmenes de Matthew Henry del Antiguo y Nuevo Testamento (1708-1710)” o el comentario completo, ofrece un estudio exhaustivo de cada versículo de la Biblia. Que cubre la totalidad del Antiguo Testamento y los Evangelios y Hechos en el Nuevo Testamento . Después de la muerte del autor, la obra fue terminada (Romanos hasta Apocalipsis) por otros trece no conformistas ministros, en parte, en base a las notas tomadas por los oyentes de Henry, y editado por George Burder y John Hughes en 1811.
Los Comentarios de Henry son principalmente exegéticos , que trata de la escritura de texto tal como se presenta, con su mejor intención de ser Explicados, a efectos prácticos y devocionales. La exposición de Henry da el resultado de un análisis crítico de la original como parte de su tiempo, con la aplicación práctica. Se consideró sensata y con estilo, un comentario con fines devocionales.
Famosos evangélicos predicadores protestantes tales como George Whitefield y Charles Spurgeon utilizaron y de corazón elogiaron el trabajo, Spurgeon dijo, “Cada ministro debería leer por completo y con cuidado al menos una vez” John Wesley escribió de Henry:
Él es confirmado por todos los jueces competentes, como una persona de buen entendimiento, de diversos aprendizajes, de piedad sólida y mucha experiencia en los caminos de Dios. Y su exposición es generalmente clara e inteligible, los pensamientos que se expresan en palabras sencillas: También se encuentra, conforme al tenor de las escrituras, y la analogía de la fe. Con frecuencia es completa, dando una explicación suficiente de los pasajes que requieren explicación. Es en muchas partes de profundidad, penetrando más en los escritos inspirados que la mayoría de los comentarios existentes. No nos entretienen con vanas especulaciones, pero es práctico en todo. Y por lo general también espiritualmente nos enseña cómo adorar a Dios, no en forma única, pero en espíritu y en verdad.
Por ser el primero entre los mejores en cuanto a utilidad, estamos obligados a mencionar a aquel cuyo nombre es ya una palabra cotidiana: MATTHEW HENRY. Es sumamente piadoso y conciso, sólido y sensato, sugerente y sobrio, sucinto y de confianza. Encontraréis que resplandece con metáforas, es rico en analogías, rebosa de ilustraciones y abunda en reflexiones. Se deleita en las aposiciones y las aliteraciones, pero su estilo es, por lo general, sencillo, evocador y lleno de contenido. Ve el sentido del texto directamente y ofrece el resultado de un minucioso conocimiento crítico de los originales a la altura de los mejores críticos de su época. Es profundamente espiritual, celestial y beneficioso, encuentra el contenido de cada texto y de todos ellos extrae lecciones enormemente prácticas y acertadas. El suyo es un tipo de comentario que debe colocarse donde lo vi en la antigua casa de reunión en Chester: encadenado en el vestíbulo para que cualquier persona pudiera leerlo. Es el comentario del hombre de a pie, el viejo compañero del cristiano, adecuado para cualquiera, instructivo para todos.
Editorial Peregrino presenta esta nueva y fiel traducción, en varios tomos, con el deseo de que una nueva generación de pastores y creyentes descubra al «príncipe de los comentaristas» que es Matthew Henry.
Puedes solicitarlos. Ponte en contacto con nosotros:
SoloSanaDoctrina@ono.com
Matthew Henry OseasMatthew Henry DanielMatthew Henry Génesis

matthew-henry-joel-amos-y-abdias
Comentario Mathew Henry

Razones para casarse

13407341_1025474074175122_1324818681_n

He aquí unas notas para los jóvenes, y a veces no tan jóvenes, que desean dar el paso voluntario más importante de sus vidas, después de la conversión; pero también están destinadas a los padres que tienen que ayudar y guiar a sus hijos a tomar las decisiones correctas.

El matrimonio tiene su origen en el origen de todo (Génesis 2:24), es la voluntad de Dios, es la ruptura de un lazo familiar para iniciar otro, se pasa de ser dos a ser uno. Es la ilustración más completa del amor de Cristo por su pueblo (Efesios 5:22-33), es parte del mandato para administrar bien la obra de Dios (Génesis 1:28).

1.- Si tu principal deber como persona y como creyente es glorificar a Dios (1 Corintios 6:20), pregúntate entonces:

           A) ¿Cómo lo harás mejor, casado o soltero? y… 

           B) ¿Dónde se acomodan mejor tus dones?

Es fácil dejarse llevar por la presión social y pensar que lo importante es ser feliz y que buscar la felicidad por medio de ese matrimonio, con esa persona en la que has puesto tu corazón, es lo mejor que te puede ocurrir, pero no es así para el cristiano. Tu felicidad empieza, pasa y termina en Dios (Mateo 6:25:34) y todo lo que hagas para y por él repercutirá en tu felicidad: “Bienaventurado, feliz el que…” dice el Señor (Mateo 5:3ss.), pero no ha nada de matrimonio.

¿Tienes el don? (1 Corintios 7:7) ¿Qué te hará tener más cuidado de las cosas del Señor y de agradarle (1 Corintios 7:32)

Como creyente has recibido unos dones del Señor (1 Corintios 12:1ss; Efesios 4:7ss) para tu edificación como siervo del Señor y la edificación de la iglesia de la que eres miembro (Efesios 4:15-16). ¿Dónde se desarrollarán y cómo ejercerás mejor esos dones, casado o soltero? Tu matrimonio o soltería, ¿será un acicate o un obstáculo?

2.- ¿Compartís la misma fe?

No ya si es creyente, pues si no lo es no deberías ni aun plantearte la posibilidad del matrimonio, de una relación de por vida (1 Corintios 9:5; 2 Corintios 6:14), sino si enfatizáis las mismas doctrinas, si compartís los mismos objetivos, el mismo compromiso con la fe, la iglesia, etc. “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Amós 3:3).

¿Tienen el otro doctrinas radicales, fuertes, que chocan con las tuyas? Por ejemplo, el bautismo, la inspiración de las Escrituras, el lugar de la mujer en la iglesia… ¿Qué pasará con el bautismo de tus futuros hijos o de la aplicación y obediencia de principios bíblicos o de tu parte en la iglesia local? Los ejemplos se pueden multiplicar y por tanto, las tensiones y dificultades también.

Esas ideas, doctrinas o énfasis particulares, ¿facilitan o dificultan tu vida cristiana, tu servicio al Señor, tu desarrollo como persona? Sé honesto contigo mismo en tus respuestas y sé valiente al tomar la decisión que creas adecuada.

3.- ¿Estás lo suficientemente enamorado/a de  él/ ella?

La atracción mutua es un factor esencial. Cuando Pablo habla de quemarse (1 Corintios 7:9) se refiere o implica un deseo por la otra persona que es irrefrenable.

Pero cuidado que el enamoramiento cristiano no es una atracción física únicamente, una búsqueda del bien social o económico que el otro ofrezca o el intento de escapar o librarte de una situación emocional. La lista podría ser más larga.

Ni siquiera el enamoramiento es en primer lugar el deseo de satisfacer tu placer o necesidad de tu felicidad. Casarte por amor es el deseo de complacer al otro, es amor sacrificial (1 Corintios 13:4-8). Buscar la felicidad haciendo feliz a otro (1 Corintios 7:3-4; Efesios 5:25ss).

¿Por qué este amor es tan fácil de entender de una madre hacia su hijo y no entre dos adultos?

4.- ¿La persona en la que has puesto tu corazón te ayudará a desarrollarte como persona y como creyente?¿O, por el contrario, te implicará extra esfuerzo en corregirla o cambiarla?

Al ser el matrimonio una relación, un pacto de por vida (Mateo 19:6, leer del 3 al 12) no se puede dar el paso teniendo solo en vista un corto periodo de tiempo, sino años (formar hogar, criar hijos, jubilación, etc). El matrimonio no es un fin, es un medio para alcanzar grandes objetivos, para ti, para otros y para la gloria de Dios.

¿Será esa persona y serás tú ayuda idónea (Génesis 2:18) o una carga para el resto de tu vida?

5.- Analiza con cuidado las metas, propósitos para tu vida.

¿Queréis ambos tener hijos, cuándo, cuántos? ¿Quieres una vida tranquila, estable, o buscas riesgo y aventura?¿Deseas ser misionero, servir al Señor de manera muy directa y con la mayor implicación posible (la mies es mucha y los obreros pocos, y hay que orar por ellos [Mateo 9:37-38]) o te conformas con ser un miembro más de tu iglesia local comprometido, eso sí, con las demandas concretas de la semana?

6.- Compartir el mismo gusto o placer por la música, lectura, lugares, experiencias.

Seguramente estaréis de acuerdo en que hay que redimir (administrar y usar) bien el tiempo (Efesios 5:16; Colosenses 4:5), que es corto, tanto en el día, como el de un año o el de toda una vida (Génesis 47.9; Job 14:1), pero el problema es estar de acuerdo en cómo hacerlo. Para uno puede ser una pérdida leer tanto y para el otro, el hacer tanto deporte; visitar lugares históricos puede edificarte a tí, pero el otro cónyuge, conversar. El día ¿comienza a las 6 de la mañana y termina a las 10 de la noche o, a las 9 de la mañana hasta la 1 de la madrugada?

Todo lo que se deba hacer juntos hay que hacerlo sin excusas, y lo que se pueda hacer juntos también, si es que no hay una fuerte razón.

La familia de origen (el asunto de padres, suegros) es muy importante, sobre todo cuando uno está muy vinculado, es muy dependiente y el otro es todo lo contrario. ¿Estarás dispuesto a la influencia afectiva de tu suegra o financiera de tu suegro? Quizá te estás convirtiendo en parte de su familia o quieres que sea él/ella parte de la tuya. La Escritura demanda romper con un antes de formar otra (Génesis 2:24), ¿lo entendéis esto por igual?

7.- Dominio mutuo de las pasiones.

Hombres y mujeres son muy distintos tanto en la sexualidad como en la afectividad o emociones. Él tiene que respetarte cuando tú dices no, antes del matrimonio por su puesto, pero también en ciertas ocasiones después; pero ella tiene que buscar el momento para decir sí. A la inversa también es necesario, claro.

8.- Debes ser consciente de los defectos y limitaciones de tu futura pareja y de los tuyos.

Por supuesto, no hay tolerancia o permisibilidad al pecado, pero sabemos que  no hay nadie perfecto o sin pecado, que es lo mismo (Romanos 3:12).

La naturaleza pecaminosa y caída nos hace cometer errores, no alcanzar o pasarnos de lo que es razonable o adecuado.

Debes estar dispuesto a ser paciente y comprensivo con el otro y no tanto contigo mismo. No busques excusas para tus debilidades.

Hablad de los problemas, la comunicación es el esqueleto de toda relación sana.

Debéis estar también dispuestos a buscar y solucionar los conflictos, aunque duela.

9.- Independencia de otros sí, pero sin ruptura.

Ya antes hemos dicho que hay que dejar padre y madre para unirte en matrimonio, pero eso no está en contra de nuestras responsabilidades con ellos.

Esto mismo debe ser aplicable a la iglesia local, a los amigos, etc. Si él o ella te exige o espera más y más separación, aislamiento, es una señal muy peligrosa. Si te ama de verdad ese amor no correrá riesgo con otros; al contrario, se desarrollará y fortalecerá.

10.- ¿Qué opinan las personas de tu confianza de esa relación?

Debes saber que tu corazón es engañoso (Jeremías 17:9), es decir, que los sentimientos y señales que te manda pueden estar confusos, que te impidan ver de manera completa, y esa parcialidad mostrarte solo lo aparente y no lo real o interno (Proverbios 28:26).

Tu familia, amigos y hermanos en la fe te aprecian, quieren lo mejor para ti y al ver la situación desde fuera, con otra perspectiva, te pueden mostrar la realidad con más precisión. Escúchales, déjate aconsejar por ellos.

Haz caso de avisos constructivos, de las advertencias serias. Busca a personas con experiencia, mejor es llorar con sabios que reír con necios (Eclesiastes 7:5).

El matrimonio es una de las decisiones más importantes de tu vida, por lo tanto, ora, busca todo consejo necesario y piensa antes de dar el paso definitivo.

Luis Cano (Pastor de la Iglesia Cristiana Evangélica de Ciudad Real)

Publicado en Revista Nueva Reforma (Editorial Peregrino)