Caminar con Dios a través del dolor y el sufrimiento

Keller Caminar con Dios a través de el dolor y el sufrimiento.jpg

Caminar con Dios a través del dolor y el sufrimiento
Timothy Keller

En este esperado libro, Timothy Keller, cuyo estilo se dirige tanto a los lectores religiosos como a los seculares, explora una de las preguntas más difíciles de la vida: ¿por qué hay tanto dolor y sufrimiento en el mundo? ¿Y cómo lo manejamos de manera que no nos destruya, sino que en realidad pueda hacernos más fuertes y sabios?

Muchos libros intentan explicar el mal y el sufrimiento intelectualmente, mientras que otros ofrecen meras historias inspiradoras. En este libro, Keller intenta unificar las preguntas y experiencias complejas relacionadas con el sufrimiento. Explora el problema filosófico del sufrimiento, después la rica enseñanza bíblica sobre el tema y, finalmente, la experiencia real de tratar con el sufrimiento en términos más prácticos. Servirá como recurso indispensable para todos los que quieran prepararse, o preparar a otros, para afrontar la perspectiva inevitable del dolor y el sufrimiento.

ÍNDICE

Introducción. El estruendo del pánico debajo de todo

PRIMERA PARTE: COMPRENDER EL HORNO
01 >Las culturas del sufrimiento
02 >La victoria del cristianismo
03 >El desafío a lo secular
04 >El problema del mal

SEGUNDA PARTE: ENFRENTAR EL HORNO
05 >El desafío a la fe
06 >La soberanía de Dios
07 >El sufrimiento de Dios
08 >La razón del sufrimiento
09 >Aprender a caminar
10 >Las variedades del sufrimiento

TERCERA PARTE: CAMINAR CON DIOS EN EL HORNO
11 >Caminar
12 >Llorar
13 >Confiar
14 >Orar
15 >Pensar, agradecer, amar
16 >Esperar

552 pp. Rústica
Ref. 1883 – 20,00 €

Dioses que fallan

Dioses que fallan 1.jpg

Existen muchas y buenas razones para leer un libro de Timothy Keller. De entrada, sus escritos recogen sus atinadas reflexiones sobre la realidad política, económica y cultural de nuestra sociedad Occidental. Esto, de por sí, los hace muy interesantes. Pero, sobre todo, el pastor de Nueva York tiene una rara habilidad para mostrar la relevancia de la Biblia para ese mismo mundo actual, y, en particular, la pertinencia del mensaje del evangelioJosé Moreno Berrocal

Dioses que fallan, que tiene como subtítulo las promesas vacías del dinero, el sexo y el poder, y la única esperanza verdadera, trata de un tema tan impopular en estos días como es el del pecado. Keller lo enfoca desde uno de las conceptos bíblicos que, con mayor amplitud, se refieren a la transgresión de la Ley de la Dios, el de la idolatría. Esto no significa que no haya otras perspectivas en las Escrituras para identificar lo que llamamos pecado, pero es la idolatría la que demuestra que el pecado es, esencialmente, oposición y sustitución de Dios. Es fascinante notar cómo Keller, siguiendo a Martín Lutero, cree que no solo el segundo mandamiento prohíbe la idolatría. El primero también lo hace. Como lo expresaba ya nuestro gran reformador y traductor de la Biblia, Cipriano de Valera: “En el primer mandamiento se prohíbe la idolatría interna y mental, y en el segundo, la externa y visible”. Asimismo, la noción de idolatría es un excelente punto de contacto con nuestra cultura, tan familiarizada con la idea de la adicción. Keller, acertadamente, conecta la adicción con la de la idolatría.

Entonces, “¿Qué es un ídolo?” se pregunta Keller y responde así: “es algo que es más importante para usted que Dios, cualquier cosa que cautive su corazón y su imaginación más que Dios, cualquier cosa que espere que le proporcione lo que solamente Dios puede darle”, (19). La idolatría hunde sus raíces en la Caída de la Humanidad en Adán, por lo que está presente en la vida de cada ser humano, nos demos cuenta o no. Como ya cantaba Bob Dylan a finales de los años 70 del siglo pasado: “You gonna have to serve somebody / tienes que servir a alguien”. Todos servimos a algo o a alguien, nos dice Dylan. Y, además, esos ídolos son muchos más de los que nos imaginamos. Como también enseñaba Juan Calvino: “nuestro corazón es una fábrica de ídolos”. Así, Keller menciona muchos tipos de ídolos, analizando el concepto desde muchos y sorprendentes puntos de vista, incluso trayendo una lista de “categorías idolátricas” (195-196).

Dioses que fallan 2.jpg

Para entender bien la idea bíblica de la idolatría es igualmente importante subrayar que ella toma cosas que en sí mismo no son malas, pero que, si se convierten en absolutos, se transforman en ídolos. En las palabras de Thomas C. Oden: “… uno tiene un dios cuando adora un valor último, al que considera algo sin lo cual no se puede vivir feliz” (184, nota 9). Las consecuencias de la idolatría son letales. Los ídolos ciegan a sus seguidores y, finalmente, los esclavizan. El pastor de Manhattan advierte: “Los ídolos no solo distorsionan nuestros pensamientos, sino también nuestros sentimientos”,(152). La idolatría nos coloca bajo el justo juicio de Dios.

El pastor Keller no solo trata de investigar los variados rostros que las Escrituras nos presentan de la idolatría. También se ocupa de la única solución: el evangelio de Jesucristo y este crucificado. Cada capítulo, aparte de un riguroso análisis de la realidad social de nuestro mundo occidental actual y de los ídolos que ha levantado, se centra en algún pasaje bíblico que incida en el tema en cuestión. Así desfilan ante nuestros ojos personajes del Antiguo Testamento como Abraham, Jacob, Zaqueo, Naamán, Nabucodonosor y Jonás. Todos ellos aparecen con el propósito de dirigirnos a Cristo y su salvación. Esto no puede sorprendernos puesto que Keller es discípulo, aventajado, del famoso profesor de Westminster Theological Seminary en Philadelphia, Pennsylvania, Edmund P. Clowney, conocido por enfatizar la importancia de encontrar a Cristo en todas las Escrituras. Por ello, el propósito de Keller siempre es que: “…las verdades del evangelio… conformen todo lo que sentimos y hacemos” (179). Keller presenta el evangelio de la salvación por la obra de la Persona de Jesús en la cruz reiteradamente, de manera inusual a veces, pero siempre exhibiendo la suficiencia de la obra de Cristo. Así, por ejemplo, cuando nos cuenta la historia de Jacob en Peniel, relatada en Génesis 32: 24-31, Keller se pregunta: “¿cómo es que Jacob pudo acercarse tanto a Dios y no morir?”. Su respuesta es esta: “Fue porque Jesús se hizo débil y murió en la cruz para pagar el castigo por nuestro pecado”, (168, 169). Este enfoque cristocéntrico es un aspecto primordial en los libros de Keller y es lo que hace, en mi opinión, que sus libros sean tan oportunos.

Pero no es solo que Keller se refiera a la obra de Cristo, además, muestra magistralmente nuestra necesidad de ese evangelio, al explorar las motivaciones más oscuras que habitan en lo más profundo de nuestros corazones. “La idolatría” dice también Keller, “no consiste solamente en no obedecer a Dios: es poner todo el corazón en algo aparte de Dios”, (176). La solución que trae el evangelio, según el pastor de Manhattan, puede ser perfectamente resumida por una de las frases más impactantes del teólogo escocés Thomas Chalmers: el poder expulsivo de un nuevo afecto. La idolatría es tan poderosa que solo Cristo mismo puede derrotarla. El poder para sustituir a lo que nos esclaviza reside exclusivamente en la cruz del Señor Jesús.

Dioses que fallan 3.jpg

Keller es bíblico y realista, y por ello sabe que ser como Cristo, es la labor de toda una vida y que solo en la eternidad seremos perfectos. Por ello, en el último capítulo de su libro, nos llama a concebir la vida cristiana como un camino de identificación y sustitución de los ídolos de nuestro corazón por una nueva y creciente relación con Cristo. Esta tiene como norte la adoración de Dios, que es el emblema que identifica al pueblo de Dios. Esa vida en Cristo usa como medios de gracia, entre otros, lo que se conoce como las disciplinas espirituales: “como la adoración privada, la adoración colectiva y la meditación” (179).

Estamos, pues, ante otra gran obra de Timothy Keller. Dioses que fallan es un libro que nos examina y que nos revela el gran valor del evangelio de Dios. Solo Cristo puede salvarnos del pecado y de las manos de los falsos dioses que siempre acabarán fallando. Solo Jesús trae la única esperanza verdadera.

 

Te ofrecemos a continuación una porción del libro:

“TODO LO QUE SIEMPRE HAS QUERIDO Lo peor que puede pasar La mayoría de personas se pasa la vida intentando hacer realidad los deseos más profundos de su corazón. ¿Acaso la vida no consiste en esto, en “la búsqueda de la felicidad”? Nunca dejamos de buscar maneras de adquirir las cosas que necesitamos y estamos dispuestos a sacrificar mucho para conseguirlas. Nunca imaginamos que obtener los anhelos más profundos de nuestro corazón pueda ser lo peor que nos puede pasar en esta vida. En cierta ocasión, mi esposa y yo conocimos a una mujer soltera, Anna, que quería desesperadamente tener hijos. Al final, se casó y, contrariamente a las expectativas de sus médicos dada la edad de la madre, pudo dar a luz dos niños sanos. Pero sus sueños no se hicieron realidad. Su impulso abrumador de dar a sus hijos una vida perfecta impidió que pudiera disfrutar de ellos. Su sobreprotección, sus temores y sus ansiedades, así como su necesidad de controlar hasta el último detalle de la vida de sus hijos, hizo que su familia padeciera las consecuencias. El hijo mayor de Anna tenía un rendimiento muy bajo en la escuela y evidenciaba síntomas de graves problemas emocionales. El hijo menor estaba dominado por la ira. Es muy probable que el impulso que siente Anna de ofrecer a sus hijos una vida maravillosa sea en realidad lo que acabe arruinándosela. Es posible que obtener el deseo de su corazón haya sido lo peor que le haya pasado en esta vida. A finales de la década de 1980, Cynthia Heimel escribió: “En el mismo instante en que una persona se convierte en una celebridad, se transforma en un monstruo”; y después dio los nombres de tres famosísimas estrellas de Hollywood a las que había conocido antes de que se hicieran famosas. En aquella época, eran “seres humanos realmente agradables… pero ahora se han vuelto semidioses y su ira es implacable”. Luego añadió que, bajo la presión de la fama y de la celebridad, todas las lacras y las miserias del carácter de una persona duplican su virulencia. Puede que sienta curiosidad por saber quiénes fueron esas estrellas de los años 80, pero no hace falta que lo sepa. Justo ahora mismo existen muchos “nombres en negrita” que siguen la misma pauta en su vida, como vemos en las primeras planas de los diarios. Los nombres cambian, pero el patrón es el mismo. La inevitabilidad de la idolatría ¿Cómo es posible que tan a menudo obtener los deseos de nuestro corazón sea catastrófico? En el libro de Romanos, el apóstol Pablo escribió que una de las peores cosas que Dios puede hacerle a una persona es entregarla a los deseos de su corazón (Ro. 1:24). ¿Por qué el máximo castigo imaginable consiste en permitir que alguien alcance el sueño que más ansía? Se debe a que nuestros corazones convierten en ídolos esos deseos. En este mismo capítulo, Pablo resumió? la historia de la raza humana en una sola frase: “honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador” (Ro. 1:25). Todo ser humano debe vivir por algo. Siempre tiene que haber algo que capture nuestra imaginación, la lealtad más fundamental de nuestros corazones y nuestras esperanzas. Pero, como nos dice la Biblia, sin la intervención del Espíritu Santo, ese objeto nunca será el propio Dios. Si esperamos que alguna cosa creada nos dé el sentido, la esperanza y la felicidad que solo puede darnos Dios, al final no conseguirá hacerlo y nos romperá el corazón. Aquella mujer, Anna, que estaba arruinando las vidas de su familia, no es que “amara demasiado a sus hijos”, sino que más bien amaba a Dios demasiado poco en relación a ellos. Como resultado, sus hijos-dioses se vieron aplastados por el peso de las expectativas de su madre. Dos filósofos judíos que conocían a fondo las Escrituras llegaron a esta conclusión: “El principio central… de la Biblia es el rechazo de la idolatría”. La Biblia, por lo tanto, está repleta de una historia tras otra que habla de las innumerables formas y los efectos devastadores de la adoración a los ídolos. Todos dios falso que pueda elegir un corazón (sea el amor, el dinero, el éxito o el poder) tiene un relato bíblico poderoso que explica cómo ese tipo concreto de idolatría afecta a nuestras vidas. Uno de los personajes centrales de la Biblia es Abraham. Como la mayoría de los hombres de la antigüedad, deseaba un hijo que pudiera llevar su nombre. Sin embargo, en el caso de Abraham aquel deseo se había convertido en el más profundo de su corazón. Por último, más allá de toda esperanza, Dios le dio un hijo. Ahora disponía de todo lo que deseaba. Entonces, Dios le pidió que renunciara a él (…). Tu camino al monte Piense en las muchas decepciones y problemas que nos acosan. Écheles un vistazo más de cerca y se dará cuenta de que los más poderosos de ellos tienen que ver con nuestros propios “Isaacs”. En nuestras vidas, siempre hay cosas en las que invertimos para obtener cierto grado de alegría y de plenitud que solo puede darnos Dios. Los momentos más dolorosos de nuestras vidas son aquellos en los que nuestros Isaacs, nuestros ídolos, corren peligro o alguien nos los quita. Cuando sucede esto, podemos reaccionar de dos maneras. Podemos decantarnos por la amargura y el desespero. Nos creeremos con derecho a revolcarnos en esos sentimientos, diciendo: “¡Llevo toda la vida trabajando para llegar a este punto de mi carrera, y ahora ha desaparecido todo!”; o “¡Me he pasado la vida trabajando como un esclavo para ofrecerle una buena vida a esa mujer, y así me lo paga!”. Podemos sentirnos con libertad para mentir, engañar, vengarnos o renunciar a nuestros principios para aliviar nuestra angustia. O podemos limitarnos a vivir en la melancolía permanente. La otra manera de reaccionar es la de Abraham: dar un paseo monte arriba. Podría decir: “Veo que me llamas a vivir mi vida sin algo de lo que yo pensaba que no podría prescindir. Pero, si te tengo, poseo la única riqueza, salud, amor, honor y seguridad que realmente necesito y que nunca perderé”. Como muchos han aprendido y más tarde enseñado, hasta que lo único que usted tenga sea Jesús, no se dará cuenta de que Él es todo lo que necesita. Muchos de estos dioses falsos, por no decir la mayoría, pueden quedarse en nuestras vidas una vez los hayamos “degradado” a un puesto inferior a Dios. Entonces, no nos dominarán ni asediarán con ansiedad, orgullo, ira y agobio. A pesar de todo, no debemos cometer el error de pensar que esto significa que lo único que debemos hacer es estar dispuestos a separarnos de nuestros ídolos, en lugar de abandonarlos por completo. Si Abraham hubiera subido a la montaña pensando “Lo único que tengo que hacer es poner a Isaac sobre el altar, pero sin sacrificarlo de verdad”, ¡no habría superado la prueba! Para que un elemento presente en nuestras vidas sea seguro, tiene que haber dejado de ser un ídolo. Esto solo puede suceder cuando estamos realmente dispuestos a vivir sin ello, cuando decimos desde el corazón: “Como tengo a Dios, puedo vivir sin ti”. A veces, parece que Dios nos mata cuando, en realidad, nos esta? salvando. En este caso, estaba transformando a Abraham en un gran hombre, pero aparentemente daba la sensación de que Dios era cruel. Seguir a Dios en semejantes circunstancias parece ser un tipo de “fe ciega”, pero en realidad es una fe vigorosa y agradecida. La Biblia está llena de relatos sobre personajes como José, Moisés y David, que hablan de momentos en los que Dios pareció abandonarles, aunque más adelante se reveló que lo que hizo fue destruir los ídolos perniciosos de sus vidas, algo que solamente se podía hacer si ellos pasaban por aquella experiencia difícil. Igual que Abraham, Jesús luchó intensamente con el llamado de Dios. En el huerto de Getsemaní, preguntó al Padre si no había ninguna otra alternativa, pero al final subió obediente al Calvario y a la cruz. No podemos saber todos los motivos por los que nuestro Padre permite que nos pasen cosas malas, pero, como hizo Jesús, podemos confiar en Él en esos momentos difíciles. Cuando le contemplemos y nos regocijemos en lo que hizo por nosotros, tendremos la alegría y la esperanza necesarias (además de vernos libres de los dioses falsos) para seguir el llamado de Dios cuando las circunstancias parecen tan oscuras como difíciles.”

* Editorial Andamio 1ª edición Enero 2015Nº páginas: 208 pp.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/vida-cristiana/536-dioses-que-fallan.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Dioses que fallan 4.jpg

La razón de Dios

Reseña 32.jpg

Desde Solo Sana Doctrina damos el testigo a José Moreno Berrocal, pastor de la Iglesia Cristiana Evangélica de Alcázar de San Juan y Presidente del Consejo Evangélico de Castilla La Mancha (España) CECLAM, cuyo escrito sobre el presente libro, protagonista en nuestras reseñas, “La razón de Dios” de Tim Keller, representa una oportunidad de hacernos una clara y concisa visión de esta obra. 

A uno de mis más queridos profesores en el Seminario donde estudié en Inglaterra, Daniel Webber, le gustaba decir que, hoy, más que nunca, es necesario hacer apologética. Y esto es lo que justamente lleva a cabo Timothy Keller en La razón de Dios, defender la fe cristiana histórica. Vivimos, en pleno siglo XXI, en una época de creciente escepticismo. Pero, al mismo tiempo, se han levantado, ya en el siglo anterior, numerosos defensores de la fe cristiana histórica.

Nombres como C.S. Lewis, Francis  Schaeffer, R.C. Sproul, Ravi Zacharias, Alister MacGrath, Vishal Mangalwadi o José Grau entre otros, por mencionar algunos de mis favoritos. Yo colocaría a Tim Keller en esta lista también, como uno de los pensadores evangélicos más incisivos de nuestros días. Todavía recuerdo vívidamente el impacto que me causó leer este libro cuando apareció en inglés en 2008.Aquella primera lectura me proporcionó un fuerte estímulo para proseguir con denuedo en esta imprescindible labor apologética. Tuve la oportunidad de leerlo nada más salir de la imprenta. De hecho, tengo la primera edición en tapa dura que me regaló mi buen amigo Steve Phillips, pastor de una iglesia en Vilassar de Mar, en Barcelona. Creo, por tanto, que es un gran acierto que esta obra se haya traducido al español.

El libro comienza con una inteligente Introducción en la que Keller, de entrada, traza un breve bosquejo autobiográfico, acompañado por el testimonio de otros neoyorquinos y esto, para analizar la situación actual de la fe y el escepticismo “desde Manhattan”, pp 17. Desde esta plataforma, el pastor de Nueva York desafía a creyentes y escépticos por igual, a reconocer sus dudas y a examinar lo que hay debajo de las mismas. Keller nos dice que su libro puede ser de utilidad para creyentes y escépticos. Es más, Keller lanza un reto personal a cada uno. En sus propias palabras, que puedas “avanzar en tu compresión del origen y naturaleza de tus dudas”, pp 30.

El libro está dividido en dos partes, El Salto de la Duda y Las Razones de la Fe. Entre las mismas coloca Keller un Intermedio, que es, en un sentido, un resumen de la primera parte, concluyendo la obra con un fascinante Epílogo. En la primera parte, El Salto de la Duda, Timothy Keller contesta a siete objeciones a la fe cristiana que aparecen constantemente en nuestros días. Estas son: No puede haber una sola religión verdadera. ¿Cómo puede un Dios bueno permitir el sufrimiento? El Cristianismo es una camisa de fuerza. La iglesia es la responsable de tanta injusticia. ¿Cómo puede un Dios bueno condenar a tantas personas al infierno? La ciencia ha demostrado que el Cristianismo está en un error y, finalmente, la Biblia no puede tomarse al pie de la letra. La manera en la que Keller aborda estas serias objeciones es, en mi opinión, uno de los grandes aciertos de este libro. A Keller le gusta desentrañar las suposiciones que la gente tiene a la hora de opinar y, poniéndolas de manifiesto, contestar a las mismas.

Razón de Dios 3 Video.jpg

El pastor Keller es un maestro en desvelar nuestras premisas ocultas o, incluso, desconocidas por nosotros mismos, pero que están detrás de nuestra manera de pensar y actuar. Él pone de manifiesto las razones, o falta de ellas, por las que creemos o no creemos. Keller sigue un método de argumentación que va desde pensadores clásicos como Agustín de Hipona, pasando por su querido C.S. Lewis, hasta llegar a la apologética de Alvin Plantinga. Por otro lado, me gusta mucho la manera en la que Keller trata a sus oponentes. Bien se le puede aplicar el conocido adagio latino suaviter in modo fortiter in re, es decir, amable en las formas, pero formidable en la argumentación. Creo que esta actitud es la que nos inculca el Apóstol Pedro a la hora de dar testimonio: “… santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 P. 3.15). Keller es siempre respetuoso, ¿se puede acaso dar testimonio sin serlo, me pregunto?

Al mismo tiempo, Keller siempre toma el punto de vista más fuerte de su oponente para refutar. No hace, como se suele decir, un hombre de paja de aquellos que disienten de su pensamiento. Esto, en sí mismo, le da una gran robustez a sus argumentos, pues enfrenta las objeciones en su punto más fuerte. Así, por ejemplo, en cuanto a la afirmación de que no puede haber una sola religión verdadera, Keller contesta, básicamente, que aquel que hace una afirmación tan categórica como esa, asume que su premisa ¡sí es absoluta y no puede cuestionarse! Sin darse cuenta se está colocando a sí mismo en una posición superior y que considera que es inabordable. Pero, ¿por qué su afirmación acerca de las religiones debería ser considerada infalible? De hecho, Keller deja entrever que esa misma afirmación ¡tiene también naturaleza religiosa!

En la segunda parte, bajo el título de Las Razones de Dios, el pastor de Nueva York detalla una serie de evidencias positivas a favor de depositar nuestra confianza en el Dios que nos presenta la Biblia, el Dios Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Son otros siete capítulos: Los indicios de Dios. El conocimiento de Dios. El problema del pecado. La religión y el Evangelio. La (verdadera) historia de la cruz. La realidad de la resurrección y finalmente, La danza de Dios. Las razones para creer, admite el mismo Keller, puede que no sean más que indicios de la divinidad. Ahora bien, todas ellas juntas tienen un formidable efecto apologético. Me gustan los sistemas apologéticos que favorecen esta idea del testimonio acumulativo acerca de la fe. En este sentido es aquí donde podemos apreciar también su confesada deuda con la apologética integral de C.S. Lewis.

En esta segunda parte se exponen más detalladamente las doctrinas cristianas más, aparentemente, conocidas, centrándose en los aspectos esenciales de las mismas, lo que llamamos el evangelio. Keller nos ayuda a distinguir nítidamente entre el mensaje de las religiones y el de la cruz. De hecho, Keller es muy cuidadoso aquí. Le preocupa, no solo el escepticismo sino también la religiosidad que, aunque se disfrace incluso con un ropaje cristiano, no hace sino oscurecer, cuando no negar, el mensaje del Evangelio de una salvación por gracia y solo por la cruz de Cristo. Este acento de Keller es extraordinariamente relevante, pues, como enseña repetidamente el Nuevo Testamento, el gran peligro de la iglesia es siempre el de sustituir el evangelio por la religión. Particularmente notable es la reflexión sobre la necesidad de la cruz del capítulo titulado La (verdadera) historia de la cruz.

El libro concluye con un excelente Epílogo. Este es una invitación a considerar seriamente a Cristo y su Evangelio, resumiendo admirablemente los temas centrales de su exposición con vistas a que los lectores puedan alcanzar una conclusión. Un compromiso que requiere arrepentimiento y fe, y una comunidad o iglesia donde vivirla. Solo Dios puede salvarnos es la nota distintiva de esta parte final del libro.

Razón de Dios 2 Video.jpg

Finalmente, en los Agradecimientos, Timothy Keller reconoce, con gratitud, su dependencia de C.S. Lewis y de Jonathan Edwards. ¡Creo que hay pocos autores tan lúcidos como estos dos, algunos no nos cansamos de releerlos constantemente! La influencia de Edwards reside en el hecho de que su impronta, en palabras del mismo Keller, conforma el fondo “de lo que podría considerarse mi teología”, pp 358. Es decir, no lo cita directamente, como si hace frecuentemente con los escritos de C.S. Lewis, pero el pensamiento del pastor de Northampton está presente en toda su obra. Donde sí aparece explícitamente es en el capítulo titulado La Danza de Dios. Unos de los capítulos más originales, pues basa su apologética en la doctrina de la Trinidad. Creo que el pensamiento de Richard F. Lovelace por medio de su extraordinario volumen Dynamics of Spiritual Life ha dejado también su huella en Keller.

Además de estos pensadores, Keller se hace eco de otros muchos más, como reflejan sus copiosas Notas. Maneja una gran cantidad de pensadores y de fuentes que informan, enriquecen y fortalecen su argumentación. En este sentido, me recuerda a algunos de los libros de John R.W. Stott, que también refuerza sus posiciones con múltiples referencias.

Considero que La razón de Dios es el buque insignia de la flota de obras de Tim Keller. El pastor de Nueva York posee una gran capacidad para hablar con amenidad e interés al público de nuestra creciente aldea global. Estamos ante uno de esos libros que ¡uno no puede dejar sin leer y sin recomendar o regalar a otros!

 

El significado del matrimonio

Reseña 30.jpg

Debe ser intimidante escribir un libro acerca del matrimonio. Los estantes de las librerías crujen debido al peso de los títulos que aseguran tener la clave para un matrimonio feliz o bíblico o centrado en el evangelio. Para sobresalir en un área tan poblada, es necesario que un libro ofrezca algo diferente, algo único, algo que lo distinga del resto. Tim y Kathy Keller salen a la palestra con su nuevo libro El significado del matrimonio, que se distingue por su profunda centralidad en el evangelio. Esto lleva a que los autores inviten al lector a profundizar en el evangelio de Jesucristo y también los obliga a mostrar cómo éste abarca cada parte del matrimonio. 

Aunque, en primera instancia, El significado del matrimonio fue escrito por Tim Keller, su esposa Kathy contribuye en diversas formas, particularmente, al escribir uno de los capítulos y al ser la esposa de Tim por casi cuatro décadas. Tim explica que el libro tiene tres raíces profundas: la primera de ellas es su matrimonio con Kathy; la segunda, es su ministerio pastoral, particularmente en Nueva York en una iglesia compuesta en su mayoría por solteros; y la tercera, y más fundamental, es la enseñanza bíblica sobre el matrimonio tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. “Hace ya casi cuatro décadas, Kathy y yo estudiamos lo que la Biblia dice respecto al sexo, el género y el matrimonio. En los quince años siguientes, lo fuimos experimentando y aplicando en nuestro propio matrimonio. Y en estos últimos veintidós años, hemos puesto en práctica, además, todo lo aprendido de las Escrituras y de nuestra experiencia personal para guiar, animar, aconsejar y enseñar a jóvenes del entorno urbano en todo lo concerniente al sexo y al matrimonio”. Ellos hablan desde la poderosa combinación del conocimiento de las Escrituras y la experiencia de la vida real.

Este libro se compone de ocho capítulos que tienen una fluidez lógica desde el fundamento bíblico para el matrimonio hasta las relaciones sexuales dentro de éste. En el capítulo 1, se enseñan los fundamentos para el matrimonio, mostrando cómo éste es idea de Dios y fue hecho para reflejar su amor salvífico por nosotros en Jesucristo. En el capítulo 2, se muestra cómo la obra del Espíritu Santo es fundamental para luchar contra el enemigo principal del matrimonio: el egocentrismo pecaminoso. En el capítulo 3, se toca el tema del amor, viendo cómo el sentimiento se relaciona (o no) con las acciones de amor. El capítulo 4 “La misión del matrimonio” apunta al propósito del matrimonio y entrega una larga discusión sobre las amistades espirituales, mientras que el capítulo 5 “Amar a la persona desconocida” nos enseña tres capacidades que cada esposo y esposa debe buscar.

El capítulo 6, escrito por Kathy, celebra las diferencias entre sexos, observando el complicado tema del rol de género y complementariedad. La soltería y la sabiduría al buscar el matrimonio son temas del capítulo 7; por último, en el capítulo final se reflexiona sobre las relaciones sexuales, mostrando por qué la Biblia dice que el sexo es para el matrimonio y cómo esta relación puede darse dentro de ese contexto.

EVANGELIO, EVANGELIO Y MÁS EVANGELIO

Desde el principio dije que la característica sobresaliente de este libro —también, su mayor fortaleza— es su profunda dependencia en el evangelio. El matrimonio simplemente no puede entenderse o practicarse sin estar arraigado al evangelio. “Si en los planes de Dios, el evangelio hubiera sido únicamente para la salvación en Jesús, el matrimonio exclusivamente ‘funcionaría’ en la medida en que nos aproximara al amor que entrega de Dios en Cristo”. Por esa razón, el libro no va a ninguna parte hasta que Keller expone Efesios 5, donde se nos dice que el matrimonio es un “misterio profundo” que refleja la relación de Cristo con la iglesia. Junto a nuestra relación con Dios, no hay ninguna otra relación más importante que el matrimonio, “esa es la razón de que, igual que conocer a Dios, el llegar a conocer y amar a nuestra pareja sea una tarea difícil pero sumamente gratificante y plena. Como lo más doloroso, y lo más extraordinario: así es como la Biblia presenta el matrimonio. Y es posible que no haya habido otro momento histórico en nuestra cultura y en nuestra sociedad en el que sea más significativo alzar la voz a favor suyo desde esa perspectiva y singular”.

Esta centralidad en el evangelio continúa capítulo tras capítulo, siendo la base de las discusiones de amistad, soltería, sexo y roles complementarios.

Un componente del libro que merece especial atención es su utilidad para los solteros. La iglesia de Keller está compuesta predominantemente por solteros y cualquier cosa que él enseñe tiene que aplicarse a ellos. Esto lo llevó a dedicar gran parte de este libro a la soltería y a la búsqueda del matrimonio. La enseñanza que Keller entrega es animante y útil para aquellos que han elegido una vida de soltería y para los que están buscando un esposo o esposa.

EL significado del matrimonio 1.jpg

CONCLUSIÓN

Este es un libro potente. El significado del matrimonio eleva el matrimonio haciéndolo algo hermoso, santo y agradable. Junto con el matrimonio, viene la amistad, la compañía, el sexo y todo lo demás que Dios ha puesto para la relación matrimonial. Este libro celebra el matrimonio y lo hace dentro del contexto más grande de todos: el evangelio de Jesucristo.

Una reseña original del pastor reformado Tim Challies (nacido en 1976).

Un libro de Editorial Andamio, 324 páginas, Febrero de 2014

 

Puedes solicitar su ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/matrimonio-y-familia/540-el-significado-del-matrimonio.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

El significado del matrimonio 2.jpg

El significado del matrimonio

El significado del matrimonio

El significado del matrimonio

Timothy Keller

Estoy cansado de oír charlas sentimentales respecto al matrimonio. En las bodas, en la iglesia, en la Escuela Dominical, mucho de lo que se dice no tiene más profundidad que lo que podemos leer en una postal comercial al uso. El matrimonio es, sin duda, muchas cosas, pero nunca mero sentimentalismo. El matrimonio es verdaderamente algo maravilloso, pero también algo muy duro. En el matrimonio, hay gozo y potenciación, pero también sangre, sudor y lágrimas; derrotas que nos enseñan humildad y victorias que nos dejan exhaustos. No conozco ninguna pareja que, a las pocas semanas de casados, puedan hablar de su matrimonio como un cuento de hadas hecho realidad. Por eso, no ha de sorprendernos que la única frase de referencia en el conocido discurso de Pablo en Efesios 5 sea la que encontramos en el versículo arriba citado. Hay días en los que, tras agotadores esfuerzos por tratar de llegar a un mutuo entendimiento, lo máximo que se puede hacer es suspirar y reconocer que ‘¡El matrimonio es un profundo misterio!’. Son muchas las veces en las que nos encontramos perplejos ante un puzzle que no sabemos cómo resolver, en un laberinto del que no sabemos salir”. (Extracto del capítulo 1)

342 pp. Rústica

Ref. 1532 – 17,00 €

El Dios Pródigo

El Dios Prodigo 2

El Dios pródigo, de Tim Keller (Publicaciones Andamio, 2015) es un libro que nos describe la parábola del hijo pródigo mostrando una perspectiva nueva de la gracia de nuestro Dios, de una forma profunda y para algunos inesperada.

En El Dios pródigo, el reconocido escritor Timothy Keller, usa una de las parábolas cristianas más conocidas para revelar un mensaje inesperado de esperanza y salvación.

Este libro retará tanto al devoto como al escéptico a ver el cristianismo de una forma completamente nueva y diferente.

En “El Dios pródigo”, Tim Keller hace un repaso del mensaje del evangelio basándose en esta parábola. Para ello, emplea dos pilares fundamentales: por un lado, hace un esfuerzo por sumergir al lector en el contexto cultural del primer siglo, debido a que hay ciertos detalles de la narración que para nosotros podrían pasar desapercibidos y que tenían repercusiones importantes para los lectores originales, como por ejemplo, que el hijo pidiese al padre su parte de la herencia mientras estaba vivo – equivalente a desearle la muerte al padre -, o que a su vuelta, el padre corriese al encuentro del hijo – algo impropio de alguien de su posición.

Por otro lado, el autor enfatiza lo que generalmente no se destaca al hablar de esta parábola: que el hijo mayor también tiene un problema. Normalmente, se habla del hijo menor y de cómo se ha alejado del padre, pero su hermano, a pesar de estar físicamente cerca del padre, está en realidad tanto o más alejado de él que el hijo menor cuando se va. Basándose en esto, Tim Keller estudia la conducta de ambos hermanos y concluye mostrando cómo ambos estaban igual de perdidos, aunque exteriormente esa perdición se manifestase de formas muy diferentes: el que vive a su manera y el que vive creyendo ser buena persona por su mera obediencia.

El Dios Prodigo 1

Ambos hijos requieren del Amor y la Gracia del Padre, y es en este punto donde el autor profundiza para mostrar la esencia del evangelio: que todos estamos alejados de Dios y perdidos, que nadie puede salvarse por sus medios y que todos necesitamos urgentemente de la Gracia divina.

En resumen, estamos ante un  libro que expone el evangelio con claridad y aporta bastante perspectiva respecto a la parábola del hijo pródigo – especialmente, en cuanto al esfuerzo del autor por acercarnos al contexto de los oyentes originales y a la centralidad que ocupa el hijo mayor en el tratamiento que hace el autor.

Este libro puede servir como introducción a la fe cristiana para quienes no estén familiarizados con sus enseñanzas o se hayan apartado de ellas durante un tiempo. Sin embargo, esta obra no es solo para los que están buscando. Muchos creyentes cristianos de toda la vida creen que entienden lo fundamental de la fe cristiana bastante bien y no necesitan un manual básico. No obstante, una de las señales de que quizás no comprendas la naturaleza única y radical del evangelio es que tienes claro que sí la entiendes. En algunas ocasiones, un entendimiento renovado del mensaje cristiano deslumbra y conmueve tanto a los miembros veteranos de la iglesia, que sienten que se han “reconvertido”. Por tanto, este libro se ha escrito tanto para los de afuera, que tienen curiosidad, como para los de dentro de la fe; tanto para los que Jesús llama “hermanos menores”, como para los “hermanos mayores” en la famosa parábola del hijo pródigo.

Es un buen libro tanto para leer a nivel personal, redactado en estilo sencillo, de modo que no es difícil de seguir – como para leer a nivel grupal, ya que suscita preguntas muy interesantes de tratar.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.phpid_product=537&controller=product&search_query=El+Dios+Prodigo&results=16

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

El Dios Prodigo 3.jpg

 

Los cánticos de Jesús

Reseña 5

Si para terminar el año, nuestra última reseña era de un devocional anual, la primera no podía ser de otra manera, otro gran devocional. Cambian los autores pero continúa la inspiración de dos grandes y prolíficos autores (terminamos con Calvino y comenzamos con Keller, pasado, presente). Y es que Enero es el mes de las promesas, la mayoría perdidas en los próximos meses, ir al gimnasio, hacer ejercicio (sin gimnasio), hacer dieta (con o sin gimnasio). ¿Dedicarle un tiempo diario a Dios?, parece que la pregunta para algunos tiene una contestación obvia, ni aún tendría cabida hacerla, pero sí, se puede hacer.

Si reservas tu tiempo devocional para y con Dios, enhorabuena, es una actitud más que normal para todo aquel que se dice ser cristiano. Pero ¿si no lo tienes?, querido hermano, si no lo tienes, estas perdiendo un gran tesoro y una herramienta de bendición grandísima en tu día a día. Es como el soldado que marcha a la batalla sin preparación, ni con las armas adecuadas. En tu vida no puede faltar un altar diario.

Los cánticos de Jesús es el segundo libro conjunto del matrimonio Keller, después de su extraordinaria obra “El significado del matrimonio” (uno de los mejores libros sobre el tema del matrimonio). Se trata de un devocional que cubre los ciento cincuenta cánticos que componen el libro bíblico de los Salmos en exactamente un año, ¡una idea genial y muy lograda por los Keller!

El pastor Andrés Birch nos hablaba  hace un par de años sobre este libro, con sus propias palabras:

“Si necesitas algo para ayudarte a renovar tu relación con el Señor, ¡prueba Los cánticos de Jesús! ¡Déjame que te ayude a decidirte! Aquí van siete razones por las que te animo a adquirir y leer Los cánticos de Jesús:

1. Es un libro fiel a la Biblia y al evangelio Esto es algo fácil de dar por sentado, pero muy importante. Los Keller no ostentan su conocimiento teológico, pero todo lo que escriben tiene una sólida base bíblica y “evangélica” (del evangelio).

2. Es un libro lleno de Jesús Ya lo dice el título: Los cánticos de Jesús. Se trata de un juego de palabras: son “de Jesús” porque hablan de él (y no solo en los salmos mesiánicos como tales), pero también porque Jesús mismo los cantaría. Una y otra vez los Keller nos llevan a Jesús y a la gracia de Dios en él.

3. Es un libro sencillo pero a la vez profundo Es sencillo tanto en el formato como en el contenido. Cada lectura diaria consiste en el texto de un salmo o de parte de un salmo, un breve comentario sobre algo que sale en el salmo y una sencilla pero sentida oración. Pero ¡nada de superficialidad! Una de las cosas que más me ayudaron fue la luz que se arroja sobre los difíciles salmos imprecatorios.

4. Es un libro realista y honesto El realismo y la honestidad son virtudes a las que los Keller ya nos tienen acostumbrados. ¡Saben cómo somos los seres humanos! Rehúyen de todo lo que huela a fariseísmo o a falsa espiritualidad. Esto hace que el lector se reconozca en los Salmos y encuentre verdadera ayuda.

5. Es un libro devocional sin ser sentimental Como reza el subtítulo del libro, “Un devocional anual basado en el libro de los Salmos”. Es un devocional, pero no uno de esos devocionales sentimentaloides que tanto abundan. Pero los Keller nos ayudan a renovar nuestra devoción al Señor, mostrándonos el multiforme carácter de Dios y sobre todo su amor y su gracia para con nosotros, los pecadores, en el evangelio de Jesús que permea los salmos bíblicos.

6. Es un libro para calentar el corazón Lo que más buscamos en un devocional anual es algo un poco diferente, algo fresco, que nos salve de la rutina y que nos ayude a renovar nuestra relación con el Señor a través de su Palabra. Este libro lo hace con creces.

7. Es un libro para leer y para compartir Los cánticos de Jesús fue escrito por un equipo matrimonial, Timothy y Kathy Keller, quienes nos cuentan lo que les costó llegar al texto definitivo. Aunque yo no sé ni qué ni cuánto del libro aportó cada uno de ellos, me da la sensación de que la autoría conjunta del libro lo hace especialmente idóneo tanto para mujeres como para hombres y tanto para individuos como para matrimonios o incluso grupos.   Conclusión Podrás leer el texto bíblico, el comentario y la oración correspondientes a cualquier día del año en solo dos o tres minutos. Ahora, imagínate por un momento que decidieras dedicar cinco minutos más a “digerir” un poco más despacio los tres “platos” que componen “la dieta” de cada día. ¡Podría ser la revolución espiritual que tu corazón te está pidiendo!   (Andrés Birch es pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Palma de Mallorca, España. Es miembro del concilio de Coalición por el Evangelio).

Si todavía no tienes una vida devocional, este libro es una forma maravillosa de comenzar. Si ya has pasado tiempo en estudio y oración, comprender cada versículo de los Salmos te llevará a un nuevo nivel de intimidad con Dios, descubriendo tu propósito dentro del reino de Dios.

Puedes comprar tu ejemplar aquí: 

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=657&controller=product&live_configurator_token=03ddd557067e20d4cb4d7120e1b26dc7&id_shop=1&id_employee=1&theme=&theme_font=

Puedes ver y ampliar la información viendo el siguiente vídeo:  https://www.youtube.com/watch?v=NrLZ9eqaWIQ