¿Independencia? ¿Libertad total?

1212

“No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy el Señor; que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice el Señor” (Jeremías 9:23-24).

¿ES EGOÍSTA DIOS?

Algunas preguntas surgen naturalmente en nuestra mente después de leer estas palabras del profeta Jeremías. ¿Por qué es mejor alabar a Dios que alabarnos a nosotros mismos? ¿A santo de qué esa insistencia por parte de Dios en que nos gloriemos en Él? (2 Corintios 10:17). ¿No produce esto la impresión de que Dios es un poco egoísta? Nosotros debemos renunciar a toda jactancia y Él, en cambio, insiste en que no dejemos de alabarle. ¿Por qué?

No es difícil hallar razones en contra del engreimiento propio. Ya de por sí el espectáculo de una persona que no hace más que decir grandezas acerca de sí misma es sumamente desagradable.

El orgullo es una insensatez manifiesta. Nadie reúne suficientes cualidades para poder hacer un elogio de su propia persona “en regla”, porque nadie es tan perfecto como supone.

¿Qué hay de malo en la pedantería? Quizá el propio Jeremías (17:5) nos facilite un comienzo de respuesta cuando declara: “Así ha dicho el Señor: Maldito el varón que confía en el hombre”. Esta respuesta implica que la alabanza propia equivale a confianza en las capacidades humanas. Cuando empezamos a decir que somos listos, pronto nos lo creemos hasta nosotros mismos. Y esto de tal manera que, a la larga, no confiaremos más que en nosotros como si fuéramos los seres más sabios del mundo. Así la alabanza propia nos lleva a la pedantería, y esta nos aleja de la confianza en Dios. De tales personas dice el Señor: “Será como la retama en el desierto y no verá cuando viene el bien, sino que morará en las sequedades en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada” (Jeremías 17:6). El simbolismo es obvio. Una mata de retama en el desierto no tiene agua. Está reseca. Verdad es que, hasta cierto punto, puede parecer independiente, pero precisamente a causa de su independencia no recibe del exterior lo que necesita para su crecimiento, y, de hecho, la retama en el desierto solo puede sobrevivir por el agua que recibe del mundo que la rodea.

Cuando una persona hace alardes de autosuficiencia, confiando en sí misma y desechando a Dios de su vida, cierra la puerta y las ventanas de su existencia al sol y a la salud que emanan de la fuente de la Vida. Es decir, el petulante busca la independencia; y la independencia es el gran pecado, porque conduce a la ruina del hombre. En el huerto de Edén (Génesis 3:5), el tentador dijo a la mujer: “Seréis como Dios”; o sea: seréis independientes.

“Bien -acaso diga alguien-, ¿y qué hay de malo en que se quiera ser independiente?”. Sencillamente, que si una persona consigue ser completamente independiente, muere. Y muchos lo han conseguido: de ahí que haya tanta muerte espiritual. Si nos desentendemos del medio ambiente, del agua y de la tierra, no podemos vivir. Si no queremos saber nada de Dios, habremos perdido el contacto con Aquel que dijo: “Yo soy la verdad y la vida”(S. Juan 14:6).

La independencia es muerte porque corta la fuente de suministros. Dios sostiene el universo y le comunica su poder preservándolo. Solo podrán sobrevivir, en consecuencia, los que sean sostenidos por el poder de Dios.

Examinemos al hombre que quiere ser dependiente. Es como un árbol plantado junto a arroyos de aguas: “Bendito el varón que confía en el Señor, y cuya confianza es el Señor. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto” (Jeremías 17:7,8).

El único árbol que puede llevar fruto es aquel que con sus raíces busca el agua y el sostenimiento en el mundo exterior a él. Igualmente, el único hombre que puede llevar fruto es el que confía en Dios y espera de Él la energía y el poder vivificantes.

Por supuesto, cualquiera puede escoger el ser independiente. Tiene libertad para hacerlo; puede elegir la independencia y morirse. Pero si quiere fruto, si quiere fortaleza, si quiere poder y -lo que es más importante- si quiere vida (en abundancia y eterna) debe encajar en el universo que Dios ha creado.

Para cambiar de figura consideremos nuestro reloj: tiene un maravilloso engranaje en el cual todas las piezas están ajustadas y relacionadas de manera perfecta. Pero imaginemos, por un instante, que cada una de las piezas quisiera ser independiente o, siquiera, que una sola dijese: “Estoy cansada de encajar siempre en el mismo sitio. Quiero ser independiente. Me libraré de todo lo que no sea yo misma, y volveré a ajustar cuando me dé la gana, no cuando el mecanismo del reloj me lo ordene”. Esta pieza habrá obtenido la independencia; sí, pero al costo de su vida. Pues, desencajada, ya no sirve para nada. Unida al engranaje ayudaba a señalar las horas, ahora solo le queda ser arrojada a la basura.

Como estas piezas, también nosotros -si queremos vivir vidas con sentido- debemos tratar de “adaptarnos” al mundo de Dios.

“SI EL HIJO OS LIBERTARE…”

Nuestra “adaptación” debe empezar estableciendo contacto con la principal Fuente de poder espiritual qué es Dios mismo. Pero la Palabra de Dios nos asegura que existe un gran impedimento para que este “contacto” pueda establecerse: “Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros para no oír ” (Isaías 59:2). Nuestro alejamiento de Dios, nuestro vivir desentendidos de Él, constituyen la esencia del pecado, y este nos cierra el paso a la comunión con el Señor. ¿Qué debemos, pues, hacer para establecer la comunicación? Solucionar el problema del pecado.

¿Y cuál es la solución para el problema del pecado? No se trata de una cosa, sino de una Persona: Jesucristo. “De cierto os digo -enseñó Él (S. Juan 8:34-36)- que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado”. Es decir: el pecador es un esclavo. Esta es la paradoja de la independencia: creemos ser libres cuando en realidad estamos sujetos al absurdo del pecado y la condenación. En cambio, la sublime paradoja del salvación consiste en que, renunciando a nuestra independencia anárquica para unirnos a Dios por medio de Cristo, obtenemos, no solo la plenitud de vida sino también la libertad. La verdadera libertad es: “Llevad mi yugo sobre vosotros y hallaréis descanso para vuestras almas”; “si el hijo os libertare seréis verdaderamente libres” (S. Mateo 11:29; S. Juan 8:34-36). Libres del pecado y de la muerte. Jesucristo viene a decir:”sed mis esclavos y os convertiréis en hombres verdaderamente libres”.

Pero aún no hemos respondido a la pregunta formulada al principio: ¿ Por qué Dios reclama siempre ser enaltecido? ¿Por qué debemos alabarle a Él si sabemos que toda jactancia es mala?.

La respuesta es clara y contundente: Dios es el único Ser verdaderamente independiente, Él existe sin ayuda de nadie; más aún: “sin Él nada de lo que ha sido hecho,  fue hecho” (S. Juan 1:3). Él es el Creador de cuanto existe, el Cerebro que se esconde detrás de todas las leyes de la Naturaleza, el Corazón y la Fuente de la Vida. Eterno e Infinito. Omnipotente y Omnipresente. No es, pues, malo que estemos “orgullosos” de nuestro Dios, ni es egoísmo de su parte el que nos pida nuestra sumisión y acatamiento; más bien esto forma parte de sus bendiciones para con nosotros. Y es, por otro lado, un reconocimiento de la Verdad y de la Realidad.

Más no solamente el interés o la necesidad deben impulsarnos a nuestra entrega a Dios, para “encajar” (para “adaptarnos” a la verdadera Vida), sino que a ello debiera movernos, sobre todo, el hecho de que podemos unirnos a Dios gracias al amor manifestado por el Señor a favor nuestro. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, sino tenga vida eterna ” (S. Juan 3:16).

¿Seguirás con tu vida independiente? de hacerlo así ya sabes el fin.

¿No crees que vale la pena renunciar a tu triste independencia actual para encontrar – en el único Independiente- la verdadera libertad y la verdadera vida? Cristo te espera. Él es el único que podrá dar sentido a tu vida, incorporándola a los sublimes planes de su soberana y perfecta voluntad.

“Aquí va la respuesta” José Grau, Editorial Peregrino

 

 

 

 

 

Vive para la Eternidad

 

Paul David Washer Nacido en Estados Unidos en 1961 es un misionero, pastor, evangelista, escritor, abogado, fundador y director de la Sociedad Misionera Heartcry que apoya el trabajo misionero con los nativos sudamericanos, también es predicador itinerante de la Convención Bautista del Sur. Aparte de sus viajes y predicas, Paul es profesor invitado en varios seminarios, en particular en The Master’s Seminary Español.

 

Siete cosas para considerar

pencil-918449_960_720

Primero, consideremos las causas y los medios de la salvación. Hay al menos siete cosas que coinciden con esta gran obra, pues todas ellas dicen, en algún pasaje u otro, que nos “salvan” .

La Salvación se atribuye al amor de Dios, a la expiación de Cristo y a las operaciones poderosas del Espíritu, a la instrumentación de la Palabra, a las labores del predicador, a la conversión del pecador, a las ordenanzas o sacramentos. El concepto de salvación que tienen en la actualidad los que profesan ser cristianos es tan superficial, tan estrecho, tan inadecuado. Por cierto, es tan grande la ignorancia que ahora prevalece que será mejor que ofrezcamos los versículos que prueban estas siete causas coincidentes, no sea que se nos acuse de errar en un tema tan vital.

La salvación se atribuye a Dios el Padre: “quien nos salvó y llamó con llamamiento santo” (2 Tim. 1:9), a causa de su amor selectivo en Cristo.

Al Señor Jesús: “Él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mat. 1:21), a causa de sus méritos y cumplimiento.

Al Espíritu Santo: “quien nos salvó… por la renovación en el Espíritu Santo” (Tito 3:5), a causa de su todopoderosa eficacia y sus operaciones.

A la instrumentación de la Palabra: “la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas” (Stga. 1:21), porque nos da a conocer la gracia por la que podemos ser salvos.

A las labores del predicador: “haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” (1 Tim. 4:16), a causa de su subordinación a la Palabra de Dios.

A la conversión del pecador en el que ejercemos arrepentimiento y fe: “Sed salvos de esta perversa generación”, por el arrepentimiento del cual habla el versículo 38 (Hch.2:40). “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe” (Ef.2:8).

A las ordenanzas o sacramentos: “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva” (1 Ped. 3:21), porque sella la gracia de Dios en el corazón que cree. El amor y la sabiduría de Dios constituyen la causa principal, la primera impulsora de todas las demás causas que contribuyen a nuestra salvación.

De “The Doctrine of Human Depravity).

A.W. Pink .

 

 

 

 

 

 

 

Perdón para el más Grande Pecador

jonathan-edwards

“Por amor de tu nombre, oh Jehová, perdonarás también mi pecado, que es grande” (Salmo 25:11)

Doctrina: Si de verdad nos acercamos a Dios pidiendo misericordia, lo inmenso de nuestro pecado no será un impedimento para que nos perdone… Esto es lo que necesitamos a fin de poder acercarnos a Dios pidiendo misericordia:

Necesitamos ver nuestra desdicha a fin de ser sensibles a nuestra necesidad de misericordia. Los que no tienen conciencia de su desdicha no pueden acudir a Dios en busca de misericordia, porque es justamente la noción de la misericordia divina lo que constituye la bondad y gracia de Dios hacia el desdichado. Sin la desdicha en la ecuación, no se puede ejercer misericordia. Es una contradicción querer misericordia sin sentir desdicha, o comprensión sin tener una calamidad. Por lo tanto, los hombres no pueden considerarse objetos adecuados de misericordia, a menos que tengan primero conciencia de que son desdichados. Así que, a menos que éste sea el caso, es imposible que acudan a Dios en busca de misericordia.

Tienen que ser sensibles al hecho de que son hijos de ira, que la Ley está en su contra y que están expuestos a su maldición: que la ira de Dios mira en ellos y que él está disgustado con ellos cada día que están bajo la culpa del pecado. Tienen que ser sensibles al hecho de que es cosa terrible ser el objeto de la ira de Dios,  que es cosa terrible tenerlo como enemigo, y tienen que saber que no pueden sobrevivir su ira. Tienen que ser sensibles a que la culpa del pecado los convierte en criaturas desdichadas, arruinadas, en tanto Dios está disgustado con ellos; que no tienen fuerza y deben perecer, y esto, eternamente, a menos que Dios los ayude. Tienen que ver que su caso es totalmente desesperante, que no hay nada que nadie puede hacer por ellos; que están al borde del foso de la desdicha eterna; y que tendrán que caer en él, si Dios no tiene misericordia de ellos…

  1. La misericordia de Dios es suficiente para perdonar los pecados más grandes, así como lo es para perdonar los más pequeños, porque su misericordia es infinita. Lo que es infinito es tan superior a lo que es grande como lo es a lo que es pequeño. Entonces, siendo Dios infinitamente grande es superior a los reyes, así como lo es a los mendigos. Es superior al ángel principal, así como lo es al gusano más inferior. Una medida de lo infinito no depende de la distancia entre lo infinito y lo que no lo es. Por lo tanto, siendo la misericordia de Dios infinita, es tan suficiente para perdonar todo pecado, así como lo es para perdonar uno solo…
  2. Lo que Cristo pagó por el pecado es suficiente para quitar la culpabilidad más grande, así como lo es para quitar la más pequeña. “La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7). “De todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree” (Hech. 13:39) Todos los pecados de quienes verdaderamente se acercan a Dios para pedir misericordia, sean los que sean, han sido saldados si Dios, quien lo dice, no miente. Y si la pena de todos ha sido saldada, es fácil creer que Dios está listo para perdonarla. De modo que Cristo, habiendo satisfecho plenamente el castigo de todos los pecados, y habiendo hecho un pago que es apto para todos, no desmerece la gloria de los atributos divinos perdonar los pecados más grandes de aquellos que de una manera correcta acuden a él pidiendo perdón. Dios puede ahora perdonar a los pecadores más grandes sin menoscabar el honor de su santidad. La Santidad de Dios no lo deja pasar por alto el pecado, sino que lo lleva a dar testimonios claros de su aborrecimiento por él. Porque Cristo satisfizo el castigo por el pecado, Dios puede ahora amar al pecador y no tener en cuenta para nada su pecado, no importa lo grande que haya sido. El hecho que descargó su ira en su propio Hijo amado cuando éste tomó sobre si la culpa del pecado es testimonio suficiente de cuánto aborrece Dios al pecado. No hay nada mejor que esto para mostrar el odio que Dios siente por el pecado… Dios puede, por medio de Cristo, perdonar al más grande pecador sin menoscabar el honor de su majestad. El honor de la majestad divina ciertamente requiere ser satisfecho, pero los sufrimientos de Cristo reparan plenamente el agravio. Aunque la ofensa sea muy grande, si una persona tan honorable como Cristo asume la función de Mediador del que cometió la ofensa y sufre tanto por él, repara plenamente el agravio hecho a la Majestad del cielo y de la tierra. Los sufrimientos de Cristo satisfacen plenamente su justicia. La justicia de Dios, como Soberano y Juez de la tierra, requiere que el pecado sea castigado. El Juez supremo tiene que juzgar al mundo de acuerdo con la ley de la justicia… La Ley no es un impedimento para el perdón del pecado más grande, siempre y cuando el hombre realmente acuda a Dios pidiendo misericordia, porque Cristo, por medio de sus sufrimientos, ha cumplido la Ley, él cargó con la condena del pecado, “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en su madero)” (Gal 3:13).
  3. Cristo no se negará a salvar a los más grandes pecadores, quienes de la manera correcta acuden a Dios pidiendo misericordia, porque es es su obra. Es su deber ser el Salvador de los pecadores, pues es la obra por la que vino al mundo y, por lo tanto, no se opondrá a hacerlo. No vino a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento (Mat. 9:13). El pecado es justamente el mal que vino al mundo a remediar: por lo tanto, no tendrá objeciones contra nadie porque sea muy pecador. Más pecador es, más necesita a Cristo. La Pecaminosidad del hombre fue la razón por la que Cristo vino al mundo… El médico no se niega a sanar a alguien que acude a él porque tiene gran necesidad de su ayuda…
  4. En esto consiste la gloria de la gracia por la redención de Cristo: en que es suficiente para perdonar a los más grandes pecadores. Todo el plan del camino de salvación es hacia este fin: glorificar la gracia de Dios. Desde toda la eternidad fue la intención de Dios glorificar la gracia de Dios. Desde toda la eternidad fue la intención de Dios glorificar este atributo; y por lo tanto es así que concibió el recurso de salvar al pecador a través de Cristo. La grandeza de la gracia divina se muestra claramente en esto: que Dios por medio de Cristo salva a los más grandes ofensores. Más grande la culpa de cualquier pecador, más gloriosa y maravillosa es la gracia manifestada en su perdón: “Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Rom. 5:10)… El Redentor es glorificado, en el sentido que da prueba de ser suficiente para redimir a los que son excesivamente pecadores, en el sentido que su sangre prueba ser suficiente para limpiar la culpa más grande, es que puede salvar al máximo y en que redime hasta de la desdicha más grande. Es el honor de Cristo salvar a los más grandes pecadores cuando acuden a él, así como es un honor para el médico poder curar las enfermedades o heridas más desesperantes. Por lo tanto, no cabe duda de que Cristo estará dispuesto a salvar a los más grandes pecadores si acuden a él, porque no vacilará en glorificarse a sí mismo para redimir a los pecadores, no le faltará disposición para mostrar que es capaz de redimir al máximo… Si tú no aceptas la suficiencia de Cristo para perdonarte, sin ninguna rectitud y justicia propia que te recomiende, nunca llegarás al punto de ser aceptado por él. La manera de ser aceptado es acudir-no por ningún aliento que te da el saber que has podido mejorar, o que eres más digno, y no tan indigno sino-por el mero aliento de lo digno que es Cristo y lo misericordioso que es Dios.
De “Great Guilt No Obstacle to the Pardon of the Returning Sinner” en The Works of Jonathan Edwards, Tomo 2.

Jonathan Edwards: (1703-1758) Predicador congregacionalista norteamericano usado poderosamente por Dios durante el Gran Avivamiento. Nacido en East Windsor, Colonia de Connecticut.

La Iglesia Evangélica de Ciudad Real celebra el Día de la Reforma

14731193_10207322941977112_2536094554296799750_n

Sugel Michelén disertó ante más de 250 personas en el antiguo casino

La Iglesia Evangélica de Ciudad Real celebra el Día de la Reforma

El patio del antiguo Casino de Ciudad Real parecía ayer una feria del libro con servicio de cafetería. Una feria del libro sorprendentemente exitosa, porque el bullicio era considerable. Pero no se trataba de eso, porque los libros giraban todos en torno al mismo tema, ya que lo que se celebraba era el Día de la Reforma, organizado por la Iglesia Evangélica de Ciudad Real.
El pasado 31 de octubre se cumplieron los 499 años desde un monje agustino clavara en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg un documento escrito en latín. En él, 95 tesis que iban a cambiar la Historia. El monje era Martín Lutero.

En primer término el pastor de la Iglesía Cristiana Evangélica, Luis Cano / Elena Rosa

 

Michelén
“Él no lo sabía, pero estaba dando inicio a la Reforma Protestante”, explica el pastor dominicano Sugel Michelén, que protagonizó la ponencia “Nuestra herencia reformada”, el eje en de la celebración en el antiguo Casino, cuya sala de conferencias se quedó pequeña. Más de 250 personas se dieron cita allí para escuchar sus palabras desde las 12:00 y, luego, por la tarde, desde las 16:00.

p
Pastor Sugel Michelen con su esposa Gloría, Pilar Herrera, Vicente Mora

El pastor, llegado desde la República Dominicana, quiso exponer “cuáles son las doctrinas esenciales que los reformadores enarbolaron como los distintivos de ese movimiento, que en ningún caso era la creación de una religión, sino regresar al fundamento apostólico del Nuevo Testamento. Uno de los lemas fundamentales del Protestantismo es Sola scriptura, es decir, que solo la palabra de Dios es la autoridad final para asuntos de doctrina y para la vida del creyente, no la del Papa o la tradición, sino de las Escrituras”.
La ponencia estuvo dividia en dos bloques. Por la mañana se habló de Sola scriptura, mientras que por la tarde se trataron las otras cinco “solas”, que conforman las creencias teológicas reformistas básicas. Por la tarde, hubo tiempo para las otras cuatro: fide, gratia, Christus y Deo Gloria.

Entre los asistentes al encuentro, de rosa , la concejala Nohemí Gómez-Pimpollo / Elena Rosa

Sugel Michelén llegaba desde Madrid, donde el fin de semana se había celebrado Pasión por el Evangelio, un evento en el que se renuieron más de 450 personas en el auditorio Betel de la capital.
A la celebración ciudarrealeña acudieron no sólo fieles de la capital, sino de toda la provincia e incluso de otras de Castilla-La Mancha y de otros lugares de España como Madrid.
En un ambiente relajado, de grata convivencia, la Iglesia Evangélica de Ciudad Real celebró ayer, pues, el 499 aniversario del Día de la Reforma.

 

 

http://www.lanzadigital.com/

¡En la Cruz! Paul Washer

Paul David Washer se convirtió al cristianismo y experimentó el nuevo nacimiento mientras estudiaba para ser abogado en leyes petroleras en la Universidad de Texas. Tras terminar la carrera, inicio estudios en el Seminario Teológico Bautista del Sur y obtuvo una Maestría en Divinidad. Poco tiempo después de su graduación Paul salió de Estados Unidos y se mudó a Perú para servir como misionero.

Washer trabajó como misionero en Perú por 10 años. Durante ese tiempo fundo la “Sociedad Misionera Heartcry” para apoyar a sembradores de la Iglesia del Perú. El trabajo de HeartCry hoy en día apoya aproximadamente a 200 familias misioneras en 28 países del mundo, en Latinoamérica, África, Asia, Europa, Medio Oriente y Rusia.

Paul Washer, juntamente con la Biblia, cita la historia de la iglesia para darle relevancia a las doctrinas bíblicas que cree y enseña, además frecuentemente cita otros predicadores históricos que considera hombres de gran fe cristiana como Thomas Watson, John Flavel, R. C. Sproul, Robert Murray M’Cheyne, Juan Calvino, Richard Baxter, John Wesley, Leonard Ravenhill, George Whitefield, Charles Spurgeon, A. W. Tozer, George Muller, John Piper, Jonathan Edwards, Martyn Lloyd-Jones, John F. MacArthur, entre otros.

John MacArthur

john-macarthur-2

El Pastor John MacArthur es ampliamente conocido por su enfoque detallado y transparente de enseñanza bíblica. Él es un pastor de quinta generación, un escritor y conferencista conocido, y ha servido como pastor-maestro desde 1969 en Grace Community Church en Sun Valley, California, E.U.A.

El ministerio de púlpito del Pastor MacArthur se ha extendido a nivel mundial mediante su ministerio de radio y publicaciones, Grace to You, contando con oficinas en Australia, Canadá, Europa, India, Nueva Zelanda, Singapur y Sudáfrica. Además de producir programas radiales que se transmiten diariamente para casi 2,000 estaciones de radio por todo el mundo en inglés y en español, Grace to You distribuye libros, software y audio en CDs y formato MP3 con la enseñanza del Pastor MacArthur. En sus cincuenta años de ministerio, Grace to You ha distribuido más de trece millones de CDs y cintas de audio.

 

La Lluvia: Una Gran Obra de Dios

la-lluvia

Si le dijéramos a alguien: “Mi Dios hace cosas grandes e inescrutables; realiza incontrolables maravillas”, y respondieran: “¿De veras? ¿Cómo qué?” ¿Diría usted: “Como la lluvia”?.

Cuando leí hace poco estos versículos de Job, al principio me sentí como cuando leí una mala poesía que decía algo así; “Déjame sufrir, déjame morir, para ganarme tu mano; dejame aun escalar una montaña o caminar a través de la llanura? ¿Como si caminar a través de una llanura fuera más sacrificio que morir? Esto me sonó como una broma.

Pero Job no bromeaba. Dios, “el cual hace cosas grandes e inescrutables, y maravillosas que no tienen cuento; que da la lluvia sobre la haz de la tierra.” Para Job, la lluvia realmente es una de las grandes, inescrutables maravillas que Dios realiza. Así que cuando leí esto hace unas semanas, resolví no considerarlo como la letra de una canción popular carente de sentido. Decidí tener una conversación conmigo mismo (lo cual llamamos meditación).

¿Es la lluvia una grande e inescrutable maravilla hecha por Dios? Imaginese ser un granjero en el Cercano Oriente, lejos de lagos o arroyuelos. Unos pocos pozos suministran agua para la familia y los animales. Pero si los cultivos han de crecer y la familia ha de tener su alimento mes tras mes, tiene que venir agua de otra fuente para los campos. Pero, ¿de dónde?

Bueno, del cielo. ¿Del cielo? ¿El agua caerá simplemente del cielo azul? Bueno, no exactamente. El agua tiene que ser llevada unas cuantas millas en el cielo desde el Mar Mediterraneo, y luego derramada sobre los campos desde el cielo. ¿Llevada?¿Cuánto pesa?. Bueno, si cae una pulgada de lluvia en una milla cuadrada de campo durante la noche, eso sumaría 27.878.400 pies cuadrados de agua, lo cual suma 206.300.160 galones,  osea 1.650.501.280 libras de agua.

Eso es pesado. ¿cómo sube al cielo y se queda allí arriba si es tan pesada? pues sube allí por evaporación. ¿de veras? esa es una linda palabra. ¿qué significa? quiere decir que el agua deja de ser agua por un tiempo a fin de poder subir y mantenerse arriba. Comprendo. Entonces, ¿cómo vuelve a bajar? pues, sucede la condensación. ¿eso qué es? el agua comienza a volver a convertirse en agua por medio de juntar pequeñas partículas de polvo de un ancho entre 0,00001 y 0001 centímetros.

¿Y qué de la sal? ¿sal? sí, el mar mediterráneo tiene agua salada. Eso mataría los cultivos. ¿Y qué de la sal? pues, la sal ha sido quitada. Oh. ¿así que el cielo levanta mil millones de libras de agua del mar, le quita la sal, lleva el agua (o lo que sea, cuando ya no es agua) por trescientas millas y luego la arroja? (ahora nuevamente como agua) sobre la granja?

Bueno, no la arroja. Si arrojara un mil millones de libras de agua sobre la granja, aplastaría el trigo. Así que el cielo deja caer los mil millones de libras de agua en gotitas. Y tienen que ser lo suficientemente grandes como para caer una distancia de mas o menos una milla sin evaporarse, y lo suficientemente pequeñas como para no aplastar los tallos de trigo.

¿Cómo es que todas estas partículas de agua que pesan mil millones de libras se hacen lo suficientemente pesadas como para caer (si es que cabe la pregunta)? Pues, se debe a la fusión. ¿Qué es eso? significa que las partículas de agua empiezan a chocar entre sí y a unirse y a hacerse más grandes, y cuando son lo suficientemente grandes, caen. ¿Simplemente así? bueno, no exactamente, porque rebotarían al chocar en lugar de unirse si no hubiera presente un campo eléctrico. ¿Qué? no se preocupe. Créame que es como le digo.

Me parece que, en cambio, simplemente creeré lo que dijo Job. Todavía no entiendo porque las gotas llegan al suelo, porque si empezarán a caer en cuanto son más pesadas que el aire, serían demasiado pequeñas y se evaporarían antes de llegar a la tierra. Pero si esperan para caer, ¿qué las sostiene en el aire hasta que son lo suficientemente grandes como para no evaporarse? sí, estoy seguro que hay una palabra que también describe este detalle. Pero estoy satisfecho ahora que, sea cual fuere esa palabra, esta es una cosa grande e inescrutable que Dios ha hecho. Creo que debería estar agradecido mucho más agradecido de lo que estoy.

 

 

Tomada del libro “A Godward Life” (Una Vida centrada en Dios) 

Tomo 2, página 28  Multnomah Publisher Inc.

 

 

El evangelio en el trabajo

el-evangelio-en-el-trabajo

El evangelio en el trabajo

Sebastián Traegery & Greg Gilbert

Muchos cristianos caen en uno de los dos peligros más comunes en el ámbito laboral: o bien son ociosos en su trabajo, o bien lo idolatran. Ambas actitudes malinterpretan por completo cómo quiere Dios que entendamos nuestro empleo.

En El evangelio en el trabajo, Sebastian Traeger y Greg Gilbert desmenuzan cómo el evangelio puede transformar radicalmente nuestra forma de trabajar. Nos libera de presiones culturales -tanto de la plena devoción al trabajo como de una mentalidad de solo <ir a fichar>-, para finalmente darnos libertad con una ética de trabajo enraizada en el servicio a Cristo.

En este libro encontrarás respuestas a algunas de las preguntas más difíciles que a menudo se hacen los cristianos en cuanto al trabajo:

– ¿Qué factores deberían ser más importantes al elegir un trabajo?

– ¿Qué principios del evangelio deberían moldear mi forma de tratar a mi jefe, a mis compañeros de

trabajo y a mis empleados?

– ¿Tiene más valor el trabajo cristiano a tiempo completo que mi empleo?

– ¿Está bien estar motivado por el dinero?

– ¿Cómo priorizar o equilibrar el trabajo, la familia y las responsabilidades en la iglesia?

Con un sólo fundamento bíblico, El evangelio en el trabajo confronta tanto nuestra ociosidad como nuestra idolatría del trabajo con el reto de recordar que para quién trabajamos es infinitamente más importante que en qué trabajamos.

 

175 pp. (Editorial Peregrino 2016)

Ref. 001259 –  7,00 €

John MacArthur (19 de junio de, 1939…)

john-macarthur-3

John Fullerton MacArthur Jr. (nacido el 19 de junio de, 1939) es un pastor y escritor estadounidense. Ha sido el pastor -Teacher de Grace Community Church en Los Ángeles, California desde febrero 9, 1969 y actualmente es el presidente de la Universidad de la Maestría en Newhall, California y el Seminario de la Maestría en Los Ángeles, California.

Teológicamente, MacArthur se considera un calvinista , y un fuerte defensor de la predicación expositiva . Ha sido reconocido por la revista Christianity Today como uno de los predicadores más influyentes de su tiempo.

MacArthur autor o editor de más de 150 libros.

Las 5 Solas – Sola Fide (2ªParte) Miguel Núñez

El Dr. Miguel Núñez (MD, Th. M., D.Min.), sirve como el pastor titular de la Iglesia Bautista Internacional (IBI) en Santo Domingo, República Dominicana, y es el presidente y fundador del Ministerio Integridad & Sabiduría, que busca como visión despertar a Latinoamérica a la Verdad de Dios.

Es autor de dos libros: “Jesús, el hombre que desafió al mundo y confronta tu vida” y “Una Iglesia Conforme al Corazón de Dios”. También es el co-autor de un libro sobre liderazgo con el nombre de “Seguirazgo”.

Es el co-conductor del programa de televisión “Respuestas: Verdades Absolutas para un Mundo Relativo”, el cual es transmitido a través de toda Latino América y extendido a otros países, presentando una cosmovisión bíblica a una variedad de problemas.

El Pastor Núñez y su equipo ministerial son responsables por la conferencia anual “Por Su Causa”, la cual reúne miles de latinoamericanos en República Dominicana animándolos a regresar a un cristianismo bíblico histórico. A demás, el Dr. Núñez es miembro del Concilio de la Coalición por el Evangelio.

Como médico, el Dr. Núñez, practicó la medicina en los EE.UU. durante 15 años (1982-1997) en el área de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas, y fue profesor clínico del Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York.

Él vive en Santo Domingo, donde sirve como pastor, maestro, apologista y es un orador e invitado frecuente en toda América Latina y Estados Unidos. Él ha estado casado por más de 30 años con la Dra. Catherine Scheraldi, quien todavía está en la práctica de la medicina.

Vida Nueva en el Espíritu

martyn-lloyd-jones1

El Nuevo Testamento siempre nos ofrece las razones de sus enseñanzas. Siempre nos da razones – y nada me alegra tanto que precisamente eso. El Nuevo Testamento no se limita a arrojar delante de nosotros un paquete de reglas y mandatos diciendo, ahora bien, respétenlos. ¡No! Siempre explica, siempre nos da un argumento, siempre nos da una razón.

El tipo de cristianismo que simplemente impone reglas y mandatos a la gente, se aleja de la enseñanza del Nuevo Testamento; es un método que nos trata como si fuésemos niños.

¡Es una lástima que exista esa clase de cristianismo! Al final consiste en ponerse un uniforme y mágicamente todos los cristianos son “parecidos como dos gotas de agua”. Allí los tiene, haciendo sus “ejercicios”. ¡Pero eso no es cristianismo! Nosotros siempre debemos saber por qué nos conducimos de esta manera; siempre debemos entender el motivo de hacerlo. Debemos tener un concepto claro de ello y estar contentos de actuar de esa manera; y por eso no debería haber tampoco contradicción, no deberíamos estar dando “coces contra el aguijón”, no deberíamos remar contra la corriente, o sentir que debemos hacerlo cuando en realidad no deseamos hacerlo, y en realidad queremos estar tan lejos como fuese posible de ello. Eso no es cristianismo. El Cristiano es una persona que se regocija en su forma de vivir. Tiene un concepto claro de ellos, y no desea ninguna otra cosa; es algo inevitable, su mente está satisfecha.

Eso es por qué afirmo que una persona que no es cristiana realmente no sabe lo que significa ser una persona. No hay otra enseñanza en el mundo que nos haga semejante cumplido como esta palabra de Dios. Ella no nos trata como niños, ni nos gobierna por reglas y mandatos. La Palabra de Dios apela a la razón, al entendimiento. Esta es la auténtica enseñanza de la santidad; no es algo que se recibe en un paquete, no es algo que llega cuando uno está en una actitud más o menos pasiva e inconsciente. Se trata de razonar una enseñanza, de tomar un principio y desarrollarlo, tal como el apostol lo hace aquí. Ese es el método del Nuevo Testamento en cuanto a la santidad y la santificación.

¡Gracias a Dios por ello!

 

Extraído del libro “Vida en el Espítu en el matrimonio, el hogar y el trabajo” del Dr. Martyn Lloyd-Jones. Solicita este libro a través de:

SoloSanaDoctrina@ono.com o bien:

https://www.facebook.com/televentaep
Whatsapp: +34606181856

la-vida-en-el-espiritu-en-el-matrimonio-el-hogar-y-el-trabajo

 

Comentario Matthew Henry Oseas

matthew-henry-oseas

Oseas

Matthew Henry

Por ser el primero entre los mejores en cuanto a utilidad, estamos obligados a mencionar a aquel cuyo nombre es ya una palabra cotidiana: MATTHEW HENRY. Es sumamente piadoso y conciso, sólido y sensato, sugerente y sobrio, sucinto y de confianza. Encontraréis que resplandece con metáforas, es rico en analogías, rebosa de ilustraciones y abunda en reflexiones. Se deleita en las aposiciones y las aliteraciones, pero su estilo es, por lo general, sencillo, evocador y lleno de contenido. Ve el sentido del texto directamente y ofrece el resultado de un minucioso conocimiento crítico de los originales a la altura de los mejores críticos de su época. Es profundamente espiritual, celestial y beneficioso, encuentra el contenido de cada texto y de todos ellos extrae lecciones enormemente prácticas y acertadas. El suyo es un tipo de comentario que debe colocarse donde lo vi en la antigua casa de reunión en Chester: encadenado en el vestíbulo para que cualquier persona pudiera leerlo. Es el comentario del hombre de a pie, el viejo compañero del cristiano, adecuado para cualquiera, instructivo para todos.

Todo pastor debería leer a Matthew Henry de forma completa y cuidadosa al menos una vez. Recomiendo que lo hagas en los doce meses posteriores a terminar el seminario. Comienza por el principio, y proponte atravesar la tierra desde Dan hasta Beerseba. Adquirirás una enorme provisión para tus sermones si lo lees con un cuaderno a mano; los pensamientos revolotearán a tu alrededor como golondrinas que trinan alrededor de un tejado a la llegada del otoño. Si expones públicamente el capítulo que has estado leyendo, tu congregación se asombrará por la novedad de tus observaciones y la profundidad de tus pensamientos, y entonces podrás decirles qué gran tesoro es Henry.

C.H. Spurgeon

Editorial Peregrino presenta esta nueva y fiel traducción, en varios tomos, con el deseo de que una nueva generación de pastores y creyentes descubra al «príncipe de los comentaristas» que es Matthew Henry.

 

283 pp. Rústica (Editorial Peregrino, 2016)

Ref. 001253 – 12,00 €

La Clave del Éxito Ministerial de C.H. Spurgeon

la-clave-del-exito-ministerial-de-c-h-spurgeon

La Clave del Éxito Ministerial de C.H. Spurgeon

Bob Penhearow

 

Tomando a Charles Haddon Spurgeon como modelo, este libro analiza cómo la espiritualidad personal de un pastor está ligada a su éxito y fidelidad en el ministerio. Debido a que el legado puritano y calvinista recibido por Spurgeon sirvió en gran manera para modelar su vida y ministerio, este libro analiza en detalle los escritos de tres predicadores y escritores que influyeron en él de manera esencial: John Bunyan, John Gill y Andrew Fuller.

A pesar de las reticencias que muchos podamos tener con respecto a la palabra «éxito», el autor la define cuidadosamente, no en los términos en que el mundo la entiende, sino en términos espirituales de fidelidad a Dios y de llevar fruto para él. En ese sentido, La clave del éxito ministeral de C. H. Spurgeon transmite a las personas dedicadas al ministerio el reto de buscar más cercanía y comunión con el Señor antes de esperar ser usados por él y bendecidos en su labor.

La fidelidad y el caminar íntimo de Spurgeon con Dios apoyaron su predicación, enseñanza y escritos, que siguen siendo de bendición casi dos siglos después, al tiempo que le impulsaron a establecer una gran cantidad de organizaciones y sociedades para mitigar la pobreza, ayudar a gente con adicciones y proveer casa para los huérfanos.

 

Acerca del autor

Bob Penhearow nació en Londres, Inglaterra. Conoció al Señor a la edad de veinticinco años. Su iglesia reconoció la mano de Dios sobre él y lo apartó para el ministerio. Bob fue ordenado en 1986, después de haber estudiado un máster en Teología en el Seminario Bautista de Toronto. Desde entonces ha completado el doctorado en Ministerio pastoral en el Seminario Faith, en Tacoma (1996), y el doctorado en Ministerio pastoral en el Seminario Teológico Knox, en Florida (2003). Es el fundador de Carey Outreach Ministries —un ministerio internacional de capacitación de líderes espirituales—, de la Escuela de Teología William Carey, del Centro de Estudios Spurgeon y del ministerio internacional Glory Grace, que ayuda a huérfanos, viudas y personas enfermas a través de la ayuda humanitaria y de la proclamación del evangelio. Junto a su esposa, Dorothy, tiene cuatro hijos, y actualmente sirve como pastor de la iglesia Grace Community Church en Ontario, Canadá

 187 pp. Rústica (Editorial Peregrino, 2016)

Ref. 001250 – 12,00 €

Lámpara a mis pies II: Juan – Romanos

lampara-a-mis-pies

Lámpara a mis pies II: Juan – Romanos

Den Admirant Pieter J.

 

Este comentario bíblico es el segundo de una serie que abarcará todo el Nuevo Testamento. A través de su lenguaje, contenido, y estructura sencillos, anhela estar al alcance de cualquier miembro de la iglesia. Sin embargo, también pretende ayudar a maestros, pastores y predicadores dedicados a la preparación de estudios bíblicos o sermones.

El comentario se divide en pequeñas secciones en las que se analiza e interpreta el texto bíblico y, tras cada sección, se destacan las ideas más importantes a modo de resumen. El enfoque es tanto exegético como de aplicación: al análisis de cada capítulo le sigue un apartado donde el autor propone pautas para aplicar lo aprendido en la vida del creyente y en el contexto de nuestra sociedad actual. Así, sobre la base de la explicación del texto y de las propuestas de aplicación, cada lector puede volver a reflexionar acerca del texto bíblico según sus situaciones particulares.

Este comentario nace en el contexto de un trabajo misionero que realicé junto a mi familia en Chile hace algunos años; allí serví como pastor en la Iglesia Presbiteriana Nacional de Chile. Después de un tiempo en este país me di cuenta de que los líderes, entre los que se encontraban muchos laicos, tenían que predicar todos los domingos y hacer estudios bíblicos para la escuela dominical sin mucho tiempo ni preparación y, a veces, sin contar con las herramientas básicas para abordar el texto de una manera más responsable“. Rev. Pieter J. Den Admirant.

344 pp. Rústica (Peregrino, 2016) 

Ref. 001249 – 13,00 €

Brillante

brillante

Brillante
Andrew King

«La universidad puede y debe ser una gran experiencia. No consideres tu tiempo allí simplemente como un medio para alcanzar un fin. Proponte glorificar a Cristo en la universidad. Espero que este libro te ayude a crecer y a ser “brillante”. Por supuesto, brillante en lo académico con tu esfuerzo en los estudios; pero también brillante en lo espiritual por medio de una vida manifiestamente centrada en Cristo.

Cuentan por ahí que algunos ateos afirman ser brillantes. Que el gozo y el amor de Cristo te capaciten para resplandecer más brillantemente y hasta infundir calor a algunas de las personas cínicas y hostiles con las que te cruces».

Andrew King vive en el norte de Londres con su mujer, Lena, y sus dos hijas. Después de más de una década como investigador y profesor de Ingeniería de Diseño Industrial en la universidad, ahora sirve como pastor en Highbury Baptist Church. Su trabajo ahora implica entender mejor la Palabra de Dios, entender mejor al pueblo de Dios y entender mejor cómo alimentar al pueblo de Dios con la Palabra de Dios.

Ref. 001259 – 7,00 €

David Platt (Together for the Gospel 2016)

davidplatt
David Platt

David Platt es un pastor Estadounidense, actualmente es el pastor principal en “The Church at Brook Hills” en Birmingham, Alabama, y también es autor del Bestseller del New York Times “Radical: Volvamos A las Raíces de la Fe”, posteriormente Platt publicó una secuela, “Radical Together: Unleashing the People of God for the Purpose of God” en abril de 2011.

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

John Piper (Together for the Gospel 2016)

john-piper-1
John Piper

John Stephen Piper Nacido el 11 de enero de 1946, Tennessee, Estados Unidos es un predicador, evangelista, autor, escritor Calvinista y sirvió como pastor en la iglesia Bautista de Bethlehem en Minneapolis, Minnesota durante 33 años.

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Matt Chandler (Together for the Gospel 2016)

matt-chandler-2
Matt Chandler 

 

Matt Chandler (nacido el 20 de junio de 1974) es el pastor principal de enseñanza en The Village Church, una iglesia Bautista del Sur en Flower Mound, Texas, y presidente de Acts 29 Network. Desde octubre de 2012, Chandler ha estado entre los cinco primeros podcasts en iTunes. Sul primer libro, en coautoría con Jared Wilson, «El evangelio explícito», fue lanzado en 2012. En él se explica lo que es el evangelio y cuan incomprendido ha sido.

Cita extraida de la Conferencia Together for the Gospel 2016

Sugel Michelén (PxE)

Pasión por el evangelio (PxE) es un movimiento evangélico interdenominacional que nace del anhelo de un grupo de pastores de España comprometidos con lo principal: el evangelio de Jesucristo.

El evangelio es la buena noticia, ¡la asombrosa noticia!, acerca de Jesús, el Hijo de Dios y el Salvador del mundo, y sobre cómo nosotros, los pecadores, podemos ser salvados por él y cumplir nuestro fin principal: glorificar a Dios y gozar de él para siempre.

Cristo y su obra en la Cruz siempre han estado en el centro de la proclamación evangélica. Sin embargo, el evangelio ha sido tergiversado, malentendido e incluso marginado, dentro y fuera de las iglesias. Por ello, PxE busca promover un entendimiento bíblico del evangelio, recuperar una visión cristocéntrica, y entusiasmar a la iglesia con la misión de transmitir fielmente la buena noticia a este mundo perdido.

Con este fin, PxE celebrará su primera conferencia nacional, del 28 al 29 de octubre, en el Auditorio Betel de Madrid y contará con el pastor Sugel Michelén (República Dominicana) como expositor principal, junto con la participación de panelistas como Andrés Birch, David Barceló, José de Segovia, Will Graham y David Rivero, entre otros.

La conferencia está principalmente enfocada a líderes de la iglesia (presentes y futuros) en un sentido amplio. Pastores, ancianos, predicadores, misioneros, plantadores, estudiantes de seminario y creyentes en general (hombres y mujeres), de toda España, compartirán dos días intensos de compañerismo y enseñanza en torno a la Palabra de Dios.

Las inscripciones permanecerán abiertas hasta el 30 de septiembre.

Tenemos una pasión: el evangelio. ¡Únete!