Conociéndome a mi mismo

«¿Qué quieres ser cuando seas grande?». Prácticamente todas las personas enfrentan esta pregunta en algún momento de su niñez.

Cuando yo era pequeño, las respuestas más comunes de los niños varones incluían «vaquero», «bombero» o  «jugador de béisbol», sin embargo, pocos de nosotros terminamos siendo vaqueros, bomberos o jugadores de béisbol. En algún momento, cuando la persona deja la niñez, pasa por la adolescencia y entra en la adultez, la pregunta «¿quién soy?» se libera (al menos en parte) de la fantasía infantil y es respondida en términos más serios, términos que a menudo están determinados por los duros golpes de la realidad.

Lo que es cierto para niños y niñas suele también serlo para las instituciones. De la misma forma que los individuos buscan una identidad, así también lo hacen las organizaciones . La Iglesia no es la excepción. Durante el segundo siglo de la historia cristiana, la Iglesia estuvo ocupada respondiendo la pregunta «¿quiénes somos?». Fue un tiempo de amalgama, codificación y definición. En ese siglo, la Iglesia reflexionó sobre su autoridad suprema (la Escritura), su teología y su organización.

Muy frecuentemente las organizaciones, incluso las naciones, se ven forzadas a definirse con mayor claridad y precisión por sus competidores o enemigos. Eso fue lo que le ocurrió a la Iglesia. Los primeros apologistas cristianos, como Justino Mártir, se esmeraron por clarificar la naturaleza de la Iglesia y el cristianismo para contrarrestar las falsas concepciones difundidas por personas ajenas a la Iglesia como los paganos y los judíos. De forma similar, la doctrina «ortodoxa» fue forjada con el martillo de la herejía. En ese entonces, al igual que ahora, la mayoría de los herejes afirmaban ser defensores del cristianismo verdadero. Sus errores y tergiversaciones obligaron a la Iglesia a definir sus creencias con más claridad.

La Iglesia del siglo II hizo importantes avances para definir la vida eclesiástica y la práctica cristiana.

El año 2001 Hans Küng, el controvertido teólogo católico-romano, publicó un nuevo libro sobre la Iglesia. Este tenía el simple título de La Iglesia católica: breve historia universal. Küng observó un cambio decisivo en cuanto a la actividad y la autoconciencia de la Iglesia prístina del primer siglo y la «institucionalización» de la Iglesia en el segundo siglo. Él señala que, para responder a los gnósticos y otros herejes como Marción y Montano, la Iglesia estableció claros cánones o estándares con respecto a lo que es verdaderamente cristiano, dentro de los cuales tenemos:

  1. Un credo resumido que comúnmente se usaba en el bautismo. El primer credo bautismal fue la simple afirmación «Jesús es el Señor». Más tarde, esta fórmula fue expandida para incluir afirmaciones de fe en el Dios Todopoderoso y en Jesucristo, el Hijo de Dios nacido el Espíritu Santo. Los rudimentos de lo que llegó a conocerse como «el Símbolo» o el Credo Apostólico, fueron añadidos en este momento. Posteriormente, se agregaron más afirmaciones para formar la versión final del credo.
  2. El canon del Nuevo Testamento. La elaboración de la lista de los libros inspirados fue provocada en gran parte por el trabajo del hereje Marción, que produjo su propio Nuevo Testamento expurgado. A pesar de que el canon neotestamentario no fue finalizado sino hasta finales del siglo IV, casi todo estaba formalmente en su lugar para fines del siglo II.
  3. El oficio docente episcopal. Este oficio evolucionó a medida que la Iglesia se movía en dirección al episcopado monárquico. Se volvió común apelar a las enseñanzas de los obispos para resolver las controversias teológicas. Küng sostiene que este tercer estándar representó un giro con respecto a la Iglesia de la era apostólica, que estaba compuesta por comunidades libres sin un único episcopado ni presbiterio. Él considera que las comunidades apostólicas eran iglesias completas y bien equipadas, que no carecían de nada. Más adelante, las iglesias congregacionalistas (y muchos puritanos) apelarían a estas comunidades como representantes de la estructura original de la Iglesia.

A pesar de que en ciertos aspectos estos cambios históricos lo entristecen, Küng afirma: «No se puede ignorar el hecho de que con los tres estándares mencionados anteriormente, la Iglesia católica creó una estructura para la teología y la organización, y junto a ella, un orden interno muy sólido».

La apreciación de Küng no es muy diferente del análisis protestante. En el libro Historia de la Iglesia cristiana, Williston Walker señala: «Así, de la lucha contra el gnosticismo y el montanismo surgió la Iglesia católica, con su fuerte organización episcopal, estándar de credo y canon autoritario. Era muy diferente de la Iglesia apostólica, pero había preservado el cristianismo histórico y lo había resguardado durante una tremenda crisis». 

Por cierto, Küng señala que los tres estándares establecidos por la Iglesia en el siglo II fueron atacados en eras posteriores. En el siglo XVI, la Reforma planteó dudas con respecto a la estructura episcopal de Roma. Luego, la Ilustración cuestionó tanto el canon de la Escritura como también la Regla de la fe del credo.

La Iglesia del siglo II también hizo importantes avances para definir la vida eclesiástica y la práctica cristiana. Durante los comienzos de la historia del cristianismo, la Iglesia hizo una distinción entre la proclamación (kerygma) y la instrucción (didache). La Iglesia apostólica era una iglesia misionera que iba más allá de las fronteras del judaísmo. Los gentiles eran alcanzados por la proclamación del evangelio en su forma básica. Se hacía énfasis en la persona y la obra de Cristo, en Su muerte y resurrección. Cuando los convertidos abrazaban a Cristo por medio de la fe, eran bautizados e ingresaban a la comunidad de la Iglesia. Luego, se les daba una instrucción más rigurosa en cuanto a la fe. Para este fin, en el siglo II se produjo un manual de orden eclesiástico conocido como Didaché o «La enseñanza de los doce apóstoles».

Este manual, descubierto apenas en 1873, provee reglas simples para las congregaciones locales, y aborda el bautismo, el aborto (que era considerado como asesinato), las limosnas, el ayuno, la Cena del Señor y otros asuntos. Establece un marcado contraste entre dos caminos: el camino de la vida y el camino de la muerte. Muchas de las amonestaciones que se encuentran en él son citas textuales de las Escrituras del Nuevo Testamento.

La Didaché terminó siendo utilizada como herramienta catequística y también como una guía para la vida cristiana. Como tal, representa el primer código escrito posapostólico de moralidad cristiana. A pesar de que no forma parte del canon de la Escritura, ofrece valiosas perspectivas sobre la manera en que la Iglesia primitiva se veía a sí misma.

La Iglesia del siglo II desarrolló un fuerte sentido de identidad. Este proceso continuó hasta bien entrado el siglo III, cuando nuevas herejías y nuevos conflictos con el Estado produjeron incluso más desarrollo y nuevas estructuras en la Iglesia.

________________________________________________

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra. Su programa de radio, Renewing Your Mind (Renovando Tu Mente), se sigue emitiendo diariamente en cientos de emisoras de radio de todo el mundo y también se puede escuchar en línea. Escribió más de cien libros, incluyendo La santidad de Dios, Escogidos por Dios, Todos somos teólogos, Moisés y la zarza ardiente, Sorprendido por el sufrimiento, entre otros.

¿Es la Navidad un fiesta pagana?

Esa pregunta surge cada año en Navidad. En primer lugar, no hay un mandamiento bíblico directo para celebrar el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre. No hay nada en la Biblia que incluso indique que Jesús nació un 25 de diciembre. De hecho, hay mucho en las narrativas del Nuevo Testamento que indicaría que no ocurrió durante esa época del año. Resulta que el 25 de diciembre en el Imperio romano había una fiesta pagana ligada a las religiones mistéricas; los paganos celebraban su fiesta el 25 de diciembre. Los cristianos no querían participar en eso, así que dijeron: «Mientras todos los demás celebran esta cosa pagana, nosotros vamos a tener nuestra propia celebración. Vamos a celebrar lo que es más importante en nuestras vidas, la encarnación de Dios, el nacimiento de Jesucristo. Así que, este va a ser un tiempo de gozosas festividades, celebración y adoración a nuestro Dios y Rey».

No puedo pensar en nada que sea más grato para Cristo que la Iglesia festejando Su cumpleaños cada año. Ten en cuenta que todo el principio de festividad y celebración anual está profundamente arraigado en la antigua tradición judía. En el Antiguo Testamento, por ejemplo, hubo momentos en que Dios enfáticamente ordenó al pueblo que recordara ciertos eventos con celebraciones anuales. Aunque el Nuevo Testamento no requiere que celebremos la Navidad todos los años, ciertamente no veo nada de malo en que la Iglesia entre en este tiempo de gozo de celebrar la Encarnación, que es el evento que divide toda la historia humana. Originalmente, tuvo la intención de honrar, no a Mitras o a cualquier otro culto de la religión mistérica, sino el nacimiento de nuestro Rey.

No puedo pensar en nada que sea más grato para Cristo que la Iglesia festejando Su cumpleaños cada año.

A propósito, la Pascua puede ser rastreada hasta la diosa Ishtar en el mundo antiguo. Pero que la Iglesia cristiana se reúna para celebrar la resurrección de Jesús no creo que sea algo que provoque la ira de Dios. Ojalá tuviéramos más festividades anuales. La Iglesia católica romana, por ejemplo, celebra con gran gozo la Fiesta de la Ascensión cada año. Algunas entidades protestantes lo hacen, pero la mayoría no. Desearía que celebráramos ese gran evento en la vida de Cristo cuando fue levantado al cielo para ser coronado Rey de reyes y Señor de señores. Celebramos Su nacimiento; celebramos Su muerte. Desearía que también celebráramos Su coronación.

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

¿Pueden los incrédulos hacer buenas obras?

Imagine un círculo que representa el carácter de la humanidad. Ahora imagine que cuando alguien peca, aparece en el círculo una mancha, una especie de mancha moral, que arruina el carácter del hombre. Si ocurrieran otros pecados, aparecerían más manchas en el círculo. Bueno, si los pecados continuaran multiplicándose, eventualmente todo el círculo estaría lleno de manchas y manchas. Pero, ¿han llegado las cosas a ese punto? El carácter humano está claramente contaminado por el pecado, pero el debate es sobre el alcance de esa mancha. La Iglesia católica romana sostiene su posición en que el carácter del hombre no está completamente contaminado, sino que retiene una pequeña isla de justicia. Sin embargo, los reformadores protestantes del siglo XVI afirmaron que la contaminación pecaminosa y la corrupción del hombre caído es completa, haciéndonos totalmente corruptos.

Hay un gran malentendido acerca de lo que los reformadores querían decir con esa afirmación. El término que se utiliza a menudo para el predicamento humano en la teología reformada clásica es la “depravación total”. La gente tiende a estremecerse cada vez que usamos ese término ya que hay una confusión profunda entre el concepto de depravación total y el concepto de depravación absoluta. La depravación absoluta significaría que el hombre es tan malo y tan corrupto como podría serlo. No creo que haya un ser humano en este mundo que sea totalmente corrupto, aunque eso es solo por la gracia de Dios y por el poder contenedor de su gracia común. De los muchos pecados que hemos cometido, podríamos haber hecho muchos peores. Podríamos haber pecado más a menudo. Podríamos haber cometido pecados que eran más atroces. O podríamos haber cometido un mayor número de pecados. La depravación total, entonces, no significa que los hombres son tan malos como pueden ser.

Cuando los reformadores protestantes hablaban de la depravación total, querían decir que el pecado —su poder, su influencia, su inclinación— afecta a la persona entera. Nuestros cuerpos están caídos, nuestros corazones están caídos, y nuestras mentes están caídas; no hay parte de nosotros que pueda escapar los estragos de nuestra pecaminosa naturaleza humana. El pecado afecta nuestro comportamiento, nuestro pensamiento, e incluso nuestra conversación. La persona entera está caída. Esa es la extensión real de nuestra pecaminosidad cuando somos juzgados por el estándar y la norma de la perfección y santidad de Dios.

Ahondando más en el tema, cuando el apóstol Pablo explica detalladamente esta condición del humano caído, dice: “No hay justo, ni aun uno; … No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Ro. 3:10b-12). Esa es una declaración radical. Pablo está diciendo que el hombre caído nunca, nunca, hace ni una sola buena acción, pero eso es un golpe duro a nuestra experiencia. Cuando miramos a nuestro alrededor podemos ver a muchas personas que no son cristianos pero hacen cosas que aplaudiríamos por su virtud. Por ejemplo, vemos actos de heroísmo sacrificado entre aquellos que no son cristianos, como los policías y bomberos. Muchas personas viven tranquilamente como ciudadanos respetuosos de la ley, nunca desafiando al estado. Escuchamos regularmente acerca de actos de honestidad e integridad, como cuando una persona devuelve una billetera perdida en vez de quedarse con ella. Juan Calvino llamó a estos actos: justicia civil. Pero ¿cómo puede haber obras de bondad cuando la Biblia dice que nadie hace el bien?

La razón de este problema es que cuando la Biblia describe la bondad o la maldad, lo mira desde dos perspectivas distintas. Primero, está la varilla de medición de la Ley, que evalúa el desempeño externo de los seres humanos. Por ejemplo, si Dios dice que no es permitido robar, y usted va toda la vida sin robar, desde una evaluación externa podríamos decir que usted tiene un buen historial. Usted ha guardado la ley externamente.

Pero además de la varilla de medición externa, también está la consideración del corazón, la motivación interna de nuestro comportamiento. Se nos dice que el hombre juzga por las apariencias externas, pero Dios mira el corazón. Desde una perspectiva bíblica, hacer una buena acción, en el sentido más completo, requiere no solo que el hecho se ajuste exteriormente a los estándares de la Ley de Dios, sino que proceda de un corazón que lo ama y quiere honrarlo. Recordad el gran mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mt. 22:37). ¿Hay alguien leyendo esto que haya amado a Dios con todo su corazón durante los últimos cinco minutos? No. Nadie ama a Dios con todo su corazón, no digamos con toda su alma y toda su mente.

Una de las cosas por las que voy a dar cuenta en el día del juicio es la forma en que he desperdiciado mi mente en la búsqueda del conocimiento de Dios. ¿Cuántas veces he sido demasiado perezoso y no me he dedicado con esfuerzo a conocer a Dios? No he amado a Dios con toda mi mente. Si amo a Dios con toda mi mente, nunca habría un pensamiento impuro en mi cabeza. Pero así no sucede en mi cabeza.

Si consideramos el desempeño humano desde esta perspectiva, podemos ver por qué el apóstol Pablo llegó a su conclusión radical de que no hay nadie que haga el bien, que no hay bondad en la humanidad. Incluso nuestros mejores trabajos tienen una mancha de pecado mezclada. Nunca he hecho un acto de caridad, de sacrificio, o de heroísmo que provenga de un corazón, un alma, y una mente que ame a Dios completamente. Externamente, muchos actos virtuosos ocurren tanto entre creyentes como incrédulos, pero Dios considera tanto la obediencia externa como la motivación. Bajo esa estricta norma de juicio, estamos en problemas.

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

Hipócritas en la iglesia

¿Por qué maldijo Jesús a la higuera en Marcos 11? Jesús, entre otras cosas, era un profeta. Una de las formas más gráficas de comunicación profética en el Antiguo Testamento era enseñar por medio de objetos. El profeta tomaba algo de la naturaleza o de la vida cotidiana, como lo hizo Amós con una plomada de albañil para comunicar la verdad de Dios. Aquí Jesús encontró un objeto que ilustraba el pecado de la hipocresía. Tenía la apariencia de fertilidad, pero en realidad era estéril. A lo largo de su ministerio terrenal, Jesús denunció fuertemente el pecado de la hipocresía. Esa era su crítica básica a los fariseos de su tiempo (Lucas 12:1).

En varias ocasiones Jesús reprendió a los líderes religiosos por demostrar espiritualidad y rectitud a pesar de su falta visible de fruto.

Eso debería ser una lección para nosotros. Un ministerio evangelístico encontró durante muchos años que una de las diez principales objeciones al cristianismo es la suposición de que la iglesia está llena de hipócritas. La gente veía las vidas de los miembros de la iglesia a lo largo de la semana y dijeron que se alejaron del cristianismo porque creían que los cristianos no vivían lo que profesaban.

Es cierto que la iglesia está llena de pecadores. De hecho, no conozco de ninguna otra organización en el mundo que requiera que una persona sea un pecador para unirse a ella. Sin embargo, mientras que todos los hipócritas son pecadores, no todos los pecadores son hipócritas. La hipocresía es solo uno de muchos pecados. Es injusto que nuestros críticos digan: “Fulanito es un cristiano, y lo vimos pecando durante la semana; por lo tanto, es un hipócrita”. Eso no es necesariamente así. Si yo afirmo no hacer algo pecaminoso y luego usted me ve hacerlo, soy culpable de hipocresía. Pero si usted me ve hacer algo pecaminoso que nunca dije que no hago, soy un pecador pero no soy un hipócrita. Tenemos que establecer esa clara distinción.

Sin embargo, habiendo dicho eso en defensa de los cristianos que por su naturaleza caída continúan pecando incluso después de abrazar al Salvador, todavía exhorto a que todos tengamos cuidado de evitar el pecado de la hipocresía. Pablo habló de esto cuando dijo: “El nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de ustedes” (Ro. 2:24).

Los incrédulos nos ven predicando sin ponerlo en práctica, y eso no debería ser así entre nosotros.

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

¿Qué es la Teología Reformada?

Reseña 42

“Sproul no solo tiene un entendimiento increíblemente amplio sobre la teología reformada, sino que también tiene la habilidad para explicar teología compleja de una manera tanto interesante como entendible… Este es un gran libro de R. C. Sproul en su mejor punto: defendiendo la pureza del evangelio”. – Tim Chales, pastor, autor y reseñador de libros para World Magazine

La mayoría de los cristianos han escuchado acerca de la teología reformada. Muchos piensan que la entienden bastante. Pero la experiencia me ha mostrado que pocos realmente la conocen como ellos piensan. Y eso es así tanto para personas que afirman ser reformadas como para aquellas que no lo son. Esto no se puede decir de R. C. Sproul. Sproul no solo tiene una comprensión asombrosamente amplia pero detallada de la teología reformada, sino que además ha sido dotado con la capacidad de explicar teología compleja de una forma que es tanto interesante como comprensible. Ese no es un don común.

¿Qué es la teología reformada?, que anteriormente fue publicado en inglés con el título más desconocido Grace Unknown, es el intento de Sproul de ayudar a otros a entender lo básico de la teología reformada. Es sorprendente que solo el cincuenta por ciento del libro está dedicado a una discusión de los cinco puntos del calvinismo. La primera mitad trata acerca de los fundamentos de la teología reformada que muchos libros similares han pasado por alto. Sin entender primero los fundamentos, al lector se le hará muchos más difícil entender los cinco puntos. Así que Sproul comienza analizando la soberanía de Dios; la importancia de la Escritura como la única regla infalible para nuestra fe; la sola fe; el triple oficio de Cristo como Profeta, Sacerdote y Rey; y la teología del pacto. Cada uno de estos temas se explica en detalle, pero con precisión suficiente que los hace fáciles de entender.

La segunda parte del libro es un examen de los cinco puntos del calvinismo: depravación total, elección incondicional, expiación limitada, gracia irresistible, y perseverancia de los santos. Al igual que muchos otros teólogos, Sproul ha llegado a ver que este acróstico, aunque es útil, hace tanto por oscurecer los puntos como por aclararlos. Sproul prefiere hablar de corrupción radical, elección soberana, expiación con propósito, llamado efectivo, y preservación de los santos. Estos términos ayudan mucho a aclarar malentendidos comunes. Por ejemplo, con la frase «depravación total» es fácil suponer que los cristianos reformados creen que los humanos son todo lo depravados que podrían ser; su depravación es total. No obstante, la teología reformada enseña que, si bien los seres humanos son corruptos, y aun radicalmente corruptos, lo son en extensión, no en grado. La depravación se extiende a cada aspecto de la persona, pero por la gracia de Dios, el grado puede ser mayor o menor.

Debo señalar que, con todo lo útil que es este libro, no es para regalarlo a tu amigo que no es salvo. Sproul presupone que uno conoce la Biblia y la teología cristiana. Incluso a un joven cristiano puede resultarle difícil lidiar con algunos términos y conceptos. No obstante, es ideal para el creyente reformado que está intentando clarificar sus creencias, o para el cristiano no reformado que quiere entender de qué se trata la teología reformada.

Un libro accesible, bíblico, y educativo, uno de los mejores que he leído sobre la materia, y se da el caso de que he leído bastantes. Sproul le ha prestado un servicio al cristianismo al articular con tanta claridad los fundamentos y creencias de la teología reformada. No hace falta decir que lo recomiendo.

* Editorial Poiema 2016. -240 pp.

Contenido

Introducción: La teología reformada es una teología 7

I. FUNDAMENTOS DE LA TEOLOGÍA REFORMADA
1 Dios en el centro 23
2 Basada solo en la Palabra de Dios 43
3 Comprometida con la sola fe 61
4 Comprometida con el profeta, sacerdote y rey 83
5 Apodo: Teología del Pacto 103

II. LOS CINCO PUNTOS DE LA TEOLOGÍA REFORMADA
6 La corrupción radical de la humanidad 121
7 La elección soberana de Dios 143
8 El sacrificio con propósito de Cristo 167
9 El llamado eficaz del Espíritu 183
10 La divina preservación de los santos 203
Epílogo 225
Notas 227
Índices 231

ÍNDICE DE DIAGRAMAS
Diagrama 0.1 – Una teología centrada en Dios 15
Diagrama 0.2 – Una teología centrada en el hombre 16
Diagrama 7.1 – La cadena de oro de la salvación 148
ÍNDICE DE TABLAS
Tabla 1.1 – La primera piedra fundacional 24
Tabla 2.1 – La segunda piedra fundacional 44
Tabla 2.2 – El canon 55
Tabla 3.1 – La tercera piedra fundacional 62
Tabla 3.2 – La justificación 81
Tabla 4.1 – La cuarta piedra fundacional 84
Tabla 4.2 – Los concilios cristológicos 87
Tabla 5.1 – La quinta piedra fundacional 104
Tabla 5.2 – La estructura de los pactos antiguos 111
Tabla 5.3 – Tres tipos de pacto 116
Tabla 6.1 – El primer pétalo del “TULIP” 122
Tabla 6.2 – Agustín y la habilidad humana 128
Tabla 7.1 – El segundo pétalo del “TULIP” 144
Tabla 7.2 – La predestinación 165
Tabla 8.1 – El tercer pétalo del “TULIP” 168
Tabla 8.2 – La voluntad de Dios 173
Tabla 9.1 – El cuarto pétalo del “TULIP” 184
Tabla 10.1 – El quinto pétalo del “TULIP” 204

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/doctrina-y-teologia/1097-que-es-la-teologia-reformada.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Qué es la Teología Reformada 1

 

¿Qué es la Teología Reformada?

Qué es la teología reformada

¿Qué es la Teología Reformada?
R.C. Sproul

Has escuchado acerca de la teología reformada, pero no estás seguro de lo que es. Algunos comentarios han sido positivos, otros negativos. Parece ser importante y te gustaría saber más. Y quieres una explicación completa, no algo simplista..

¿Qué Es la Teología Reformada? No es un libro académico, sino una introducción accesible a las creencias que han sido inmensamente impactantes en la iglesia cristiana a través de toda su historia. En este libro revelador, R. C. Sproul te mostrará los fundamentos de la doctrina reformada y te explicará cómo las creencias reformadas están centradas en Dios, basadas en Su palabra y comprometidas con la fe en Jesucristo. Te mostrará claramente la realidad de la inmensa gracia de Dios.

“Sproul no solo tiene un entendimiento increíblemente amplio sobre la teología reformada, sino que también tiene la habilidad para explicar teología compleja de una manera tanto interesante como entendible… Este es un gran libro de R. C. Sproul en su mejor punto: defendiendo la pureza del evangelio”. – Tim Chales, pastor, autor y reseñador de libros para World Magazine

240 pp. Rústica
Ref. 1949 – 13,99 €

La Oración del Señor

Reseña 39

Imagínese lo que debió haber sido tener el privilegio de seguir a Jesús día tras día, escuchando su enseñanza y viéndolo realizar sus milagros. Podemos imaginar muchas cosas que quienes tuvieron ese privilegio pudieron haberle pedido que les enseñase. Quizás los discípulos pudieron haberle pedido: “Jesús, enséñanos a convertir el agua en vino”. Pudieron haber pedido: ‘Enséñanos a caminar sobre el agua”. O pudieron haber dicho: “Enséñanos a levantar a la gente de entre los muertos”. En una ocasión los discípulos vinieron y le dijeron: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11:1b). Resulta fascinante que esta fuera la pregunta candente que le formularon a Jesús. Ellos vieron el vínculo entre la extraordinaria vida de oración de Jesús y su poder, su enseñanza, su carácter, toda su persona. Vieron la intimidad que Jesús tenía con el Padre e hicieron la conexión entre su oración y su poder. Esta petición resultó en esa magnífica oración de Jesús que conocemos como “El Padre Nuestro”, “La Oración Modelo” o “La Oración del Señor”. Una herramienta poderosísima que Jesús pone a nuestra disposición para que la usemos una y otra vez. Una oración que se convierte en parte de la fibra de nuestro pensamiento. Empieza a hacerse parte de nuestra alma para que nos apoyemos en ella cuando no sepamos cómo deberíamos orar. Siempre podemos orar la Oración del Señor.

R. C. Sproul fue fundador de Ligonier Ministries, pastor fundador de Saint Andrevy’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College, y editor ejecutivo de la revista Tabletolk. Su programa radial, Renewing Your Mind, todavía se transmite diariamente en cientos de estaciones radiales alrededor del mundo y también se puede escuchar en línea. Fue autor de más de cien libros, incluyendo Sorprendido por el sufrimiento, Si Dios existe, ¿por qué hay tantos ateos? y Todos somos teólogos, publicados por Editorial Mundo Hispano. Fue reconocido en todo el mundo por su defensa elocuente de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga en su Palabra con firmeza y convicción.

“R. C. Sproul tiene un asombroso don para explicar verdades difíciles de manera concisa, memorable y fácil de entender. Es el maestro ideal para un estudio de la Oración del Señor porque esa oración es una lección profunda que Jesús dio a sus discípulos con una asombrosa economía de palabras acerca de un tema dificil. Usted será grandemente bendecido y edificado por este libro.” —Doctor John MacArthur Pastor-maestro Grace Community Church Sun Valley, California

“Este es un libro muy especial acerca de la oración. No lo dejará abrumado por el fracaso ni lo empujará a “darle a la oración una oportunidad más”, como lo hacen muchos libros y sermones acerca de la oración. En cambio, lo tomará delicadamente de la mano, como lo hizo Jesús cuando enseñó a los discípulos la oración en la que se basan estas páginas. Lo llevará a sentir el privilegio de la oración, a estimular nuevos deseos para orar, e incluso dejarlo con una sensación de los deleites de la oración. Estas páginas tienen una atmósfera de luz y están impregnadas de una sensación de frescura y gozo. Verdaderamente feliz es el teólogo que puede estimular la oración. Y nosotros estamos felices de que R. C. Sproul sea ese teólogo. La Oración del Señor es, sencillamente, un placer espiritual.” —Doctor Sinclair B. Ferguson Profesor Ligonier Ministries

“Me encanta escuchar a R. C. Sproul enseñando, y este libro suena exactamente como él: presenta verdades penetrantes ilustradas sorprendentemente. Sus citas apropiadas y su sabiduría pastoral hacen que sea tan fácil de leer como encantador de escuchar (y los capítulos cortos ayudan!). Sproul explica claramente las Escrituras con declaraciones que son simples y precisas. Él sabe lo suficiente como para decir cosas importantes de manera clara y concisa: verdades acerca del reino, la paternidad de Dios, la historia y, por supuesto, la oración. Incluso hay una sección útil de preguntas y respuestas al final. Este librito ahora ocupa su lugar junto con los clásicos sobre la oración.” —Doctor Mark Dever Pastor principal Iglesia Bautista Capitol Hill Washington, D. C.

“Históricamente, el discipulado evangélico en la iglesia ha usado mucho el Credo de los Apóstoles, la ley de Dios y el Padre Nues-tro. Ahora, a través de esta maravillosa y perspicaz exposición de la Oración del Señor, R. C. ha provisto a los cristianos que hacen discípulos y a las iglesias de un instrumento excelente y útil para dirigir y satisfacer los deseos del corazón de cada creyente que clame: “Señor, enséñanos a orar».” Doctor Harry L. Reeder III Pastor principal Iglesia Presbiteriana BriaNTood Birmingham, Alabama

CONTENIDO

  • Uno – Cómo no orar 9
  • Dos – Padre nuestro que estás en los cielos 25
  • Tres – Santificado sea tu nombre 35
  • Cuatro – Venga tu reino 45
  • Cinco – Sea hecha tu voluntad 57
  • Seis – El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy 67
  • Siete – Perdónanos nuestras deudas 77 
  • Ocho – No nos metas en tentación 91
  • Nueve – Tuyo es el reino 101
  • Diez – Preguntas y respuestas 109
  • Apéndice: Si Dios es soberano, ¿por qué orar? 115

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/oracion/1065-la-oracion-del-senor.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

La oración del Señor 1

Todos somos teólogos

Reseña 20

“La reflexión sobre cada doctrina o enseñanza de la Biblia y su organización en nuestro propio pensamiento es tarea de cada creyente en Cristo: esto es hacer teología.” 

Los cristianos muchas veces permanecen con un conocimiento básico de las Escrituras, no porque sea su deseo conformarse con lo fundamental del cristianismo, sino porque encuentran en los libros de teología un lenguaje muy difícil de entender. Muchos pastores y creyentes anhelan profundizar en la Palabra y ser más precisos en la doctrina, pero cuando empiezan a leer un libro de teología sistemática por Herman Bavinck, Louis Berkhof o incluso de Wayne Grudem, sus deseos por aprender se ven mitigados.

El título del libro es una invitación seria al lector para que ejerza su capacidad como teólogo. A veces pensamos en la teología como un ejercicio frío de alguien encerrado en una oficina y con una montaña de volúmenes a su alrededor. No dudamos que esa reflexión tenga su valor, ¡y seguramente han sido muchas las horas que nuestro autor ha dedicado a esa tarea de escritorio!

Por eso es importante que juntemos las diferentes enseñanzas de la Biblia en una manera sistemática y que lo hagamos usando métodos de interpretación probados por el tiempo. De esa forma, llegaremos a formular una teología que es consistente y está fundada en la verdad.

En el libro “Todos Somos Teólogos”, R.C. Sproul, nos presenta una introducción a la teología sistemática. En este libro podemos ver  la teología como la ciencia más elevada, pero sin que se le quite su parte de poesía; a pesar de que se desarrollan temas complejos, el libro muestra una redacción agradable y un lenguaje accesible.

Todos somos teólogos, pero no todos tenemos la teología verdadera  

Quizá te puedas estar preguntando: “¿Para qué leer un libro de teología sistemática? Da igual si su lenguaje es sencillo, yo no quiero ser un teólogo, yo solo quiero ser cristiano y amar a Jesús”. Permíteme corregir un poco tu forma de pensar. Así como no es necesario usar la expresión “cristiano regenerado” —puesto que para ser cristiano uno debe ser regenerado—, decir que uno es cristiano pero no un teólogo es algo contradictorio, debido a que todo cristiano es un teólogo. Así que no se trata de si queremos ser teólogos o no, ¡todos lo somos! No solo los cristianos, toda persona en el mundo lo es, porque todos tienen una idea acerca de cómo es Dios. Por lo tanto, la cuestión principal no se trata de decidir si vamos a ser teólogos o no, sino de si vamos a tener una teología verdadera o una falsa.

La teología sistemática se vuelve necesaria en la vida del creyente, porque sólo la Biblia tiene autoridad para definir qué debemos creer. Y no solo que creer respecto a quien es Él, sino sobre toda la realidad. Dios en su Palabra volvió a imprimir las verdades que ya había escrito en su creación, para que su revelación especial nos ayudara en nuestra comprensión de su revelación natural. Entonces, al ser la Escritura nuestra regla de fe, la teología sistemática tiene como objetivo recolectar lo que la Biblia entera enseña respecto algún tema en específico, como la oración, la Iglesia o la salvación.

Entendiendo la revelación de Dios

La teología sistemática no trata de forzar lo que la Biblia enseña para encerrarla en diferentes categorías. Más bien, su objetivo es entender todo lo que Dios nos ha revelado acerca de diversos temas, pero siempre tomando en cuenta el contexto de cada versículo en el que se habla. La sistematización es para darle un orden y comprender cada doctrina de manera aislada, para luego verla a la luz de toda la revelación bíblica. Una de las diferencias que podremos encontrar en los libros de teología sistemática, es que cada autor resume las enseñanzas de diferentes maneras. Algunos serán más breves que otros al presentar una doctrina, algunos podrán incluir el desarrollo histórico de una enseñanza y verla desde una perspectiva filosófica o desde la visión de otras denominaciones. En el caso de R. C. Sproul, él nos presenta cada tema con brevedad, y lo hace por medio de pequeños subtítulos que no superan las cuatro páginas (esto hace que el libro pueda usarse como devocional o leerlo en pequeños fragmentos de tiempo libre).

A pesar de que una de las características de la Biblia es la claridad de sus enseñanzas (Sal. 19:7, 119:130), la teología sistemática nos ayuda a comprender con mayor facilidad todo lo que Dios nos ha revelado en su Palabra. Esto no debe llevar al cristiano a estudiar solo por estudiar, sino conducirlo a conocer a Dios (Jr. 9:23-24), cumplir con su mandato (Mt. 28:19-20), crecer en fe y carácter (2 Tim 3:16) y hacerlo todo en dependencia de Dios (Sal. 119:18).

El autor demuestra su habilidad para hacer que los temas complejos sean entendibles. Nos conduce a un vistazo de las verdades básicas de la fe cristiana, recordándonos quién es Dios y qué ha hecho por su pueblo en este mundo y en el venidero.

El deseo de R.C. Sproul al escribir “Todos Somos Teólogos” es enamorarnos con el majestuoso contenido de la Escritura, para hacer que la Iglesia del Señor atesore Su Palabra por encima de cualquier otro libro.

El doctor Sproul lo guiará por las diferentes áreas de la teología: antropología y creación, cristología, pneumatología, soteriología, eclesiología y escatología.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=825&controller=product

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

11B.jpg

 

 

 

La Supremacía de Cristo

Blog11

Me pregunto si es adecuado tener un libro “favorito” en la Biblia. La idea rechina como las uñas sobre una pizarra. ¿Qué nos induciría a preferir una porción de la Palabra de Dios más que otra? Oír a Dios decir lo que sea es una delicia tal para el alma que cada palabra que salga de su boca debería excitar el alma en la misma medida. Quizás cuando alcancemos la gloria, nuestra delicia en Él y en su Palabra será tal que no entenderá de grados comparativos.

Mientras tanto, tenemos nuestras variadas inclinaciones. Cuando pienso en libros “favoritos” de la Biblia, siempre coloco la carta a los Hebreos muy cerca de la parte más alta. ¿Por qué? En primer lugar, este libro conecta, de una forma magistral, el Antiguo Testamento y el Nuevo. Lo que dice San Agustín es verdad: “El Nuevo está escondido en el Antiguo y éste se revela en el Nuevo”. El puente entre los dos es el libro de Hebreos.

Hebreos es un libro de comparaciones y contrastes. El Nuevo Pacto se ve contra el telón de fondo del Antiguo. El Nuevo se ve como algo mejor. “Mejor” es la palabra clave. El Nuevo Pacto es mejor porque es más global (incluye a los gentiles); tiene un mejor Mediador; un mejor Sumo Sacerdote; un mejor Rey y una mejor revelación de Dios.

Lo que tiene el Nuevo Pacto, que falta en el Antiguo, es el cumplimiento del Mesías prometido. En una palabra, tenemos a Jesús, el Verbo hecho carne.

R.C.Sproul 1

De hecho, mientras el autor de Hebreos (que, según creo, era Pablo, posiblemente a través de un escribiente) describe la persona y la obra de Jesús, el comparativo cambia rápidamente al superlativo. No basta con ver a Jesús como alguien simplemente “mejor” que lo que vino con anterioridad. Él es más que mejor: es el mejor.

A este respecto, Hebreos se centra en la supremacía de Cristo. Hablar de “supremacía” es hablar de lo que está “por encima” o “sobre” los demás. Alcanza el nivel de lo que es “súper”. En nuestro lenguaje se refiere a aquello (o aquél) que es lo más grande en poder, autoridad o rango. También se usa para describir aquello (o aquel) que tiene la mayor importancia, relevancia, carácter o logro: lo máximo.

En todas estas áreas de consideración, Jesús figura como lo máximo o lo supremo: supremo en poder, rango, gloria, autoridad, importancia, etc.

La alta cristología de Hebreos se levanta contra el trasfondo del Antiguo Testamento. Hebreos comienza con la certificación de que Cristo es la suprema revelación de Dios: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder” (He. 1:1-3a).

R.C.Sproul 3

Aquí, la supremacía de Cristo es su preeminencia sobre los profetas del Antiguo Testamento. Aquellos profetas hablaron la Palabra de Dios, pero Cristo es la Palabra de Dios. No es un simple profeta dentro de una larga lista. Él es el Profeta por excelencia. Esta revelación suprema viene de él, Aquél que es más que un profeta, el propio Hijo de Dios. En este pasaje de apertura en el libro de los Hebreos hay suficiente cristología de peso para ocupar a los astutos teólogos durante toda su vida sin que puedan agotar su riqueza. Aquí se ve a Cristo como Creador del mundo y Aquel que lo defiende por su poder. Él es el Creador de todas las cosas y el Heredero de todas ellas. Es el resplandor mismo de la gloria de Dios. De nuevo, no basta con decir que es el reflejo supremo de la gloria divina. No; él es el resplandor de esa gloria. Es la expresión de la imagen de la persona de Dios, Aquel que lleva el imago dei de forma suprema.

A continuación, Hebreos establece el contraste entre la persona y la función de los ángeles y Jesús. Ningún ángel llega al nivel de unigénito Hijo de Dios. Los ángeles no deben ser adorados, pero a ellos sí se les ordena que adoren a Cristo. El Reino no se da a los ángeles; se le da a Cristo que es el único que se sienta a la derecha de Dios Padre, en la posición de autoridad cósmica. Cristo tiene la supremacía sobre los ángeles en todas las formas posibles y no debe ser confundido como uno de ellos.

Luego, el autor de Hebreos detalla la supremacía de Cristo sobre Moisés. Con toda seguridad, Moisés es la persona que más se exalta en el Antiguo Testamento por su papel como mediador de la Ley. Leemos: “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe. El cual fue fiel al que le designó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque Él ha sido considerado digno de más gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más honra que la casa. Porque toda casa es hecha por alguno, pero el que hace todas las cosas es Dios. Y Moisés fue fiel en toda la casa de Dios como siervo […] pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros […]” (He. 3:1-6a).

Los contrastes aquí se encuentran entre el siervo de la casa, el constructor y el propietario de la misma. El constructor y propietario están por encima del siervo de la casa. Moisés pudo conducir al pueblo a la tierra prometida terrenal, pero no guiarlos a su reposo eterno.

R.C.Sproul 2

Después de esto, se ve a Cristo como Sumo Sacerdote supremo. Los sumos sacerdotes de la antigüedad no eran más que sombras de la realidad que había de venir. Los sacrificios de la antigüedad se ofrecían con regularidad; Cristo ofrece el verdadero sacrificio y lo hizo una vez y para siempre. Los antiguos sacerdotes ofrecían objetos distintos a ellos mismos. El Sumo Sacerdote Supremo se ofreció a sí mismo, sacrificio perfecto. Él es el sujeto y, a la vez, el objeto del supremo sacrificio de expiación.

Finalmente, el sacerdocio de Cristo difiere de aquél de la antigüedad en el que Cristo sirve tanto de Sumo Sacerdote como de Rey. En el Antiguo Pacto, el rey debía venir únicamente de la tribu de Judá. Los sacerdotes debían ser consagrados de la tribu de Leví (según Aarón). Pero Jesús no era levita. Era un sacerdocio diferente, según un orden distinto: el orden de Melquisedec. Este aparece de forma extraña ante Abraham en su condición de rey y sacerdote a quien éste rinde obediencia. Hebreos argumenta que Abraham es mayor que Leví, y Melquisedec es mayor que Abraham y por tanto mayor que Leví. La condición de sumo sacerdote y rey eternos se da a Cristo en cumplimiento del Salmo 110.

Estas referencias no son más que unas cuantas de las riquezas expuestas en Hebreos que declaran la supremacía de Cristo.

 

Robert Charles Sproul (nacido el 13 de febrero de 1939) es un teólogo calvinista estadounidense, autor y pastor. Él es el fundador y presidente de Ligonier Ministries.

http://www.ligonier.org/