Reforma protestante y medicina

Reforma protestante y medicina.jpg

Reforma protestante y medicina

Unión Médica Evangélica

La Reforma protestante, de la que ya se ha celebrado el V Centenario, supuso una nueva forma de entender el mundo y las relaciones sociales, fundamentada en un retorno a la Biblia. Esta transformación afectó a todas las áreas de la actividad humana, desde la música a la política, desde la economía a la ciencia, y sus consecuencias perduran hasta hoy; el Mundo Occidental no se puede comprender sin el Protestantismo.

La Reforma cambió profundamente la forma de entender al ser humano y su intocable dignidad. Cambió igualmente la forma de acercarse al mundo creado y liberó a la ciencia de su dependencia de las restricciones teológicas; en estas áreas supuso una dignificación de toda persona y una democratización del acceso al conocimiento. Todo ello transformó profundamente la investigación y la práctica médicas; desde entonces, buena parte de los avances médicos se han producido en países de cultura protestante.

El libro que tiene en sus manos recoge el trabajo de miembros de la Unión Médica Evangélica, que nos comprometimos en nuestro encuentro de 2017 a descubrir entre todos la huella de la Reforma en la Medicina, y a compartirla con los demás. En ese proceso cooperativo fuimos comprobando la sorprendente escasez de estudios sobre el tema y nos fuimos entusiasmando con la profunda impronta que nuestros antepasados médicos protestantes dejaron en Europa y América, con su excelencia y la humanitaria entrega evangélica de su trabajo. Como consecuencia fue surgiendo un reto para nosotros mismos: formarnos mejor para ofrecer a la sociedad actual la misma excelencia en nuestro progreso en el conocimiento médico y en la atención a nuestros pacientes.

165 pp. Rústica

Ref. 1829 – 12,00€

Anuncios

Reforma Protestante y Medicina

2C.jpg

“Si estamos orgullosos de nuestros antecedentes protestantes, deberíamos hacer algo por estar hoy a su altura y defender su legado, no solo con palabras dirigidas hacia el pasado, sino también con hechos que miren hacia el futuro”. Pablo de Felipe.

El 31 de octubre de 1517 el monje católico Martín Lutero perteneciente a la Orden de San Agustín y natural de Alemania, dio inicio a un gran movimiento de reforma al interior de la Iglesia Católica. Es el comienzo de lo que se conoce como la Reforma Protestante.

El año 2017 se presentó como un gran abanico de posibilidades, para entre comillas “celebrar, conmemorar y recordar“, en diferentes actos, mediante conferencias, predicaciones, y con la publicación de diferentes obras.

Este mismo año la Unión Médica Evangélica celebró su XXVII Encuentro, bajo el título “Celebrando la Reforma”. La elección del tema era pertinente por completo,  Stuart Park habló con su habitual profundidad de una de las 5 Solas de la Reforma “Sola Scriptura”. ¿Cómo no se hablaría en tal conferencia de lo que represento ser “La Medicina y la Reforma”?. Un tema más difícil de lo que sería razonable encontrar bibliografía adecuada. Por esta misma razón, el último día de esta conferencia se planteó  hacer un trabajo en equipo en el que cada uno abordase un aspecto de la cuestión. Este libro es el resultado de ese interesante trabajo compartido. Fue la oportunidad de aprender y nutrirse mucho unos de otros y se abrieron nuevas vías de estudio para descubrir más sobre la incidencia de la Reforma en la Medicina; además, este libro supuso un reto a asumir el compromiso de progresar en el camino que nuestros antepasados abrieron.

2B.jpg

La Reforma protestante, supuso una nueva forma de entender el mundo y las relaciones sociales, fundamentada en un retorno a la Biblia. Esta transformación afectó a todas las áreas de la actividad humana, desde la música a la política, desde la economía a la ciencia, y sus consecuencias perduran hasta hoy; el Mundo Occidental no se puede comprender sin el Protestantismo.

La Reforma cambió profundamente la forma de entender al ser humano y su intocable dignidad. Cambió igualmente la forma de acercarse al mundo creado y liberó a la ciencia de su dependencia de las restricciones teológicas; en estas áreas supuso una dignificación de toda persona y una democratización del acceso al conocimiento. Todo ello transformó profundamente la investigación y la práctica médicas; desde entonces, buena parte de los avances médicos se han producido en países de cultura protestante.

El libro que tiene en sus manos recoge el trabajo de miembros de la Unión Médica Evangélica, que se comprometieron a descubrir entre todos la huella de la Reforma en la Medicina, y a compartirla con los demás. En ese proceso cooperativo se fue comprobando la sorprendente escasez de estudios sobre el tema y los autores se fueron entusiasmando con la profunda impronta que los doctores en medicina protestantes del pasado dejaron en Europa y América, con su excelencia y la humanitaria entrega evangélica de su trabajo. Como consecuencia fue surgiendo un reto para formarse mejor, para ofrecer a la sociedad actual la misma excelencia del progreso en el conocimiento médico y en la atención a los pacientes.

Editorial Andamio, 164 páginas, Diciembre de 2018

 

ÍNDICE

1. Cosmovisión protestante y Medicina, Xesús Manuel Suárez García
2. El ejercicio de la Medicina en la Reforma Protestante, Ferran Campillo i López y Raúl García Pérez
3. Desarrollo científico y Protestantismo. El método científico. Francis Bacon, Pablo González Álvarez y Marisa Muñoz-Caballero Cayuela
4. Desarrollo científico en el mundo protestante después del siglo XVI. Influencia en el ámbito de la Medicina , Pablo González Álvarez y Marisa Muñoz-Caballero Cayuela
5. Protestantismo y Medicina después del siglo XVI. Atención sanitaria en el mundo protestante. Inicios de la Medicina Preventiva y de la Epidemiología. Medicina y Filantropía, Miguel Menéndez Orenga
6. Florence Nightingale. Algunas notas biográficas, Sagrario Gálvez Gallardo
7. Medicina y movimiento misionero, Teresa Ruiz Desachy
8. Reforma, Medicina y Progreso social. La Cruz Roja, Mercedes Gasanz Saboya
9. Reforma y Medicina en la actualidad, Raquel Barrantes Gallego

Puedes solicitar su ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/novedades/843-reforma-protestante-y-medicina.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

2D.jpg

 

Deléitate en Dios

Reseña 27.jpg

¡Deleitémonos en el Dios al que adoramos!

Cuesta bastante pensar en A. W. Tozer sin que nos venga a la mente los atributos de Dios. Uno de sus libros, que se ha convertido en un clásico devocional, se titula El conocimiento del Dios santo. Este fue el último libro que escribió y representa la culminación de años de estudio, oración y predicación. Personalmente, leo este libro una vez al año.

En cierta ocasión, durante un sermón que pronunció en Chicago, el Dr. Tozer hizo a su congregación una petición bastante personal. Era algo que no solía hacer, pero fue interesante escuchar cómo hacía un llamado tan personal.

<< Quiero que oren por mí. Deseo que pidan a Dios que me ayude y me permita vivir lo suficiente para escribir un libro sobre sus atributos, desde un punto de vista devocional. Lo tengo en mente y quiero hacerlo, pero estoy muy ocupado con todas las otras cosas que tengo entre manos. Oren por mí para que el Señor cumpla su propósito en mi vida. Quisiera hacer esto y exponer a esta generación un concepto elevado del gran Dios Todopoderoso en sus tres Personas. Cuando muera, no me gustaría que el mundo dijera: “¿Verdad que Tozer era listo, elocuente e ingenioso?”. No, me gustaría que dijera: “Te alabamos, Dios. Reconocemos que eres el Señor. Glorifiquemos al Padre eterno; que todos los ángeles clamen diciendo:

“¡Santo, santo, santo, Señor Dios de los ejércitos! ¡El cielo y la tierra están llenos de la majestad de tu gloria!”. Esto es lo que deseo hacer. Quiero dejar a mis espaldas el aroma de Dios, de modo que la Trinidad reciba todo el mérito. >>

Creo que esta oración ha sido respondida más allá de las humildes expectativas de Tozer. El conocimiento del Dios santo ha sido de bendición para muchas personas desde el momento de su publicación.

La gran pasión del corazón y el ministerio de Tozer era Dios. Quería estimular a las personas y, en consecuencia, muchos le malinterpretaron. Por supuesto, él sabía que no conseguiría que todos subieran a bordo, pero buscaba a ese remanente que sintiera tal pasión por Dios que continuase con el ministerio que Dios le había confiado a él. No predicaba o escribía para todo el mundo, sino, concretamente, para quienes tenían un corazón para Dios.

En este libro, que se basa en sermones que predicó el Dr. Tozer en muy diversos lugares, apreciamos cuál era la carga de su corazón. La mayoría de sermones asociados con este libro se predicó después de la publicación de El conocimiento del Dios santo. A pesar de que escribió el libro, fue incapaz de agotar el tema. Dedicó los últimos años de su vida a predicar acerca de Dios. A veces lo invitaban a una serie de conferencias bíblicas para que predicase sobre un tema concreto, y con frecuencia aceptaba sus directrices, pero su pasión era predicar a Dios.

Lo interesante de este estudio es el hecho de que, según dice el Dr. Tozer, lo que pensamos de Dios afecta a todos los aspectos de nuestras vidas. A menudo decía que es posible adivinar el futuro de una persona si entendemos su percepción de Dios. Esa era la clave. Desde el punto de vista de Tozer, lo más importante era lo que pensaba de Dios una persona.

Creo que esto se le aplicaba a él mismo. Para entender realmente su trabajo y su mente su trabajo y su ministerio, es necesario comprender su percepción de Dios. A Tozer no le interesaban las tendencias pasadas que se infiltraban en la iglesia de su época. Sin embargo, le preocupaban tales cosas porque, como veremos en este libro, desde su punto de vista esas tendencias producían un efecto negativo sobre la iglesia, y eran las culpables de algunas de las carencias que veía en ella.

No todo el mundo apreciaba al Dr. Tozer o su enseñanza, y él  lo entendía. En este libro hallamos una referencia a una carta que escribió un profesor de un seminario, quien con bastante firmeza discrepaba del Dr. Tozer sobre la doctrina del Espíritu Santo. Él raras veces respondía a las críticas. No sé si es que simplemente no tenía tiempo para ello, o si le faltaba la voluntad. Pero algunos se mostraban muy críticos con él, sencillamente porque no comprendían su percepción de Dios.

Incluso en sus tiempos, Tozer se quejaba de la mediocridad de la iglesia cristiana, se quejaba de que la adoración había caído a un nivel muy bajo, despreciable. Me pregunto qué diría hoy día. Tozer creía firmemente que nuestra adoración de Dios debía ser digna de Él. Para conseguir esto, debemos saber quién es Dios en realidad.

A Tozer no le interesa la metodología, la tecnología ni nada por el estilo. No le interesaba saber cuánto sabías acerca de Dios. Por supuesto, eso era el punto de salida. Lo que le interesaba era el propio Dios, su naturaleza y su carácter, y cómo se nos ha revelado por medio de su Palabra.

El problema con el panorama eclesial tal como lo percibía Tozer en su época, era el mismo al que nos  enfrentamos hoy simplemente podemos decir que ha empeorado. Desde aquellos tiempos no ha cambiado gran cosa, excepto que la iglesia cristiana se ha ido deslizando cada vez más con el paso de las generaciones.

Tozer no escribía ni predicaba a los mediocres. A quienes les bastaba con seguir haciendo todo igual no les interesaba leer nada de lo que él tenía que decir. La esencia de Tozer, así como su predicación y sus escritos, fue una pasión por Dios que invadía toda su vida. No importaba nada más. Creía que debemos regocijarnos en Dios todos los días, pero nunca aposentarnos y conformarnos con el punto en el que estamos espiritualmente. Su lema cotidiano era “Avanzar hacia la perfección”.

Este no es un libro que puedas leer y dejarlo luego en una estantería. Creo que lo que Tozer pretende expresar es, simplemente, que tu pasión por Dios determinará tu estilo de vida. No puedes decir que crees en Dios y luego manifestar conductas que entren en conflicto con el carácter y la naturaleza santa de Dios. Ambas cosas son incompatibles. Si en ti hay algo que no sea santo, en realidad es que no hay nada santo en tu vida. El cristianismo no es una religión en la que respetas determinadas normas, reglamentos y rituales; el cristianismo es una pasión por Dios que solo se puede satisfacer cuando acudimos a Jesucristo.

En lo más profundo del alma humana está esa imagen de Dios que solo puede satisfacer la eternidad. Cuando intentamos llenar ese espacio con cosas temporales, nunca quedamos satisfechos. El hombre más rico del país nunca está satisfecho con sus riquezas. La persona más famosa del mundo no está satisfecha con su popularidad. Todas ellas saben que la riqueza y la popularidad de nuestras vidas naturales pueden desaparecer con la misma rapidez con que llegaron. Algunos de los hombres más acaudalados se suicidan porque sus vidas están vacías y carecen de sentido. El hombre fue creado para ser lleno de eternidad. Y esa eternidad empieza con Jesucristo, el Hijo eterno, que entra en nuestras vidas.

Al final de cada capítulo hay un himno que tiene relación con el tema del mismo. Si sabes algo del Dr. Tozer, sabrás que tenía un apetito y un aprecio insaciable por los himnos  de la iglesia. Sus comentarios sobre la himnología son esclarecedores y debemos enfatizarlos en nuestra época. Quizá nos enfrentemos a una generación que le ha dado la espalda por completo a los himnos tradicionales de la iglesia. Esos himnos los escribieron hombres y mujeres que sentían tanta pasión por Dios que muchos de ellos perdieron la vida a causa de ella. Los himnos nacieron de su experiencia personal con Dios que en muchos casos los desbordaba.

Hoy disponemos de canciones breves y llamativas, músicas que nos hacen sentir bien. Esto sería deplorable para el Dr. Tozer. Los himnos de la iglesia no van destinados a hacernos sentir bien, sino a elevarnos por encima de nuestros sentimientos y llegar a lo que se conoce como el mysterium tremendum, la presencia inefable de Dios, un lugar con el que pocos cristianos modernos están familiarizados.

Meditar en los himnos hará que nuestro corazón aprenda a apreciar a Dios. El Dr. Tozer advertía que no podemos pasar rápidamente por un himno y sacar provecho de él. Pasa tiempo con un himno y deja que penetre en tu alma.

El propósito de este libro no es descubrir qué pensaba de Dios el Dr. Tozer. Si ese fuera el caso, a él le habría inquietado mucho. No, el propósito de este libro es encender en tu corazón una pasión por Dios que te lleve a seguirle con todas tus fuerzas, que incluso conmocione a los que están satisfechos con la pasión que sienten por Dios ahora.

Si alguien lee este libro y le impacta profundamente, de modo que quiera buscar a Dios con una pasión que no puede ser satisfecha fuera de Él, esta obra habrá cumplido su propósito.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/vida-cristiana/888-deleitate-en-dios.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Reseña Deleitate en Dios 1

Iglesias 24/7

Reseña 25.jpg

Después del libro, Iglesia Radical, Tim Chester y Steve Timmis vuelven a sorprendernos con un gran libro, Iglesias 24/7, que es un desarrollo de ideas que ya estaban en su libro anterior. A través de una lectura contemporánea de 1ª de Pedro nos descubrirán el funcionamiento práctico de la Iglesia en tanto que comunidad que existe para la misión.

Algunas ideas que me han resultado inspiradoras de Iglesias 24/7 han sido las siguientes:
La Iglesia es una comunidad que se mueve mejor desde los márgenes de una cultura que ocupando el centro de ella. Hemos pasado de la era en la que la moral cristiana formaba parte del pensamiento mayoritario a que se cuente como una de las minorías sociológicas. En lugar de lamentar nuestra posición en la sociedad debemos más bien abrazarla y utilizarla para producir los resultados para los que la Iglesia existe. Por lo menos en Europa, la Iglesia vive ese regreso a los márgenes. No se trata de si la Iglesia tiene los programas adecuados para atraer gente a los edificios, una gran parte de los europeos no tiene la intención de darle una oportunidad a la Iglesia. No se trata de mejorar el producto, se trata de alcanzar a los que están fuera de nuestro alcance. Hay iglesias creciendo en Europa, pero la mayoría de ese crecimiento viene por trasvase de otras iglesias o por emigración. Hay pocas conversiones de personas fuera de estos círculos. Nuestra forma de ser Iglesia sigue comportándose como si la cristiandad aún existiera, no podemos llegar a calcular lo lejanos que están de una Iglesia Evangélica. Si ser un ateo es 0 y ser creyente es 10, nosotros hablamos a la gente como si estuvieran entre el 7 y el 9, pero necesitamos más evangelización en el 1 y el 2. Debemos pasar de los eventos atrayentes a las comunidades atrayentes. Debe de ser la vida de la comunidad lo que atraiga a la gente y no la reunión de la comunidad.

La Iglesia es una comunidad que funciona todos los días. En lugar de una Iglesia de acontecimientos, en los que hay un calendario de actividades, la mayor parte de las cuales es el culto dominical, la Iglesia es una comunidad que tiene vida real todos los días. Ama el lugar en el que está, pero está dispuesta a contrastar con aquellas formas de vida que no reflejan el reino al que pertenece. Es una comunidad alternativa, de gente que no tiene miedo a ser diferente. Esta comunidad diferenciada no es solo la estrategia de Dios para que los cristianos resistan en los márgenes, es también la clave para la obra misionera. Somos la prueba visible de que el evangelio funciona. Dios no ha querido una estrategia de famosos y poderosos que hablen en su nombre, sino de una comunidad de personas que se aman. La estrategia de Dios es crear una comunidad que muestra el evangelio e invitar a otros a formar parte de esta comunidad. Si la Iglesia es un evento, la sociedad lo puede superar, si la Iglesia es una comunidad de amor, la sociedad no tiene nada que se le parezca ni de lejos. No hay otro sitio como la Iglesia en donde experimentar el perdón, la gracia, el amor, etc. La Iglesia se convierte en la hermenéutica que demuestra el evangelio.

La Iglesia es una comunidad que convierte los lugares habituales en su forma de misión. Antes de la cristiandad había pocos misioneros, pero la Iglesia en su conjunto era una comunidad misional. La verdadera comunidad misional tiene pocas actividades. Las actividades tienen el problema de necesitar mucha energía y de apartar a la gente de sus lugares habituales. Ser comunidad no implica añadir actividades a una vida ajetreada, sino que convierte en oportunidades de misión todo aquello que es la actividad diaria: comer con personas no cristianas, caminar en lugar de ir en coche a todas partes, ir a comprar a las mismas tiendas de forma habitual, hablar con los compañeros de trabajo, dar algunas horas de voluntariado para fines sociales que no sean de la propia iglesia, participar en las fiestas de la sociedad, etc.

Iglesias 24 7 B.jpg

“Si la Iglesia es un evento, la sociedad lo puede superar, si la Iglesia es una comunidad de amor, la sociedad no tiene nada que se le parezca ni de lejos.

Para muchos, hoy la Iglesia es como un mal sueño: no pueden recordarlo
completamente, pero les ha dejado con una sensación incómoda de la que quieren
librarse. Cuando tratamos de abrir una nueva iglesia, la gente de alrededor no tiene ningún interés en lo que está ocurriendo. Sin embargo, cuando un grupo de personas comparte sus vidas como pueblo de Dios, poniendo en el centro de la vida comunitaria el evangelio de Jesucristo y se involucra para bendecir a la ciudad, ante esto las defensas no están tan altas. Somos llamados a crear comunidades del evangelio.

En resumen, este es un libro muy práctico para la autoevaluación, tanto individual como conjunta. Nos desafía en nuestro entendimiento de la Iglesia construida bajo un patrón individualista. La Iglesia tal como la conocemos en el siglo XXI ha perdido una parte importante del elemento de comunidad que Dios quiso darle. Lo que ocurre es que ni siquiera nos damos cuenta. El individualismo y el consumismo vienen de serie en nuestras mentes y si no los desafiamos, acabamos generando Iglesias individualistas y consumistas.

Una reseña de Jaume Llenas para Andamio Editorial. (13/09/2018)

ÍNDICE

Introducción
La vida en los márgenes (1 Pedro 1:1–12)
Comunidad todos los días (1 Pedro 1:13–2:8)
Cuidado pastoral todos los días (1 Pedro 1:22–2:3)
Misión todos los días (1 Pedro 2:9–3:16)
Evangelización todos los días (1 Pedro 3:15–16)
La esperanza en los márgenes (1 Pedro 3:8–5:14)
Conclusión: los próximos pasos

Queremos compartirte una porción del libro:

“No podemos aspirar a ser como el mundo”

“Una estrategia de evangelismo basada en actividades, característica del pensamiento de la cristiandad, intenta constantemente crear experiencias similares a las que encontramos en el mundo.

Queremos que nuestra música, nuestra oratoria y nuestro estilo sean tales que atraigan a la gente a nuestros encuentros.

Sin embargo, perseguir la relevancia como un fin en sí mismo es un error, como también lo es resaltar lo parecidos que somos al mundo que nos rodea. Para empezar, nuestro “producto” siempre va a ser inferior al que ofrecen Hollywood, Facebook y Nintendo.

Los británicos pasan veinte horas a la semana viendo la televisión; los estadounidenses, veintiocho horas. Nos entretienen películas de millones de dólares. Participamos en sofisticados juegos de acción y de ordenador.

“Somos ingenuos si creemos que la iglesia puede competir con estos estímulos mediante tres canciones, una predicación de treinta minutos o representación teatral y un grupo de alabanza”. Es sencillo: no podemos competir cuando se trata de entretenimiento.

En el mejor de los casos, esto nos distrae de la necesidad de crear comunidades características que comuniquen un evangelio característico, un evangelio que a menudo rechina en la cultura predominante.

En el peor de los casos, el medio se convierte en el mensaje y el desafío del evangelio se disuelve en el entretenimiento, o lo diluimos para hacerlo más aceptable.

Ya hemos visto que en un contexto poscristiano no podemos apoyarnos en eventos de la iglesia, da igual lo atractivos que sean, porque la mayoría de la gente no vendrá.

Ahora tenemos otro motivo para no centrarnos en actividades “relevantes”. Nuestra innovación de misión no consiste en eventos que son como la cultura, sino en una vida y un mensaje que no son como la cultura.  

Estos intentos por parecernos al mundo hacen que surja un interrogante: si la iglesia es como el mundo, ¿para qué necesitamos la iglesia? Cuanto más parecidos somos al mundo, menos nos queda para ofrecer.

Es cierto, debemos evitar ofensas innecesarias y experiencias desmoralizadoras, pero lo que atraerá a la gente a la iglesia siempre será lo que es diferente en nosotros.

Por lo tanto, debemos aspirar a ser diferentes. Pero esto no significa ser diferentes sin necesidad. No hay duda de que causaremos rechazo en la gente si somos culturalmente raros, anticuados o incomprensibles.

Sin embargo, solo atraeremos a las personas a través de las particularidades del evangelio. Solo nos volvemos relevantes para nuestro mundo cuando nos centramos en el evangelio. Os Guinness afirma:

“En nuestras poco críticas aspiraciones de relevancia, en realidad hemos cortejado la irrelevancia. En nuestra incansable búsqueda de relevancia sin un compromiso igual de incansable con nuestra fidelidad, no solo nos hemos vuelto infieles, sino también irrelevantes.

En nuestros determinados esfuerzos por redefinirnos con métodos que son más persuasivos para el mundo moderno que fieles a Cristo, no solo hemos perdido nuestra identidad, sino también nuestra autoridad y nuestra relevancia.

Iglesias 24 7 C

Incluso en el caso de que pudiéramos producir unas actividades geniales, al hacerlo crearíamos una generación de consumidores cristianos que esperan que la iglesia los entretenga.

Solo crearíamos una mentalidad consumista en la gente que asiste a la iglesia. Muy pronto tendríamos una generación de cristianos que van de iglesia en iglesia en busca de experiencias.

Algunas iglesias atraerían, mediante buenas enseñanzas, a aquellos que quieren una experiencia intelectual; otras, a través de una alabanza buena y profesional, atraerían a los cristianos que quieren una experiencia emocional.  

Pero las iglesias locales donde “cada miembro está unido a todos los demás” (Romanos 12:5) no tendrían mucho sentido.

La gente nos pregunta a menudo cómo son nuestras reuniones en The Crowded House. Hemos decidido negarnos a responder esa pregunta en la medida de lo posible, porque pierde de vista el sentido de lo que intentamos hacer.

Nosotros no proponemos una fórmula para hacer reuniones mejores. De hecho, nuestros encuentros son bastante normales. La enseñanza y la música están bien, pero no tienen nada de especial. Si nos hicieras una visita, probablemente te sentirías decepcionado.

El centro de nuestra visión no es una forma nueva de realizar actividades, sino la creación de comunidades del evangelio basadas en la Palabra, en las que las personas comparten su vida entre ellas y con los no creyentes, procurando bendecir sus barrios, llevando el evangelio unos a otros y compartiendo las buenas nuevas con los no creyentes.

El contexto para esta comunidad y esta misión centradas en el evangelio no son los eventos, sino la vida común y cotidiana.

Creamos programas cuando los cristianos no hacen lo que deberían estar haciendo en la vida diaria. Como no nos pastoreamos unos a otros en el día a día, creamos grupos de responsabilidad. Como no compartimos el evangelio en nuestra vida diaria, creamos cultos para invitar a gente.

Como no nos unimos a grupos sociales para dar testimonio de Jesús, creamos nuestros propios grupos sociales dentro de la iglesia. No nos malinterpretes, por favor. No estamos en contra de las reuniones, ni de los eventos, ni de los programas.

De hecho, el encuentro regular de la iglesia en torno a la Palabra de Dios es vital para la salud de todo lo demás, pues aquí es donde el pueblo de Dios se prepara para las obras de servicio. Pero las obras de servicio, en sí mismas, tienen lugar en el contexto del día a día.”

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/iglesia/739-iglesias-247.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Iglesias 24 7 D.jpg

Creación o evolución ¿Debemos elegir?

Reseña 22.jpg

«Este es sin duda el estudio mejor documentado, más claro y sensato que uno pueda encontrar hoy sobre la pregunta que le da título». Rvdo. Dr. J. I. Packer Teólogo y profesor del Regent College, Vancouver (Canadá).

Salta a la vista que no estamos ante un libro ‘ligero’. Nos aguardan casi 500 páginas llenas de información y análisis.

Creación/Evolución

Difuminado progresivamente en muchos ambientes protestantes durante el siglo XIX, el debate volvió con fuerza, en otros en el siglo XX (hasta la actualidad), mientras que desaparecía en el catolicismo durante ese mismo siglo. Podríamos preguntarnos por qué este tema resulta tan polémico. La lectura de este libro muestra que no se trata solamente de la pregunta por la estabilidad de las especies de seres vivos, que es el asunto que ocupa a los biólogos que trabajan sobre la evolución. Cuando se empieza a profundizar, las cuestiones surgen una tras otra. ¿Qué pasa con los relatos bíblicos sobre los orígenes? ¿Qué pasa con la doctrina de la creación? ¿Cómo afecta la evolución a nuestras ideas sobre el pecado, la muerte y la salvación en Cristo? A la vista de todas esas preguntas no es sorprendente que el debate sobre este tema sea tan persistente y tan acalorado. Están en juego cuestiones importantes que afectan no a tal o cual aspecto secundario de la fe cristiana, sino a temas muy importantes y que implican cambios profundos en la forma de enfocar esa fe.

Hay pocos temas que generen tanto debate entre los cristianos evangélicos como el de la creación. Este es un libro escrito de forma razonada, con calma y muy bien documentado. Ha sido escrito por una persona que ama apasionadamente tanto la ciencia como la Biblia. «Espero», dice Denis Alexander, «que su lectura te anime a creer, como hago yo, que el ‘Libro de la Palabra de Dios’ y el ‘Libro de las Obras de Dios’ pueden mantenerse firmemente unidos en armonía». Esta es la traducción de la segunda (y por ahora última) edición del libro original en inglés. En ella se actualizan los datos científicos y se profundiza en sus implicaciones teológicas. «En este libro brillante y fácil de leer, el científico creyente Denis Alexander defiende de manera convincente y con cordialidad que un cristiano comprometido con su fe no tiene por qué temer la evolución, sino que puede aceptarla como la fascinante manera en la que Dios lleva a cabo su creación. Este es un libro de obligada lectura para todos lo que están interesados en el futuro de la fe».

Tal vez uno de los capítulos más prácticos del libro (y que casi podría leerse independientemente) es el capítulo 6: «Objeciones a la evolución». En él desfilan tanto críticas científicas como teológicas, siete en total, algunas muy comunes tanto entre los cristianos como en la sociedad en general. Pero tal vez el mayor énfasis está en los aspectos teológicos. Para empezar, Alexander dedica dos capítulos al concepto de ‘creación’ (capítulos 1 y 2). Y tras el recorrido científico de los capítulos 3 al 6, se plantea el impacto de estas ideas en el capítulo 7: «¿Y qué hay del Génesis?». En efecto, mi experiencia también indica que cuando una audiencia de creyentes no científicos se enfrenta a toda esta información, el primer impulso no es tanto de rechazo, sino de inquietud en esa línea. Alexander ofrece aquí una nueva forma de leer los textos bíblicos, especialmente los primeros capítulos de la creación, no a la luz de la ciencia evolutiva, sino mediante una comprensión más profunda de la Biblia a la luz tanto de los primeros autores cristianos como del mayor conocimiento del contexto cultural del Antiguo Testamento que nos ha proporcionado la arqueología y la historia contemporáneas.’ En conexión con ese capítulo se encuentra el siguiente, capítulo 8, en el que trata a fondo y denuncia el problema de la ideologización de la evolución que se ha mencionado más arriba. El capítulo también nos recuerda la olvidada historia de los cristianos que, ya en el siglo XIX, rechazaron la oposición entre creación y evolución. En esa línea, este capítulo avanza el término ‘creacionismo evolutivo’ (también denomi-nado en otros lugares como ‘creación evolutiva’) recientemente acuñado por diversos autores evangélicos que apoyan un entendimiento entre evolución y creación.’ Y si para muchos cristianos la pregunta es: ¿y qué hay del Génesis?, para muchos otros el problema es más específico: ¿quiénes eran Adán y Eva? Sobre ese tema se centra buena parte de este libro.

Alexander bucea tanto en el estudio bíblico de esos personajes como en una puesta al día sobre los últimos conocimientos de paleontología, antropología y genética humana (capítulos 9 y 10).

El libro prosigue con un nuevo cambio de temática para tratar el movimiento crítico con la evolución de finales del siglo XX denominado como ‘diseño inteligente’. El capítulo 14 es muy útil para entender tanto la historia inicial del movimiento como sus ideas básicas: el concepto de `complejidad irreductible’ o el ejemplo bandera del flagelo bacteriano. Denis Alexander somete al diseño inteligente a una severa crítica tanto desde un punto de vista biológico, y más específicamente bioquímico (que es su especialidad científica), como desde el punto de vista de la filosofía y la teología (en el capítulo 15). Este penúltimo capítulo trata temas tan interesantes e importantes como los conceptos de ‘diseño’, ‘diseñador’ y ‘naturalismo’ que se utilizan mucho por parte del diseño inteligente, pero cuya interpretación Denis Alexander discute con vigor. Y, como comentábamos más arriba, el libro se cierra con el capítulo 16 sobre el misterioso origen de la vida. El capítulo es una buena puesta al día sobre la situación actual de estas investigaciones, que incluye interesantes explicaciones sobre sus antecedentes históricos durante el siglo XX.

El epílogo final resume la propuesta del autor:
La fe personal, salvadora a través de Cristo, en el Dios que hizo todas las cosas y que sigue sosteniéndolas por su poderosa Palabra, es del todo compatible con la teoría darwiniana de la evolución que, por cierto, supone el paradigma en el que se desarrolla toda la investigación biológica actual. No hay nada intrínsecamente materialista, antirreligioso o religioso en la evolución; todas esas categorías se le han impuesto a la teoría desde fuera.

«Estamos ante un libro que debería ser un hito en el contexto evangélico de habla hispana en relación al debate de las últimas décadas sobre ‘los orígenes’. Denis Alexander toma en serio tanto la ciencia como la Biblia para plantear una propuesta que permita aceptar ambas sin conflicto. Independientemente de nuestra postura, es un libro que merece ser tenido en cuenta». Dr. Pablo de Felipe Profesor de Ciencia y Fe en la Facultad de Teología SEUT, Madrid (España)

«Finalmente una exposición clara y cuidadosamente meditada sobre cómo la evolución biológica encaja en la comprensión bíblica de Dios y la creación, escrita por una persona que está al día en biología y que conoce el material bíblico pertinente. Será de mucha ayuda para aquellos que quieran aclarar sus ideas en este campo». Rvdo. Dr. Ernest C. Lucas Ex-subdirector y tutor en Estudios Bíblicos (jubilado), Bristol Baptist College (Reino Unido)

ÍNDICE

  1. ¿Qué queremos decir con creación?
  2. La doctrina bíblica de la creación
  3. ¿A qué nos referimos con evolución? Datación, ADN y genes
  4. ¿A qué nos referimos con evolución? Selección natural, éxito reproductivo y cooperación
  5. ¿A qué nos referimos con evolución? Especiación, fósiles y la cuestión de la información
  6. Objeciones a la evolución
  7. ¿Y qué hay del Génesis?
  8. Creacionismo evolutivo
  9. ¿Quiénes eran Adán y Eva? El trasfondo
  10. ¿Quiénes eran Adán y Eva? El Génesis y la ciencia en conversación
  11. La evolución y la interpretación bíblica de la muerte
  12. La evolución y la caída
  13. La evolución, el mal natural y la cuestión de la teodicea
  14. El diseño inteligente y el orden de la creación
  15. La evolución: ¿inteligente y diseñada?
  16. El origen de la vida

* Un libro de Andamio Editorial Octubre 2018

___________________________________________________

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/apologetica/842-creacion-o-evolucion-debemos-elegir.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Evolución 1.jpg

Creación o evolución ¿Debemos elegir?

creación o evolución

Creación o evolución ¿Debemos elegir?

Denis R. Alexander

Hay pocos temas que generen tanto debate entre los cristianos evangélicos como el de la creación. Este es un libro escrito de forma razonada, con calma y muy bien documentado. Ha sido escrito por una persona que ama apasionadamente tanto la ciencia como la Biblia. «Espero», dice Denis Alexander, «que su lectura te anime a creer, como hago yo, que el ‘Libro de la Palabra de Dios’ y el ‘Libro de las Obras de Dios’ pueden mantenerse firmemente unidos en armonía».

Esta es la traducción de la segunda (y por ahora última) edición del libro original en inglés. En ella se actualizan los datos científicos y se profundiza en sus implicaciones teológicas.

«En este libro brillante y fácil de leer, el científico creyente Denis Alexander defiende de manera convincente y con cordialidad que un cristiano comprometido con su fe no tiene por qué temer la evolución, sino que puede aceptarla como la fascinante manera en la que Dios lleva a cabo su creación. Este es un libro de obligada lectura para todos lo que están interesados en el futuro de la fe».

Dr. Francis S. Collins
Director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), Bethesda, Maryland (EE.UU.)

500 pp. Rústica

Ref. 1828 – 20,00€

Por amor a Dios I

Por Amor a Dios 1

Por amor a Dios

Donald A. Carson

Como su volumen complementario, Por amor a Dios Volumen II, este devocional contiene un plan diario sistemático de lectura para los trescientos sesenta y cinco días del año, basado en el programa de lectura de la Biblia de McCheyne que le llevará por el Nuevo Testamento y los Salmos dos veces en el transcurso del año, y una vez por el resto del Antiguo Testamento.

En un esfuerzo por ayudar a conservar el pensamiento y el estilo de vida bíblico, D. A. Carson ha añadido comentarios que fomentan la meditación y la reflexión sobre los pasajes para cada día. Además, de la forma más exclusiva, ofrece una perspectiva que sitúa cada texto en el marco más amplio de la historia y del plan eterno de Dios con el objeto de profundizar su manera de comprender su soberanía, así como la unidad y el poder de su Palabra.

“En un mundo que considera la verdad absoluta, lo correcto y lo incorrecto, y la salvación como cuestiones sujetas a una interpretación individual, las firmes proclamaciones y las milagrosas historias bíblicas parecen obsoletas para los tiempos modernos. Pero no es la Palabra de Dios la que ha cambiado. En realidad, su relevancia y su poder de transformar vidas están intactos. Lo que sí ha sufrido una alteración es el número de personas que la consultan”. 

405 pp. Rústica

Ref. 1784 – 18,00€