Niños: Busquen al buen pastor 2

Blog147B

2. LO QUE JESÚS HACE POR SU REBAÑO:

(1) Murió por ellos. “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11). Esta es la belleza principal en Cristo. Las heridas que estropearon la hermosura de su cuerpo lo hacen maravilloso a los ojos del pecador necesitado. Todos los que ahora y eternamente serán las ovejas de Cristo estuvieron una vez condenados a morir. Eran objeto de la ira de Dios. Estaban a punto de caer en el lago de fuego. Jesús les tuvo compasión, dejó el seno de su Padre, se vació a sí mismo, se convirtió en “gusano, y no hombre” (Sal. 22:6) y murió por los pecados de muchos. “Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8). Esta es la gracia del Señor Jesús: todos en su rebaño pueden decir: “Me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gál. 2:20).

(2) Los busca y los encuentra. Nunca buscaríamos a Cristo, si primero no nos buscara él a nosotros. Nunca encontraríamos a Cristo, si no nos encontrara él “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Luc. 19:10). Cierta vez le pregunté a un pastor de ovejas: “¿Cómo encuentra a las ovejas perdidas en la nieve?” “Ah”, respondió, “vamos a los barrancos profundos donde van las ovejas en las tormentas. Las encontramos acurrucadas juntas debajo de la nieve”. “¿Y pueden salir cuando les quita la nieve?” “Oh, no. Si tuvieran que tomar un paso para salvarse, no podrían hacerlo. Así que sencillamente vamos donde están y las cargamos para sacarlas”. Ah, esta es precisamente la manera cómo Jesús salva a las ovejas perdidas. Nos encuentra en los fosos profundos del pecado, helados y muertos. Si tuviéramos que tomar un paso para salvar nuestra alma, no podríamos hacerlo. Pero él extiende su brazo y nos carga para sacarnos. Esto hace para cada oveja que salva. ¡Gloria, gloria, gloria sea a Jesús, el Pastor de nuestra alma!…

(3) Las alimenta. “El que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:9). Si Jesús te ha salvado, te alimentará. Alimentará tu cuerpo. “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan” (Sal. 37:25)… Alimentará tu alma. El que alimenta a la florcita en la grieta del escarpado precipicio, donde ninguna mano del hombre la puede alcanzar, alimentará tu alma con gotas silenciosas de rocío celestial. Nunca olvidaré la historia de una niña en Belfast, Irlanda. Iba a una escuela dominical y se ganó una Biblia como premio por su buena conducta. Ésta llegó a ser realmente un tesoro para ella. Se alimentaba de su contenido. Sus padres eran malos. Con frecuencia ella les leía, pero se ponían cada vez peor. Esto le rompió el corazón a Eliza (que así se llamaba la niña). Quedó postrada y nunca volvió a levantarse. Quiso ver a su maestro. Cuando éste llegó, levantando la Biblia de ella, dijo: “No estás sin una compañera, mi querida niña”. “No”, respondió ella.

“Gozo la Santa Palabra al leer, cosas preciosas allí puedo ver.
Y sobre todo que el gran Redentor, es de los niños el tierno Pastor.
Con alegría yo cantaré al redentor, tierno Pastor,
Que en el Calvario por mí murió, sí, sí, por mí murió”

Apenas había terminado de recitar las líneas cuando echó para atrás la cabeza y falleció. Queridos niños, esta es la manera como Jesús alimenta a su rebaño. Es un Pastor tierno, constante y todopoderoso. Si pasas a ser parte de su rebaño, él te alimentará todo el trayecto hasta la gloria.

Continuará …

Tomado de “To the Lambs of the Flock”  en Memoir and Remains of Robert Murray M’Cheyne.
_______________________
Robert Murray M’Cheyne (1813-1843): Pastor presbiteriano escocés de St. Peter’s
Church, Dundee, cuyo ministerio se caracterizó por una profunda santidad personal, oración y poderosa predicación evangélica; nacido en Edimburgo, Escocia.

Niños: Busquen al buen pastor

Blog147

Niños queridos: Jesús es el Buen Pastor. Extendió sus brazos en la cruz, y su seno fue atravesado por una lanza. Esos brazos les pueden recoger, y ese seno está listo para recibirlos. Oro por ustedes todos los días pidiendo que Cristo los salve. Él me dijo a mí: “Apacienta mis corderos”, y todos los días le devuelvo a él sus palabras: “Señor, apacienta mis corderos”. Anhelo verles en el regazo de Jesucristo. Creo que Cristo ha recogido a algunos de ustedes. ¿Pero no habrá más para recoger? ¿No habrá más retoños verdes para quitar del fuego? ¿No habrá otros que deseen cobijarse bajo la vestidura blanca de Jesús? ¡Ay, vengan! Porque “aún hay lugar” (Luc. 14:22). Eleven sus corazones a Dios mientras les cuento algo más del Buen Pastor.

1. JESÚS TIENE UN REBAÑO: Todo pastor debe tener un rebaño, y Cristo también. Cierta vez vi un rebaño en un valle cerca de Jerusalén. El pastor iba al frente y llamaba a las ovejas, y ellas conocían su voz y le seguían. Dije: “¡Este es el modo como Jesús guía a sus ovejas!” ¡Ah, que sea yo una de ellas!

(1) El rebaño de Cristo es un rebaño pequeño. Escucha lo que dice Jesús: “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino” (Luc. 12:32). Ora pidiendo estar en el rebaño pequeño. Fíjate en el mundo: [billones] de hombres, mujeres y niños de distintos países, color, idioma, marchan hacia el tribunal. ¿Es éste el rebaño de Cristo? ¡Ay, no! Millones sin cuenta jamás han escuchado el dulce nombre de Jesús, y del resto, la mayoría no ve la hermosura de la Rosa de Sarón. El rebaño de Cristo es pequeño. Fíjate en esta ciudad. ¡Cuántos andan por las calles en un día de descanso! ¡Qué rebaño tan grande! ¿Es este el rebaño de Cristo? No. Me temo que la mayoría no son hermanos y hermanas de Cristo. No se parecen a él. No siguen al Cordero ahora y no lo seguirán en la eternidad. ¡Observa las escuelas dominicales! ¡Cuántos rostros infantiles y juveniles vemos allí! ¡Cuántos ojos radiantes de alegría! ¡Cuántas almas preciosas! ¿Es éste el rebaño de Cristo? No, no. La mayoría tiene un corazón duro y de piedra. La mayoría ama el placer más que a Dios. La mayoría ama el pecado y no le dan importancia a Cristo… quiero llorar cuando pienso cuántos vivirán una vida de pecado, morirán una muerte horrible y pasarán la eternidad en el infierno. Queridos niños: oren pidiendo ser como un lirio entre muchas espinas: ser los pocos corderos en medio de un mundo de lobos.

(2) Las ovejas de Cristo son ovejas marcadas. En la mayoría de los rebaños, las ovejas están marcadas a fin de que el pastor pueda identificarlas. La marca se hace con frecuencia con alquitrán en el lomo lanudo de la oveja. A veces es la primera letra del nombre del dueño. Se ponen las marcas para no perderlas cuando andan entre otras ovejas. Lo mismo sucede con el rebaño de Jesús. Cada una de sus ovejas tiene dos marcas:

Una marca está hecha con la sangre de Jesús. Cada oveja y cordero en el rebaño de Cristo una vez fue culpable y manchado de pecado, totalmente inmundo. Pero cada uno ha sido atraído por la sangre de Jesús y limpiado en ella. Son cono ovejas “que suben del lavadero” (Cant. 4:2). Todos pueden decir: “Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre” (Apoc. 1:5). ¿Tienes tú esta marca? Fíjate y mira si la tienes. Nunca podrás estar en el cielo a menos que la tengas. Cada uno allí ha lavado sus vestiduras y “las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (Apoc. 7:14).

Otra marca está hecha por el Espíritu Santo. Esta no es una marca que puedes ver desde afuera, como la marca en la lana blanca de las ovejas. Está muy, muy adentro en el interior, donde al hombre le es imposible ver. Es un nuevo corazón. “Os daré corazón nuevo” (Eze. 36:26). Este es el sello del Espíritu Santo que da a todos los que creen. Con poder infinito, extiende su mano invisible, y silenciosamente cambia el corazón de todos los que realmente son de Cristo. ¿Tienes tú un corazón nuevo? Nunca irás al cielo sin él. “Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Rom. 8:9). Queridos niños, oren pidiendo estas dos marcas de las ovejas de Jesús: perdón a través de su sangre y un nuevo corazón. Toma esto muy en serio y procura muy en serio obtener las dos ahora mismo. Pronto vendrá el Pastor Principal, y pondrá sus ovejas a su mano derecha, y las cabras a su izquierda. ¿Dónde estarás tú aquel día?

(3) Todas las ovejas de Cristo se mueven en rebaño. A las ovejas les encanta andar juntas. Una oveja nunca anda con un lobo o un perro, sino siempre con el rebaño. Especialmente cuando amenaza una tormenta, se mantienen cerca unas de las otras. Cuando los nubarrones oscurecen el cielo y comienzan a caer las primeras gotas de lluvia, los pastores dicen que entonces ven a las ovejas bajando desde los cerros y juntándose en algún valle resguardado. Les encanta mantenerse juntas. Lo mismo sucede con el rebaño de Jesús. No les gusta andar con el mundo, sino siempre unos con los otros. El cristiano ama al cristiano. Tienen la misma paz, el mismo Espíritu, el mismo Pastor, el mismo rebaño en los cerros de la inmortalidad. Especialmente en el día oscuro y nublado –como tarde o temprano uno lo será– las ovejas de Cristo se sienten impulsadas a estar juntas y llorar juntas. Les encanta orar juntas, cantar alabanzas y esconderse juntas en Cristo… Pequeños: “amémonos unos a otros” (1 Juan 4:7). Hazte compañero de los que temen a Dios. Huye de todos los demás. ¿Quién puede abrazar el fuego y no quemarse?…

Continuará …

Tomado de “To the Lambs of the Flock”  en Memoir and Remains of Robert Murray M’Cheyne.
_______________________
Robert Murray M’Cheyne (1813-1843): Pastor presbiteriano escocés de St. Peter’s
Church, Dundee, cuyo ministerio se caracterizó por una profunda santidad personal, oración y poderosa predicación evangélica; nacido en Edimburgo, Escocia.

Por amor a Dios

Por amor a Dios 3

Este libro, el primero de dos volúmenes, va dirigido a cristianos que quieren leer la Biblia y hacerlo de principio a fin. En el mejor de los casos, los cristianos deben estar llenos de Biblia y hacer suyas las palabras de Job: “No me he apartado de los mandamientos de sus labios; en lo más profundo de mi ser he atesorado las palabras de su boca.” (Job 23:12).

Los hijos de Israel debían aprender esta comparación durante su estancia en el desierto. Sabemos que Dios hizo que pasaran hambre y los alimentó con el maná, para enseñarles que “Te humilló y te hizo pasar hambre, pero luego te alimentó con maná, comida que ni tú ni tus antepasados habíais conocido, con lo que te enseñó que no sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor” (cf. Dt. 8:3). El Señor Jesús citó estas palabras cuando afrontó la tentación (Mt. 4:4). Por tanto, no solo del libro de Apocalipsis se puede decir con propiedad: “Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.” (Ap. 1:3).

Las guías devocionales tienden a ofrecer breves lecturas personales de la Biblia, limitándose algunas veces a uno o dos versículos que van seguidos de varios párrafos de edificante exposición. Sin duda, proporcionan una ayuda personal para los creyentes con necesidades, temores y esperanzas personales. Sin embargo, no ofrecen la estructura de lo que la Biblia afirma —la “trama” o “argumento”—, el panorama completo que da sentido a todas sus pequeñas secciones. Cuando se les da un mal uso, estas guías devocionales pueden llegar a engendrar una opinión desatinada de que Dios existe para resolver mis problemas. Se fomentan interpretaciones sumamente equivocadas de algu-nas Escrituras, simplemente porque el puñado de pasajes que tratan no se halla dentro del contexto de dicho panorama que va perdiendo intensidad. Solo la lectura sistemática y repetida de toda la Biblia está a la altura de estos desafíos. Y eso es lo que este libro promueve.

La noche que fue entregado, Jesucristo oró por sus seguidores con estas palabras: “Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad.” (Jn. 17:17). La Palabra de verdad es el medio por el cual Dios santifica a hombres y mujeres, apartándolos para formar su propio pueblo. Este desafío ha ido en aumento con el paso de los años, y eso debido a varios factores. Todos debemos hacer frente a los pecados corrientes de pereza o falta de disciplina, los de la carne y el orgullo de la vida. Sin embargo, existen otras presiones añadidas. El ritmo mismo de la vida nos permite innumerables excusas para sacrificar lo importante sobre el altar de lo urgente. El constante aporte sensorial, que llega por todas partes, es suavemente adictivo: nos acostumbramos al entretenimiento y la diversión, y resulta difícil encontrar el espacio y el silencio necesarios para una lectura seria y concienzuda de las Escrituras. El analfabetismo bíblico, en aumento en la cultura occidental, es un problema aún más serio: la Biblia es un libro cada vez más complejo, hasta para muchos cristianos.

En “Por amor a Dios” se proporciona un comentario para cada día, pero si se contenta con leer la exposición dejando de lado los pasajes bíblicos asignados, este libro no habrá conseguido en absoluto su objetivo. El esquema de lectura aquí presentado es una ligera modificación de uno anterior, desarrollado hace más de un siglo y medio por Robert Murray M’Cheyne, un pastor escocés. La introducción explica cómo funciona y por qué este libro no es más que un primer volumen (aunque recorra todo el calendario anual). “Desead con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, creceréis en vuestra salvación, ahora que habéis probado lo bueno que es el Señor.” (1 P 2:2-3; NVI).

A continuación te mostramos el primero de los días del año para que tengas un ejemplo básico de las riquezas que encontraras en este libro:

Día 1: Génesis 1 | Mateo 1 | Esdras 1 | Hechos 1

Estos capítulos describen nuevos comienzos, pero la primera lectura -Génesis 1- narra el origen de todo lo creado en el universo.

En principio este capítulo, y las líneas de pensamiento que desarrolla, establece que Dios es distinto del universo que crea y, por tanto, el panteísmo queda descartado; que la creación original era buena en su totalidad y, por consiguiente, el dualismo queda al margen; que, según se declara, los seres humanos, varón y hembra, son los únicos hechos a imagen de Dios desmintiendo así toda forma de reduccionismo que afirma que somos parte del reino animal y nada más; que Dios es un Dios que habla, refutando cualquier noción de un Dios impersonal; que él ha hecho todas las cosas de forma soberana, incluidas todas las personas, por lo que se niega todo concepto de deidades meramente tribales.

Algunos de estos y otros temas relacionados quedan perfectamente claros por los autores bíblicos posteriores cuando reflexionan sobre la doctrina de la creación y ofrecen un sinfín de conclusiones de valor incalculable. La gloria total del orden creado da testimonio de la de su Hacedor (Sal. 19). El universo existió por la voluntad de Dios, a quien se adora de manera incesante por ello  (Ap. 4:11). Que Dios haya creado todas las cosas habla de su trascendencia; es decir, que está por encima de este orden creado, del tiempo y el espacio, y, por tanto, no puede ser domesticado por ninguna cosa que esta contenga (Hch. 17:24-25). Él creó todas las cosas y sigue gobernando sobre su totalidad, mostrando así que el racismo y el tribalismo deben ser rechazados (Hch. 17:26). Además, si hemos sido hechos a su imagen resulta  absurdo pensar que podamos representarle de manera adecuada con cualquier imagen inventada por nosotros (Hch. 17:29). Estas y muchas otras nociones quedan aclaradas en Escrituras posteriores.

Una de las implicaciones más importantes en la doctrina de la creación es la siguiente; es el fundamento de toda responsabilidad humana. El tema es recurrente en la Biblia, a veces de manera explícita y otras por implicación. Solo por poner un ejemplo, el Evangelio de Juan comienza con la declaración de que todo lo que fue creado existió por mediación del “Verbo” de Dios que ese encarnó en Jesucristo (Jn. 1:2-3, 14). Sin embargo, esta observación establece el escenario para una acusación devastadora: cuando este Verbo vino al mundo, aunque el mundo fue creado por medio de el,  el mundo no le conoció (Jn. 1:10). Dios nos hizo para que fuésemos su “imagen” para su propia gloria. Lejos de ser una medida de madurez, imaginar que somos autónomos no es más que la mayor señal de nuestra rebelión, la bandera de nuestro rechazo de la verdad (Ro. 1).

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=798&controller=product

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Por amor a Dios 2