La necesidad de ilustraciones en la Predicación

Nosotros no ponemos nuestra confianza en técnicas. Sin embargo, Martín Lutero no menospreció las enseñanzas de ciertos principios de comunicación que pensó eran importantes. Hay cosas que los predicadores pueden aprender sobre cómo construir y entregar un sermón, y cómo transmitir información de manera efectiva desde el púlpito.

Él también dijo que la composición del ser humano es una clave importante para la predicación. Dios nos ha hecho a Su imagen y nos ha dado mentes. Por lo tanto, un sermón está dirigido a la mente, pero no solo es transmisión de información; también hay amonestación y exhortación. Tiene sentido el que nos dirijamos a la voluntad de las personas y los llamemos a cambiar. Los llamamos a actuar de acuerdo a su entendimiento. En otras palabras, queremos llegar al corazón, pero sabemos que el camino al corazón es a través de la mente. Así que, primero la gente debe ser capaz de entender de qué estamos hablando. Es por ello que Lutero dijo que una cosa es enseñar en el seminario, como lo hizo en la universidad, y otra cosa es enseñar desde el púlpito. Dijo que los domingos por la mañana dirigiría sus prédicas a los niños en la congregación para asegurarse que todos pudieran entender. El sermón no es un ejercicio de pensamiento abstracto.

Para Lutero, los tres principios más importantes de comunicación pública eran ilustrar, ilustrar e ilustrar.

Aquello que hace la impresión más profunda y duradera en la gente es la ilustración concreta. Para Lutero, los tres principios más importantes de comunicación pública eran ilustrar, ilustrar e ilustrar. Él animó a los predicadores a usar imágenes y relatos concretos. Aconsejó que, al predicar sobre una doctrina abstracta, el pastor debe encontrar un relato en la Escritura que comunique esa verdad para comunicar lo abstracto a través de lo concreto.

De hecho, así fue como predicó Jesús. Alguien vino a Él y quería debatir lo que significaba amar al prójimo como a uno mismo. “Pero queriendo él justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Respondiendo Jesús, dijo: Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores…” (Lucas 10:29-30). No solo dio una respuesta abstracta y teórica a la pregunta; contó la parábola del Buen Samaritano. Respondió a la pregunta en forma concreta dando una situación de la vida real que de seguro aclararía el tema.

Jonathan Edwards predicó su famoso sermón “Pecadores en manos de un Dios airado” en Enfield, Conn. Leyó el sermón de un manuscrito con una voz monótona. Sin embargo, empleó imágenes concretas y aun gráficas. Por ejemplo, Edwards dijo: “Dios… te sostiene sobre el infierno, así como uno sostiene a una araña o algún insecto detestable sobre el fuego”. Luego dijo: “El arco de la ira de Dios está encorvado, la flecha lista en la cuerda”. También declaró: “Cuelgas de un hilo delgado, con las llamas de la ira divina destellando”. Edwards entendía que mientras más gráfica la imagen, más gente estaría dispuesta a escucharla y recordarla.

Lutero dijo lo mismo. No estaba sustituyendo la técnica por la sustancia, sino diciendo que la sustancia de la Palabra de Dios debe ser comunicada al pueblo de Dios de formas ilustrativas simples, gráficas y directas. Ese era todo el asunto para Lutero –el ministro debe ser un portador de la Palabra de Dios– nada más ni nada menos. De esta forma, el predicador enseña al pueblo de Dios.

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra.

Si Dios es Soberano, ¿Por qué Orar?

Nada escapa a la atención de Dios; nada sobrepasa los límites de su poder. Dios tiene autoridad sobre todas las cosas. Si pensara siquiera por un momento que una sola molécula estuviera corriendo suelta en el universo fuera del control y dominio del Dios omnipotente, no dormiría esta noche. Mi confianza en el futuro descansa en mi confianza en el Dios que controla la historia. Pero, ¿cómo es que Dios ejerce ese control y revela esa autoridad? ¿Cómo Dios lleva a cabo las cosas que Él soberanamente decreta?

La oración, como todo lo demás en la vida cristiana, es para la gloria de Dios y para nuestro beneficio, en ese orden.

Agustín dice que nada pasa en este universo aparte de la voluntad de Dios y que, en cierto sentido, Dios ordena todo lo que sucede. Agustín no estaba tratando de absolver a los hombres de la responsabilidad de sus acciones, pero su enseñanza plantea una pregunta: ¿Si Dios es soberano sobre las acciones y las intenciones de los hombres, ¿por qué orar entonces? Una preocupación secundaria gira en torno a la pregunta: “¿Realmente la oración cambia algo?” Permítanme responder a la primera pregunta diciendo que el Dios soberano ordena por su Santa Palabra a que oremos. La oración no es opcional para el cristiano, es requerida.

Podríamos preguntar, “¿Qué pasa si no sucede nada?” Ese no es el problema. Independientemente de si la oración haga algún bien, si Dios nos manda a orar, entonces debemos orar. Que el Señor Dios del universo, el creador y sustentador de todas las cosas lo ordene es razón suficiente. Sin embargo, Él no solo nos manda a orar, sino que también nos invita a hacer conocer nuestras peticiones. Santiago dice que nosotros no tenemos es porque no pedimos (Santiago 4:2). También nos dice que la oración del justo puede mucho (Santiago 5:16). Una y otra vez, la Biblia dice que la oración es una herramienta eficaz. Es útil, funciona.

Juan Calvino, en “Institución de la Religión Cristiana”, hace algunas observaciones profundas con respecto a la oración:

Pero nos dirá alguno, “¿Es que no sabe Él muy bien, sin necesidad de que nadie se lo diga, las necesidades que nos acosan y qué es lo que nos es necesario, por lo que podría parecer en cierta manera superflua que Él debería ser movido por nuestras oraciones, como si Él hiciese que no nos oye, o que permanece dormido hasta que se lo recordamos con nuestro clamor?” Pero los que así razonan no consideran el fin por el que el Señor ha ordenado a su pueblo a orar, porque lo ordenó no tanto por su propio bien sino por el nuestro. Él que, como es razonable, conservar su derecho, quiere que se le dé lo que es suyo; es decir, que todo cuanto el hombre desee y en lo que le sirva de provecho, proviene de Él y de la manifestación de las oraciones. Sin embargo, el beneficio de este sacrificio, con el que Él es adorado, vuelve a nosotros. Por eso los santos patriarcas, cuanto más confiadamente se gloriaban de los beneficios que Dios les había concedido a ellos y a los demás, tanto más vivamente se animaban a orar. . .

Aun así, es muy importante para nosotros el clamarle: En primer lugar, a fin de que nuestro corazón se inflame en un continuo deseo de buscarle, amarle y servirle siempre, acostumbrándonos a acogernos solamente a Él en todas nuestras necesidades como a una ancla sagrada. En segundo lugar, a fin de que nuestro corazón no se vea tocado por ningún deseo en el cual no nos atrevamos por vergüenza a ponerlo a Él como testigo, mientras aprendemos a poner todos nuestros deseos ante sus ojos y derramemos todo nuestro corazón sin ocultarle nada. En tercer lugar, para prepararnos a recibir sus beneficios con verdadera gratitud de corazón y con acción de gracias; beneficios que nuestra oración nos recuerda que todo viene de su mano.

La oración, como todo lo demás en la vida cristiana, es para la gloria de Dios y para nuestro beneficio, en ese orden. Todo lo que Dios hace, todo lo que Dios permite y ordena es, en todo sentido, para su gloria. También es cierto que mientras Dios busca su propia gloria enteramente, el hombre se beneficia cuando Dios es glorificado. Oramos para glorificar a Dios, pero también oramos con el fin de recibir los beneficios de la oración de su mano. La oración es para nuestro beneficio, aun conociendo el hecho de que Dios conoce el fin desde el inicio. Es nuestro privilegio llevar enteramente nuestra existencia finita a la gloria de su presencia infinita.

Uno de los grandes temas de la Reforma fue la idea de que toda la vida es para ser vivida bajo la autoridad de Dios, para la gloria de Dios, en la presencia de Dios. La oración no es simplemente un soliloquio, un mero ejercicio de autoanálisis terapéutico, o una recitación religiosa. La oración es un discurso con el mismo Dios personal. Allí, en el acto y la dinámica de la oración, es que traigo toda mi vida bajo su atenta mirada. Sí, Él sabe lo que está en mi mente, pero aun así tengo el privilegio de poder expresarle lo que hay en ella. Dice: “Ven. Háblame. Haz conocer tus peticiones delante de mí”. Entonces vamos con el fin de conocerle, y para ser conocidos por Él.

Hay algo erróneo en la pregunta: “Si Dios lo sabe todo, ¿por qué orar?” La pregunta asume que la oración es unidimensional y se define simplemente como súplica o intercesión. Por el contrario, la oración es multidimensional. La soberanía de Dios no proyecta sombra sobre la oración de adoración. El previo conocimiento o consejo determinado de Dios no niega la oración de alabanza. Lo único que debe hacer es darnos una mayor razón para expresar nuestra adoración por quién es Dios. Si Dios sabe lo que voy a decir antes de que lo diga, su conocimiento, en lugar de limitar mi oración, realza la belleza de mi alabanza.

Mi esposa y yo nos conocemos mejor que nadie. A menudo sé lo que va a decir casi antes de que ella lo diga. Y viceversa también. Pero aun así me gusta oírla decir lo que está en su mente. Si esto es verdad en el hombre, ¿cuánto más cierto es para con Dios? Tenemos el privilegio inigualable de compartir nuestros pensamientos más íntimos con Dios. Por supuesto que podríamos simplemente entrar en nuestro espacio de oración, dejar que Dios lea nuestras mentes, y llamar a eso oración. Pero eso no es comunión y ciertamente tampoco es comunicación.

Somos criaturas que se comunican principalmente a través del habla. La oración hablada es, obviamente, una forma de expresión, una manera en la que nosotros nos relacionamos íntimamente y comunicamos con Dios. Hay un cierto sentido en el que la soberanía de Dios debe influir en nuestra actitud hacia la oración, al menos con respecto a la adoración. En todo caso, nuestra comprensión de la soberanía de Dios debe provocarnos a una intensa vida de oración de gratitud. Al conocer eso, deberíamos ver que cada beneficio, todo don bueno y perfecto, es una expresión de la abundancia de su gracia. Cuanto más entendamos la soberanía de Dios, nuestras oraciones estarán más llenas de acciones de gracias.

¿De qué manera podría la soberanía de Dios afectar negativamente a la oración de contrición o confesión? Tal vez podríamos llegar a la conclusión de que nuestro pecado es, en última instancia, la responsabilidad de Dios y que nuestra confesión es una “acusación de culpabilidad contra Dios mismo. Cada cristiano verdadero sabe que no puede culpar a Dios por su pecado. Quizás no pueda entender la relación entre la soberanía divina y la responsabilidad humana, pero me puedo dar cuenta de que lo que se deriva de la maldad de mi propio corazón no puede ser culpado a la voluntad de Dios. Así que debemos orar porque somos culpables, suplicando el perdón del Dios Santo a quien hemos ofendido.

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra.

¿Cuál es la voluntad de Dios para mi vida?

¿Qué dice la Biblia sobre la dirección de Dios? Dice que si reconocemos a Dios en todos nuestros caminos, Él dirigirá nuestras sendas (Pr. 3:5-6). Las Escrituras nos animan a aprender cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas, y lo hacemos al enfocar nuestra atención no en la voluntad de decreto de Dios, sino en la voluntad de precepto de Dios. Si quieres saber la voluntad de Dios para tu vida, la Biblia te dice: “Porque ésta es la voluntad de Dios: su santificación” (1 Ts. 4:3). Así que cuando alguien se pregunta si debe tomar un trabajo en esta ciudad o en aquella, o si casarse con Johana o Marta, debe estudiar cuidadosamente la voluntad de precepto de Dios. Debe estudiar la ley de Dios para aprender los principios por los cuales debe vivir su vida diariamente.

El salmista escribe: “¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del SEÑOR está su deleite, y en Su ley medita de día y de noche!”. El deleite del hombre piadoso está en la voluntad de precepto de Dios, y el que se enfoca de esta manera será “como árbol plantado junto a corrientes de agua que da su fruto a su tiempo” (v. 3). El impío, sin embargo, no es así, más bien es “como paja que se lleva el viento” (v. 4).

Si quieres saber qué trabajo tomar, debes conocer los principios bíblicos a perfección. Al hacerlo, descubrirás que la voluntad de Dios es que hagas un análisis sobrio de tus dones y talentos. Entonces debes considerar si un trabajo en particular va de acuerdo a tus dones; si no va de acuerdo a ellos, no deberías aceptarlo. En ese caso, la voluntad de Dios es que busques un trabajo diferente. La voluntad de Dios también es que hagas compatible tu vocación, es decir tu llamado, con las oportunidades de trabajo que tengas, y eso requiere mucho más trabajo que usar una tabla Ouija. Significa que debes aplicar la ley de Dios a las muchas cosas de la vida.

Cuando se trata de decidir con quién casarte, debes mirar a todo lo que dicen las Escrituras con respecto a la bendición de Dios sobre el matrimonio. Habiendo hecho eso, quizá descubras que hay varias prospectas o prospectos que cubren los requisitos bíblicos. Entonces, ¿con quién te casas? La respuesta a eso es sencilla: cásate con quien quieras casarte. Siempre y cuando la persona que escojas esté dentro de los parámetros de la voluntad de precepto de Dios, tienes completa libertad para actuar de acuerdo a lo que te plazca, y no tienes por qué perder el sueño preguntando si estás fuera o dentro de la voluntad escondida o de decreto de Dios. Primeramente, no puedes estar fuera de la voluntad de decreto de Dios. Segundo, la única manera en que sabrás la voluntad escondida de Dios para ti hoy es esperar hasta mañana, y mañana será clara porque podrás mirar hacia atrás y saber que cualquiera cosa que sucedió es la obra de la voluntad secreta de Dios. En otras palabras, solo conocemos la voluntad secreta de Dios después de que se ha efectuado. Usualmente queremos saber la voluntad de Dios sobre el futuro, mientras que el énfasis en las Escrituras es en la voluntad de Dios para nosotros en el presente, y eso se refiere a sus mandamientos.

“Las cosas secretas” le pertenecen a Dios, no a nosotros. “Las cosas secretas” no nos incumben porque no nos pertenecen; son de Dios. Sin embargo, Dios ha tomado algunos de sus planes secretos y les ha quitado el secreto, y esas cosas sí nos pertenecen a nosotros. Él ha quitado el velo. A esto lo llamamos revelación. Una revelación es mostrar algo que antes estaba oculto.

El conocimiento que es nuestro a través de la revelación propiamente le pertenece a Dios, pero Dios nos lo ha dado. A eso se refería Moisés en Deuteronomio 29:29. Las cosas secretas le pertenecen a Dios, pero aquello que ha revelado nos pertenece, y no solamente a nosotros, sino también a nuestros hijos. A Dios le ha placido revelarnos ciertas cosas, y tenemos la bendición inefable de compartir esas cosas con nuestros hijos y con otras personas. La prioridad de pasar ese conocimiento a nuestros hijos es uno de los grandes énfasis en Deuteronomio. La voluntad revelada de Dios es dada en y a través de su voluntad de precepto, y esta revelación es dada para que seamos obedientes.

Como dije, muchas personas me preguntan cómo saber la voluntad de Dios para sus vidas, pero rara vez alguien me pregunta cómo puede saber la ley de Dios. La gente no pregunta eso porque sabe cómo conocer la ley de Dios: la encuentra en la Biblia. Uno puede estudiar la ley de Dios para conocerla. La pregunta más difícil es cómo podemos llevar a cabo la ley de Dios. Algunos se preocupan por eso, pero no muchos. La mayoría que pregunta sobre la voluntad de Dios quiere saber algo sobre el futuro, pero eso está cerrado. Si quieres saber la voluntad de Dios en términos de lo que Dios autoriza, de lo que a Dios le agrada, y por lo que Dios te bendecirá, de nuevo, la respuesta se encuentra en su voluntad de precepto, la ley, la cual es clara.

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College.

Soy feliz no necesito a Jesús

Eso es lo que escucho de mucha gente. Me dicen: “Simplemente no siento la necesidad de Cristo”. ¡Como si el cristianismo fuera algo empaquetado y vendido en una tienda comercial! Eso es muchas veces lo que comunicamos, “Aquí hay algo que te va a hacer sentir bien, y todo mundo necesita un poquito de esto en su clóset o refrigerador”, como si fuera una comodidad que va a agregar un poquito de alegría a nuestras vidas.

Si la única razón por la que un ser humano necesita a Jesús es para ser feliz, y la persona ya es feliz sin Jesús, entonces definitivamente no necesita a Jesús.

Sin embargo, el Nuevo Testamento indica que hay otra razón por la que tú o cualquier otra persona necesita a Jesús. Hay un Dios que es completamente santo, completamente justo, y que declara que juzgará el mundo, y hará responsable a cada ser humano por su vida.

Siendo un Dios perfectamente santo y justo, requiere de cada uno de nosotros una vida de perfecta obediencia y perfecta justicia.

Si existe un Dios así, y si has vivido una vida de perfecta justicia y obediencia —en otras palabras, si eres perfecto— entonces definitivamente no necesitas a Jesús. No necesitas un salvador porque los únicos que tienen un problema son las personas que no son justas.

El problema sencillamente es este: si Dios es justo y requiere perfección de mí, y yo no soy perfecto, entonces Él me tratará con justicia, y por lo tanto me espera en el futuro un castigo a manos de un Dios santo.

Si la única manera de escapar el castigo es a través de un salvador, y si quiero escaparme de dicho castigo, entonces necesito un salvador. Algunos dicen que estamos tratando de predicar a Jesús como un boleto que nos saque del infierno, como una manera de escapar el castigo eterno. Esa no es la única razón por la cual recomendaría a Jesús a una persona, pero es una de las razones.

Creo que mucha gente en la cultura de hoy en realidad no cree que Dios los hará responsable por sus vidas; que Dios en realidad no requiere piedad. Cuando creemos eso, no sentimos el peso de la amenaza del juicio. Si no tienes temor de lidiar con el castigo de Dios, entonces puedes vivir tan feliz como quieras. Yo estaría viviendo en terrible terror y temblor al pensar en caer en las manos de un Dios santo.

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra. Su programa de radio, Renewing Your Mind (Renovando Tu Mente), se sigue emitiendo diariamente en cientos de emisoras de radio de todo el mundo y también se puede escuchar en línea. Escribió más de cien libros, incluyendo La santidad de Dios, Escogidos por Dios, Todos somos teólogos, Moisés y la zarza ardiente, Sorprendido por el sufrimiento, entre otros.

Tu testimonio no es el evangelio

“Por segunda vez los Judíos llamaron al hombre que había sido ciego y le dijeron: ‘Da gloria a Dios; nosotros sabemos que este hombre es un pecador’. Entonces él les contestó: ‘Si es pecador, no lo sé; una cosa sé: que yo era ciego y ahora veo’”, Juan 9:24-25.

Este dicho: “Da gloria a Dios”, parece positivo hasta que leemos el resto de la oración, en donde los fariseos revelaron que habían concluido que Jesús era un pecador, y por lo tanto no podía haber hecho el milagro. Estaban diciendo que el hombre debía dar gloria a Dios, no a Jesús. El hombre fue directo al punto con ellos, diciendo: “No sé si sea pecador. Ni siquiera lo conozco. Todo lo que sé es esto: yo era ciego y ahora veo”.

Con estas sencillas palabras, el hombre dio testimonio de Cristo. Testificó de la obra redentora de Cristo. Sin embargo, no predicó el evangelio. ¿Qué intento decir? En la comunidad cristiana evangélica a veces usamos lenguaje que no es siempre correcto o bíblico. Has escuchado esa jerga. Va algo así: “Planeo ser evangelista para poder dar testimonio de Cristo”. Algunas veces decimos: “Tuve la oportunidad de testificar el otro día”, lo que quiere decir: “Compartí el evangelio con alguien”. Tendemos a usar los términos evangelismo y testificar de manera intercambiable, pero no son sinónimos. Cuando apunto a la persona y obra de Cristo, estoy dando testimonio de Cristo. Pero eso no es lo mismo que predicar el evangelio.

Hace más de 30 años aprendí una técnica de evangelismo enseñada por Evangelismo explosivo, y entrené a más de 250 personas en ese programa, y los guíe en actividades evangelísticas en Ohio. Uno de los aspectos más finos de ese programa es que toda persona que lo toma debe escribir y memorizar su testimonio. Tu testimonio es la historia de cómo te convertiste en cristiano. Creo que es muy importante que los cristianos sean capaces de articular a otras personas cómo y por qué se convirtieron en creyentes. Todos deberíamos tener un testimonio preparado, y deberíamos estar dispuestos a compartirlo en cualquier momento.

Pero no debemos confundir nuestro testimonio personal con el evangelio. Compartir nuestro testimonio personal no es evangelismo. Es simplemente pre-evangelismo, una preparación para el evangelismo. Nuestro testimonio pudiera ser o no ser significativo o útil para aquellos con quienes hablamos. Hay muchas personas que pueden identificarse con mi historia; dicen: “Sí, sé de lo que habla porque yo también vivía así”. Pero no todos pueden identificarse con mi historia. De todas maneras, el evangelio no es lo que me pasó a mí. Dios no promete que usará mi historia como su poder para salvación. El evangelio no se trata de mí. El evangelio se trata de Jesús. Es la proclamación de la persona y obra de Cristo, y cómo una persona puede apropiarse de los beneficios de la obra de Cristo por la fe sola.

Vemos esto en este pasaje en el Evangelio de Juan. El hombre sanado podría decir: “Yo era ciego y ahora veo”, y eso es un testimonio maravilloso. Pero no es el evangelio. El hombre no podía decirle a los fariseos sobre la obra salvadora de Jesús y cómo podían ser rescatados de sus pecados por fe en Él. Así que debemos aprender no solamente nuestros testimonios, sino también los elementos concretos y contenido del evangelio bíblico. El evangelismo sucede cuando la buena nueva es proclamada y anunciada a las personas. Eso es el evangelio.

_________________________________________________

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra.

El trauma de la santidad

No hace mucho, una mujer de Oakland, California, se me acercó y me dijo que estaba enojada. Estaba muy angustiada, y lo que me dijo fue que ella estaba muy enojada con su pastor. Le dije: «Bueno ¿y por qué estás así con él?» Ella dijo: «Tengo la sensación de que por alguna razón, mi pastor, cada domingo en la mañana, hace todo lo posible por ocultar la verdadera identidad de Dios a la iglesia». Me dijo: «Vengo a la iglesia con el anhelo de tener la oportunidad de adorar, que mi alma experimente reverencia hacia Dios y adoración” dijo ella “pero el Dios del que oigo hablar está completamente paralizado. Ha sido reprimido. Lo han vuelto inofensivo y “estoy segura de que la razón por la que el pastor hace eso es porque no quiere atemorizarnos explicando el verdadero carácter de Dios».

Ahora señoras y señores, no sé qué tan cierta fue la queja de esta mujer, pero yo sé que todos tenemos una tendencia a suavizar el retrato bíblico de Dios, y hay una razón para ello. La razón es simple: la santidad de Dios es traumática para las personas no santas, y eso se hace evidente si vemos el resto del texto de Isaías.

Ya hemos visto el relato que Isaías hace de su visión de la santidad de Dios, y lo que me gustaría ver ahora es qué sucedió con Isaías en respuesta a lo que vio. Antes de hacer esto, quisiera comentar que en los primeros capítulos de la “Institución de la Religión Cristiana”, escrita por Juan Calvino. Él hace una declaración parecida a esto: «Allí está el temor y temblor con que los santos de la antigüedad temblaron delante de Dios, (coma) como toda la Biblia lo relata». Lo que Calvino decía es esto: que en la Escritura existe un patrón en las respuestas humanas a la presencia de Dios, y pareciera que mientras más justa es descrita la persona, más temblará cuando entra en la inmediata presencia de Dios.

No hay nada despreocupado ni casual en la respuesta de Habacuc cuando encuentra al Dios santo. ¿Recuerdas la queja de Habacuc, donde vio toda la degradación y las injusticias que se estaban extendiendo a lo largo y ancho de toda su patria? Él estaba tan ofendido por esas cosas, que subió a su puesto de guardia y se quejó contra Dios, diciéndole: «Muy limpios son tus ojos para mirar el mal ni … ver el agravio ¿Por qué ves a los menospreciadores, y callas…?» Y Dijo: «… velaré para ver lo que se me dirá, y qué ha de responder… tocante a mi queja». ¿Puedes recordar lo que pasó? Que cuando Dios se le apareció a Habacuc, él dijo: «… temblaron mis labios; pudrición entró en mis huesos, y dentro de mí me estremecí». ¿Qué pasó con Job cuando esperaba la voz de Dios? Y cuando Dios se mostró a sí mismo a Job, él dijo: «… me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza… Una vez hablé, más no responderé… Mi mano pongo sobre mi boca».

Como dijo Calvino, el reporte uniforme de la Sagrada Escritura afirma que todo ser humano que ha sido expuesto a la santidad de Dios, tiembla en su presencia. Eso no fue menos cierto para Isaías. Ahora pensemos en Isaías. No he hecho ninguna investigación moral del siglo octavo en Israel, pero no puedo imaginar que hubiese un humano caminando por la nación judía de aquel entonces que, en términos humanos, fuera más justo que Isaías. Isaías era de los seres humanos más justos que se podían encontrar en aquellos días. Y es él quien tiene ese atisbo de la santidad de Dios, y lo primero que hace al ver la santidad de Dios es gritar de terror, y la versión Reina Valera de 1960 registra sus palabras de esta manera: «¡Ay de mí! que soy muerto». Sé que las traducciones más recientes han tratado de actualizar el lenguaje de Isaías allí porque ya nadie habla más así. Nadie dice: «¡Ay de mí!». Es una expresión un tanto anticuada. Los expertos lo llaman arcaísmo. Es como si alguien dijera hoy «Pardiez» o “Recórcholis (2)» Nadie habla así a menos que seas contemporáneo de Don Quijote.

A veces, se puede escuchar a los judíos decir, » Oy veyzmir», que es la forma judía de la misma expresión, «¡Ay de mí!» No es usual escuchar hablar de este modo en nuestra cultura. Por eso los traductores, tratan de comunicar la Palabra de Dios con expresiones modernas, quitando algunas de estas expresiones arcaicas. Pero al hacerlo, por desgracia, caemos en el peligro de perder otra de esas joyas semiocultas de la literatura bíblica. Hay una razón por la que Isaías utiliza la palabra «ay».

En el Antiguo Testamento, un profeta era un ser humano que fue ungido por Dios para ser portavoz de Dios. La definición más simple que distinguía al profeta del sacerdote en Israel era esta: que era la tarea del sacerdote hablar con Dios en nombre del pueblo. Era la tarea del profeta hablar con el pueblo en nombre de Dios. Cuando el profeta declaraba su mensaje, no presentaba su declaración diciendo: «En mi humilde opinión,» o, «Considero que» o «Creo que quizás este puede ser el caso». Esa no es la forma en que se dirigían al pueblo. Ustedes saben lo que hacían. Cuando entregaban su mensaje, ¿qué es lo que decían al iniciar sus palabras? «Así dice el Señor» porque entendían que eran recipientes de un anuncio divino. Entonces, la forma literaria que era común a los profetas de Israel fue la forma conocida como oráculo.

De seguro que has escuchado del oráculo griego de Delfos, quien entregaba anuncios acerca del futuro. Pues entre los judíos, el recurso literario oracular, el oráculo, era de dos tipos. Existían oráculos de bienestar y oráculos de calamidad. Ahora, esto significa simplemente esto: que había anuncios que procedían de Dios que eran buenas noticias, y había anuncios que venían de Dios que eran malas noticias. Un oráculo de bienestar, o un oráculo de prosperidad, usaba una palabra que, entre los judíos, era importante para este oráculo al presentar buenas noticias, y era la palabra «bienaventurado». Es obvio que Jesús usa la forma del oráculo, consciente de su rol como profeta, cuando predica el sermón del monte. El pueblo de su tiempo habría reconocido la importancia de su presentación al dar esa lista de dichos en las que dice: «Bienaventurados los pobres en espíritu. Bienaventurados los que lloran. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia y los de limpios de corazón»… «Bienaventurados los mansos”. Él estaba pronunciando el oráculo de bienestar de Dios sobre el pueblo, la bendición divina, la bendición para los que hicieran determinadas cosas. Pero la otra cara del oráculo de bienestar era el oráculo de aflicción, que era un anuncio sombrío y aterrador del juicio de Dios. Escucha al profeta Amós cuando anuncia el juicio de Dios sobre las naciones y sobre las ciudades. «Por tres pecados de Damasco, y por el cuarto, no revocaré su castigo». Jesús, cuando realizó la dura denuncia contra los fariseos, inició sus palabras de juicio usando el oráculo profético del Antiguo Testamento al decir: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque recorréis el mar y la tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, lo hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros».

Mencioné en nuestra primera sesión lo raro que es, en toda la Biblia, que algo se levante al nivel repetitivo del superlativo, y señalé que el único atributo de Dios que siempre es repetido al tercer grado es el atributo de la santidad: santo, santo, santo. Pero no es lo único que se repite hasta el tercer grado. El profeta Jeremías, cuando fue y pronunció el juicio de Dios delante del templo de los judíos, les dijo con sobriedad: «No fieis en palabras de mentira, diciendo: templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es este”. Jeremías estaba, en efecto, diciendo «Tu hipocresía es a la enésima potencia. Confían en palabras mentirosas, palabras sin valor». Y en la hora más oscura de este planeta se nos predice en el Apocalipsis del Nuevo Testamento, y allí se nos dice que en la última hora, la copa de la ira divina se derramará sobre este planeta, y oímos de esa figura celestial volando por el cielo oscurecido, anunciando el juicio final de Dios con la repetición de una sola palabra. ¿Qué es lo que dice? «¡Ay, ay, ay!» No querrás estar cerca cuando esa ave empiece a cantar.

Pero, volviendo al sexto capítulo de Isaías, ¿ves a aquel que es llamado por Dios y separado, cuyas palabras las mismas palabras de Dios mismo en su boca el primer oráculo que pronuncia es un oráculo de condenación sobre sí mismo. «¡Ay de mí!» Tan pronto como se le descubre a Isaías la santidad de Dios, por primera vez en su vida, él entiende quién es Dios; y al segundo de que Isaías entendió quién era Dios, por primera vez en su vida, él entendió quién era Isaías. Y lo que salió de su boca fue algo muy parecido a un grito profundo, en que se maldice a sí mismo. «¡Ay de mí, que soy deshecho!». Las traducciones más modernas utilizan » soy muerto», pero me gusta la vieja versión inglesa King James que dice «deshecho». Porque si nos fijamos en lo que está pasando aquí a través de los lentes del psicoanálisis moderno, describiríamos la experiencia que narra Isaías, como una experiencia de desintegración psicológica, es decir una desintegración.

Utilizamos palabras para describir cuando una persona está sana al decir que está completa. Todo está en su lugar. Y cuando vemos a alguien que lo está perdiendo, ¿Qué decimos? Que se está cayendo a pedazos. ¿No es interesante que un sinónimo que usamos para «virtud» sea la palabra «integridad»? que significa que tenemos todo lo relacionado con nuestra vida bien unido de forma coherente y consistente.

Ahora, señoras y señores, aquí tenemos al hombre que posee la mayor integridad del pueblo judío, quien logra darle un vistazo a la santidad de Dios, e inmediatamente sufre su propia desintegración. Se hace pedazos. Eso es lo que pasa con las personas que le dan una mirada al carácter de Dios, porque ¿Te das cuenta de que pasamos toda nuestra vida escondiéndonos del carácter de Dios? Porque nuestra inclinación natural, amados, es ocultarnos de Dios porque sabemos, instintivamente, que tan pronto como el santo aparece, queda expuesto y se revela todo aquello y todo aquel que no es santo en virtud de ese estándar.

Tenemos un justificativo por cada pecado que cometemos. Somos maestros del autoengaño. Calvino declaró esto: «Mientras nuestra mirada esté fija en el suelo, estamos a salvo”. Nos halagamos. Nos consideramos como semidioses, un poco inferiores a las deidades eternas. Hacemos lo que Pablo nos advirtió que no hiciéramos: «… pero ellos mismos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos».

Déjenme decirles algo de la naturaleza humana. Podríamos salir a las calles de cualquier ciudad y preguntar a todo el mundo, y no creerían cuánta gente contestaría de la misma manera. Si yo preguntara, «¿Es usted perfecto?» Podría apostar que el noventa y nueve por ciento de las personas interrogadas, sin importar cuál sea su trasfondo, dirían: «No, yo no soy perfecto». La afirmación por la que todos los humanos votarían es que nadie es perfecto. “Errare humanum est”: errar es humano. Nadie es perfecto, y eso pareciera no molestarnos en absoluto. No hay persona alguna en el planeta que pueda negar que no es perfecto. (Esta es una doble negación. Lo diré de otra manera): No hay persona alguna en el planeta que pueda afirmar ser perfecta; y amados, no hay una sola persona que entienda la gravedad del no ser perfectos, porque el estándar por el cual seremos finalmente juzgados no es a través del promedio, sino del estándar de la perfección de Dios.

Podría escuchar esto: «Claro, todos tenemos derecho a un error.» ¿Quién lo dice? ¿Es que acaso Dios dijo: «Puedes cometer un error un pecado gratis, un acto gratuito de traición contra mi autoridad, un insulto gratuito a mi integridad”? Nunca lo dijo, ¿O sí? Pero incluso si lo hubiera dicho, ¿Hace cuánto tiempo que ya usaste el tuyo? ¡Todos tienen derecho a cometer un error! Espero tengamos derecho a más de uno. Por lo menos uno por segundo sería mejor. Pero ya ven, estamos cómodos con nuestra imperfección. Nos juzgamos midiéndonos unos a otros. No importa cuán avergonzado esté de las debilidades en mi vida y, hay veces que cuando me miro a mí mismo llego a sentir asco.

¿Se han sentido así? ¿Alguna vez han sentido repulsión de ustedes? “¡No puedo creerlo! No puedo creer que sea tan egoísta”, o ”No puedo creer que sea tan codicioso” o lujurioso, o lo que sea. Pero somos rápidos para excusarnos porque miramos alrededor y siempre podremos encontrar a alguien que es más depravado que nosotros al menos en la superficie. Podemos ser como el publicano o mejor como el fariseo, del cual Jesús dijo que fue al templo a orar. Él dijo: «Dios te doy gracias porque no soy… ni aun como este publicano». Y así encontramos la manera de excusarnos y halagarnos hasta que vemos el estándar, y cuando eso sucede, quedamos deshechos como Isaías fue desbaratado. Cuando vio la santidad pura, pudo comprender lo que era y lo que él no era. No pudo soportarlo y cayó sobre su rostro, y gritó de dolor mientras decía: «¡Ay de mí, que soy deshecho! Porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey…». Me pregunto por qué dijo lo que dijo. Cuando él clamaba en medio de su terror, dijo, «Estoy deshecho porque tengo una boca inmunda». Me pregunto por qué ¿Por qué su boca? Si leemos las enseñanzas de Jesús, podrán notar que una de las cosas que se observa una y otra vez en su enseñanza es una lección que ya casi nadie llega a creer en nuestro siglo nunca más.

Jesús, sí Jesús de Nazaret, enseñó algo, Él enseñó varias veces que algún día todos los seres humanos serían llamados ante el tribunal de Dios. Que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas ante el Creador santo del cielo y de la tierra, y Jesús dijo que en ese día toda palabra ociosa que hayamos dicho será puesta en juicio, todo aquello que hemos hecho, todo aquello que hemos dicho, cada promesa que hicimos y que no cumplimos, cada declaración blasfema que haya salido de nuestros labios, toda calumnia que hayamos levantado contra nuestro prójimo, todo será traído y puesto sobre la mesa. Jesús dijo: «No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale, esto contamina…». Dios nos ha dado la boca como instrumento para alabarle, para expresar su verdad; en lugar de eso mentimos, hacemos daño a otros, blasfemamos contra Dios. Tenemos labios inmundos. Cuando Isaías vio la santidad de Dios, su mano se dirigió automáticamente a su boca, mientras clamaba y se maldecía a sí mismo.

Ahora, señoras y señores, ¿Qué hizo Dios? ¿Miró Dios desde su trono y vio a su siervo retorciéndose en el polvo en todo su remordimiento y arrepentimiento como un monje medieval en un monasterio, autoflagelándose? ¿Acaso le dijo: «Ya, ya, ya… vamos Isaías. Ya te estás tomando demasiado en serio. No te tortures tanto, preocupándote de forma enfermiza con tu propia culpa. Le vas a dar material de estudio para toda una vida a gente como Sigmund Freud, si sigues así. No seas tan neurótico. Estás con sentimientos de culpa. Seguro que has estado leyendo a Jonathan Edwards o de algún otro puritano con sus excesos acerca de la pureza”?

Eso no fue lo que hizo. Ni tampoco Dios vio a su siervo retorciéndose en el suelo, y le dijo: «Sufre, gusano miserable. Mereces ser destrozado y arruinarte. Continúa así. Que la maldición caiga sobre ti. Estoy harto de personas como tú, Isaías. Nos vemos luego». Eso no fue lo que hizo.

Les diré algo más que Él no hizo, señoras y señores. Dios no dijo a Isaías una sola palabra acerca de la gracia barata. Dios no dijo: «Mira Isaías, todo lo que quiero que hagas es poner tu nombre en una tarjeta de visita o levantar tu mano. Así podrás entrar en mi reino». No, Dios vio su siervo en dolor, e hizo una señal a uno de los serafines, y el serafín se acercó al altar, donde los carbones encendidos al rojo vivo ardían en el lugar santo. Y las brasas estaban tan calientes que incluso la piel del ángel no podía tocarlas. Tuvo que usar unas tenazas, y con ellas tomó uno de esos carbones al rojo vivo, y voló hacia Isaías; y leemos en el texto que colocó este carbón caliente en sus labios. ¿Saben cuán sensibles son los labios humanos? Es con nuestros labios que expresamos una de las formas más íntimas de comunicación táctil el beso. Las terminales nerviosas de los labios son hipersensibles y este hombre tuvo que saber lo que es tener un carbón caliente en sus labios. Lo que pasó fue que tan pronto el carbón tocó sus labios, apareció una enorme ampolla sobre ellos. Se podía oír su carne chisporroteando. ¿Por qué? ¿Porque Dios estaba siendo cruel y bárbaro en su castigo para con Isaías? No. El carbón se aplicó para cauterizar sus labios, para purificarlo, para sanarlos, a fin de prepararlos para el mensaje que iba a dar. Escucha lo que dice. «Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con las tenazas; y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado».

Soy protestante por convicción, pero una de las cosas que echo de menos de la tradición romana es el confesionario. Sé que el confesionario está en el centro de la controversia protestante, pero es sólo uno de los elementos, y tenemos la tendencia a botar al bebé junto con el agua de baño. Qué ganas de poder ir a algún lugar, a alguien al que puedo ver, oír y experimentar su con una presencia real y decir: «Padre, he pecado. Esto es lo que he hecho», y enumerar mis rebeliones, sacarlas de mi pecho, y luego ser capaz de ponerme de rodillas y escuchar a alguien decir en el nombre de Jesucristo, «Te absuelvo» te libero. Tus pecados te son perdonados. Cómo me gustaría oír a Cristo entrar en este salón ahora mismo y caminar hasta ti, de forma privada, y que te diga: «Conozco cada uno de tus pecados, pero ahora mismo quiero decirte que todo pecado que alguna vez has cometido es perdonado. Tu maldad ha sido borrada: toda. Nunca más tendrás que preocuparte por los pecados que cometiste contra Dios. Yo te perdono y te limpio en este momento y para siempre». ¿Cuánto darías por escuchar a Jesús decir eso hoy? Eso es lo que Dios le dijo a Isaías. «Se ha ido, Isaías toda tu culpa. No tienes que hablar más de la maldición. La he quitado. Tus pecados son perdonados. Han sido expiados».

Y ahora, mientras Isaías trata de lidiar con eso, Dios habla una vez más, y le dice: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?» Y ¿Qué es lo primero que dice Isaías después de maldecirse? «Heme aquí, envíame a mí». Noten que él no dijo: «Aquí estoy». Eso sería decirle a Dios su ubicación geográfica. No, él dijo: «Dios, aquí estoy». Difícilmente podía decirlo a través de esos labios. Señoras y señores, el precio del arrepentimiento es muy, muy doloroso. El verdadero arrepentimiento es sincero delante de Dios, y el entrar en la presencia del Dios santo es algo doloroso, pero cuando venimos con humildad, como Isaías; cuando vamos rostro a tierra, Dios está listo para perdonar, limpiar, y enviar. La única justificación para la misión de cualquier misionero, para la predicación de cualquier predicador, es que esa persona ha experimentado el perdón de Dios.

Padre, también tenemos bocas inmundas, y no podríamos sobrevivir en tu presencia de no ser por la expiación que has hecho por nosotros en Cristo. Oramos para que podamos conocer tu perdón ahora y siempre, y que podamos decirte «Heme aquí, envíame a mí». Amén.

Lo que necesitas saber antes de unirte a una Iglesia

Antes de asistir a una iglesia, debemos cerciorarnos de que sea una iglesia legítima. Ahora, obviamente, si sobre la puerta de enfrente se leyera: “iglesia de Satanás”, sabríamos que no es un cuerpo legítimo de creyentes. ¿Pero qué de iglesias que no son legítimas por razones no tan obvias? Algunos cuerpos religiosos dicen ser cristianos, pero a mi juicio y el de muchos otros cristianos, no son iglesias cristianas, sino cuerpos apóstatas. Inclusive, asistir a sus servicios podría ser pecado. No podemos esperar que una iglesia sea perfecta. Pero, ¿obedece a los fundamentos esenciales de la fe? ¿Practica una fe sana en la deidad de Cristo, y en aspectos de Cristo que encontramos bosquejados en el Nuevo Testamento?

Ahora bien, puede ser que estemos adorando cada día con personas que profesan ser cristianas sin serlo. Esto no lo podemos evitar porque Dios no nos ha dado la habilidad de mirar al corazón de otra persona y discernir dónde está espiritualmente. Pero sí podemos inquirir sobre las creencias básicas de un cuerpo eclesiástico, y queremos unirnos en adoración solamente con un grupo de personas que intentan hacer lo que es propio a los ojos de Dios.

Es obvio que esas preguntas básicas deben aplicarse antes de asistir a una iglesia. Antes de unirse a una iglesia me parece que debes mirar aún con más atención. Harías preguntas como: “¿Es esta una iglesia en donde se predica el evangelio, donde hay fidelidad a las Escrituras? ¿Es esta una comunidad en la cual estoy preparado para comprometerme, además de mi tiempo, mi dinero, mi devoción, en dónde seré instruido en crecimiento espiritual, con mi familia?”.

Creo que esas son las preguntas que debes hacerte con mucho cuidado antes de comprometerte y unirte. En nuestro país muchas veces nos unimos a iglesias de la misma manera en que nos unimos a cualquier otra organización, olvidando que cuando nos unimos a una iglesia, tomamos un voto sagrado ante Dios a hacer ciertas cosas: estar presentes en la adoración, hacer uso diligente de los medios de gracia, y ser un miembro activo en esa iglesia. Antes de hacer un voto a hacer algo así, necesitas saber a qué te unes y luego, habiendo hecho dicho voto, prepararte para cumplirlo.

______________________________________________________________________

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra. Su programa de radio, Renewing Your Mind (Renovando Tu Mente), se sigue emitiendo diariamente en cientos de emisoras de radio de todo el mundo y también se puede escuchar en línea. Escribió más de cien libros, incluyendo La santidad de Dios, Escogidos por Dios, Todos somos teólogos, Moisés y la zarza ardiente, Sorprendido por el sufrimiento, entre otros.

¿Qué significa CORAM DEO?

Recuerdo a mi madre parada frente a mí, con sus manos en la cadera, sus ojos radiantes como carbones encendidos y diciendo con tono fuerte: «¿Cuál es el plan, jovencito?».

Por instinto sabía que mi madre no me estaba haciendo una pregunta abstracta de teoría. Su pregunta no era una pregunta en absoluto, era más bien una acusación apenas velada. Sus palabras se traducían fácilmente en: «¿Por qué haces lo que estás haciendo?». Ella me desafiaba a justificar mi comportamiento con una razón válida, pero no tenía ninguna.

Recientemente un amigo me hizo la misma pregunta con toda sinceridad. Preguntó: «¿Cuál es el plan de la vida cristiana?». Le interesaba saber cuál era el objetivo principal y final de la vida cristiana.

Vivir toda la vida coram Deo es vivir una vida de integridad.

Para responder su pregunta, recurrí a mi facultad de teólogo y le di un término en latín. Dije: «El plan de la vida cristiana es coram DeoCoram Deo captura la esencia de la vida cristiana».

Esta frase literalmente se refiere a algo que sucede en la presencia o delante del rostro de Dios. Vivir coram Deo es vivir toda la vida en la presencia de Dios, bajo la autoridad de Dios, para la gloria de Dios.

Vivir en la presencia de Dios es entender que lo que sea que hagamos y donde sea que lo hagamos, estamos haciéndolo bajo la mirada de Dios. Dios es omnipresente. No existe lugar tan remoto que podamos escapar de Su mirada penetrante.

Ser consciente de la presencia de Dios es también ser muy consciente de Su soberanía. La experiencia universal de los santos es reconocer que si Dios es Dios, entonces es realmente soberano. Cuando Saúl fue confrontado por la refulgente gloria del Cristo resucitado en el camino a Damasco, su pregunta inmediata fue: «¿Quién eres, Señor?». No estaba seguro de quién le hablaba, pero sabía que quienquiera que fuera, era ciertamente soberano sobre él.

Vivir bajo la soberanía divina envuelve más que una sumisión reacia a la soberanía absoluta motivada por el miedo al castigo. Implica el reconocer que no hay una meta más alta que dar honor a Dios. Nuestras vidas deben ser sacrificios vivos, oblaciones ofrecidas con un espíritu de adoración y gratitud.

Vivir toda la vida coram Deo es vivir una vida de integridad. Es una vida de plenitud que encuentra su unidad y coherencia en la majestad de Dios. Una vida fragmentada es una vida de desintegración. Está marcada por la inconsistencia, la desarmonía, la confusión, el conflicto, la contradicción y el caos.

El cristiano que compartimenta su vida en dos secciones, la religiosa y la no religiosa, no ha entendido el plan. El plan es que, o toda la vida es religiosa, o nada de ella lo es. Dividir la vida entre lo religioso y lo no religioso es, en sí mismo, un sacrilegio.

Esto significa que si una persona cumple su vocación como herrero, abogado o ama de casa coram Deo, entonces esa persona está actuando tan religiosamente como un evangelista ganador de almas que cumple su vocación. Significa que David fue tan religioso cuando obedeció el llamado de Dios para ser pastor como lo fue cuando fue ungido con la gracia especial para ser rey. Significa que Jesús fue tan religioso cuando trabajó en la carpintería de Su padre como lo fue en el huerto de Getsemaní.

La integridad está presente en los hombres y mujeres que viven sus vidas con un patrón de consistencia. Es un patrón que funciona de la misma forma básica tanto en la iglesia como fuera de ella. Es una vida que está abierta ante Dios. Es una vida en la que todo lo que se hace se hace como para el Señor. Es una vida vivida por principios, no por conveniencia; con humildad ante Dios, no en desafío. Es una vida vivida bajo la guía de una conciencia que está cautiva de la Palabra de Dios.

Coram Deo… ante el rostro de Dios. Ese es el plan. Al lado de esta idea nuestras otras metas y ambiciones se convierten en meras nimiedades.

Pasajes de la Escritura para un estudio más profundo: Mateo 24:13; Romanos 8:31-36; 2 Corintios 4:7-16; Hebreos 6:9-12; 10:35-39.

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra. Su programa de radio, Renewing Your Mind (Renovando Tu Mente), se sigue emitiendo diariamente en cientos de emisoras de radio de todo el mundo y también se puede escuchar en línea. Escribió más de cien libros, incluyendo La santidad de Dios, Escogidos por Dios, Todos somos teólogos, Moisés y la zarza ardiente, Sorprendido por el sufrimiento, entre otros.

¿Pueden los incrédulos hacer buenas obras?

Imagine un círculo que representa el carácter de la humanidad. Ahora imagine que cuando alguien peca, aparece en el círculo una mancha, una especie de mancha moral, que arruina el carácter del hombre. Si ocurrieran otros pecados, aparecerían más manchas en el círculo. Bueno, si los pecados continuaran multiplicándose, eventualmente todo el círculo estaría lleno de manchas y manchas. Pero, ¿han llegado las cosas a ese punto? El carácter humano está claramente contaminado por el pecado, pero el debate es sobre el alcance de esa mancha. La Iglesia católica romana sostiene su posición en que el carácter del hombre no está completamente contaminado, sino que retiene una pequeña isla de justicia. Sin embargo, los reformadores protestantes del siglo XVI afirmaron que la contaminación pecaminosa y la corrupción del hombre caído es completa, haciéndonos totalmente corruptos.

Hay un gran malentendido acerca de lo que los reformadores querían decir con esa afirmación. El término que se utiliza a menudo para el predicamento humano en la teología reformada clásica es la “depravación total”. La gente tiende a estremecerse cada vez que usamos ese término ya que hay una confusión profunda entre el concepto de depravación total y el concepto de depravación absoluta. La depravación absoluta significaría que el hombre es tan malo y tan corrupto como podría serlo. No creo que haya un ser humano en este mundo que sea totalmente corrupto, aunque eso es solo por la gracia de Dios y por el poder contenedor de su gracia común. De los muchos pecados que hemos cometido, podríamos haber hecho muchos peores. Podríamos haber pecado más a menudo. Podríamos haber cometido pecados que eran más atroces. O podríamos haber cometido un mayor número de pecados. La depravación total, entonces, no significa que los hombres son tan malos como pueden ser.

Cuando los reformadores protestantes hablaban de la depravación total, querían decir que el pecado —su poder, su influencia, su inclinación— afecta a la persona entera. Nuestros cuerpos están caídos, nuestros corazones están caídos, y nuestras mentes están caídas; no hay parte de nosotros que pueda escapar los estragos de nuestra pecaminosa naturaleza humana. El pecado afecta nuestro comportamiento, nuestro pensamiento, e incluso nuestra conversación. La persona entera está caída. Esa es la extensión real de nuestra pecaminosidad cuando somos juzgados por el estándar y la norma de la perfección y santidad de Dios.

Ahondando más en el tema, cuando el apóstol Pablo explica detalladamente esta condición del humano caído, dice: “No hay justo, ni aun uno; … No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Ro. 3:10b-12). Esa es una declaración radical. Pablo está diciendo que el hombre caído nunca, nunca, hace ni una sola buena acción, pero eso es un golpe duro a nuestra experiencia. Cuando miramos a nuestro alrededor podemos ver a muchas personas que no son cristianos pero hacen cosas que aplaudiríamos por su virtud. Por ejemplo, vemos actos de heroísmo sacrificado entre aquellos que no son cristianos, como los policías y bomberos. Muchas personas viven tranquilamente como ciudadanos respetuosos de la ley, nunca desafiando al estado. Escuchamos regularmente acerca de actos de honestidad e integridad, como cuando una persona devuelve una billetera perdida en vez de quedarse con ella. Juan Calvino llamó a estos actos: justicia civil. Pero ¿cómo puede haber obras de bondad cuando la Biblia dice que nadie hace el bien?

La razón de este problema es que cuando la Biblia describe la bondad o la maldad, lo mira desde dos perspectivas distintas. Primero, está la varilla de medición de la Ley, que evalúa el desempeño externo de los seres humanos. Por ejemplo, si Dios dice que no es permitido robar, y usted va toda la vida sin robar, desde una evaluación externa podríamos decir que usted tiene un buen historial. Usted ha guardado la ley externamente.

Pero además de la varilla de medición externa, también está la consideración del corazón, la motivación interna de nuestro comportamiento. Se nos dice que el hombre juzga por las apariencias externas, pero Dios mira el corazón. Desde una perspectiva bíblica, hacer una buena acción, en el sentido más completo, requiere no solo que el hecho se ajuste exteriormente a los estándares de la Ley de Dios, sino que proceda de un corazón que lo ama y quiere honrarlo. Recordad el gran mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mt. 22:37). ¿Hay alguien leyendo esto que haya amado a Dios con todo su corazón durante los últimos cinco minutos? No. Nadie ama a Dios con todo su corazón, no digamos con toda su alma y toda su mente.

Una de las cosas por las que voy a dar cuenta en el día del juicio es la forma en que he desperdiciado mi mente en la búsqueda del conocimiento de Dios. ¿Cuántas veces he sido demasiado perezoso y no me he dedicado con esfuerzo a conocer a Dios? No he amado a Dios con toda mi mente. Si amo a Dios con toda mi mente, nunca habría un pensamiento impuro en mi cabeza. Pero así no sucede en mi cabeza.

Si consideramos el desempeño humano desde esta perspectiva, podemos ver por qué el apóstol Pablo llegó a su conclusión radical de que no hay nadie que haga el bien, que no hay bondad en la humanidad. Incluso nuestros mejores trabajos tienen una mancha de pecado mezclada. Nunca he hecho un acto de caridad, de sacrificio, o de heroísmo que provenga de un corazón, un alma, y una mente que ame a Dios completamente. Externamente, muchos actos virtuosos ocurren tanto entre creyentes como incrédulos, pero Dios considera tanto la obediencia externa como la motivación. Bajo esa estricta norma de juicio, estamos en problemas.

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

Hipócritas en la iglesia

¿Por qué maldijo Jesús a la higuera en Marcos 11? Jesús, entre otras cosas, era un profeta. Una de las formas más gráficas de comunicación profética en el Antiguo Testamento era enseñar por medio de objetos. El profeta tomaba algo de la naturaleza o de la vida cotidiana, como lo hizo Amós con una plomada de albañil para comunicar la verdad de Dios. Aquí Jesús encontró un objeto que ilustraba el pecado de la hipocresía. Tenía la apariencia de fertilidad, pero en realidad era estéril. A lo largo de su ministerio terrenal, Jesús denunció fuertemente el pecado de la hipocresía. Esa era su crítica básica a los fariseos de su tiempo (Lucas 12:1).

En varias ocasiones Jesús reprendió a los líderes religiosos por demostrar espiritualidad y rectitud a pesar de su falta visible de fruto.

Eso debería ser una lección para nosotros. Un ministerio evangelístico encontró durante muchos años que una de las diez principales objeciones al cristianismo es la suposición de que la iglesia está llena de hipócritas. La gente veía las vidas de los miembros de la iglesia a lo largo de la semana y dijeron que se alejaron del cristianismo porque creían que los cristianos no vivían lo que profesaban.

Es cierto que la iglesia está llena de pecadores. De hecho, no conozco de ninguna otra organización en el mundo que requiera que una persona sea un pecador para unirse a ella. Sin embargo, mientras que todos los hipócritas son pecadores, no todos los pecadores son hipócritas. La hipocresía es solo uno de muchos pecados. Es injusto que nuestros críticos digan: “Fulanito es un cristiano, y lo vimos pecando durante la semana; por lo tanto, es un hipócrita”. Eso no es necesariamente así. Si yo afirmo no hacer algo pecaminoso y luego usted me ve hacerlo, soy culpable de hipocresía. Pero si usted me ve hacer algo pecaminoso que nunca dije que no hago, soy un pecador pero no soy un hipócrita. Tenemos que establecer esa clara distinción.

Sin embargo, habiendo dicho eso en defensa de los cristianos que por su naturaleza caída continúan pecando incluso después de abrazar al Salvador, todavía exhorto a que todos tengamos cuidado de evitar el pecado de la hipocresía. Pablo habló de esto cuando dijo: “El nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de ustedes” (Ro. 2:24).

Los incrédulos nos ven predicando sin ponerlo en práctica, y eso no debería ser así entre nosotros.

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

¿Qué es la Teología Reformada?

Reseña 42

“Sproul no solo tiene un entendimiento increíblemente amplio sobre la teología reformada, sino que también tiene la habilidad para explicar teología compleja de una manera tanto interesante como entendible… Este es un gran libro de R. C. Sproul en su mejor punto: defendiendo la pureza del evangelio”. – Tim Chales, pastor, autor y reseñador de libros para World Magazine

La mayoría de los cristianos han escuchado acerca de la teología reformada. Muchos piensan que la entienden bastante. Pero la experiencia me ha mostrado que pocos realmente la conocen como ellos piensan. Y eso es así tanto para personas que afirman ser reformadas como para aquellas que no lo son. Esto no se puede decir de R. C. Sproul. Sproul no solo tiene una comprensión asombrosamente amplia pero detallada de la teología reformada, sino que además ha sido dotado con la capacidad de explicar teología compleja de una forma que es tanto interesante como comprensible. Ese no es un don común.

¿Qué es la teología reformada?, que anteriormente fue publicado en inglés con el título más desconocido Grace Unknown, es el intento de Sproul de ayudar a otros a entender lo básico de la teología reformada. Es sorprendente que solo el cincuenta por ciento del libro está dedicado a una discusión de los cinco puntos del calvinismo. La primera mitad trata acerca de los fundamentos de la teología reformada que muchos libros similares han pasado por alto. Sin entender primero los fundamentos, al lector se le hará muchos más difícil entender los cinco puntos. Así que Sproul comienza analizando la soberanía de Dios; la importancia de la Escritura como la única regla infalible para nuestra fe; la sola fe; el triple oficio de Cristo como Profeta, Sacerdote y Rey; y la teología del pacto. Cada uno de estos temas se explica en detalle, pero con precisión suficiente que los hace fáciles de entender.

La segunda parte del libro es un examen de los cinco puntos del calvinismo: depravación total, elección incondicional, expiación limitada, gracia irresistible, y perseverancia de los santos. Al igual que muchos otros teólogos, Sproul ha llegado a ver que este acróstico, aunque es útil, hace tanto por oscurecer los puntos como por aclararlos. Sproul prefiere hablar de corrupción radical, elección soberana, expiación con propósito, llamado efectivo, y preservación de los santos. Estos términos ayudan mucho a aclarar malentendidos comunes. Por ejemplo, con la frase «depravación total» es fácil suponer que los cristianos reformados creen que los humanos son todo lo depravados que podrían ser; su depravación es total. No obstante, la teología reformada enseña que, si bien los seres humanos son corruptos, y aun radicalmente corruptos, lo son en extensión, no en grado. La depravación se extiende a cada aspecto de la persona, pero por la gracia de Dios, el grado puede ser mayor o menor.

Debo señalar que, con todo lo útil que es este libro, no es para regalarlo a tu amigo que no es salvo. Sproul presupone que uno conoce la Biblia y la teología cristiana. Incluso a un joven cristiano puede resultarle difícil lidiar con algunos términos y conceptos. No obstante, es ideal para el creyente reformado que está intentando clarificar sus creencias, o para el cristiano no reformado que quiere entender de qué se trata la teología reformada.

Un libro accesible, bíblico, y educativo, uno de los mejores que he leído sobre la materia, y se da el caso de que he leído bastantes. Sproul le ha prestado un servicio al cristianismo al articular con tanta claridad los fundamentos y creencias de la teología reformada. No hace falta decir que lo recomiendo.

* Editorial Poiema 2016. -240 pp.

Contenido

Introducción: La teología reformada es una teología 7

I. FUNDAMENTOS DE LA TEOLOGÍA REFORMADA
1 Dios en el centro 23
2 Basada solo en la Palabra de Dios 43
3 Comprometida con la sola fe 61
4 Comprometida con el profeta, sacerdote y rey 83
5 Apodo: Teología del Pacto 103

II. LOS CINCO PUNTOS DE LA TEOLOGÍA REFORMADA
6 La corrupción radical de la humanidad 121
7 La elección soberana de Dios 143
8 El sacrificio con propósito de Cristo 167
9 El llamado eficaz del Espíritu 183
10 La divina preservación de los santos 203
Epílogo 225
Notas 227
Índices 231

ÍNDICE DE DIAGRAMAS
Diagrama 0.1 – Una teología centrada en Dios 15
Diagrama 0.2 – Una teología centrada en el hombre 16
Diagrama 7.1 – La cadena de oro de la salvación 148
ÍNDICE DE TABLAS
Tabla 1.1 – La primera piedra fundacional 24
Tabla 2.1 – La segunda piedra fundacional 44
Tabla 2.2 – El canon 55
Tabla 3.1 – La tercera piedra fundacional 62
Tabla 3.2 – La justificación 81
Tabla 4.1 – La cuarta piedra fundacional 84
Tabla 4.2 – Los concilios cristológicos 87
Tabla 5.1 – La quinta piedra fundacional 104
Tabla 5.2 – La estructura de los pactos antiguos 111
Tabla 5.3 – Tres tipos de pacto 116
Tabla 6.1 – El primer pétalo del “TULIP” 122
Tabla 6.2 – Agustín y la habilidad humana 128
Tabla 7.1 – El segundo pétalo del “TULIP” 144
Tabla 7.2 – La predestinación 165
Tabla 8.1 – El tercer pétalo del “TULIP” 168
Tabla 8.2 – La voluntad de Dios 173
Tabla 9.1 – El cuarto pétalo del “TULIP” 184
Tabla 10.1 – El quinto pétalo del “TULIP” 204

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/doctrina-y-teologia/1097-que-es-la-teologia-reformada.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Qué es la Teología Reformada 1

 

¿Qué es la Teología Reformada?

Qué es la teología reformada

¿Qué es la Teología Reformada?
R.C. Sproul

Has escuchado acerca de la teología reformada, pero no estás seguro de lo que es. Algunos comentarios han sido positivos, otros negativos. Parece ser importante y te gustaría saber más. Y quieres una explicación completa, no algo simplista..

¿Qué Es la Teología Reformada? No es un libro académico, sino una introducción accesible a las creencias que han sido inmensamente impactantes en la iglesia cristiana a través de toda su historia. En este libro revelador, R. C. Sproul te mostrará los fundamentos de la doctrina reformada y te explicará cómo las creencias reformadas están centradas en Dios, basadas en Su palabra y comprometidas con la fe en Jesucristo. Te mostrará claramente la realidad de la inmensa gracia de Dios.

“Sproul no solo tiene un entendimiento increíblemente amplio sobre la teología reformada, sino que también tiene la habilidad para explicar teología compleja de una manera tanto interesante como entendible… Este es un gran libro de R. C. Sproul en su mejor punto: defendiendo la pureza del evangelio”. – Tim Chales, pastor, autor y reseñador de libros para World Magazine

240 pp. Rústica
Ref. 1949 – 13,99 €

La Oración del Señor

Reseña 39

Imagínese lo que debió haber sido tener el privilegio de seguir a Jesús día tras día, escuchando su enseñanza y viéndolo realizar sus milagros. Podemos imaginar muchas cosas que quienes tuvieron ese privilegio pudieron haberle pedido que les enseñase. Quizás los discípulos pudieron haberle pedido: “Jesús, enséñanos a convertir el agua en vino”. Pudieron haber pedido: ‘Enséñanos a caminar sobre el agua”. O pudieron haber dicho: “Enséñanos a levantar a la gente de entre los muertos”. En una ocasión los discípulos vinieron y le dijeron: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11:1b). Resulta fascinante que esta fuera la pregunta candente que le formularon a Jesús. Ellos vieron el vínculo entre la extraordinaria vida de oración de Jesús y su poder, su enseñanza, su carácter, toda su persona. Vieron la intimidad que Jesús tenía con el Padre e hicieron la conexión entre su oración y su poder. Esta petición resultó en esa magnífica oración de Jesús que conocemos como “El Padre Nuestro”, “La Oración Modelo” o “La Oración del Señor”. Una herramienta poderosísima que Jesús pone a nuestra disposición para que la usemos una y otra vez. Una oración que se convierte en parte de la fibra de nuestro pensamiento. Empieza a hacerse parte de nuestra alma para que nos apoyemos en ella cuando no sepamos cómo deberíamos orar. Siempre podemos orar la Oración del Señor.

R. C. Sproul fue fundador de Ligonier Ministries, pastor fundador de Saint Andrevy’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College, y editor ejecutivo de la revista Tabletolk. Su programa radial, Renewing Your Mind, todavía se transmite diariamente en cientos de estaciones radiales alrededor del mundo y también se puede escuchar en línea. Fue autor de más de cien libros, incluyendo Sorprendido por el sufrimiento, Si Dios existe, ¿por qué hay tantos ateos? y Todos somos teólogos, publicados por Editorial Mundo Hispano. Fue reconocido en todo el mundo por su defensa elocuente de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga en su Palabra con firmeza y convicción.

“R. C. Sproul tiene un asombroso don para explicar verdades difíciles de manera concisa, memorable y fácil de entender. Es el maestro ideal para un estudio de la Oración del Señor porque esa oración es una lección profunda que Jesús dio a sus discípulos con una asombrosa economía de palabras acerca de un tema dificil. Usted será grandemente bendecido y edificado por este libro.” —Doctor John MacArthur Pastor-maestro Grace Community Church Sun Valley, California

“Este es un libro muy especial acerca de la oración. No lo dejará abrumado por el fracaso ni lo empujará a “darle a la oración una oportunidad más”, como lo hacen muchos libros y sermones acerca de la oración. En cambio, lo tomará delicadamente de la mano, como lo hizo Jesús cuando enseñó a los discípulos la oración en la que se basan estas páginas. Lo llevará a sentir el privilegio de la oración, a estimular nuevos deseos para orar, e incluso dejarlo con una sensación de los deleites de la oración. Estas páginas tienen una atmósfera de luz y están impregnadas de una sensación de frescura y gozo. Verdaderamente feliz es el teólogo que puede estimular la oración. Y nosotros estamos felices de que R. C. Sproul sea ese teólogo. La Oración del Señor es, sencillamente, un placer espiritual.” —Doctor Sinclair B. Ferguson Profesor Ligonier Ministries

“Me encanta escuchar a R. C. Sproul enseñando, y este libro suena exactamente como él: presenta verdades penetrantes ilustradas sorprendentemente. Sus citas apropiadas y su sabiduría pastoral hacen que sea tan fácil de leer como encantador de escuchar (y los capítulos cortos ayudan!). Sproul explica claramente las Escrituras con declaraciones que son simples y precisas. Él sabe lo suficiente como para decir cosas importantes de manera clara y concisa: verdades acerca del reino, la paternidad de Dios, la historia y, por supuesto, la oración. Incluso hay una sección útil de preguntas y respuestas al final. Este librito ahora ocupa su lugar junto con los clásicos sobre la oración.” —Doctor Mark Dever Pastor principal Iglesia Bautista Capitol Hill Washington, D. C.

“Históricamente, el discipulado evangélico en la iglesia ha usado mucho el Credo de los Apóstoles, la ley de Dios y el Padre Nues-tro. Ahora, a través de esta maravillosa y perspicaz exposición de la Oración del Señor, R. C. ha provisto a los cristianos que hacen discípulos y a las iglesias de un instrumento excelente y útil para dirigir y satisfacer los deseos del corazón de cada creyente que clame: “Señor, enséñanos a orar».” Doctor Harry L. Reeder III Pastor principal Iglesia Presbiteriana BriaNTood Birmingham, Alabama

CONTENIDO

  • Uno – Cómo no orar 9
  • Dos – Padre nuestro que estás en los cielos 25
  • Tres – Santificado sea tu nombre 35
  • Cuatro – Venga tu reino 45
  • Cinco – Sea hecha tu voluntad 57
  • Seis – El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy 67
  • Siete – Perdónanos nuestras deudas 77 
  • Ocho – No nos metas en tentación 91
  • Nueve – Tuyo es el reino 101
  • Diez – Preguntas y respuestas 109
  • Apéndice: Si Dios es soberano, ¿por qué orar? 115

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/oracion/1065-la-oracion-del-senor.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

La oración del Señor 1

Advertencias sobre la Oración

Blog141

Necesito hacer una advertencia. En nuestros días, muchas personas han vuelto a descubrir el poder de la oración. Esto es algo bueno; no hay nada más emocionante en la vida cristiana que orar específicamente, para expresar un deseo, para hacer una solicitud o una petición a Dios, y luego ver cómo Él responde esa solicitud de manera específica y clara. Es bueno recibir lo que pedimos, pero el beneficio añadido es la seguridad que adquirimos de que Dios escucha nuestras oraciones y las responde.

Sin embargo, algunos llevan esto a un extremo y saltan a la conclusión de que la oración es una especie de varita mágica, que si oramos con el sonido correcto, de la manera correcta, con las frases correctas, y en la postura correcta, Dios está obligado a responder. La idea parece ser que tenemos la capacidad para obligar al Dios Todopoderoso para que haga por nosotros lo que nosotros queremos que se haga, pero Dios no es un botones celestial que está disponible cada vez que presionamos el botón, a la espera de servirnos en cada una de nuestras solicitudes.

Es posible que respondas que la Biblia parece decir que Dios está dispuesto a darnos prácticamente cualquier cosa que pidamos. Podrías mencionar que Jesús dijo: “Pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá” (Mat. 7 :7). Podrías recordar que Jesús dijo, “Y todo lo que pidan en oración, creyendo, lo recibirán” (Mat. 21:22). Podrías incluso mencionar que Él dijo: “Si dos de ustedes se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mat.18:19).

Versos en su contexto

Tenemos que ser muy cuidadosos en nuestro manejo de estos versos, teniendo cuidado de interpretarlos en su contexto. Piensa en ello: a cualquier número de personas le gustaría ver una cura para el cáncer. Estoy seguro de que podría encontrar al menos unas pocas personas que estarían de acuerdo conmigo en esto, así que si dos o tres de nosotros nos reunimos y acordamos que una cura para el cáncer sería bueno, y luego oramos sobre eso, ¿estaría Dios obligado a responder?

Jesús dijo claramente: “Si dos de ustedes se ponen de acuerdo… les será hecho”, pero Él hizo esta declaración en el contexto de una gran cantidad de información acerca de la oración auténtica que Él ya había dado a sus discípulos. No podemos simplemente venir a un texto y escoger un verso sin examinar todas las cualificaciones que nuestro Señor dio en su enseñanza completa de la oración. Hacerlo así es arriesgarse a terminar con una visión mágica del asunto.

Criaturas del tiempo

Una de las razones por las que somos atraídos a la superstición y prácticas impías es que somos criaturas del tiempo. Como resultado de ello, estamos ansiosos. No sabemos lo que el mañana va a traer. Mi primera oración de niño fue: “Ahora me acuesto a dormir. Le pido al Señor que cuide mi alma. Si muero antes de despertar, pido al Señor que tome mi alma”. Esa última frase siempre me dio miedo, la parte de morir antes de despertar. No sabía si iba a morir antes de que me despertara. En realidad, no mucho ha cambiado desde entonces. No sé lo que esta tarde va a traer a mi vida. No sé lo que el mañana, la próxima semana, o el próximo año va a traer a mi vida, y tampoco tú. Vivimos siempre al borde de la eternidad, como criaturas finitas. Y eso trae ansiedad a nuestras almas.

¿No es interesante que uno de los negocios más lucrativos en los Estados Unidos de América en el siglo XXI, un tiempo de gran progreso en la educación, un tiempo de explosión del conocimiento, sigue siendo la práctica de la astrología? Lo he dicho muchas veces, que podría pedir a mis estudiantes del seminario a que nombren las doce tribus de Israel, y estaría muy feliz si pudieran nombrar ocho o nueve. Pero podría pedirles que nombren los doce signos del zodíaco, y prácticamente cada uno de ellos, dado el tiempo suficiente, podría nombrar todos los doce. No creo que ello signifique que estén más interesados en la astrología que en la historia bíblica, pero ello sugiere que la astrología es un fenómeno que está muy extendido en nuestra cultura. ¿Por qué? Porque queremos conocer el futuro.

Eso no es lo que significa vivir en la fe cristiana. Mi mañana y tus mañanas están en las manos de Dios. Hacemos nuestras peticiones ante Él y confiamos nuestros mañanas a su soberanía. Estoy encantado de que mi futuro no esté en las manos de las estrellas o los adivinos. Más bien, mi futuro está en las manos de la voluntad del Dios soberano.

Este extracto se toma del folleto, Preguntas Cruciales” de R.C. Sproul.

_______________________________________________

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

Todos somos teólogos

Reseña 20

“La reflexión sobre cada doctrina o enseñanza de la Biblia y su organización en nuestro propio pensamiento es tarea de cada creyente en Cristo: esto es hacer teología.” 

Los cristianos muchas veces permanecen con un conocimiento básico de las Escrituras, no porque sea su deseo conformarse con lo fundamental del cristianismo, sino porque encuentran en los libros de teología un lenguaje muy difícil de entender. Muchos pastores y creyentes anhelan profundizar en la Palabra y ser más precisos en la doctrina, pero cuando empiezan a leer un libro de teología sistemática por Herman Bavinck, Louis Berkhof o incluso de Wayne Grudem, sus deseos por aprender se ven mitigados.

El título del libro es una invitación seria al lector para que ejerza su capacidad como teólogo. A veces pensamos en la teología como un ejercicio frío de alguien encerrado en una oficina y con una montaña de volúmenes a su alrededor. No dudamos que esa reflexión tenga su valor, ¡y seguramente han sido muchas las horas que nuestro autor ha dedicado a esa tarea de escritorio!

Por eso es importante que juntemos las diferentes enseñanzas de la Biblia en una manera sistemática y que lo hagamos usando métodos de interpretación probados por el tiempo. De esa forma, llegaremos a formular una teología que es consistente y está fundada en la verdad.

En el libro “Todos Somos Teólogos”, R.C. Sproul, nos presenta una introducción a la teología sistemática. En este libro podemos ver  la teología como la ciencia más elevada, pero sin que se le quite su parte de poesía; a pesar de que se desarrollan temas complejos, el libro muestra una redacción agradable y un lenguaje accesible.

Todos somos teólogos, pero no todos tenemos la teología verdadera  

Quizá te puedas estar preguntando: “¿Para qué leer un libro de teología sistemática? Da igual si su lenguaje es sencillo, yo no quiero ser un teólogo, yo solo quiero ser cristiano y amar a Jesús”. Permíteme corregir un poco tu forma de pensar. Así como no es necesario usar la expresión “cristiano regenerado” —puesto que para ser cristiano uno debe ser regenerado—, decir que uno es cristiano pero no un teólogo es algo contradictorio, debido a que todo cristiano es un teólogo. Así que no se trata de si queremos ser teólogos o no, ¡todos lo somos! No solo los cristianos, toda persona en el mundo lo es, porque todos tienen una idea acerca de cómo es Dios. Por lo tanto, la cuestión principal no se trata de decidir si vamos a ser teólogos o no, sino de si vamos a tener una teología verdadera o una falsa.

La teología sistemática se vuelve necesaria en la vida del creyente, porque sólo la Biblia tiene autoridad para definir qué debemos creer. Y no solo que creer respecto a quien es Él, sino sobre toda la realidad. Dios en su Palabra volvió a imprimir las verdades que ya había escrito en su creación, para que su revelación especial nos ayudara en nuestra comprensión de su revelación natural. Entonces, al ser la Escritura nuestra regla de fe, la teología sistemática tiene como objetivo recolectar lo que la Biblia entera enseña respecto algún tema en específico, como la oración, la Iglesia o la salvación.

Entendiendo la revelación de Dios

La teología sistemática no trata de forzar lo que la Biblia enseña para encerrarla en diferentes categorías. Más bien, su objetivo es entender todo lo que Dios nos ha revelado acerca de diversos temas, pero siempre tomando en cuenta el contexto de cada versículo en el que se habla. La sistematización es para darle un orden y comprender cada doctrina de manera aislada, para luego verla a la luz de toda la revelación bíblica. Una de las diferencias que podremos encontrar en los libros de teología sistemática, es que cada autor resume las enseñanzas de diferentes maneras. Algunos serán más breves que otros al presentar una doctrina, algunos podrán incluir el desarrollo histórico de una enseñanza y verla desde una perspectiva filosófica o desde la visión de otras denominaciones. En el caso de R. C. Sproul, él nos presenta cada tema con brevedad, y lo hace por medio de pequeños subtítulos que no superan las cuatro páginas (esto hace que el libro pueda usarse como devocional o leerlo en pequeños fragmentos de tiempo libre).

A pesar de que una de las características de la Biblia es la claridad de sus enseñanzas (Sal. 19:7, 119:130), la teología sistemática nos ayuda a comprender con mayor facilidad todo lo que Dios nos ha revelado en su Palabra. Esto no debe llevar al cristiano a estudiar solo por estudiar, sino conducirlo a conocer a Dios (Jr. 9:23-24), cumplir con su mandato (Mt. 28:19-20), crecer en fe y carácter (2 Tim 3:16) y hacerlo todo en dependencia de Dios (Sal. 119:18).

El autor demuestra su habilidad para hacer que los temas complejos sean entendibles. Nos conduce a un vistazo de las verdades básicas de la fe cristiana, recordándonos quién es Dios y qué ha hecho por su pueblo en este mundo y en el venidero.

El deseo de R.C. Sproul al escribir “Todos Somos Teólogos” es enamorarnos con el majestuoso contenido de la Escritura, para hacer que la Iglesia del Señor atesore Su Palabra por encima de cualquier otro libro.

El doctor Sproul lo guiará por las diferentes áreas de la teología: antropología y creación, cristología, pneumatología, soteriología, eclesiología y escatología.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=825&controller=product

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

11B.jpg

 

 

 

¿Qué es el evangelio?

Blog27

No hay mayor mensaje que el evangelio. Pero a pesar de su importancia, muy a menudo es distorsionado masivamente o simplificado de más. La gente piensa que está predicando el evangelio cuando te dice: “Puedes tener un propósito en la vida”, o “puedes encontrar significado en tu vida”, o “puedes tener una relación personal con Jesús”. Todo eso es verdad y es importante, pero no llega al corazón de lo que es el evangelio.

Al evangelio se le llama “buenas nuevas” ya que habla sobre el problema más serio que tú y yo tenemos como seres humanos, y ese problema es simplemente esto: Dios es santo y Él es justo, y yo no lo soy. Y al final de mi vida estaré delante de un Dios justo y santo, y seré juzgado. Y seré juzgado ya sea en base a mi propia justicia, la falta de ella, o en base a la justicia de otro. Las buenas nuevas del evangelio son que Jesús vivió una vida de perfecta rectitud y perfecta obediencia a Dios, no a su propio favor, sino por su pueblo. Él ha hecho por mí lo que yo no podía hacer por mí mismo. Pero no solo vivió esa vida de perfecta obediencia, sino que se ofreció a sí mismo como un sacrificio perfecto para satisfacer la justicia de Dios.

El gran error en nuestros días es el siguiente: creer que Dios no se preocupa de proteger su propia integridad. Que es una deidad debilucha, que solo pasa su varita mágica de un lado a otro perdonando a todos. No. El que Dios te perdone es algo muy costoso. Le costó el sacrificio de su propio Hijo. Fue tan valioso el sacrificio que Dios lo pronunció valioso al levantarlo de los muertos. Así que Cristo murió por nosotros, y fue levantado para nuestra justificación. Por lo que el evangelio es algo objetivo. Es el mensaje de quién es y qué hizo Jesús. Y también tiene una dimensión subjetiva. ¿Cómo nos apropiamos subjetivamente de los beneficios de Jesús? ¿Cómo los consigo? La Biblia deja en claro que no somos justificados por nuestras obras, ni por nuestros esfuerzos, ni por nuestras acciones, sino por la fe —y solo mediante la fe. La única manera en que puedes recibir el beneficio de la vida y la muerte de Cristo es poniendo tu fe en Él y solo en Él. Si haces esto, eres declarado justo por Dios, adoptado en su familia, perdonado de todos tus pecados, y habrás comenzado tu peregrinación hacia la eternidad.

Robert Charles Sproul (nacido el 13 de febrero de 1939) es un teólogo calvinista estadounidense, autor y pastor.

http://www.ligonier.org

La Supremacía de Cristo

Blog11

Me pregunto si es adecuado tener un libro “favorito” en la Biblia. La idea rechina como las uñas sobre una pizarra. ¿Qué nos induciría a preferir una porción de la Palabra de Dios más que otra? Oír a Dios decir lo que sea es una delicia tal para el alma que cada palabra que salga de su boca debería excitar el alma en la misma medida. Quizás cuando alcancemos la gloria, nuestra delicia en Él y en su Palabra será tal que no entenderá de grados comparativos.

Mientras tanto, tenemos nuestras variadas inclinaciones. Cuando pienso en libros “favoritos” de la Biblia, siempre coloco la carta a los Hebreos muy cerca de la parte más alta. ¿Por qué? En primer lugar, este libro conecta, de una forma magistral, el Antiguo Testamento y el Nuevo. Lo que dice San Agustín es verdad: “El Nuevo está escondido en el Antiguo y éste se revela en el Nuevo”. El puente entre los dos es el libro de Hebreos.

Hebreos es un libro de comparaciones y contrastes. El Nuevo Pacto se ve contra el telón de fondo del Antiguo. El Nuevo se ve como algo mejor. “Mejor” es la palabra clave. El Nuevo Pacto es mejor porque es más global (incluye a los gentiles); tiene un mejor Mediador; un mejor Sumo Sacerdote; un mejor Rey y una mejor revelación de Dios.

Lo que tiene el Nuevo Pacto, que falta en el Antiguo, es el cumplimiento del Mesías prometido. En una palabra, tenemos a Jesús, el Verbo hecho carne.

R.C.Sproul 1

De hecho, mientras el autor de Hebreos (que, según creo, era Pablo, posiblemente a través de un escribiente) describe la persona y la obra de Jesús, el comparativo cambia rápidamente al superlativo. No basta con ver a Jesús como alguien simplemente “mejor” que lo que vino con anterioridad. Él es más que mejor: es el mejor.

A este respecto, Hebreos se centra en la supremacía de Cristo. Hablar de “supremacía” es hablar de lo que está “por encima” o “sobre” los demás. Alcanza el nivel de lo que es “súper”. En nuestro lenguaje se refiere a aquello (o aquél) que es lo más grande en poder, autoridad o rango. También se usa para describir aquello (o aquel) que tiene la mayor importancia, relevancia, carácter o logro: lo máximo.

En todas estas áreas de consideración, Jesús figura como lo máximo o lo supremo: supremo en poder, rango, gloria, autoridad, importancia, etc.

La alta cristología de Hebreos se levanta contra el trasfondo del Antiguo Testamento. Hebreos comienza con la certificación de que Cristo es la suprema revelación de Dios: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder” (He. 1:1-3a).

R.C.Sproul 3

Aquí, la supremacía de Cristo es su preeminencia sobre los profetas del Antiguo Testamento. Aquellos profetas hablaron la Palabra de Dios, pero Cristo es la Palabra de Dios. No es un simple profeta dentro de una larga lista. Él es el Profeta por excelencia. Esta revelación suprema viene de él, Aquél que es más que un profeta, el propio Hijo de Dios. En este pasaje de apertura en el libro de los Hebreos hay suficiente cristología de peso para ocupar a los astutos teólogos durante toda su vida sin que puedan agotar su riqueza. Aquí se ve a Cristo como Creador del mundo y Aquel que lo defiende por su poder. Él es el Creador de todas las cosas y el Heredero de todas ellas. Es el resplandor mismo de la gloria de Dios. De nuevo, no basta con decir que es el reflejo supremo de la gloria divina. No; él es el resplandor de esa gloria. Es la expresión de la imagen de la persona de Dios, Aquel que lleva el imago dei de forma suprema.

A continuación, Hebreos establece el contraste entre la persona y la función de los ángeles y Jesús. Ningún ángel llega al nivel de unigénito Hijo de Dios. Los ángeles no deben ser adorados, pero a ellos sí se les ordena que adoren a Cristo. El Reino no se da a los ángeles; se le da a Cristo que es el único que se sienta a la derecha de Dios Padre, en la posición de autoridad cósmica. Cristo tiene la supremacía sobre los ángeles en todas las formas posibles y no debe ser confundido como uno de ellos.

Luego, el autor de Hebreos detalla la supremacía de Cristo sobre Moisés. Con toda seguridad, Moisés es la persona que más se exalta en el Antiguo Testamento por su papel como mediador de la Ley. Leemos: “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe. El cual fue fiel al que le designó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque Él ha sido considerado digno de más gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más honra que la casa. Porque toda casa es hecha por alguno, pero el que hace todas las cosas es Dios. Y Moisés fue fiel en toda la casa de Dios como siervo […] pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros […]” (He. 3:1-6a).

Los contrastes aquí se encuentran entre el siervo de la casa, el constructor y el propietario de la misma. El constructor y propietario están por encima del siervo de la casa. Moisés pudo conducir al pueblo a la tierra prometida terrenal, pero no guiarlos a su reposo eterno.

R.C.Sproul 2

Después de esto, se ve a Cristo como Sumo Sacerdote supremo. Los sumos sacerdotes de la antigüedad no eran más que sombras de la realidad que había de venir. Los sacrificios de la antigüedad se ofrecían con regularidad; Cristo ofrece el verdadero sacrificio y lo hizo una vez y para siempre. Los antiguos sacerdotes ofrecían objetos distintos a ellos mismos. El Sumo Sacerdote Supremo se ofreció a sí mismo, sacrificio perfecto. Él es el sujeto y, a la vez, el objeto del supremo sacrificio de expiación.

Finalmente, el sacerdocio de Cristo difiere de aquél de la antigüedad en el que Cristo sirve tanto de Sumo Sacerdote como de Rey. En el Antiguo Pacto, el rey debía venir únicamente de la tribu de Judá. Los sacerdotes debían ser consagrados de la tribu de Leví (según Aarón). Pero Jesús no era levita. Era un sacerdocio diferente, según un orden distinto: el orden de Melquisedec. Este aparece de forma extraña ante Abraham en su condición de rey y sacerdote a quien éste rinde obediencia. Hebreos argumenta que Abraham es mayor que Leví, y Melquisedec es mayor que Abraham y por tanto mayor que Leví. La condición de sumo sacerdote y rey eternos se da a Cristo en cumplimiento del Salmo 110.

Estas referencias no son más que unas cuantas de las riquezas expuestas en Hebreos que declaran la supremacía de Cristo.

 

Robert Charles Sproul (nacido el 13 de febrero de 1939) es un teólogo calvinista estadounidense, autor y pastor. Él es el fundador y presidente de Ligonier Ministries.

http://www.ligonier.org/