Objetivo: El corazón

29855529_1626118404110683_1668412399_n.jpg

“El arte de aplicar la Palabra de Dios al corazón del oyente”

El libro que nos ocupa en esta ocasión (Objetivo el Corazón) es la segunda obra seleccionada dentro del llamado “Taller de Predicación”.

El primero de los títulos de este taller creado por editorial Andamio “El arte de la predicación”, está escrito por diez autores, todos ellos contextualizados en España, por nacimiento o por identificación misionera y espiritual, o por ambas. Todos ellos están comprometidos con el ministerio de predicación en sus iglesias locales. Cada hermano de los que contribuye desde su experiencia, formación, y de la gracia que ha recibido para desarrollar este ministerio, pone en evidencia un estilo, una visión única que aporta una riqueza singular a esta obra.

Nuestro mundo y sociedad necesita desesperadamente escuchar la Palabra de Dios expuesta fielmente y de forma relevante.

En Objetivo: el corazón, Murray Capill ayuda a los predicadores a dar forma a sus mensajes de tal manera que impacten de forma duradera en las vidas de sus oyentes. Acompaña a los predicadores en un proceso de “aplicación vital” que traslada la Palabra de Dios, a través de la vida de los predicadores, para que llegue a las vidas de los oyentes. Su modelo evita las trampas de la aplicación artificial, permitiendo así que los predicadores apunten al corazón de principio a fin. Además explica cómo hacerlo frente a determinados retos específicos en la predicación. Aquí encontrarás herramientas que, de forma sistemática, exploran las aplicaciones potenciales de cualquier texto en cualquier situación.

Mejor que nadie es el propio autor el que nos habla sobre el libro y su trasfondo por medio de esta entrevista.

Objetivo: El Corazón.

El arte de aplicar la Palabra de Dios al corazón del oyente, es una obra creada por Murray Capill. Él es  director del  Reformed Theological College en Geelong (Australia) un predicador regular.

¿Cuál fue el camino que te llevó a predicar?

En mi adolescencia empecé a interesarme en la predicación. Escuché a algunos predicadores que me inspiraron y comencé a sentir un tirón en mi corazón, deseando poder abrir la Palabra de Dios de esa manera. Pero era un desarrollador retrasado académicamente, así que fue más tarde en mi adolescencia que comencé a leer. Comencé a leer a Martyn Lloyd-Jones y su predicación me cautivó. De él me trasladé a CH Spurgeon y luego a JC Ryle. Esos grandes predicadores del pasado despertaron en mí el apetito y el aprecio por la predicación expositiva reformada.

Al mismo tiempo, Dios estaba trabajando en mí de otras maneras también. Dejé la iglesia en la que crecí y pasé un año saltando y comprando en la iglesia, y en muchos sentidos fue un momento muy inquietante. Parecía difícil encontrar una iglesia que fuera holísticamente sana, que tuviera buena predicación, compañerismo cálido, servicios dinámicos de la iglesia, sana doctrina y alcance efectivo. Encontré que las iglesias tendían a ser buenas en un frente pero decepcionantes en muchas otras. Muy a menudo  la predicación fue decepcionante. Entonces el Señor usó eso para fortalecer mi deseo de predicar y ayudar a construir iglesias sanas.

Al mismo tiempo, comencé la universidad y me involucré en la Unión Cristiana, donde aprendí mucho sobre el liderazgo y la participación del ministerio, y descubrí que tenía un verdadero corazón para el ministerio y el liderazgo. Así que estas tres cosas juntas: predicadores inspiradores del pasado, una preocupación por la iglesia de hoy y oportunidades iniciales para el ministerio, llevaron a una creciente aspiración de ser pastor y predicador.

¿Quién te influenció mientras seguías el ministerio evangélico?

Al principio, las influencias más importantes fueron los predicadores que leí y escuché. Como dije, Martyn Lloyd-Jones fue probablemente el más significativo. Spurgeon fue otro. Y luego estaban todos los sermones que escuchaba (¡en casetes en aquellos días!). Escuché a Al Martin, John Stott, David Pawson, Stuart Briscoe, Charles Price y otros: una verdadera mezcla de estilos y enfoques. Hoy, por supuesto, hay otra generación de predicadores, pero descubrí que escuchar a una variedad de expositores dotados de la Biblia era enormemente estimulante e influyente.

Para ser honesto, ellos fueron más formativos para mi predicación que las personas que realmente conocía en la carne. En ese momento, poco sucedía en los círculos de mi iglesia en términos de tutoría intencional y discipulado. Pero lo que fue realmente significativo fue el aliento que recibí de mi iglesia local, de mi pastor, y más tarde de los conferenciantes en el RTC (Colegio Teológico Reformado en Geelong) donde estudié. Eso realmente me estimuló y confirmó mi sensación de que allí era donde Dios me estaba guiando.

29666225_1626125104110013_553754881_n

Con la publicación de este libro “El corazón es el objetivo” sobre la importancia de la aplicación en la predicación. ¿Por qué vio la necesidad de un libro sobre este tema?

Al entrenar a los predicadores expositivos, tendemos a darles a las personas sólidos fundamentos teológicos, excelentes herramientas de lenguaje y exegéticas, y, a menudo, un buen entrenamiento en los principios básicos de la homilética. Pero lo que los predicadores no entienden es una gran ayuda al aplicar el texto bíblico, aplicándolo de forma fresca, penetrante, convincente y bíblicamente fiel. Además, los comentarios a menudo tampoco ayudan mucho. La mayoría de ellos son escasos cuando se trata de ayudar a los predicadores a saber cómo aplicar el texto hoy.

El problema es que si los predicadores tienen grandes habilidades exegéticas y conocimiento teológico, pero no saben cómo aplicar la verdad a la vida de las personas, sus sermones terminan en conferencias. Una conferencia, no importa cuán brillante sea, no es un sermón. Un sermón no solo debe explicar el texto, sino también debe presionar el mensaje principal del texto contra la vida de las personas. Necesita relacionar la verdad bíblica con las realidades de las experiencias de vida de las personas.

Entonces, lo que quería hacer era proporcionar a los predicadores algunas herramientas para pensar más profundamente sobre la aplicación de la Palabra de Dios. Quería ayudarlos a evitar añadir al final del mensaje algunas exhortaciones muy predecibles para leer más la Biblia, orar más y atestiguar más. Quería ayudarlos a ver que la aplicación debe moldear e impregnar todo el mensaje y debe llevar el mensaje a los corazones de las personas.

¿Cómo se ha recibido ese libro en Australia y más allá?

Bueno, no creo que escribas libros sobre aplicaciones expositivas para convertirte en un best-seller. Pero ha sido muy reconfortante escuchar a predicadores nuevos y experimentados en muchos lugares diferentes que el libro ha sido de gran ayuda para ellos. Creo que el hecho de que sea legible y práctico, dándoles a las personas herramientas que puedan usar cuando preparan su próximo sermón, lo ha hecho útil para las personas.

En nuestras experiencias personales, muchos de nosotros podemos señalar momentos en los que fuimos particularmente sorprendidos por algo en un sermón. Y luego están los momentos “normales” de escuchar una predicación buena pero, sin embargo, más regular. ¿Cuánto control ejerce un predicador sobre si su mensaje llega al corazón? 

Me gusta la distinción que hace Tim Keller entre un “buen” sermón y un “gran” sermón. Básicamente dice que el predicador puede trabajar para producir un buen sermón, pero solo el Espíritu Santo puede tomarlo y convertirlo en un gran sermón. Algunas veces el Espíritu toma nuestro trabajo, tal vez nuestro trabajo ordinario, y lo usa poderosamente en las vidas de las personas. Eso es algo maravilloso por lo que debemos orar fervientemente.

Pero nuestra tarea como predicadores, además de orar por eso, es hacer todo lo posible para predicar ‘buenos’ sermones. Y mi definición de eso incluye no solo ser fiel al texto bíblico, no solo comunicar clara y convincentemente, sino también dirigir el mensaje del texto a los corazones de los oyentes. En el sermón después del sermón debemos ir tras los corazones de las personas. Deberíamos tratar de iluminar sus mentes, condenar sus conciencias, despertar pasiones y afectos piadosos, y moverlos a la acción y respuesta correctas.

De modo que la predicación normal, regular, de pan y mantequilla debe dirigirse al corazón. Debe estar dirigido a cambiar vidas e impactar a las personas en el nivel más profundo de su alma. Por supuesto, si realmente penetra en los corazones de las personas depende por completo del trabajo interno del Espíritu. Solo por el Espíritu pueden los corazones ser cambiados. Pero el Espíritu usa medios, y uno de los principales medios que usa es la habilidad del predicador para aplicar la Palabra. Entonces debemos hacer todo lo que podamos, y entonces debemos depender totalmente del Espíritu de Dios.

¿Cuáles son algunas de las cosas que los predicadores más jóvenes necesitan aprender consistentemente?

Creo que hay tres cosas que hacen buena predicación: contenido, conexión y comunicación.

El contenido es la sustancia bíblica y teológica del mensaje y si eso no es fuerte, entonces el sermón nunca llegará a nada.

La conexión es la forma en que el mensaje principal del texto se conecta con los corazones y las vidas de las personas de hoy. Si eso es débil o falta, entonces tienes una conferencia, no un sermón.

La comunicación es la forma en que se presenta el contenido y la aplicación. Tiene que ser claro y convincente, interesante y atractivo, predicado con calidez y fuerza.

Así que eso es lo primero que les diría a los jóvenes predicadores: un buen sermón es la combinación de los tres juntos. No puedes elegir. Trabaja duro en los tres. Cada uno implica habilidades que deben aprenderse y lleva tiempo. A menudo bromeo que los primeros cien sermones son los más difíciles. Chappo fue más duro: dijo que los primeros 50 años son los más difíciles.

La segunda cosa que diría, sin embargo, es que aunque deberías esforzarte por ser lo más hábil posible, no intentes ser increíble. No trates de ser el próximo Keller, Piper, Jensen o el héroe que sea. Estamos rodeados de celebridades predicadoras evangélicas a quienes Dios ha bendecido y dotado. No creo que pretendieran ser de alto perfil, eso acaba de pasar porque Dios los ha usado. Y debemos estar contentos con cómo Dios quiere usarnos, lo que para la mayoría de nosotros será de muy bajo perfil.

De hecho, creo que el trabajo de la iglesia de Cristo es promovido principalmente por gente común, haciendo su mejor esfuerzo en ministerios que nunca serán mundialmente famosos. Lo que su iglesia necesita no es que usted sea famoso, sino que sea real, diligente, humilde y amoroso. Solo haz lo mejor para tu gente. Ámenlos lo suficiente como para trabajar por la Palabra y destilar la esencia de cada texto que predican. Ámalos lo suficiente como para hacer las cosas tan claras y atractivas como puedas. Ámenlos lo suficiente como para predicar a sus corazones y llevar el mensaje a la vida como realmente es. Ámenlos lo suficiente como para que su ministerio sea sobre Jesús, no usted. 29852896_1626113814111142_428033708_n

A veces se argumenta sobre la base de 1 Corintios 2: 1 que el estilo del predicador no es significativo siempre y cuando el evangelio esté presente en el mensaje. ¿Puede un predicador trabajar en técnicas estilísticas y su entrega sin comprometer el evangelio?

Esa es una gran pregunta. Desde luego, parece que Pablo desprecia cualquier interés en cuestiones de estilo, retórica y comunicación. Pero luego observas la forma en que escribe, y te das cuenta de que es un maestro de los recursos retóricos, los argumentos poderosos, las ilustraciones simples y el lenguaje apasionado.

Pablo no estaba hablando en contra de desarrollar habilidades en comunicación. Estaba hablando en contra del amor de un brillante discurso del griego. Él está diciendo que predicar no se trata del discurso, no se trata de mostrar nuestro ingenio y sabiduría. Se trata de la gloria de Jesús y la maravilla del evangelio.Nuestra tarea, entonces, es hablar lo mejor que podamos para que Jesús se mantenga en alto. Queremos hablar de manera clara, convincente, interesante, clara, convincente y persuasiva. Eso requiere una gran habilidad, pero el objetivo nunca debe ser mostrar lo maravillosos que somos, sino usar esas habilidades para mostrar cuán maravilloso es el evangelio. Necesitamos comunicarnos lo mejor que podamos, pero también debemos buscar en nuestros corazones y asegurarnos de que nuestra predicación se trata de Jesús, no de nosotros.

¿Qué es lo más difícil de predicar?

La buena predicación por lo general suena sin esfuerzo y los buenos predicadores hacen que parezca bastante fácil. Pero no lo es. Detrás de una buena predicación se encuentran muchas horas de trabajo arduo, en exégesis, aplicación y comunicación. Y creo que lo más difícil de predicar es sostenerse semana tras semana, año tras año. No es tan difícil producir una maravilla única. Pero cuanto más prediques, más profundo tendrás que cavar. No puedes mantenerte fresco si solo estás haciendo los movimientos y generando otro mensaje. El peligro es que sabes cómo hacer eso y solo tienes que pasar por la mecánica. Pero si quieres ser usado por Dios, necesitarás seguir creciendo en la palabra, seguir aprendiendo cosas nuevas, seguir orando más que nunca para que Dios bendiga su Palabra. Nunca piense que ha llegado, tiene predicación en la bolsa, y puede hacerlo sobre la marcha mientras atiende otras necesidades del ministerio. La predicación siempre garantiza lo mejor de tu tiempo, energía y concentración.

 

*(Entrevista publicada originalmente en ingles por http://www.au.thegospelcoalition.org

 

ÍNDICE

Introducción: ¿Qué es la predicación?
1. Un manual de aplicación para el principiante
Parte I. El proceso de la aplicación viva en la predicación 
2. La Palabra viva: Tiene una obra que hacer
3. La vida del predicador: Un depósito lleno
4. La vida de nuestros oyentes: El corazón es el objetivo
5. La vida de nuestros oyentes: Una talla no sirve para todos
6. Aplicaciones vivas: Disparar flechas afiladas
Parte II. Poner la aplicación viva en práctica
7. Predicar el Reino
8. Captar la atención con historias
9. Predicar los tres «ivos»
10. La preparación integral
Pensamientos finales
Apéndice. Herramientas para una aplicación

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=727&controller=product&live_configurator_token=03ddd557067e20d4cb4d7120e1b26dc7&id_shop=1&id_employee=1&theme=&theme_font=

 

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

 

 

Anuncios

De parte de Dios y Delante de Dios Sugel Michelén

de-parte-de-dios-y-delante-de-dios

De parte de Dios y Delante de Dios

Sugel Michelén

“¿Complacemos a Dios con los sermones que predicamos o nos damos por satisfechos con la simple meta de agradar solo a los hombres? Si queremos que nuestros sermones complazcan a Dios, lo primero que debemos hacer es reflejar en ellos fielmente lo que Dios dice. ¿Cómo vamos a agradar a Dios con lo que predicamos si distorsionamos Su Palabra, se le agregamos o la malinterpretamos, si dejamos fuera lo que no nos gusta y llamamos la atención hacia nosotros mismos en vez de poner el énfasis sobre Su Hijo? El simple pero acertado concepto de que ‘la predicación que agrada a Dios es la que refleja lo que Dios mismo dice’ es el corazón de esta excelente introducción a la predicación expositiva. La enseñanza que Sugel nos brinda proviene de sus muchos años de servicio fiel y frutífero en el ministerio”

D. A. CARSON, escritor y profesor del N.T. en la Trinity Evangelical Divinity School.

 

“Lo diré con palabras sencillas y sin exageración: este libro sobre la predicación es el más informativo, conciso y práctico que he tenido el privilegio de leer. Desde el primer capítulo me cautivó de tal manera que dediqué el día entero a leerlo y estudiarlo. Estoy convencido de que esta obra debería traducirse a todos los idiomas posibles, pues llegará a ser un clásico de la predicación expositiva”.

PAUL DAVID WASHER, escritor, conferencista y director de HeartCry Mission.

 

“Exponer un pasaje es trillar sobre terreno Santo. El pastor Michelén te lleva de la mano no solo para que alcances a entender la importancia de la predicación, sino también para que puedas llevarla a la práctica. Él escribe porque conoce la Palabra en profudidad y porque ha visto los resultados de su poder en acción”.

MIGUEL NUÑEZ, pastor de la Iglesia Bautista Internacional en Santo Domingo.

 

SUGEL MICHELÉN ha sido durante más de 30 años uno de los pastores de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo, en la República Dominicana, donde tiene la responsabilidad de predicar con regularidad la Palabra de Dios en el día del Señor. Es autor de varios libros, incluyendo Palabras al cansado. El pastor Michelén y su esposa Gloria tienen tres hijos y cuatro nietos. Lo puedes seguir en Twitter en @symichelen.

 

313 Páginas

Ref. 003002 – 13,00 €

Dios conoce a los suyos

 

Iglesia Evangélica de Ciudad Real

Se sabe que ya por 1869 hubo algún intento de introducir el evangelio de Jesucristo en la capital de la provincia, aunque nada pudo permanecer.

Luego un siglo más tarde, durante unos pocos años hubo un pequeño grupo de cristianos que desapareció por el año 1973.

En esa misma época, una joven pareja, Francisco Farrugia y Esther Eguía, sintieron la llamada del Señor para venir a la Mancha. Tras prepararse en un colegio bíblico en Inglaterra, decidieron venir a Daimiel en 1974, a dónde también vino a colaborar la misionera inglesa Jean Pleasence (hoy día Jean Woods).

En 1976 se trasladaron a Ciudad Real, al no haber ningún testimonio bíblico.

En un principio se convirtieron algunos vecinos de donde vivían en la calle Calatrava. Se reunían en diferentes casas, pero ya en 1978, el Señor permitió que se pudiera abrir un pequeño local en la calle Las Cañas (en aquel entonces Marcos Redondo).

Ya para 1980 se reunían cerca de 20 personas, se hacían reuniones de jóvenes que el Señor bendijo, por lo que con la ayuda de hermanos ingleses se pudo comprar una casa en la calle Sta. Teresa, que ha ido transformándose y ampliándose hasta lo que es en la actualidad.

El Señor continuó bendiciendo la obra, y pudo enviar misioneros de su propia congregación a Inglaterra a prepararse, y luego, abrir obra en Cuenca. También otra joven, Manuela de la Torre, estaría más tarde en la obra del Señor casada con Trevor Thomas que fue pastor en Palma por unos años.

Se iniciaron campamentos y retiros que se convertiría en la actual “Asociación de campamentos Cristianos Castilla-La Mancha”, con más de 20 años de experiencia. También se colaboró en la fundación del “Colegio Bíblico de la Gracia” y de “Editorial Peregrino” que actualmente dirige Mateo Hill, que fue misionero-pastor en Santa Cruz de Mudela, y en la actualidad miembro de la Iglesia en Ciudad Real.

En 1988 vino como pastor Andrés Birch con su esposa Viviana, que consolidaron la obra hasta 2004, que recibieron el llamamiento de una iglesia en Palma de Mallorca que llevaba varios años sin pastor.

Por esa misma fecha vino como pastor Luis Cano con su esposa Pilar Herrera, que habían estado durante 20 años en Cuenca.

En la actualidad la iglesia la forman algo más de 100 miembros, con una presencia cada domingo de alrededor de 140 personas. Como iglesia siempre hemos puesto énfasis en la predicación de la Palabra de Dios cada domingo, el evangelismo (ir a donde ellos están y traerlos a Cristo), la solemnidad de los cultos a Dios con la libertad y adaptación necesaria pero siempre buscando agradar al Señor y no entretener a los hombres.

En la actualidad la iglesia sostiene económicamente a su pastor, así como colabora en el sostenimiento de misioneros, pero estamos muy agradecidos a “European Missionary Fellowship” que ha colaborado a lo largo de los años con esta iglesia.