Lutero y Calvino: “Dos Pilares fundamentales de la Reforma Protestante del Siglo XVI” Parte 7

Blog63

11. Exposición Incansable de las Escrituras

A pesar de las diversas dificultades, penurias de índole ministerial y personal ninguno de ellos dejó de desempeñar la función que consideraban como fundamental en su existencia. Entre febrero y marzo de 1522 el vendaval de anarquía religiosa, la exaltación profética y la iconoclastia sembraron de escombros y desconciertos la pequeña ciudad de Wittenberg, brindando a Lutero y a Melanchton la oportunidad de introducir sin objeciones un orden religioso enteramente nuevo.

De hecho es el momento en que tienen el coraje de declarar abolidos todos los ritos religiosos católicos. Quedaba en pie como motor de la vida comunitaria la predicación[1].  Aunque Martín Lutero se esforzó por mantener las formas litúrgicas de su época, la prédica fue adquiriendo, sin embargo, cada vez mayor

importancia hasta convertirse en el punto céntrico del servicio religioso[2]. Lutero lo resume de la siguiente manera “Por eso, he sido lanzado a la enseñanza y la predicación agarrado por los pelos. Si hubiera sabido lo que ahora sé, ni diez caballos hubieran podido arrastrarme[3].

Así también, la Escritura era central para el entendimiento de Calvino. Podríamos llegar a pensar equivocadamente en la Institución de la Religión Cristiana como un trabajo escolástico de teología sistemática, pero él dijo que tenía como propósito “Preparar e instruir candidatos en sagrada teología para la lectura de la Palabra divina, para que ellos puedan ser capaces de tener fácil acceso a ella y avanzar en ella sin tropezar[4].

 12. Producción Literaria

Este punto es bastante significativo luego de haber recorrido los aspectos públicos y privados de los dos reformadores que hemos analizado, pues si hay algo que podemos dejar claro es que ambos tuvieron vidas muy agitadas. Sin embargo, aún así Lutero escribió al menos 55 obras.

¿Y qué de Calvino? Su obra literaria más conocida es la Institución de la Religión Cristiana. Completó la primera versión cuando tenía 27 años, pero la fue revisando a lo largo de más de veinte años hasta publicar la versión definitiva en 1559. También están sus obras menos conocidas que son los Comentarios, que llegaron a ser de la mayoría de los libros de la Biblia. Pero también, tenemos  muchos otros escritos: un salterio, catecismos, liturgias y libros de ordenanzas para la iglesia. A propósito de su manera de trabajar, Teodoro Beza relata que en 1563, un año antes de su muerte:

Las enfermedades de Calvino se habían agravado mucho y eran tantas que resultaba imposible casi creer que tan fuerte y noble mente pudiese seguir cobijándose en un cuerpo tan frágil, tan agotado por el trabajo y quebrantado por los sufrimientos. Pero ni aun así pudo ser convencido de que se cuidase. Por el contrario, si en alguna ocasión se abstuvo de sus deberes públicos (y nunca lo hizo sin una gran reluctancia), permanecía en su casa respondiendo las numerosas consultas que se le hacían o fatigaba a sus secretarios de tanto dictarles, sin desmayar un momento

La correspondencia de Calvino se extendió por toda Europa, conservándose un número aproximado de 4300 cartas, de las cuales 1369 fueron escritas por Calvino[6].  Un secretario suyo Charles de Jonvilliers estuvo 20 años después de su muerte recogiendo sus cartas. Muchas son largas y muy teológicas (casi tratados), pero otras también nos dejan ver, más que en otros escritos, su lado humano[7].

13. Trabajo Constante

Enlazado con lo anteriormente expuesto queda claro que para Lutero y Calvino el trabajo siempre fue constante. ¿Lo confirman ambos reformadores o es nuestra idea?

Señala Lutero:

Soy un hombre muy ocupado; tengo que desempeñar cuatro trabajos, cada uno de los cuales necesitaría para su cumplimiento la dedicación exclusiva de una persona: tengo que predicar en público cuatro veces por semana, dictar dos veces lecciones, oír las causas, escribir cartas y, además, escribir libros para el pú­blico. No obstante, Dios me ha provisto bien al darme una mujer excelente que cuida de todos los asuntos familiares, para que yo no me tenga que ocupar además de este menester[8]

Calvino no fue un autor cuyas actividades literarias tuvieran lugar en la sosegada soledad de un claustro o academia, con su diario descanso para una meditación ininterrumpida. Por el contrario, su voluminosa producción escrita fluyó de su pluma, o fue dictada, en medio de (casi valdría la pena decir a despecho de) una casi aplastante presión de multitud de otras exigencias sobre su tiempo y su energía; para no mencionar la serie de enfermedades que tan frecuentemente asaltaron su frágil estructura física.

Para concluir este punto recogemos la respuesta de un experto ante la interrogante: “¿Era Calvino trabajólico?”

No cabe duda alguna que sí lo era, Calvino no sólo publicó numerosos escritos y mantuvo una amplia correspondencia, en sus últimos 15 años de vida predicó 2300 sermones, lo que da como resultado aproximadamente tres sermones por semana. Con regularidad también se quedaba trabajando en las noches y a veces sólo dormía cuatro horas. En 1553 Calvino se quejó en una oportunidad que hacía un mes que no salía de las puertas de la ciudad, ni siquiera para recuperar fuerzas. Sus numerosas enfermedades también debieron atribuirse a la sobrecarga de trabajo[9]

[1] José García Oro “Historia de la Iglesia. Tomo III: Edad Moderna” Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 2005, Pág. 71

[2] María Cristina Prochell A. “El Protestantismo, su música y músicos” Revista Musical Chilena, Pág. 45 en: http://www.revistamusicalchilena.uchile.cl/index.php/RMCH/article/viewFile/16080/16595

[3] Martín Lutero “Charlas de Sobremesa” Pág. 5

[4] Juan Calvino “Institución de la Religión Cristiana”: “Juan Calvino al Lector” 1559. Filadelfia,: The Westminster Press, 1960, Pág. 4.

[5] Jacob T. Hoogstra “Juan Calvino Profeta Contemporáneo” Libros CLIE; 1973, Pág. 43

[6] A. Detmers “Calvino como persona”, Pág. 7 en: http://www.calvin09.org/media/pdf/bio/Detmers_Calvin-als-Mensch_SP.pdf

[7] Matt Leighton, “Juan Calvino una Aproximación Biográfica” en “Historia, influencia y legado de Juan Calvino”, Andamio, 2010, Pág. 45

[8] Martín Lutero “Charlas de Sobremesa” Pág. 8

[9] A. Detmers “Calvino como persona”, Pág. 7 en: http://www.calvin09.org/media/pdf/bio/Detmers_Calvin-als-Mensch_SP.pdf

Ximena Prado Dagnino (Licenciada en Educación, Profesora de Historia, Magíster en Historia Económica y Social PUCV).

*Se permite compartir incluyendo la fuente http://www.solosanadoctrina.com y la autora. Publicado con permiso para el presente y los siguiente Blog´s  (“Lutero y Calvino: “Dos Pilares fundamentales de la Reforma Protestante del Siglo XVI” ”).

Imagen y diseño, Pamela Peralta Uribe.

Anuncios

Para Glorificar a Dios debemos renunciar a toda gloria personal

Blog23

Así es sin duda. Jamás nos gloriamos como se debe en Él, sino cuando totalmente nos despojamos de nuestra gloria. Por el contrario, debemos tener por regla general, que todos los que se glorían de sí mismos se glorían contra Dios. Porque san Pablo dice que los hombres se sujetan finalmente a Dios cuando toda materia de gloria les es quitada (Rom. 3,19).

Por eso Isaías al anunciar que Israel tendrá todo su justicia en Dios, añade juntamente que tendrá también su alabanza (Is. 4 5, 2 5); como si dijera: éste es el fin por el que los elegidos son justificados por el Señor, para que en Él. Y en ninguna otra cosa, se gloríen. En cuanto al modo de ser nosotros alabados en Dios, lo había enseñado en el versículo; a saber, que juremos que nuestra justicia y nuestra fuerza están en Él. Consideremos que no se pide una simple confesión cualquiera, sino que esté confirmada con juramento; para que no pensemos que podemos cumplir con no sé qué fingida humildad. Y que nadie replique que no se gloría  cuando, dejando a un lado toda arrogancia, reconoce su propia justicia; porque tal estimación de sí mismo no puede tener lugar sin que engendre confianza, ni la confianza sin que produzca gloria y alabanza.

Recordemos, pues, que en toda la discusión acerca de la justicia debemos siempre poner ante nuestros ojos como fin, dejar el honor de la misma entero y perfecto para Dios; pues para demostrar su justicia, como dice el Apóstol, derramó su gracia sobre nosotros, a fin de que Él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús (Rom.3, 2-6). Por eso en otro lugar, después de haber enseñado que el Señor nos adquirió la salvación para alabanza de la gloria de su gracia (Ef. 1:6), como repitiendo lo mismo dice: “Por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef. 2:8-9). Y san Pedro, al advertimos de que somos llamados a la esperanza de la salvación para anunciar las virtudes de Aquél que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable (1 Pedro 2:9), sin duda alguna quiere inducir a los fieles a que de tal manera canten las solas alabanzas de Dios, que pasen en silencio toda la arrogancia de la carne.

 

Extraído de Institución de la religión cristiana.

Juan Calvino (10 de Julio de 1509 – Ginebra, 27 de Mayo de 1564)

Huir del Pecado

Blog17

“Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”        Génesis 4:7 

Dios pronunciará una terrible sentencia contra Caín si se endurece en su maldad y se entrega a su delito. La advertencia es clara: Dios no solo desestima la queja injusta de Caín, sino que también le muestra que no hay mayor adversario para él que el pecado que él mismo desea. Dios, con estas concisas palabras, deja al impío sin escapatoria. Es como si le dijera: «Tu obstinación no te rendirá beneficio alguno, puesto que, aun cuando no quieras tener relación conmigo, tu pecado no te dará tregua, sino que te hostigará, te perseguirá, te apremiará y no te dejará salida». Caín está airado, pero no le sirve de nada. Es culpable de su propia condena interior aunque nadie le acuse. La expresión el pecado está a la puerta hace referencia al juicio interior de la conciencia que convence al ser humano de su pecado y le asedia por todos lados. Quizá el impío imagine que Dios dormita en el Cielo. Puede que intente ahuyentar el miedo al juicio. Sin embargo, el pecado arrastrará a estos fugitivos renuentes de vuelta al tribunal del que desean huir. La expresión de Moisés es especialmente contundente. El pecado está a la puerta, lo cual da a entender que el pecador no sufre el tormento inmediato del temor al juicio. En lugar de eso, rodeándose de todos los deleites posibles para engañarse a sí mismo, parece caminar libremente por el campo abierto y los prados. Sin embargo, al llegar a la puerta, se topa con el pecado, que hace guardia constantemente. Luego la conciencia, que anteriormente estaba libre, también queda arrestada, por lo que el retraso le cuesta un doble castigo.

Cuando pecamos y Dios nos convence de ese pecado, intentamos huir del juicio de muchas formas. Sin embargo, ¿por qué es imposible escapar de los efectos del pecado? ¿Qué clase de castigo podemos aguardar cuando por fin dejemos de correr?

 

LECTURA ADICIONAL RECOMENDADA: Eclesiastés 8:1-14

 

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)

Encontrar la paz en el sufrimiento

Blog16

“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” Génesis 3:19

Quienes se someten mansamente a sus sufrimientos presentan una obediencia aceptable a Dios si cargar con esta cruz junto con una mayor conciencia del pecado les infunde humildad. Ciertamente, solo podemos presentar tal sacrificio ante Dios por medio de la fe. Sin embargo, los fieles también se esfuerzan en ganarse la vida con la ventaja de tener un estímulo para el arrepentimiento y adaptarse a la mortificación de la carne. A menudo, Dios sustrae parcialmente la maldición a sus hijos para que no se desmoronen bajo su pesada carga. Dice el Salmo 127:2: «Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores; pues que a su amado dará Dios el sueño». Dado que las cosas contaminadas por Adán se restauran por medio de la gracia de Cristo, los piadosos sienten con mayor intensidad que Dios es bueno y disfrutan de la dulzura de su bondad paternal. Sin embargo, debido a que, aun en el mejor de los casos, la carne debe ser sojuzgada, no es raro que los piadosos se fatiguen con la dureza de su trabajo y pasen hambre. Es preferible, pues, que cuando se nos advierta de las desdichas de esta vida presente, derramemos lágrimas por nuestros pecados y busquemos consuelo en la gracia de Cristo, que no solo mitiga la amargura del dolor sino que la endulza.

Cuando nos sentimos abrumados por el trabajo, la enfermedad u otras dificultades, presentar esas cosas a Dios en oración nos sirve de ayuda. ¿Por qué es esto así? ¿Cómo nos enseña misericordiosamente Cristo nuestro Salvador a ser humildes además de disfrutar de la dulzura de su presencia?

 

LECTURA ADICIONAL RECOMENDADA: Filipenses 3

 

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)

365 días con Juan Calvino

365 Días con Juan Calvino

365 días con Juan Calvino

Juan Calvino

Con ocasión del quinto centenario de la Reforma, se presenta en español esta colección única de 365 lecturas extraídas de los escritos de Juan Calvino, seleccionadas y editadas por Joel R. Beeke.

Calvino tuvo un ministerio de profundo calado en Europa, y sigue siendo uno de los pensadores más influyentes de la historia. Fue un pastor, teólogo y predicador piadoso que guio con su ejemplo a su rebaño y trabajó con ahínco para establecer una piedad consecuente en la ciudad de Ginebra. Fue un escritor prolífico, y sus sermones, sus cartas y, por supuesto, su Institución de la religión cristiana se han publicado una y otra vez. Su prosa fluida se caracteriza por ser clara, sencilla y, sin embargo, también profunda. En estos conmovedores fragmentos, extraídos de sus comentarios y sermones, Calvino nos lleva a Cristo, el glorioso Salvador de su pueblo.

Rústica

Ref. 1032 – 19,00 €

Historia, influencia y legado de Juan Calvino

Basico 2010 Calvino traz

Historia, influencia y legado de Juan Calvino

Matt Leighton, José Moreno Berrocal, Bernard Coster, José de Segovia, Pedro Puigvert, Krisztina Paksy, David Estrada

01 Juan Calvino: Una aproximación biográfica. Matt Leighton.
02 El conocimiento de Dios en la teología de Juan Calvino. José Moreno Berrocal.
03 La predestinación en la teología de Juan Calvino. Bernard Coster.
04 La predicación en la vida de Juan Calvino. José de Segovia.
05 Calvino/Servet: Una relación tempestuosa. Pedro Puigvert.
06 Libertad y derechos fundamentales en Juan Calvino. Krisztina Paksy.
07 El calvinismo de los reformados españoles del siglo XVI. David Estrada.

234 pp. Rústica

Ref. 1509 – 11,99 €

La Obra Santa

Blog8

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Génesis 2:15

Ahora Moisés nos dice que la tierra se entregó al ser humano a condición de que la cultivara. Cabe deducir, pues, que el ser humano fue creado para que se dedicara al trabajo y no permaneciera ocioso. Ciertamente, el trabajo se concibió como algo placentero y grato, libre por entero de cansancio y malestar. Dado que Dios había dispuesto que el ser humano cultivara la tierra, también condenaba todo reposo indolente. Nada hay más contra natura que pasarse la vida comiendo, bebiendo y durmiendo sin trabajo que hacer. Afirma Moisés que a Adán se le entregó la custodia del huerto. Tal cosa muestra que poseemos todas las cosas que Dios nos ha entregado a condición de que nos contentemos con utilizarlas de forma frugal y moderada, y de que cuidemos lo restante. Que el dueño de un terreno disfrute de su cosecha anual sin permitir que la tierra resulte perjudicada por su negligencia. Que trabaje para dejarla en herencia a sus descendientes en el mismo estado que la recibió o mejor cuidada si cabe. Que se alimente de su fruto de tal forma que no la agote por el exceso de lujo ni la perjudique o destruya por negligencia. Y no solo eso, que cada uno de nosotros se considere un mayordomo de Dios en todo lo que posea para demostrar economía e inteligencia con todas las buenas cosas que Dios nos ha dado. Obrando así, no nos comportaremos de forma disoluta ni corromperemos por una utilización indebida aquello que Dios nos exige que protejamos.

Trabajar con ahínco es un don de Dios, no una maldición del pecado. Gocémonos, pues, en el trabajo bien hecho. El trabajo diligente y meticuloso glorifica a nuestro Creador al cumplir una parte importante de su voluntad para el género humano. ¿Trabajas «para Dios» o «para los hombres»?

 

Lectura recomendada Mateo 25:14-30 

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)

 

 

El Gemido de la creación

Blog3

“Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida”. Génesis 3:17

Dios, en respuesta al pecado de Adán, anuncia que la tierra quedará maldita. Dado que la Escritura nos dice que la bendición de la tierra hace referencia a la fertilidad que Dios le infunde por medio de su poder oculto, la maldición es la privación de eso, lo que significa que Dios le retira su favor. De este modo, pues, el estado del mundo varía con respecto a los seres humanos dependiendo de si Dios está airado con ellos o bien les demuestra su favor. Cabe añadir que el castigo no se aplica a la tierra en sí misma, sino únicamente al hombre, puesto que la tierra no da fruto para sí misma, sino para proveernos de alimento. No obstante, el Señor determinó que su ira, cual diluvio, alcanzara todos los rincones de la tierra, de tal forma que el hombre viera la atrocidad de su pecado allá donde mirara. Antes de la Caída el mundo era un hermoso y límpido espejo de la bondad y el favor paternos de Dios para con el hombre. Ahora todos los elementos nos muestran que estamos malditos. Y, aunque –tal como dice David– la tierra sigue llena de la misericordia de Dios (Sal. 33:5), ahora vemos las señales de su terrible distanciamiento de nosotros. Si esas señales no nos perturban, estaremos traicionando nuestra ceguera y nuestra insensibilidad. Sin embargo, para que la tristeza y el horror no nos abrumen, el Señor también reparte muestras de su bondad por doquier. Y no solo eso, sino que, aun cuando la bendición de Dios nunca se ve de forma tan transparente y pura como en su primera manifestación en la época de la inocencia humana, sus vestigios, considerados por sí mismos, permiten que David exclame veraz y fidedignamente: «De la misericordia de Jehová está llena la tierra».

La perturbadora brutalidad del mundo natural que nos rodea es resultado de nuestro pecado. El sufrimiento y el dolor de los animales es a consecuencia de nuestra transgresión. ¿Acaso no debiera eso impulsarnos a lamentar el pecado y sus consecuencias para toda la creación?

Lectura recomendada Romanos 8:18-25

Extraído del libro “365 días con Juan Calvino” (Editorial Peregrino 2016)