El refugio del hombre justo – La Fidelidad de Dios II

Blog71.jpg

II. Seguidamente consideremos la fidelidad de Dios, tal como se relaciona con las muchas grandes y ricas promesas hechas a su pueblo para su seguridad en sus intereses temporales, y intereses espirituales.

Encontramos que la fidelidad de Dios fue prometida para la seguridad de su pueblo, en pro de sus intereses espirituales y eternos contra todos los peligros y temores que los amenazan, muy especialmente en estas tres formas.

1. Les es dada como la más grande y mejor seguridad del perdón de sus pecados (1 Juan 1:9): “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad.” Nuestro peligro más grande se deriva del pecado; la culpabilidad es una fuente de lágrimas, el alma perdonada puede encarar otros problemas de frente: tal como la culpa genera temor, el perdón produce valentía, y la fidelidad de Dios en el pacto es, por decirlo así, esa oficina de perdón de donde obtenemos nuestra liquidación y absolución. (Isa. 43:25): “Yo, yo soy el que borro tus
rebeliones por amor de mí; y no me acordaré de tus pecados.” Las promesas de remisión se hacen en nombre de Cristo, y cuando se hacen, tienen que ser cumplidas para honrar su fidelidad.

2. Es dada para la perseverancia de los santos, y su permanencia en los caminos de Dios en los tiempos más peligrosos y difíciles; éste fue el aliento que les dio. (1 Cor. 1:8, 9): “El cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis sin falta en el día de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Dios, por el cual sois llamados a la participación de su Hijo Jesucristo nuestro Señor.” ¡Ah, Señor! podrían haber dicho los corintios, los poderes de este mundo están en contra de nosotros, tenemos por delante sufrimiento y muerte, y dentro nuestro un corazón traicionero y miedoso. Ah, pero aún así no teman, Cristo
confirmará a quien se oponga a ustedes; aunque el mundo y sus propios corazones sean engañosos, consuélense con esto, su Dios es fiel.

3. La fidelidad de Dios es dada como promesa para la seguridad de su pueblo y aliento contra todos los sufrimientos y aflicciones en este mundo. (2 Tes. 3:2, 3): “Y que seamos librados de hombres importunos y malos; porque no es de todo la fe. Mas fiel es el Señor,
que os confirmará y guardará del mal.” El ora pidiendo que sean librados de los hombres absurdos, traicioneros e impíos quienes los aplastarían y traicionarían causando su ruina; pero propone lo siguiente como su alivio: que cuando la traición de los hombres los meta en dificultades, la fidelidad de Dios los sostendrá en esas dificultades y los librará de ellas; tendrán el apoyo de Dios en medio de los sufrimientos más profundos generados por los hombres (1 Ped. 4:19).

Dios garantiza su fidelidad para la indemnización y seguridad de su pueblo, en medio de males temporales y externos a los que están sujetos en este mundo; y esto, ya sea para preservarlos de las dificultades (Sal. 91:1-4) o para abrirles una puerta oportuna para
librarlos de las dificultades (1 Cor. 10:13). En ambos casos, o en cada uno, el corazón del cristiano puede permanecer tranquilo en este mundo lleno de dificultades porque, ¿qué necesidad hay de que esas dificultades nos asusten, ya que nunca nos tocarán o, si lo hacen, nunca nos dañarán y, mucho menos, arruinarán?

John Flavel 3.jpg

III. Habiendo considerado brevemente la fidelidad de Dios en sus promesas, será espléndido volver a considerarla tal como actúa o se manifiesta en sus providencias sobre su pueblo. Créanlo, cristianos, la fidelidad de Dios está incluida en todas sus obras providenciales, siempre que sale para obrar en el mundo, “Será… la fidelidad ceñidor de sus riñones” (Isa. 11:5). Es una alusión a los obreros quienes, saliendo a trabajar de mañana, se ciñen sus lomos o se fajan; ahora bien, no hay obra realizada en este mundo en que su fidelidad no sea como la faja que ciñe su cintura. La consideración de esto debe ocasionar que el creyente más desalentado, ciña los lomos de su mente, es decir, aliente y fortalezca su corazón caído y desanimado. Contemplar aquellas obras de Dios realizadas fielmente y con el fin de lograr sus propósitos eternos y cumplir sus promesas misericordiosas, debería alegrarnos en lugar de atemorizarnos. El que David considerara que la propia fidelidad de Dios era la que lo había afligido, le quitó el aguijón de su aflicción (Sal. 119:89, 90). Pero más particularmente, contemplemos con beneplácito la fidelidad de Dios en cumplir siete tipos de promesas a su pueblo, en los días de aflicción y sufrimiento: 1. Las promesas de preservación; 2. Las promesas de apoyo; 3. Las promesas de orientación; 4. Las promesas de providencia; 5. Las promesas de liberación; 6. Las promesas de ordenar y dirigir los acontecimientos para beneficio de ellos.

1. Hay promesas en la palabra para que sea usted preservado de la ruina, y lo que lee en estas promesas comprueba diariamente que las mismas se cumplen en sus propias experiencias. Tiene usted la promesa en el Salmo 57:3: “El enviará desde los cielos, y me salvará de la infamia del que me apura.” Piénselo, ¿no ha descubierto que es así? Cuando el infierno ha enviado sus tentaciones para deshonrarlo, el mundo sus persecuciones para destruirlo, su propio corazón sus temores incrédulos para desviarlo y hundirlo, ¿acaso no ha enviado su Dios su misericordia y su verdad para salvarle? ¿Acaso no ha sido su verdad su escudo y protector (Sal. 91:4). ¿Acaso no puede usted decir con la iglesia, que es por su misericordia que no es consumido, que sus misericordias son nuevas cada mañana y que grande es su fidelidad (Lam. 3:23)? (Nota de los editores: ¡Digo Amén! ¡Alabado sea el Señor!)

John Flavel 4.jpg

2. Así como ha visto el cumplimiento de las promesas para su preservación, puede también verlo en cuanto a todas las promesas en su palabra acerca de sostenerlo en sus dificultades. Esta es una dulce promesa (Sal. 91:15): “Con el estaré yo en la angustia: lo libraré”.

Tiene usted también una promesa muy sustentadora en Isaías 41:10: “No temas, que yo soy contigo; no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” ¡Oh! ¡con cuánta brillantez se ha manifestado la fidelidad de Dios al cumplir su palabra en este sentido! Usted es su
testigo de que se hubiera hundido en las profundas aguas de las dificultades si él no hubiera cumplido su palabra. Así lo dice David (Sal. 73:26: “Mi carne y mi corazón desfallecen: mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.” ¿Acaso no ha visto que es con usted como dice 2 Cor. 12:10: “Por lo cual me gozo en las flaquezas, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por Cristo; porque cuando soy flaco, entonces soy poderoso”? El poder de Dios se ha perfeccionado en su debilidad, por él pudo superar sus dificultades: hasta ahora él lo ha ayudado.

3. Así como ha visto el cumplimiento de las promesas para su preservación y sostenimiento, ha podido verlo en la orientación que le ha brindado en sus caminos. Así dice la promesa (Sal. 32:8): “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar. Sobre ti fijaré mis ojos.” Es cierto que “el hombre no es señor de su camino” (Jer.
10:23). ¡Oh, con cuánta fidelidad lo ha guiado su Dios, y lo ha apoyado en todas las circunstancias difíciles de su vida! ¿Acaso no se cumple fielmente hasta el más mínimo detalle aquella promesa (He. 13:5): “No te desampararé, ni te dejaré”? De seguro que puede ponerle usted su sello a lo que afirma Juan 17:17: “Tu palabra es verdad”; si hubiera sido dejado que se las arreglara solo según su propio consejo, ciertamente hubiera perecido, como dice el Salmo 81:12: “Dejélos por tanto a la dureza de su corazón: caminaron en sus consejos. ”

4. Así como hay promesas en la palabra para su preservación, sostenimiento y orientación, así también, en cuarto lugar, hay promesas acerca de su providencia, como en el Salmo 34:9: El Señor ha prometido que los que le temen no tendrán falta de nada. Cuando son llevados a los extremos, él proveerá (Isa. 41:17): “Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, que no hay; secóse de sed su lengua; yo Jehová los
oiré, yo el Dios de Israel no los desampararé.” ¿Acaso esto no se lleva a cabo fielmente? “Dio mantenimiento a los que le temen; para siempre se acordará de su pacto” (Sal. 111:5). En todas las contingencias de su vida lo ha encontrado fiel hasta este día; usted es
su testigo de que sus providencias nunca le fallaron, su cuidado se renueva para usted cada mañana; ¡cuán grande es su fidelidad!

5. También encuentra usted en la palabra algunas promesas estimulantes en cuanto a sus liberaciones. Cuenta usted con la dulce promesa en el Salmo 91:14: “Por cuanto en mí ha puesto su voluntad, yo también lo libraré” y también en el Salmo 50:15: “E invócame en el día de la angustia: te libraré”. Usted lo ha hecho, y él le ha dado una salida.
Nuestras vidas son monumentos de misericordia; hemos vivido entre leones, pero hemos sido preservados (Sal. 57:4). La zarza ardiente era un emblema de la iglesia preservada milagrosamente.

John Flavel 5.jpg

6. Hay promesas en el mundo para ordenar y dirigir los acontecimientos de la providencia para beneficiarlo grandemente a usted; tal es la promesa (Rom. 8:28): “Y sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien”. No tema, cristiano, no importa el estado en que ahora se encuentra; mientras sea arrojado de aquí para allá en las ondas inestables de este mundo, encontrará, ciertamente, cuando
llegue al cielo, que todas las dificultades de su vida eran guiadas firmemente por esta promesa como un barco en el mar es dirigido a su puerto por el compás o la estrella polar.

IV. Aplicación
Qué queda ahora más que volver a insistirle; 1. Que entre en esta cámara de fidelidad divina; 2. Que cierre la puerta detrás suyo; 3. Y que entonces viva confortablemente allí durante los días malos.

1. Entre en esta cámara de la fidelidad de Dios por medio de la fe, y escóndase allí.
Todo hombre es una mentira, pero Dios es verdad, eterna e inmutablemente fiel. ¡Oh! deposite su fe en esto, descanse en esto.

Ahora bien, hay dos grandes argumentos de peso para instarlo a entrar en esta cámara de fidelidad divina. El primero se basa en la naturaleza de Dios, “que no puede mentir”
(Tito 1:2). “Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta: El dijo, ¿y no hará?; habló, ¿y no lo ejecutará?” (Núm. 23:19). Recuerde sobre qué base eterna y firme se basa la fidelidad de Dios. Estas son cosas inmutables (He. 6:18). Sobre esto se basó Abraham (Rom. 4:21): “Plenamente convencido de que todo lo
que había prometido, era también poderoso para hacerlo”. Tuvo por fiel al que prometió. ¿Qué esperaría o exigiría usted de la persona en que va a confiar?

Espere una promesa clara; y ¡atención! cuenta usted con mil a través de la Biblia, adecuadas para todos las circunstancias de su alma y cuerpo. Por lo tanto, puede rogarle a Dios, como lo hiciera David (Sal. 119:49): “Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar”. Así también rogó Jacob (Gén. 32:12): “Y tú has dicho: Yo te haré bien”. Estos son los votos y las obligaciones de Dios.

Espere el poder suficiente como para cumplir lo que promete. En Dios, esto es un fundamento justo de fe, (Isa. 26:4): “Confiad en Jehová perpetuamente: porque en el Señor Jehová está la fortaleza de los siglos”. Por la fortaleza de él podemos esperar en él: las criaturas no pueden, pero Dios sí puede hacer lo que determina hacer. Espere una bondad y misericordia infinitas de parte del Señor que lo predisponen a ayudarle y salvarle. Así es aquí (Sal. 130:7): “Espere Israel a Jehová; porque en Jehová hay misericordia y abundante redención con él”. Y Moisés rogó (Éxo. 33:18): “Ruégote que me
muestres tu gloria”. El pedido era de poder ver la gloria de Dios: La respuesta fue: “Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro”, lo cual nos indica que aunque los atributos de Dios son gloriosos, aquello en lo que más se gloría es su bondad. Espere que ninguna de sus promesas serán jamás borradas o manchadas en ningún momento por su infidelidad; y así lo afirma aquí (Josué 23:14). No ha fallado una sola cosa; todo se ha cumplido, las edades han sellado esta conclusión. Tu palabra es verdad, tu palabra es verdad.

John Flavel 6.jpg

El segundo se basa en el aliento que brindan todas las experiencias pasadas, tanto de los demás como las suyas propias, como un argumento para instarlo a entrar en esta cámara de seguridad, la fidelidad de Dios. Cuenta usted con las experiencias de los demás. Los santos han considerado las experiencias de otros que vivieron mil años antes que ellos, como argumentos excelentes para aumentar su fe. Así fue según Oseas 12:4. Tenía poder sobre el ángel, y prevaleció; lo encontró en Betel, y allí nos habló. Recuerde que había un José en la cárcel con nosotros, un Jeremías en el calabozo, un Daniel en el foso, un Pedro
en cadenas y un Ezequías al borde de la muerte; y todos ellos encontraron la ayuda de Dios que los protegió con la mayor fidelidad, salvándolos de todas sus dificultades. A esto se aplica el Salmo 22:4, 5: “En ti esperaron nuestros padres: esperaron, y tú los libraste. Clamaron a ti, y fueron librados: esperaron en ti, y no se avergonzaron.”

Sus propias experiencias pueden ser de aliento para su fe: Así fue con David (1 Sam 17:37): “Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este Filisteo”. También en el caso de Pablo sus experiencias eran una aliento para su fe; dijo en 2 Cor 1:10: “El cual nos libró y libra de
tanta muerte; en el cual esperamos que aun nos librará”. Entre en la fidelidad de Dios por fe.

2. Que cierre la puerta detrás suyo. Le ruego que cierre la puerta detrás suyo, dejando fuera todas las dudas incrédulas, los celos y las desconfianzas en la fidelidad de
Dios; el mejor de los hombres puede encontrarse con tentaciones de esta naturaleza; como el bueno de Asaph, quien aunque era un santo eminente dijo: (Sal. 77:7, 8): “¿Desechará el Señor par siempre, y no volverá más a amar? ¿Hase acabado para siempre su misericordia? ¿Hase acabado la palabra suya para generación y generación?” Estos celos pueden entrar solapadamente en la mente de los hombres, especialmente cuando Dios demora la respuesta a nuestra oración que esperábamos contestara inmediatamente; nos apura recibir una respuesta rápida, olvidando que nuestras épocas de oración son nuestros tiempos de siembra; y cuando hemos sembrado la preciosa
semilla, tenemos que esperar el tiempo de la cosecha, como lo hace el granjero. Aun un precioso Hemán puede tener un ataque de incredulidad y depresión cuando las respuestas de Dios están en suspenso (Sal. 88:9, 10, 11).

Será difícil cerrarle la puerta a la incredulidad cuando todos nuestros sentidos y razonamientos parecen obrar en contra de la promesa; se requerirá la fe de un Abraham en un momento así para glorificar a Dios, creyendo con esperanza a pesar de que todo indique lo contrario (Rom 4:18). Si espera usted disfrutar del dulce reposo y descanso de un cristiano en tiempos malos, tiene que resolver, sea lo que sea que sus ojos vean o sus sentidos reporten, aferrarse a esto como la conclusión más segura; Dios es fiel y su palabra es segura, y que aunque haya: “Nube y oscuridad alrededor de él: justicia y juicio
son el asiento de su trono” (Sal. 97:2).

3. Que entonces viva confortablemente allí durante los días malos. ¡Oh! ¡que de una vez aprendiera usted a depender firmemente en la fidelidad de Dios, y a obtener de ella su alivio y sostén diario, en los momentos cuando está oprimido y es atacado!

1. Por problemas espirituales. Cuando camina en la oscuridad y no tiene luz, entonces debe vivir por actos de fe y completa dependencia del más fiel (Isa. 50:10).

2. Por dificultades temporales; así lo hizo el pueblo de Dios en la antigüedad (He. 11:17, 18, 19). Vivieron por fe en este atributo, cuando faltaban todos los conforts y provisiones.
Pero especialmente, ¡quiero advertirle y prevenirle contra cinco enemigos principales de su descanso en la fidelidad de Dios!

1. Los cuidados que distraen, que dividen la mente y carcomen la paz y el confort del corazón y, peor de todo, reflejan deshonra a Dios quien ha prometido su fidelidad y verdad para nuestra seguridad; contra estos, le ruego, tranque la puerta con estos dos pasajes, (Fil. 4:6): “Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones
delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias” y (1 Ped. 5:7): “Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros”.

Versiculo 13.jpg

2. Tranque la puerta contra la depresión impía, otro enemigo del dulce descanso de su alma en esta cámara cómoda y silenciosa de fidelidad divina: descubrirá que lo ataca lentamente un estado de ánimo indebido e incómodo, a menos que crea y lo razone, como lo hizo David (Sal. 42:11): “¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te conturbas en mí? Espera a Dios; porque aun le tengo de alabar”.

3. Tranque la puerta de su corazón contra las políticas carnales y los vaivenes pecaminosos, que batallan contra su propia fe en la fidelidad de Dios tanto como cualquier otro enemigo. Ésta fue la falta del buen David en el día de la dificultad (1 Sam. 27:1): “Y dijo David en su corazón: Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl: nada por tanto me será mejor que fugarme a la tierra de los filisteos”. ¡Ay, pobre David! ¿No tiene nada mejor que esto? Hubo un tiempo cuando podía pensar en una salida mejor, cuando podía decir que cuando tuviera temor confiaría en Dios. ¡Cómo se ha olvidado en esta situación! ¿Le fallaría ahora el antiguo refugio en Dios? ¿Pueden los
filisteos apresarlo mejor que las promesas? ¿Volará de su mejor amigo hacia sus peores enemigos? Pero no nos extrañemos de David, quien tuvo la misma reacción nuestra, casi inevitable en casos similares.

4. Cierre la puerta contra el descontento y las murmuraciones, contra las disposiciones de la providencia, sea lo que sea que siente o teme le insto a no ser un estoico apático ni insensible a los males de la época, que descarta el ejercicio de la paciencia. Si todos los mártires hubieran tenido parálisis antes de llegar a la hoguera, su fe y paciencia no hubieran triunfado tan gloriosamente como lo hicieron; cuídese de quejarse contra los caminos y la voluntad de Dios, lo cual obra como ninguna otra cosa contra su fe y la paz y quietud de su corazón.

5. Para concluir, cierre la puerta contra todas las sospechas y desconfianzas en cuanto a la firmeza y estabilidad de las promesas cuando todo su mundo se sacude y tiembla bajo sus pies; cuídese de preguntas peligrosas como ésta (Sal. 77:8): “¿Hase acabado la palabra
suya?” Estas son las cosas que socavan el fundamento de tanto su fe como de su tranquilidad.

En una palabra, poner su alma en esta cámara de descanso, y cerrar la puerta detrás suyo es todo lo que tiene que hacer para descansar en Dios y disfrutar el placer de una alma entregada en las manos de un Creador fiel, oponiéndose con la fidelidad de Dios a todo el capricho e incredulidad que encuentra diariamente en los hombres, (Mic. 7:6, 7), sí, al decaimiento y desvanecimiento de su propia fortaleza y habilidad naturales (Sal. 73:26): “Mi carne y mi corazón desfallecen: mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.”

Versiculo 12.jpg

_______________________
John Flavel (c. 1630-1691): Presbiteriano inglés y pastor en Dartmouth, Devonshire, Inglaterra. Autor prolífico de obras evangélicas como The Fountain of Life Opened (La fuente de la vida abierta) y Keeping the Heart (Guardando el corazón). Sus vívidas ilustraciones daban como resultado sermones memorables y transformadores de vidas. Uno de sus oyentes dijo que “los que pueden estar bajo su ministerio sin que éste los afecte tiene que tener una cabeza muy blanda o un corazón muy duro, o ambos. Nació en Bromagrove, Worcestor.

Anuncios

El refugio del hombre justo – La Fidelidad de Dios I

Blog70.jpg

EL GLORIOSO atributo de la fidelidad divina se abre como una tercera cámara de seguridad para el pueblo de Dios en tiempos de sufrimientos y peligros. Habiendo visto el refugio del santo en el poder y la sabiduría de  Dios, pasamos a la tercera cámara segura para refugio de los santos:

La fidelidad de Dios.
En este atributo está nuestra seguridad y nuestro descanso en medio de las confusiones del mundo y los desencantos cotidianos que nos desconciertan por doquier, en medio de la vanidad y la falsedad de la criatura. En cuanto a las criaturas, aun las mejores entre ellas no son más que vanidad, sí, vanidad de vanidades, la vanidad más vana ( Ecl. 1:2).

“Ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive” (Sal. 39:5). Sí, aquellos de quienes más esperamos nos causan los mayores problemas (Mic. 7:5). Las relaciones más cercanas forman la retaguardia de los sufrimientos (Job. 6:15). “Mis hermanos han mentido cual arroyo.” Especialmente, sus engaños aparecen más cuando más necesitamos de su ayuda (Sal. 142:4). Qué misericordia  grande es, entonces, tener un refugio en la fidelidad de Dios como la  tenía David: “Miraba a la mano derecha, y observaba; mas no había quien me conociese; no tuve refugio, no había quien volviese por mi vida”. Y de la misma manera la iglesia (Mic. 7:7). “Yo empero a Jehová esperaré, esperaré al Dios de mi salud: el Dios mío me oirá.”

Puede llegar el momento cuando usted no sepa en qué confiar en este mundo. Por lo tanto, permítame abrirle a usted esta cámara de descanso en la fidelidad de Dios para tal momento, y lo haré bajo dos consideraciones.

I. Es absoluta en cuanto a su propia naturaleza.

II. Es relativa en cuanto a las promesas y providencias de Dios.

I. Es absoluta, así es la fidelidad de Dios en su sinceridad, firmeza y constancia en llevar a cabo su palabra dada a su pueblo en todo  momento y en todos los casos. Así lo describe Moisés a Israel, (Deut. 7:9) “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel.” Y Josué apela a la experiencia de ellos para vindicarla, (Jos. 23:14) “Reconoced, pues, con todo vuestro  corazón y con toda vuestra alma, que no se ha perdido una palabra de
todas las buenas palabras que Jehová vuestro Dios había dicho de vosotros: todas os han venido, no se ha perdido de ellas ni una.” Y también se reafirma plenamente, (Jer. 31:35-37) y se admira  grandemente aun en el día más tenebroso (Lam. 3:23). Grande es tu
fidelidad. Y es bueno para nosotros que su fidelidad es grande, porque grande es el peso que se apoya en ella, aun nuestras esperanzas para ambos mundos, para este mundo y para el venidero (Tito 1:2). “Para la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no
puede mentir, prometió antes de los tiempos de los siglos. ”

Versiculo 18.jpg

A. Ahora bien, Dios es fiel y eso puede verse en las siguientes evidencias.

1. Por el cumplimiento exacto de sus promesas que datan de más tiempo. Efectivamente (Hechos 7:6), pasaron cuatrocientos treinta años antes de que la promesa de la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto se cumpliera; no obstante, (Hechos 7:17) cuando
llegó el tiempo de cumplir la promesa, Dios fue absolutamente puntual. Setenta años en Babilonia, y cumplido ese lapso, regresaron (2 Crón. 36:21). Los hombres pueden olvidar, pero Dios no (Isa. 49:15, 16).

2. Abriendo el camino para sus promesas a través de las más grandes dificultades y aparentes imposibilidades. Tal fue en el caso de Abraham cuando era anciano (Gén. 18:13, 14). “¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, según el tiempo de la vida, y Sara tendrá un hijo. ” Y del mismo modo en el caso de los israelitas: “¿Vivirán estos huesos?” (Eze. 37:3). Las dificultades son para los hombres, no para Dios, (Gén. 18:14). “¿Quién eres tú, oh gran monte?” (Zac. 4:7). “Si esto parecerá dificultoso a los ojos del resto de este pueblo en aquellos días, también será dificultoso delante
de mis ojos?” (Zac. 8:6).

3. Cumpliendo las promesas a su pueblo cuando habían perdido  sus esperanzas y expectativas. Así fue, (Eze. 37:11) “Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo talados.” También (Isa. 49:14) “Más Sión dijo: Dejóme Jehová, y el Señor se olvidó de mí ” Puede haber mucho descreimiento en los hombres buenos, su fe puede tambalear mucho, no obstante, Dios es fiel; los hombres pueden cuestionar sus promesas, no obstante, Dios no puede negarse a sí mismo (2 Tim. 2:13).

4. Apelando Dios a su pueblo, y refiriéndoles la cuestión para que ellos mismos la juzgaran (Mic. 6:3, 4, 5). “Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí. Porque yo te El refugio del hombre justo —La fidelidad de Dios 23
hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de siervos te redimí; y envié delante de ti a Moisés, y a Aarón, y a María. Pueblo mío, acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab, y qué le respondió Balaam, hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las  justicias de Jehová.” “Si he faltado en alguna forma a mi promesa,
muéstrenmelo. No me cortejaron Balac y Balaam, e intentaron de todas formas ganar mi favor presentándome multitudes de sacrificios? Aun así no los abandoné”. De la misma manera (Jer. 2:31), “¡Oh generación! Ved vosotros la palabra de Jehová: ¿He sido yo
a Israel soledad, o tierra de tinieblas? ¿Por qué ha dicho mi pueblo: Señores somos; nunca más vendremos a ti?” También:

Versiculo 17

“Bienaventurado aquel en cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza es en Jehová su Dios: El cual hizo los cielos y la tierra, la mar, y todo lo que en ellos hay; que guarda verdad para siempre.” (Sal. 146:5, 6). 

5. La fidelidad de Dios es comprobada abundantemente por los constantes testimonios presentados en todas las edades por los que la probaron, todos han testificado de Dios y confirmado su fidelidad sin mancha para bien de las generaciones venideras. Así lo hizo Josué (cap. 23:14) “todas os han venido, no se ha perdido de ellas ni una,” y también Daniel, (cap. 9:4) “Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman,” con los cuales coincide el testimonio de David (Sal. 146:5, 6):

“Bienaventurado aquel en cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza es en Jehová su Dios: El cual hizo los cielos y la tierra, la mar, y todo lo que en ellos hay; que guarda verdad para siempre.” Es así que su pueblo ha sido testigo, a lo largo de todas las generaciones, de la fidelidad de Dios a sus promesas; lo cual no deja lugar a dudas u
objeciones.

B. Y si preguntamos las razones por las que Dios es, y siempre tendrá que ser, fiel en llevar a cabo sus promesas, descubriremos que se edifican sobre pilares estables y firmes: 1. La santidad de su naturaleza; 2. La omnisuficiencia de su poder; 3. El honor de su nombre; 4. La inmutabilidad de su naturaleza.

1. La fidelidad de Dios se edifica sobre la santidad perfecta de su naturaleza en razón de que es imposible que Dios mienta, (Tito 1:2; He. 6:11). La falsedad del hombre surge de la corrupción de la naturaleza humana, pero “Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta: El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no ejecutará? ” (Núm. 23:19). Si no hay defecto en su ser, no puede haberlo en sus obras; si su naturaleza es santidad pura, todos sus caminos tienen que ser perfectamente fieles.

2. Se edifica sobre la omni suficiencia de su poder; sea lo que sea que ha prometido a su
pueblo, tiene la capacidad de llevarlo a cabo; los hombres a veces falsifican sus promesas
porque no tienen la habilidad de llevarlas a cabo; pero Dios nunca promete lo que no
cumple; si determina obrar, nadie se lo puede impedir (Isa. 43:13). Puede hacer cualquier
cosa que le place hacer (Sal. 135:6). La santidad de su naturaleza lo compromete, y lo
ilimitado de su poder lo capacita para ser fiel.

3. La gloria y honra de su nombre nos da seguridad en cuanto a su fidelidad, en que cumplirá las promesas, y todo el bien que las promesas contienen, aun en el más mínimo detalle; porque dondequiera uno encuentra una promesa de Dios, también encuentra
el nombre y la honra de Dios presentados como una garantía de que será llevada a cabo; y por eso su nombre siempre ha sido presentado a él por su pueblo como un poderoso argumento para que obre a favor de ellos. (Jos. 7:9): “¿Qué harás tú a tu gran nombre?” Señor, tu honor vale mil veces más que nuestras vidas, no importa qué llegue a ser de
nosotros; pero, oh Señor, es infinitamente más importante que la gloria de tu nombre sea asegurado, y que tu fidelidad permanezca pura y sin mancha en este mundo. También (Éxo. 32:11, 12):

Versiculo 16.jpg

“Entonces Moisés oró a la faz de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encuentra tu furor en tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran fortaleza, y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los Egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la haz de la tierra? Vuélvete del furor de tu ira, y arrepiéntete del mal de tu pueblo.” Sería triste que las manos de los egipcios cayeran sobre su pueblo, pero mucho peor que las lenguas de los egipcios cayeran sobre su nombre.

4. La inmutabilidad de su naturaleza nos de la más completa seguridad de su fidelidad a las promesas. (Mal. 3:6): “Porque yo Jehová, no me mudo; y así vosotros, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.” La inmutabilidad de Dios es la indemnización de su pueblo, y la mejor seguridad en medio de los peligros; para Dios no hay ni un sí ni un no, tampoco debe haberlos con nuestra fe. Lo que da firmeza a las promesas debe dar también firmeza a nuestras expectativas de que se cumplirán. Hasta aquí, brevemente, la consideración de la fidelidad de Dios, considerada absoluta por su naturaleza y sus razones.

_______________________
John Flavel (c. 1630-1691): Presbiteriano inglés y pastor en Dartmouth,
Devonshire, Inglaterra. Autor prolífico de obras evangélicas como The Fountain of
Life Opened (La fuente de la vida abierta) y Keeping the Heart (Guardando el
corazón). Sus vívidas ilustraciones daban como resultado sermones memorables y
transformadores de vidas. Uno de sus oyentes dijo que “los que pueden estar bajo
su ministerio sin que éste los afecte tiene que tener una cabeza muy blanda o un
corazón muy duro, o ambos. Nació en Bromagrove, Worcestor.

 

 

Cristo El Rey

Blog22

Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo     (2 Corintios 10:5).

Ahora llegamos al oficio real por medio del cual nuestro glorioso Mediador ejecuta y cumple el diseño establecido para nuestra redención. Si como nuestro Profeta no hubiera abierto el camino de la vida y salvación a los hijos de los hombres, nunca lo hubieran conocido. Si lo hubieran conocido bien, excepto como su Sacerdote y se hubiera ofrecido a sí mismo para darles salvación, no hubieran podido ser redimidos virtualmente por su sangre. Y de haber sido redimidos, si él no hubiera vivido en la capacidad de Rey para
aplicarles este sacrificio de su sangre, no hubieran tenido ningún beneficio verdadero y personal de su muerte. Porque lo que reveló como Profeta, lo compró como Sacerdote, y lo que así reveló y compró como Profeta y Sacerdote, lo aplica como Rey, primero sometiendo el alma de sus escogidos a su gobierno espiritual, luego gobernándolos
como sus súbditos y ordenando todas las cosas en el reino de Dios para bien de ellos…

DOCTRINA: Jesucristo ejerce su poder como Rey sobre el alma de todos aquellos a quienes el evangelio somete a su obediencia. Después de que los colosenses fueron liberados del poder de las tinieblas, fueron trasladados inmediatamente al reino de Cristo, el Hijo amado (Col. 1:13). El reino de Cristo, que es nuestro tema aquí, es el reino espiritual interior que la Biblia dice mora dentro de los santos. “El reino de Dios está entre vosotros” (Luc. 17:20-21). Cristo mora como un rey sobre su trono en el corazón, la conciencia y los sentimientos de su pueblo (Sal. 110:3). Y su reino consiste de “justicia,
paz y gozo en el Espíritu Santo” (Rom. 14:17)…

Versiculo 110
PRIMERO, COMENCEMOS CON LA MANERA COMO CRISTO OBTIENE EL TRONO EN EL CORAZÓN DE LOS HOMBRES, Y ESO ES CONQUISTÁNDOLO. Aunque las almas de los escogidos sonsuyas porque le fueron dadas por derecho de redención, [y aunque] el Padre se las dio y Jesús murió por ellas, Satanás las poseyó primero. Y así sucede con Cristo, igual que como con Abraham con quien Dios hizo un pacto prometiéndole la tierra. De hecho eran los cananeos, los ferezeos y los hijos de Anac quienes poseían la tierra, y la posteridad de Abraham tendría que luchar por ella y conquistarla centímetro por centímetro antes de poder disfrutarla. El palacio es legado a Cristo por aquel que lo construyó, pero el hombre armado tiene posesión de él hasta que otro más fuerte que él llega y se lo quita (Luc. 11:20-22). Cristo tiene que luchar para llegar a poseer el alma, aunque tiene derecho a ella, por ser su posesión por lo caro que le costó. Y lo hace, porque cuando llega el momento de recobrarla, envía a sus ejércitos para poseerla, tal como dice el Salmo 110:3, “Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder”, frase que en hebreo también puede significar “en el día de tus ejércitos”, cuando el Señor Jesús envió a sus ejércitos de profetas, apóstoles, evangelistas, pastores, maestros, bajo la dirección de su Espíritu y armados con una espada de dos filos, la Palabra de Dios, cortante y poderosa (Heb. 4:12). Pero eso no es todo:
Él causa que ejércitos de convicciones y tribulaciones los ataquen y los cerquen por todas direcciones, de modo que no sepan qué hacer. Estas convicciones, como una lluvia de saetas, pegan en el centro mismo de sus conciencias. “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?” (Hech. 2:37). Las saetas de Cristo son punzantes en el corazón de sus enemigos, de modo que los hombres caen bajo su ataque (Sal. 45:5-6). Por medio de estas convicciones, arrasa con todas sus esperanzas vanas.

Ahora todos sus débiles ruegos y argumentos en su defensa, por la misericordia general de Dios, el ejemplo de otros, etc., no les sirven para nada. Estas convicciones les sacuden profundamente el corazón y desbaratan cada pensamiento que se levanta contra Dios. Ese día en que Cristo se sienta ante el alma y la llama por medio de mensajeros como estos, es un día de sufrimiento interior. ¡Sí, es un día de tribulación como nunca se ha visto! ¡Pero aun así, Satanás se ha arraigado tan profundamente en la mente y la voluntad que el alma resiste el llamado, hasta que se queda sin recursos y que sus torres de orgullo y muros de vana confianza son derrumbados por el evangelio!
Es entonces que el alma anhela a Cristo y lo busca. Claro, ahora acepta los términos, los términos que sean, con tal de salvar su vida. Ahora envía muchos mensajeros como estos a Cristo, quien ha llegado ahora a los portales mismos del alma: “¡Ten misericordia, Señor! ¡Si solo tuviera la seguridad de que me recibirás y perdonarás, me entregaría a
ti en este mismo instante!” Así, el alma queda “encerrada para aquella fe” [en Cristo] (Gál. 3:23) y reducida a la mayor estrechez y pérdida imaginables.

C.H Spurgeon7

Y ahora el Rey misericordioso, cuyos designios son conquistar el corazón, extiende su bandera de misericordia al alma, dándole la esperanza de que tendrá misericordia de ella y que será perdonada, a pesar de su rebelión contra él por tantos años, con solo que se entregue a Cristo. Ahora afloran en el corazón del hombre muchas perplejidades, vacilaciones, dudas, temores, titubeos, irresoluciones y argumentos a favor y en contra de la invitación. A veces no hay esperanza: “Cristo me matará, si me acerco a él”, y entonces tiembla. Pero, ¿quién ha existido que le sucediera esto? Otras almas se han entregado y encontrado misericordia en una medida que no hubieran imaginado. “Ay, pero yo he sido un terrible enemigo suyo”. Lo admito, pero tenemos la promesa del Rey: “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”       (Isa. 55:7).

“Pero el tiempo de misericordia ha pasado; ¡he esperado demasiadotiempo! Pero si esto es así, ¿cómo es que Cristo no me ha descartado,no ha quemado mi alma en el fuego, el fuego del infierno?” Él sigueesperando para mostrar su gracia y compasión. Hay mil argumentoscomo este, hasta que, al fin, el alma se convence que si sigue rebelde,perecerá. Y sintiéndose algo animado por los mensajes de gracia enviados a su alma, tales como: “Puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios” (Heb. 7:25); y,” al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37), y “venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mat. 11:28), por fin se decide acudir a Cristo y dice: “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el rey de gloria” (Sal. 24:7). ¡Ahora la voluntad se da espontáneamente a Cristo! El baluarte se entrega y se rinde a Cristo. La voluntad cede a Cristo las llaves de todos los cuartos del alma. El corazón duro se parte en dos. Una pobre
alma recurre a la Palabra, llena de ignorancia, orgullo, amor por sí misma, con tal dureza que la deja sin esperanza y resoluciones firmes de seguir en su camino, y después de una hora de discurso, la marea baja… “¿Qué te aqueja, voluntad firme, que te entregas a Cristo, tú, corazón duro que te ablandas y entonces de ti corren las aguas?” Así, el alma es ganada para Cristo. Él anota sus términos y el alma voluntariamente los acepta. Viene a Cristo sometiéndose voluntariamente y con entusiasmo, no queriendo otra cosa que estar bajo su soberanía de ahora y para siempre.

SEGUNDO, CONSIDEREMOS CÓMO CRISTO GOBIERNA EL ALMA DE LOS QUE SE SOMETEN A ÉL. Ejerce su autoridad como Rey sobre ellos en cuatro aspectos:

1. Les impone una nueva ley y les manda que sean estrictos y puntuales en obedecerla. El alma había sido antes un instrumento de Belial y no podía tolerar ninguna restricción: se regía por sus concupiscencias. “Nosotros también éramos en otro tiempo insensatos,
rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos” (Tito 3:3). Fuera lo que fuera que la carne quería y el apetito sensual ansiaba, tenía que tenerlo, costara lo que costara. Si la condenación era su precio, no había problema siempre que no tuviera que pagarlo ya. Pero ahora ya no podía estar sin la ley de Dios, sin la ley de Cristo. El alma acepta de buena voluntad los artículos de paz el día que pasa a ser objeto de misericordia: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí” (Mat. 11:29). Esta “ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte” (Rom. 8:2). Aquí hay rigurosidad pero no esclavitud; porque la ley no solo está escrita en la Biblia, el libro de los estatutos de Cristo, sino escrita por su Espíritu en el corazón de sus súbditos. Esto hace de la obediencia un placer, y fácil el negarse a uno mismo. El yugo de Cristo está recubierto de amor, de modo que nunca irrita el cuello de su pueblo…

2. Reprende y disciplina a las almas por las violaciones y transgresiones contra su ley. Ese es otro acto de la autoridad de Cristo:
“El Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo (Heb. 12:6-7). Estas disciplinas de Cristo son aplicadas con la vara de providencia en sus cuerpos y consolaciones externas o en sus espíritus y consolaciones interiores. A veces sus reprensiones le duelen al hombre exterior: “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen” (1 Cor. 11:30). No tenían el respeto debido por su cuerpo [en la Cena del Señor] que [era apropiado para ellos], y hará que sus cuerpos sufran por ello. Y prefiere el Señor que su carne sufra, a que sus almas perezcan. A veces les ahorra los sufrimientos externos y se los produce al hombre interior, lo cual es una vara que causa mucho más dolor. Quita la paz y el gozo del espíritu de su pueblo. El hecho que esconda su rostro es una severa reprensión. Sin embargo, todo es para corregir, no para destruir. Y no es poco privilegio el que los súbditos de Cristo reciban una disciplina a tiempo y santificada para apartarlos de sus pecados. “Tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Sal. 23:3). A otros les deja seguir en la obstinación de sus propios corazones: Cristo no los disciplina para su bien, no los llama a cuenta por ninguna de sus transgresiones, sino que lidia con todas ellas en el infierno.

Versiculo 111
3. Otro acto de Cristo como Rey es el refrenar a sus siervos e impedirles que caigan en iniquidad y que tomen esos rumbos que sus propios corazones tienen una inclinación de tomar. Porque en ellos hay todavía un espíritu con inclinación de apartarse, pero el Señor en su ternura por ellos no deja que sus almas hagan iniquidad, y que cuando están a punto de pecar: Cuando “casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos” (Sal. 73:2). Es entonces que el Señor previene el pecar quitando providencialmente la ocasión o ayudándolos a resistir la tentación, en su gracia auxiliándoles el espíritu para protegerlos de la tentación que los acecha. Les da una salida para que puedan soportar (1 Cor. 10:13). Por esto su pueblo tiene frecuentes ocasiones de bendecir su nombre por su bondad cuando están expuesto a cualquier impiedad. Y esto, me parece ser el significado de Gálatas 5:16: “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”, o sea: “Puede que seas tentado por ellos, pero no cedas, no. Mi espíritu hará que la tentación desaparezca sin haberse manifestado del todo, de modo que muera antes de haberse desarrollado”.

4. Los protege y no deja que se aparten de él y caigan en un estado pecaminoso y de esclavitud a Satanás. Así es, Satanás no cesa en sus constantes intentos para hacer que vuelvan a obedecerle. Nunca deja de tentarlos para que regresen, y donde encuentra un creyente falso, prevalece; pero Cristo protege a los suyos para que no se aparten. “Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” (Juan 17:12).
Son “guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación” (1 Ped. 1:5). Guardados, como en un cuartel, de acuerdo con la importancia de esa palabra. ¡Ninguno es más solicitado, más seguro que el pueblo de Dios! Son “guardados en Jesucristo” (Jud. 1). No es la gracia de ellos lo que los mantiene a salvo, sino el cuidado y
continua vigilancia de Cristo… Este es su pacto con ellos: “Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí” (Jer. 32:40). Como Rey, los guarda. Como Rey, recompensa su obediencia y los anima a servirle sinceramente. Aunque todo lo que hacen para Cristo es por obligación, él ha unido su consolación con su deber: “Estas bendiciones tuve porque guardé tus mandamientos” (Salmo 119:56). Se comprometen a hacerlo en medio de cada deber: “El que se acerca a Dios… es galardonador de los que le buscan” (Heb. 11:6). ¡Oh a qué gran Señor sirven los santos!

Versiculo 112
6. Calma todas las dificultades y da paz cuando sus espíritus están alborotados. Le “paz de Dios” gobierna en sus corazones (Col. 3:15)… Cuando afloran las emociones tumultuosas, cuando la ira, el odio y el deseo de venganza comienzan a aparecer en el alma, esto soluciona todo. “Escucharé lo que hablará Jehová Dios; porque hablará paz a su pueblo y a sus santos” (Salmo 85:8). Es el que dice al mar embravecido: “Cálmate” y le obedece, él es el único que puede dar paz al espíritu inquieto… Estos son los actos de Cristo como Rey. Los realiza con poder, dulzura y poderosamente en el alma de su pueblo.

(1) Con poder: Ya sea que nos refrena de pecar o nos impulsa a cumplir nuestros deberes, lo hace eficazmente en el alma: “Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” (1 Cor. 4:20). Y aquellos a quienes el Espíritu guía, marchan adelante ligados en el
espíritu para cumplir sus deberes (Hech. 20:22). También:

(2) No gobierna por compulsión, sino con gran dulzura. Su ley es una ley de amor escrita en sus corazones. La Iglesia es la esposa del Cordero (Apoc. 19:7). “No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia” (Isa. 42:3). “Os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo”, dice el apóstol (2Cor. 10:1). Porque se complace en la obediencia voluntaria, no forzada. Gobierna a hijos, no a esclavos, de modo que su poder como Rey está mezclado con su amor paternal. Su yugo no está hecho de hierro, sino de oro.

(3) Gobierna de una manera racional, según el carácter de ellos. “Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor” (Os. 11:4), o sea de una manera adecuada para apelar a su razonamiento y obrar sobre [su capacidad intelectual]. Su reino eterno es administrado por su Espíritu, a quien le dio la misión de representarlo en nuestros
corazones.

John Flavel (c. 1630-1691)
Tomado de “The Fountains of Life” en The Works of John Flavel. Tomo 1

NO HAY DOCTRINA MÁS EXCELENTE

Blog12

“Me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (1 Corintios 2:2).

No hay doctrina más excelente ni más necesaria de predicar y estudiar que la doctrina de Jesucristo y él crucificado. Cualquier otro conocimiento, por más magnificado que sea por el mundo es y debe ser considerado como basura en comparación con la excelencia del conocimiento de Jesucristo (Fil. 3:8), “en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Col. 2:3). A Eudoxo le impresionaba tanto la gloria del sol que pensaba que había nacido solo para contemplarlo; con más razón debe el cristiano
considerarse nacido solo para contemplar y deleitarse en la gloria del Señor Jesús. Nos explayaremos en la verdad de este enunciado valiéndonos de un argumento bipartito acerca de la doctrina de Cristo.
Primero, debe ser considerado aparte de todo lo demás, sin relacionarlo o compararlo con cosa alguna. Entonces estas propiedades hermosas que tiene por naturaleza darán como resultado verlo superior a todas las demás ciencias y conocimientos.
1. El conocimiento de Jesucristo es la médula, el meollo mismo de las Escrituras, el alcance y centro de todas las revelaciones divinas: ambos Testamentos se unen en Cristo. La ley ceremonial tiene como tema principal a Cristo, y todo el evangelio también tiene como tema principal a Cristo. Los renglones benditos de ambos Testamentos se conectan en él. Cómo ambos armonizan y se entrelazan dulcemente es el tema principal para descubrir en la excelente epístola a los Hebreos, pues bien podemos llamar a esa epístola la dulce armonía entre ambos Testamentos. Esto expresa con convencimiento la excelencia inexpresable de esta doctrina, cuyo conocimiento es entonces la llave que abre la parte fundamental de las Sagradas Escrituras. Porque es en la comprensión de las Escrituras, tanto como lo es en el conocimiento que los hombres tienen de lógica y filosofía: o sea, que si el erudito llega a comprender el principio fundamental sobre el cual se basa cierto principio, la controversia toma un nuevo rumbo, el conocimiento correcto de ese principio lo sostendrá durante toda la controversia y le dará la respuesta para vencer cualquier argumento. De igual modo, el conocimiento correcto acerca de Jesucristo es la clave que nos lleva con bien por todo el laberinto de las Escrituras.
2. El conocimiento de Jesucristo es un conocimiento fundamental… El conocimiento de Cristo es fundamental para toda gracia, deber, consolación y felicidad.
(1) Es fundamental para toda gracia. Todas empiezan con el conocimiento: El hombre “se va renovando hasta el conocimiento pleno” (Col. 3:10). La nueva creación, al igual que la antigua, comienza con la luz: abrir los ojos es la primera obra del Espíritu. Y al igual que los comienzos de la gracia, todas las mejoras posteriores dependen de este aumento de conocimiento: “Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Ped. 3:18). Notemos cómo ambos —gracia y conocimiento— actúan a una en el alma del cristiano, en la medida que aumenta uno, aumenta el otro.
(2) El conocimiento de Cristo es fundamental para todo deber. Los deberes, al igual que las gracias de todos los cristianos se fundamentan en el conocimiento de Cristo. El cristiano, ¿debe creer? Nunca podrá hacerlo sin conocer a Cristo. La fe depende tanto de su conocimiento, que es identificado por eso: “Por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos” (Isa. 53:11); por lo tanto, ver y creer se convierten en una misma cosa (Juan 6:40). ¿Quiere el hombre poner en práctica su esperanza en Dios? Nunca podrá hacerlo sin conocer a Cristo porque él es el autor de la esperanza (1 Ped. 1:3). Es también su objeto (Heb. 6:19), su base y apoyo (Col. 1:27). Y así como no podemos creer ni tener esperanza, tampoco podemos orar aceptablemente sin tener un grado fehaciente de este conocimiento… La manera apropiada de conversar con Dios y disfrutar de él en oración es por fe en él a través de un Mediador… ¡Oh entonces, qué indispensable es el conocimiento de Cristo para todos los que quieren dirigirse a Dios en cualquier deber!
(3) Es fundamental para toda consolación. Toda consolación del creyente procede de esta fuente. Jesucristo es el objeto mismo del gozo del creyente: nuestro regocijo es en “Cristo Jesús” (Fil. 3:3). Sin el conocimiento de Cristo, los cristianos son las criaturas más tristes y
deprimidas del mundo. Pero, manifiéstese Cristo y lance los rayos de su luz en sus almas, y les hará besar las estaca [en que cuelgan], cantar en la hoguera y gritar cuando está moribundos, cual hombres que se reparten un botín.
(4) Este conocimiento es fundamental para la felicidad eterna de las almas. Como no podemos cumplir ningún deber, disfrutar de ningún confort sin él, tampoco podemos ser salvos sin él. “Y esta es la vida  eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3). Y, si conocer a Cristo es vida eterna, entonces es condenación eterna no conocerlo. Así como Cristo es la puerta que da acceso al cielo, el conocimiento es la llave que da acceso a Cristo… Por lo tanto, vemos cuan fundamental es el conocimiento de Cristo: [es] imprescindible para todas las gracias, los deberes, las
consolaciones y la felicidad de las almas.
3. El conocimiento de Cristo es profundo y amplio; todas las demás ciencias no son más que sombras. Es un océano sin límites y sin fondo; ninguna criatura tiene una cuerda suficientemente larga para medir su profundidad. La Biblia le adjudica una anchura, una longitud, una profundidad y una altura (Ef. 3:18). Sí, trasciende todo conocimiento.
Hay una “multiforme sabiduría de Dios” en Cristo (Ef. 3:10). Es de muchos tipos y formas, de muchos pliegos y capas; es realmente sencillo, puro y sin mezcla de nada que no sea él mismo; sin embargo, es multiforme en sus niveles, tipos y administraciones. Aunque un poco de Cristo se manifiesta en una época y otro poco en otra, la eternidad misma no puede manifestarlo completamente… Es en el estudio acerca de Cristo, como el asentarse un país recién descubierto. Al principio los hombres se sientan a la orilla del mar, sobre los acantilados y las fronteras del país, y allí se asientan. Pero de a poco, se adentran más y más hacia el centro de país. ¡Ah, el mejor de nosotros sigue apenas en las fronteras de este vasto continente!
4. El estudio de Jesucristo es el tema más noble al que jamás se haya dedicado el alma. Los que se rompen la cabeza estudiando otras cosas, son como los niños que se cansan de un juego tedioso: como el águila busca su renovación en el mismo sol. Los ángeles estudian esta doctrina y se arrodillan para ver dentro de este profundo abismo.¿Cuáles son las
verdades que se descubren en Cristo sino los secretos mismos que desde la eternidad han permanecido escondidos en el corazón de Dios? (Ef. 3:8-9). El corazón de Dios se abre a los hombres en Cristo (Juan 1:18). Esto hace que el evangelio sea una dispensación2 tan gloriosa porque Cristo se revela tan gloriosamente en él; y estudiar a Cristo en el evangelio sella una gloria muy celestial en el alma del que lo hace.
5. Es un conocimiento totalmente dulce y reconfortante. ¿Qué es estar estudiando a Jesucristo, sino escarbando entre las vetas y fuentes de consuelo? Y más profundo escarbamos, más fluyen estas fuentes sobre nosotros. ¡Qué deslumbrados están los corazones con lo que descubren de Cristo en el evangelio! ¡Qué éxtasis, qué enternecedor! El creyente podría quedarse desde la mañana hasta la noche escuchando los discursos de Cristo: “Su paladar, dulcísimo” (Cantares 5:16).

John Flavel 1
En segundo lugar, comparemos este conocimiento con todos los demás conocimientos y, al hacerlo comprobaremos su excelencia.
1. Todos los demás conocimientos son naturales, pero este es totalmente sobrenatural. “Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar” (Mat. 11:27). Los paganos más sabios nunca podrían descubrir a Cristo por más profundos que sean sus investigaciones de la naturaleza; los filósofos más eruditos no son más que niños en su conocimiento, comparados con los cristianos más iletrados.
2. Otros conocimientos no pueden ser obtenidos por muchos. Todas las ayudas y los medios en el mundo nunca capacitarían a algunos cristianos a dominar las artes y los idiomas. Los hombres más inteligentes y más intelectuales son eruditos en estos; pero he aquí el misterio y la excelencia del conocimiento de Cristo: los hombres de la más baja estirpe e ignorantes, pueden lograr este conocimiento por medio de la enseñanza del Espíritu, que aun los más sabios y entendidos no puede ver. “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños” (Mat. 11:25). “Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte” (1 Cor. 1:26, 27).
3. Otros conocimientos, aunque se obtengan plenamente, nunca llevan al cielo. Estos son defectuosos y débiles en dos sentidos; principalmente, porque no tienen a Cristo, ni a la pureza de su naturaleza. Porque los paganos letrados se envanecen en sus figuraciones y en la eficacia e influencias de estas sobre el corazón y la vida: “Se envanecieron en sus razonamientos” (Rom. 1:21).Su impiedad era más fuerte que su luz (Rom. 1:18). En cambio, este conocimiento de Cristo tiene influencias poderosas, cambiando a las almas a su propia imagen (2 Cor. 3:18); y por ende prueba ser un conocimiento salvador para las hombres (1 Tim. 2:4).

Tomado de “The Fountain of Life” (La fuente de vida) de The Works of John Flavel (Las obras de John Flavel), Vol. 1.

Serie sobre “La Obra de Cristo”.