Antídoto contra El papado [14]

El primero de ellos es la doctrina y la gracia de la mortificación. Todo aquel que tenga algo de religión cristiana en sí mismo debe reconocer que esto no es solamente un importante deber evangélico, sino también de indispensable necesidad para la salvación. La Escritura también determina claramente cual es su naturaleza, sus causas, así como en qué hechos y deberes consiste. Porque se declara con frecuencia que es la crucifixión del cuerpo de pecado, con todas sus concupiscencias. La mortificación debe consistir en traer algo a la muerte, y esto es el pecado. Dar muerte al pecado consiste en la expulsión de todo hábito e inclinación viciosa que surjan de la depravación original de la naturaleza. Por su debilitamiento y gradual extirpación o destrucción, en sus raíces, principios, y operaciones, el alma queda en libertad para actuar, universalmente, por el principio contrario de vida y gracia espiritual. El medio, por parte de Cristo, por el que esto se realiza y efectúa en los creyentes es la comunicación de su Espíritu a ellos, para hacer una aplicación efectiva de la virtud de su muerte a la del pecado. Por su Espíritu mortificamos las obras de la carne y la propia carne y, esto, al ser implantados por él en la semejanza de la muerte de Cristo. Por virtud de ello somos crucificados y muertos al pecado, y la Escritura abunda en tales cosas. El medio de esto, por parte de los creyentes, es el ejercicio de la fe en Cristo crucificado, de quien derivan para la crucifixión del cuerpo de muerte. Y este ejercicio de fe va siempre acompañado de diligencia y perseverancia en todos los deberes santos de la oración, con ayuno, aflicción santa, arrepentimiento diariamente renovado, con vigilia continua frente a toda ventaja del pecado. En esto consiste, principalmente, la batalla y conflicto espiritual a que los creyentes son llamados. Esta es toda la obra de muerte que el evangelio requiere. La de dar muerte a otros hombres por la religión es de fecha posterior y de otro origen. No hay nada, en la manera de su obediencia, que aporte más experiencia de la necesidad, el poder, y la eficacia de las gracias del evangelio.

La Iglesia de Roma retiene este principio de verdad, en cuanto a la necesidad de la mortificación. En efecto: lo pretende, grandemente, para sí, sobre cualquier otra sociedad cristiana. La mortificación de sus devotos es uno de los principales argumentos que alegan, para guiar a almas incautas a su superstición. Sin embargo, en la grandeza de sus pretensiones con respecto a ella, han perdido toda experiencia de su naturaleza, con el poder y la eficacia de la gracia de Cristo. Por tanto, han forjado una imagen suya para sí mismos. Porque:

1. Colocan su eminencia y grandeza en una vida monástica y pretendida separación del mundo. Pero esto puede ocurrir, y así ha sido, en todos o en la mayoría de los casos, sin la menor obra auténtica de mortificación en sus almas. Porque nada se requiere en las más estrictas reglas de estos devotos monásticos que no pueda cumplirse sin la menor operación del Espíritu Santo en sus mentes, con la aplicación de la virtud de la muerte de Cristo. Además, todo este estilo de vida que recomiendan bajo este nombre no se señala ni aprueba en el evangelio. Y algunos de los que han sido más reconocidos por sus severidades en él, fueron hombres de sangre, que promovieron la cruel matanza de multitudes de cristianos, en el nombre de su profesión del evangelio y en quienes no podía haber una sola gracia evangélica: “Porque ningún homicida tiene vida eterna permanente en él”.

2.Las maneras y los medios que prescriben y usan para su obtención no están dictados en modo alguno por la sabiduría de Cristo en la Escritura, como multiplicadas confesiones a los sacerdotes, irregulares y ridículos ayunos, penitencias, flagelaciones del cuerpo, votos ilícitos, reglas de disciplina y hábitos inventados, con hojarasca parecida innumerable.

En consecuencia, cualquiera que sea su designio, pueden decir de él, en esta cuestión,
lo que Aarón dijo de su ídolo: “Eché oro en el fuego, y salió este becerro”. Solo han obtenido una imagen de la mortificación, apartando las mentes de los hombres para que no buscaran lo que ella es verdadera y espiritualmente. Y, bajo esta pretensión, han formado un estado y condición de vida que ha llenado el mundo de toda suerte de pecados y maldad. Muchos de los que han alcanzado algunos de los más altos grados de esta mortificación, basándose en sus principios y por los medios diseñados para dicho fin, han sido preparados de este modo para toda clase de maldad.

Por tanto, la mortificación que retienen, y de la cual se glorían, no es más que una imagen miserable de lo real, puesta en su lugar, y abrazada por aquellos que nunca alcanzaron una experiencia de la naturaleza o el poder de la gracia del evangelio en la verdadera mortificación del pecado.

En lo que respecta a las buenas obras —el segundo deber evangélico del que se glorían—
también tenemos algo que decir. Todos reconocemos la necesidad de estas buenas obras para la salvación, según las oportunidades y capacidades de los hombres, y la gloria de nuestra profesión en este mundo consiste en que abundemos en ellas. Pero la Escritura declara y limita su principio, su naturaleza, sus motivos, su uso, sus fines. Ellos hacen que se distingan de lo que puede parecer materialmente lo mismo que las que realizan los incrédulos. En resumen: son los hechos y deberes de los creyentes  únicamente y, en ellos, son el resultado de la gracia divina, o la operación del Espíritu Santo. Son “creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviesen en ellas”. Pero el principal misterio de su gloria, sobre el cual la Escritura insiste, es que aún siendo necesarias como medio para la salvación de los creyentes, no quedan completamente excluidas de toda influencia para la justificación de los pecadores; por tanto, jamás hubo obra evangélicamente buena realizada por alguien que no fuera, antes, gratuitamente justificado.

De estas buenas obras, aquellos de quienes tratamos hacen vehemente reclamación, como si fueran los únicos patronos y abogados de ellas. Pero también las han excluido de la religión cristiana y han levantado una imagen deformada de ellas, en desafio a Dios, a Cristo, y al evangelio. Las obras por las que abogan son unas que, en tal medida, proceden de su libre albedrío y son hechas meritorias ante los ojos de Dios. Las han limitado en parte a actos de devoción supersticiosa, en parte a los de caridad y, principalmente, a los que no lo son de este modo, como la construcción de monasterios, conventos, y otras pretendidas casas religiosas para el mantenimiento de enjambres
de monjes y frailes, llenando el mundo de superstición y corrupción. Decimos que las hacen meritorias y satisfactorias, porque algunas de ellas, que califican de supererogación por encima de todo lo que Dios requiere de nosotros, y de las causas de nuestra justificación delante de Dios. Les atribuyen un merecimiento de la recompensa celestial, haciéndolas de obras y, por tanto, no de gracia, junto con muchas otras imaginaciones contaminantes. Pero cualquier cosa que se haga a partir de estos principios, y con estos fines, es completamente ajeno a aquellas buenas obras que el evangelio recoge como parte de nuestra obediencia nueva o evangélica. Pero, así como en otros casos, han perdido todo sentido y experiencia del poder y la eficacia de la gracia de Cristo que operan en los creyentes para este deber de obediencia, para la gloria de Dios y para beneficio de la humanidad, han levantado la imagen de ellos en desafio a Cristo, su gracia, y su evangelio.

Estas son algunas de las abominaciones que se encuentran retratadas sobre los muros
de la Cámara pintada de imágenes de la Iglesia de Roma. Y se añadirán más en la consideración de la propia imagen del celo que, Dios mediante, seguirá en otra ocasión. Estas son las sombras a que se entregan, ante la pérdida de la luz espiritual para discernir la verdad y gloria del misterio del evangelio, y la carencia de una experiencia de su poder y eficacia, para todos los fines de la vida de Dios en sus propias mentes y almas. Y, aunque la letra de la Escritura las condena todas de forma expresa —y con esto es suficiente para guardar a las mentes de los verdaderos creyentes de admitirlas—, su afianzamiento contra todas las alegaciones, pretensiones, y fuerza para su cumplimiento, dependen de su experiencia del poder de cada verdad del evangelio con su fin propio, al comunicarnos la gracia de Dios y transformar nuestras mentes a imagen y semejanza de Jesucristo.

FIN

John Owen. Extraído de N. R

Antídoto contra El papado [13]

Aun mencionaré otros ejemplos de la misma abominación, pero con más brevedad. Tendremos que pasar otros por alto en estos momentos y dejarlos sin descubrir. El conocido método de la fe y la obediencia del evangelio —manera en que Dios trata a los creyentes en el pacto de gracia— es que, después de su iniciación e implantación en Cristo, deben trabajar por prosperar y crecer en la gracia, por su continuo ejercicio, hasta llegar a ser fortalecidos y confirmados en ella. Y esto, en la manera normal en que Dios trata a su iglesia, nunca les faltará, a menos que sea por su propia negligencia. Porque hay muchas promesas divinas con este propósito, y esto reside en la naturaleza de las propias cosas. Las simientes de la gracia son de aquel tipo de constitución  que se incrementa y se fortalece por el ejercicio. Por tanto, esta confirmación en la gracia es la de la que los creyentes tienen una bendita experiencia. Esta verdad, en general, de una  implantación en Cristo y la subsiguiente confirmación en la gracia, se admite universalmente. Nadie puede negarla sin rechazar toda la doctrina del evangelio. Pero su sentido y experiencia se perdieron entre aquellos de quienes estamos tratando. Sin embargo, no renunciarán a la profesión del propio principio, que los habría proclamado apóstatas de la gracia de Cristo. Por tanto, formaron una imagen de ella, o de sus distintas partes, para poder dirigirlas hacia sus propios fines, y hacer que las mentes carnales de los hombres estuviesen dispuestas a obedecer y a descansar en ellas. Así como en el otro sacramento convirtieron los signos externos en las cosas señaladas, en este del bautismo lo colocan en el lugar de la propia cosa; esto lo convierte, si no en un ídolo, al menos en una imagen suya. La participación externa de esta ordenanza es, para ellos, la regeneración e implantación en Cristo, sin consideración de la gracia interna que ella significa. De este modo, lo que en sí mismo es una representación sagrada, se convierte en una imagen para engañar a las almas de los hombres.

Y lo que impondrían en el lugar de la confirmación espiritual en la gracia es aún más extraño. La imagen que levantaron de esto es la imposición episcopal de manos. Cuando alguien bautizado es capaz de responder a unas pocas preguntas de un catecismo, por muy ignorante y manifiestamente vicioso que sea en su conversación, esta imposición de manos le confirma en la gracia.

Puede que algunos digan que, en cierto modo, este tipo de cosas no tienen mayor importancia. Confieso que yo no pienso así. Aunque hubiera en ella cualquier cosa menos mera formalidad y costumbre —aunque se confiara en ellas como las cosas de las que llevan el nombre— son perniciosas a las almas de los hombres. Porque, si todos los que se han bautizado externamente sobre esta base se juzgaran implantados en Cristo, sin considerar el lavamiento interno de regeneración y renovación del Espíritu Santo, y si hubiéramos de suponer que todos los que han tenido esta imposición de manos sin más, estuvieran confirmados en la gracia, la verdad es que están en el camino correcto que lleva a la ruina eterna.

Todos los cristianos admiten que nuestras ayudas, nuestro socorro, nuestra liberación del pecado, de Satanás y del mundo vienen únicamente de Cristo.

Esto se incluye en todas sus relaciones con la iglesia —en todos sus oficios y en el desempeño de estos—, y es la expresa doctrina del evangelio. Por lo general no resulta menos reconocido —al menos, la Escritura no es menos clara y positiva en ello— que recibimos y derivamos todas nuestras provisiones de socorro de Cristo por la fe. Otras maneras de participación de cualquier cosa suya no conoce la Escritura. Por tanto, es nuestro deber, en todas las ocasiones, encomendarnos a él por la fe, para toda provisión, socorro y liberación. Pero estos hombres no pueden hallar vida ni poder en esto. Aún admitiendo que se pudiera hacer algo en este sentido, no saben como hacerlo, siendo ignorantes de la vida de la fe y de su ejercicio debido. Deben tener una manera más disponible y sencilla, asequible a las capacidades de toda clase de personas, buenas o malas. En efecto: ella servirá a los peores de los hombres para estos fines. Una imagen, por tanto, debe levantarse para uso común, en el lugar de esta encomienda espiritual a Cristo para obtener socorro.: hacer el signo de la cruz. Que un hombre no haga más que el signo de la cruz en su frente, su pecho, o algo parecido —que puede hacer tan fácilmente como recoger o soltar una paja— y no se requiere nada más para involucrar a Cristo en su asistencia, en cualquier momento. Y las virtudes que atribuyen a esto son innumerables. Pero esto también es un ídolo, un maestro de mentiras, no inventado ni levantado para otro fin que satisfacer las mentes carnales de los hombres con una suposición presuntuosa, ante la negligencia del ejercicio de la fe, espiritualmente laborioso. Una experiencia de la obra de la fe, en la derivación de toda provisión de vida, gracia, y fuerza espiritual, con liberación y provisiones, de Jesucristo, guardará a los creyentes de prestar atención a este trivial engaño.

Podemos mencionar una cosa más del mismo tipo, entre otras muchas. Es una noción de verdad que se deriva de la luz de la naturaleza: Los que se acercan a Dios en adoración divina, deberían tener cuidado de ser puros y limpios, sin contaminaciones ofensivas.
De esto, los propios paganos dan testimonio, y Dios lo confirma en las instituciones de la ley. ¿Pero cuáles son estas contaminaciones y poluciones que nos hacen inapropiados para acercarnos a la presencia de Dios? ¿Cómo y por qué medios podemos ser purificados y limpiados de ellas? El evangelio es el único que lo declara. En oposición a todas las demás formas y maneras de hacerlo, revela claramente que solo podemos servir al Dios vivo por la sangre de Cristo rociada sobre nuestras conciencias, para limpiarlas de obras muertas. Véase Hebreos 9:14; 10:19-22. Pero esto es una cosa misteriosa: nada excepto la luz espiritual y la fe salvífica pueden dirigirnos aquí. Los hombres, destituidos de ellas, nunca pudieron alcanzar una experiencia de purificación en este sentido. Por tanto, retuvieron la propia noción de verdad, pero hicieron una imagen suya para su uso, desatendiendo la propia cosa. Y fue lo más ridículo que podían imaginar: rociarse a sí mismos y a otros con lo que llaman agua bendita cuando entran en los lugares de culto sagrado, algo que además tomaron de los paganos. ¡Tan estúpidas y embrutecidas son las mentes de los hombres, tan oscuras e ignorantes de las cosas celestiales, que han dejado que sus almas sean engañadas y arruinadas por semejantes vanas y supersticiosas trivialidades!

Este discurso ha alcanzado ya una extensión mayor de lo que, en un principio, se pretendía. Y muchísimo más lo haría si nos adentráramos en todas las partes de esta Cámara pintada de imágenes y expusieramos todas las abominaciones que hay ella. Acabaré, por tanto, con uno o dos detalles en los que la Iglesia de Roma se gloría de retener la verdad y el poder del evangelio de modo particular, cuando, en realidad, los han destruido y levantado imágenes corruptas, de su propiedad, en su lugar.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R