Antídoto contra el papado [8]

Añadiré un particular mas con referencia al estado de la iglesia, que se halla en su gobierno y disciplina.

Aquí, también ha habido un desacierto fatal como nunca antes se había visto en la religión cristiana. Habiéndose perdido la verdad en cuanto al sentido y la experiencia de su eficacia o poder, enseguida se levantó en su lugar una imagen sangrienta destructiva para las vidas y las almas de los hombres. También trataremos este tema brevemente. Todos reconocen ciertos principios de verdad con respecto a esto, como:

1. Que Cristo el Señor ha señalado un gobierno y disciplina en su iglesia para su bien y su protección. Ninguna sociedad puede subsistir sin el poder y el ejercicio de algún gobierno en sí misma, porque el gobierno no es otra cosa que el mantenimiento del orden, sin el cual no hay sino confusión. La iglesia es la sociedad más perfecta de la tierra, al estar unida y concertada por los mejores y más excelsos lazos de que es capaz nuestra naturaleza (cf. Ef. 4:16; Col. 2:1 9). Debe, por tanto, tener un gobierno y una disciplina en sí misma; teniendo en cuenta la sabiduría y la autoridad de aquel por quien fue instituida, debemos suponer que son los más perfectos.

2.Que esta disciplina es poderosa y efectiva para todos sus fines propios. Así debe estimarse, teniendo en cuenta la sabiduría de aquel que la seña. Y, desde luego, así es. Suponer que Cristo el Señor ordenase un gobierno y una disciplina en su iglesia que no alcanzasen sus fines en sí mismos, y por su sola administración, es proyectar la mayor deshonra sobre él. En efecto: si cualquier iglesia o sociedad de cristianos profesantes cae en este estado y condición, en el cual la disciplina señalada por Cristo no puede ser efectiva para sus fines propios, Cristo ha abandonado a esa iglesia o sociedad. Además, el Espíritu Santo afirma que el ministerio de la iglesia, en su administración, es “poderoso en Dios” para todos sus fines (cf. 2 Co. 10:4,5).

3.Los fines de esta disciplina son el orden, la paz, la pureza, y la santidad de la iglesia, con una representación del amor, el cuidado, y la atención de Cristo sobre ella, y un testimonio de su juicio futuro. La imaginación de otros fines cualesquiera ha sido su ruina.

Y, hasta aquí, todos los que se confiesan cristianos están de acuerdo, al menos de palabra. Ninguno se atreve a negar ninguno de estos principios. No, puesto que ello no aseguraría el abuso de ellos, que es el interés de muchos.

4.Pero a todos ellos debemos añadir también, y esto con la misma evidencia irresistible de verdad, que el poder y la eficacia de esta disciplina, que tiene de la institución de Cristo, son solamente espiritual, y tienen todos sus efectos en las almas y conciencias de aquellos que profesan sujeción a él, con respecto a los fines antes mencionados. Así lo describe, expresamente, el apóstol: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Co. 10:4, 5). Estos son los fines de la predicación del evangelio, así como también de la disciplina de la iglesia. Son las maneras y los medios de su eficacia: ella es espiritualmente poderosa en Dios para todos estos fines, y no tiene ningún otro. Pero, inmediatamente, veremos la total inversión de este orden en una imagen que se ha puesto en su lugar.

5.Al menos, los cristianos primitivos, experimentaron el poder y la eficacia de esta disciplina espiritual para su fin propio. Durante trescientos años, la iglesia no tuvo otra manera o medio para mantener su orden, su paz, su pureza, y su santidad, excepto la eficacia espiritual de esta disciplina en las almas y las conciencias de los cristianos profesantes. No fracasó en esto ni las iglesias conservaron mejor la paz y la pureza que cuando tuvieron esta única disciplina para su preservación, sin la menor contribución de la asistencia del poder secular ni nada que pudiera operar en los asuntos externos de la humanidad. No podemos dar otra razón de por qué no debería seguir teniendo la misma utilidad y eficacia en todas las iglesias”, sino tan solo la pérdida de todas aquellas gracias internas necesarias para hacer efectiva la institución del evangelio.

Por tanto, todo sentido y experiencia de esto —del poder y la eficacia espiritual de esta dísciplina— se perdieron por completo entre la mayoría de los que se llamaban cristianos. Ni los que habían asumido la pretensión de su administración ni aquellos hacia quienes se administraba, podían encontrar nada en ella que afectara a las conciencias de los hombres, con respecto a sus propios fines. Les parecía algo del todo inútil en la iglesia, por lo que ninguna clase de persona se interesaría. ¿Qué harán ahora? ¿Qué curso tomarán? ¿Renunciarán a todos aquellos principios de verdad que hemos expuestos con respecto a ella, y la excluirán a ella y hasta su nombre de la iglesia? Probablemente esto habría sido su fin, de no haber hallado una manera de arrebatarle su pretensión, para su indecible provecho. Por tanto, idearon y fabricaron una horrenda imagen del gobierno y la disciplina santos y espirituales del evangelio. Era una imagen coherente en fuerza y tiranía externas sobre las personas, las libertades y las vidas de los hombres, ejercitadas con armas poderosas por medio del diablo, para arrojar a los hombres a las prisiones y destruirlos. De este modo, habiéndose perdido aquello que fue señalado para la paz y la edificación de la iglesia, se constituyó una maquinaria, bajo su nombre y pretensión, para su ruina y destrucción. Y así sigue siendo hasta el dia de hoy.

En los corazones de los hombres nunca había entrado la disposición de establecer una disciplina en la Iglesia de Cristo con leyes, tribunales, multas, sanciones, encarcelamientos, y hogueras, excepto que hubiesen perdido por completo, y causado que otros implicados también lo hicieran, toda experiencia del poder y la eficacia de la disciplina de Cristo hacia las almas y las conciencias de los hombres. Pero aquí la dejaron a un lado, como una herramienta inútil que podía prestar algún servicio en las manos de los apóstoles y las iglesias primitivas, mientras quedara vida y sentido espiritual entre los cristianos. Pero, en cuanto a ellos y lo que ellos se proponían, no era de ninguna utilidad en absoluto. Sería muy largo de explicar la deformidad de esta imagen en sus varias partes; su disimilitud universal con respecto a aquello cuyo nombre lleva y que pretende ser; las distintas fases en las que fue forjada, formada y erigida, y las ocasiones y ventajas tomadas para su exaltación. Y es que fue sutilmente entretejida con otras abominaciones, en el completo Misterio de la Iniquidad, hasta que llegó a ser la misma vida, o principio animador, del anticristianismo. Porque, comoquiera que los hombres puedan proyectar luz mediante el gobierno y la disciplina de Cristo en su iglesia, así como su poder y su eficacia espiritual hacia las almas y las conciencias de los hombres, el rechazo de ella y el levantamiento de una horrenda imagen de poder, dominio y fuerza mundana en su lugar, y bajo su nombre, fue lo que comenzó, continuó y sigue manteniendo la fatal apostasia de la Iglesia de Roma.

llustraré tan solo un detalle. Sobre el cambio de este gobierno de Cristo y, al mismo tiempo, la colocación de Mauzzim, o una imagen, o “dios de las fortalezas” [Dn. 6:38], en su lugar, se vieron obligados a cambiar todos los fines de aquella disciplina, y a hacer una imagen de ellos también. La razón es que este nuevo instrumento de fuerza externa no tenía ninguna utilidad con respecto a ellos, que son la paz, la pureza, el amor, y la edificación espiritual de la iglesia, como ya hemos dicho. La fuerza externa no es, en modo alguno, adecuada para alcanzar ninguno de estos fines. Por tanto, deben hacer una imagen de ellos también, o poner alguna forma muerta en su lugar. Y fue la sujeción universal al papa, según todas las reglas, órdenes y cánones que debían inventar. Uniformidad, aquí, y obediencia canónica, es todo el fin que permitirán a la disciplina de su iglesia. Y estas cosas concuerdan porque nada, excepto la fuerza externa, por medio de leyes y sanciones, sirve para alcanzar este fin. Así que se fabricó y se erigió una imagen de la santa disciplina de Cristo y de sus benditos fines, que consistía en estas dos partes: la fuerza externa y la sujeción fingida. Difícilmente se podría dar en el mundo el ejemplo de un hombre que se inclinara alguna vez ante esta imagen, o se sometiera a alguna censura eclesiástica, por respeto personal a ella. La fuerza y el temor lo gobiernan todo.

Esta es la disciplina para cuya ejecución se ha derramado la sangre de una innumerable compañía de santos mártires, la que actúa en todos los espíritus vitales del papado y por la cual este subsiste. Aún siendo la imagen del celo, o de la primera bestia levantada por el dragón, no se puede negar que se ha acomodado muy sabiamente al estado presente de los que, entre ellos, se llaman cristianos. Siendo tan ciegos como carnales, y habiendo perdido de ese modo todo sentido y experiencia del poder espiritual del gobierno de Cristo en sus conciencias, se han convertido en un rebaño que no es adecuado para ser gobernado o dirigido de ninguna otra manera. Por tanto, deben morar bajo su servidumbre, hasta que se aparte el velo de ceguera, y vuelvan a Dios por su Palabra y su Espíritu. Porque, “donde está el Espíritu del Señor”, allí y únicamente allí, “hay libertad”.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R

Hablemos de “El papado”

Reseña 26.jpg

Este libro es el segundo de la serie “Hablemos de …”, que juntamente al primero “Hablemos de … El Espíritu Santo”, proponen responder de una forma coloquial y cercana diferentes temas sobre nuestra fe en un formato condensado, pero sin prescindir por ello de toda su rigurosidad y contundencia.

La revista Time nombró «persona del año» al papa Francisco en el año 2013. La razón principal de su nominación fue su «rechazo de los lujos». La personalidad modesta del papa y su estilo le hacen una de las figuras más populares en la cultura de celebridades contemporánea. Francisco se ve como un papa que considera que el dogma es menos importante que la actitud personal, la misericordia más relevante que la verdad y la generosidad de espíritu más adecuada que la afirmación de creencias tradicionales. A pesar de todo esto, su figura descansa sobre la tradición de una de las instituciones más antiguas del mundo, que ha generado «dogmas» vinculantes y un código moral muy tradicional, moldeando así la civilización occidental, y liderando el grupo religioso más numeroso del mundo: la Iglesia católica romana.

Existen diferentes maneras de ver el papado, más allá de los lugares comunes y las caricaturas que presentan los medios de comunicación. Este libro intentará responder las siguientes preguntas introductorias: ¿Quienes son los papas y como define la Iglesia católica romana su papel? ¿Cómo una posición de liderazgo en la iglesia cristiana pudo llegar a tener una expresión tan «imperial»? ¿Por qué fue Roma tan importante en ese proceso? ¿Qué papel jugó la historia en el desarrollo del papado? ¿Cómo vieron ese papel los reformadores protestantes del siglo XVI y de épocas posteriores? ¿Qué sabemos sobre los papas de hoy en día? ¿Cuál es el significado ecuménico del papado y cuáles son sus perspectivas en cuanto al mundo global? Estas y otras preguntas formarán el trasfondo de nuestra investigación bíblica, histórica y teológica del papado.

Esta obra es parte del constante intento del autor de entender el corazón teológico de la visión católica romana. Él enseña Teología Histórica en IFED (Istituto di Formazione Evangelica e Documentazione en Padua, Italia) donde regularmente enseña cursos sobre teología patrística, católica romana y contemporánea. Escribió su tesis doctoral acerca de las interpretaciones evangélicas del Concilio Vaticano II, el evento más importante para la Iglesia católica romana en el siglo XX. Estudiar las encíclicas y los documentos de los papas fue, y todavía es, parte de su trabajo profesional. Ocasionalmente escribe informes sobre el catolicismo romano (Vatican Files, los archivos del Vaticano), donde estudia eventos y tendencias que surgen del Vaticano. En sus estudios sobre el catolicismo romano trató de analizar todos sus escritos como parte de un «todo» teológico.

Este breve  libro es indispensable para quien busque comprender mejor la institución papal, desde sus orígenes hasta los papas actuales. Leonardo De Chirico nos presenta la figura del papado tal y como la propia Iglesia católica define su papel, para después analizarlo desde un punto de vista bíblico, teológico e histórico. El autor no olvida plantear otras cuestiones como el peso del papado en los movimientos ecuménicos o sus perspectivas de futuro para completar su introducción a este tema clave.

Acerca del autor: Leonardo De Chirico es reconocido internacionalmente por su estudio del catolicismo romano. Es pastor en la iglesia Breccia de Roma, vicepresidente de la Alianza Evangélica Italiana, director adjunto y profesor en el Istituto di Forma-zione Evangelica e Documentazione y editor de la revista de dicho centro, Studi di Teología.
Índice

  1. ¡Tenemos papa! / ¡Habemus papam! – El oficio papal: sus títulos y símbolos.
  2. Tú eres Pedro / Tu es Petrus – ¿La base bíblica del papado?
  3. Cabeza de la Iglesia / Caput Ecclesiae – El desarrollo histórico del papado hasta el Renacimiento.
  4. ¿Es el papa el anticristo? – Evaluaciones protestantes del papado.
  5. ¿Soberano absoluto o padre acogedor? El papado desde la Contrarreforma hasta el movimiento ecuménico.
  6. Retratos de los papas modernosJuan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco.
  7. Para que sean uno / Las perspectivas de futuro del papado.
  8. Bibliografía.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/romanismo-y-sectas/571-hablemos-deel-papado.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Hablemos del Papado 1.jpg