El lema de la vida

blog

Andrew Murray

¡Tu salvación esperé , oh Jehová! (Génesis 49:18)

No es fácil decir exactamente en que sentido usó Jacob estas palabras en medio de sus profecías con respecto al futuro de sus hijos. Pero, sin duda indican que tanto él como sus hijos esperaban solamente en Dios. Era la salvación de Dios lo que esperaban; una salvación que Dios había prometido y que Dios solo podría obrar. Jacob sabía que tanto él como sus hijos estaban bajo el cuidado de Dios; Jehová el Dios eterno mostraría en ellos su poder.

Estas palabras señalan la maravillosa historia de la redención, que no ha concluido todavía, y el glorioso futuro en la eternidad a la cual conduce. Nos sugieren que no hay más salvación que la salvación de Dios, y que el esperar de Dios esta salvación, sea para nuestra experiencia personal, o para círculos más extensos, es nuestro primer deber y nuestra verdadera bienaventuranza. Pensemos en nosotros mismos y en la gloriosa salvación que Dios ha obrado por nosotros en Cristo, y que ahora quiere perfeccionar en nosotros por medio del Espíritu Santo.

Meditemos hasta que comprendamos que cada participación en su gran salvación, momento tras momento, debe ser la obra de Dios mismo. Dios no puede separarse de su gracia, bondad, fuerza como algo externo que nos entrega, como si se tratara de las gotas de lluvia que envía desde el cielo. No, Él solo puede dárnosla, y nosotros podemos disfrutar de ella obrándola directamente en nosotros y de modo incesante. Y la única razón por la cual no la realiza más efectiva y continuamente es porque no le dejamos. Se lo impedimos sea por nuestra indiferencia o por nuestro esfuerzo propio, de manera que Él no puede hacer lo que desea. Lo que nos pide, nuestra entrega, obediencia, deseo y confianza, todo ello está comprendido en esta palabra: Esperar en Él, esperar nuestra salvación de Él. Aquí se combina un sentimiento profundo de total invalidez nuestra para hacer lo que es bueno a los ojos de Dios, y nuestra perfecta confianza en que Dios lo hará con su divino poder.

Extraído de Esperando en Dios

 

 

Anuncios

CRISTO EL PROFETA

Blog15
Aunque hay muchos nombres y títulos dados a Cristo, todos se pueden reducir a los oficios de Profeta, Sacerdote y Rey. Estos son ejecutados por Cristo en el orden que los he enunciado:
Primero ejerció el oficio profético, desde su bautismo hasta el final de su vida terrenal. Al morir como Sacerdote, se ofreció como sacrificio a Dios por los pecados de su pueblo y ahora vive para siempre intercediendo por ellos. Al ascender al cielo, fue hecho y declarado Señor y Cristo. Sentado como un Rey en su trono desde entonces ha ejercido su oficio real. Lo hará aún más aparente en el más allá.
Comenzaré con su oficio profético…
PRIMERO: FUE PREDICHO QUE CRISTO APARECERÍA COMO UN PROFETA.

Por lo tanto, los judíos lo esperaban como tal. Es por eso que cuando vieron los milagros que hizo, dijeron: “Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo” (Juan 6:14), significando lo que Moisés había profetizado, habiéndole dicho el Señor: “Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú” (Deut. 18:15, 18). Esto no puede comprenderse como una sucesión de profetas, como afirman los judíos; porque aquí habla de una sola persona… no Josué, ni David ni Jeremías, sino solo Jesús de Nazaret, a quien se refieren [los escritos de Moisés y los profetas] (Hech. 3:22; 7:37)… Fue “levantado” por Dios como profeta. De estos tenían conciencia los judíos; y por lo tanto glorificaron a Dios considerándolo como una visitación suya bondadosa y llena de gracia (Luc. 7:16). Fue levantado “en medio de sus hermanos”, siendo el Hijo de Abraham,
Hijo de David, de la tribu de Judá, nacido en Belén; de hecho era israelita según la carne.
Era “como Moisés”, un profeta, como él y más grande que él. Así como la Ley vino por Moisés, la gracia y verdad vinieron por Cristo. Así como Moisés fue levantado y enviado a ser redentor de Israel, sacándolo de la esclavitud en Egipto, Cristo fue levantado y enviado a ser Salvador y Redentor de su pueblo de una esclavitud peor que la egipcia. Así como Moisés fue fiel en la casa de Dios, lo fue también Jesús: En Hebreos 3:2-6 encontramos una comparación entre ambos en la cual Cristo tiene la preferencia. Las palabras de Dios fueron “puestas en la boca” de Cristo. La doctrina que predicaba no era suya propia, sino de su Padre. No hablaba por sí mismo, sino lo que el Padre le decía, eso hablaba; y hablaba “todo” lo que recibía de este y lo que este le mandaba. Así es que Cristo fue fiel a Aquel que lo había ungido (Juan 7:16; 8:29; 12:49-50; 15:15; 17:6, 8). Por lo tanto, Cristo fue escuchado, tal como su Padre les indicó a sus apóstoles que lo hicieran: “Este es mi Hijo amado…a él oíd” (Mat. 17:5), refiriéndose claramente a la profecía ya enunciada.

Versiculo 88
Las cualidades de Cristo para este oficio profético también fueron predichas, estas se encuentran en los dones y las gracias del Espíritu, los cuales recibió sin medida: “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos” (Isa. 61:1). Cristo predicó su primer sermón en
Nazaret tomando este pasaje de las Escrituras, y habiendo leído el texto, dijo: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros” (Luc. 4:16-21; ver Isa. 11:1-2).
También hay en el Antiguo Testamento varios nombres dados a Cristo que se refieren a su oficio profético: “Mensajero”, el mensajero del pacto, cuya tarea era explicar y declarar su significado. Igualmente como el apóstol de nuestra profesión: “elocuente mediador muy escogido, que anuncie al hombre su deber” (Job 33:23) —un intérprete de la mente y la voluntad de Dios a quien llevaba dentro y se las revelaba, siendo su misión predicar justicia y rectitud, aun la suya, en la gran congregación. Y lo hizo (Sal. 40:9)… Es llamado “Consejero”, no solo porque estaba ocupado en el consejo de la paz, sino también porque da orientación y consejos sobre el evangelio, tanto a santos como a
pecadores (Isa. 9:6; Apoc. 3:18). Es presentado como un “Maestro” de los caminos de Dios y de las verdades del evangelio, llamados Ley o doctrina (Isa. 2:2-3; 42:4; Joel 2:23)… Además, es llamado “Luz” para alumbrar a los gentiles al igual que a los judíos y para impartir un conocimiento claro de la verdad tal como está en él mismo (Isa. 9:2; 42:6). De la misma manera, [es llamado] “testigo a los pueblos” (Isa. 55:4, y para ser testigo de la verdad es que vino al mundo. ¡Y un testigo fiel es él (Juan 18:37; Apoc. 3:14)! Todo lo que le pertenecía y que señalaba al oficio profético de Cristo apareció y se cumplió en nuestro Jesús. Sí, el mismísimo lugar y los sectores más específicos de Judea, donde principalmente iba a ejercer su función de profeta fueron predichos (ver Isa. 9:1; cf Mat. 4:12-15).

John Gill 2
SEGUNDO, LA EVIDENCIA Y PRUEBA DE QUE CRISTO ERA ESE PROFETA QUE VENDRÍA SON LOS MILAGROS QUE FUERON REALIZADOS POR ÉL.

Cuando Cristo hizo el milagro de alimentar a cinco mil personas con cinco panes y dos pececillos, algunos de los judíos que vieron el milagro se convencieron y dijeron:
Cristo el profeta  “Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo”
(Juan 6:14). Y cuando resucitó al hijo de la viuda de Naín a quien llevaban para sepultar, dijeron: “Un gran profeta se ha levantado entre nosotros” (Luc. 7:16). Del mismo modo, por sus milagros, Nicodemo estaba convencido que había “venido de Dios como maestro” (Juan 3:2). Los judíos esperaban que cuando viniera el Mesías, haría muchos y grandes milagros. Tenían buena razón para ello: había sido predicho que así sería (Isa. 35:4-6). Por eso, cuando vieron qué clase de milagros y cuán numerosos eran los que hacía Cristo, algunos de los judíos creyeron que era el Cristo (Juan 7:31). Cuando Juan [el bautista] envió a dos de sus discípulos para que le preguntaran a Cristo si era “el que
había de venir” ––el profeta que había de venir— o si debían esperar a otro, les pide que vayan y le cuenten a Juan lo que habían visto y oído, refiriéndose a los milagros que había realizado. Los menciona específicamente y termina diciendo: “a los pobres es anunciado el evangelio” y con estas palabras finaliza su respuesta (Mat. 11:2-5).
Apelaba frecuentemente a sus milagros, no solo como pruebas de su deidad sino de que era el Mesías (Juan 5:36; 10:37-38). Estos milagros eran reales e indubitables: eran tales que superaban las leyes y el poder de la naturaleza, ¡lo cual una mera criatura nunca hubiera podido hacer!…Lo siguiente a considerar es:
TERCERO, LAS PARTES DEL OFICIO PROFÉTICO CUMPLIDO POR CRISTO, que son:
3.1 Primero, predecir eventos futuros: Por ser Dios omnisciente sabía todas las cosas del futuro… y las anunciaba, [como por ejemplo] un asna atada en cierto lugar a donde mandó a sus discípulos para que la soltaran. Les comunicó lo que los dueños les dirían sobre eso y lo que debían responder. [Predijo] a un hombre llevando una vasija de
agua, a quien sus discípulos debían seguir, lo cual los llevaría al dueño de una casa donde se prepararía la Pascua para él y para ellos (Mar. 11:2-6; 14:13, 16).
Pero más específica y especialmente, Cristo predijo sus sufrimientos y su muerte, cómo habría de morir crucificado (Mat. 16:21; 20:18-19; Juan 12:31-32), y la manera como habría de suceder su muerte ––por la traición de uno de sus discípulos a manos de sus enemigos. Sabía desde el principio quién lo entregaría y les declaró a sus discípulos en
general que sería uno de ellos; y se dirigió a Judas en particular pidiéndole que lo hiciera pronto. Y cuando llegaba el momento para que se cumpliese el ardid de Judas, Cristo le dijo a sus discípulos: “Se acerca el que me entrega”, y enseguida apareció Judas con una gran multitud y una banda de soldados para prenderlo a una señal de Judas  (Juan 6:64; 13:18, 21; Mat. 26:46-47). Cristo predijo la conducta de sus discípulos hacia él una vez preso: se escandalizarían de él lo abandonarían; y que Pedro, específicamente, lo negaría tres veces antes que cantara el gallo, todo lo cual sucedió exactamente como lo anunció (Mat. 26:31, 34, 56, 74-75).
También predijo su resurrección de los muertos el tercer día, lo cual hizo en un lenguaje más oscuro y figurativo, pero con una señal más clara y fácil, [al destacar] la señal del profeta Jonás. Y a pesar de todas las precauciones que tomaron los judíos quienes sabían que lo había predicho, así se cumplió. (Juan. 2:19; 12:39-40; Mat. 16:21; 27:63-66). Habló de cómo sus discípulos serían tratados después de su partida: que serían entregados a los concilios, y azotados en las sinagogas; y delante de gobernadores y reyes serían llevados por causa de él; serían ajusticiados y aquellos que los mataran pensarían que le habían hecho un favor a Dios. Todos esto sucedió y se cumplió en todos sus discípulos (Mat. 10:17-18; Juan 16:2). Predijo la destrucción de Jerusalén, las señales previas, sus sufrimientos y lo que luego seguiría (Mat. 24:1-51)… El libro de Apocalipsis es una profecía dada por Cristo a Juan, concerniente a todo los que sucedería a la iglesia y al mundo, en el primer caso, desde la resurrección de Cristo hasta su Segunda Venida. La mayor parte [de esto] se ha cumplido de un modo asombroso, y hay buena razón para
creer que el resto a su tiempo también se cumplirá.
3.2. Segundo, otra parte del oficio profético de Cristo es la de la predicación de la Palabra. En las Escrituras, esto a veces es llamado profecía (1 Cor. 14:3). Esto realizó Cristo al interpretar la Ley, dándole el verdadero sentido, destacando su espiritualidad y extensión, y vindicándola de los falsos comentarios de los fariseos (Mat. 5:1-48),
pero principalmente predicando el evangelio. Estaba altamente calificado para hacer esto. Lo hacía persistentemente, predicándolo en una ciudad y luego en otra, donde fuera que era enviado, y luego por toda Galilea y otras regiones (Luc. 4:43; Mat. 4:23). Lo hacía con una autoridad que los escribas y fariseos no tenían (Mat. 7:29), declarando
que lo que predicaba lo había recibido del Padre, quien le había dado a conocer su mente y voluntad sellando así las profecías. Por eso, no tenemos que hacer caso a ningunas supuestas profecías y revelaciones de hombre, que no coinciden con la Palabra de Dios (Juan 1:17; 15:15; Heb. 1:1-2; Dan. 9:24), y que Cristo enseñó libremente, con valentía y sin temor ni haciendo acepción de personas, tal como lo admitieron los
judíos mismos (Mat. 22:16). Hablaba con una sabiduría, prudencia y elocuencia, jamás vista hasta entonces (Juan 7:46) y con tal dignidad y Cristo el profeta  con palabras tan llenas de gracia ––la gracia destilaba de sus labios— que los que lo escuchaban no salían de su asombro (Sal. 45:2; Luc. 4:22). Esta parte de su oficio profético no se expresaba únicamente en el ministerio externo de la Palabra, sino también en la iluminación
poderosa e interior de la mente: en abrir el corazón, como sucedió con Lidia (Hech. 16:14) para que prestara atención a lo que se decía, y en abrirle el entendimiento para comprender las Escrituras, para recibir y hacer suyas las verdades divinas: la palabra viniendo no solo como palabra, sino con poder del Espíritu Santo y mucha seguridad.
CUARTO, EL TIEMPO CUANDO CRISTO CUMPLIÓ ESTE OFICIO:

Podemos considerar este oficio como cumplido “inmediatamente” o “mediatamente”.

4.1 Inmediatamente, por Cristo, solo por su persona misma. Esto fue aquí en la tierra en su estado de humillación. Porque vino de Dios como un Maestro, siendo enviado y ungido por él para predicar el evangelio, inició rápidamente este oficio después de su bautismo y siguió ejerciéndolo hasta su muerte, pero solo a las ovejas perdidas de
Israel a las cuales había sido enviado. Les dio a sus discípulos la comisión de predicar el evangelio a ellas solamente en ese tiempo porque era “siervo de la circuncisión”, o sea, un siervo de los judíos circuncidados y a ellos solamente (Rom. 15:8).

4.2 Mediatamente, por su Espíritu, por los profetas del Antiguo Testamento y por los apóstoles y siervos del Nuevo. En este sentido, ejerció el oficio de Profeta tanto antes como después de su estado de humillación.
4.2.1. Antes de su encarnación: De hecho, a veces sí se apareció personalmente en forma humana y predicó el evangelio a los hombres, como a nuestros primeros padres en el huerto del Edén, inmediatamente después de la Caída. Declaró que “la simiente de la
mujer”, dando por entender él mismo, “heriría [a la serpiente] en el calcañar”. Esta buena nueva, estrictamente hablando: fue “anunciada primeramente por el Señor” (Gén. 3:15; Heb. 2:3). Es así que, con el nombre de Ángel del Señor, y muy probablemente en forma humana, se apareció a Abraham y le predicó el evangelio, diciendo: “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gén. 22:15-18; Gál. 3:8). Estuvo con miles de ángeles en el Monte Sinaí… Estuvo con Moisés en el desierto, le habló en el Sinaí y le dio las palabras divinas de vida (Sal. 68:17-18; Hech, 7:38)…Y así como los santos profetas 5 inmediatamente –directamente, sin nadie ni nada entre medio.
mediatamente – indirectamente, actuando a través de alguien o algo. Él mismo – algunos creen que la “semilla” incluía también a los escogidos de Dios.  desde el principio del mundo hablaron de Cristo, él, por su Espíritu, hablaba en ellos y testificaba de sus sufrimientos y de la gloria que luego vendría (1 Ped. 3:18-20; 1:11).

4.2.2. Cristo siguió ejerciendo su oficio profético después de haberse terminado su estado de humillación, y fue resucitado de entre los muertos y fue glorificado. Después de eso, se apareció a sus discípulos y les habló sobre lo que las Escrituras decían de él. Les abrió el entendimiento para que pudieran comprenderlas y les habló de las cosas concernientes al reino de Dios. Los instruyó [en esas cosas] y les renovó la comisión de que predicaran y bautizaran, y la amplió. Cristo les prometió estar con ellos y con sus sucesores hasta el fin del mundo.
Para entonces, no en su propia persona, sino después de su ascensión al cielo, Cristo en y a través de sus siervos, fue y les predicó paz a los que estaban cerca y a los que estaban lejos, tanto judíos como gentiles. Aquellos que los oyen, lo oyen a él. Aquellos que los desprecian, lo desprecian a él. Así continúa y continuará ejerciendo su oficio profético en y a través de sus siervos y a través de su Espíritu, cuidándolos a través de las edades hasta el final de los tiempos, hasta haber recogido a todos sus escogidos.
Tomado de A Complete Body of Doctrinal Divinity Deduced from the Scriptures
_______________________
John Gill (1697-1771): Pastor bautista, teólogo y erudito bíblico; nacido en
Kettering, Northamptonshire, Inglaterra.

 

John Flavel 2
Aquellos que enseñan a los hombres deben primeramente ser enseñados por
Cristo. Todos los profetas del Antiguo Testamento y todos los profetas, pastores y
maestros del Nuevo Testamento han recurrido a su antorcha para prender sus
velas… Lo que Pablo recibió del Señor, él entregó a la iglesia. Jesucristo es el
Pastor principal, y todos los pastores que son sus siervos, de él reciben sus dones y
sus comisiones. Estas cosas se dan a entender claramente en el oficio profético de
Cristo. —John Flavel

Cristo el mediador

Blog14
Nadie puede leer las Escrituras sin ver la gran importancia que estas le dan a Cristo Jesús en el plan de salvación.

(1) Dice allí que es el Primero y el Último, el Alfa y el Omega, el Autor y Consumador de nuestra fe. Es el Obispo de las almas, la Fuente de agua viva, la Cabeza de la Iglesia, la brillante Estrella de la mañana, la Rosa de Sarón, el principal entre diez mil y codiciable. Pablo sentía tal pasión por él que afirmó: “Me propuse no saber entre vosotros [los corintios] cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (1 Cor. 2:2).

(2) En la iglesia del Antiguo Testamento era conocido con nombres y títulos [como estos]: el Ángel del pacto, el Ángel del Señor, Admirable, Consejero, el Renuevo, el Mesías o Ungido. También lo llama allí Dios Fuerte y Jehová de los Ejércitos (Isa. 6:3; 9:6). En el Nuevo Testamento su nombre personal es Jesús, o Salvador (Mat. 1:21; Luc. 2:21). Su nombre oficial es Cristo o “Ungido”. También es llamado Emanuel, o “Dios con nosotros”. A menudo se lo llama Dios y Señor.

(3) Un mediador es alguien que se pone entre dos partes que están enemistadas a fin de reconciliarlas. Cuando no están enemistadas, no puede haber mediación. “Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno” (Gál. 3:20). Si no hay partes, no puede haber un mediador. Un mediador difiere de un defensor porque este último cuida los intereses de una de las partes, mientras que el primero considera ambas. Cristo es llamado el Mediador del Nuevo Pacto, el Mediador de un pacto mejor y el Mediador del Nuevo Testamento (Heb. 8:6; 9:15; 12:24). En el Antiguo Testamento a un mediador se le llama árbitro (Job 9:33).

(4) Es correcto y apropiado, y quizá necesario, que un mediador sea un igual de ambas partes. Jesucristo llena estos requisitos para hacer su obra. Puede poner su mano sobre Dios al igual que sobre pecadores. Conoce la voluntad de Dios y los derechos de Dios. Conoce los pecados del hombre y las necesidades del hombre. No traicionará a ninguna de las partes. Ser igual a Dios no fue cosa a la cual aferrarse (Fil. 2:6).

(5) Los conflictos y controversias son de tres clases: 1. Los que surgen meramente por errores, 2. Los que resultan por faltas de ambas partes, 3. Los que resultan por faltas de solo una parte. La controversia del hombre con Dios es de esta última clase. Solo el hombre tiene culpa. Solo el hombre ha cometido faltas. Los caminos del Señor son rectos. Los caminos del hombre no son rectos. (cf. Eze. 18:25, 29; 33:17, 20).

(6) Jesucristo es el único Mediador del nuevo pacto. Así lo dice Pablo: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1 Tim. 2:5-6). Si es malo creer en dos o más dioses, lo es también creer en dos o más mediadores. Moisés es llamado mediador una vez (Gál. 3:19). Los antecedentes del evento al cual se refiere son sencillamente estos: Moisés era un mensajero encargado de comunicar a Israel la voluntad de Dios y comunicar a Dios los anhelos del pueblo de Dios. El pasaje
se refiere a la ocasión cuando este dio la Ley, cuando la manifestación de la majestad divina fue tan terrible que Israel le pidió a Moisés: “Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos” (Éxo. 20:19). En la mediación entre Dios y los pecadores para asegurarles la salvación, no hay otro
mediador sino Cristo (Hech. 4:12; 1 Cor. 3:11).

(7) La gran finalidad de la mediación de Cristo es la salvación de su pueblo. Así lo dijo el ángel que anunció su nacimiento: “Y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mat. 1:21). “Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador” (Ef. 5:23). Como mediador, no hace acepción de personas. Su cuna, raza, riquezas, honores, color y nacionalidad no son nada para él. Descarta totalmente todas las distinciones culturales o las inventadas por el hombre. “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gál. 3:28). Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor” (Gál. 5:6).

(8) La necesidad de un mediador se debe a la santidad y justicia de Dios y a los temores, la culpabilidad y los sufrimientos del hombre. Dios es tan santo que no puede tolerar la maldad (Hab. 1:13). ¿Y cómo puede el hombre, librado a su propio criterio, ser justo con Dios? (Job 9:2). No hay dos cosas más opuestas entre sí que la vileza del hombre y la pureza de Dios.

(9) Jesucristo fue escogido por su Padre para ser el Mediador (Isa. 42:1; 1 Ped. 2:4). Dios no eligió a ningún otro para la misma obra. No se otorgó él mismo su oficio. Su Padre declaró repetidamente que sentía complacencia en Cristo y con su actuar. Haberlo levantado de entre los muertos y exaltado a su diestra es la prueba más fehaciente de que se complacía en él. Dios honró grandemente a Moisés cuando lo enterró en un lugar secreto, pero nunca lo sentó a su diestra.

(10) Es grandioso vivir bajo la mediación de Cristo. Por medio de él, contamos con maravillosos descubrimientos del carácter y la gloria de  Dios. Por medio de él son enviadas  influencias celestiales para atraernos a Dios. Jamás se han hecho ofrecimientos más gloriosos a las criaturas que los ofrecimientos de vida y salvación. A los que aceptan
la mediación de Jesucristo le son dadas las bendiciones más ricas que existen. Esto dice Pablo a los creyentes: “Porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios” (1 Cor. 3:21-23). “Donde está el Espíritu del Señor,
allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Cor. 3:17-18). “Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos” (2 Cor. 5:1). “Y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Cor. 6:17-18). Todas estas innumerables bendiciones son seguras para el que cree en el Señor Jesucristo y deposita en él toda su esperanza y toda su salvación. La eternidad misma no agotará las riquezas indescriptibles que ha asegurado Cristo para los creyentes.
(11) Es cosa seria vivir en obediencia al evangelio. Nadie puede despreciar la mediación de Jesucristo sin incurrir en la peor de las culpas y exponerse a los más graves peligros. “Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y
desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su
voluntad” (Heb. 2:2-4). No hay nada más pecaminoso o peligroso que pisotear al Hijo de Dios, tratando su sangre como inmunda y afrentando al Espíritu de gracia (Heb. 10:28-29).
Tomado de “Theology for the People”.
_______________________
William S. Plumer (1802-1880): Pastor presbiteriano norteamericano, predicador
del evangelio y autor de numerosos libros; nacido en Greensburg, PA.

La Supremacía de Cristo

Blog11

Me pregunto si es adecuado tener un libro “favorito” en la Biblia. La idea rechina como las uñas sobre una pizarra. ¿Qué nos induciría a preferir una porción de la Palabra de Dios más que otra? Oír a Dios decir lo que sea es una delicia tal para el alma que cada palabra que salga de su boca debería excitar el alma en la misma medida. Quizás cuando alcancemos la gloria, nuestra delicia en Él y en su Palabra será tal que no entenderá de grados comparativos.

Mientras tanto, tenemos nuestras variadas inclinaciones. Cuando pienso en libros “favoritos” de la Biblia, siempre coloco la carta a los Hebreos muy cerca de la parte más alta. ¿Por qué? En primer lugar, este libro conecta, de una forma magistral, el Antiguo Testamento y el Nuevo. Lo que dice San Agustín es verdad: “El Nuevo está escondido en el Antiguo y éste se revela en el Nuevo”. El puente entre los dos es el libro de Hebreos.

Hebreos es un libro de comparaciones y contrastes. El Nuevo Pacto se ve contra el telón de fondo del Antiguo. El Nuevo se ve como algo mejor. “Mejor” es la palabra clave. El Nuevo Pacto es mejor porque es más global (incluye a los gentiles); tiene un mejor Mediador; un mejor Sumo Sacerdote; un mejor Rey y una mejor revelación de Dios.

Lo que tiene el Nuevo Pacto, que falta en el Antiguo, es el cumplimiento del Mesías prometido. En una palabra, tenemos a Jesús, el Verbo hecho carne.

R.C.Sproul 1

De hecho, mientras el autor de Hebreos (que, según creo, era Pablo, posiblemente a través de un escribiente) describe la persona y la obra de Jesús, el comparativo cambia rápidamente al superlativo. No basta con ver a Jesús como alguien simplemente “mejor” que lo que vino con anterioridad. Él es más que mejor: es el mejor.

A este respecto, Hebreos se centra en la supremacía de Cristo. Hablar de “supremacía” es hablar de lo que está “por encima” o “sobre” los demás. Alcanza el nivel de lo que es “súper”. En nuestro lenguaje se refiere a aquello (o aquél) que es lo más grande en poder, autoridad o rango. También se usa para describir aquello (o aquel) que tiene la mayor importancia, relevancia, carácter o logro: lo máximo.

En todas estas áreas de consideración, Jesús figura como lo máximo o lo supremo: supremo en poder, rango, gloria, autoridad, importancia, etc.

La alta cristología de Hebreos se levanta contra el trasfondo del Antiguo Testamento. Hebreos comienza con la certificación de que Cristo es la suprema revelación de Dios: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder” (He. 1:1-3a).

R.C.Sproul 3

Aquí, la supremacía de Cristo es su preeminencia sobre los profetas del Antiguo Testamento. Aquellos profetas hablaron la Palabra de Dios, pero Cristo es la Palabra de Dios. No es un simple profeta dentro de una larga lista. Él es el Profeta por excelencia. Esta revelación suprema viene de él, Aquél que es más que un profeta, el propio Hijo de Dios. En este pasaje de apertura en el libro de los Hebreos hay suficiente cristología de peso para ocupar a los astutos teólogos durante toda su vida sin que puedan agotar su riqueza. Aquí se ve a Cristo como Creador del mundo y Aquel que lo defiende por su poder. Él es el Creador de todas las cosas y el Heredero de todas ellas. Es el resplandor mismo de la gloria de Dios. De nuevo, no basta con decir que es el reflejo supremo de la gloria divina. No; él es el resplandor de esa gloria. Es la expresión de la imagen de la persona de Dios, Aquel que lleva el imago dei de forma suprema.

A continuación, Hebreos establece el contraste entre la persona y la función de los ángeles y Jesús. Ningún ángel llega al nivel de unigénito Hijo de Dios. Los ángeles no deben ser adorados, pero a ellos sí se les ordena que adoren a Cristo. El Reino no se da a los ángeles; se le da a Cristo que es el único que se sienta a la derecha de Dios Padre, en la posición de autoridad cósmica. Cristo tiene la supremacía sobre los ángeles en todas las formas posibles y no debe ser confundido como uno de ellos.

Luego, el autor de Hebreos detalla la supremacía de Cristo sobre Moisés. Con toda seguridad, Moisés es la persona que más se exalta en el Antiguo Testamento por su papel como mediador de la Ley. Leemos: “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe. El cual fue fiel al que le designó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque Él ha sido considerado digno de más gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más honra que la casa. Porque toda casa es hecha por alguno, pero el que hace todas las cosas es Dios. Y Moisés fue fiel en toda la casa de Dios como siervo […] pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros […]” (He. 3:1-6a).

Los contrastes aquí se encuentran entre el siervo de la casa, el constructor y el propietario de la misma. El constructor y propietario están por encima del siervo de la casa. Moisés pudo conducir al pueblo a la tierra prometida terrenal, pero no guiarlos a su reposo eterno.

R.C.Sproul 2

Después de esto, se ve a Cristo como Sumo Sacerdote supremo. Los sumos sacerdotes de la antigüedad no eran más que sombras de la realidad que había de venir. Los sacrificios de la antigüedad se ofrecían con regularidad; Cristo ofrece el verdadero sacrificio y lo hizo una vez y para siempre. Los antiguos sacerdotes ofrecían objetos distintos a ellos mismos. El Sumo Sacerdote Supremo se ofreció a sí mismo, sacrificio perfecto. Él es el sujeto y, a la vez, el objeto del supremo sacrificio de expiación.

Finalmente, el sacerdocio de Cristo difiere de aquél de la antigüedad en el que Cristo sirve tanto de Sumo Sacerdote como de Rey. En el Antiguo Pacto, el rey debía venir únicamente de la tribu de Judá. Los sacerdotes debían ser consagrados de la tribu de Leví (según Aarón). Pero Jesús no era levita. Era un sacerdocio diferente, según un orden distinto: el orden de Melquisedec. Este aparece de forma extraña ante Abraham en su condición de rey y sacerdote a quien éste rinde obediencia. Hebreos argumenta que Abraham es mayor que Leví, y Melquisedec es mayor que Abraham y por tanto mayor que Leví. La condición de sumo sacerdote y rey eternos se da a Cristo en cumplimiento del Salmo 110.

Estas referencias no son más que unas cuantas de las riquezas expuestas en Hebreos que declaran la supremacía de Cristo.

 

Robert Charles Sproul (nacido el 13 de febrero de 1939) es un teólogo calvinista estadounidense, autor y pastor. Él es el fundador y presidente de Ligonier Ministries.

http://www.ligonier.org/