Niños: Busquen al buen pastor 3

Antes de venir al mundo, Jesús cuidaba a los corderos. Samuel era un niño muy pequeño, no más grande que el más pequeño de ustedes cuando
se convirtió. Vestía un efod de lino. Su madre le cosía una túnica pequeña
y se la llevaba cada año. Una noche, mientras dormía en el lugar santo,
cerca de donde guardan el Arca de Dios, oyó una voz que llamaba:
“¡Samuel!” Se levantó y corrió a Elí, que ya no veía bien, y le dijo: “Aquí
estoy, ¿para qué me llamaste?” Y Elí dijo: “Yo no te he llamado. Vuelve y
acuéstate”. Así lo hizo, pero por segunda vez oyó la voz que lo llamaba:
“¡Samuel!” Se levantó y fue a donde Elí, y dijo: “Aquí estoy, ¿para qué me
llamaste?” Pero Elí volvió a responder: “Yo no te llamé, mi hijo; vuelve a
acostarte”. Por tercera vez la voz santa llamó: “¡Samuel!” Se levantó y fue
a donde Elí diciendo lo mismo. Entonces Elí comprendió que el Señor
había llamado al muchacho. Por lo tanto, Elí dijo: “Ve y acuéstate; y si te
llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye”. Samuel se volvió a
acostar. Una cuarta vez –¡con cuánta frecuencia llama Cristo a los
niñitos!– la voz llamó: “¡Samuel, Samuel!” Entonces Samuel contestó:
“¡Habla, porque tu siervo oye!” De esta manera Jesús tomó en sus brazos
a este cordero y lo llevó en su regazo. Porque: “Samuel creció, y Jehová
estaba con él… porque Jehová se manifestó a Samuel en Silo…” (1 Sam.
3:5-10; 19, 21).

Niñitos, a quienes ansío ver nacer y crecer en Cristo: oren pidiendo que
el Señor mismo se les revele. Algunos dicen que son ustedes demasiado
chicos para convertirse y ser salvos. Pero Samuel no era demasiado chico.
Cristo puede abrir los ojos de un niño con la misma facilidad que los de
un anciano. Sí, la infancia es la mejor etapa en la que ser salvo. No eres
demasiado joven para morir, no demasiado joven para ser juzgado y, por
lo tanto no demasiado joven para acudir a Cristo. No te contentes con oír
a tus maestros hablar acerca de Cristo. Ora para que se revele a ti. Dios
quiera que haya muchos pequeños “Samuel” entre ustedes.


Jesús sigue cuidando a los corderos. El Duque de Hamilton tenía dos
hijos. El mayor [se enfermó de tuberculosis] siendo apenas un muchacho,
lo cual lo llevó a la tumba. Dos pastores fueron a verlo donde yacía en la
mansión de la familia cerca de Glasgow. Después de una oración, el
muchacho tomó su Biblia de debajo de la almohada y leyó 2 Timoteo 4:7-
8: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
Por lo demás, me está guardada la corona de justicia”. Agregó: “¡Esto,
señores, es mi gran consuelo!” Cuando se acercaba su muerte, llamó a su
hermano menor y le habló con gran cariño. Terminó con estas palabras
significativas: “Ahora bien, Douglas, en poco tiempo serás un duque, pero
yo seré un rey”…


¿Te gustaría poder partir así? Vé ahora a un lugar solitario: arrodíllate
y clama al Señor Jesús. No te pongas de pie hasta haberlo encontrado.
Ora pidiendo ser recogido en sus brazos y llevado en su regazo. Toma la
punta de su vestidura y di: “No debo dejarte–no me atrevo a dejarte– no
te dejaré ir hasta que me bendigas”.

Tomado de “To the Lambs of the Flock”  en Memoir and Remains of Robert Murray M’Cheyne.
_______________________
Robert Murray M’Cheyne (1813-1843): Pastor presbiteriano escocés de St. Peter’s Church, Dundee, cuyo ministerio se caracterizó por una profunda santidad personal, oración y poderosa predicación evangélica; nacido en Edimburgo, Escocia.