Descubrieron el secreto

Descubrieron el secreto2.jpg

¡La mayoría de la gente ama una buena historia! A la mayoría le encanta leer una biografía.

En descubrieron el secreto el autor teje un hilo común entre las historias de varios hombres y mujeres influyentes de otra generación. Ese “hilo” es el “secreto” que cambió la forma en la que vivieron y sirvieron. Las circunstancias cambian, las personalidades son diferentes, pero estos ejemplos ilustran poderosamente el secreto que trasciende las circunstancias y la personalidad. Este secreto necesita ser descubierto y redescubierto por todos.

Con la lectura de los testimonios de los hombres y mujeres protagonistas en este libro se busca el acercamiento y conocimiento de la plenitud de Cristo de una forma mucho más profunda.

En este libro descubriremos vidas radiantes, que revelan una riqueza, una calidez, un triunfo que nos intriga a la par que nos desafía.

Son las vidas que encontramos en biografías del pasado; y justo cuando empezamos a pensar que tales personas vivieron solo en tiempos pasados, nos encontramos con una en la vida real, ¡justo a mediados del siglo XX!

Normalmente, los detalles de sus experiencias difieren bastante; sin embargo, cuando escuchamos sus historias y contemplamos sus vidas, ya sea mediante la lectura o a través del contacto personal con ellas, empezamos a ver un patrón que revela su secreto. Han dejado atrás el desánimo y la derrota para obtener la victoria. La debilidad y el cansancio los han fortalecido. Partiendo de la ineficacia y de una aparente inutilidad, se han vuelto eficaces y entusiastas. El patrón parece ser este: egocentrismo, confianza en sus propios esfuerzos, insatisfacción interna creciente y desánimo externo, la tentación de abandonarlo todo porque no hay otro camino; y luego el descubrimiento de que el Espíritu de Dios es su fortaleza, su guía, su confianza y su compañero; en una palabra, su vida.

La crisis de la vida profunda es la clave que revela el secreto de su transformación. Es el principio de la vida intercambiada.

¿Qué es la vida intercambiada? En realidad, no es algo, sino Alguien. Es la presencia del Señor Jesucristo hecha real y fructífera mediante el Espíritu Santo.

En el mundo no hay realidad más gloriosa que esta. Es la vida con V mayúscula.

Es una vida nueva en lugar de la vieja. Es alegría en lugar de cansancio y brillantez en lugar de monotonía. Es fortaleza en vez de debilidad y seguridad en vez de incertidumbre. Es triunfo aun en medio de las lágrimas y ternura de corazón en lugar de susceptibilidad. Es humildad de espíritu en vez de la exaltación de uno mismo, y es también la belleza de la vida debida a la presencia del Hermoso.

Podemos usar muchos adjetivos para describirla: abundante, rebosante, vencedora, omnipresente, satisfactoria, gozosa, victoriosa; y cada adjetivo es solo un aspecto de una vida que se puede experimentar, pero no explicar por completo.

El Salvador dijo: “He venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Hallamos la novedad de vida en Cristo cuando le recibimos como nuestro Salvador frente a la condenación del pecado. Encontramos la abundancia de esa vida cuando entregamos nuestro yo y aprovechamos los recursos infalibles del Todopoderoso. Ahí está la vida y vida abundante. Esta es la vida intercambiada.

Este libro contiene testimonios de hombres y mujeres que han descubierto que la promesa de una vida más abundante es cierta. Siguiendo el proceso adecuado para un testigo, nos dicen qué sucedió en lugar de intentar enseñarnos con todo detalle la doctrina subyacente en su experiencia. De entre una multitud de testigos repartidos por los siglos se ha escogido solamente a unos pocos a modo de ilustración. El patrón de sus experiencias se parece bastante. Todos habían creído en el Salvador, pero aun así estaban cargados y confusos, no eran fieles ni fructíferos, anhelaban sin cesar un camino mejor, y sus esfuerzos no les permitían alcanzar una vida mejor. Entonces pasaron por una crisis en la cual entregaron por completo su corazón al Señor, tuvieron un encuentro con él en lo más profundo de su espíritu; allí descubrieron que el Espíritu Santo es una fuente infalible de vida y de renovación. A partir de ese momento sus vidas no volvieron a ser las mismas, porque de una u otra manera habían aprendido lo que testificó el apóstol Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.

Hay personas del pasado, como John Bunyan, y de hoy en día, como Richard C. Halverson y William P. Nicholson. Hay pastores como A. J. Gordon y laicos como Dwight L. Moody. Algunos son muy conocidos, como Charles G. Finney, mientras que quizá otros lo sean menos o hayan caído en el olvido, como J. A. Wood. Hay místicos como Andrew Murray y hombres pragmáticos como Charles G. Trumbull y Robert E. Nicholas. Hay mujeres además de hombres: Frances Ridley Havergal, británica, Amy Carmichael, de la India, y Eugenia Price, de los Estados Unidos contemporáneos.

Los detalles de sus experiencias de la crisis de esa vida más profunda son encantadoramente distintos; sin embargo, su testimonio sobre la realidad de la alegría y el poder de la vida llena del Espíritu es unánime. En la Escritura no se nos enseña a buscar la experiencia. Más bien la Palabra dice: “Buscad al Señor”. Es él quien satisface al alma que anhela; ¡él es el secreto de la vida intercambiada!

ÍNDICE

01. J. Hudson Taylor: La vida intercambiada
02. Samuel Logan Brengle: La vida purificada
03. John Bunyan: La vida desencadenada
04. Amy Carmichael: La vida radiante
05. Oswald Chambers: La vida más elevada
06. Charles Grandison Finney: La vida poderosa
07. Adoniram Judson Gordon: La vida disciplinada
08. Richard C. Halverson: La vida ardiente
09. Frances Ridley Havergal: La vida desbordante
10. John Hyde: La vida prevaleciente
11. Dwight Lyman Moody: La vida dinámica
12. Handley C. G. Moule: La vida fragante
13. Andrew Murray: La vida duradera
14. Robert E. Nicholas: La vida satisfactoria
15. William P. Nicholson: La vida que gana almas
16. Eugenia Price: La vida creciente
17. Charles G. Trumbull: La vida victoriosa
18. Walter L. Wilson: La vida entregada
19. John Allan Wood: La vida santa
20. W. Ian Thomas: La vida aventurera

V. Raymond Edman Publicaciones Andamio, 2017

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=675&controller=product

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Descubrieron el secreto3.jpg

 

Anuncios

Descubrieron el secreto

Descubrieron el secreto.jpg

Descubrieron el secreto. Veinte vidas transformadas que revelan la influencia de la eternidad

V. Raymond Edman

Hudson Taylor fue el primero en usar esta expresión para describir lo que significa conocer a Cristo como el único suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades. Taylor no es más que uno de los muchos luminares cristianos que han descubierto a Cristo como el secreto de una vida abundante. John Bunyan, Andrew Murray, Amy Carmichael, Oswald Chambers, Charles Finney… Tras las vidas y las personalidades dispares de estos y otros hombres y mujeres subyace un tema común, un patrón que conduce de la desesperación a la vida abundante que prometió Jesús. Partiendo de sus experiencias, también nosotros podemos encontrar el camino hacia la fe profunda y hacia una relación más vital con Dios.

En Descubrieron el secreto, Raymond Edman presenta las vidas de veinte cristianos, algunos muy conocidos y otros menos. Edman dice: “Los detalles de sus experiencias de la crisis de esa vida más profunda son encantadoramente distintos; sin embargo, su testimonio sobre la realidad de la alegría y el poder de la vida llena del Espíritu es unánime… Es Él [el Señor] quien satisface al alma que anhela; ¡Él es el secreto de la vida intercambiada!”.

ÍNDICE

01. J. Hudson Taylor: La vida intercambiada
02. Samuel Logan Brengle: La vida purificada
03. John Bunyan: La vida desencadenada
04. Amy Carmichael: La vida radiante
05. Oswald Chambers: La vida más elevada
06. Charles Grandison Finney: La vida poderosa
07. Adoniram Judson Gordon: La vida disciplinada
08. Richard C. Halverson: La vida ardiente
09. Frances Ridley Havergal: La vida desbordante
10. John Hyde: La vida prevaleciente
11. Dwight Lyman Moody: La vida dinámica
12. Handley C. G. Moule: La vida fragante
13. Andrew Murray: La vida duradera
14. Robert E. Nicholas: La vida satisfactoria
15. William P. Nicholson: La vida que gana almas
16. Eugenia Price: La vida creciente
17. Charles G. Trumbull: La vida victoriosa
18. Walter L. Wilson: La vida entregada
19. John Allan Wood: La vida santa
20. W. Ian Thomas: La vida aventurera

276pp. Rústica

Ref. 1663 – 14,00€

El legado espiritual de Juan Calvino 2

Blog94B

En 1536 llegó a Ginebra camino a Estrasburgo. Sin embargo no pudo continuar su viaje debido a que su compatriota Guillaume Farel lo convenció para que se quedara en la ciudad y colaborara con él en las tareas de reforma evangélica allí emprendidas. Por aquel tiempo el movimiento reformado en Suiza, iniciado por Zuinglio en Zurich, había ya arraigado en importantes cantones helvéticos, y contaba con destacados líderes evangélicos: Capito y Ecolampaio en Basilea, Haller en Berna, Vadiano en St. Gall, Viret en Lausana, Farel en Ginebra y Bullinger en Zurich. Si bien al principio Ginebra acogió favorablemente el ministerio de Calvino, las rígidas medidas disciplinarias impuestas por el joven reformador determinaron el rechazo de la población y la consiguiente expulsión de la ciudad. La estancia en Ginebra había durado menos de dos años. Aceptando la invitación de Martín Bucero, Farel y Calvino se instalaron en Estrasburgo. En esta ciudad Calvino pastoreó una pequeña congregación de refugiados franceses e inició un ambicioso esquema de reformas religiosas en conformidad con su visión bíblica de lo que había de ser una verdadera iglesia cristiana. En buena medida estas medidas encontrarían más tarde debido cumplimiento en Ginebra, donde a instancias y súplicas de las autoridades de la ciudad Calvino regresó de nuevo en 1541. Catorce años de “pacificación espiritual”, escribe Beza, fueron los que necesitó Calvino para implantar su plan de reformas religiosas, sociales y políticas . Al término de las mismas, según el testimonio del escocés John Knox, Ginebra se convirtió “en la más perfecta escuela de Cristo que jamás haya existido desde tiempos apostólicos”.

Calvino, ya desde el inicio de su ministerio, tuvo conciencia de su propia excepcionalidad en cuanto a dones espirituales y capacidades intelectuales; pero también tuvo conciencia de la extraordinaria tarea reformadora a él encomendada por llamamiento de Dios. Ante estas dos realidades, Calvino asumió una inquebrantable doble determinación: la de que se le conociera por sus reformas y escritos, y se le desconociera por lo que era en la esfera de lo personal. Sus escritos eran importantes por centrarse en la gloria y grandeza de Dios; mientras que por lo personal y propio él no era más que un insignificante “gusano de Jacob”. Muy celoso fue siempre Calvino de su “escondimiento personal”, al extremo de proyectarlo más allá de su muerte, pues dio estrictas instrucciones a sus amigos para que, llegado el día, se ocultara el lugar exacto donde habían de ser enterrados sus restos mortales. Al igual que Moisés, en modo alguno quería que su tumba fuera profanada por la idolatría. Ante la realidad de esta ocultación personal, motu proprio, poco es lo que sabemos de la biografía del Reformador, y para conocer algo hemos de hacernos eco de la información que sobré él nos ha llegado de los que le conocieron (particularmente de T. Beza). Por lo que podemos colegir de la información biográfica disponible, Calvino fue un hombre de férrea voluntad y determinación, y de profundos sentimientos —a los que siempre controló y sujetó bajo una estricta disciplina—. Por su carácter y actuación personal a la hora de asumir responsabilidades y obligaciones, se nos muestra siempre como un ejemplo modélico de creyente, que al igual que su admirado apóstol Pablo, ante cualquier situación, anímica o de índole exterior, podía afirmar: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. ¿Ha sido por este dominio de sí mismo y de control de sus sentimientos que se le ha juzgado de frío y distante? Los que así piensan deberían leer un buen número de sus más de cuatro mil cartas en las que el Reformador muestra una desbordante riqueza de sentimientos y afectos personales.

Dicho esto, con toda su riqueza personal y de carácter, Calvino no despierta el atractivo humano de Lutero. El reformador alemán, con todos sus defectos y virtudes, se nos aparece como un hombre más “como nosotros”. Con su “reina Catalina”, a la que amaba “tanto o más que a la Epístola a los Gálatas”, fundó un hogar cristiano, ejemplo de virtudes familiares y modelo de hospitalidad bíblica para propios y extraños. Del calor humano de sus Charlas de sobremesa, participan todavía hoy los que a través de la lectura de sus páginas se sientan en torno a la gran mesa preparada por la “reina Catalina”. Gracias a Lutero, el hogar del ministro de Dios pasa a desempeñar un papel decisivo en la esfera religiosa, social y cultural de los países protestantes. Pero en el hogar de Calvino no hemos podido entrar. ¿Qué era para Calvino, por ejemplo, el enamoramiento y la relación afectiva en el matrimonio? Nos asaltan muchos interrogantes sobre este particular al recordar cómo entró el Reformador en la orden de los casados. Al insistir sus amigos en que no “era bueno que el hombre estuviera solo”, y que por su salud débil y enfermiza había de casarse, Calvino accedió a entrar en el estado matrimonial bajo la condición de que fueran sus amigos los que le encontraran “la esposa ideal”. Y así fue: en 1540 contrajo matrimonio con Idelette de Bure, viuda y madre de dos hijos. De este matrimonio nació un hijo que murió en la infancia. Idelette moriría nueve años más tarde. Calvino permaneció viudo el resto de su vida.

Continuara…

________________________________________

 

*Se permite compartir incluyendo la  fuente http://www.solosanadoctrina.com   http://www.facebook.com/SoloSanaDoctrina \ www. solosanadoctrinablog.wordpress.com

La vida de Juan Calvino 1

Blog91

Juventud y vida hasta Ginebra (1509 — 1536)

Juan Calvino nació el 10 de julio de 1509, en Noyon en Picardía (noreste de Francia), un centro religioso importante. Carlomagno fue coronado allí en 768. Hoy día atrae a turistas y aún tiene un museo de Juan Calvino en el lugar donde estaba la casa en la cual nació.

El nombre de su padre era Gerard Cauvin (o Caulvin: en latín, Calvinus; en español, Calvino) Era un abogado que trabajaba con el Gobierno, pero especial-mente con la Iglesia católica ro-mana. La madre de Jean Cauvin (Juan Calvino), Jeanne le Franc, tenía la reputación de ser bella y piadosa, de la manera como los católicos consideran la piedad. Parece que tenía algo de sinceridad y sobriedad como católica. Juan tenía un hermano mayor y otro menor. Su madre murió cuando era niño. Su padre se casó de nuevo y procreó dos hijas.

La familia tenía buenas relaciones con personas de importancia social. Debido a esas ventajas de su padre Juan recibió una bue-na educación. Estudiaba en la casa de la familia Montmor, una de las familias más distinguidas del con-dado. Desde sus primeros años Juan “demostró tener una memoria retentiva y una inteligencia despierta”

Aunque el padre de Juan pagó por su mantenimiento parece que la familia Montmor prácticamente adoptó a Calvino. El primer libro de Calvino, un comentario sobre una obra de Séneca, fue dedicado a la abadesa Hangest de esa familia. Han observado que por este contacto con la nobleza, “Dios lo es-taba preparando así para desempeñar dignamente su papel en la sociedad de los grandes, de los príncipes y reyes” (Emile Doumergue, citado por Ir-win, p10).

A los 14 años de edad (1523), Calvino fue a París con esa familia Montmor para terminar sus estudios. En el Colegio de la Marche, uno de sus profesores fue Maturinus Corderius (Cordier), un hombre de gran reputación como maestro y de “espíritu profundamente evangélico”

Además de tener un espíritu evangélico, Cordier trabajó para purificar el idioma francés, cosa que también debió de haber tenido mucha influencia en Calvino. Luego Cordier se mudó a Ginebra para enseñar en la academia. Cal-vino dedicó el comentario sobre 1 Tesalonicenses a ese maestro y amigo.

Calvino se trasladó al Colegio Montagu, donde Erasmo había estudiado. Progresó mucho en sus estudios allí. Al terminar, en 1527, a los 18 años de edad, se le ofreció a Calvino fue la parroquia de Saint Martin de Martheville.

Originalmente el padre de Calvino quería que trabajara con la Iglesia (católica romana) y le ayudó a obtener becas y ayuda de la Iglesia, pero después cambió e instó a su hijo que no aceptara la posición sino que estudiara Derecho. Calvino siguió el consejo de su padre, probablemente porque ya tenía dudas sobre la Iglesia y sabía de la pugna entre los protes-tantes y los católicos.

Calvino fue a Orleáns para estudiar leyes. Estuvo allí durante 1528 y hasta mayo de 1529, poco antes de cumplir 20 años de edad. Calvino llegó a ser maestro suplente de los profesores regulares y quisieron hacerle doctor en Derecho sin hacerle pasar por los pasos regulares.

Después de sus estudios en Orleáns, Calvino continuó sus estudios en la Academia de Bourges en la cual había un profesor, abogado famoso de Italia. En ese lugar Calvino conoció a Melchior Wolmar, suizo, luterano, un hombre a quien, años después, dedicó su comentario sobre el Evangelio de Juan. Con la ayuda de ese hombre Calvino aprendió griego. Luego Teodoro Beza llegó a estudiar griego bajo aquel hombre Wolmar. Beza sucedió a Calvino en Ginebra en varios de los deberes y fue reconocido como gran erudito en griego.

En 1531 el padre de Calvino murió. Se quitó la presión de estudiar Derecho. Calvino volvió a París para estudiar Literatura. Allí en el Colegio de Fortet estudió Griego y Hebreo.

El año siguiente (1532), Calvino publicó un comentario sobre la obra de Séneca De clementia. Parece que Calvino, de esa manera indirecta, quiso enviar un mensaje al rey y a otros que estaban per-siguiendo a los “herejes” para que practicaran la clemencia. Pero fue un mensaje indirecto y no cristiano. Sin embargo, esa obra demostró que Calvino pudiera haber seguido una carrera como profesor en Humanidades.

Pero algo pasó que cambió el rumbo de su vida. Juan Calvino fue convertido al Señor. Estaba hospedado en la casa de Etienne de la Forge, un hombre “dedicado a las doctrinas de la Reforma y en cuya casa protestante los fugitivos de la persecución fueron acogidos con cor-dial hospitalidad” (Calvino, profeta, p. 77).

[…] Calvino estaba en contacto diario con el devoto y bíblico celo de la residencia en donde se encontraba a la sazón. De una fe tan vital no pudo mantenerse a distancia mucho tiempo. Todas sus futuras publicaciones fluyeron de la pluma, no del Calvino humanista, sino de Calvino el Reformador y apasionado campeón de la verdad evangélica. Esa verdad en favor de la cual estaban preparados hombres y mujeres a sufrir la pérdida de todas las cosas, incluso la propia vida (Calvino, profeta, 77-78).

Además, Calvino tenía un primo, Pierre Robert, también conocido como Olivétan, evangélico, hombre que luego fue misionero a los valdenses y tradujo el Antiguo Testamento al francés para que ellos tuvieran la Biblia. Según Beza, por ese pariente Calvino conoció mejor la fe de los reforma-dores y dejó de asistir los servicios de la Iglesia católica debido a su aborrecimiento de la superstición.

Después de la publicación de su primer libro en 1532, y antes de 1535, pensamos que Calvino se convirtió.

Esto se deduce de sus propios escritos en ese año, es decir, los Prefacios (publicados en 1535) al Antiguo y Nuevo Testamento en la traducción francesa de la Biblia que, con la ayuda de Calvino, había preparado su primo Roberto Olivé-tan, y su tratado titulado Psychopannychia ” “La sola Escritura (sola Scriptura), ese funda-mental principio de la Reforma, ya había sido captado y apropiado por Calvino (Calvino, profeta, 78)

Fue fiel a ese principio hasta la muerte.

En un pasaje autobiográfico en el prefacio a su comentario sobre los Salmos, Calvino explica cómo siendo joven era «obstinadamente adicto a las supersticiones del papismo», pero que por una súbita conversión Dios conquistó su mente a una dócil condición. «Habiendo así adquirido un gusto por la verdadera piedad -dice-, me sentí inflama-do con un intenso deseo de hacer progresos en ella, aunque sin abandonar mis otros estudios, que continué con no menos ardor. No había pasado un año antes de que todos los que tenían el de-seo de una doctrina más pura vinieran continuamente a mí, aun siendo un novicio y un novato en la materia, para aprende?: Siendo reservado por naturaleza y amante de la paz y del retiro, comencé entonces a buscar algún apartamiento; pero, a pesar de ello, todos mis retiros se convirtieron en clases pú-blicas. Aunque mi único propósito era vivir apartado y desconocido, Dios me condujo a una tal situación que no me dejó estar en calma en ningún lugar hasta que, contrariamente a mi natu-ral disposición, surgí a la luz pública» (Calvino, Profeta, p. 74).

El primer día de noviembre de 1533, un amigo de Calvino, Nicolás Cop, rector de la Universi-dad de París dio un discurso, que algunos creen que Calvino escribió. Ese discurso fue tan evangélico que Cop fue citado a comparecer delante de las autoridades, y buscaron a Calvino también. Los dos huyeron.

La Inquisición había comenzado en el año 1525 v la vida de Calvino estaba en peligro. Duran-te parte del año 1534, estaba en Angulema en la casa del canónigo Louis de Tillet, bajo la protección de la reina Margarita, hermana del rey, pero que favorecía el Evangelio. Allí, con una buena biblioteca disponible, Calvino comenzó el libro (en latín) Institución de la religión cristiana.

Continuará………….

 

*Se permite compartir incluyendo la  fuente http://www.solosanadoctrina.com  |  http://www.facebook.com/SoloSanaDoctrina \ www. solosanadoctrinablog.wordpress.com

La Reforma Protestante y la lectura 3

Blog83

A través de este recorrido que nos llevó a través de diferentes tiempos y lugares notamos varias constantes: a saber, las intensas dificultades que atravesaron cada uno a causa de sus convicciones y el compromiso por la difusión de las verdades bíblicas a través de la predicación, publicación y divulgación de la Escritura. A continuación, analicemos la obra de Martín Lutero y Juan Calvino.

En 1512 Lutero, hasta entonces monje agustino,  se doctoró en teología y por aquella época ya contaba con un conocimiento nada despreciable de la Biblia. Al iniciar sus tareas como expositor de las Escrituras, Lutero se encontró una vasta bibliografía exegética, enraizada en la literatura patrística. Ello ocurrió entre los años 1513 y 1515, época en que redactó las primeras notas sobre los Salmos. La primera dificultad con que tuvo que enfrentarse el Reformador fue el método empleado para analizar los textos bíblicos. El método que se usaba en aquel entonces trataba de extraer del texto cuatro sentidos: literal, alegórico, tropológico y analógico[1]. Fue el contacto con el texto sagrado el que empezó a proporcionarle una vía de salida a las angustias de los últimos años lo que derivó en la publicación el 31 de octubre de 1517 de las llamadas 95 Tesis. Al comienzo de la Reforma siguieron años de incertidumbre. Por un tiempo, tras la Dieta de Worms (1521), Lutero estuvo exiliado en Wartburgo.

Aunque Lutero tomó parte en las visitaciones y actividades semejantes, su principal actividad consistía no tanto en la organización externa sino en la predicación, la exégesis, el consejo espiritual y la preparación de tratados sobre las verdades de la salvación.  Como predicador trabajó en la iglesia de la ciudad con su amigo Bugenhagen, visitando también a los enfermos y realizando otras tareas de cuidado pastoral privado. Durante los años que seguirían a su regreso de Wartburgo:

  • 1522-24: Predicó sermones exegéticos sobre 1 y 2 de Pedro y Judas
  • 1523-27: Predicó sobre Génesis y Éxodo además de predicar sobre perícopas.
  • En 1524-25: Clases sobre Deuteronomio
  • En 1524-26: Clases sobre los Profetas menores, Eclesiastés e Isaías.
  • En 1526: Publicó su exégesis de Jonás y Habacuc
  • 1527: Exégesis de Zacarías.
  • En 1527: Se terminaron sus apostillas, la segunda parte no editadas por él mismo.
  • 1529: Publicación de El Pequeño y el Gran catecismo
  • 1531-35: Clases sobre Gálatas (la principal presentación de su doctrina de la salvación)
  • 1536-45: Clases sobre Génesis
  • 1532: Base de Hauspostille: Los sermones que predicó a sus hijos y casa, impedido de hacerlo en público por su mala salud
  • 1534: Se terminó la traducción de la Biblia, aunque hizo correcciones hasta 1545[2].

A propósito de esta traducción, claramente es una de las realizaciones maestras de Lutero. Incluso en la actualidad, en muchos países protestantes aquella es la que figura en las biblias políglotas que se encuentran en las habitaciones de los hoteles[3].

Se calcula que entre 1517 y 1525 se vendieron más de dos mil ediciones de los escritos del Reformador redactados entre esas dos fechas. Y entonces Lutero no se hallaba más que en el principio de su carrera, puesto que falleció́ en 1546. No es exagerado afirmar que fue el hombre del siglo XVI más impreso en su tiempo. El éxito de Lutero prosiguió después de su muerte. Ya en 1906 se enumeraban dos mil libros sobre su persona, sin contar los artículos y los ensayos[4]. Sin lugar a dudas, el estudio, la difusión y explicación de las Escrituras (a través de aproximadamente cincuenta y cinco obras[5]) fueron parte fundamental de la obra de Lutero.

Analicemos el legado de Juan Calvino, un profesor, pastor, comentarista, maestro y prolífico autor (con al menos cincuenta y nueve obras[6]). Su obra literaria más conocida es la Institución de la Religión Cristiana. Completó la primera versión cuando tenía 27 años, pero la fue revisando a lo largo de más de veinte años hasta publicar la versión definitiva en 1559. También están sus obras menos conocidas que son los Comentarios, que llegaron a ser de la mayoría de los libros de la Biblia. Pero también, tenemos  muchos otros escritos: un salterio, catecismos, liturgias y libros de ordenanzas para la iglesia, La correspondencia de Calvino se extendió por toda Europa, conservándose un número aproximado de 4300 cartas, de las cuales 1369 fueron escritas por Calvino[7], de hecho, un secretario suyo Charles de Jonvilliers estuvo 20 años después de su muerte recogiendo sus cartas. Muchas son largas y muy teológicas (casi tratados), pero otras también nos dejan ver, más que en otros escritos, su lado humano[8].

Claramente Martín Lutero y Juan Calvino continuaron y sobrepasaron con creces a sus antecesores en el proceso de Reforma a través de su intensa labor, lo que no cesó con ellos sino que fue una constante en el movimiento. A propósito de aquello, los autores del libro “La Reforma Ayer y Hoy” nos aportan una llamativa descripción del proceso en España: “La extensión que alcanza la Reforma en España, antes de desatarse las grandes persecuciones contra la misma en la segunda mitad de siglo XVI, resulta prodigioso. Los abundantes Autos de Fe, así como el gran número de exiliados, lo pondrán de manifiesto. Escribiendo en 1602, Cipriano de Valera nos dice que: “En nuestra España muy muchos doctos, muy muchos nobles y gente de lustre e ilustres han salido por esta causa en los Autos. No hay ciudad y, a manera de decir no hay villa ni lugar, no hay casa noble en España, que no haya tenido ni aún tenga alguno o algunos que Dios, por su infinita misericordia, haya alumbrado con la luz del evangelio. Común refrán es el día de hoy en España cuando hablan de algún hombre docto decir: es tan docto que está en peligro de ser luterano[9].

Así entonces podemos decir sin temor a equivocarnos que la Reforma Protestante implicó también un profundo cambio en los hábitos de lectura pues la intención de sus protagonistas fue dar acceso a las Escrituras y sus verdades a la mayor cantidad de personas posible, aquello a través de la traducción del texto sagrado y la publicación de material de apoyo.

Entonces, ¿qué nos queda para los lectores del Siglo XXI?:

  • Problema de soporte: superado, pues en la actualidad podemos leer en diferentes tipos de ediciones y plataformas (aunque mi favorito siempre será el papel)
  • Problema de acceso: bastante superable (en la actualidad los servicios de envío y mensajería pueden ayudar a que los libros estén en nuestras manos, tablets o dispositivos en períodos relativamente razonables de tiempo)
  • Problema de cantidad de libros: superado (Según Google, en 2010 existían en el mundo ciento treinta millones de libros diferentes[10]; una asombrosa cantidad de 129.864.880 libros, de todas las lenguas, de todas las materias, de todas las culturas, de todos los tiempos y según la UNESCO se publican 2.2 millones de libros cada año[11]); el desafío entonces es el criterio para elegir una buena obra para leer.
  • Problema de selección: superado gracias a amigos lectores y distribuidores de limpia conciencia y buena voluntad (como por ejemplo los amigos de Solo Sana Doctrina).

Antes de finalizar, un par de datos interesantes para los amantes de la lectura: en la misma época de la invención de la imprenta y desarrollo de la Reforma Protestante comenzó también la difusión a escala masiva del café (el té ya era bastante más conocido) y también comenzó a llegar desde América el chocolate. Esta combinación de café y chocolate, es muy buena compañía para las jornadas de estudio y lectura. En conclusión, sin lugar a dudas, estamos en una época muy privilegiada. Entonces, organicemos el tiempo y ¿vamos a leer un buen libro?

 

__________________________________________________________

[1] Primero, el sentido literal, considerado el de menor importancia. A éste se sobreponía el sentido alegórico: una vez establecido el sentido literal, se lo dejaba a un lado y se intentaba descubrir el «sentido oculto» referente a la iglesia y su doctrina. Un tercer sentido, el tropológico, apuntaba a la conducta del creyente. Y además estaba el sentido anagógico, relacionado con los fenómenos escatológicos en: http://www.iglesiareformada.com/Lutero_Galatas.html

[2] Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo, Biografía de Martín Lutero, en: http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=bio_lutero

[3] Jean Delumeau, “El Caso Lutero”, Caralt Editores, S.A.,Barcelona, 1988, Pág. 6

[4] Jean Delumeau, “El Caso Lutero”, Caralt Editores, S.A.,Barcelona, 1988, Pág. 5

[5] Un listado de sus títulos puede ser consultado en: https://www.museeprotestant.org/en/notice/martin-luther-his-written-works/  . También, una muy buena selección de textos fundamentales puede ser adquirida en: http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=41&controller=product&search_query=lutero&results=9

[6] Puede revisar el listado en “John Calvin Books List”, https://www.ranker.com/list/john-calvin-books-and-stories-and-written-works/reference

[7] A. Detmers “Calvino como persona”, Pág. 7 en: http://www.calvin09.org/media/pdf/bio/Detmers_Calvin-als-Mensch_SP.pdf

[8] Matt Leighton, “Juan Calvino una Aproximación Biográfica” en “Historia, influencia y legado de Juan Calvino”, Andamio, 2010, Pág. 45

[9] José Moreno Berrocal, Bernard Coster, José de Segovia “La Reforma Ayer y Hoy”, Básicos Andamio, Barcelona, España, 2012, Págs. 30-31. Disponible en: http://www.solosanadoctrina.com/tienda/index.php?id_product=515&controller=product

[10] Artículo: “¿Cuántos libros existen en el mundo?” en: https://www.mundiario.com/articulo/sociedad/cuantos-libros-existen-mundo/20160628180330062423.html

[11] Artículo: “¿Cuántos libros existen en el mundo?” https://hipertextual.com/2017/04/cuantos-libros-existen-mundo

 

Ximena Prado Dagnino (Licenciada en Educación, Profesora de Historia, Magíster en Historia Económica y Social PUCV).

*Se permite compartir incluyendo la fuente http://www.solosanadoctrina.com y la autora. Publicado con permiso para el presente y los siguiente Blog´s

El lema de la vida

blog

Andrew Murray

¡Tu salvación esperé , oh Jehová! (Génesis 49:18)

No es fácil decir exactamente en que sentido usó Jacob estas palabras en medio de sus profecías con respecto al futuro de sus hijos. Pero, sin duda indican que tanto él como sus hijos esperaban solamente en Dios. Era la salvación de Dios lo que esperaban; una salvación que Dios había prometido y que Dios solo podría obrar. Jacob sabía que tanto él como sus hijos estaban bajo el cuidado de Dios; Jehová el Dios eterno mostraría en ellos su poder.

Estas palabras señalan la maravillosa historia de la redención, que no ha concluido todavía, y el glorioso futuro en la eternidad a la cual conduce. Nos sugieren que no hay más salvación que la salvación de Dios, y que el esperar de Dios esta salvación, sea para nuestra experiencia personal, o para círculos más extensos, es nuestro primer deber y nuestra verdadera bienaventuranza. Pensemos en nosotros mismos y en la gloriosa salvación que Dios ha obrado por nosotros en Cristo, y que ahora quiere perfeccionar en nosotros por medio del Espíritu Santo.

Meditemos hasta que comprendamos que cada participación en su gran salvación, momento tras momento, debe ser la obra de Dios mismo. Dios no puede separarse de su gracia, bondad, fuerza como algo externo que nos entrega, como si se tratara de las gotas de lluvia que envía desde el cielo. No, Él solo puede dárnosla, y nosotros podemos disfrutar de ella obrándola directamente en nosotros y de modo incesante. Y la única razón por la cual no la realiza más efectiva y continuamente es porque no le dejamos. Se lo impedimos sea por nuestra indiferencia o por nuestro esfuerzo propio, de manera que Él no puede hacer lo que desea. Lo que nos pide, nuestra entrega, obediencia, deseo y confianza, todo ello está comprendido en esta palabra: Esperar en Él, esperar nuestra salvación de Él. Aquí se combina un sentimiento profundo de total invalidez nuestra para hacer lo que es bueno a los ojos de Dios, y nuestra perfecta confianza en que Dios lo hará con su divino poder.

Extraído de Esperando en Dios

 

 

El Libro De Los Mártires

el_libro_de_los_martires

El Libro De Los Mártires

John Foxe

John Foxe (1516-1587) es reconocido como uno de los más importantes historiadores cristianos. Exilado por las persecuciones habidas en Inglaterra durante el reinado de María la Sanguinaria, a su regreso, después de la muerte de la reina, publico su famoso Libro de los mártires, una obra que causo tal impacto en la sociedad inglesa de la época, que, hasta la aparición de El peregrino de Bunyan en 1678, los puritanos no tenían otra lectura que la Biblia y el Libro de los mártires. Muchos autores, como Douglas Campbell y Henry Morley, creen que sirvió para moldear el carácter nacional y el espíritu de libertad en América, calificándolo como un monumento que marca el creciente poder de un deseo de libertad espiritual, de desafío a todas aquellas formas que apagan la conciencia y que encadenan el pensamiento. El libro -ampliado después de la muerte de Foxe- es un testimonio histórico de las persecuciones desencadenadas contra los verdaderos cristianos. La edición española presenta una recopilación completa de la vida y testimonio de los más insignes mártires primitivos y de los mártires protestantes, desde los tiempos de los apóstoles hasta las misiones de finales del siglo XIX.

428 Páginas Rústica

Los Manuscritos del Mar Muerto: Qumrán en el siglo XXI

51GytsNIkCL._SX331_BO1,204,203,200_

Los Manuscritos del Mar Muerto: Qumrán en el siglo XXI

F.F.Bruce

Muchas incógnitas son las que tratan de aclarar  F.F. Bruce y Florentino García en este libro reflexivo, divulgativo y actual, sobre los Manuscritos del Mar Muerto y  Qumrán, estructurado en once capítulos y un apéndice de actualización.

Los tres primeros capítulos los dedica Bruce a informar al lector y situarle. Explica qué son los “Manuscritos del Mar Muerto”, los progresivos hallazgos, su autentificación, sus contenidos, tarea de fechar cada uno de ellos, su traducción e interpretación. En el cuarto y quinto nos habla de Qumran en general, de la comunidad esenia y de las excavaciones realizadas en los yacimientos de sus antiguas sedes de Khirbet Qumran y Wadi Murabba’at. De los objetos encontrados y la valiosa información que aportan. También de Khirbet Mird y los manuscritos de origen cristiano allí descubiertos, entre ellos. fragmentos de Lucas, Juan, Hechos y Colosenses.

En el capítulo sexto entra de lleno en el análisis del material bíblico encontrado, comparándolo con el texto Masorético, el texto hebreo subyacente a la Septuaginta  el texto hebreo del Pentateuco preservado por los samaritanos, y el de nuestras Biblias. Estudia los problemas planteados por la crítica textual y literaria y responde a preguntas tales como: ¿Aclaran esos manuscritos el problema de las supuestas dos versiones distintas de Isaías? La conclusión a la que llega Bruce, es que salvo pequeñas variantes, que en su mayor parte han sido incorporadas ya a las modernas versiones de la Biblia, los manuscritos descubiertos son una prueba más de la inspiración de la Escritura.

Los capítulos siete al nueve se ocupan de dilucidar, en base a los comentarios y otro material encontrado, cómo interpretaba la comunidad de Qumran los textos del A.T., en especial en lo referente a la profecía, donde Bruce señala importantes paralelismos con algunas de las formas de interpretación que siguen aún vigentes en la actualidad. Examina también su concepto de  esperanza mesiánica, la persona y características del “Maestro de Justicia”, del  “El Sacerdote Impío”  y su posible identificación con Cristo o con el Anticristo.

Finalmente el en los capítulos diez y once nos habla de los esenios, de sus costumbres y de los posibles puntos de contacto de Qumran con el cristianismo, analizando en que manera los hallazgos de Qumrán nos ofrecen ayuda en la comprensión del Nuevo Testamento.

El broche de oro a este excelente trabajo lo pone Florentino García Martínez, con su extenso apéndice, en el que actualiza la investigación realizada desde la época de F.F. Bruce hasta el día de hoy. Explica, como persona clave en la misma, la nueva manera de entender los textos de Qumrán, y comparte su  visión de como la búsqueda en los manuscritos de elementos que nos ayuden a comprender mejor el Cristianismo y a explicar cómo se enraíza en el Judaísmo multiforme y plural, no dejará de crecer y aumentar en el futuro.

192 Páginas  Rústica

Quinientos años después

500-anos-despues-el-cristianismo-historico-lo-que-es-y-lo-que-implica

Quinientos años después

Luis Cano, Andrés Birch, José Grau, Demetrio Cánovas, José Moreno Berrocal y José de Segovia

“Para mí es un privilegio y un honor animar al lector a hacer de este libro el comienzo de una investigación de aquellas doctrinas que hacían nuestra fe, la fe de los reformadores, la fe del apóstol Pablo, grande en sus momentos. En el año 500 de la Reforma tenía que salir una nueva edición de este libro que sin lugar a duda figura entre mis libros favoritos en lengua castellana”.

José Hutter

“En el fondo de la cuestión se halla el asunto de nuestra identidad protestante o evangélica […]. Esto es, precisamente, lo que se propone este libro: rescatar las enseñanzas características del protestantismo y proyectarlas a nuestras iglesias y a la sociedad entera sin afán inmovilista, sino genuinamente renovador.

[…] No obstante su acento en las doctrinas básicas de la Reforma -pues no puede ser de otro modo, a menos que renunciemos a nuestras raíces-, [este libro] se abre ampliamente a la vida de piedad auténtica y adoración genuina, a la ética cristiana y al mundo que nos rodea con los grandes aspectos de la realidad que nos toca vivir, y todo ello construido sobre unos sólidos fundamentos bíblicos alejados del emocionalismo en boga”

Pedro Puigvert

168 pp. Rústica

Ref. 1514 – 14 €

Los Padres de la Iglesia

Los-padres-de-la-Iglesia-b.jpg

Los Padres de la Iglesia

Wenceslao Calvo

Si hubiera que efectuar una evaluación general a grandes rasgos de los Padres de la Iglesia, podríamos dividir su obra en dos categorías: aciertos y errores. Entre los aciertos, estaría su lucha contra las herejías. En esa batalla, acuñaron una serie de conceptos de gran valor teológico que han superado la prueba del tiempo y han llegado hasta nuestros días, siendo todavía de gran utilidad.

Lo visto en este trabajo no es más que un mojar los pies en la orilla del océano inmenso que son los Padres de la Iglesia. En cualquier caso, conocerlos es imprescindible para comprender el pasado, teniendo en cuenta que el conocimiento del pasado, con sus luces y sombras, nos proporciona la clave para entender el presente.

ÍNDICE
Introducción
Padres apostólicos
Padres apologistas
Padres dogmáticos
Conclusión

64 pp. Rústica

Ref. 1511 – 6,99 €

Historia, influencia y legado de Juan Calvino

Basico 2010 Calvino traz

Historia, influencia y legado de Juan Calvino

Matt Leighton, José Moreno Berrocal, Bernard Coster, José de Segovia, Pedro Puigvert, Krisztina Paksy, David Estrada

01 Juan Calvino: Una aproximación biográfica. Matt Leighton.
02 El conocimiento de Dios en la teología de Juan Calvino. José Moreno Berrocal.
03 La predestinación en la teología de Juan Calvino. Bernard Coster.
04 La predicación en la vida de Juan Calvino. José de Segovia.
05 Calvino/Servet: Una relación tempestuosa. Pedro Puigvert.
06 Libertad y derechos fundamentales en Juan Calvino. Krisztina Paksy.
07 El calvinismo de los reformados españoles del siglo XVI. David Estrada.

234 pp. Rústica

Ref. 1509 – 11,99 €

Matar a Lutero

libro_1303815910

Matar a Lutero

Mario Escobar

En la novela Matar a Lutero, Mario Escobar combina rigor histórico y creatividad literaria a partes iguales para dar vida a una página apasionante de la historia, la de los meses que transcurren desde la salida de Lutero de Worms en 1521 hasta su regreso a Wittenberg en 1522. A través de capítulos cortos de lectura emocionante recorre acontecimientos que decidirían el curso de la historia y cambiarían el mundo para siempre, pero desde el punto de vista de sus protagonistas, de modo que la acción, la aventura, y las intrigas políticas se entretejen con pensamientos íntimos, dudas, temores y grandes convicciones. Así, se nos muestra el lado más humano de figuras como el Papa León X, el emperador Carlos I de España y V de Alemania, los príncipes alemanes, los profesores y estudiantes de la Universidad de Wittenberg, sin olvidar campesinos y siervos, soldados y mercenarios, personajes que han permanecido anónimas en la historia pero que también tienen voz en esta novela. Y, como no, el del propio monje agustino cuya búsqueda de la verdad y lucha por la libertad de conciencia y le llevarían a enfrentarse a grandes peligros y a desafiar, muchas veces en contra de su propia voluntad, el orden establecido.

256 pp. Tapa dura

Ref. 1498 – 5,00 €

El Evangelio: La libertad más allá de Bolívar Jaime Adams con Diego Cardona

el-evangelio-la-libertad-mas-alla-de-bolivar

El Evangelio: La libertad más allá de Bolívar

Jaime Adams con Diego Cardona

¿Sabías que al final de su vida, Simón Bolivar, el gran libertador de América Latina, dijo que nunca había encontrado la libertad?

Nos da tristeza pensarlo, pero si el hombre de tanto éxito, poder y fama, que pasó la mayor parte de su vida luchando por la libertad, no la encontró, ¿hay esperanza alguna de que nosotros la hallemos?

 

La libertad que todos anhelamos

La historia nos da amplio testimonio de que ni la abundancia económica ni la independencia nacional basta para hacer libre al hombre. ¿Entonces cuál es la verdadera libertad? Y ¿Cómo la podemos encontrar?

En este sencillo libro Jaime Adams y Diego Cardona te mostrarán el único camino para tener la libertad que anhelas: conocer y ser conocido por el Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo que se revela en la Biblia.

“Conocerán la Verdad, y la Verdad los hará libres”

“Si el hijo los hace libres, ustedes serán realmente libres”

92 Páginas Rústica

Ref. 009031 – 6,00 €