La necesidad de ocuparnos en buenas obras

“Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres” (Tito 3:8).

Por el Espíritu de profecía, el Apóstol previó que la doctrina de la gracia tendría que enfrentar una oposición extraña en las épocas
futuras. La oposición ya había comenzado en su propia época, según parece indicar en su epístola a los Gálatas. Lo ratifica con más solemnidad al afirmar: “Palabra fiel es esta”. De esto concluyo que como ministros de Cristo tenemos que ser constantes en todo el consejo de Dios, conscientes de que hay algunas verdades que necesitan ser más declaradas y explicadas que otras, particularmente aquellas que son fundamentales y controvertidas por lo que hay quienes no las aceptan y las rechazan. A tales verdades se les recalca, advirtiendo que se requiere mayor seriedad, diligencia y atención al considerarlas. Entonces el Apóstol aquí, consciente de la oposición a la doctrina de la gracia que enfrentaría por parte de hombres que creían que las buenas obras son necesarias para estar en comunión con Dios, agrega estas palabras que son como un broche de oro para concluir el tema: “Palabra
fiel es esta”.

Los pastores son guardianes designados para defender la verdad. Por lo tanto, cuando alguna verdad de Dios corre peligro, tienen que estar doblemente en guardia y mantenerse firmes para que estas verdades que el enemigo más ataca no sean descartadas. Y mientras que el deber del pastor es enseñar, inculcar y apoyar esas verdades que son desafiadas o contradichas, es también la obligación de los hermanos estudiar estas verdades y los argumentos que las apoyan. De esta manera tendrán la capacidad de distinguir entre la verdad y el error, y dar razón de su fe y esperanza (1 P. 3:15). Los bereanos recibieron notables elogios por esto (Hch. 17:10, 11). Son llamados nobles por la siguiente razón: No aceptaban implícitamente las doctrinas que les enseñaban, ni siquiera las que enseñaban los apóstoles mismos. No, en cambio comparaban la doctrina apostólica con las normas de la Ley y
el Testimonio. Y esto es algo, no sólo ordenado y aprobado en la Escrituras de la verdad, sino muy consecuentes con los dictados de un razonamiento correcto. ¿Cómo puede ser útil que las gentes puedan obedecer el mandato de “contender por la fe una vez dada a los santos” si no comprenden la doctrina de la fe y, particularmente, estas doctrinas que corren peligro de serles quitadas? Los pastores son llamados “administradores de Dios” (Ti. 1:7) y “administradores de los misterios de Dios” (1 Co. 4:1, 2). Ahora bien, sabemos que es por beneficio del hogar o la familia que el encargado de la comida les dé de comer alimento sano y nutritivo, si no, les puede suceder que se traguen una piedra, en lugar de un pan o un escorpión, en lugar de un pescado. Les llamamos, señores, a examinar y poner a prueba nuestras doctrinas ante el tribunal de la Palabra y si no ganan el juicio allí, déjenlas hundirse
y morir eternamente. Siempre es motivo de desconfianza cuando alguien se niega a poner a prueba sus doctrinas porque “el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios” (Jn. 3:21).

En las palabras de Pablo, tenemos un mandato apostólico a Tito y a todos los ministros del evangelio: “Estas cosas quiero que insistas con firmeza”. La palabra en el original, traducida como insistas, es tomada de la práctica de quienes compran o venden algo, e insisten en la veracidad de lo que dicen del producto para poder defenderlo contra cualquier imputación legal en su contra. Tito y otros pastores, no sólo deben enseñar las doctrinas del evangelio, sino confirmarlas y tener respuesta para cualquier acusación o cuestionamiento en su contra.

Hay una doctrina en particular que, en sus palabras, el Apóstol pide a Tito que enseñe, a saber: “que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras”. Notemos que el fundamento de todas las buenas obras es creer en Dios, en Dios tal como se manifestó en Cristo, Dios reconciliando al mundo con sí mismo. Porque, sin Cristo, él no puede ser el objeto de fe, sino de consternación al pecador culpable. Al final de cuentas, creer en Dios es el fundamento mismo de toda buena obra porque “sin fe es imposible agradar a Dios” (He. 11:6) y los que han creído están comisionados a ocuparse de buenas obras. La palabra en el original es un vocablo militar, que se refiere particularmente, a los que se colocan en la primera línea en el campo de batalla y marchan adelante para alentar a todo el ejército a seguirlos. “Los creyentes”, diría el Apóstol, “no sólo deben hacer buenas obras, sino que deben ser modelo y ejemplo para los demás”, como lo expresa Cristo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt. 5:16).

Continuará…

Tomado de “The Necessity and Profitableness of Good Works Asserted”.

___________________________

Ebenezer Erskine, fundador de la Iglesia secesionista escocesa, nació en Dryburgh, Berwickshire, el 22 de junio de 1680 y murió en Stirling el 2 de junio de 1754.