Por qué necesitan nuestros hijos e hijas fe en Cristo


Mi joven lector… el escritor te habla como un amigo. ¿Escucharás lo que dice? ¿Dedicarás tu mente al estudio de este importante tema? Si lo haces con seriedad, puedes llegar a ser sabio para salvación. De las personas de tu edad, Dios dice en las Escrituras: “Me hallan los que temprano me buscan” (Prov. 8:17).

Sabes que la Biblia dice mucho acerca de la fe. Sabes que toda persona tiene que tener fe [en Cristo], de otro modo no puede ser bueno y feliz. La Biblia dice: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios” (Heb. 11:6). Entonces, si esperas complacer a Dios, contar con su bendición y morar en su presencia cuando dejes este mundo, tienes que tener fe. Como ves, es de primordial importancia que sepas qué es la fe…

Sabes que la Santa Biblia es la Palabra de Dios. Sabes que en la Biblia
Dios nos habla y nos cuenta muchas cosas que nunca sabríamos si no nos
lo hubiera dicho en ese Santo Libro. Sabes que Dios nos habla en la Biblia acerca de sí mismo. Nos dice quién es, dónde mora, lo que ha hecho y lo que hará. Dios nos habla también de lo que nosotros mismos somos, lo que hemos hecho y lo que debemos hacer para complacerle. Nos cuenta acerca de otro mundo, de una existencia más allá de la tumba: un lugar de felicidad para los justos y de sufrimiento para los malos. Además, Dios nos habla de Jesucristo quien vino al mundo y murió para salvar a los pecadores, a fin de que los que creen en Cristo sean salvos, y que los que creen no sean condenados. Todo esto y mucho más nos revela Dios en la Biblia.

Ahora estoy listo para decirte qué es la fe: Es creer lo que Dios ha dicho y hacer lo que ha ordenado. ¿Comprendes esto? Quiero que lo comprendas. Por lo tanto, lo expresaré con palabras un poco diferentes. Fe es creer lo que Dios ha dicho. Es creer de tal manera que te lleve a hacer lo que él ha mandado. Esta es una definición en términos generales, y la fe en este sentido es aplicable a todas las cosas que Dios ha dicho en la Biblia. Incluye todo lo que dijo de sí mismo, su soberanía y su Hijo Jesucristo. Es respetar sea lo que sea que Dios ha ordenado y sea lo que sea que ha prohibido. Pero más particularmente, la fe cristiana, o la fe por la cual el pecador es salvo, puede explicarse de esta manera: Es esa creencia o confianza en Jesucristo que nos llevará a depender sólo de él para ser salvos. [Esta fe nos llevará] a consagrar nuestra alma, a nosotros mismos, y nuestro todo a él como el único Salvador, y a obedecer sus mandamientos.

No basta decir que crees la Biblia o pensar que la crees si no la
obedeces.
Fe no es tener una especie de creencia general de que la Biblia
es la Palabra de Dios y que es toda cierta. Muchos que no tienen fe
verdadera tienen esta clase de creencia. Si alguien tiene fe verdadera, no
sólo creerá lo que Dios ha dicho en la Biblia, sino que actuará demostrando que la cree. Ni basta decir que crees que Cristo es el único Salvador si no le sigues. Fe en Cristo no es limitarse a reconocerlo como el único Redentor. Miles que carecen totalmente de la fe verdadera tienen este tipo de creencia. Obedecerás al Salvador si tienes fe verdadera en él. Como dijo Jesús mismo, te negarás a ti mismo, tomarás tu cruz y le seguirás… El gran objeto de la fe cristiana es el Señor Jesucristo. Él es el único Salvador. Y la única manera en que podemos ser salvos es por medio de la fe en él. La Biblia dice: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hech. 16:31). Dice también: “El que no creyere, será condenado” (Mar. 16:16). Resulta claro, pues, que nuestra salvación depende de que tengamos fe verdadera en el Salvador.

Tomado de Repentance and Faith Explained to the Uniderstanding of the Young,.

Charles Walker (1791-1870): Pastor congregacional, consagrado a enseñar la
verdad de Dios a los jóvenes; nacido en Woodstock, Connecticut.