Antídoto contra el papado [11]

Todavía hay entre ellos otra imagen de un principio general, no menos horrenda que la
mencionada anteriormente, y esto con respecto a la obediencia religiosa. Es el gran fundamento de toda religión y, en especial, de la religión cristiana: Dios ha de ser obedecido, absoluta y universalmente, en todas las cosas.

Para toda nuestra obediencia, no hay otra razón excepto que es su voluntad y sabemos
que es así. Es lo que sigue, necesariamente, a las infinitas perfecciones de la naturaleza
divina. Como primera verdad esencial, debemos creer lo que revela sobre y en contra de
toda contradicción de pretendidos argumentos, o imaginaciones varias. Y, puesto que es
el único Ser independiente y absoluto, bondad esencial, y Señor Soberano de todas las cosas, debemos obedecer, sin más razones, motivos o argumentos, absolutamente todos sus mandatos. Un ejemplo de esto es el de Abraham ofreciendo a su único hijo sin disputa ni vacilación, conforme a la revelación y el mandato divino.

Parecerá muy difícil forjar una imagen de esto entre los hombres que no tengan el menor atisbo de estas perfecciones divinas, es decir, la verdad esencial y la soberanía absoluta en conjunción con la sabiduría y la bondad infinita, que son las únicas que hacen que esta obediencia sea legítima, útil o conveniente a los principios de nuestras naturalezas racionales. Pero aquellos de quienes hablamos no se han visto carentes de ellas, especialmente los principales artífices de esta industria de imágenes. La orden de los jesuitas ha hecho un notable esfuerzo para su forja. Su voto de obediencia ciega (como lo llaman) a sus superiores, por el cual someten toda conducción de sus almas, en todos los asuntos de la religión, en todos los deberes hacia Dios y el hombre, a su guía y disposición, es una imagen maldita de esta obediencia absoluta a los mandatos de Dios que él requiere de nosotros. En consecuencia, el fundador de su orden no se avergonzó, en su epístola ad Fratres Lusitanos, de instar y promover esta obediencia ciega tomada del ejemplo de Abraham, que rinde obediencia a Dios, sin discusión ni consideración, como si los superiores de la orden fueran hombres buenos y no malvados y pecadores. Mientras este honor se reservó a Dios, mientras se juzgó que era únicamente su prerrogativa —es decir, que sus mandatos han de obedecerse en todas las cosas, sin razonamientos ni escudriñamientos en cuanto a sustancia, justicia, y equidad, meramente porque son suyos, y esto hace que sean absoluta e infaliblemente buenos, santos, y justos—, se proporcionó seguridad al gobierno justo del mundo y a la preservación de los hombres en todos sus derechos. Él no quiere ni puede mandar sino lo santo, justo y bueno. Pero, desde la atribución de tal autoridad divina a los hombres, para asegurar la obediencia ciega a todos sus mandatos, se han originado innumerables males, en forma de asesinatos, sediciones y perjuras, de forma manifiesta y basadas en ella. Pero, además de aquellos males particulares que verdaderamente han procedido de esta fuente corrupta, esta persuasión arrebata enseguida a la humanidad toda base para la paz y la seguridad. ¿Quién sabe lo que un cuerpo, o una clase de hombres llamados los superiores de los jesuitas, solamente conocidos por su incesante ambición y sus prácticas
malvadas en el mundo, pueden mandar hacer a sus vasallos que han jurado ejecutar cualquier cosa que manden, sin considerar que sea correcta o incorrecta, buena o mala?

Gloriense los príncipes y otros grandes hombres mientras les plazca de que, bajo una
consideración u otra, serán objetos solo de su bondad. Si tales hombres, según su profesión, tienen sus conciencias sometidas a sus superiores para ejecutar cualquier cosa que les manden —no menos que Abraham la tenía para sacrificar a su hijo ante el mandato de Dios—, entregan sus vidas a la merced y buena naturaleza de estos superiores que siempre están a salvo, fuera del alcance de la venganza. Es sorprendente que la humanidad no se dedica a demoler esta imagen maldita, o la atribución de un poder divino a los hombres que requieren obediencia ciega a sus mandatos, especialmente considerando los efectos que han producido en el mundo. Todos los hom-
bres saben quien fue el artífice primero que la levantó y la erigió; por quién, por qué medios o con qué fin, se confirmó y se consagró. A día de hoy la mantiene una sociedad de hombres de estrato y origen inciertos, como el de los jenízaros en el imperio turco, que solían aparecer, generalmente, de la oscuridad y de entre los mas humildes y bajos del pueblo. Así son quienes, por las reglas de su educación, aprenden a renunciar a todo respeto a sus países de origen, y a aliarse con ellos solo para que los conviertan en el camino y la sustancia para el avance del interés de esta nueva sociedad. Y no es de extrañar que esta clase de hombres, nutridos desde su inicio mismo en la conducción de la sociedad, con esperanzas y expectativas de riqueza, honor, poder, interés en la disposición de todos los asuntos públicos de la humanidad, y la regulación de las con-
ciencias de los hombres, utilicen al máximo sus artes y diligencia y se esfuercen por levantar y preservar esta imagen que han erigido, de la cual esperan sacar todo el provecho que se proponen. Pero esto puedo tratarlo de forma más completa cuando hable de la imagen del celo en sí.

(Continuará)…
________________________
John Owen (1625-1699) fue un líder eclesiástico, teólogo y administrador académico no conformista de la Universidad de Oxford. Puritano. Extraído de N. R