Hablemos de… “El Espíritu Santo”

Reseña 24

Para Javier, ¡Que el Señor te fortalezca por su Espíritu! Andrés.

Tuve el privilegio de estar en la presentación de este libro, durante unas conferencias en Valdepeñas, en 2016. En el mismo conocimos en persona mi esposa y yo a Andrés Birch, digo en persona, porque durante años habíamos venido escuchando sus predicaciones, estudios, artículos. De hecho su voz era escuchada en el salón de mi casa durante largo tiempo en un estudio bíblico con otros hermanos un día a la semana. Junto a Luis Cano, pastor de la Iglesia Cristiana Evangélica de Ciudad Real y otros pocos, se convirtieron en fieles referentes  de la palabra viva, inerrante y viva de Dios en sus homilías.

Este es el primero de una serie de libros de los que hasta este momento se han publicado dos, en el que encontramos de forma condensada, una brillante y muy cercana exposición sobre “El Espíritu Santo”.

Al profundizar en este libro, le damos el testigo al escritor del prólogo, el pastor José de Segovia.

Podemos haber tenido malas o buenas experiencias con nuestros padres o hijos, pero cuando mencionamos a un padre o un hijo, pensamos en una persona, no en una cosa. Hablar de espíritus suena algo fantasmal, ¡incluso da miedo! Nada personal, desde luego. Ahí está el problema. Vemos al Espíritu como algo, pero el Espíritu no es una cosa, sino una persona.

Si creemos que detrás del universo hay una realidad personal, tenemos que entender que el Espíritu Creador que renueva este mundo no es otro que una persona. Solo él puede suplir nuestra necesidad de amor, valor, significado y propósito. Las acciones que la Biblia atribuye al Espíritu Santo son personales, hasta en los pronombres. Su invisibilidad, poder y soberanía, incontrolable e impredecible, no es impersonal. Él tiene que ver personalmente con nosotros.

Al ser divino, el Espíritu nos revela a Dios y su salvación. Es «el Señor» (2 Co. 3:17), Yahvé en el Antiguo Testamento. El Espíritu da vida (v. 6), como solo Dios puede hacerlo. Nos reveló estas cosas «por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios, porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios» (1 Co. 2:10-11).

Si el médico te da la peor noticia, le puedes decir que vas a buscar una segunda opinión, pero ¿qué dirías si en ese momento sale de la habitación y vuelve con una máscara, para decirte exactamente lo mismo? Así, cuando Jesús prometió a sus discípulos «otro
Consolador para que esté con vosotros para siempre; es decir, el Espíritu de verdad» (Jn. 14:16-17), no sería otro si fuera Jesús de otra forma. El Espíritu es distinto del Padre y del Hijo, pero igualmente divino.

El Espíritu que dio vida al universo, lo recrea dando nueva vida al levantar a Jesús de los muertos (Ro. 8:11). Como Dios sopló vida al primer hombre, así Jesús nos da nueva vida, diciendo: «recibid el Espíritu Santo» (Jn. 10:22).

El Espíritu Creador nos libera por medio de Cristo Jesús. Es él quien nos hace creer. Ya que nadie puede decir que Jesús es el Señor, sino por el Espíritu Santo (1 Co. 12:3). No es que Dios no nos deje. Es que no somos capaces.

Hablemos del Espíritu Santo 1.jpg

Andrés Birch nos muestra en este libro nuestra de-pendencia del Espíritu Santo en el sentido trinitario del cristianismo clásico. El Espíritu hace que crea en el Hijo, quien me permite acercarme a Dios como Padre, ya que solo por la obra del Hijo y el Espíritu podemos llegar a él. De ello nos da testimonio el autor, por su propia experiencia. El Espíritu Santo le cambió. Le hizo un hijo de Dios y le da testimonio de ello (Gá. 4:4-7).

En pocas personas he visto tantas evidencias del fruto del Espíritu como en el escritor de estas páginas. No solo le ha dado entendimiento, sino el amor, el gozo, la paz, la paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio que solo Dios puede darnos (Gá. 5:22-23). Andrés es la persona que yo hubiera querido ser de mayor, pero a la edad que ya tengo y dado el desastre que soy, me temo que ya no lo seré nunca…

Su amor por la Palabra es impresionante; la claridad con la que enseña es meridiana; y el sentimiento con el que habla de estas cosas es conmovedor. Disfrutarás de estas páginas, que te pueden enseñar mucho para tu vida cristiana, pero desde luego te llevarán a dar gracias a Dios por el mayor don que puede darnos, el Espíritu Santo. Y si no lo tienes, ¡ruega al Señor por él! Es el mejor regalo que puede darte.

_________________________
José de Segovia
Andrés (Andrew) Birch nació en Inglaterra, estudió Filología Clásica en la Universidad de Nottingham y Teología en la Universidad Queens de Belfast. Tras un curso de preparación en la Escuela bíblica de European Missionary Fellowship, llegó a España con su esposa, Viviana (Vivienne), en 1983. Andrés y Viviana tienen tres hijos (casados) y seis nietos. Actualmente, es pastor de la Iglesia Bautista Reformada en Palma de Mallorca. También es miembro del Comité del ministerio nacional Taller de Predicación  colabora con el ministerio 9Marks, es uno de los promotores del curso de formación de líderes C222 y es miembro del Consejo pastoral de Coalición por el Evangelio. Ha contribuido como conferenciante y articulista en distintos ministerios, y ha publicado varios libros, entre ellos Ante la Cruz. Andrés es un amante de la lectura y la música, y también le gusta el deporte.

Puedes solicitar tu ejemplar en el siguiente link:

http://www.solosanadoctrina.com/tienda/doctrina-y-teologia/208-hablemos-de-el-espiritu-santo.html

Puedes ver más sobre este libro en nuestro canal de Youtube:

Hablemos del Espíritu Santo 3.jpg

 

Anuncios