Testimonio de la buena profesión de Alexís Barón von Roenne 4

Blog124D.jpg

Últimas cartas a su esposa

25 DE Julio DE 1944. 

Mi querida amada (esta carta fue escrita antes de su encarcelamiento):

Sabes qué acontecimientos están barriendo Alemania y puedes suponer su significado. En vista de mi posición, es fácilmente posible que la ola me arrastre a mí también y me lleve a su peor remolino. Por tanto, quiero decirte una palabra de despedida ahora, aunque solo por este tiempo sobre la tierra, y de ferviente agradecimiento. Primero, tú y los pequeños debéis saber que yo no he tenido parte alguna ni culpa en lo que ha sucedido, sin importar lo que se pueda decir después. Todo lo demás no tiene ninguna importancia en comparación con esto. Sin embargo, este tiempo treméndamente grave me ha traído una enorme ganancia. He vuelto por completo a los brazos abiertos de nuestro Señor y Salvador, a quien había olvidado a menudo con la presión de los acontecimientos. Paso casi todo mi tiempo libre en oración, una oración en la que pido fuerza para mí mismo al afrontar todo lo que ha de venir, y bendición y ayuda para ti, mi queridísima esposa, y para los niños. Y así, siento tan claramente el don de la fortaleza, que me ha venido, que puedo embarcarme en todo con la seguridad gozosa de que no puede terminar en ningún otro sitio, sino ¡unto al corazón de Dios, en eterna paz. Por tanto, de hecho, todo lo que ha ocurrido antes parece bastante sin importancia y no te debe importar en modo alguno. En cada momento, mi ojo interior verá detrás de cualquier cosa solo los brazos abiertos de mi Señor y Salvador. Mi firme consuelo y apoyo son los dichos: “A aquel que viene a mí, no le echo fuera,” y, “Aunque tus pecados sean como escarlata, serán como blanca nieve,” y después muchas otras expresiones impregnadas del amor de Dios como la más profunda razón para su actitud hacia nosotros.

Me agarro a ellas y cobro fuerza, y también especialmente la certeza de que mis fervientes súplicas por ti no serán en vano, pues mis pensamientos y oraciones te pertenecen a ti antes que a cualquier otra cosa, y abarcan con el mayor amor tu vida entera para el futuro. Mi muy queridísima esposa, en todo dolor debes percibir constantemente que no te estás enfrentando a la vida sola: él está contigo en cada momento, e incluso puede que tenga en mente mis súplicas a tu favor cuando te ayude, así como tus oraciones y las de mamá suavizaron el camino para mí. Después, además, está la firme seguridad de que algún día, ¡untos ante su trono, le daremos gracias y alabanzas por todas las misericordias in-merecidas, de las cuales la mayor de todas ha sido unirnos una vez, el mayor como mínimo de los dones terrenales.

Debes saber con absoluta certeza que mi corazón entero te pertenece solo a ti, en virtud de los lazos que se pueden otorgar solo una vez en la vida, porque se extienden más allá de esta hasta la eternidad. Y después de la gratitud que expreso al Señor, mi más ferviente, inacabable gratitud va para ti, querido corazón, y será tuya hasta mi último latido. Gracias por el inexpresable amor que has extendido sobre mí como un manto de oro.

Y, ahora, nuestros dos amados hijos a quienes, por la voluntad de Dios, debo dejar privados de mí, pero sabiendo que están cobijados en su amor y tu cuidado. Diles que las fervientes oraciones finales de su padre y su gran amor les acompañan a través de la vida, y diles que te den todo su amor a ti, y siempre, cuando piensen en mí, hagan algo especialmente agradable para ti como un saludo de mi parte. Lo que ellos sean y hagan en el futuro no tiene importancia. Es cómo lo hagan (esto es, si lo hacen bajo la dirección de Dios) lo que cuenta. Su padre ha fallado a menudo con respecto a esto, pero la mano del Señor nunca lo dejó ir; solo se necesita buscarlo con fervor.

Expresa asimismo mi agradecimiento a todos los que amo: a mamá, a mis hermanos y hermanas, a tus padres. Todos ellos, pero especialmente mi ama-da mamá, me han dado mucho, mucho más amor del que han recibido, y de ese modo han traído mucho más resplandor a mi vida, que ha sido más plena y feliz de lo que ellos se hayan dado cuenta. A ellos también les dedico el deseo: “¡Un día, arriba en la luz!”.

Continuará …

_______________________________________________________________

Jonathan Watson (The Banner of Truth).

 

Anuncios