Testimonio de la buena profesión de Alexís Barón von Roenne 3

Blog124C.jpg

Continuación …

Carta de despedida a su madre

BERLÍN, 11 DE OCTUBRE DE 1944. AL ATARDECER.

Desde luego que yo he traído incesantemente a mis seres queridos ante Dios en mis oraciones. He reconocido su actuación en varios hechos de gracia, incluso ahora, en dones grandes y pequeños, y él me ha llenado de la confianza de que “quien cree en él no será avergonzado”. Sin embargo, en mis oraciones nunca le he pedido que les conceda una vida larga sobre la tierra, sino solo que les de fuerza, que los preserve del horror, la tristeza, y la falta de caridad, y, claro está, que les dé una bendita muerte. Esta ahora no significa nada para mí, aunque habría sido un gran gozo ir a casa con mi esposa y mis hijitos, a quienes ya no puedo cuidar ni proteger. Pero cuando me vienen tales pensamientos terrenales, el Señor me recuerda que según las probabilidades humanas, en cualquier caso, no hubiera estado junto a ellos en época de tensión y que, por encima de todo, él es una protección mucho mejor.

¡Qué bueno es saber que tengo unos hermanos y hermanas tan queridos que ciertamente estarán al lado de mi familia, como una roca, en cualquier forma que puedan! Pero ellos mismos están experimentando grandes dificultades ahora mismo. Me parece que, en primer lugar, nuestros queridos lapienenses (una propiedad familiar en Prusia) deben estar ahora en zona de guerra. El estar fuera de comunicación con todos vosotros ha sido a menudo duro para mí; al mismo tiempo, me he dado más cuenta de la suprema cercanía de nuestra unión ante el trono de Dios y, por encima de todo, la insignificancia de la duración de nuestra vida terrenal. Mi regocijo ha ido siempre en aumento al anticipar la feliz inmunidad a la separación que nos espera. ¡Qué indescriptiblemente glorioso será, y qué feliz sería si únicamente supiera que los que me son muy queridos, y todos vosotros, estáis incluso ahora en la paz de Dios, lejos de todo sufrimiento!

A todos vosotros, que probablemente estéis ahora en Rónkendorf, os envío saludos con todo mi corazón, encomendándoos a la mano de Dios y a su bendición. Que él os conduzca, en su gracia, por caminos suaves hasta su reino, como me está conduciendo a mí, como al ladrón, y puedo decir: “Hoy estaré en el paraíso”. Sé que nunca abandonarás a mi querida esposa, y que tendrás en mente sobre todo su infinitamente tierno corazón, que tiene tan gran necesidad de amor y, de la misma manera, os ama a todos tanto. Por esto, y por todo el inmenso amor de casi cuarenta y dos años, os doy las gracias a todos, y especialmente a ti, mi indescriptiblemente querida madre, desde el fondo de mi corazón.

Ningún niño ha recibido nunca un amor más rico ni más profundo de su madre que tu Alexís.

Con infinita gratitud he pensado hoy en la espléndida infancia que tu amor, por encima de todo lo demás, me dio en Mitau y Wilkajen. Todo está en una dorada gloria, contigo en el centro.

Continuará …

_______________________________________________________________

Jonathan Watson (The Banner of Truth).

Anuncios