El cisma y los designios de Dios 3

Blog121C

La historia, espejo de la misericordia divina

Siguiendo el ejemplo de Cristo, podemos asumir sin miedo nuestro propio pasado. Con todas sus grandezas y todas sus flaquezas. Así, podemos asumir la historia de nuestras iglesias; el pasado de la Iglesia militante, imperfecta, llena de arrugas y pecados. Un pasado que, sin embargo, no la hace menos Iglesia de Cristo, con tal que confiese su insuficiencia y sus pecados a Dios, y acepte tan solo su gracia como única suficiencia. Una iglesia deja de ser iglesia únicamente cuando pretende gobernarse a si misma en lugar de dejarse gobernar por Cristo, cuando como la iglesia en Laodicea se resiste a toda reforma de parte de Dios (Ap. 3:14 22).

El pueblo de Dios deja de ser pueblo de Dios cuando, rechazando la oportunidad que le ofrece el cisma querido por el Señor (1 R. 11:20 33), desprecia como Jeroboam (1 R. 12:26 33; 13:33,34) tal oportunidad y cae en la infidelidad y la idolatría. Solo puede ser restaurado mediante el arrepentimiento que lleva a una nueva reforma, como ilustra la experiencia del rey Josías (2 R. 23 y 24).

Al asumir nuestro pasado histórico comprobamos la misericordia divina, que no tiene limites; la gracia de Cristo que perdona y transforma.

Es así como podemos asumir la historia de la Iglesia, sin preocupaciones de hagiógrafos, sin que esta historia nos hinche ni nos aplaste. Pero orgullosos de ella, y reconocidos al Señor por ella, por cuanto es el relato de la gracia y la misericordia divinas en favor de una raza caída y perdida.

Podemos asumir la historia de la Iglesia como Cristo la asume. No con la hipocresía, o ceguera, del que cree que los suyos siempre tuvieron razón, sino con la buena conciencia del que sabe que Cristo le ha perdonado a él como perdonó a sus antepasados en la fe. Podemos asumirla con el amor de quien conoce el arrepentimiento tanto en él como en los que le precedieron en la fe. Se trata de un asumir forjado en la humildad, no en el orgullo. Este es el asumir del cristiano, no del fariseo. Es la actitud del que sabe que sus padres en la fe fueron perdonados total y perfectamente por Jesucristo. Y que supieron morir para anunciar al mundo que la única y auténtica manera de vivir es la que brota del poder y de la gracia de Dios y se sustenta en el perdón divino.

No es cuestión ni de criticar ni de ensalzar descomedidamente a los siervos de Dios, ni al pueblo de Dios, del pasado. Jesucristo ha muerto por ellos. Esto basta. Murió por los criticados y por los ensalzados. Todos ellos nos fueron dados, sencilla y simplemente, como antepasados en la comunión del cuerpo de Cristo. Cuando consideramos este pasado, no podemos por menos que exclamar: “Esto viene de Dios”. Porque nuestros padres en la fe vinieron de Dios. Eran pecadores como nosotros, pero al igual que nosotros fueron justificados por el Señor, el cual asimismo justificó sus esfuerzos y trabajos para reformar la Iglesia cuando esta se hallaba decadente y deformada.

Dios quiso la Reforma

Tenemos derecho a pensar que Dios podía desear un cisma. La Biblia así lo enseña. No ignoro que esta afirmación, en nuestro tiempo de ecumenismo y de sincretismo, sonará como nota extraña, inoportuna y escandalosa.

No obstante, hemos de precisar que si Dios ama la unidad de su pueblo, no la ama por ella misma como si se tratara de un valor absoluto superior a la verdad. Ciertamente, Dios quiere la unidad de los suyos en tanto que la misma sea el fruto de la verdad y del amor, en tanto que esta unidad testifique de la comunión fraternal de los hijos de Dios. La oración de Cristo por la unidad de los suyos (Jn. 17) no expresa el deseo de una amalgama abstracta como si tal unidad fuera el sumo bien. Lo que desea Dios es que sus hijos se amen como el Padre y el Hijo se aman en la sacra intimidad de la Trinidad.

Pero cuando no todos los que se autoproclaman hijos de Dios lo son realmente, cuando en el seno de la Cristiandad nominal hay peleas y el amor brilla por su ausencia, cuando en medio de la Iglesia visible (no de la invisible, porque ésta se halla a salvo de tales contingencias) se levantan quienes desean acallar a quienes precisamente se alzan para proclamar la proclamar la verdad y la libertad, sin las cuales el amor no es más que una palabra sin sentido. Cuando se producen tales circunstancias no es de extrañar que, entonces, Dios en su soberana providencia decida llevar a cabo una división en el que se dice su pueblo. Y ello justamente para que la verdad de la Palabra de Dios sea salvaguardada, para que las iglesias sean incitadas a buscar una mayor fidelidad y una mejor disposición a dejarse reformar por la Palabra santa.

Dios se hallaba en el origen de la Reforma. Esto significa no solamente que Dios quiso una reforma sino que, además, quiso las iglesias que de ella nacieron.

Supone un gran error creer que en el plan de Dios solo hay lugar para una sola y única Iglesia visible.

Tenemos un pasado que viene de Dios. Pero no olvidemos que tenemos también un presente que viene de él. ¿Sabremos vivir el presente de la misma manera que apreciamos y amamos la obra de Dios en el pasado, es decir, como don de Dios?

La enseñanza del Nuevo Testamento

¿Es acaso diferente la enseñanza del N.T. que hemos aprendido de los ejemplos del A.T.?

Recordemos. La Iglesia, en Pentecostés, surge de una división en el pueblo judío por lo que respecta a la figura de Jesucristo.

Ni por un instante se les ocurrió a los apóstoles someterse al Sanedrín y negar a Cristo para preservar la unidad de Israel.

Israel rechazó a los apóstoles, de la misma manera que Roma rechazó la Reforma del siglo XVI.

La unidad es importante, pero la verdad lo es muchísimo más. La unidad es auténtica solamente cuando es unidad en la verdad (Jn. 17). Porque el evangelio es la garantía de la Iglesia, no la Iglesia la garantía del evangelio.

El cisma, en ocasiones, puede ser inevitable para que la fidelidad al Señor y a su Palabra se pongan de manifiesto. También es verdad que, a veces, el cisma puede ser voluntad de la carne (Gá. 5:13 15 y ss.; 6:1 10), en cuyo caso es pecado grave tratar de disfrazarlo como si se tratara de una verdadera reforma.

Toda la Biblia enseña que el cisma está justificado solamente cuando se trata de renovar, reformar y avivar una iglesia infiel (cf. Ro.12:2 y ss.).

 

José Grau Balcells (1931-2014) Pastor, maestro y escritor prolífico, su legado es el de una vida rica, fructífera, consagrada además de una inmensa labor literaria, gran parte de ella al frente de Ediciones Evangélicas Europeas (EEE).

Anuncios