¿Quién es el Espíritu Santo 3?

Blog116C

“Si la principal pregunta planteada en el artículo anterior era: ¿Quién es el Espíritu Santo?, la que se plantea en este artículo es: ¿Cuál es la relación entre el Espíritu Santo y la Palabra de Dios?”

La respuesta a la pregunta

Fue el Espíritu Santo quien inspiró a los autores humanos de los libros de la Biblia.

Este papel se le atribuye al Espíritu Santo muchas veces en la Biblia, pero nunca —o casi nunca— al Padre o al Hijo.

Esta inspiración no fue mecánica (como si de una especie de dictado se tratase), sino orgánica; no anuló en absoluto la humanidad, la personalidad, la participación activa, el estilo propio, etc., de cada autor humano.

La base bíblica

¿Dónde enseña la Biblia esta relación especial entre el Espíritu Santo y los autores humanos de los libros de la Biblia? Vamos a echar un vistazo a diez textos bíblicos que hacen referencia a ello.

2 Samuel 23:1 y 2

“Estas son las palabras postreras de David.

Dijo David hijo de lsaí,

Dijo aquel varón que fue levantado en alto,

El ungido del Dios de Jacob,

El dulce cantor de Israel:

El Espíritu de Jehová ha hablado por mí,

Y su palabra ha estado en mi lengua”.

Al llegar al final de su vida, David demuestra ser consciente de haber sido inspirado por el Espíritu de Jehová y usado por él como instrumento de revelación. Esto no contesta todas nuestras preguntas sobre hasta qué punto, por ejemplo, David fue consciente de escribir profecías mesiánicas, o sobre cuánto entendía de esas profecías; pero no deja ningún lugar a dudas en cuanto al hecho en sí de la conciencia que tenía David de no haber sido más que el instrumento humano de un acto de revelación divino.

Parece razonable deducir que los demás salmistas y autores inspirados, en mayor o menor grado, también fueron conscientes de la misma acción del Espíritu del Señor sobre ellos.

Mateo 22:41-44

“Y estando juntos los fariseos, Jesús les preguntó, diciendo: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. Él les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo:

Dijo el Señor a mi Señor:

Siéntate a mi derecha,

Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?”.

En este pasaje el Señor Jesucristo, en medio de sus controversias con los líderes religiosos, pasa de la defensa al ataque, y para demostrar que el Mesías, además de ser un descendiente de David, es “el Señor” —es divino— cita del Salmo 110, donde, según el Señor, David, “en el Espíritu“, llama Señor al Mesías.

Aparte del argumento a favor de la filiación divina (y, por lo tanto, la naturaleza divina) del Mesías, lo que más nos interesa en el contexto de la relación entre el Espíritu Santo y la Palabra de Dios es el hecho de que el Señor, no conforme con citar la Escritura sin más, recuerda a los fariseos que lo que David había escrito sobre el Mesías, lo había escrito “en el Espíritu“, o sea, por el Espíritu, inspirado por el Espíritu de Dios.

Juan 14:25 y 26

“Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.

Sin duda esta promesa del Señor Jesucristo a sus discípulos no se puede limitar, ni mucho menos, solamente a la composición de aquellos escritos apostólicos que, tarde o temprano, llegarían a formar parte del canon de las Escrituras, y eso por varias razones:

1. Se trata de una promesa general de la ayuda del Espíritu Santo a los apóstoles una vez que el Señor Jesucristo ya no estuviera físicamente con ellos;

2. A partir de la venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés, pasarían años antes de que hubiera escritos apostólicos; en los primeros años de la nueva Iglesia cristiana el ministerio del Espíritu Santo estaría relacionado con el ministerio verbal, y no escrito, de los apóstoles;

3. La promesa del Señor iba dirigida a los once apóstoles que estaban presentes en ese momento; sin embargo solo una pequeña minoría de ellos escribiría obras que se incluirían en el canon de la Palabra de Dios. Pero, dicho lo dicho, no sería necesario ni acertado pretender negar el hecho de que, en el caso de aquellos apóstoles que sí escribiesen documentos canónicos, quien de manera especial les ayudaría a hacerlo sería el Consolador, el Espíritu Santo.

Continuará …

Andrés Birch es pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Palma de Mallorca.

Anuncios