La humanidad de Juan Calvino 6

Blog109F

2. La empresa de calumnia romana de Juan Calvino. A

En la época, desde el fin del siglo XVII, cuando se desarrollaban los principios de la propaganda humanista y liberal contra Calvino, la máquina de guerra romana contra el Reformador llevaba ya mucho tiempo bien engrasada. A finales del siglo XVII, Bossuet, aunque reconociendo en Calvino muchas cualidades, afirmaba al mismo tiempo que la obra del reformado estaba viciada por numerosas faltas.

“Calvino habría sido un ambicioso: habría sido arrebatado de orgullo […] un autócrata con arrebatos fáciles […] un espíritu moroso y amargo.”

En el siglo XIX, Balzac en su novela Mártir calvinista hace un retrato fantasioso de Calvino, describiéndolo como el revolucionario de Picardía, imagen que será vehiculada en los ambientes católicos conservadores. En el siglo XX, la palma de la  desinformación histórica católica romana debe atribuirse al padre André Favre-Dorsaz. Richard Stauffer caracteriza así este retrato que se pretende histórico:

“André Favre-Dorsaz ha escrito sobre el Reformador el libro más insidioso, el más nocivo que conocemos. Pone a Calvino en paralelo con Ignacio de Loyola y para mejor mostrar la superioridad espiritual del fundador de la Compañía de Jesús, habla del teólogo de Ginebra en un tono de ironía, de mofa, de burla y de desprecio que es todavía más penoso que los ataques groseros de Bolsec.” 

Gabriel Mützenberg no se muestra menos indignado:

“El autor fuerza la verdad en su sentido propio: siempre en el peor; ignora sistemática- mente los testimonios que podrían invalidar sus tesis; construye su retrato sobre indicios imperceptibles sobre comienzos de líneas indistintas que él prolonga según su imaginación .Afirma sin saber: Supone. Su mala intención le hace suponer. ¡Pero qué importa! La palabra está escrita y será recordada: “delación edificante”. El golpe es bajo, pérfido, pero consciente. El fin justifica los medios. A medida que se avanza en esta lectura, uno se siente tomado, enganchado por la marea de esta hipocresía.”

Pero vengamos a la fuente de esta desinformación histórica anticalvinista.

Calvino fue el blanco de los ataques romanos desde los inicios de su combate por la renovación de la fe verdaderamente evangélica en el mundo francófono. Sin embargo, no fue hasta 1562 cuando empezó a ser objeto de verdaderas calumnias de parte de uno de sus colaboradores próximos, un hombre que había sido a la vez su doméstico y su secretario, Francois Baudoin. Abandonó Ginebra bruscamente para volver a la Iglesia romana, partiendo con un buen número de documentos robados a Calvino. Utilizó este robo falsificando abusivamente estos documentos en dos libelos contra el Reformador.

Richard Stauffer caracteriza así los ataques de Baudoin contra Calvino:

“Por parciales que sean las críticas de estas dos obras contra el Reformador (acusando de cobardía, falta de corazón y despotismo), ellas todavía están lejos de los ataques injuriosos de Bolsee [en 1577] y de sus epígonos.”

Lo que nos interesa aquí es ve cómo Calvino, dos años antes de su muerte, reaccionó ante tal traición de un hombre de su confianza, íntimo suyo, y ante tales calumnias. La Défense de Calvin de Charles Drelincourt que nos permite entrever un Calvino total-mente más humano y simpático que no lo deja entender la caricatura convencional. Respondiendo a Baudoin, que acusaba a su antiguo maestro de “presunción inso-portable” con respecto a sus colegas, Drelincourt escribe:

“Es necesario que pregunte una ve más: ¿Quiénes son estos colegas de: Calvino, que se han quejado de su fasto increíble y de su insoportable arrogancia.”

Drelincourt da la palabra a Calvino mismo:

“Me acusa, dice, de que yo no puedo sufrir a ningún colega. Pero mi moderación a sufrir no solo a mis colegas, sino también a todos aquellos que están por encima de mí, y no solo a sufrirlos, sino también a desearlos, es tan conocida, que no es necesario refutar una calumnia tan fútil. No ha sobresalido nadie de mi tiempo en piedad y en doctrina a quien yo no haya rendido el honor y el respeto que se le debe, y del cual no haya publicado las virtudes a plena voz. Tampoco hay uno de ellos que no me haya deferido más de lo que yo hubiera querido. Como Felipe Melanchton acostumbraba a decir de mí, del cual una sola palabra es capaz de hacer callar los ladridos de Baudoin.”

Tras haber citado la reacción de Calvino a la acusación de Bau-doin de que no soportaba a nin-gún colega, continúa diciendo:

“Y sin embargo [dice Calvino] no hay en todo el mundo ningún fiel servidor de Cristo a quien yo no haya tendido la mano en sociedad fraternal. Que mis colegas respondan de nuestro consentimiento doméstico, de los cuales la administración de esta Iglesia es común conmigo. A todos aquellos que despuntan de manera esperanzadora yo los ayudo por todos los medios que puedo para hacerles florecer en gracia y en autoridad. Y puedo dar testimonio en buena conciencia, de que digo de buen corazón con Moisés: Quiera Dios que todos profetizaran en el campamento de Dios. En fin, que el calumniador nombre, si puede, uno solo a quien yo haya impedido por envidia o por emulación ser mi colega, si pudiera hacerlo. E incluso de estar en un grado más alto.”

Pero Drelincourt no se limita solamente al testimonio de Calvino sobre su generosidad en su actitud hacia sus colegas. Lleva al tribunal de estas acusaciones gratuitas y ma-lintencionadas a un testigo de excepción: Teodoro de Beza. Respondiendo a aquellos que afirmaban que Calvino “quería gobernarlo todo”, Beza escribe:

“¡Oh, vil y falsa impudicia! ¿Qué preeminencia ha buscado él jamás? ¿Con quién ha tenido alguna vez debate sobre el primer o segundo lugar? ¿Cuándo se le ha reconocido lo que correspondía a los dones y las gracias que Dios había puesto en él, cuándo se le ha visto cambiado, por poco que sea? ¿Cuándo se hallará haber jamás abusado de su cargo y autoridad, hacia el menor del mundo? ¿Cuándo ha emprendido hacer cosa alguna sin el consejo y contra la opinión de sus compañeros? Incluso al haber acabado un libro de la Escritura en sus lecciones, o en sus sermones, aun sabiendo mejor que nadie qué texto sería el más apropiado para la edificación de la Iglesia, nunca ha comenzado otro libro sin preguntar el parecer de sus compañeros. En definitiva, ¿qué disputa hemos jamás visto entre él y nosotros, sino que nos sobrepasaba a todos en toda humildad, entre sus demás virtudes, en lo que él solo se esforzaba más que todos nosotros; pero también de un gran coraje y virtuosamente, no obstante sin ostentación, e incluso sin apariencia externa? Puesto que se puede decir de él que Dios lo había trabajado tanto, como la medida de la condición de los fieles en este mundo puede albergar estas cosas, era un hombre que tenía una humildad sin pusilanimidad y una magnanimidad sin orgullo.”

Beza refuta la acusación de Baudoin según la cual Calvino no podía sufrir a sus colegas:

“Tú le acusas de que no puede sufrir a ningún colega, pero no hay nada más falso. ¿A quién harás tú ver que haya ejercido la menor enemistad contra quien sea de sus colegas? ¿Contra quién él ha hablado mal? ¿O quién es el que por envidia o por mal humor él haya buscado que disminuya, o le haya impedido elevarse? ¿Y qué, no sabes tú que conversamos en la Iglesia de Dios y no en un convento de monjes? Sabes bien tú mismo con qué fidelidad, mientras estuvo en Estrasburgo, ha mantenido una amistad santa con los mayores teólogos de nuestro tiempo: Capiton, Bucero y Pedro Mártir. También parece por testimonios públicos cuál ha sido su relación confirmada por tantos años con Farel y Viret, cuál ha sido su particular amistad entre él y Mr. Bullinger. Y el afecto que le muestran los principales Ministros de Suiza y de Grisons.”

Continuará …

____________________________________

*Se permite compartir incluyendo la fuente y sus links.

http://www.solosanadoctrina.com 

http://www.facebook.com/SoloSanaDoctrina

http://www.solosanadoctrinablog.wordpress.com

Anuncios