La humanidad de Juan Calvino I

Blog109.jpg

PREÁMBULO

Es para mí un gran placer hablar al lector de este célebre personaje al que celebramos hoy, no por sí mismo, sino por el honor y la gloria que dio, en su corta y tan fecunda vida, a Dios. Para mí es un placer especial hablar del tema que me ha sido encargado (“La humanidad de Juan Calvino”), puesto que fue este medio —el de su humanidad— el instrumento de Dios para mi propia conversión. Era en la primavera de 1966. Habiendo por largo tiempo caminado sin Dios, errando en los laberintos donde me llevaron mi orgullo y mis pasiones, en su gracia Dios interrumpió la vanidad de mi vida sin El y en contra de Él, al revelarme, de manera físicamente tangible, el vacío de mi vida. Los estudios que yo seguía entonces sobre los orígenes de lo que hoy llamamos la “secularización” me habían conducido a investigar diversos escritos del siglo XVI para discernir los indicios de dos estilos que me parecían dividir el mundo de las letras: el primero, formalista, de pura apariencia; el segundo, cuya forma manifestaba una plenitud de sentido, que expresaba el ser. El estilo de las apariencias (el espíritu de la corte, hoy en día, el de la televisión) era un formalismo vacío de todo sentido por el cual yo sentía la mayor repugnancia. Era la manifestación cultural de esta incipiente civilización moderna que yo rechazaba con todas mis fuerzas. Pero también veía otro estilo, al que llamaba el del ser, en el que el escritor busca, en la forma escogida por él, una plenitud de este sentido al cual yo aspiraba con todas mis fuerzas, sin saber que Aquel a quien yo buscaba palpando así era Dios mismo, el Ser en Persona, el Dios tres veces santo, quien es el único que da ser y sentido a todas sus criaturas.

Este estudio literario me condujo a leer, puesto que quería abordar de manera completa los textos literarios del siglo XVI francés, el Tratado de los escándalos de Juan Calvino. Descubrí entonces, con un asombro sin límites, toda la vivacidad y energía, la belleza y el vigor de la escritura del Reformador. Es este libro el que se hallaba sobre la mesa de mi pequeña buhardilla de Neuchátel cuando volví aquel domingo de primavera, absoluta-mente anonadado por la súbita revelación de mi vacío. Y fue una palabra de la Escritura escrita en la página en la que me fijé, palabra que me decía, como venida del Cielo mismo: “Quien clama a Dios en la angustia, Dios no lo dejará jamás”. En mi completa impotencia, en mi incredulidad, clamé a Dios y Dios respondió a mi pobre oración. Es por esta razón, ya bien lejana, por la que me hallo hoy aquí para hablar de este bello tema: “La humanidad de Calvino”.

INTRODUCCIÓN

En el “Prefacio” de su Institución de la religión cristiana, texto fechado el 1 de agosto de 1559, Calvino se defendía así contra los calumniadores (por aquel entonces ya eran numerosos; después han sido multitudes) que hacían correr, en la Dieta de Augsburgo en Alemania, el rumor de su vuelta a la Iglesia romana, noticia recibida con un celo precoz por muchos de los Príncipes del Imperio:

“Veis aquí el buen pago que muchos cortesanos me dan: los cuales muchas veces han experimentado mi constancia, y por tanto me debería servir de abogados, si la ingratitud no les hubiese sido impedimento; y tanto más justamente deberían juzgar de mí, cuanto más han conocido quien yo sea.”

Y Calvino añade:

“Pero el Diablo con todos los suyos se engaña muy mucho, si piensa abatirme y desanimarme haciéndome cargo de tan vanas y frívolas mentiras. Porque yo confío que Dios por su suma bondad me dará gracia de perseverar y de tener una paciencia invencible en el curso de su santa vocación; de lo cual aun ahora de nuevo yo doy muy buenas muestras a todos los cristianos con la impresión de este libro [la publicación de esta nueva edición francesa de su Institución] .”

Al concluir su Prefacio, elevando a Dios su oración por los lectores y pidiendo las de ellos:

“Dios sea con vos amigo lector, y si algún provecho recibiereis de estos mis trabajos, me encomiendo en vuestras oraciones a Dios nuestro Padre.”

Pero antes de que entremos de lleno en nuestro asunto, “La humanidad de Juan Calvino”, debemos brevemente intentar definir lo que significa para nosotros esta palabra “humanidad”. Trataremos la humanidad de Calvino según las tres primeras definiciones del diccionario Gran Robert: (1) su carácter realmente benigno; (2) la plenitud de su humanidad, recreada a la imagen divina; (3) su humanidad en sus relaciones con los demás. En estos tres aspectos de su humanidad él fue calumniado y perseguido. Pero an-tes de hablar de las cualidades humanas de Calvino, trataremos de la quinta y última definición que ofrece Robert: sus humanidades (en plural). Examinaremos, pues, la amplitud casi universal de su cultura podría él haber dicho “nada de los que es humano me resulta extraño”— pero sobre todo su voluntad de extender el Reino de Jesucristo, el Pantocrator — el Señor de todas las cosas— a todas las realidades de un mundo que pertenece, por su creación, y todavía más por su redención, a Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios bendito eternamente. Este verdadero imperialismo cultural para Jesucristo tenía como objetivo la reforma de los pensamientos, de los sentimientos, de la voluntad y de la acción de los hijos de Dios. Comenzaremos, pues, por este segundo punto: las humanidades de Juan Calvino, después veremos su humanidad para con su prójimo, en particular frente a la calumnia.

Continuará …

____________________________________

*Se permite compartir incluyendo la fuente y sus links.

http://www.solosanadoctrina.com 

http://www.facebook.com/SoloSanaDoctrina

http://www.solosanadoctrinablog.wordpress.com

Anuncios