El pastor Juan Calvino

Blog100.jpg

Muchas son las perspectivas desde las que puede estudiarse la persona de Juan Calvino. Seguramente la de pastor es la que muestra mejor la propia identidad del personaje, pues es cierto que algunos motivos pueden iluminar la figura para conocerla (el doble conocimiento: del hombre y de Dios; la predestinación; el orden social, etc.), pero será en su labor como pastor —mejor dicho: su vida como pastor, pues ambas realidades son una y la misma en el caso de Calvino—donde mejor puede verse el trazo histórico para componer su retrato y así “conocer” su persona. (Incluso la mirada más “política” está impregnada de su impronta pastoral.)

Reconocida la dificultad de conocerle por lo que de sí propio explique’, será su trabajo lo que nos proporcione el mejor medio de acercarnos a su persona. Comprender cómo veía el ministerio pastoral, es ver el molde donde encajarlo: nunca se asumió fuera de tal molde. Con esto ya tenemos un primer dato relevante: para Calvino el ministerio pastoral es universal. Universal en extensión, es decir, corresponde a la Iglesia que Cristo compró con su sangre (aunque sirva en una congregación local), y es universal en inclu-sión: el pastor lo es en todo tiempo y en toda circunstancia.’ Para conocer a Calvino como pastor es necesario entender cómo entendía el tiempo escatológico de su ministerio. Si se distorsiona esta perspectiva nos equivocamos necesariamente en el objeto de nuestro estudio. Vamos a colocar su cosmovisión del tiempo al lado de la sostenida por Lutero, y de ese modo ubicamos a Calvino en su adecuado contexto y también podemos notar la percepción de Lutero sobre el tiempo escatológico (asunto este imprescindible para entender al reformador alemán). Lutero se contempló a sí mismo en el conflicto final de la Historia. El, además, sería una parte clave en el desarrollo de esa confrontación final entre Dios y el Diablo. El Anticristo tenía a su siervo: el papado, y Cristo tenía al suyo: Lutero. Más que pastor, el reformador alemán sería un guerrro, un S. Jorge contra el dragón. De ese modo se comprende mejor su discurso, sus escritos y su actuación (bastante complejos y, a veces, contradictorios). En la perspectiva de Lutero, el tiempo ya se acaba. Calvino, sin embargo, aunque consciente de la lucha entre los reinos opuestos y no menos conocedor del peligro del papado que Lutero, tiene todo el tiempo por delante. El reformador alemán no entiende que exista ya más lienzo donde seguir pintando, Cal-vino asume que tiene más lienzo en su perspectiva delante de la Historia que vive. No es el cataclismo final, es el tiempo de edificar y construir. Lutero vive en el cataclismo de confrontación final, Calvino en el de la construcción del Reino de Dios, día a día en todas las esferas de la sociedad. Dios sigue pintando su historia, y Calvino entiende que ha sido llamado a su servicio. Lutero también entiende que ha sido llamado al servicio de Dios, pero para la batalla final. No es de extrañar que se mostrara incluso con procesos de depresión típicos del que encuentra el futuro sin el sentido pretendido. Que siguiera existiendo lienzo para plasmar más historia supone para un reformador una frustración, para el otro es el campo de la expresión de la gloria de Dios (no en el combate final, sino en la edificación de su casa). Ese es el contexto de Calvino como pastor.

Es así lógico que entienda el pastorado como servicio. Servicio a Dios, bajo su autoridad, en lo que es su propiedad —¡a qué precio adquirida!— y que él mismo cuida por la mano de sus siervos. Por eso rechazará siempre la pretensión del ministerio como algo de título jerárquico. No es título sino servicio. De ahí también que pueda usar con libertad el nombre “obispo” cuando se refiere a u modo de trabajar en compañía con los demás servidores. (En este lugar tenía dispuestas para el lector abundantes citas de esta mate-ria tomadas de la Institución de la religión cristiana, creo que una acción práctica en la comprensión del ministerio pastoral de Calvino, que además nos ahorra espacio, es que cada uno acceda al texto de la Institución y lo lea. Es fácil de conseguir y lectura obligada en la edificación cristiana).

El ministerio pastoral como servicio lo considera nuestro autor como esencial en la vida de la Iglesia. Su comunión, unidad y edificación están relacionadas con la correcta ejecución de este ministerio. Claro que no es una dependencia del poder humano, pero es con la humanidad de ese ministerio con lo que Cristo mantiene y edifica a su Iglesia. No es, pues, un simple ministerio “beneficioso”, sino esencial. No tiene en mente el cuidado “paternal” que todos nos debemos unos a otros como miembros del mismo cuer-po, sino un servicio particular y distinto con una vocación singular. El servicio pastoral puede ejercerse en contextos variados, pero su naturaleza es la misma. Habrá pastores dedicados a una iglesia local ya existente y con madurez, otro cuidará una congregación recién constituida. Puede uno encontrarse en una localidad extensa colaborando con varios otros pastores, tal vez se tenga que ver solitario en una zona aislada. En cualquier situación, sin embargo, la tarea es permanente: “La construcción de una iglesia no es tarea tan fácil que pueda realizarse completa de una sola vez”. Solo los insensatos ambiciosos piensan que con su labor han concluido felizmente el edificio. El pastor siempre reconoce su carencia y recurre a la colaboración de otros (como hacía el propio apóstol Pablo). Edifica en lo que ya otros trabajaron antes, con los colaboradores del presente, y sabiendo que otros en el futuro continuarán en el mismo trabajo. La solidaridad (en el pleno sentido del término) no es optativa, sino esencial en la naturaleza del ministerio pastoral.

En el caso de Calvino, tuvo que ejercer su ministerio pastoral en la doble función de edificar las almas (personas, mejor dicho, en su ser integral), y de edificar la casa o redil. Nunca lo uno sin lo otro. Esa doble función les cae en la providencia divina a unos más que a otros, aunque todos los pastores deben tenerla como esfera de su servicio. ¡De cuántas maneras expresará Calvino su llamamiento a reconstruir la Iglesia “ahora derribada y deforme entre las ruinas del papado”! Cuando las autoridades de Ginebra lo reclamaron para regresar de su estancia en Estrasburgo, es claro que pensaban en él más como un organizador religioso social que como un pastor de “almas”.

Las autoridades políticas querían para sus planes un adecuado “orden religioso”.” (De los aciertos y errores en esa labor, todavía hoy tenemos una inmensa fuente de advertencias y ejemplos en el trabajo pastoral de nuestro autor). La labor de Calvino en Ginebra pone de manifiesto su consideración del ministerio pastoral como un servicio de actuación integral. De ahí su cuidado por el correcto orden de vida, aunque él nunca fue un “formalista”. Orden, sí; formalismos, cuanto menos mejor. Eso vale también para la adoración: expresión más intensa de la vida cristiana.” Ese orden de vida cristiana, esa verdadera adoración espiritual, implicaba muchos aspectos, pero de modo especial el cuidado de los pobres y necesitados; sin ello no hay adoración que llegue a la presencia de Dios. En esa tarea vemos siempre a Calvino en primera fila. No solo con los inmediatos que encontraba en Ginebra, sino con los que conocía de otros territorios. No en vano Ginebra era el cobijo de tantos exiliados (según en qué momento de su ministerio en la ciudad: unos trece mil habitantes y más de tres mil refugiados). En carta a los diáconos de la iglesia se congratula del “buen orden en su ausencia” —en una reunión en Worms—, no tanto por ellos cuanto por la propia congregación, para cuya atención de los pobres “estaba siempre atento para encontrar un método adecuado”.

“No pueden terminarse estos apuntes sobre Calvino como pastor sin resaltar el instrumento que consideraba imprescindible para la ejecución del servicio: la Escritura, toda la Escritura. El pastor tiene que predicar la Palabra y exhortar a cada uno con ella. Ahí está su autoridad. Si alguien la pretende fuera de la Palabra será un tirano. Cristo reina en su pueblo con su Palabra. No hace falta decir que Calvino como pastor en el uso de la Escritura era un maestro.

Anuncios