El legado espiritual de Juan Calvino 8

Blog94H

Calvino y las fuentes de riqueza sociales y económicas

La actividad de Calvino no se circunscribió únicamente al campo religioso y educativo, sino que se manifestó también en la ideación y promoción de importantes proyectos sociales y económicos. Siempre tuvo el Reformador una clara conciencia de las implicaciones prácticas del cristianismo. Bajo su iniciativa se crearon en Ginebra innovadoras fuentes de trabajo y se emprendieron modernas medidas de racionalización de la industria y el comercio que, unidas a unas eficientes disposiciones de ahorro e interés bancario, pronto harían de esta ciudad una de las más prósperas de Europa. A él se debió la reglamentación de todo un conjunto de normas para el servicio de recogida de basura y de ordenación de los cuerpos de policía y de bomberos. También por iniciativa de Calvino se implantaron estrictas normas de seguridad en la construcción de edificios y viviendas. La introducción de la industria de la seda en Ginebra —fuente de gran prosperidad económica y laboral para la ciudad—, se debió también al genio intuitivo del Reformador. Fue también a instancias de Calvino que el Consejo de Ginebra, por primera vez en Europa, aprobara y pusiera en práctica normas sociales de ayuda a los parados y a los refugiados.

Por todas estas iniciativas sociales y laborales, a Calvino le pertenece el honor de haber puesto punto final a la inhibidora banausía de tradición milenaria en Europa. A la luz de la Revelación —afirmaba el Reformador— todas las actividades y tareas del hombre son dignas, honorables e incluso medios para la gloria del Creador. El cristiano no puede desentenderse de la banausía, de lo de “aquí abajo”. Todas las actividades laborales —sean cuales sean— caen bajo el mandato cultural dado por Dios en Génesis, y el hombre debe efectuarlas movido por un profundo sentimiento de vocación. Esta incorporación del trabajo a la esfera religiosa fue una de las grandes aportaciones que hizo Calvino en el orden económico y social. Para el Reformador el ámbito de la soberanía de Dios englobaba también la esfera laboral y la del trabajo bien hecho.

EXTENSIÓN Y PROPAGACIÓN DEL CALVINISMO

Francia

Los grandes líderes del calvinismo, empezando por el propio Calvino, fueron franceses, pero la mayoría de estos no ejercieron su labor evangélica en suelo patrio. Aun así, bajo el ministerio de consagrados pastores y maestros, el movimiento reformado en Francia pronto adquirió importancia numérica e influencia social y política relevante. Ante este rápido crecimiento la represión católica no se hizo esperar, y los hugonotes —como así se conocía a los calvinistas franceses— sufrieron dura persecución. En la tristemente cé-lebre “Noche de San Bartolomé” (1572.), miles de hugonotes perdieron la vida. En el campo cultural, y al amparo de las libertades otorgadas por el Edicto de Nantes (1598), se fundaron las universidades calvinistas de Nimes, Montpelier, Saumur, Montauban y Sedan, que destacaron por la excelencia de sus planes educativos. A la muerte de Enrique IV, las persecuciones y represiones de instigación católica causaron una huida masiva de hugonotes a otros países europeos, e incluso al continente americano. Con la revocación del Edicto de Nantes (1686), por decisión de Luis XIV, los hugonotes que permanecieron en el país vivieron durante un tiempo bajo una dura situación de marginación. Aun así, la población minoritaria calvinista continuó siendo influyente en la cultura, la economía y la política del país. Figura destacada del calvinismo francés contemporáneo es la de Auguste o Reglas de Doctrina de Dordre Lecerf, vigoroso defensor del calvinismo histórico y agudo crítico de la tesis de M. Weber y E. Troeltsch sobre el origen calvinista del capitalismo moderno.

Holanda

Holanda ha sido siempre uno de los bastiones más sólidos y de mas arraigada tradición calvinista. Sus habitantes pronto acusaron una fuerte influencia luterana, que unida a la masiva afluencia de refugiados hugonotes y al destacado ministerio de capacitados líderes evangélicos —formados en su mayoría en el Colegio de Ginebra hicieron posible la rápida calvinización del país. La lista de grandes teólogos reformados que ha pro-ducido la nación holandesa es realmente notable, tanto por su número como por la relevancia de sus escritos. De uno de sus teólogos contemporáneos procede una importante aportación teológica al tema de la depravación total del ser humano por la Caída. Nos referimos a Abraham Kuyper (t 1920). Además de primer ministro de Holanda y fundador de la Universidad Libre de Amsterdam (1880), Kuyper ha sido uno de los teólogos más importantes de los últimos tiempos. Según Kuyper, los efectos de la depravación humana por el pecado no alcanzan total desarrollo y consumación gracias a la intervención del Espíritu Santo, que con su “gracia común” sobre toda la Humanidad, no solo detiene la total perversidad espiritual del hombre, sino que hace posible el que este pueda actualizar logros morales y avanzar culturalmente en todos los campos del saber. De hecho, con su concepto de gracia común, Kuyper amplió y desarrolló una idea teológica intuida ya por Calvino. Al referirse a las huellas que aún persisten de la imagen de Dios en los logros del hombre, el Reformador escribe:

“[…] Cuando al leer a los escritores paganos vemos en ellos esta admirable luz de la verdad que resplandece en sus escritos, ello nos debe servir como testimonio de que el entendimiento humano, por más que haya caído y degenerado de su integridad y perfección, sin embargo no deja de estar aún adornado y enriquecido con excelentes dones de Dios. Si reconocemos al Espíritu de Dios por única fuente y Manantial de la verdad, no desecharemos ni menospreciaremos la verdad donde quiera que la halláremos […]. Si, pues, Dios ha querido que los infieles nos sirviesen para entender la física, la dialéctica, las matemáticas y otras ciencias, sirvámonos de ellos en esto, temiendo que nuestra negligencia sea castigada si despreciamos los dones de Dios doquiera nos fueren ofrecidos (Institución de la religión nimiana) Felire, Rijssvijk 1986, I, 185, 186).”

La Universidad Libre de Ámsterdam se ha distinguido siempre por la gran erudición de su profesorado. Alumnos de muchos países —particularmente de Estados Unidos— han cursado estudios superiores y de doctorado en este prestigioso centro. Kuyper, junta-mente con H. Bavinck, D.H. Vollenhoven, H. Dooyeweerd, G.C. Berkouwer y otros pensadores y teólogos holandeses contemporáneos, han buscado presentar y aplicar la visión calvinista de la realidad a la problemática del hombre de hoy, para de este modo ofrecer las respuestas —siempre actuales— de las Escrituras a las disyuntivas e interrogantes de una sociedad desorientada y sin rumbo.

Inglaterra y Escocia

En Inglaterra. la teología calvinista ejerció un papel decisivo en el puritanismo, en las iglesias presbiterianas, en algunos sectores del anglicanismo y en las influyentes congregaciones bautistas del país. Todos estos grupos evangélicos, en mayor o menor grado, padecieron la incomprensión y la intolerancia de la Iglesia estatal anglicana. Los puritanos, además de excelentes predicadores y expositores de las Escrituras, fueron grandes teólogos. Puritanos de renombre fueron John Owen, Thomas Goodwin, Thomas Manton, John Flavel y Stephen Charnock. En el siglo. XVII, la labor conjunta de presbiterianos escoceses y puritanos ingleses produjo uno de los documentos teológicos más importante del calvinismo anglosajón: la Confesión de fe de Westminster (1643-1649), base doctrinal de las iglesias presbiterianas y fuente directa de inspiración de las confesiones calvinistas independientes, tanto congregacionalistas como bautistas. Los teólogos escoceses Henderson, Rutherford y Gullispie tuvieron una parte decisiva en la preparación de sus artículos. Es precisamente en esta confesión donde de un modo claro se proclaman los derechos inalienables de la conciencia (“Solo Dios es Señor de la conciencia”).

El Reino Unido ha dado grandes comentaristas de las Escrituras. En el listado de más de 1400 comentarios de la Biblia que detalla y valora C.H. Spurgeon en su Commenting & Comentaries (1876), la casi totalidad de sus autores han sido calvinistas. Además de George Whitefield, otro de las grandes oradores ingleses fue Charles H. Spurgeon (1834- 1892), el gran predicador bautista calvinista de la Inglaterra victoriana. De él realmente se puede decir que “muerto todavía habla” a través de sus numerosos sermones y escritos en constante reedición. En nuestro tiempo, la antorcha de la sana doctrina y el ministerio de la sacra elocuencia han tenido en el Dr. D. Martyn Lloyd-Jones a uno de sus más dignos representantes. Desde el púlpito de la Westminster Chapel londinense, y a través de sus escritos teológicos y comentarios de la Escritura, el Dr. Lloyd-Jones ha dado testimonio fiel del viejo calvinismo bíblico. En las últimas décadas la editorial del Reino Unido The Banner of Truth Trust ha llevado a término una encomiable y meritoria labor de reedición de las obras del tesoro calvinista de los Old Writers ingleses: incluyendo todos los escritos del bautista John Bunyan.

La instauración del calvinismo en Escocia se debió principalmente a la incansable labor reformista de John Knox, y a su continuador Andrew Melville. La kirk escocesa posiblemente ha sido el bastión más importante e influyente del calvinismo mundial. Ce-losa a lo sumo del señorío de Cristo en la esfera eclesial, la Iglesia presbiteriana escocesa se mostró siempre fiel seguidora de las enseñanzas doctrinales de Calvino.

Al igual que Holanda, Escocia ha sido tierra de grandes teólogos, entre los que destacan los nombres de Thomas Crawford. John Craig, William Cunningham, James Bannerman, Thomas Boston, y Thomas Chalmers. De este trasfondo teológico calvinista surgió la “Escuela del sentido común”, Iiderada por Thomas Reid. Posiblemente la escuela escocesa del Common Sense ha sido la expresión más sólida y lograda de un genuino pensamiento filosófico protestante. Los hermanos Haldane, James y Robert, fueron influyentes líderes de la Iglesia bautista escocesa. Robert Haldane fue autor de un importante comentario a la Epístola a los romanos y bajo su ministerio en el sur de Francia, y en la misma ciudad de Ginebra, tuvo lugar un gran avivamiento evangélico de retorno al calvinismo. Entre las muchas conversiones que tuvieron lugar bajo la predicación y enseñanza de Haldane cabe mencionar los nombres de César Malan, prolífico teólogo, predicador y autor de grandes y célebres himnos, y J.H. Merle d’Aubigné, importante historiador de la Reforma.

El calvinismo en otras tierras

Los primeros calvinistas que llegaron al Nuevo Mundo procedieron de Francia y Holanda. A estos se unieron, poco después, grupos numerosos de puritanos ingleses que se establecieron primordialmente en los estados de Nueva Inglaterra. Los emigrantes holandeses se instalaron mayoritariamente en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Michigan. En la tercera década del siglo XVIII, y como resultado de la predicación del pastor reformado holandés Frelinghuysen y del ministro presbiteriano G. Tennent, se inició el famoso movimiento “avivacionista” conocido como The Great Awakening, y en el que tuvieron una parte muy activa el gran predicador George Whiteficld y el no menos famoso predicador y teólogo Jonatlum Edwards. Los calvinistas americanos ejercieron un papel decisivo en la separación de la Iglesia y el Estado y en el logro de otras libertades democráticas. Entre los firmantes de la Declaración de Independencia estaba el pastor calvinista John Witherspoon. Las más importantes y prestigiosas universidades estadounidenses se fundaron por iniciativa de ministros y líderes educativos calvinistas: Harvard (1636), Yale (1701), Princeton (1769), Auburn (1819), Western (1827) , McCormick (1830), etc. La lista de calvinistas americanos que han destacado en el campo de la teología es muy numerosa. Además del ya citado Jonathan Edwards, cabe destacar los nombres de C. Hodge, RJ. Breckinridge, J. H. Thornwell, H. B. Smith, Shedd, B.B. War-field, G. Machen, C. Van Til, etc. Los tres tomos de la Teología sistemática de Charles Hodge —durante más de cincuenta años profesor de Princeton— ha sido el texto base de teología utilizado por varias generaciones de estudiantes calvinistas en seminarios reformados.

También en el Ulster, Canadá, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, la impronta del calvinismo ha sido notable. Durante un tiempo también en Alemania, en la zona de Heidelberg, el calvinismo echó raíces. y desde allí se extendió a regiones de la checa Bohemia y también a Polonia. El Catecismo de Heidelberg (1563), obra de Zacarías Ursinus y Gaspar Oliviano, por su piedad y estilo sumamente personal, es una de las joyas más preciadas de la catequesis calvinista. En Ginebra, Londres y otras ciudades europeas se fundaron congregaciones de habla hispana e italiana. El italiano Pedro Mártir Vermigli (t 1567) fue teólogo de renombre, pastoreó congregaciones en Zurich y en otras ciudades suizas, y tomó una parte muy activa en la introducción del calvinismo en Inglaterra. Según testimonio de T. Beza, el español Juan Pérez organizó en Ginebra una congregación de creyentes hispanohablantes. Como ya se ha indicado, Casiodoro de Reina, Antonio del Corro, Constantino Ponce la Fuente, Cipriano de Valera y otros reformados españoles del siglo XVI, fueron también calvinistas.

Fin …

____________________________________

*Se permite compartir incluyendo la  fuente http://www.solosanadoctrina.com   http://www.facebook.com/SoloSanaDoctrina \ www. solosanadoctrinablog.wordpress.com

Anuncios