Las mujeres de la reforma

Blog34

Reformadas, reformando hogares y reinos.

Este 2017 es un año muy especial, estamos a las puertas de celebrar el Quinto Centenario del comienzo de la Reforma Protestante.

Se conoce como Reforma al movimiento desarrollado en la iglesia occidental a partir del siglo XVI que planteó transformaciones doctrinales e institucionales de enorme trascendencia para el cristianismo, los cuales llevaron a la separación de algunas iglesias, conocidas a partir de entonces con el nombre de protestantes.

Cuando leemos y aprendemos sobre dicho proceso los nombres de los referentes son, en su gran mayoría, masculinos: Martín Lutero, Juan Calvino, Felipe Melanchton, Ulrich Swinglio, Guillermo Farel, John Knox, Gaspar de Colligny y así suma y sigue.

Sin embargo, una autora afirmó: “Nuestro pueblo no sólo tiene padres, también tiene madres. La historia protestante también tiene nombre mujer ”

Esto nos lleva a plantearnos muchas dudas: ¿Qué ha pasado con la memoria de las mujeres en el movimiento de la Reforma protestante del siglo XVI? ¿Participaron las mujeres en el movimiento de la Reforma? ¿Existen remembranzas escritas acerca de ellas? ¿Por qué no han llegado hasta nosotras el día de hoy? ¿Qué fue lo que pasó?
Ante esto podemos afirmar sin riesgo a equivocarnos que las mujeres protestantes tenemos historia, hubo mujeres que contribuyeron a la Reforma Protestante, el objetivo de esta serie es recuperar parte de ésta. En el siglo XVI el protagonismo de la mujer aunque fue escaso, también fue significativo, existieron mujeres que se impusieron por encima de las costumbres de su tiempo y desempeñaron un papel muy importante en la escena política o religiosa de su tiempo. A favor de la Reforma se proclaman jóvenes y adultas mayores, burguesas y campesinas.

¿A qué se debe esta ausencia del registro de las mujeres en el desarrollo de la Reforma Protestante?

En primer lugar a un asunto propio del desarrollo de la disciplina histórica, esto debido a que cuando comenzó el registro los temas más relevantes tenían relación con hechos bélicos, líderes y en general con los procesos que afectaban la conformación de las grandes unidades territoriales (Reinos e Imperios principalmente). Con la llegada del siglo XIX y la sistematización de la Historia como disciplina científica, aquella costumbre continuó. Entonces, aquellos primeros textos seguían la llamada corriente positivista, estos libros son los más abundantes y hablan muy poco sobre las mujeres y su participación en los grandes procesos (como también la Reforma Protestante), en este mismo sentido ocurre con otros actores sociales y temas (tales como jóvenes, niños, minorías, entre otros). En consecuencia, el contexto de la Reforma algunos mencionan a las mujeres cuando están asociadas a hombres destacados.

En segundo lugar, a mediados del siglo XX surgieron nuevas formas de ver y escribir la historia considerando los temas “olvidados”, entre ellos el aporte de las mujeres a través de los tiempos. Sin embargo, existe el problema del acceso a la información por los límites de las fuentes de información debido a la época en la que fueron registrados los hechos y personajes lo cual no es un obstáculo insalvable.

Por eso, a pesar de no haber estado considerados en la historiografía tradicional, un considerable número de mujeres estuvieron implicadas en la Reforma Protestante y podemos seguir sus rastros en diferentes ámbitos, a diferentes niveles y en varios países como Alemania, Italia, Francia, Inglaterra y España. Algunas de ellas tenían cierta actividad política: reinas como Margarita de Navarra, Juana de Albret quienes patrocinaron, influyeron en su corte y hombres cercanos a ellas, promulgaron leyes o escribieron para promover la Reforma. Así también, no sólo las de familias nobles participaron en este movimiento de cambio eclesiástico, mujeres anónimas y de estamentos más humildes lucharon a favor de su fe.

Las Predecesoras: Las Beguinas

Las beguinas fueron importante movimiento religioso. Surgieron en un momento de sobrepoblación femenina, cuando dos siglos de guerras habían reducido una gran proporción de los hombres y los conventos estaban colmados como la alternativa al matrimonio o a la clausura.

Corría el siglo XII y las comunidades de beguinas, integrados por mujeres de todas los estamentos sociales, empezaron a extenderse en Flandes, Brabante y Renania. Gracias a las labores que hacían para la comunidad: eran enfermeras, atendían desvalidos y maestras para niñas sin recursos e incluso fueron responsables de numerosas ceremonias litúrgicas, muchas familias adineradas les dejaban herencias y así también, mujeres ricas se instalaban en las beguinarias (las casas donde desarrollaban las labores y algunas vivían en comunidad). La mayoría de hermanas practicaban algún arte, especialmente la música

Las beguinas eran intensamente religiosas. Querían servir a Dios, dentro y fuera de sus comunidades en el servicio a los demás por eso daban alimentos y enseñaron la Palabra de Dios en los idiomas locales.

Esto fue considerado un sacrilegio porque el lenguaje permitido para el mensaje sagrado era solamente el latín. Y, por escribir y predicar en el idioma de la gente la beguina itinerante Margarita Porette fue acusada por la Inquisición y llevada a la hoguera. Ella escribió la obra “Espejo de las almas simples y aniquiladas por amor a Dios”, que describe la trayectoria de un alma hasta la aniquilación total.

Estas eran ideas contrarias a la predicación de la Iglesia e incluso contrarias a nuestra propia comprensión y a la posterior predicación de la Reforma sobre la salvación por la fe y no por obras. Para Porette, había que hacer un esfuerzo, un camino a seguir para que la persona alcanzase la salvación. Su libro fue quemado, y a ella se le prohibió difundir su mensaje, pero no obedeció y fue quemada por no retractarse de sus creencias. Serenamente llegó hasta la hoguera y muchos lloraron al verla en sus últimos momentos.

La condena de Margarita Porette tuvo como consecuencia el aumento de opositores al movimiento y el desarrollo desde el Siglo XIV al XVII de iniciativas para desalentar su crecimiento. El 14 de abril de 2013, murió en Kortrijk (Bélgica) la hermana Marcella Pattyn, a los 92 años, siendo la última representante de este movimiento religioso.
Gracias a a este movimiento comenzado en el Siglo XII las mujeres como se incluyeron como actores sociales y religiosos. Al comenzar la Reforma, un significativo número de mujeres estuvieron involucradas, en diferentes grados y circunstancias, en la Reforma en países como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido.

Nos encontramos con muchas mujeres, como:
Catalina de Bora (1499-1550), quien fue la esposa de Martín Lutero;
Idelete de Bure (1509 – 1549), quien fue la esposa de Juan Calvino;
Argula de Grumbach ( 1492-1563);
Catalina Zell (de Schütz) (1497-1562);
Elisabeth Cruciger (1500-1535) que también participaba en las discusiones teológicas de Lutero y Melanchton;
Elisabeth Ron Brandenburgo (1485-1545);
Olimpia de Morato (1526-1555) que a los 13 años ya sabía griego y latín y leía a Cicerón;
Giulia Gonzaga (1513-1556);
Elisabeth de Brunswick (1510-1558);
Margarita de Navarra (1555-1572);
Juana de Albret (1528-1572);
Renata Ferrara (1510-175);
Giulia Gonzaga (1512-1566);
Catherina Cibo (1501-1557);
Vittoria Colona (14901547);
Isabella Bresegna (1510-1567), española pero exiliada en Nápoles huyendo de la Inquisición)

Nuestra invitación en las próximas semanas en Solo Sana Doctrina, es a analizar los casos más significativos a través de algunas categorías, sin embargo la invitación a profundizar queda más que extendida.

 

[1] Joanna Ortega. «La Reforma Protestante: ¿Qué pasó con las mujeres?» 2 de julio de 2008.

[2] Amparo Lerín Cruz. «Las mujeres en la Reforma Protestante del siglo XVI».  Diario los Andes. 13 de octubre de 2013, año 21, nº 935, p. 18. 

 

 

Ximena Prado Dagnino (Licenciada en Educación, Profesora de Historia, Magíster en Historia Económica y Social PUCV).

 

 

*Se permite compartir incluyendo la fuente http://www.solosanadoctrina.com y la autora. Publicado con permiso para el presente y los siguiente Blog´s  (“Las mujeres de la reforma. Reformadas reformando hogares y reinos”)

 

Anuncios