martyn-lloyd-jones1

El Nuevo Testamento siempre nos ofrece las razones de sus enseñanzas. Siempre nos da razones – y nada me alegra tanto que precisamente eso. El Nuevo Testamento no se limita a arrojar delante de nosotros un paquete de reglas y mandatos diciendo, ahora bien, respétenlos. ¡No! Siempre explica, siempre nos da un argumento, siempre nos da una razón.

El tipo de cristianismo que simplemente impone reglas y mandatos a la gente, se aleja de la enseñanza del Nuevo Testamento; es un método que nos trata como si fuésemos niños.

¡Es una lástima que exista esa clase de cristianismo! Al final consiste en ponerse un uniforme y mágicamente todos los cristianos son «parecidos como dos gotas de agua». Allí los tiene, haciendo sus «ejercicios». ¡Pero eso no es cristianismo! Nosotros siempre debemos saber por qué nos conducimos de esta manera; siempre debemos entender el motivo de hacerlo. Debemos tener un concepto claro de ello y estar contentos de actuar de esa manera; y por eso no debería haber tampoco contradicción, no deberíamos estar dando «coces contra el aguijón», no deberíamos remar contra la corriente, o sentir que debemos hacerlo cuando en realidad no deseamos hacerlo, y en realidad queremos estar tan lejos como fuese posible de ello. Eso no es cristianismo. El Cristiano es una persona que se regocija en su forma de vivir. Tiene un concepto claro de ellos, y no desea ninguna otra cosa; es algo inevitable, su mente está satisfecha.

Eso es por qué afirmo que una persona que no es cristiana realmente no sabe lo que significa ser una persona. No hay otra enseñanza en el mundo que nos haga semejante cumplido como esta palabra de Dios. Ella no nos trata como niños, ni nos gobierna por reglas y mandatos. La Palabra de Dios apela a la razón, al entendimiento. Esta es la auténtica enseñanza de la santidad; no es algo que se recibe en un paquete, no es algo que llega cuando uno está en una actitud más o menos pasiva e inconsciente. Se trata de razonar una enseñanza, de tomar un principio y desarrollarlo, tal como el apostol lo hace aquí. Ese es el método del Nuevo Testamento en cuanto a la santidad y la santificación.

¡Gracias a Dios por ello!

 

Extraído del libro «Vida en el Espítu en el matrimonio, el hogar y el trabajo» del Dr. Martyn Lloyd-Jones. Solicita este libro a través de:

SoloSanaDoctrina@ono.com o bien:

https://www.facebook.com/televentaep
Whatsapp: +34606181856

la-vida-en-el-espiritu-en-el-matrimonio-el-hogar-y-el-trabajo