por-que-soy-cristiano

Por qué soy cristiano

John Stott

Fue el 6 de marzo de 1927 cuando Bertrand Russell dio un discurso en Battersea Town Hall, al sur de Londres, titulado por qué no soy cristiano, en su momento causó cierta sensación, en parte debido a la reconocida elocuencia del conferenciante y, en parte, debido a la absoluta franqueza. Treinta años después, su discurso se publicó en una colección de sus ensayos, ocupaba el capítulo 1 y daba su título a todo el libro.

En su prefacio, Bertrand Russell escribió: Creo que todas las grandes religiones del mundo son falsas y dañinas.

Al escribir este breve libro titulado Por qué soy cristiano, no pretendo rebatir punto por punto los argumentos de Bertrand Russell, porque reconozco su brillantez como filósofo y matemático, ganador de un premio nobel de literatura y heraldo de la lógica y la libertad. Pero también reconozco que deben presentarse ciertos argumentos a favor del cristianismo que Bertrand Russell no presentó y que, quizá, ni siquiera consideró.

En su prefacio, John Stott escribe: No porque la fe cristiana sea atractiva, sino porque es verdadera.

Nuestra nostalgia de por vida, nuestro anhelo de reunirnos con un algo en el universo del cual ahora mismo nos sentimos separados, nuestro deseo de estar en el lado de dentro de una puerta que siempre hemos visto desde afuera: éstas no son ilusiones neuróticas, sino el más claro indicio de nuestra verdadera situación.

C.S. Lewis

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s