comentario-a-jeremias

Comentario a Jeremías

Meint R. van den Berg

Jeremías es uno de mis libros preferidos en la Biblia, no porque sea más inspirado que otros (toda la Escritura es igualmente Palabra de Dios), ni tampoco porque sea más pertinente que otros a la época que vivimos, porque ¿qué más actual que las cartas de Pablo, por ejemplo?

Quizá sea uno de mis preferidos porque me identifico, a nivel personal, con sentimientos, experiencias y palabras de Jeremías.
Cada uno de los lectores y estudiosos usuales de la Biblia tendrá sus libros o pasajes preferidos, que le ayudarán en sus meditaciones y les guiarán en su vida cristiana.

Este comentario, escrito por el neerlandés M.R. van den Berg, tiene estas motivaciones, pues como dice él mismo en una de sus páginas: «El estudio bíblico personal es, hoy en día, más necesario que nunca. Quiero decir verdaderamente: estudio. Con una simple y rápida lectura de la Biblia no se hace mucho. Debemos estar ocupados con la Palabra de Dios; es decir, dejarla que penetre dentro de nosotros, que nos cale profundamente. Si hasta ahora no hemos hecho algo parecido, hay que comenzar a hacerlo desde hoy. Es de vital importancia, pues diariamente respiramos la atmósfera contaminada; y esto, se quiera o no, es un hecho; y si vivimos desprotegidos en una atmósfera contaminada, enfermaremos de forma lenta pero segura.»

Dicha necesidad de estudio bíblico lo es también para la juventud. Es necesario convertirla en una costumbre diaria. Es el único medio para evitar la caída en un asma espiritual.

«No tengas reparo en hacerlo; no pienses que es una tontería. Es una condición vital, pues, porque Israel abandonó la Palabra de Dios, cayó inevitablemente en las garras de las religiones de la fertilidad, y todo su pensar y hacer fue determinado por ello» (pág. 35).

El libro no es exhaustivo, ni detallado ni académico; podría recomendar otros comentarios en esa línea y que todo predicador y expositor bíblico necesitaría. Tampoco es completo, pues no abarca todos los capítulos, ni mucho menos todos los versículos. A veces hace sugerencias arriesgadas y conclusiones discutibles, pero todo esto no hace al libro inferior a otros, sino que marca el lugar apropiado para leerlo. De lectura popular, ideas incisivas para el corazón y de aplicaciones actuales, hace su lectura apropiada para todo tipo de lectores.

Tan sólo una de sus buenas cualidades es la facilidad con la que aparece Cristo entre sus páginas; por ejemplo al final de sus notas, en Jeremías 30:1822, dice: «Si Cristo es Señor de tu vida, puedes reír de gozo. Reír porque ha perdonado tus pecados y te ama con amor eterno; porque tienes futuro; porque tú, a través del torbellino de esta época, arribarás seguro en las costas de la nueva tierra y del nuevo cielo» (pág. 286).

Te animo a leer este libro y estudiar Jeremías porque «a través de Jeremías el SEÑOR lucha por la salvación y la conversión de su pueblo. Entonces, y también ahora» (pág. 316). Y yo añado: también para ti.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s